Tags Posts tagged with "bioenergía"

bioenergía

AIE, Shutterstock

La bioenergía moderna tendrá el mayor crecimiento en recursos renovables entre 2018 y 2023, lo que subraya su papel fundamental en la creación de una cartera renovable robusta y garantiza un sistema energético más seguro y sostenible, según el último pronóstico de mercado de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Las energías renovables continuarán su expansión en los próximos cinco años, cubriendo el 40% del crecimiento del consumo energético mundial, de acuerdo con el informe de análisis y previsiones de mercado Renewables 2018 de la AIE. Su uso continúa aumentando más rápidamente en el sector eléctrico, y representará casi un tercio de la generación eléctrica total mundial en 2023. Debido al apoyo político más débil y las barreras adicionales al despliegue, el uso de energías renovables se expande mucho más lentamente en los sectores de transporte y calefacción.

Si bien continuará el crecimiento de las energías solar fotovoltaica y eólica en el sector eléctrico, la bioenergía sigue siendo la mayor fuente de energía renovable debido a su uso generalizado en calefacción y transporte, sectores en los que otras energías renovables desempeñan actualmente un papel mucho más pequeño.

“La bioenergía moderna es el gigante ignorado en el campo de las energías renovables”, dijo el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE. “Su participación en el consumo mundial total de energías renovables es de aproximadamente el 50% en la actualidad, es decir, tanto como la energía hidráulica, eólica, solar y todas las demás fuentes de energía renovables combinadas. Esperamos que la bioenergía moderna continúe liderando el campo, y tiene grandes perspectivas de un mayor crecimiento. Pero serán esenciales políticas correctas y rigurosas regulaciones de sostenibilidad para alcanzar su máximo potencial”.

El enfoque en la bioenergía es parte del análisis de la AIE de los “puntos ciegos” del sistema energético, cuestiones que son críticas para la evolución del sector energético pero que reciben menos atención de la que merecen, como el impacto de los sistemas de aire acondicionado en la demanda de electricidad, o el creciente impacto de los productos petroquímicos en la demanda mundial de petróleo. Suponiendo que estén en vigor fuertes medidas de sostenibilidad, el informe identifica un potencial adicional, sin explotar, de la bioenergía para hacer más verde y diversificar el uso de la energía en los sectores industrial y transporte.

China lidera el crecimiento mundial en energía renovable como resultado de las políticas para descarbonizar todos los sectores y reducir la contaminación atmosférica, y se convierte en el mayor consumidor de energía renovable, superando a la Unión Europea en 2023. Entre los mayores consumidores de energía del mundo, Brasil tiene el mayor proporción de energías renovables en gran medida: casi el 45% del consumo total de energía final en 2023, impulsado por una contribución significativa de la bioenergía y la energía hidroeléctrica.

Mientras tanto, la energía solar fotovoltaica domina la expansión de la potencia eléctrica renovable. Las adición de 178 GW de potencia renovable en 2017 batió otro récord, representando por primera vez más de dos tercios del crecimiento de la potencia eléctrica neta mundial. La potencia fotovoltaica fue la que más se expandió (97 GW), más de la mitad en China. Mientras tanto, las adiciones de eólica terrestre disminuyeron globalmente por segundo año consecutivo, y el crecimiento de la energía hidroeléctrica continuó desacelerándose.

Se pronostica que la potencia fotovoltaica aumentará en casi 600 GW, más que todas las demás tecnologías renovables combinadas, o hasta el doble de la capacidad total de Japón, alcanzando 1 TW al final del período de pronóstico. A pesar de los recientes cambios políticos, China sigue siendo el líder absoluto en fotovoltaica, con casi el 40% de la potencia fotovoltaica instalada a nivel mundial en 2023. EE.UU. sigue siendo el segundo mayor mercado de crecimiento para la fotovoltaica, seguido de India, cuya potencia se cuadruplica.

La energía eólica sigue siendo el segundo mayor contribuyente al crecimiento de la potencia renovable, mientras que la energía hidroeléctrica sigue siendo la mayor fuente de electricidad renovable para 2023. Similar a la previsión del año pasado, se espera que la potencia eólica se expanda en un 60%. Mientras tanto, impulsada por el progreso tecnológico y las significativas reducciones de costes, la potencia eólica marina se triplica, con un crecimiento que va más allá de Europa a Asia y Norteamérica.

