Tags Posts tagged with "CO2"

CO2

Para una empresa mediana, con un consumo de 5 GW anuales, el incremento extra provocado por el CO2 en el mercado mayorista de electricidad supone un sobrecoste de 25.000 euros brutos en 2018. Sin el coste añadido de las emisiones contaminantes, la luz hubiera sido un 9% más barata. Por eso, los expertos de Grupo ASE recomiendan a los consumidores industriales diversificar y flexibilizar la compra de energía a través de nuevos modelos que se adapten a las circunstancias asociadas a la transición energética.

El precio de la luz se ha elevado considerablemente en el último año. En concreto, en noviembre el precio cerró a 61,97 €/MWh, un 21,4% más caro que la media de los últimos cinco años de su serie (51,03 €/MWh). La principal causa ha sido el encarecimiento de los derechos de emisión de CO2. Este factor, que ha irrumpido con fuerza en 2018, es, de acuerdo a los analistas de Grupo ASE, responsable de un incremento extra del precio de la luz del 9%. Es decir, sin el impacto del CO2, el precio de la luz, en lugar de rondar los 57 €/MW, como actualmente, estaría en 52 €/MWh, es decir 5 €/MWh más barata.

España cuenta con un mix eléctrico diversificado, pero no todas las tecnologías tienen el mismo peso específico. Más del 90% de la electricidad generada a lo largo de 2018 (hasta noviembre) se ha basado en solo seis: nuclear, eólica, hidráulica, carbón, cogeneración y ciclos combinados (gas). El resto, menos de un 10%, corresponde a solar fotovoltaica, solar térmica, otras renovables y residuos.

A pesar del todavía escaso desarrollo de las tecnologías renovables en España, la suma de la hidráulica, la eólica, la solar y otras renovables alcanza una media mensual del 40,65% del mix eléctrico español en el acumulado hasta noviembre de este año. Si añadimos la aportación nuclear, la electricidad generada con fuentes que no emiten CO2 es del 62,13%. Sin embargo, aunque la mayor parte de la producción de electricidad no genera CO2, su efecto alcanza también al resto de tecnologías.

El CO2 impacta también en el precio de las renovables

El encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 ha elevado los costes de producción de electricidad vía carbón y gas. En concreto, por cada 1€/TCo2 de incremento del precio del CO2, los ciclos combinados (gas) aumentan sus ofertas en el mercado diario en 0,45 €/MWh. Y esto tiene un efecto directo sobre el precio de la luz porque el precio del POOL está indexado a las ofertas de casación del gas (ver gráfico).

Esto ocurre porque, según explican los analistas de Grupo ASE, el coste de oportunidad con el que calculan el resto de las tecnologías del mix sus ofertas es la más cara (el gas), de manera que el aumento del precio de los ciclos combinados repercute directamente en el precio del POOL.

El sistema de fijación de precios de electricidad que utilizamos en España, como en casi toda Europa, es marginalista. Es decir, las ofertas de electricidad entran en el mercado por orden. Primero la más barata. A continuación, la siguiente mejor oferta. Y así, hasta que ha pasado una hora y se fija un precio, el de la última tecnología que ha entrado en el mercado durante esa hora. Es decir, otras tecnologías a las que no afecta el precio de los derechos de emisión de CO2 se han beneficiado de la coyuntura puesto que, a mayores precios, han obtenido mejores márgenes. En la actualidad, sólo cuando la energía eólica logra un volumen importante, como ocurrió en noviembre, es capaz de neutralizar este efecto.

¿Cuánto le ha costado a una mediana empresa española el impacto del CO2?

El sobrecoste extra de la electricidad debido al efecto del encarecimiento del CO2 se traslada a la factura. Una empresa mediana, como podría ser una fábrica de cartón, que consumiera 5 GW de electricidad al año, habrá abonado en 2018 25.000 euros más, solo por el encarecimiento del pool directamente asociado al coste del CO2, que se sitúa en el 9% o, dicho en términos monetarios, en 5 €/MWh. Si tenemos en cuenta los impuestos, la cifra rondaría los 30.000 euros.

Una transición energética larga e incierta

Los mercados mayoristas en los que se compra y vende la electricidad en España: el diario o pool (OMIE) y los de futuros (OMIC y OTC), se han encarecido a lo largo de 2018. Y el impacto del CO2 continuará afectándoles durante los próximos años porque, según explican los analistas de Grupo ASE, el desarrollo de los parques renovables hasta alcanzar un nivel adecuado para compensarlo llevará años.

En este contexto, desde Grupo ASE se recomienda a las empresas fórmulas flexibles y basadas en la diversificación. No limitarse a los mercados eléctricos tradicionales para poder mantener su competitividad (control de costes de producción) y permitirles planificar a largo plazo.

El grupo de ingeniería y tecnología SENER, junto con Emvelo y Cobra, sus socios en el consorcio llave en mano o EPC (acrónimo inglés de ingeniería, compras y construcción), ha anunciado la finalización de la planta de energía solar termoeléctrica (CSP por su acrónimo inglés) Ilanga-1.

