Se espera que la energía renovable represente el 50% del mix energético de Chile para 2030

Se espera que la energía renovable, la única forma de avanzar hacia la mitigación del cambio climático global y los requisitos ambientales, representa el 50% del mix energético de Chile para 2030, según GlobalData. El último informe de la compañía, ‘Chile Power Market Outlook to 2030, Update 2019 – Market Trends, Regulations, and Competitive Landscape‘, revela que el desarrollo de las energías renovables es de gran prioridad para Chile. En 2018, la proporción de energía renovable no hidroeléctrica alcanzó el 19% del mix energético y se espera que supere el 50% para 2030.

Se espera que con el crecimiento de las fuentes de energía renovable en el futuro, la capacidad de energía a base de gas en el país aumente del 48% de la capacidad de energía térmica en 2018 al 55% en 2030.

Chile es ahora un exportador neto de electricidad, lo que significa que la creciente participación de las energías renovables y la energía a base de gas en el mix de electricidad compensará el vacío de capacidad resultante del desmantelamiento de cierta capacidad de carbón para 2030.

La energía térmica dominó el mix energético de Chile en 2018 con una participación del 52,7% de la capacidad total instalada, seguida de la hidroeléctrica y de la energía renovable con cuotas del 28,1% y 19,1% respectivamente. En el mix de energías renovables, los principales contribuyentes son la energía solar fotovoltaica y la eólica, con cuotas del 50,8% y 33,8%, respectivamente, en 2018.

El consumo de energía en Chile aumentó a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 4,1% entre 2010 y 2018 debido a una mayor actividad económica.

Chile ha reconocido la necesidad de almacenamiento de energía como la clave para proporcionar energía renovable continua, sostenible y fiable. Como tal, Chile está buscando tecnologías de almacenamiento de energía como baterías, hidroeléctrica de bombeo, sales fundidas e hidrógeno como sus áreas de oportunidad inmediata. El país también ha implementado planes de expansión de la red de transmisión para incorporar más energía renovable.

Chile es una tierra de oportunidades para las energías renovables. La Hoja de Ruta de la Energía para 2050, las soluciones de almacenamiento de energía a gran escala, la modernización de la red y el retiro de las plantas de combustibles fósiles; son los elementos cruciales que se espera impulsen la transición energética en Chile. El país también está extendiendo sus relaciones con EE.UU. para fortalecer la inversión en infraestructura y la cooperación energética entre los dos países, por tanto, con aprobaciones ambientales flexibles, varios inversores considerarían invertir en su sector eléctrico.