Incluso con tecnologías renovables cada vez más competitivas, las políticas apropiadas y el diseño del mercado son críticos. En un caso acelerado, que supone mayores medidas de apoyo gubernamental, la expansión de las energías renovables en la electricidad y en el transporte podría ser un 25% mayor.

El potencial sin explotar de la bioenergía en las industrias del cemento, el azúcar y el etanol también es significativo. El crecimiento de la bioenergía en los sectores de industria, transporte y electricidad combinados podría ser tan considerable como el de otras energías renovables en el sector eléctrico. Una proporción significativa de este potencial se basa en los residuos que ofrecen bajas emisiones de gases de efecto invernadero y mitigan las preocupaciones sobre el cambio de uso de la tierra. Además, el uso de estos recursos puede mejorar la gestión de residuos y la calidad del aire.

El sector agrega un récord de 167 GW de capacidad de generación, creciendo un 8,3% en 2017

A finales de 2017, la capacidad mundial de generación renovable aumentó en 167 GW y alcanzó los 2.179 GW en todo el mundo. Esto representa un crecimiento anual de alrededor del 8,3%, según los nuevos datos publicados por la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). Renewable Capacity Statistics 2018 son las cifras más completas, actualizadas y accesibles sobre estadísticas de capacidad de energía renovable. Contienen casi 15.000 fuentes de datos de más de 200 países y territorios. 

Estos últimos datos confirman que la transición energética mundial continúa avanzando a un ritmo acelerado, gracias a la rápida caída de los precios, las mejoras tecnológicas y un entorno político cada vez más favorable“, dijo el Director General de IRENA, Adnan Z. Amin. “La energía renovable es ya la solución para los países que buscan apoyar el crecimiento económico y la creación de empleo, al igual que para aquellos que buscan limitar las emisiones de carbono, ampliar el acceso a la energía, reducir la contaminación atmosférica y mejorar la seguridad energética.”

A pesar de esta clara evidencia de fortaleza en el sector de generación de energía, una transformación energética completa va más allá de la electricidad incluyendo los sectores de uso final de calefacción, refrigeración y transporte, donde hay una oportunidad sustancial para el crecimiento de las energías renovables,” agregó el Sr. Amin.

La energía solar fotovoltaica creció un sorprendente 32% en 2017, seguida de la energía eólica, que creció un 10%. Detrás de este crecimiento están las reducciones sustanciales de costes, con el LCOE de la energía solar fotovoltaica disminuyendo en un 73% y el de la energía eólica terrestre en casi una cuarta parte entre 2010 y 2017. Ambas tecnologías están ahora dentro del rango de costes de la energía generada mediante fósiles combustibles.

China continuó liderando las adiciones de capacidad global, instalando casi la mitad de toda la nueva capacidad en 2017. El 10% de todas las nuevas incorporaciones de capacidad provino de India, principalmente en solar y eólica. Asia representó el 64% de las nuevas adiciones de capacidad en 2017, frente al 58% del año pasado. Europa agregó 24 GW de nueva capacidad en 2017, seguida de Norteamérica con 16 GW. Brasil se puso en el camino de un despliegue acelerado de energías renovables, instalando 1 GW de generación solar, un aumento de diez veces respecto al año anterior.

La capacidad de las energías renovables sin conexión a red experimentó un crecimiento sin precedentes en 2017, con un estimado de 6,6 GW sirviendo a clientes no conectados a la red. Esto representa un crecimiento del 10% respecto del año pasado, con alrededor de 146 millones de personas que ahora usan energías renovables sin conexión a red.

Aspectos destacados por tecnología

Energía hidroeléctrica: la cantidad de nueva capacidad hidroeléctrica encargada en 2017 fue la más baja observada en la última década. Brasil y China siguieron representando la mayor parte de esta expansión (12,4 GW o 60% de toda la nueva capacidad). La capacidad hidráulica también aumentó en más de 1 GW en Angola e India.

Energía eólica: tres cuartas partes de la nueva capacidad de energía eólica se instalaron en cinco países: China (15 GW), EE.UU. (6 GW), Alemania (6 GW), Reino Unido (4 GW) e India (4 GW). Brasil y Francia también instalaron más de 1 GW.

Bioenergía: Asia siguió representando la mayor parte del aumento en la capacidad de bioenergía, con aumentos de 2,1 GW en China, 510 MW en India y 430 MW en Tailandia. La capacidad de bioenergía también aumentó en Europa (1GW) y Sudamérica (0,5 GW), pero el aumento en Sudamérica fue relativamente bajo en comparación con años anteriores.

Energía solar: Asia continuó dominando la expansión de la capacidad solar mundial, con un aumento de 72 GW. Tres países representaron la mayor parte de este crecimiento, con aumentos de 53 GW (+68%) en China, 9,6 GW (+100%) en India y 7 GW (+17%) en Japón. Solo China representó más de la mitad de toda la nueva capacidad solar instalada en 2017. Otros países que instalaron más de 1 GW de energía solar en 2017 fueron: EE.UU. (8,2 GW), Turquía (2,6 GW, Alemania (1,7 GW), Australia (1,2 GW); Corea del Sur (1,1 GW) y Brasil (1 GW).

Energía geotérmica: la capacidad de energía geotérmica aumentó en 644 MW en 2017, con importantes expansiones en Indonesia (306 MW) y Turquía (243 MW). Turquía superó el nivel de capacidad geotérmica de 1 GW al final del año e Indonesia se acerca rápidamente a los 2 GW.

El pasado martes, 21 de noviembre, se celebra el ‘Día Europeo de la Bioenergía’, fecha a partir de la cual la demanda energética se podría satisfacer exclusivamente con biomasa hasta final de año. Según los datos de la Asociación Europea de Biomasa (AEBIOM), Europa podría abastecerse con energía renovable durante 66 días en 2017, de los que en 41 días se utilizaría solo biomasa.

Unos datos que ponen de manifiesto el “papel fundamental” que juega la biomasa en la transición a la energía renovable, según ha explicado el presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, AVEBIOM, Javier Díaz. “La bioenergía es la fuente de energía renovable más importante en Europa, que está cerca de sobrepasar al carbón para convertirse en la primera fuente de energía autóctona”.

España, desde el 3 de diciembre

España, por su parte, sería autosuficiente con biomasa durante 28 días, por lo que celebrará el ‘Día de la Bioenergía’ el próximo 3 de diciembre. En el ranking europeo, se sitúa en el puesto número 23 (junto con Bélgica) de los países con capacidad para atender la demanda energética solo con biomasa, lejos de Suecia, con 132 días.

Para analizar la situación actual y las previsiones para los próximos años, coincidiendo con esta fecha tuvo lugar la “European Bioenergy Future Conference” los días 21 y 22 de noviembre en Bruselas.

“La Bioenergía incluye una gran diversidad de fuentes de materia y tecnologías que generan multitud de beneficios sociales y medioambientales en Europa. Todavía se puede generar más bioenergía, y hacerlo de una forma sostenible. Debemos confiar en que cada año el Día de Bioenergía suceda antes”, ha indicado Didzis Palejs, presidente de AEBIOM.

Según AEBIOM, el sector de la bioenergía debería aspirar a adelantar el Día de la Bioenergía al mes de octubre en 2030, alcanzando un objetivo del 35% de renovables y con la biomasa con un papel fundamental.

Planta de Biomasa de Navia (ENCE Energia y Celulosa)

APPA Biomasa reclama un mayor protagonismo para la bioenergía en el mix energético tras la comunicación del cierre definitivo de la central nuclear de Garoña (Burgos). La potencia aportada por las centrales nucleares que se cierren debería sustituirse con renovables que aporten potencia firme y gestionable, como la biomasa.

El anuncio del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, de que el Gobierno deniega la renovación de la central nuclear de Garoña abre un necesario debate sobre el mix energético que debe tener España en un futuro cada vez más próximo. En este mix, la biomasa aporta potencia firma y gestionable, exactamente lo que necesita el sistema para poder suplir la falta de la central que se va a desmantelar.

Una tecnología gestionable y renovable

La producción de electricidad con biomasa permite muy altas utilizaciones, de hasta 8.300 horas/año, a pesar de ello esta tecnología ha sido la gran olvidada de las subastas celebradas en 2017. “El precio no puede ser la única variable que se considere, especialmente cuando la biomasa es una de las renovables que mayor estabilidad tiene, independientemente de las condiciones estacionales o atmosféricas”, ha explicado Jordi Aguiló, presidente de APPA Biomasa.

Los objetivos de renovables y descarbonización marcados para 2020 y los que se están barajando para 2030 y 2050, hacen necesario que todas las tecnologías renovables, especialmente las gestionables y que aporten potencia firme al sistema, sean tenidas en cuenta. En la actualidad, España cuenta con 519 MW instalados de biomasa sólida, 225 MW de biogás y 294 MW correspondientes a la fracción de residuos renovables. En total, apenas 1.038 MW instalados de bioenergía en nuestro mix eléctrico que podrían aumentar considerablemente de contar con subastas específicas para estas tecnologías.

Importantes beneficios: empleo y reducción de incendios

Según Aguiló, los beneficios medioambientales y sociales deben ponerse en la balanza a la hora de diseñar nuestra transición energética: “El uso de la biomasa evita la quema descontrolada de residuos agrícolas, reduciendo las incendios y valorizando los recursos del campo. Adicionalmente, genera 30 empleos por megavatio que quedan fijados en zonas rurales, tradicionalmente castigadas por el desempleo”, ha defendido Jordi Aguiló.

El suministro de biomasa representa tres cuartas partes del suministro total de energía renovable

La Asociación Mundial de la Bioenergía (WBA), acaba de lanzar el informe sobre Estadísticas Globales de Bioenergía 2017. Es el cuarto de una serie de informes centrados en el desarrollo de la bioenergía a nivel mundial. Algunas conclusiones clave son:

En 2014, la oferta de biomasa a nivel mundial ha aumentado a 59,2 EJ – un aumento de 2,6% respecto al año anterior. En conjunto, esto representó el 10,3% del suministro energético mundial. El suministro de biomasa representa tres cuartas partes del suministro total de energía renovable.

 

En el mismo año, el consumo de energías renovables aumentó a 66,9 EJ – representando el 18,6% del mix energético mundial. Esto muestra un modesto aumento del 0,2% con respecto al año anterior. La bioenergía como la mayor fuente de energía renovable tiene un consumo total de 50,5 EJ – 14% del mix energético global.

En el sector eléctrico, la bioenergía es la tercera fuente de energía renovable con una generación de 493 TWh. La electricidad renovable en general representó el 23% del sector eléctrico en general. La solar y eólica son las tecnologías de más rápido crecimiento con tasas de crecimiento de 45,1% y 25,1%, respectivamente.

La participación de las energías renovables en el calor derivado (el calor producido en las centrales eléctricas) y el calor directo (calor consumido directamente) es de un 7,1% y un 27,7% global. El sector del calor renovable está dominado por la biomasa como principal fuente de energía.

En el transporte, el progreso es insuficiente. Sólo el 2,8% del sector mundial del transporte es impulsado por biocombustibles líquidos. La producción de biocombustibles está creciendo a un ritmo más rápido que la tasa de electrificación del transporte.

El sector forestal continúa siendo una parte clave del suministro de biomasa que representa el 87% del suministro total de biomasa que proporciona leña, residuos de la industria maderera, madera recuperada, carbón vegetal, etc. El sector agrícola contribuye con el 10% mediante el uso de subproductos animales, subproductos agrícolas y cultivos energéticos. Una de las maneras de aumentar la oferta de estos sectores es utilizar los residuos. Una estimación teórica baja muestra un potencial de al menos 20,4 EJ. Por último, la conversión energética de residuos está aumentando un 4% anual y Europa lidera el camino, con el 55% de conversión de residuos en energía.

Las cifras oficiales muestran que la producción de biocombustibles líquidos ha alcanzado los 126.000 millones de litros en todo el mundo, con 95.100 millones de litros producidos en América, Estados Unidos y Brasil principalmente. La producción simultánea de 75,3 millones de toneladas de proteínas es un beneficio añadido de la industria de los biocombustibles. La producción de pellets está aumentando rápidamente, con un volumen de producción actual de 28 millones de toneladas (1,6 millones de toneladas de aumento en un año). El 59% de la producción está en Europa. Corea del Sur y Japón son los mayores importadores de pellets después de la UE. La producción de biogás alcanzó los 58.700 millones de Nm3, con una tasa de crecimiento promedio del 11,2%. Casi la mitad de la producción de biogás se produce en Europa. La producción de carbón vegetal mantuvo sus volúmenes de producción de 52 millones de toneladas.

Por último, el sector de la bioenergía ha empleado a 2,8 millones de personas, sin contabilizar los empleos en el sector tradicional de la biomasa.

Las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía pueden reducirse en un 70% para 2050 y desaparecer completamente para 2060 con una perspectiva económica positiva neta, según los nuevos resultados publicados por IRENA. Perspectivas para la Transición Energética: Necesidades de Inversión para una Transición hacia una Energía Baja en Carbono, presenta el caso de que el mayor despliegue de energía renovable y eficiencia energética en los países del G20 y a nivel mundial, puede lograr las reducciones de emisiones necesarias para mantener el aumento de la temperatura global a no más 2ºC, evitando los impactos más severos del cambio climático.

En 2015 se emitieron en todo el mundo 32 Gt de CO2 relacionadas con la energía. El informe indica que las emisiones tendrán que caer continuamente a 9,5 Gt en 2050 para limitar el calentamiento a no más de 2ºC por encima de las temperaturas preindustriales. El 90% de esta reducción de emisiones se puede lograr mediante la expansión del despliegue de la energía renovable y la mejora de la eficiencia energética.

 

La energía renovable representa ahora el 24% de la generación mundial de energía y el 16% del suministro de energía primaria. Para alcanzar la descarbonización, el informe señala que para 2050, las energías renovables deberían ser el 80% de la generación eléctrica y el 65% del suministro total de energía primaria, basándose en el rápido crecimiento acelerado, especialmente de solar y eólica. Pero también otros sectores como edificación, industria y transporte necesitan más bioenergía, calefacción solar y electricidad a partir de fuentes renovables, que sustituyan la energía convencional. Los vehículos eléctricos deben convertirse en el tipo de automóvil predominante en 2050. La producción de biocombustibles líquidos debe crecer diez veces. Los edificios alta eficiencia deben convertirse en la norma. El despliegue de bombas de calor debe acelerarse y un total de 2.000 millones de edificios tendrá que ser construido o renovado.

Si bien en general la inversión en energía necesaria para descarbonizar el sector energético es sustancial (29 b$ hasta 2050), representa una pequeña parte (0,4%) del PIB mundial. Además, el análisis macroeconómico de IRENA sugiere que dicha inversión crea un estímulo que, junto con otras políticas favorables al crecimiento, permitirá:

  • Aumentar el PIB mundial en un 0,8% en 2050.
  • Generar nuevos empleos en el sector de las renovables, que compensarían con creces las pérdidas de empleos en la industria de combustibles fósiles, creando nuevos empleos gracias a las actividades de eficiencia energética.
  • Mejorar el bienestar humano a través de importantes beneficios ambientales y sanitarios adicionales gracias a la reducción de la contaminación atmosférica.

En el informe se piden esfuerzos políticos para crear un marco propicio y rediseñar los mercados de la energía. La intensificación de las señales de precios y la fijación de precios sobre el carbono pueden ayudar a crear condiciones equitativas, cuando se complementan con otras medidas, y el informe hace hincapié en la importancia de considerar las necesidades de las personas sin acceso a la energía.

