Rousaud: “Factorenergia apuesta por liderar la transición hacia un modelo energético sostenible, descentralizado, inclusivo y digital”

El futuro del sector energético en España y en todo el mundo se enfrenta a una transformación radical, que dará como resultado un nuevo modelo sostenible, descentralizado, inclusivo y digital. Esta es la principal visión que hoy martes han coincidido en señalar el fundador y CEO de Factorenergia, Emilio Rousaud, y el catedrático y decano de energía, tecnología e innovación de la Singularity University de California, Ramez Naam, en la jornada Factores de Futuro, un encuentro entre autoridades, expertos y especialistas de los medios de comunicación para debatir sobre las grandes tendencias del sector.

 

La lucha contra el cambio climático y el calentamiento global es uno de los grandes retos que afronta la Humanidad en este siglo XXI. En este contexto, el fomento de la sostenibilidad es el camino que deben seguir las empresas y el conjunto de la sociedad para mantener un ecosistema en equilibrio y un planeta que siga siendo habitable para las nuevas generaciones. Por ello, el cambio de modelo energético es algo necesario para las sociedades del presente y del futuro, han convenido en apuntar Rousaud y Naam.

Según Rousaud, también la revolución que está viviendo un sector tan importante para las sociedades industrializadas como es la automoción anticipa el cambio de modelo energético. El auge de la movilidad sostenible, que tiene como pilar el fomento del vehículo eléctrico, es uno de los elementos claves de dicha transición energética.

Naam: “La producción eléctrica se encuentra ante un escenario de disrupción”

Naam ha detallado que la producción de energía renovable pasó por una primera fase
-entre 1980 y 2015- de lento crecimiento gracias a los subsidios, para encarar luego un periodo en el que empezaron a construirse plantas eólicas y solares -incluso sin ayudas públicas- que podían ser más baratas que producir otras nuevas basadas en el gas o el carbón.

Actualmente, ha afirmado que nos hallamos ante una fase realmente “disruptiva”, en la que construir dichas plantas renovables está cerca de ser más barato que operar las ya existentes de gas y carbón. El fenómeno se iniciará en algunas zonas de Estados Unidos, Alemania y España antes de 2020, pero también en determinadas regiones de países emergentes como China o India antes de 2025.