Safarich segundo proyecto fotovoltaico de Esparity que consigue el Sello de excelencia de UNEF de cuatro otorgados

Safarich segundo proyecto fotovoltaico de Esparity que consigue el Sello de excelencia de UNEF de cuatro otorgados

El proyecto fotovoltaico Safarich (50 MWp) de Esparity Solar, que será desarrollado en el municipio alicantino de Biar (Comunidad Valenciana) ha obtenido el certificado de excelencia en sostenibilidad impulsado por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que reconoce los proyectos de plantas solares realizados en cumplimiento de los mejores estándares de criterios de integración social y ambiental. El sello se basa en dos fases: la evaluación y la inspección cuando la planta ya está en operación.

Safarich combina la implementación de la apicultura y de medidas ambientales, contando con zonas de reproducción de conejos que favorecen el desarrollo del hábitat del águila perdicera y espacios naturales que mitigan el efecto vacío, así como, un vallado cinegético que permite el paso natural de animales e insectos. Además, el perímetro de la planta contará con una barrera vegetal que favorecerá la integración paisajística del proyecto.

Su ubicación se considera óptima dado que se trata de una zona altamente antropizada, limítrofe con una autovía, cruzada por varias líneas eléctricas aéreas y muy cercana a la futura subestación eléctrica ST Castalla 220 kV, donde cuenta con permisos de acceso y conexión a la red eléctrica. Lo más destacable del proyecto, sin duda, es que solo cuenta con 140 m de línea de evacuación aérea, ya que el resto del cableado será subterráneo, lo que reduce considerablemente su impacto ambiental y paisajístico. Las servidumbres de paso están ya establecidas por lo tanto, se evitan expropiaciones. El proyecto está, en paralelo con la exposición pública, llevando a la práctica un plan de participación pública para la correcta implementación del proyecto de integración paisajística, en base a la LOTUP (Ley de ordenación del territorio, urbanismo y paisaje).

Beneficios sociales y económicos

La construcción de la planta solar fotovoltaica Safarich supondrá de múltiples beneficios sociales y económicos para el entorno del proyecto, ya que se considera que producirá energía solar equivalente a la consumida por 20.000 hogares, reducirá en más de 60.000 t de CO2 a la atmosfera por año y generará más de 200 puestos de trabajo en su etapa de construcción (estimaciones calculadas en base a ratios contrastados de REE y herramientas como PVSyst en función de tablas y parámetros definidos por la AIE).

Como es característico en los proyectos de Esparity y tal como indica la normativa (Decreto-ley 14/2020, de 7 de agosto, del Consell), la compañía se compromete al desmantelamiento de la planta una vez finalice su vida útil, devolviendo al terreno a su situación original previa a la construcción de la planta, por lo que la ocupación temporal de suelo por la planta resultará 100% reversible.

El compromiso adquirido va más allá y se basa en la responsabilidad con la comunidad local y la preservación de la biodiversidad, poniendo en valor los servicios ecosistémicos que los caracterizan, más allá de lo estrictamente técnico o empresarial y, por supuesto, en línea con el cumplimiento de los objetivos de transición energética en el marco de la descarbonización prevista por la agenda 2030 y los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la ONU.

Criterios para obtener el certificado

El proceso para la obtención del Sello de Excelencia en Sostenibilidad se divide en dos fases: en la fase de desarrollo se ha emitido un Certificado Preliminar en base al análisis de toda la documentación del proyecto. En una segunda fase, tras la construcción de la planta, se emitirá el Certificado Definitivo, una vez se realice la evaluación in situ de la planta y se verifique por la entidad certificadora que el proyecto se ha desarrollado en base a la documentación previamente aportada y a los compromisos adoptados.

Entre los criterios para la obtención del certificado se incluyen requisitos de carácter socioeconómico, que tienen en cuenta el impacto positivo sobre el empleo local, el efecto en la economía y el diálogo con los actores principales. En cuanto a la biodiversidad, las plantas solares fotovoltaicas se convierten en una oportunidad. Por ello, los criterios en este ámbito se centran en el emplazamiento de la instalación, la evaluación de su impacto ambiental, el diseño de la planta y de sus líneas eléctricas de conexión. También se tendrá en cuenta la gestión de los residuos dentro del marco de la estrategia nacional de economía circular. Los certificados son otorgados por empresas certificadoras independientes (en este caso concreto, por CERE).