Tags Posts tagged with "cambio climático"

cambio climático

El futuro del sector energético en España y en todo el mundo se enfrenta a una transformación radical, que dará como resultado un nuevo modelo sostenible, descentralizado, inclusivo y digital. Esta es la principal visión que hoy martes han coincidido en señalar el fundador y CEO de Factorenergia, Emilio Rousaud, y el catedrático y decano de energía, tecnología e innovación de la Singularity University de California, Ramez Naam, en la jornada Factores de Futuro, un encuentro entre autoridades, expertos y especialistas de los medios de comunicación para debatir sobre las grandes tendencias del sector.

 

La lucha contra el cambio climático y el calentamiento global es uno de los grandes retos que afronta la Humanidad en este siglo XXI. En este contexto, el fomento de la sostenibilidad es el camino que deben seguir las empresas y el conjunto de la sociedad para mantener un ecosistema en equilibrio y un planeta que siga siendo habitable para las nuevas generaciones. Por ello, el cambio de modelo energético es algo necesario para las sociedades del presente y del futuro, han convenido en apuntar Rousaud y Naam.

Según Rousaud, también la revolución que está viviendo un sector tan importante para las sociedades industrializadas como es la automoción anticipa el cambio de modelo energético. El auge de la movilidad sostenible, que tiene como pilar el fomento del vehículo eléctrico, es uno de los elementos claves de dicha transición energética.

Naam: “La producción eléctrica se encuentra ante un escenario de disrupción”

Naam ha detallado que la producción de energía renovable pasó por una primera fase
-entre 1980 y 2015- de lento crecimiento gracias a los subsidios, para encarar luego un periodo en el que empezaron a construirse plantas eólicas y solares -incluso sin ayudas públicas- que podían ser más baratas que producir otras nuevas basadas en el gas o el carbón.

Actualmente, ha afirmado que nos hallamos ante una fase realmente “disruptiva”, en la que construir dichas plantas renovables está cerca de ser más barato que operar las ya existentes de gas y carbón. El fenómeno se iniciará en algunas zonas de Estados Unidos, Alemania y España antes de 2020, pero también en determinadas regiones de países emergentes como China o India antes de 2025.

0 12

La Fundación Renovables ha presentado en Madrid el informe “Escenario, políticas y directrices para la transición energética”, un documento de propuestas e ideología energética en el que desarrolla las directrices fundamentales para culminarla con éxito y a tiempo. Además, hace un repaso a la evolución de este proceso ineludible y urgente en nuestro país y enjuicia los diferentes textos legislativos nacionales y europeos que tienen relación con él y con las actuaciones frente al cambio climático.
El objetivo de este nuevo informe es sentar las bases que permitan entablar un diálogo y procurar un consenso que abra el camino para implantar una nueva cultura de la energía ante la emergencia de actuar.

El documento insiste en que la transición energética hacia un modelo que cubra la demanda final al 100% con renovables para el año 2050 es urgente e ineludible y una oportunidad para transformar el modelo económico y el tejido productivo de nuestro país. En este sentido, considera que se debe aumentar la estrategia climática presentada por el Gobierno.

En la presentación, el presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, ha pedido una Vicepresidencia de Sostenibilidad y ha insistido en la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado que dé prioridad a la energía como un bien común, escaso y de primera necesidad y que responda a una hoja de ruta consensuada a largo plazo sin pérdida de exigencia.

La actual situación de emergencia climática convierte en urgente la actuación sobre las ciudades donde vivimos más del 80% de la población y con graves problemas en la calidad del aire que respiramos. El entorno urbano es el motor para el cambio que debe otorgar a la ciudadanía un papel principal y permitirle poder gestionar y elegir cómo consume o produce la energía.

Este nuevo informe presta especial atención al medio rural, proponiendo también un paquete de medidas que ayuden a incorporar las renovables como elemento de generación de valor e implantar un desarrollo del medio rural más sostenible, adaptado a la climatología y a la disponibilidad de recursos.
Las directrices que propone la Fundación Renovables están organizadas en cuatro grandes líneas de análisis: energía y sociedad; energía y territorio; energía como generadora de valor y transversalidad.

Energía y sociedad

La Fundación Renovables propone abrir un debate social y político para consensuar una nueva forma de relacionarnos con la energía (relaciones sociales, productivas, de empleo, transporte, vivienda, ocio, etc.) que nos permita mantenernos dentro de los límites sostenibles del planeta de acuerdo con un principio de prioridad de usos y estableciendo un calendario de sustitución de las energías no sostenibles por las que sí lo son.

