Planes MOVES I Y II, la importancia de las ayudas gubernamentales en la promoción de la movilidad eléctrica

FuturENERGY Septiembre-Octubre 2020

La situación de crisis sanitaria, social y económica, que en estos momentos es nuestro principal foco de atención, no debe hacernos olvidar nuestros compromisos estratégicos como sociedad, y uno de estos compromisos es la lucha contra el cambio climático.

El cambio climático supone uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad. La esperanza y calidad de vida ha mejorado para la mayor parte de la población mundial de forma muy significativa, pero las consecuencias negativas que nuestro modo de vida tiene sobre el medio ambiente las estamos sufriendo ya, en especial los sectores más vulnerables de la población, y la situación continúa empeorando a un ritmo cada vez más rápido. Para limitar el daño al medio ambiente se deberán poner en marcha actuaciones decididas con el objetivo de que las emisiones de CO2 en el año 2050 sean nulas, lo que supondrá una profunda transformación social y energética.

El transporte es uno de los pilares de nuestra economía y nuestra sociedad, pero en contrapartida, supone una de las principales fuentes de contaminación. En la actualidad, el 24% de las emisiones de CO2 en la Unión Europea provienen del transporte, y de estas emisiones, el 72% proviene del trasporte por carretera, por lo que se hace imprescindible tomar medidas para reducir estas emisiones.

Por David Valle Rodríguez, Director General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid