Saft suministrará sistemas de baterías para 130 nuevos trenes para el Metro de Chengdu en China

Saft entrega sistemas de baterías a bordo para 130 nuevos trenes destinados a las líneas 5, 8 y 9 del metro de Chengdu como parte de un contrato multimillonario de dos años para CRRC, el fabricante chino de material rodante. El diseño compacto de los sistemas de batería Saft MSX con tecnología de níquel ha permitido a CRRC liberar espacio y reducir el peso en los nuevos trenes al tiempo que garantiza una alimentación de respaldo fiable para los sistemas de control crítico, seguridad y comodidad del pasajero en caso de que se produzca una interrupción en la fuente de alimentación principal.

Chengdu es la capital de la provincia de Sichuan en el oeste de China, un importante centro comercial con una población de 11 millones. La construcción del metro comenzó en 2005, con el objetivo combinado de mejorar la infraestructura urbana y mejorar el nivel de vida. La red está siendo diseñada para hacer frente a la demanda masiva de pasajeros. Para el 2035 se espera que transporten 14.1 millones de pasajeros cada día con 21 líneas y una longitud total de 714 km.

Saft está suministrando a CRRC un total de 434 sistemas de baterías MSX para ser instalados en los 130 nuevos trenes del metro de Chengdu. Cada tren en las Líneas 5 y 9 estará equipado con cuatro sistemas de baterías, mientras que dos sistemas de baterías se instalarán en los trenes de la Línea 8. El rendimiento y la confiabilidad de todos los sistemas a bordo es aún más crítico en la Línea 9, ya que será el primero en tener una operación sin conductor.

Los sistemas de baterías a bordo proporcionarán hasta 45 minutos de energía de respaldo. En los trenes de la Línea 5 y 8, las baterías también entregarán una potencia de tracción de emergencia que permitirá a los trenes varados viajar distancias cortas de hasta 2 km para llegar a la estación más cercana.

El diseño de MSX es hasta un 40 por ciento más pequeño y un 30 por ciento más liviano que otras baterías de níquel-cadmio, al tiempo que ofrece un rendimiento de alta potencia, un mantenimiento mínimo y una fiabilidad excepcional que ha permitido al CRRC cumplir sus objetivos de bajos costes de vida útil.

Las celdas MSX de Saft están diseñadas y fabricadas en la fábrica de Saft en Burdeos en Francia y ensambladas en la fábrica de Saft en Zhuhai en China.

Saft comenzó sus primeras entregas en 2017 y su finalización está programada para fines de 2019.