Apuesta por actuar sobre la demanda en una triple dirección: eficiencia, electrificación y renovables, promoviendo la gestión de la demanda de energía con el objetivo de que el consumidor asuma su corresponsabilidad y se convierta en un agente activo del sistema energético.

Ofrece también una serie de propuestas para avanzar hacia el acceso universal a la energía y solucionar el problema de la pobreza energética a través de la creación de tarifas sociales adaptadas en función del nivel de renta; el desarrollo de un plan de rehabilitación de viviendas vulnerables y la consideración de la electricidad como servicio público.

Las nuevas formas de organización energética, como el autoconsumo, son otro gran pilar del cambio. El autoconsumo, además de empoderar al consumidor y facilitar el paso de un modelo centralizado a uno más distribuido, supone una importante diversificación de recursos y de actores empresariales ligados al territorio y a la pequeña empresa. Para esta actividad la Fundación propone la existencia de un objetivo específico del 10% de la energía eléctrica generada a 2030 y del 20% y el 30% para 2040 y 2050 respectivamente.

Energía y territorio

La Fundación Renovables propone orientar los desarrollos urbanos y los procesos de urbanización con criterios de sostenibilidad energética de manera que mejoren la cohesión social y la calidad de vida y del aire. Hay que recobrar la dimensión humana de las ciudades y la idea y escala de barrio, así como poner en el centro a las personas y apostar por la recuperación del espacio público.

En cuanto al sector agrario y ganadero, el informe defiende la electrificación con renovables a través de: autoconsumo y generación distribuida, comunidades energéticas, sociedades de promoción energética mixtas entre agricultores y administración; funcionamiento con energías renovables de todas las instalaciones de riego y ganaderas; sistemas de digestión para el tratamiento de residuos ganaderos en instalaciones extensivas y rehabilitación energética. Todo ello evitando cambios de uso del suelo que conduzcan al abandono de suelos fértiles por instalaciones de producción de electricidad.

El informe defiende una gestión forestal sostenible que emplee la biomasa como fuente local para fines energéticos en el medio rural y reclama una Ley de Silvicultura Sostenible que tenga un carácter finalista y visión estratégica.

Los ayuntamientos deben tener capacidad legal para desempeñar el papel que han asumido en todo este proceso. Para potenciar su labor, la Fundación Renovables reclama modificar la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, de modo que se aumente su capacidad de actuación.

La energía como generadora de valor

La Fundación Renovables defiende un modelo de movilidad urbana bajo en carbono, con cero emisiones de gases contaminantes, más inclusivo y económico, en el que se priorice la accesibilidad a los bienes y servicios frente a las necesidades de movilidad motorizada. En este modelo, la movilidad activa (peatones y bicicletas) y el transporte público colectivo son elementos esenciales.

Asimismo, apuesta por la implantación de los vehículos eléctricos (VE), mayoritariamente para uso compartido y con capacidad de intercambio activo con la red de suministro.

En cuanto a la edificación y rehabilitación propone un programa de actuaciones que contribuya a la rehabilitación energética y mejora de la habitabilidad del actual parque inmobiliario, muy intensivo en recursos materiales, agua y energía durante la fase constructiva.

El documento “Escenario, políticas y directrices para la transición energética” incide, además, en el hecho de que la transición energética es una oportunidad para crear una industria de la eficiencia y la generación renovable. Abre líneas de actividad tanto para la industria de bienes de equipo como para la prestación de servicios de gran valor económico en sectores como el de la eficiencia energética, la instalación de sistemas de generación centralizada renovable o el autoconsumo.

Es necesario también el aprovechamiento de procesos disruptivos. Estos procesos se derivan de la reducción de los costes de la fotovoltaica y las baterías y de la capacidad de generar valor y permitir la toma de decisiones con el “internet de las cosas”.

La transición energética es una oportunidad para actualizar el modelo industrial con un sistema que optimice el consumo de energía y materias primas según los principios de la economía circular, aumente la eficiencia y reduzca el impacto de los ciclos de materiales, agua y energía.

Transversalidad

Esta ineludible transformación de nuestro modelo productivo va a provocar importantes efectos sobre la economía, el empleo y, en definitiva, sobre toda la sociedad bajo unos principios básicos a preservar: que en sentido amplio, la transición energética sea justa intergeneracional, tecnológica, económica y socialmente y esté encaminada hacia una nueva cultura de la energía.

En concreto, hay que mantener un criterio de justicia intergeneracional, principalmente en lo que respecta a la erradicación de los combustibles fósiles y las energías no sostenibles. Es necesario el cierre de las centrales de carbón y nucleares.

