Si todos los españoles fueran de vacaciones en coche eléctrico ahorrarían 5 millones de toneladas de CO2

Si todos los españoles fueran de vacaciones en coche eléctrico ahorrarían 5 millones de toneladas de CO2

Un coche eléctrico por kilómetro emite un 69% menos de C02 que un mismo coche de gasolina

El verano ya ha dado comienzo, y con él llegan las vacaciones, los viajes y la Operación Salida. Las vacaciones de 2022 son las primeras sin restricciones desde que apareció  la pandemia, por lo que se espera un ‘boom’ en el aumento de los viajes por parte de los españoles y, de hecho, según datos de Appinio, el 92% de los españoles tiene previsto viajar durante este año.

Este aumento de los desplazamientos es una gran noticia para el sector turístico, pero no tanto para el medio ambiente. Desde CargaTuCoche, plataforma española que conecta a las personas con la movilidad eléctrica gracias a la instalación de puntos de recarga, han analizado el impacto medioambiental que supondría si los viajes por carretera este verano fueran 100% eléctricos y han concluido que se reduciría en 5 millones de toneladas las emisiones de CO2 si todos los españoles viajarán este verano en coche eléctrico, lo que equivale a casi 2 años y medio de un Madrid sin tráfico.

La emisión de gases de efecto invernadero como fruto de los vehículos de combustión es un problema que sigue siendo capital para la sociedad y para las grandes ciudades. De hecho, según un estudio del Observatorio para la Sostenibilidad, tras la pandemia, el repunte en el uso del petróleo en el transporte no ha cesado, ni siquiera pese al encarecimiento de la gasolina, lo que ha provocado que las emisiones de gases invernadero aumentaron en España en 2021, casi un 6% en relación al año anterior.

La previsión es que en 2022 estas emisiones aumenten en España, y por ello uno de los principales retos de los organismos públicos es reducirlas y promover opciones de movilidad sostenibles como el vehículo eléctrico. En España, el pasado año se aprobó la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que, entre sus objetivos, fijaba 2040 como fecha para dejar de vender vehículos de combustión, incluidos los híbridos. En cuanto a la legislación europea, este mismo mes el Parlamento Europeo aprobó la propuesta que prohibiría la venta de vehículos nuevos con motor de combustión en el año 2035, lo que adelanta cinco años la restricción e incluye también los motores híbridos.

Según datos de ACEA, la patronal europea de los fabricantes de vehículos, un coche eléctrico en Europa supone un ahorro del 69% en las emisiones de CO2 con un coche equivalente de gasolina. Pese a esto, el coche eléctrico todavía no está implantado en la sociedad española, de hecho, según datos del último Barómetro de electromovilidad de ANFAC, el proceso de electrificación en España avanza a un ritmo más lento del que debería, lo que hace que el país se encuentre por detrás de la media europea

En 2021 la cuota de mercado de los vehículos electrificados fue solo del 8%, porcentaje muy lejano a los de otros países europeos: Alemania (26%), Francia (18,3%) o Portugal (19,7%). Lo mismo ocurre con la red de recarga, España está a la cola en número de puntos de recarga públicos para vehículos eléctricos, con solo 245 por millón de habitantes. De ellos, el 83% son de carga lenta (inferiores a 22 kW), lo que suponen cargas de tres horas de media en la mayoría de los vehículos eléctricos actualmente en el mercado.