Ocho de los principales TSO europeos lanzan una iniciativa común para apoyar un sistema eléctrico que permita alcanzar la neutralidad en carbono

Ocho de los principales TSO europeos lanzan una iniciativa común para apoyar un sistema eléctrico que permita alcanzar la neutralidad en carbono

Reducir y limitar la huella de carbono de sus propias actividades y cadenas de valor; ampliar y desarrollar sus redes eléctricas para facilitar la integración en el sistema eléctrico de las energías renovables y de los recursos flexibles, y apoyar la electrificación directa e indirecta de diferentes sectores de la economía, son los objetivos clave mediante los cuales ocho de los principales transportistas y operadores de sistemas eléctricos (TSO) están contribuyendo a establecer una sociedad climáticamente neutra en 2050. 

En un nuevo informe , los TSO de Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Italia, Países Bajos y Suiza han lanzado una iniciativa conjunta que pone de relieve el papel facilitador que están desempeñando en la transición energética y proporciona ejemplos concretos de sus actividades hacia este objetivo. Estos TSO se han unido para formar un grupo cuya finalidad es analizar en profundidad cómo sus actividades contribuyen a la descarbonización y desarrollar formas de apoyar al sistema eléctrico para que sea neutro en carbono. Asimismo, están firmemente comprometidos con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el apoyo al desarrollo sostenible y la ayuda a la transformación del sector eléctrico para que pase de ser un sector basado en combustibles fósiles a estar descarbonizado.

En línea con los objetivos del Acuerdo de París de 2015, el Pacto Verde Europeo y el paquete legislativo «Fit for 55» que lo desarrolla, la UE y Suiza se han comprometido a alcanzar la neutralidad en carbono, y en este sentido, los TSO pueden contribuir a la descarbonización y a la mitigación del calentamiento global a través de sus actividades principales y responsabilidades de mayor relevancia, como son las de garantizar un suministro eléctrico seguro y con los mejores niveles de calidad a través de las redes de transporte nacionales e interconectadas, que son la columna vertebral de la sociedad europea. 

Sin embargo, el papel que desempeñan los TSO se ha ido ampliando. Hoy, tienen que gestionar un sistema eléctrico cada vez más complejo y digitalizado a medida que Europa se prepara para afrontar la neutralidad del carbono, es decir, implementar un modelo energético sin emisiones que protagoniza la participación de fuentes de energía renovables de gran variabilidad y los usos crecientes de la electricidad, donde los consumidores se están convirtiendo en protagonistas con la capacidad para participar activamente en su consecución.

La red eléctrica se convertirá en la columna vertebral de un sistema energético más ecológico

Tal y como se recoge en los escenarios energéticos a largo plazo, que prevén la adopción generalizada de nuevos activos, como los vehículos eléctricos y las bombas de calor, la electricidad desempeñará un papel clave en la descarbonización de la economía debido a la mayor eficiencia en los usos finales y a la integración de las renovables. 

La red eléctrica se convertirá en la columna vertebral de un sistema energético más ecológico y la labor de los TSO será crucial para alcanzar los objetivos climáticos europeos. Por ese motivo, actualmente están desempeñando un rol clave para impulsar la transición energética: facilitando la descarbonización del sistema eléctrico europeo y, en consecuencia, la descarbonización de la sociedad en su conjunto, y utilizando herramientas complejas e innovadoras para hacerlo.   

Los TSO limitan su propia huella de carbono (emisiones directas) y la de sus cadenas de valor (emisiones indirectas) 

Los TSO monitorizan sus emisiones directas e indirectas de GEI de acuerdo con las normas internacionales sobre este tipo de emisiones y aplican medidas para disminuirlas que incluyen la reducción de las fugas de SF6 y la sustitución del SF6 por alternativas menos contaminantes; el desarrollo eficiente de sus infraestructuras para limitar las pérdidas de la red; la puesta en marcha de medidas de eficiencia energética; la aplicación de procedimientos de contratación verde, y la adopción de enfoques de economía circular.

Los TSO integran las renovables y la flexibilidad en el sistema energético y apuestan por la electrificación 

La participación de las fuentes de energía renovable es cada vez mayor y el consumidor ahora está más empoderado para asumir un rol mucho más activo en el sistema eléctrico. Al ocupar un papel único en la cadena de valor de la energía, los TSO están haciendo posible la transición energética a través de una amplia gama de actividades, desde la ampliación de sus redes hasta facilitar la integración en el sistema de las energías renovables, de nuevos usos energéticos y de activos flexibles. Junto a estas actividades, los TSO también están facilitando desarrollos en el diseño del mercado y los marcos regulatorios, incorporando la digitalización en sus redes e invirtiendo en innovación.

Las actividades de los TSO tienen un impacto positivo en la descarbonización del sistema en su conjunto

Dada la naturaleza esencial de sus actividades, la evaluación del rendimiento de los TSO en términos de sostenibilidad y descarbonización no debería limitarse a las evaluaciones de su huella de carbono. Es más, para reforzar su labor, los TSO deberían ser reconocidos explícitamente a nivel europeo como facilitadores de la transición energética y sus actividades deberían mencionarse claramente en los inventarios de emisiones de GEI bajo un marco de procedimientos de evaluación y seguimiento comunes, junto con las fuentes de emisión de GEI ya asociadas a su huella de carbono.

El documento incluye una visión general detallada de las actividades de los TSO y su contribución a la descarbonización de la sociedad europea. Incluye una serie de proyectos destacados de mantenimiento y desarrollo de la red realizados por los autores del documento, que ilustran sus actividades y su contribución a la descarbonización de forma tangible.