Fiscalidad

Una de las grandes herramientas a favor del cambio debe ser la fiscalidad. El informe apuesta por una reforma fiscal en profundidad, que permita modificar –mediante señales adecuadas de precio– los hábitos de consumo de energía y, por tanto, la cobertura de nuestras necesidades energéticas. La política fiscal que defiende en materia energética debe ser activa y finalista en cuanto al gravamen de prácticas no deseables y fomento de las que sí lo son, según el principio de que “quien contamina paga”.

Las líneas de actuación de esta propuesta de fiscalidad abarcan: combustibles, eficiencia energética, emisiones, actividades productivas y no productivas, tratamiento y gestión de residuos, usos de suelo, edificación, plusvalías y deducciones y cargas impositivas (IRPF, Sociedades, IVA, tasas…).

La gobernanza y la participación ciudadana deben regir este proceso de cambio. Encarar la crisis climática requiere de diálogo social y de cooperación multiagente. Es necesario establecer mecanismos, órganos de gobierno e instrumentos que lo permitan, sin dejar a nadie atrás. La transformación de nuestro modelo de desarrollo para hacer frente al cambio climático es una ingente tarea que nos atañe a toda la ciudadanía.

Santa Lucía S.A. ha alcanzado un acuerdo con Endesa Energía, S.A. para garantizar que toda la energía eléctrica que consuma desde el 1 de abril hasta el 31 de marzo de 2020, sea “Energía Verde” generada a partir de fuentes de energía renovables y de cogeneración de alta eficiencia.

 

La aseguradora da este nuevo paso de la mano de su Departamento de Compras, como parte de su compromiso con el ODS 13, Acción por el clima, con el que quiere realizar una gestión más eficiente y sostenible de los recursos y minimizar la huella de carbono de su actividad. En 2017, la compañía ya presentó su Política Medioambiental, una guía que le permite enmarcar toda su actividad en los principios de responsabilidad y sostenibilidad. En 2018, se adhirió a la Comunidad #PorElClima, una plataforma que reúne a empresas y organizaciones de todos los sectores, ONG y personas particulares para actuar y trabajar para generar nuevas oportunidades y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI), en colaboración con la empresa de opinión pública mundial YouGov, ha publicado la sexta y última edición de la encuesta del BEI sobre el clima, que evalúa la percepción del cambio climático que tienen los ciudadanos en la UE, EE.UU. y China. Esta última ronda de resultados aborda las expectativas de los ciudadanos con respecto a la UE a la hora de luchar contra el cambio climático y sus preferencias en cuanto a políticas de acción por el clima.

La encuesta concluye que los ciudadanos españoles ven a la UE como la entidad pública más relevante en la lucha contra el cambio climático, con un impacto mayor que el de los gobiernos nacionales y locales. El 26% de los españoles se siente respaldado por la UE en sus acciones y comportamientos a favor del clima. Este porcentaje es 10 puntos más alto que el respaldo percibido del gobierno nacional (16%) y 3 puntos más alto que el referente a los gobiernos locales (23%). Este sentimiento en España está en línea con la percepción general en toda Europa, ya que el 27% de los europeos se siente respaldado por la UE en sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático.

No obstante, los españoles no están contentos con la eficacia de las medidas adoptadas por las instituciones públicas en la lucha contra el cambio climático. Solo un 21% considera eficaz las acciones de la UE para combatir el cambio climático. Los españoles son todavía más críticos con otras entidades públicas: las actuaciones de los gobiernos nacionales han sido valoradas positivamente solo por el 13% de los participantes. Hay que destacar que estas opiniones difieren significativamente según la edad de los encuestados, y que la generación más joven expresa una valoración más positiva. El 29% de la población con edades comprendidas entre los 18 y 34 años consideran eficaces las medidas aplicadas por la UE, mientras que en el caso de los españoles mayores de 55 años solo están de acuerdo un 16%.

Al preguntarles por las tres principales políticas de acción por el clima que pondrían en marcha si fueran jefes de gobierno, el 48% de los españoles optaría por que la totalidad de la producción de electricidad proviniera de energías renovables antes de 2050, y el 40% detendría la deforestación antes de 2025. Estos porcentajes también figuran entre los más elevados del resto de ciudadanos europeos.
Regionalmente, el 42% de los ciudadanos europeos y el 41% de los chinos estarían a favor de detener la deforestación para el año 2025 como primera prioridad política, mientras que el 30% de los estadounidenses elegiría como prioridad que toda la producción de electricidad procediera de energías renovables antes de 2050.