La Unión Europea promueve con vigor el establecimiento y el desarrollo de una bioeconomía sostenible en Europa, y uno de sus componentes esenciales es un mayor aprovechamiento de biomasa, es decir, materia orgánica de la que se pueden obtener productos químicos, materiales, energía, fármacos y muchos otros productos innovadores y sostenibles. Esa transición hacia la biomasa es impulsada por cuantiosos esfuerzos de investigación y desarrollo (I+D) enmarcados en el 7PM y Horizonte 2020

El fomento de la producción y captación de biomasa podría brindar multitud de ventajas formidables para la economía de la UE y para su sociedad. Por ejemplo, ello favorecerá la lucha que la UE libra contra el cambio climático, contribuirá a la seguridad alimentaria europea y mundial, deparará elementos básicos para obtener materias primas nuevas y sostenibles y ayudará a diversificar las fuentes de energía de la UE. Asimismo, el cultivo y la obtención de biomasa espolearán el crecimiento económico a largo plazo de la UE y serían impulsores clave para la creación de empleos nuevos y muy cualificados en el entorno de una bioeconomía próspera y dinámica.

En particular, el sector agrícola desempeñará un papel crucial de cara a que fructifique todo el potencial que atesora la biomasa. La Comisión Europea estudia y respalda numerosas opciones prometedoras, como son el desarrollo de cultivos industriales capaces de crecer en suelos marginales, el uso pionero de métodos de diversificación de cultivos y la plantación de cultivos polivalentes (que sirven a la vez como fuente de alimento y como recurso no alimentario).

 

En conjunto, se pretende que estos esfuerzos aporten al sector agrícola los conocimientos y la experiencia necesarios para apuntalar estrategias de resistencia y eficiencia en el uso de los recursos y también técnicas de producción de biomasa que posean un mayor rendimiento pero, a la vez, no hagan peligrar las metas en materia de sostenibilidad ni los ecosistemas locales.

Este Results Pack de CORDIS repasa ocho proyectos financiados con fondos europeos que han tomado la iniciativa con miras a integrar tecnologías de biomasa novedosas en la bioeconomía de Europa.

Uno de los proyectos seleccionados es EUROPRUNING, en el que se ha creado una cadena de valor «de madera de poda a energía» realmente innovadora. También destaca el proyecto ITAKA, que ha utilizado aceite de camelina para obtener un combustible biojet comercial y sostenible que es válido para la industria aeronáutica y otros sectores.

Por otro lado, el proyecto GRASSMARGINS ha determinado cuáles son las plantas herbáceas perennes óptimas para servir como cultivos de biomasa en tierra marginal no cultivable, mientras que el consorcio de OPTIMA ha cultivado herbáceas perennes de gran rendimiento que pueden servir como fuente de numerosos productos biológicos nuevos y apasionantes.

Fuente: CORDIS

Planta de biomasa Drax, Reino Unido / Drax biomass power plant , UK

A pesar de una caída en las adiciones anuales, el mercado mundial de la bioenergía está posicionado para mostrar un crecimiento constante, pasando de 106,2 GW de potencia instalada en 2015 a 165,2 GW en 2025, a una tasa compuesta de crecimiento anual del 4,4%, de acuerdo a la firma de investigación y consultoría GlobalData. El último informe de la empresa señala que la bioenergía es un nicho de mercado en el sector de las energías renovables, y es probable que crezca a un ritmo significativo en el futuro. A pesar de que la bioenergía no es un concepto nuevo, los avances recientes han mejorado el rendimiento y la fiabilidad. Los aumentos en la demanda de energía y la preocupación mundial por el cambio climático son los principales impulsores del crecimiento de la industria de la bioenergía.

El principal factor para el éxito del despliegue de las plantas de bioenergía a gran escala es el apoyo gubernamental en términos de obligaciones de energía renovable e incentivos financieros, tales como los subsidios y créditos fiscales a la producción. Además, las regulaciones ambientales para la reducción de emisiones desalientan el uso de combustibles fósiles para la generación de energía, lo que significan que se requieren alternativas como la bioenergía u otras fuentes de energía renovables.

Las prácticas de gestión de residuos, tales como el compostaje y el relleno de tierras, apoyan indirectamente la generación de bioenergía, y muchas industrias han establecido instalaciones de bioenergía para gestionar sus residuos. Con el apoyo financiero y las obligaciones gubernamentales adecuados en vigor, las instalaciones de bioenergía se han convertido en una opción más viable, y una solución adecuada a la cuestión de la gestión de residuos. La conversión de residuos en energía resuelve los problemas de gestión de residuos y de energía sostenible.

