Positivas perspectivas para el sector geotérmico a pesar de la interrupción del COVID-19

Positivas perspectivas para el sector geotérmico a pesar de la interrupción del COVID-19

2010-2020 fue una década de crecimiento sostenido para la energía geotérmica, interrumpido al final por los impactos económicos de la pandemia del COVID-19. Si bien los efectos de la crisis deberían ser a corto plazo, se espera que el creciente interés por la energía geotérmica en Europa impulse la inversión en el sector. Son hallazgos del Informe del Mercado Europeo de Energía Geotérmica 2020 publicado por el Consejo Europeo de Energía Geotérmica (EGEC).

Miklos Antics, presidente de EGEC, dijo: “Desde el primer Informe de mercado de EGEC en 2010, el sector geotérmico europeo ha crecido y se ha transformado: hemos visto malas decisiones políticas detener su rápido crecimiento en varios mercados clave, pero también hemos visto cómo esta tecnología se ha vuelto más común con las bombas de calor geotérmicas durante la última década. La presente década nos desafió con un comienzo difícil y complicado. Sin embargo, estamos seguros de que acabamos de comenzar la Década de la Geotermia y de que al sector geotérmico le espera un rápido crecimiento«.

Philippe Dumas, Secretario General de EGEC, dijo: “Los últimos 10 años destacan la rapidez con la que puede evolucionar el sector geotérmico, habiendo sido testigo del rápido surgimiento de países líderes en geotermia en calefacción y refrigeración, como Países Bajos y Alemania. Sin embargo, la última década también cuenta una historia de oportunidades perdidas, con algunos países que no estuvieron a la altura de las expectativas de hace 10 años. Esto se debe principalmente a decisiones políticas inadecuadas, la falta de reconocimiento de su enorme potencial y una conciencia insuficiente sobre su competitividad”.

Figura 1 – Capacidad instalada de electricidad geotérmica y calefacción urbana por país en 2020 (MW)

A finales de 2020, Europa tenía 3,5 GWe de capacidad instalada de electricidad geotérmica, distribuidos en 139 centrales eléctricas. En una ruptura importante con años anteriores, ningún país nuevo (aparte de Turquía) encargó una planta de energía geotérmica en 2020. Esto se debió a la pandemia del COVID-19, así como a la falta de marcos de apoyo adecuados y sólidos para acompañar la adopción de la electricidad geotérmica.

En 2020 había 350 sistemas de calefacción urbana geotérmica en funcionamiento y 232 más en diversas etapas de desarrollo. Sin embargo, 2020 se define por la ausencia de puesta en marcha de nuevos sistemas, aparte de la extensión de Hellishedi en Islandia. A pesar de las consecuencias a corto plazo del COVID-19, la industria europea de calefacción y refrigeración geotérmica sigue en una tendencia positiva. La mayoría de los países europeos buscan expandir significativamente el uso de este recurso renovable a medida que persiguen políticas para descarbonizar la calefacción y la refrigeración.

El mercado europeo de bombas de calor geotérmicas continuó con las recientes tendencias estables en 2020, a pesar de las importantes disminuciones de las ventas en algunos mercados nacionales (como Polonia) debido a la pandemia del coronavirus. El mercado de las bombas de calor geotérmicas sigue estando bastante concentrado, ya que la mayoría de las ventas se realizan en algunos países clave, sobre todo los nórdicos.

Este Informe del mercado geotérmico 2020 confirma una vez más que la energía geotérmica necesita políticas de apoyo, una competencia justa con la fijación de precios del carbono y el fin de los subsidios a los combustibles fósiles, un marco de licencias y permisos sin problemas e inversiones en innovación para desempeñar lo que puede ser un papel decisivo en la transición energética.