Emma Navarro, vicepresidenta del BEI responsable de la acción por el clima y el medio ambiente, ha reaccionado así a los resultados de la encuesta: “Estos últimos resultados de la encuesta del BEI sobre el clima ponen de manifiesto las altas expectativas que tienen los ciudadanos con respecto a la Unión Europea para luchar contra el cambio climático. Esto confirma la función de liderazgo que tiene que desempeñar el BEI y su responsabilidad como banco encargado de la acción por el clima en la UE y como la mayor entidad multilateral de financiación de proyectos de acción por clima en todo el mundo. Los resultados de las encuestas anteriores pusieron de relieve la necesidad de que el sector privado incremente sus esfuerzos en materia de acción por el clima y el alto nivel de compromiso de los propios ciudadanos. A la luz de todos estos resultados, seguiremos aumentando nuestras inversiones y movilizando la financiación privada para acelerar la transformación de nuestra sociedad hacia modelos de crecimiento más sostenibles y a ayudar a cumplir el Acuerdo de París“.

Las primeras decisiones de política climática que adoptarían los ciudadanos españoles si se convirtieran en jefes de gobierno:

– Hacer que el 100% de la producción eléctrica procediera de energías renovables antes de 2050 – 48%
– Detener la deforestación antes de 2025 (es decir, invertir en la lucha contra la deforestación mundial) – 40%
– Invertir en investigación y planificación de acciones para eliminar C02 – 35%
– Promover nuevas instalaciones industriales con bajas emisiones de carbono de aquí a 2025 – 27%
– Prohibir las bolsas de plástico para el año 2020 – 25%
– Asegurarse de que los edificios nuevos (casi) no consuman energía para el año 2020 – 23%
– Servicios de transporte público gratuito antes de 2020 – 22%
– Dejar de fabricar automóviles con motores de gasolina o diésel de aquí a 2030 – 19%
– Dejar de usar carbón para generar electricidad antes de 2025 – 17%
– Asegurarse de que los edificios existentes se renueven para que (casi) no consuman energía antes de 2050 – 16%
– No sé – 2%
– El cambio climático no existe – 1%
– Ninguna de las medidas anteriores – 0%

Red Eléctrica de España, ha iniciado en la web del operador del sistema eSios la publicación diaria del precio por MWh con el que se compensará a los autoconsumidores que viertan a la red la energía que no utilicen. Para ello, el usuario ha de tener un contrato de tarifa regulada o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor con una comercializadora de referencia y estar acogido al mecanismo de compensación simplificada definida en el Real Decreto 244/2019.

 

Ésta es una de las medidas aprobadas por el Ministerio para la Transición Ecológica que pretende impulsar las tecnologías de autoconsumo y de generación distribuida de origen renovable, reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera asociadas a la generación de electricidad y servir como herramienta para alcanzar los retos de descarbonización y lucha contra el cambio climático.

Este precio, con el que se compensará a los autoconsumidores, es el resultado de restar al precio medio horario (basado en el resultado del mercado diario e intradiario para cada hora del día) el coste de los desvíos. Para el cálculo de este valor no se tienen en cuenta los peajes de acceso. De esta manera, los autoconsumidores que viertan el excedente de generación renovable en la red, obtendrán una reducción sobre su factura de electricidad.

Según el Plan Nacional Integrado de Energía y clima 2021-2030, el autoconsumo es una herramienta relevante para alcanzar los objetivos de reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera y lucha contra el cambio climático fijados para 2030 en dicho documento.

La energía flexible es el resultado de ajustar la oferta y la demanda de energía en tiempo real en cada centro de consumo reduciendo la demanda de energía a la que realmente se necesite y desplazándola en función de la disponibilidad de renovables. Así define Javier García Breva la energía flexible en su último informe IPM, editado por IMEDIA, que presentó junto a Joan Herrera, Director General del IDAE.

Según el experto y líder de opinión Javier García Breva, la energía flexible es posible a través de las sinergias y la interacción entre el autoconsumo, baterías de almacenamiento, punto de recarga para el vehículo eléctrico, aplicaciones inteligentes y agregadores. “De esta manera se facilita al consumidor la gestión de la demanda, el acceso a la más alta eficiencia energética y su participación en el mercado eléctrico como consumidor activo”, explica.

En la presentación del Informe IPM “La energía flexible”, Joan Herrera, Director General del IDAE recalcó que las claves del nuevo modelo energético son la participación de los consumidores, la apertura de la competencia a nuevos actores, incentivar la generación en los centros de consumo y la fiscalidad verde.

