Q CELLS sella la primera certificación de la industria para el nuevo programa de control de calidad de TÜV Rheinland

Q CELLS se ha convertido en el primer fabricante de módulos fotovoltaicos de la industria en completar y aprobar con éxito un nuevo y estricto programa de certificación de pruebas de módulos de TÜV Rheinland. La norma de pruebas de control de calidad para tecnología fotovoltaica ha sido desarrollada por TÜV Rheinland con el fin de elevar el listón en cuanto a la supervisión, prueba y reconocimiento de la calidad de los módulos fotovoltaicos. Para Q CELLS, Quality Controlled PV se convertirá en la norma de certificación oficial de la empresa, comenzando con su última gama de módulos fotovoltaicos Q.PEAK DUO-G9.

La empresa ha adoptado la certificación TÜV Rheinland Quality Controlled PV para reforzar su posición como proveedor líder de calidad en la industria fotovoltaica, respaldada por un esquema de pruebas que no sólo es el más extenso y estricto disponible hasta la fecha, sino que también es la única certificación de toda la industria que incluye pruebas independientes y aleatorias in situ de la producción en curso, así como pruebas regulares de materiales.

Q CELLS fue capaz de convertirse en el primer fabricante de módulos fotovoltaicos en pasar el nuevo estándar de pruebas fotovoltaicas de control de calidad independiente de TÜV Rheinland gracias a sus esfuerzos comprometidos para apoyar a TÜV Rheinland y otros socios de la industria en el desarrollo de un nuevo proceso de certificación que es beneficioso para toda la industria solar.

Q CELLS invitó a TÜV Rheinland a trabajar en estrecha colaboración con sus expertos en gestión de calidad en la instalación de pruebas solares más grande de Europa, en la sede de Tecnología e Investigación y Desarrollo de Q CELLS en Thalheim, Alemania. El resultado es un enfoque líder en la industria para elevar de forma integral el listón de la calidad, el rendimiento y la durabilidad de los módulos. Este esfuerzo de colaboración unió la experiencia única del personal de gestión de calidad e I+D de Q CELLS con los expertos de la industria de TÜV Rheinland, y el resultado es un programa de pruebas y certificación completamente independiente de TÜV Rheinland, que es el único programa del mercado que supervisa continuamente la calidad y la durabilidad de los productos en la producción en masa.

Un listón de pruebas más alto, único en la industria

El proceso de certificación de control de calidad de tres componentes introduce un conjunto completamente nuevo de normas de prueba excepcionalmente estrictas. El primer componente es la prueba de calificación inicial, que evalúa la fiabilidad a largo plazo aplicando duraciones de prueba que son hasta tres veces más largas que las pruebas estándar de la IEC y la UL (incluyendo 2.000 horas de prueba de calor húmedo, que es el doble de la IEC/UL, y 600 ciclos térmicos – tres veces más que la IEC). A estas pruebas extendidas se suman pruebas de durabilidad adicionales que cubren modos de fallo no incluidos en la certificación estándar de la IEC, como la durabilidad a la intemperie de las láminas posteriores y la estabilidad a largo plazo de las uniones de soldadura. Entre las medidas de prueba adicionales se incluyen: prueba de tensión ampliada para carga mecánica, PID (degradación inducida por potencial), LETID (degradación inducida por exposición a la luz y temperatura elevada) y la resistencia a los rayos UV de la lámina posterior.

El segundo componente del proceso de pruebas de control de calidad es lo que realmente lo diferencia de todos los estándares anteriores. Aquí, representantes independientes de TÜV Rheinland acuden a las instalaciones de fabricación de módulos para seleccionar las muestras de la producción en curso para su prueba. Este componente garantiza que los procesos de producción en serie de un fabricante de módulos se sometan a pruebas continuas y exhaustivas, con muestreos aleatorios a intervalos regulares realizados por el personal de TÜV Rheinland totalmente independiente. 

El tercer y último componente es la supervisión regular de los materiales y proveedores utilizados por los fabricantes. En este caso, los expertos de TÜV Rheinland supervisan regularmente las auditorías de los proveedores y el análisis de la huella de los materiales utilizados. La vigilancia continua de estos materiales durante la producción en serie, tanto mensual como de forma más regular, evalúa si la estructura y la composición de los materiales utilizados sigue siendo de alta calidad de forma consistente.  TÜV Rheinland y  Q CELLS están convencidas de que este componente de inspección de material se estandarizará en la industria fotovoltaica.

Habiendo consultado a Q CELLS como uno de los miembros del consejo asesor de la industria en la creación de la nueva norma de control de la calidad  en la energía fotovoltaica, el proceso de certificación de TÜV Rheinland tiene en cuenta los recientes modos de fallo en la energía solar, y por lo tanto ha sido diseñado para establecer un nuevo estándar de parámetros de calidad para toda la industria. Es de vital importancia que el programa de energía fotovoltaica de control de calidad  sea dinámico y se actualice periódicamente a medida que se aprueben las nuevas normas de ensayo, asegurando así que el programa no sólo establezca el listón de la calidad, sino que también lo siga elevando.