El 30 de noviembre de 2018, los socios del consorcio EPC obtuvieron el certificado para iniciar la explotación comercial de Ilanga-1, lista para funcionar, ubicada en el valle solar de Karoshoek, a casi 30 km al este de Upington. Este certificado pone punto y final a los trabajos de construcción, puesta en marcha y pruebas de esta planta de energía solar termoeléctrica de 100 MWe. La instalación ha sido entregada al propietario, Karoshoek Solar One (RF) Proprietary Limited, y suministrará electricidad a la red nacional a través de Eskom, el servicio público de electricidad de Sudáfrica.

“Este hito constituye un momento histórico en la transición energética de Sudáfrica, ya que se ha terminado con éxito otra central eléctrica de energía renovable que suministra energía limpia, segura, sostenible y gestionable. Estamos especialmente satisfechos de que se haya terminado dentro de los plazos establecidos y del presupuesto asignado, cumpliendo con los estándares de calidad, de producción y de seguridad requeridos. También estamos satisfechos con el desarrollo de competencias y la creación de empleo local logrados con el proyecto. Es un indicativo claro de lo que se puede conseguir si se fomenta la industria de la energía solar termoeléctrica en Sudáfrica. SENER se enorgullece de su papel como proveedor de tecnología, subcontratista de ingeniería y miembro del consorcio EPC en un proyecto tan especial“, afirmó Siyabonga Mbanjwa, director regional de SENER en Sudáfrica.

Por su parte, el CEO de Cobra Sudáfrica, José Minguillon, declaró: “Ilanga 1 proporcionará energía a demanda a los sudafricanos durante los próximos 20 años, de la misma manera que los proyectos de generación de energía convencionales. No tiene costes de combustible ni produce emisiones dañinas y ha creado empleo para muchas personas en el área de Upington. Ilanga 1 es un paso importante en el futuro energético de Sudáfrica, ya que obtiene energía a demanda de una fuente eficiente y responsable, sin riesgo de consumir recursos y con una tarifa controlada. Nosotros, como Grupo Cobra, esperamos el crecimiento continuo del sector energético local y continuaremos brindando servicios de desarrollo, construcción y operación de primera clase al mercado sudafricano”.

Por último, el fundador de Emvelo, Pancho Ndebele, afirmó: “Esta es la primera planta de CSP en la historia del Programa de Productores Independientes de Energía Renovable de Sudáfrica (REIPPPP) que ha sido desarrollada por una entidad sudafricana cuya propiedad es 100 % local. Esto demuestra que la industria local puede liderar el desarrollo y la ejecución de grandes proyectos de infraestructuras de energía renovable. Con una cartera de proyectos de 550MWe que están listos para la construcción en el valle solar de Karoshoek, existe un gran potencial para localizar, crear empleos y brindar oportunidades de negocios a nuevas PYMES lideradas por mujeres y jóvenes, y para ello es necesario que el gobierno garantice que la CSP sigue siendo parte de su política de combinación energética y se incluye en el borrador del IRP”.

El consorcio integrado por SENER, Cobra y Emvelo fue designado por Karoshoek Solar One (RF) Proprietary Limited para proporcionarlos servicios de ingeniería, compras y construcción, operación y mantenimiento del proyecto. La planta de CSP Ilanga-1, compuesta por 266 lazos SENERtrough®, con cerca de 870.000 m2 de espejos curvos, está equipada con un sistema de almacenamiento en sales fundidas (tecnología patentada por SENER) que permite 5 horas de almacenamiento de energía térmica y amplía la capacidad operativa de la planta, al ser capaz de continuar produciendo electricidad en ausencia de radiación solar. Esta es una característica única de la energía solar termoeléctrica que cambia radicalmente el papel de las fuentes renovables en el suministro global de energía. Los captadores SENERtrough®, tecnología cilindroparabólica específicamente diseñada y patentada por SENER, tienen como objetivo mejorar la eficiencia de la planta.

Conforme a los compromisos con el Gobierno Sudafricano, que emanan de la Nueva Vía de Crecimiento (NGP), enfocado en la educación básica, el desarrollo de capacidades, el empleo de suministradores locales y la economía verde, durante la fase de construcción de Ilanga-1 se crearon cerca de 1.500 empleos. Recientemente, se ha realizado un curso de formación técnica para 50 posibles trabajadores en tareas de operación y mantenimiento en la planta, procedentes de Karoshoek, y el consorcio EPC ha contribuido al desarrollo socioeconómico en las comunidades cercanas a la instalación.

Se estima que Ilanga-1 suministrará energía limpia y disponible a aproximadamente 100.000 hogares y ahorrará 90.000 toneladas de CO2 al año durante un período de 20 años.