Para Joan Herrera, “es necesaria la creación de conciencia de que nuestro país va a sufrir como ningún otro las consecuencias del cambio climático; sin embargo, España tiene un escenario de oportunidades como no ha tenido nunca y el PNIEC es solo el primer instrumento”. El Director General del IDAE señaló el modelo de subastas y de redes como objetivos a analizar para cambiar un modelo que se ha quedado antiguo; así como las comunidades locales de energía para que las ciudades dejen de ser un sumidero de energía.

La energía flexible es viable en el 80% de los edificios

La flexibilidad del sistema energético permite estabilizar la red eléctrica, reducir costes e inversiones y abaratar la factura de la electricidad. Es viable económicamente en el 80% de viviendas y edificios, sustituye a la energía de respaldo y permite la integración masiva de renovables y eficiencia energética.

Por ello, Javier García Breva ha citado como ejemplos de energía flexible a EE.UU., que contará en 2023 con 88 GW de flexibilidad de demanda residencial gracias al autoconsumo fotovoltaico con almacenamiento y carga de vehículos eléctricos en las viviendas, con incentivos al consumidor a través de contadores y tarifas inteligentes. Y al operador del Reino Unido que se prepara para prescindir en 2025 del carbón y el gas, a través del crecimiento de las renovables con almacenamiento y gestión inteligente de la demanda.

La energía flexible reducirá hasta un 70% la demanda energética y un 54% la capacidad de respaldo
Según Javier García Breva, en las nuevas directivas europeas, los objetivos de renovables, eficiencia y reducción de emisiones son interdependientes, con una jerarquía por la que la eficiencia energética es lo primero, porque permite alcanzar objetivos más elevados de renovables y emisiones. Esta diferencia con las directivas anteriores obliga a modificar el organigrama de las administraciones públicas en las que las competencias para combatir el cambio climático están separadas de las competencias sobre los sectores más contaminantes y consumidores.

Javier García Breva citó el último informe de la Fundación Europea para el Clima que estima que la combinación de la eficiencia energética y la electrificación inteligente en el urbanismo y el transporte permitiría a España en 2050 reducir un 70% de la demanda y un 54% de la capacidad de respaldo.

Los municipios han de participar en la energía flexible

Los instrumentos para desarrollar la capacidad de energía flexible coinciden en gran parte con competencias de las administraciones regionales y locales. “El autoconsumo con almacenamiento, microrredes, rehabilitación energética, el edificio de consumo de energía casi nulo, los contadores con funciones de eficiencia energética, calefacción y refrigeración con renovables o el vehículo eléctrico integrado en la gestión energética del edificio son conceptos que deberán incluirse en las normas de las comunidades autónomas y ayuntamientos“, concluye Javier García Breva.

Bosch será climáticamente neutral a partir del próximo año, siendo la primera empresa en alcanzar este objetivo. En su apuesta por alcanzar rápidamente la neutralidad en emisiones de carbono, Bosch comprará más electricidad verde a corto plazo y equilibrará las inevitables emisiones de CO2 con compensaciones de carbono. Hasta 2030, la compañía aumentará gradualmente la proporción de energía renovable que genera y compra, e invertirá mil millones de euros para impulsar la eficiencia energética de sus localizaciones.

 

Una vez que alcance la neutralidad climática, ya no afectará negativamente a la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. Por lo tanto, la compañía está haciendo una importante contribución al acuerdo climático de París, ratificado en 2015, y que exige que el calentamiento global se mantenga por debajo de los dos grados centígrados respecto de los niveles preindustriales.

Una selección de proyectos ejemplares de Bosch:

La planta de Feuerbach: eficiencia energética gracias a personas y maquinaria
Creada en 1909, ha modernizado de manera constante y sistemática sus instalaciones para contribuir a la eficiencia energética general de la compañía. Gracias a sesiones que forman y conciencian a su plantilla, sus necesidades de energía han bajado más del 50% en comparación con 2007 y sus emisiones de carbono, en relación con la creación de valor, se han reducido un 47%.

Datos decisivos para conservar energía en Homburg
En el estado alemán de Saarland, está cada vez más cerca de una planta de autoaprendizaje que ahorra energía. Ha ahorrado al mundo alrededor de 5.000 toneladas métricas de dióxido de carbono en los últimos dos años y más de 23.000 toneladas desde 2007.

Techos verdes, sistemas fotovoltaicos y neutralidad de carbono en Renningen

En Renningen, es neutral en carbono desde enero de 2019. Las compensaciones de carbono equilibran completamente la huella de carbono del gas natural quemado por su sistema de calefacción. La planta compra electricidad verde para cubrir sus necesidades de energía.

