Saft proporciona energía de respaldo vital para subestaciones móviles en Brasil

Las baterías de níquel cadmio Tel.X de Saft están proporcionando energía de respaldo a nueve subestaciones móviles desplegadas por Copel, la empresa brasileña de electricidad y telecomunicaciones. Copel está utilizando subestaciones móviles para mantener la continuidad de suministro durante el mantenimiento crítico en su red de 400 subestaciones y 2.500km de líneas en la región de Paraná, al sur de Brasil.

La empresa de sistemas eléctricos Provolt seleccionó las baterías de níquel cadmio Tel.X de Saft porque son mucho más pequeñas que las baterías de plomo-ácido reguladas por válvula (VRLA), lo que las hace adecuadas para el reducido espacio disponible.

Provolt las ha integrado en sistemas de baterías para instalarlas en subestaciones móviles junto a equipos como aparamenta, transformadores y armarios de protección y control.

Nikolas Dreher de Provolt dijo: “Las subestaciones móviles tienen que ofrecer el mismo nivel de rendimiento que las subestaciones permanentes desde la parte trasera de un camión, donde el espacio y la capacidad de carga son extremadamente limitados. Los sistemas de baterías basados en las celdas Tel.X de Saft nos proporcionaron la tensión y energía de respaldo adecuadas en un pack muy pequeño, lo que los hace perfecto para el trabajo

En el caso de corte eléctrico, los sistemas de baterias de níquel cadmio proveen de energía para eliminar los fallos, reconfigurando la aparamenta y suministrando energía a los equipos de control y comunicaciones.

Provolt solicitó un total de nueve sistemas de baterías, cada uno de los cuales tiene una potencia nominal de 125 V y almacena hasta 80 Ah de energía.

Las baterías de níquel Tel.X fabricadas en Valdosta, EE. UU., tienen un tamaño extremadamente pequeño, ya que generalmente se instalan en estaciones base de telecomunicaciones, donde el espacio es reducido y la fiabilidad es crucial.

Las estaciones móviles son el último ejemplo de innovación tecnológica de Copel que fue la primera compañía eléctrica brasileña en automatizar su red de transmisión en 2003.