Según investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA) y el Global Carbon Project, las emisiones globales de CO2 alcanzarán un máximo histórico en 2018. Los nuevos datos para 2018 revelan que se espera que las emisiones globales de la quema de combustibles fósiles alcancen las 37.100 millones de toneladas de CO2 en 2018. Las emisiones de CO2 aumentan por segundo año consecutivo, después de tres años de poco o ningún crecimiento en el período 2014-2016. El aumento de este año se estima en un 2,7%, mientras que en 2017 fue del 1,6%.

Los 10 mayores emisores en 2018 son China, EE.UU., India, Rusia, Japón, Alemania, Irán, Arabia Saudí, Corea del Sur y Canadá. La UE en su conjunto como región de países ocupa el tercer lugar.

¿Qué está impulsando el crecimiento?

Las crecientes cifras de emisiones de este año se deben en gran parte al sólido crecimiento en el uso de carbón. Si bien el carbón aún se mantiene por debajo de su máximo histórico de 2013, pronto podría superar este pico si el crecimiento actual continúa.

El uso de petróleo está creciendo fuertemente en la mayoría de las regiones, con un aumento en las emisiones de automóviles y camiones, incluso en EE.UU. y Europa. Los vuelos también han contribuido al aumento del petróleo. El uso del gas ha crecido casi sin cesar en los últimos años.

Las emisiones de CO2 de la deforestación y otras actividades humanas contribuyeron con 5.000 millones de toneladas adicionales de CO2 este año, lo que eleva las emisiones totales de CO2 a 41.500 millones de toneladas de CO2. Las tendencias globales en esas emisiones no están claras debido a las grandes incertidumbres en los datos.

Se espera que las concentraciones de CO2 en la atmósfera aumenten en alrededor de 2,3 ppm en promedio en 2018 en respuesta a las continuas emisiones de CO2, para alcanzar aproximadamente 407 ppm a lo largo del año. Esto es un 45% por encima de los niveles preindustriales.

Las buenas noticias

Para contrarrestar el aumento de las emisiones globales, hay 19 países donde las emisiones se han reducido y su economía ha crecido. Aruba, Barbados, República Checa, Dinamarca, Francia, Groenlandia, Islandia, Irlanda, Malta, Países Bajos, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Trinidad y Tobago, Reino Unido, Estados Unidos y Uzbekistán han disminuido sus emisiones. Durante la última década (2008-2017).

El despliegue de energía renovable en todo el mundo se está acelerando de manera exponencial, con un crecimiento de la generación de electricidad del 15% por año en promedio durante la última década. Pero esto no ha sido suficiente para compensar el crecimiento de la energía fósil porque las energías renovables están creciendo desde una base baja. Esto está cambiando rápidamente.

Cómo se comparan los diferentes países

Casi todos los países han contribuido al aumento de las emisiones globales, ya sea a través del crecimiento de las emisiones o mediante reducciones que son más lentas de lo esperado.

Las emisiones de China representan el 27% del total mundial, con un crecimiento estimado de 4,7% en 2018 y alcanzando un nuevo récord histórico. El crecimiento de las emisiones está vinculado a la actividad de la construcción y al crecimiento económico. La energía de las energías renovables está creciendo un 25% por año, pero desde una base baja.

Las emisiones en EE.UU. Representan el 15% del total mundial, y parece que aumentarán en torno al 2,5% en 2018 después de varios años en declive. El nuevo aumento se debe a un crecimiento robusto en el uso de petróleo de alrededor del 1,4%, asociado con un aumento en los viajes en automóvil, y del gas de alrededor del 7,6%. Las emisiones derivadas del uso de carbón parecen haber disminuido en aproximadamente un –2,1% en 2018, continuando con un alejamiento del carbón, con una disminución del 40% en las emisiones de CO2 del carbón desde 2007, principalmente hacia el gas, y más recientemente también hacia las energías renovables para la generación de energía.

Las emisiones de la UE representan el 10% de las emisiones globales y se proyecta una pequeña disminución de alrededor del –0,7%, muy por debajo de las disminuciones del −2% anual en la década hasta 2014. Las reducciones estimadas en el uso de carbón y gas debido al crecimiento en Las energías renovables han sido parcialmente compensadas por un crecimiento en el uso del petróleo. La cantidad de combustible utilizado para el transporte por carretera y los vuelos ha aumentado alrededor del 4% en la UE. Las emisiones globales de la UE todavía están cerca o por encima de sus niveles de 2014.

Las emisiones de India, que representan el 7% del total mundial, han seguido creciendo alrededor del 6,3%, a medida que su economía está en auge. Eólica y solar están creciendo rápidamente, aunque desde una base baja.

Se espera que las emisiones en el resto del mundo, el 42% restante de las emisiones globales, crezcan alrededor de un 1,8% este año. Los cinco países que más contribuyen al crecimiento de las emisiones globales en la última década son Arabia Saudí, Irán, Turquía, Irak y Corea del Sur.