Calefacción sostenible en Rodez

Reducir la huella de carbono de la planta: eso fue lo que se propuso hacer el equipo de Rodez, en Francia, cuando comenzó a hacer planes en 2009. La localización dispone, desde 2013, de una central térmica de biomasa en funcionamiento que quema las astillas de madera obtenidas de recursos forestales locales certificados y sostenibles.

Reducción de la huella de carbono con energía propia en Bidadi y Nashik, India

Bosch India está persiguiendo la neutralidad del carbono aprovechando fuentes de energía naturales disponibles localmente. Impulsado por la idea de suministrar a la localización energía completamente renovable durante el día, el equipo del emplazamiento de Nashik comenzó a instalar sus primeros sistemas fotovoltaicos en 2015.

Las renovables como principal fuente de energía para Bosch en México
México ha renovado su política energética. La reforma energética exige que el país obtenga, para 2024, el 35 por ciento de la electricidad mediante combustibles no fósiles. Con muchas horas de sol al año y regiones con fuertes vientos, la geografía y el clima mexicano respaldarían este objetivo, proporcionando una base sólida para el cambio, junto con el apoyo comprometido del gobierno y las empresas. Bosch México pudo ahorrar 56.000 toneladas métricas de CO2 en 2018, al cambiar a energías predominantemente renovables.

0 17

La Fundación Renovables lamenta que los partidos políticos no hayan concretado ni en sus programas ni en los debates electorales su postura ante temas tan relevantes para la sociedad y las futuras generaciones como la transición energética o el cambio climático. Estamos ante una situación crítica e ineludible en la que un mal uso de la energía, tanto en su generación como en su consumo, nos lleva inevitablemente a un agravamiento de los impactos del cambio climático y de la calidad del aire de nuestras ciudades, con todas las consecuencias que ello tiene sobre la salud, la economía y la sociedad.

Sin embargo, en los programas electorales y en los debates televisivos celebrados estos días, el diálogo en torno a la cuestión energética ha brillado por su ausencia. En el primer debate, emitido el día 22 de abril, no se mencionó prácticamente ninguna medida relacionada con la energía y, en el segundo, que tuvo lugar ayer, tampoco se profundizó sobre las actuaciones que cada uno propone.
Para alcanzar el objetivo, hoy mayoritariamente aceptado, de contar en 2050 con un sistema energético descarbonizado es necesario que España se fije objetivos mucho más ambiciosos para las próximas décadas tanto en reducción de emisiones como en electrificación de la demanda.

Objetivos mucho más ambiciosos

La Fundación Renovables ha realizado una comparativa de las propuestas energéticas de los programas electorales de Partido Popular-PP, Partido Socialista Obrero Español-PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, VOX, Esquerra Republicana y Partido Nacionalista Vasco, que se puede consultar en su página web. Tras el análisis, llama la atención la vaguedad con que la mayoría de ellos tratan temas vitales para la transición energética, cuando tanto Unidas Podemos como PSOE sí lo han contemplado en sus propuestas de Ley de Cambio Climático y ha sido precisamente el gobierno socialista el que ha sacado adelante el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) que ha enviado a Bruselas.

La Fundación insiste en la necesidad de alcanzar el 100% de reducción de emisiones en 2050 con respecto a 1990. Para lograrlo, las ciudades, verdaderos sumideros de energía, deben ser el centro de las actuaciones, ya que en ellas se produce el 75% del consumo energético. La mala calidad del aire de las ciudades es consecuencia de insistir en el uso de combustibles contaminantes. Sin embargo, ninguno de los partidos hace hincapié en este tema. Es fundamental poner en marcha la sustitución de los sistemas de climatización basados en combustibles fósiles por la electrificación y el uso de bombas de calor, acometer una verdadera reforma eléctrica, más propuestas de fiscalidad verde y un cambio radical del modelo de movilidad.

Apostar por las renovables sin apostar por la electrificación es una equivocación. Proponemos una electrificación generalizada de la demanda de energía (50% en 2030, 70% en 2040 y 80% en 2050). Tampoco en este punto los programas de las formaciones citadas fijan objetivos. El tratamiento que hacen sobre esta cuestión se reduce a medidas sobre eficiencia y rehabilitación energética que desde la Fundación Renovables consideramos insuficientes.