Las diez principales plantas de bioenergía en funcionamiento utilizan principalmente madera o subproductos agrícola, y Europa y EE.UU. dominan geográficamente el mercado. La planta de biomasa de Drax, en Reino Unido, es la mayor planta de bioenergía en funcionamiento, con 630 MW de potencia total. Otras grandes plantas son: Jaboticabal, planta de biomasa de 302 MW y propiedad de la empresa brasileña Destiliaria Santa Clara Ltd, y Aros G4 CHP, que es propiedad de Mälarenergi AB y tiene una potencia de 243 MW.

El pasado mes de febrero el Laboratorio de Metrología Eléctrica (LME) de CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos), consiguió la acreditación por ENAC para la realización del ensayo a calderas especiales para combustibles sólidos, convirtiéndose en el primer laboratorio acreditado en nuestro país bajo la norma UNE-EN 303-5:2013. Esta acreditación permitirá reducir los costes y la complejidad del ensayo a los fabricantes al poder contar con un centro acreditado a nivel nacional.

Hasta la fecha, no existía en España ningún laboratorio de ensayo acreditado de acuerdo a esta norma, por lo que para realizar el ensayo de calderas era necesario enviarlas a un laboratorio acreditado en el extranjero. CIRCE realiza los ensayos “in situ”, desplazando su equipo a las instalaciones del fabricante. Esto permite una reducción de costes derivados del transporte, pero aún más, un mayor conocimiento del fabricante sobre su caldera y el ensayo al estar realizado en sus propias instalaciones.

El alcance de la acreditación cubre ensayos a calderas especiales para combustibles sólidos de carga manual y/o automática y potencia útil nominal de hasta 500 kW, y permite determinar las prestaciones de rendimiento, emisiones gaseosas y emisiones de partículas a potencia nominal y potencia mínima, así como los requisitos de seguridad que deben cumplir dichas calderas.

Con este servicio CIRCE fomentará la competitividad de los fabricantes de calderas favoreciendo la puesta en mercado de calderas más eficientes y sostenibles.

Energía y Celulosa instalará en Baamonde (Lugo) uno de los tres centros de bioenergía que la compañía pondrá en funcionamiento a lo largo de los próximos meses en Galicia. Entre las actividades del nuevo centro destaca captación y astillado de madera de eucalipto y de pino, que servirá como biocombustible de instalaciones térmicas renovables de calefacción y agua caliente sanitaria, sustituyendo a combustibles fósiles y no autóctonos como el gasoil.

El Centro de Bioenergía de Ence en Baamonde también se centrará en el alquiler de moderna maquinaria forestal y la formación en su utilización, lo que supondrá un impulso a la actividad de la comarca de la Terra Cha. De esta forma, la compañía pretende mejorar la competitividad del sector forestal en Galicia y aumentar la seguridad de las personas en las actividades forestales en la comunidad.

Así mismo, el Centro pondrá a la venta plantas y semillas de eucalipto para potenciar el rendimiento en la producción de madera de los propietarios forestales de la comarca. Hay que destacar que también se pondrán a disposición de los propietarios especies autóctonas con lo que estos centros contribuirán a la biodiversidad y la recuperación de especies autóctonas, constituyendo un impulso a los más rigurosos estándares de certificación forestal sostenible.

Baamonde, en donde Ence no dispone en la actualidad de instalaciones, es un emplazamiento muy adecuado para los objetivos que persigue la compañía dado que está muy bien comunicada y goza de gran presencia de masas forestales, tanto de eucalipto como de pino, así como de un gran número de propietarios forestales, comunidades de montes y suministradores de pequeño y gran tamaño.

Los nuevos centros de bioenergía que Ence pondrá en funcionamiento en Galicia forman parte del compromiso de inversión y generación de empleo que se ha impuesto la compañía en la comunidad, tras la prórroga de la concesión de la fábrica de celulosa en Pontevedra. La inversión prevista por Ence en estos centros contribuirá a la generación de 24 nuevos empleos y beneficiará a todo el sector forestal al mejorar la capacidad de transformación de madera gallega para su comercialización en forma de biocombustible.