El autoconsumo aportaría a España 1.770 millones de euros al año en reducción de costes de combustibles, redes y CO₂

Tras un septiembre que se ha convertido en el mes con el tercer recibo de la luz más caro de la historia, Greenpeace cuantifica el autoconsumo en hogares y pymes y revela que este ahorraría al sistema eléctrico español y a la ciudadanía 1.770 millones de euros en costes de combustible, CO2 y redes eléctricas al tiempo que reduciría anualmente 10 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Así lo señala en su nuevo informe “Desmontando el impuesto al sol: El valor de la energía solar fotovoltaica en España”, elaborado por la consultora ecoSynergies.

El estudio demuestra que las personas que se autoabastecen de electricidad renovable, además de pagar impuestos y costes del sistema como el resto de usuarios, aportan a España un valor neto adicional de 59 euros por cada MWh producido, independientemente de que este se inyecte a la red o se autoconsuma. Lo hace aplicando la metodología “valor de la energía solar” (Value of Solar, en inglés), que ya se usa en Estados Unidos y que Greenpeace aplica por primera vez en un contexto europeo tomando Andalucía y Cataluña como casos de estudio extrapolables a toda España.

El estudio de Greenpeace pretende aportar información de interés para la elaboración de las medidas clave del Gobierno frente la subida de la factura de la luz y para la lucha contra el cambio climático que podrían ver la luz en el próximo Consejo de Ministros.

“Cuando las personas luchan contra el cambio climático, deberían ser premiadas, no penalizadas. El impuesto al sol nunca tuvo sentido y lo hemos demostrado con números. Ahora hay que reconocer de forma justa el valor de la electricidad generada por los autoconsumidores para acelerar la lucha contra el cambio climático y reducir la factura de la luz para todos los hogares”, señala Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace.

En este sentido, el retorno de la inversión en autoconsumo sería el doble de rápido si se eliminara el impuesto al sol y se remunerase la electricidad excedentaria teniendo en cuenta un análisis de costes y beneficios justo; esto también sería un incentivo para que las administraciones públicas invirtieran en instalaciones de autoconsumo para ayudar a familias en riesgo de pobreza energética.

Esto adquiere especial urgencia en la semana en la que se publicará el informe especial del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas que se espera contundente sobre la necesidad de acelerar la velocidad a las que se deben reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables.

El informe también revela que la contribución del autoconsumo supera con creces los costes incurridos en la red eléctrica o la moderación de ingresos del Gobierno y el sistema eléctrico a través de la factura eléctrica debida a la reducción del consumo de electricidad, incluso en el caso estudiado, de elevada penetración del autoconsumo.

Greenpeace pide al Gobierno que comience a dar ejemplo en la lucha contra el cambio climático y la pobreza energética devolviendo a las personas la posibilidad de controlar su propia energía. También le anima a empezar por aplicar el autoconsumo a los tejados de los edificios públicos de su propiedad.

Gracias al mapeo social que lanzó la organización ecologista el pasado mes de mayo y que ha contado con la colaboración de más de 600 participantes desde entonces, ha sido posible estimar el potencial solar de 900 edificios de la administración pública central (10% del total). En ellos hay una superficie disponible para paneles solares equivalente a 57 campos de fútbol que, de ser instalados, podrían producir unos 92 GWh/año de electricidad limpia.

Según estimaciones de Greenpeace ligadas a este mapeo, a cambio de una inversión de unos 100 millones euros, la administración ahorraría en 25 años unos 258 millones de euros, una vez descontada la inversión, en sus facturas de la luz. Ese ahorro de dinero público se elevaría a unos 300 millones de euros si se eliminara el impuesto al sol.

Adicionalmente, si se aplicara la metodología del “valor de la energía solar”, además de un ahorro para el presupuesto de la administración, estas instalaciones aportarían un valor añadido a toda la sociedad, el medio ambiente y el sistema eléctrico de 5,4 millones de euros al año durante su vida útil (en torno a 25 años).

Demandas de Greenpeace al Gobierno:

  1. Que suprima todas las barreras al autoconsumo renovable incompatibles con la nueva normativa europea y empiece dando el ejemplo solarizando los tejados de sus edificios;
  2. Que la promoción del autoconsumo vaya en línea con el contenido de la Proposición de Ley de Autoconsumo ya presentada en el Parlamento. Y específicamente:
    –La eliminación del impuesto al sol para todas las instalaciones independientemente de su tamaño;
    –La introducción del Autoconsumo Virtual Compartido que permitiría introducir en España modelos de lucha contra la pobreza energética inspirado en el modelo griego;
    –Que la electricidad excedentaria de las instalaciones de autoconsumo reciba una remuneración justa que atienda al análisis de costes y beneficiosque ésta aporta a la red, la sociedad y el medio ambiente.
  3. Plasmar objetivos de renovables más ambiciosos tanto en el Plan Integrado de Clima y Energía (que el Gobierno deberá entregar a Bruselas en cumplimiento de la política energética a 2030) como en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Estos deberán estar en línea con la consecución de un sistema energético eficiente, inteligente, democrático y 100% renovable antes de 2050.