Electrificación y renovables

La electrificación tiene que ir necesariamente ligada a la generación con renovables de manera que suponga el 80% en 2030 y el 100% en 2040 y así poder cubrir el 100% de la demanda final de energía en 2050 con renovables. El PSOE establece un aumento de las energías renovables en el consumo de energía final como mínimo de hasta un 35% en 2030 (aunque en el borrador del PNIEC señalaba un 42%), con al menos un 74% de generación de electricidad de origen renovable y con el compromiso de alcanzar, en el horizonte de 2050, el 100% de la electricidad de origen renovable.

Unidas Podemos se compromete a alcanzar el 100% de la producción de fuentes renovables en 2040 mientras que Ciudadanos recoge el objetivo de alcanzar un modelo energético basado en energías renovables en 2050 y el PNV repite el objetivo europeo de lograr una cuota del 32% de renovables sobre el total. El resto de los programas analizados no fija porcentajes ni fechas concretas. Llama especialmente la atención lo escueto que es Vox a la hora de hablar de su política energética como aquella dirigida a lograr la autosuficiencia de fuentes sostenibles, limpias, eficientes, baratas y competitivas.

A pesar de la urgencia de erradicar el consumo de combustibles fósiles y uranio por ser ambos ineficientes, medioambientalmente no sostenibles y elementos principales de la inasumible dependencia energética española, en lo que se refiere al cierre de las centrales térmicas de carbón y el apagón nuclear, sólo Unidas Podemos se compromete a acometerlos en una fecha concreta: cierre de las centrales de carbón antes de 2025 y apagón nuclear antes del final de 2024.

La Fundación Renovables propone a 2030 el 80% de la flota para vehículo eléctrico de uso público (100% para VE nuevo) y el 60% de cuota de vehículo privado nuevo eléctrico e insiste en que no todo debe versar en torno al cambio de modelo de vehículos, sino también en una concepción de la movilidad bajo un criterio compartido y de servicio público. Es necesario, por tanto, minimizar las necesidades de transporte por servicios de cercanía, con prácticas de mínimo consumo y emisiones, abandonando progresivamente los vehículos de combustión interna.

Todo ello nos demuestra lo lejos que estamos del necesario Pacto de Estado que España necesita para evitar las erráticas actuaciones que en materia energética hemos sufrido en los últimos años con un elevado coste económico y medioambiental. Para recuperar el tiempo perdido ni siquiera podemos refugiarnos en las Directivas que salen de Bruselas: seis años de moratoria renovable han provocado que tengamos una dependencia de energía final del 82% y que hayamos perdido diez años en los que podíamos haber hecho mucho más para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones. Ya no llegamos seguro a cumplir con los compromisos europeos a 2020 (20% respecto a 1990) y habrá que redoblar esfuerzos si se quiere llegar al objetivo establecido por la UE a 2030 (40% respecto a 1990).

0 15

En plena recta final de la campaña electoral, las propuestas verdes y ecologistas están en auge: el medio ambiente, el cambio climático y la contaminación se encuentran más presentes que nunca en las propuestas electorales de los diferentes aspirantes.

Los programas de PSOE, PP y Podemos tratan ampliamente la transición ecológica y la descarbonización, mientras que Ciudadanos expone algunas medidas hacia un nuevo modelo energético y VOX elude el cambio climático y las energías renovables. En este escenario, el rumbo de la política energética y medioambiental en España está en juego y el resultado acercará o alejará al país del cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París.

No todos los partidos apoyan las energías renovables con el mismo entusiasmo: las formaciones políticas más inclinadas hacia posiciones progresistas, como Podemos o el PSOE, otorgan a la transición energética una relevancia superior a otros como el Partido Popular, Ciudadanos o VOX. Las propuestas en materia de energía van desde el pacto de Estado de energía que propone el PP y la obligación de instalar recargas eléctricas para automóviles en las estaciones de servicio del Partido Socialista, a la creación de una empresa pública de electricidad de Unidas Podemos o la reforma del actual sistema de tarifa eléctrica que promueve Ciudadanos.

