Power-to-Gas, una tecnología en crecimiento

La tecnología Power-to-Gas (PtG) convierte la energía eléctrica en hidrógeno o, por síntesis posterior, en metano o en líquidos portadores de energía. Un análisis de la base de datos de proyectos PtG de Ludwig-Bölkow-Systemtechnik(1) muestra que se han anunciado más de 300 proyectos PtG en todo el mundo hasta finales de 2019. Durante los últimos seis meses, se ha anunciado más capacidad de construcción que en los últimos seis años.

Al mismo tiempo, los sistemas PtG han aumentado de tamaño. Varios electrolizadores con una potencia de más de 30 MW se construirán en Alemania en los próximos años. Los proyectos se centran en particular en el acoplamiento sectorial, utilizando tecnologías de hidrógeno. El acoplamiento de sectores vincula los sectores de electricidad, calor y gas, así como el sector de la movilidad y permite un mejor equilibrio entre las renovables fluctuantes y la movilidad de bajas emisiones de CO2.

En países vecinos también hay plantas más grandes en proceso de planificación. Sin embargo, Alemania está asumiendo un papel pionero, particularmente con sus «laboratorios vivos» (dentro del 7º Programa de Investigación Energética del Gobierno Federal). Aquí, las tecnologías de hidrógeno se usan y prueban en condiciones reales a escala industrial, centrándose en regiones con un alto suministro de energías renovables o sitios industriales importantes que persiguen conceptos particularmente atractivos.

El Gobierno Federal también apoya otras regiones H2 en Alemania en el contexto del programa de financiación «HyLand». En diciembre de 2019, se seleccionaron 13 regiones «HyExpert» y tres «HyPerfomer» – regiones para el desarrollo de conceptos del hidrógeno y la implementación de conceptos específicos del proyecto.

Además de usarlo como un portador de energía, el hidrógeno es una materia prima versátil que se usa, por ejemplo, en las industrias química, petroquímica y de metales. Actualmente, alrededor de 50 millones de Nm³ de hidrógeno se utilizan cada día en la industria alemana, cantidad que se produce principalmente a partir de fuentes fósiles (hidrógeno «gris»), principalmente a partir de gas natural. Como resultado, se liberan anualmente más de 20 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2). Cuando el hidrógeno se produce por electrólisis a partir de electricidad renovable (hidrógeno «verde»), no se emite CO2. En consecuencia, las emisiones de CO2 pueden reducirse significativamente en Alemania mediante la sustitución de hidrógeno gris por hidrógeno verde.

El hidrógeno verde será competitivo a largo plazo

Hoy en día, el hidrógeno verde es más caro que el hidrógeno gris. Sin embargo, se espera que los costes alcancen la paridad como resultado de mejores condiciones políticas y regulatorias y la disminución de los costes de la electricidad renovable y los equipos de electrólisis. Las aplicaciones del hidrógeno producido por PtG incluyen la alimentación de hidrógeno a la red de gas natural, con o sin metanización previa, el empleo de hidrógeno verde para la reducción directa en la producción de acero y la hidrogenación en las refinerías, y su uso en el sector del transporte y la calefacción.

(1)Ludwig-Bölkow-Systemtechnik una empresa asociada de TÜV SÜD AG