0

El mercado eléctrico español y portugués MIBEL está registrando este mes de agosto los precios más altos de este año 2018. Según AleaSoft, entre las causas más importantes se encuentran la escalada de precios de los combustibles (gas y carbón) y el aumento imparable de los derechos de emisiones de CO2.

El precio del mercado eléctrico español y portugués MIBEL ha ido superando, en varias ocasiones durante este mes de agosto, el récord de precio más alto de este 2018. A falta de conocer el precio para el último día del mes, los nueve días más caros del año han sido días de este mes de agosto. Y de los treinta días más caros del año, más de la mitad son de este mes. Mientras tanto, los futuros de electricidad del mercado OMIP español para el último trimestre de este año, Q4-18, ya han superado los 73 €/MWh, valores impensables hace poco más de tres meses cuando se rondaban los 56 €/MWh. El futuro para el año 2019, por su parte, ha superado los 61,50 €/MWh, cuando a principios de mayo rondaba los 51 €/MWh.

Entre las principales causas de esta escalada de precios de la electricidad que parece no tener techo se encuentran las que AleaSoft ya ha ido exponiendo en noticias recientes. Por un lado, el aumento del precio de los combustibles para la generación de electricidad: gas y carbón. Los futuros de gas europeo, después de un comportamiento muy plano desde mayo, han empezado una carrera alcista este mes de agosto que acumula ya un incremento del 18%, y se situaron ayer, 29 de agosto, en 25,87 €/MWh. Los futuros de carbón europeo para septiembre han vuelto a superar la barrera de los 100 $/tonelada esta semana, después de superarla durante unos pocos días en julio. Y, por otro lado, los derechos de emisiones de CO2 que han estado subiendo de manera imparable durante los últimos doce meses con una subida acumulada del 247%, y en esta última semana han marcado un nuevo salto: de los 18,48 €/t del lunes 20 de agosto a los 21,05 €/t de ayer 29 de agosto, un salto del 14% en apenas una semana.

La situación de las centrales nucleares en Francia tampoco ayuda, con una gran parte de su parque parado, está encareciendo el precio de su mercado eléctrico, y está arrastrando el resto de mercados europeos conectados. Según AleaSoft, esta situación, junto con la situación de los combustibles y el CO2 antes expuesta, ha favorecido que, en estas últimas dos semanas, desde el 20 de agosto, los precios de los principales mercados eléctricos de Europa Occidental hayan incrementado y se hayan situado alrededor de los 70 €/MWh, el precio de los mercados tradicionalmente más caros. La excepción estaba siendo el mercado nórdico NordPool que, aunque registraba precios mucho más caros que el verano anterior, se había mantenido alrededor de los 50 €/MWh, hasta el martes 28 de agosto cuando saltó hasta rozar los 60 €/MWh.

La empresa española Apricot Ingeniería, líder en el planteamiento y desarrollo de proyectos de redes de calor y frío, ha presentado ocho Proyectos Clima que reducirán cerca de 1,3 millones de toneladas de CO2. Esto representa el 15% de los 62 Proyectos Clima aprobados este año por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para impulsar la reducción de emisiones de carbono en nuestro país. Además del 43% del total de reducciones de emisiones de CO2, más de 3 millones, que está previsto que eviten los proyectos seleccionados en la convocatoria de 2017.

Unas iniciativas que se han dado a conocer oficialmente durante la presentación de los Proyectos Clima 2017, en un acto presidido por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Este programa pretende dar apoyo y fomentar actividades bajas en carbono mediante la adquisición de las reducciones verificadas de emisiones generadas.

Con estos proyectos Apricot Ingeniería persigue cambiar el modelo energético de ciudades como Alcalá de Henares, Brunete, San Sebastián de los Reyes, Fuenlabrada, Guadarrama, o la ciudad de Madrid, entre otras, mediante la implantación de redes de calor que transformen el actual modelo de energías fósiles a energías renovables.

Cabe destacar el de la ciudad de Madrid, el Proyecto Clima de mayores reducciones de CO2 presentado en el Ministerio de Medio Ambiente, con cerca de un millón de toneladas de reducción de emisiones, que la convertiría en una referencia en el desarrollo de proyectos sostenibles en toda Europa. La propuesta se basa en una red de calor que podría suministrar energía térmica renovable al 20% de las viviendas de la ciudad. Esto equipararía a la capital de España con otras grandes ciudades como Berlín, Paris, Nueva York o Copenhague, que ya han desarrollado iniciativas similares. “Se trata de uno de los proyectos más transformadores de la ciudad de Madrid que reduciría la contaminación como ninguna otra medida de las existentes en la actualidad”, declara Teo López, Director General de Apricot Ingeniería.

