Octubre 2019

FuturENERGY Digital – Nº 64


En Portada

ESPECIALISTAS EN SOLUCIONES A MEDIDA Y GESTIÓN DE PROYECTOS PARA EL MANEJO Y COMPRESIÓN DE GASES 

Aerzen es uno de los líderes mundiales en aplicaciones de manejo y compresión de gases, con productos y procesos de producción que ahorran energía y recursos. Como uno de los fabricantes más antiguos e importantes del mundo de soplantes de desplazamiento positivo, compresores de émbolos rotativos, compresores de tornillo y turbosoplantes, la compañía destaca por su sobresaliente innovación y es uno de los líderes del mercado en muchas áreas de aplicación. Ahora la compañía está lanzando una nueva serie de compresores de tornillo libres de aceite. Gracias a las características de configuración individuales y su diseño optimizado, la Serie 2C garantiza alta fiabilidad operativa y alta eficiencia. 

 La tecnología sin aceite es esencial para muchos procesos y es imprescindible en términos de seguridad, fiabilidad y disponibilidad en áreas sensibles. Las consecuencias potenciales de un medio contaminado incluyen no solo la contaminación del producto final, sino también la de todo el sistema, ocasionando tiempo de inactividad de la planta, pérdidas de producción y por lo tanto, altos costes. 

La innovadora tecnología de aire comprimido implementada por Aerzen es completamente libre de aceite de acuerdo con la norma ISO 8573-1, Clase 0, lo que garantiza un 100% de pureza del producto. 

Pero libre de aceite también significa reducción de costes, ya que se puede omitir la compleja tecnología del filtro y el tratamiento de condensados que contienen aceite. Por lo tanto, se pueden evitar el mantenimiento adicional y las pérdidas de energía por la caída de presión en los filtros. Con el funcionamiento sin aceite se ahorran recursos, energía y, por lo tanto, se protege el medio ambiente. 

Los compresores de tornillo sin aceite Aerzen se utilizan en una amplia gama de aplicaciones exigentes, donde la calidad del medio bombeado puede influir significativamente en el proceso de producción y en el producto terminado. Entre estas aplicaciones se encuentran en la ingeniería de procesos químicos/petroquímicos, electrónica y fabricación de semiconductores, industrias de alimentos y bebidas, textil y médica, así como la industria energética.