Tags Posts tagged with "cogeneración"

cogeneración

Wärtsilä ha sido contratada para suministrar dos plantas de cogeneración en la provincia rusa de Cheliábinsk, en la región de los Urales del Sur. Las plantas forman parte de un programa de la administración local para mejorar los sistemas de calefacción urbana mediante la sustitución de calderas obsoletas por tecnologías modernas.
Las dos plantas se construirán para la empresa privada de inversiones Perspektiva LLC, y estarán en los municipios de Kasli y Karabash. Cada planta tendrá una potencia de 20 MW y contará con dos motores de gas natural del tipo Wärtsilä 34SG. Junto con las calderas de emergencia, las plantas serán los únicos proveedores de calefacción para los municipios a los que sirven, cada uno con una población aproximada de 17.000 habitantes. La electricidad generada se verterá a la red. Se prevé completar la entrega de equipos en junio de 2014, y el plan es que las dos plantas estén en marcha en el otoño de 2014, a tiempo para la temporada invernal.
El alcance completo de suministro incluye los grupos generadores y todos los sistemas mecánicos y eléctricos, además del sistema de recuperación de calor. En Kasli, los equipos se instalarán en un edificio aparte que también es parte del suministro, mientras que en Karabash los equipos se montarán dentro del cuarto de calderas existente. Las plantas se han diseñado para admitir un alto grado de modularidad, lo que permitirá repetir esta solución en proyectos similares por todo el país.
En Rusia Wärtsilä ha entregado más de 50 centrales eléctricas. A comienzos del año 2013, Wärtsilä recibió un pedido para una central de 110 MW para la localidad de Tijvin, cerca de San Petersburgo, que será la mayor central con motores de Rusia. Esa instalación, junto con estos dos nuevos pedidos, representan el nuevo concepto de generación flexible conocido como “Smart Power Generation”.

LA COGENERACIÓN Y LA REFORMA ENERGÉTICA ESPAÑOLA

El año 2013, junto con el 2012 pasaran a la historia energética española como los peores desde 1980, debido a la ausencia de política energética que permita la mínima actividad en el sector.Tanto las energías renovables, como la cogeneración, se vieron colapsadas por el RD Ley 1/2012 de 27 de Enero de 2012 que introdujo una moratoria a toda la actividad que se venía desarrollando.

Desde este momento del 2012 hasta mediados del 2013 no se empezaron a ver movimientos por parte de la administración energética. Es decir, 18 meses de inactividad y de desinformación que han paralizado a toda la industria que trabaja en instalaciones del régimen especial en España. La justificación de este parón en la actividad estaba basada en el enorme déficit tarifario que muestra el sistema (desde 1997) y la gran sobrecapacidad del mismo.

El Asesor Económico de la Moncloa, Sr. Álvaro Nadal, definió la situación del sector a los representantes de Cogen España como: “No cabe un MW más en el sistema, ni es posible destinar un euro más a soportar la producción de electricidad”.

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2014

TRAS UN AÑO PERDIDO, UN AÑO PARA LA ESPERANZA

Arranca un nuevo año y con él muchas oportunidades para recuperar la esperanza y lograr que los nuevos desarrollos normativos restauren de una vez la rentabilidad razonable para la cogeneración y la competitividad energética de la industria. No hay duda de que 2013 ha sido un ejercicio perdido y funesto para la cogeneración y para todas las industrias asociadas que la emplean en la fabricación de sus productos. No recuerdo, en los más de 25 años de la cogeneración en España, un año tan malo para la actividad.

No es de extrañar esta conclusión, dada la incierta situación que ha generado y mantenido el largo y desconcertante tránsito del anterior contexto normativo a la reforma energética emprendida hace casi ya dos años. Meses de incertidumbre y mazazos impositivos que han llevado a que la cogeneración se haya teñido de números rojos en 2013, causando un auténtico desplome en su actividad productiva.