Otro proyecto importante y que ya está en marcha es el de Alcalá de Henares. Bajo el nombre de Alcalá Eco Energías, esta solución reducirá cerca de 100.000 toneladas de CO2 y podría llegar potencialmente a unas 12.000 de viviendas de esta localidad, numerosas empresas y multitud de edificios de otros usos. Lo que supondrá una considerable reducción de la factura energética y de la contaminación de la ciudad. “Cabe destacar la apuesta decidida de la corporación municipal de Alcalá de Henares para transformar el modelo energético de la ciudad y convertirla en icono y referencia del cambio de paradigma energético que nos reclama la ONU y la Unión Europea”, destaca el responsable de Apricot Ingeniería.

Esta empresa ha analizado y presentado, además, proyectos de redes de calor en más de 60 municipios repartidos por Asturias, Castilla y León, Castilla la Mancha, Madrid y Aragón.

El sector energético desempeñará un papel crucial en la consecución de los objetivos climáticos europeos, que apuntan a reducir los gases de efecto invernadero en al menos un 40% para 2030, en comparación con 1990. El seguimiento del progreso en el sector energético es, por tanto, de suma importancia. Por cuarto año consecutivo, segundo año consecutivo con Agora Energiewende, Sanbag ha presentado el estado de la transición energética en el sector eléctrico europeo, para actualizar lo que sucedió en 2017, con el informe The EU Power Sector Review 2017, lanzado a finales de enero en Bruselas. Los temas clave incluyen el crecimiento de las energías renovables, la generación de energía convencional, el consumo de energía y las emisiones de CO2.

El informe celebra cómo eólica, solar y biomasa superaron al carbón, en el suministro de electricidad en Europa en 2017, pero también resaltan algunos de los fallos de la actual transición eléctrica y ofrecen una imagen mixta: las energías renovables en la UE dependen cada vez más de la historia de éxito de la eólica en Alemania, Reino Unido y Dinamarca, que ha sido inspiradora. Pero otros países necesitan hacer más. El despliegue solar es sorprendentemente bajo y debe responder a las caídas masivas de costes. Y con el aumento del consumo de electricidad por tercer año, los países deben volver a evaluar sus esfuerzos en materia de eficiencia energética.

Pero para hacer la mayor diferencia con respecto a las emisiones, los países deben retirar sus plantas de carbón. El estudio pronostica que las 258 plantas de carbón operativas en Europa emitieron en 2017 el 38% de todas las emisiones del sistema ETS de la UE, o el 15% del total de gases de efecto invernadero de la UE. En 2017, Holanda, Italia y Portugal agregaron sus nombres a la lista de países que eliminarán el carbón, lo cual es excelente. Necesitamos una eliminación de carbón rápida y completa en Europa: la idea de recargar losa vehículos eléctricos en la década de 2030 con carbón simplemente no cuenta. Un objetivo de energías renovables del 35% haría posible una eliminación gradual del carbón en 2030.

Los hallazgos clave incluyen:

• La nueva generación de energías renovables aumentó drásticamente en 2017, con eólica, solar y biomasa superando al carbón por primera vez. Dado que el potencial hidroeléctrico de Europa se aprovecha en gran medida, el aumento de las energías renovables proviene de la generación eólica, solar y de biomasa. Aumentaron un 12% en 2017 a 679 TWh, por primera vez colocando a eólica, solar y biomasa por encima de la generación con carbón. Este es un progreso increíble, considerando que hace solo cinco años, la generación con carbón era más del doble que la de eólica, solar y biomasa.

• Pero el crecimiento de las energías renovables se ha vuelto aún más desigual. Solo Alemania y Reino Unido contribuyeron al 56% del crecimiento de las energías renovables en los últimos tres años. También hay un sesgo a favor de la eólica: en 2017 tuvo lugar un aumento masivo del 19% en la generación eólica debido a las buenas condiciones de viento y la gran inversión en parques eólicos. Esta es una buena noticia ya que el boom de la biomasa ha terminado, pero la mala noticia es que la energía solar fue responsable de solo el 14% del crecimiento de las energías renovables de 2014 a 2017.

• El consumo de electricidad aumentó en un 0,7% en 2017, marcando el tercer año consecutivo de crecimiento. Con la economía de Europa nuevamente en una senda de crecimiento, la demanda de energía también está aumentando. Esto sugiere que los esfuerzos de eficiencia energética de Europa no son suficientes y, por tanto, la política de eficiencia energética de la UE necesita un mayor fortalecimiento.

• Las emisiones de CO2 del sector eléctrico no se modificaron en 2017, y aumentaron en toda la economía. La baja generación de energía hidroeléctrica y nuclear, junto con el aumento de la demanda, llevaron a una mayor generación de mediante combustibles fósiles. Por tanto, a pesar del gran aumento en la generación eólica, se estima que las emisiones de CO2 del sector energético se mantuvieron sin cambios en 1.019 millones de toneladas. Sin embargo, las emisiones estacionarias globales en los sectores de comercio de emisiones de la UE aumentaron ligeramente de 1.750 a 1.755 millones de toneladas debido a la mayor producción industrial, especialmente por el aumento de la producción de acero. Junto con los aumentos adicionales en la demanda de gas y petróleo no ETS, se estima que las emisiones globales de gases de efecto invernadero en la UE aumentaron alrededor del 1% en 2017.

