Sedigas reivindica el papel del biometano español para reducir la dependencia energética europea

Sedigas y CEOE han organizado la jornada ‘Claves para el desarrollo del biometano en España’ con el objetivo de conocer las claves y factores críticos necesarios para que este desarrollo sea exitoso, aprovechando todo el potencial de este gas renovable en España, uno de los mayores de Europa.

Javier Calderón, director del departamento de Empresas y Organizaciones de CEOE, que ha sido el encargado de inaugurar la sesión en la sede de la Confederación, ha querido destacar que “el gas renovable es clave para salir de la crisis energética que estamos atravesando y nos ayudará a contar en un futuro cercano con un sistema energético aún más resiliente y sostenible tanto a nivel nacional como europeo”.

Joan Batalla, presidente de Sedigas, ha señalado que “este momento requiere de soluciones eficientes, con capacidad real de impacto y transformación, para crear un sistema energético seguro, diversificado, sostenible, más asequible y menos dependiente de terceros”.

Hoy en día, la prioridad es alcanzar los objetivos señalados por Bruselas en el REPowerEU de incorporar hasta 35.000 millones de metros cúbicos anuales de biometano para 2030 en el conjunto de la Unión Europea. Para alinear las iniciativas procedentes de Bruselas con la estrategia del Gobierno de España, es necesario abordar en la revisión del PNIEC el potencial de producción de biometano en nuestro país. Miriam Bueno Lorenzo, subdirectora general de Prospectiva, Estrategia y Normativa del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico ha destacado, durante sus palabras de apertura que el Gobierno “ha incluido 150 millones de euros en ayudas para proyectos de biogás”. Un gas que, en palabras de Bueno “contribuye a la transición energética, la economía circular y al medio rural”.

El biometano: una apuesta rentable para toda la cadena de valor

La primera mesa de la jornada se centró en toda la cadena de valor del biometano, desde la producción pasando por su transporte y distribución a través de la red gasista, hasta la comercialización al consumidor final. En el debate moderado por Naiara Ortiz de Mendíbil, secretaria general de Sedigas, han participado representantes de Urbaser, Enagás, Nedgia y bp Gas & Power Iberia.

La conversación ha girado en torno al rol del biometano y las necesidades para el desarrollo de este gas en cada eslabón que forma la cadena de valor. Partiendo de la premisa de que descarbonizar no es solo electrificar, y desde la perspectiva de infraestructuras y distribución, una de las principales conclusiones es que España cuenta con una infraestructura gasista mucho más moderna que el resto de los países de Europa – puesto que el desarrollo gasista fue posterior – lo que nos ofrece una gran oportunidad para aprovechar la relevante red mallada con la que contamos para acelerar la incorporación de puntos de producción (distribuidos) e inyección de biometano en las redes.

También se ha destacado la mayor eficiencia de las redes de gas para vehicular los kilovatios hora de energía respecto de las alternativas eléctricas, así como la oportunidad de descarbonizar que ofrece el biometano a la industria, muchos de cuyos procesos no podrán ser electrificados.

La confianza de los inversores y el ejemplo de Europa

Cristina Riestra, jefa del Área de Medio Ambiente y Clima de CEOE ha sido la encargada de formular las preguntas a Suma Capital y Catalana de Biogás Iberia durante la mesa dedicada a la financiación de los proyectos de biometano.

Ambos portavoces han coincidido en que, a pesar de que el biometano representa una gran oportunidad de negocio, es necesario que la administración agilice la tramitación administrativa para avanzar en la ejecución de estos proyectos, que ahora mismo tardan entre 2 y 3 años en poder ponerse en funcionamiento desde su aprobación. Además, han destacado las fuentes de residuos con mayor potencial para generar biometano: la industria agrícola y ganadera, las agroalimentarias y la de gestión de residuos orgánicos urbanos.

La coyuntura actual ofrece todas las posibilidades para la adecuada financiación de los proyectos de biometano y no falta el interés de los fondos de inversión y las entidades financieras para apoyar el desarrollo y puesta en operación de estos.

La última mesa de debate ha contado con Álvaro Ballarín Cabrera, jefe del Área de Industria y Energía del Departamento de Industria, Energía, Medio Ambiente y Clima de CEOE para dar la palabra a los portavoces de GRDF y Biogás Danés. Ambos ponentes han puesto de manifiesto las lecciones aprendidas en Francia y Dinamarca, respectivamente; referentes europeos en el desarrollo exitoso de proyectos de biogás y biometano. Ambos han querido compartir con el auditorio su experiencia y, sobre todo, los factores claves de éxito y las soluciones que han permitido que los proyectos lleguen a buen término: análisis exhaustivo del potencial “comarca a comarca”, el compromiso político a largo plazo que dé visibilidad a la industria, la aceptación de todas las partes interesadas para ganar la licencia para operar o el apoyo público a través de mecanismos específicos tanto a la producción como a la demanda.

El biometano español, clave para reducir la dependencia energética europea

Durante la clausura del evento, tanto Naiara Ortiz de Mendíbil, secretaria general de Sedigas como Cristina Rivero Fernández, directora del Departamento de Industria, Energía, Medioambiente y Clima de CEOE han puesto de manifiesto su confianza en la idoneidad del despliegue de nuevos proyectos de producción de gases renovables y del aprovechamiento eficiente de la moderna y resiliente infraestructura de transporte y distribución con la que cuenta España.

Por estos motivos, Sedigas ha aprovechado para volver a reivindicar la necesidad de ser más ambiciosos con los objetivos que puede asumir nuestro país; que podría tener un papel esencial para la transformación energética de Europa y reducir la dependencia exterior con recursos autóctonos.