Para ser 100% renovable, la tecnología es solo el punto de partida

FuturENERGY Julio-Septiembre 2020

En 2008, cuando parte del barrio de Ålidhem en Umeå fue destruida repentinamente por uno de los mayores incendios de su historia, muchos residentes sintieron que sus pesadillas se habían hecho realidad. Lo que parecía un paso atrás, sin embargo, se convirtió en dos pasos hacia adelante, ya que esta ciudad del norte de Suecia encontró una manera de convertir el desastre en una oportunidad.

Los violentos incendios impulsaron iniciativas de reconstrucción con el objetivo de reducir en más del 50% el consumo energético en la zona. Se instalaron módulos fotovoltaicos en los tejados para aprovechar la energía solar, y se instaló una gran planta solar para dotar a Ålidhem con una capacidad de generación de 405 kWp. Los edificios en el vecindario fueron dotados de un mejor aislamiento para limitar su consumo de energía a un máximo de 65 kWh/m2/ año, mientras que la calefacción urbana se volvió casi completa­mente renovable.

Pero el objetivo no era solo equipar casas y balcones con módulos fotovoltaicos o mejorar la eficiencia energética en las 137 casas nuevas y 405 apartamentos renovados en Ålidhem. Un elemento central del proyecto Ålidhem Sostenible, dirigido por el municipio de Umeå, Umeå Energi y Bostaden de 2010 a 2014, fue la participación de los residentes, muchos de ellos estudiantes, inmigrantes y miembros de grupos con escasa representación. Las negociaciones con la asociación de inquilinos aseguraron que los alquileres se mantuvieran asequibles, con un aumento de precios limitado al 5-10%. Al mismo tiempo, la participación pública, una campaña de comunicación y actividades interactivas contribuyeron a mantener a la mayoría de los residentes originales de la región, lo que fue visto como un gran éxito.