• Europa occidental está eliminando gradualmente el carbón, pero Europa Oriental se está apegando a él. Otros tres Estados miembros anunciaron la eliminación del carbón en 2017: Holanda, Italia y Portugal, se unen a Francia y Reino Unido para comprometerse a eliminar el carbón, mientras que los países de Europa del Este se quedan con el carbón. El debate en Alemania, el mayor consumidor de carbón y lignito de Europa, está en curso y solo se decidirá en 2019.

En línea con su firme compromiso medioambiental, Iberdrola ha decidido completar el proceso de cierre de todas sus centrales eléctricas de carbón en el mundo, fuente de energía que representa, actualmente, solo el 1,8% de la capacidad total del grupo, que asciende a 48.062 MW, y el 1,5% de la producción eléctrica en los nueve primeros meses del año en curso: 1.596 GWh vs. 102.494 GWh. En este sentido, la compañía ha solicitado en España la autorización de cierre de las centrales térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia) ante el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, plantas que suman una potencia de 874 MW, una decisión mediante la que ratifica su compromiso de reducción de la intensidad de emisiones de CO2 en un 50% en el año 2030 respecto a los niveles de 2007 y de ser neutra en carbono en 2050.

En contraste, y como reflejo de su apuesta por las energías limpias y la sostenibilidad energética, el grupo Iberdrola ya cuenta con 28.778 MW de capacidad operativa a través de fuentes renovables de producción de energía, fundamentalmente eólica, tanto terrestre como marina (15.902 MW), e hidroeléctrica (12.756 MW).

En esta línea, recientemente, y junto a otras relevantes compañías eléctricas europeas, Iberdrola ha pedido a la Comisión y Parlamento Europeo que apruebe unos objetivos medioambientales más ambiciosos para el año 2030, incrementando la cuota de energías renovables hasta el 35% frente a la propuesta actual del 27%.

Tras el cierre de las últimas plantas de carbón operativas de Iberdrola, que no incidirá en la seguridad del suministro eléctrico -la compañía cuenta con 5.695 MW de capacidad de respaldo en ciclos combinados de gas-, el porcentaje de la capacidad de producción de electricidad libre de emisiones del grupo quedará en el 68%, elevándose en España hasta el 76%.

En el caso concreto de las centrales españolas de Lada y Velilla, su cierre no afectará al firme y demostrado compromiso de la compañía con el empleo, ya que Iberdrola recolocará al 100% de la plantilla -90 empleados en Lada y 80 en Velilla- tanto en las labores de desmantelamiento de ambas plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre por parte del Ministerio de Energía y supondrán una inversión cercana a los 35 millones de euros, como en otras instalaciones de la empresa. Las zonas ocupadas por Lada y Velilla serán objeto de una restauración paisajística.

Cabe recordar que desde el año 2001 la compañía ha clausurado en todo el mundo centrales térmicas que suman casi 7.500 MW de capacidad instalada -ver cuadro adjunto-. Destacan el cierre en 2013 y 2016, respectivamente, de dos grandes centrales de carbón en Reino Unido, Cockenzie y Longannet, cuya potencia conjunta ascendía a 3.600 MW. Asimismo, el desmantelamiento en este periodo de tiempo de casi 3.200 MW de plantas de fuel oil.

Gracias a la progresiva descarbonización de su mix de generación eléctrica, Iberdrola lleva ya más de 15 años siendo un referente mundial en la lucha contra el cambio climático, tras haber realizado inversiones por 90.000 millones de euros en el periodo.

Esto le ha llevado a ser, a día de hoy, líder mundial por potencia eólica terrestre instalada, al tiempo que ha reducido sus emisiones en Europa en un 75% desde el año 2000, alcanzando niveles que están un 70% por debajo de la media de las empresas europeas del sector.

Compromiso contra el cambio climático

Iberdrola aprobó ya en 2009 una Política corporativa contra el cambio climático mediante la que se comprometió a, entre otras medidas, apoyar un objetivo ambicioso global de reducción de emisiones; impulsar el desarrollo de tecnologías eficientes desde el punto de vista de las emisiones de gases de efecto invernadero; abogar por un mercado global de emisiones integrado y equitativo y fomentar un uso eficiente y responsable de la energía, involucrando a todos los grupos de interés relacionados con la compañía.

Asimismo, Iberdrola considera imprescindible para fomentar la reducción de emisiones que se dé una señal real de los precios del CO2 y que esta afecte a todos los sectores económicos. La empresa entiende, además, que con políticas climáticas adecuadas que den señales consistentes al mercado, la lucha para mitigar las emisiones, así como los procesos de adaptación al calentamiento global pueden ser una oportunidad de crecimiento económico.

