Se desacelera el crecimiento de la demanda mundial de electricidad por la debilidad económica y los altos precios

Se desacelera el crecimiento de la demanda mundial de electricidad por la debilidad económica y los altos precios

El crecimiento de la demanda mundial de electricidad se está desacelerando drásticamente en 2022 desde su fuerte recuperación el año anterior a medida que el crecimiento económico se debilita y los precios de la energía se disparan tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia, según el último informe Electricity Market Reportde la AIE.

Se espera que la demanda mundial de electricidad crezca un 2,4% en 2022 después de aumentar un 6% el año pasado, alineándose con su tasa de crecimiento promedio durante los cinco años anteriores a la pandemia del Covid-19, según el nuevo informe. Si bien actualmente se espera que la demanda de electricidad continúe en un camino de crecimiento similar hasta 2023, las perspectivas se ven empañadas por la inestabilidad económica y la incertidumbre sobre cómo los precios del combustible podrían afectar al mix de generación.

Se espera que las fuertes adiciones de capacidad impulsen la generación de energía renovable a nivel global en más del 10% en 2022, desplazando parte de la generación con combustibles fósiles. A pesar de la disminución del 3% de la energía nuclear, la generación baja en carbono aumentará un 7% en general, lo que conducirá a una caída del 1% de la generación total basada en combustibles fósiles. Como resultado, se espera que las emisiones globales de CO2 del sector eléctrico disminuyan en 2022 desde el máximo histórico que alcanzaron en 2021, aunque menos del 1%.

En la primera mitad de 2022, los precios promedio del gas natural en Europa fueron cuatro veces más altos que en el mismo período en 2021, mientras que los precios del carbón fueron más del triple, lo que resultó en que los precios de la electricidad al por mayor se triplicaron en muchos mercados. El índice de precios de la AIE para los principales mercados mayoristas de electricidad del mundo alcanzó niveles que duplicaron el promedio de la primera mitad del período 2016-2021.

Debido a los altos precios del gas y las limitaciones de suministro, el carbón está reemplazando al gas natural para la generación de energía en los mercados con capacidad disponible en las plantas de carbón, particularmente en los países europeos que buscan terminar con su dependencia de las importaciones de gas ruso. Para asegurar el suministro de energía tras la invasión rusa de Ucrania, algunos países europeos han retrasado los planes de eliminación del carbón y han levantado las restricciones impuestas anteriormente al carbón.

A nivel mundial, se espera que el uso de carbón para generación de energía aumente ligeramente en 2022, ya que el crecimiento en Europa se equilibra con las contracciones en China, por el fuerte crecimiento de las energías renovables y el aumento modesto de la demanda de electricidad, y en Estados Unidos, debido a las limitaciones en el suministro y capacidad de centrales eléctricas de carbón. Se espera que la energía generada a partir de gas caiga un 2,6%, ya que las disminuciones en Europa y América del Sur superan el crecimiento en América del Norte y Oriente Medio.