  • Partido Socialista – La propuesta del PSOE se basa en el “Pacto de Estado de la Energía” que impulse una “transición energética” basada en las energías renovables y compatible con la sostenibilidad medioambiental. Además, el partido ha propuesto el “Green New Deal” (pacto social) como una “oportunidad para que nuestro país ocupe una posición de liderazgo en el proceso de la descarbonización de la economía global”, con el objetivo de que en 2030 el 74% de la electricidad será generado con fuentes renovables.
  • Partido Popular – Pablo Casado promete potenciar la penetración de las energías renovables mediante subastas competitivas y la incorporación de energías renovables en la climatización de edificios. Además, pretende establecer la exención del impuesto del valor de la producción de energía eléctrica a las nuevas instalaciones de energías renovables que se introduzcan en el sistema sin subvención. Para alcanzar los objetivos de la Unión Europea, el PP propone aprobar un Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030 y un Pacto de Estado para establecer un mix energético estable para 40 años.
  • Unidas Podemos – El partido propone la creación de una vicepresidencia de Transición Ecológica y un Nuevo Modelo Industrial para la “reindustrialización verde” con el recién presentado “Plan Horizonte Verde”. Un plan que busca una transformación masiva del modelo energético nacional, con objetivos de reducción de “la producción eléctrica basada en combustibles fósiles a la mitad en una década y alcanzar el 100% producción de energías renovables en 2040.
  • Ciudadanos – El partido de Albert Rivera propone un nuevo modelo energético, el Plan Estratégico de Transición Energética, basado en impulsar las energías renovables y el autoconsumo energético, así como el apoyo al desarrollo del vehículo eléctrico y el almacenamiento energético, la maximización de la utilización de fuentes de energías renovables y la promulgación de “una nueva Ley de Cambio Climático que regule de forma coherente y estable las políticas que afectan al clima.

 

La digitalización del sector para optimizar la gestión de activos e impulsar la inversión

Kaiserwetter2La creación de plantas renovables ha aumentado en España a lo largo del último año (392 MW de potencia eólica más sólo en 2018), así como la inversión en el sector, de cara al cumplimiento del acuerdo establecido por la UE. Según Kaiserwetter, España es hoy el quinto mercado fotovoltaico europeo en potencia instalada, pero actualmente es el mercado renovable más apetecible, en especial por su potencial de crecimiento fotovoltaico.

Según sus análisis, España debería poder liderar el mercado fotovoltaico europeo debido a que el sur de la península recibe tanta luz solar como el norte de África, 2.000 kWh/m2/año. Pero, según el informe del 2018 de REE, dentro del mix de generación limpia, la energía del viento supuso el 49%, la hidráulica el 34% y la solar únicamente el 11%, por lo que España no aprovecha esta energía como debería.

Al margen del resultado de las elecciones generales, Kaiserwetter señala que los objetivos de la UE son alcanzables mediante la adopción de la digitalización en el sector de las renovables. Para ello, la empresa ha lanzado recientemente ZULU, el primer Configurador Online de Servicios para energías renovables a nivel mundial, que permite facilitar la operación técnica y comercial de sus parques energéticos. ZULU permite a los gestores de parques energéticos seleccionar en línea módulos de servicios de acuerdo con las necesidades individuales del usuario, a un precio fijo que se muestra online al instante, brindando una transparencia inmediata de los costes. De esta manera, ZULU consigue imponer nuevos estándares en el mercado español y bajar los costes operacionales (OPEX) de las energías renovables a un nuevo nivel, dando como resultado un menor coste de generación de energía y una mayor competitividad para las energías renovables.

Además, su plataforma digital del IoT ARISTÓTELES, ofrece tecnología basada en Smart Data Analytics, Predictive Analytics e Inteligencia Artificial para activos y portfolios de energía renovable a nivel global. La plataforma IoT agrega datos técnicos, meteorológicos y financieros, permitiendo maximizar el rendimiento en la generación de energía renovable, así como maximizar el retorno de la inversión, minimizando los riesgos de inversión. De esta manera, ARISTÓTELES maximiza transparencia, un aspecto esencial para los inversores y para los bancos financieros, usuarios finales de esta plataforma del Internet de las Cosas, que demuestra cómo la digitalización puede lograr impulsar las inversiones en energías renovables a nivel mundial.

0 94

En una acción sin precedentes para un club de fútbol de La Liga española, el Real Betis Balompié (Sevilla) se ha unido oficialmente a la iniciativa Neutralidad Climática Ahora (Climate Neutral Now, por su nombre en inglés) de ONU Cambio Climático. De ese modo, el club se compromete a tomar medidas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y a compensar el resto de las emisiones inevitables. El club sevillano, además, se ha comprometido a convertirse en una plataforma para sensibilizar a sus millones de fans de todo el mundo acerca de actuar urgentemente frente al cambio climático.

El club va a medir, reducir y compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero, convirtiéndose así en el primer equipo de alto nivel en lograr la neutralidad climática. Con esta acción, ayudarán a evitar los peores efectos del cambio climático, como las tormentas, las sequías, las olas de calor o las inundaciones, episodios cada vez más severos.

La nueva ciudad deportiva que está construyendo el Real Betis generará energía renovable, contará con sistemas avanzados de recogida y tratamiento de residuos, zona arbolada y aplicaciones que mejorarán la eficiencia energética.

COMEVAL