Finalmente, cabe destacar que la compañía ha trabajado con Naciones Unidas a través de su Convención Marco sobre Cambio Climático y que, como ya ha hecho en ediciones precedentes, está teniendo una presencia activa en la COP 23 que se celebra en estos días en Bonn, de la que es colaborador oficial.

Con la repoblación de 20 hectáreas de monte quemado en la zona de Vall D’Ebo (Alicante), Eurofred ha recibido por segundo año consecutivo el sello de “Cálculo” y “Compenso” por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA). Con la plantación de estos 16.000 nuevos árboles la compañía “Compensa” el 100% de sus emisiones de CO2 a la atmósfera generadas en 2015.

El Sello del MAPAMA, en sus diferentes categorías, reconoce el compromiso con la eficiencia y el medio ambiente de empresas e instituciones. La inclusión de Eurofred en la primera sección del registro de huella de carbono, “Cálculo”, distingue su esfuerzo por calcular su huella de carbono y su compromiso por reducir sus emisiones.

16.000 nuevos árboles

En la nueva plantación y siembra de los nuevos 16.000 árboles se han utilizado dos especies autóctonas de la zona de Alicante: encinas y pinos carrascos en masa mixta para favorecer la diversidad y la protección frente a la erosión hídrica, con una densidad final aproximada de 500 encinas/300 pinos carrascos por hectárea. Las semillas se han recogido en fuentes semilleras cercanas.

Los trabajos de restauración forestal se realizaron por trabajadores de la zona y por personas en riesgo de exclusión social de octubre a diciembre. Con ello, los árboles absorberán el dióxido de carbono, retirando el exceso de CO2 en la atmósfera.

Este es el segundo año consecutivo que Eurofred recibe el sello de “Cálculo” y “Compenso”. En 2016 el MAPAMA ya otorgó a Eurofred la certificación por calcular y compensar sus emisiones de CO2 en 2014 por la plantación de 16.000 árboles en Montserrat (Barcelona). En total en dicha siembra se recuperó un área de 132.000 m2 devastada por incendios forestales.

Compromiso medioambiental

Hace tres años el departamento de Operaciones y Calidad de Eurofred se propuso un reto: borrar la totalidad de la huella de carbono de la compañía. En este objetivo, se han utilizado las herramientas que facilitan el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) para calcular, reducir y compensar.

El objetivo de Eurofred es seguir reforestando zonas forestales quemadas cada año, a la vez que desarrolla una política activa de reducción de las emisiones de CO2 en todas las operaciones de la compañía: flota comercial, oficinas, logística y día a día.

La compañía suiza de tecnología limpia Climeworks se ha asociado con Reykjavik Energy para combinar por primera vez en el mundo la tecnología de captura directa del aire (DAC) con almacenamiento geológico seguro y permanente. Como parte del proyecto CarbFix2, Climeworks demostrará una tecnología de eliminación de carbono segura, económicamente viable y altamente escalable. Este tipo de solución ha sido reconocida como un componente crucial en los esfuerzos para alcanzar los objetivos de calentamiento global.

El proyecto de investigación colaborativa respaldado por la UE se centra en una de las centrales geotérmicas más grandes del mundo en Hellisheidi, Islandia, donde actualmente se inyecta y mineraliza CO2 a escala industrial. En esta planta se instaló un módulo DAC de Climeworks para capturar CO2 del aire ambiente para almacenamiento permanente bajo tierra, creando así una solución de eliminación de carbono.

Se ha iniciado una fase de pruebas durante la cual se captura CO2 del aire ambiente, se une a agua y se envía a más de 700 m bajo tierra. Allí el CO2 reacciona con el lecho basáltico y forma minerales sólidos, creando una solución de almacenamiento permanente. La tecnología de Climeworks extrae y captura CO2 del aire ambiental mediante un filtro patentado. Luego, el filtro se calienta con energía calorífica de baja temperatura de la planta geotérmica para liberar el CO2 puro, que luego se puede almacenar bajo tierra.

Durante el ensayo, Climeworks probará cómo funciona su tecnología con las condiciones climáticas específicas de esta ubicación del suroeste de Islandia. El proyecto CarbFix2 es un gran avance para la tecnología DAC. A principios de este año, la compañía hizo historia con la primera planta de DAC comercialmente viable del mundo cerca de Zurich, que filtra 900 t de CO2 de la atmósfera y la suministra a un invernadero local.

El proyecto CarbFix2

CarbFix2 ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea y está dirigido por la compañía islandesa Reykjavik Energy. Se basa en el proyecto original CarbFix, iniciado en 2007. Otros socios de CarbFix2 son la Universidad de Islandia, CNRS (Toulouse, Francia) y Amphos 21 (Barcelona, España).

COMEVAL