SEDIGAS presenta el balance gasista del año y pone de relieve la contribución del sector a la recuperación económica

SEDIGAS presenta el balance gasista del año y pone de relieve la contribución del sector a la recuperación económica

La Asociación Española del Gas, SEDIGAS, ha presentado el balance gasista dentro del Balance Energético 2020 y Perspectivas para 2021. En un año especialmente convulso tras la pandemia de la COVID-19, SEDIGAS ha puesto el foco en cómo el sistema gasista español ha funcionado con normalidad, garantizando la continuidad y seguridad de suministro energético, durante los meses más complicados de la crisis, en cómo la demanda de gas es superior a la media de los últimos diez años y en explicar cómo el sector está impulsando proyectos de gases renovables para impulsar la descarbonización de la economía.

Durante la presentación, Joan Batalla, Presidente de SEDIGAS, indicó cómo ya se están empezando a dar los primeros que nos deben permitir avanzar hacia un sistema gasista plenamente descarbonizado. Ejemplo de ello es el peso que tiene el gas natural en el consumo de energía final del sector industrial. La demanda ha sido de 360 TWh, un 4% superior a la media de los últimos diez años y la segunda más alta desde 2012. Asimismo, el consumo de gas natural en la industria supone un 60% del consumo de gas natural en España, donde el gas natural ha ido sustituyendo a otros combustibles más contaminantes y nos está permitiendo avanzar hacia un sistema gasista plenamente descarbonizado.

Perspectivas y Plan de recuperación en 2021

En un momento en el que es más necesario que nunca un plan de reactivación y una propuesta de recuperación económica, que debe ir alineada con los objetivos de climáticos de la Unión Europea, SEDIGAS ha puesto de manifiesto la necesidad de acelerar el cambio hacia las energías renovables, la descarbonización del transporte y la rápida aparición de moléculas sostenibles, tales como los gases renovables y hidrógeno.

Según han apuntado desde la Asociación la integración de todas las soluciones disponibles que colaboren en la consecución de los importantes objetivos planteados, asegurando la competitividad, sin duda redundará en la creación de empleo de calidad, verde y digital,  en el conjunto de la industria española, generando nuevas oportunidades en el marco de la economía circular.

En este marco de recuperación que dibuja SEDIGAS, el gas cumple una función esencial, ya que tiene el potencial de generar riqueza y empleo a través de la sustitución de combustibles más contaminantes, su contribución impulsando combustibles alternativos en movilidad, terrestre y marítima, desarrolla la industria, contribuye a la digitalización y por último, gracias a los gases renovables como el biometano y el hidrogeno, tendrá un papel protagonista a la hora de trabajar en una economía neutra en carbono para 2050.

Y es que si España desarrollase todo su potencial de producción de gases renovables, podría permitir reducir unos 35 millones de toneladas de CO2, lo que representa un recorte de más del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero previstas para el año 2030.

La producción y consumo para diferentes usos de gases renovables como el biogás o el biometano o la producción del hidrógeno, su almacenaje y su utilización van a crecer considerablemente en los próximos años. Son actividades para las que ya hay diversos proyectos, cerca de 150 proyectos empresariales, y cuentan con la enorme ventaja de tener una red de gasoductos que está preparada para su transporte en el caso del biometano y que se está adaptando para un porcentaje creciente de hidrógeno.

En el caso del biometano, a día de hoy, ya hay 93 proyectos inventariados, que cuentan con una inversión de 1.000 M€ y que generan entre 5.000 y 8.000 empleos. Pero esto no es todo, en 2030 con todo su potencial, podrían llegar a contribuir a crear entre 15.000 y 25.000 puestos de trabajo en la España rural y aportar entre 284.000 y 472.000 M€ de aportación al PIB.

En lo que se refiere al hidrogeno, ya hay 38 proyectos inventariados con una inversión de 3.000 M€. En 2030, de nuevo, con todo su potencial desarrollado, podrían llegar a movilizar una inversión de 8.900 M€ y general entre 106.000 y 124.000 empleos.

Joan Batalla, Presidente de SEDIGAS, ha recalcado, al finalizar la presentación, como visión a futuro para este 2021 que “las perspectivas para este año sin duda son muy positivas. La futura Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica en su fase final de tramitación, la futura publicación de la hora de ruta así como la implementación de un mecanismo de certificación y de garantías de origen para los gases renovables en su conjunto, sin duda ponen de manifiesto la relevancia de este año en el futuro descarbonizado hacia el que avanzamos”.