Una situación crítica que se ha alargado llegando tras el verano a ser insostenible para muchísimas plantas, que se vieron obligadas a cesar su actividad a la espera de que el nuevo marco les permita recuperar su tan necesaria rentabilidad razonable.

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2014

Iberdrola Ingeniería se ha adjudicado en México un contrato valorado en 66 M€ para la construcción del sistema de interconexión que enlazará la central de cogeneración de Salamanca y la refinería Ingeniero Antonio M. Amor (RIAMA). Se trata del primer acuerdo que firma la Compañía con la multinacional Petróleos Mexicanos (Pemex).
El proyecto, que se desarrollará a lo largo de 18 meses mediante la modalidad llave en mano, incluye la construcción de un rack de hormigón de más de 2,5 kilómetros que llevará el vapor de alta y media presión generado por la central de cogeneración de Salamanca hasta la citada refinería, ambas situadas en el Estado de Guanajuato, en el centro de México.
Además, la iniciativa también implica la puesta en marcha de una planta de grandes dimensiones para el tratamiento de agua de condensado, un sistema de desgasificación, varios mecanismos de bombeo y otras infraestructuras auxiliares.
El vapor de alta presión será utilizado por RIAMA para la generación de energía eléctrica a través de unas turbinas existentes en la refinería. Por su parte, el de media presión será utilizado en las distintas fases productivas de esta instalación. Posteriormente, todo este vapor condensado será devuelto a la central de cogeneración de Salamanca -373 megavatios (MW), 579 Ton/hr de vapor de alta presión y 83 Ton/hr de vapor de media presión-, que está siendo construida en la actualidad por Iberdrola Ingeniería para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que se encargará de su posterior operación.
Cabe destacar que gran parte de las obras se van a realizar con la refinería de Pemex en operación, con lo que se deberán realizar las obras adoptando unas medidas especiales de seguridad y coordinación.
Este proyecto consolida a Iberdrola Ingeniería como una de las empresas más internacionales de su sector. La Empresa tiene presencia ya en cerca de 40 países y en los últimos meses ha ganado importantes concursos en mercados tan competitivos como los de Alemania, Canadá o Estados Unidos.
La principal actividad de la filial de Iberdrola es realizar trabajos de ingeniería y construcción, tanto para otras sociedades del Grupo como para terceros, en las áreas de generación, nuclear, redes y energías renovables.
El Grupo Iberdrola también se ha convertido en un operador eléctrico de referencia en México, país donde está presente desde el año 1998 y en el que acumula unas inversiones de alrededor de 2.700 millones de dólares.
Aparte de pionero en el desarrollo de las energías renovables, la compañía española es el líder privado en generación en este país, en el que ya produce alrededor del 14,5% de toda la electricidad, y una pieza clave en el ámbito de la mejora y ampliación de las infraestructuras de transmisión de energía eléctrica.

0 61
MWM engine at Santiago Hospital (Vitoria, Spain)

Aunque el desarrollo de proyectos de cogeneración prácticamente se ha detenido en nuestro país, aún sigue siendo posible la instalación de motores en algunos casos en los que se puede afinar mucho, tanto en costes como en eficiencia energética, aprovechando al máximo la energía consumida. Tal es el caso que se presenta en este artículo, que recoge la sustitución de dos motores de gas, por un nuevo motor, más moderno y eficiente, en el Hospital Santiago de Vitoria. El proyecto de renovación ha sido realizado por Giroa, que contrató el suministro del nuevo generador con MWM.

El Hospital Santiago en la ciudad de Vitoria lleva ya años utilizando la cogeneración como parte de su gestión energética. La antigua instalación de cogeneración tenía dos motores Caterpillar 3516 en tándem, es decir, conectados a un único alternador y produciendo en conjunto hasta 2.190 kW eléctricos.

Una vez cumplido el ciclo de vida de estos motores se planteó la necesidad de sustituirlos y modernizar la instalación.

Artículo publicado en: FuturENERGY Noviembre 2013

El desplome de la producción en agosto -tras los nuevos recortes económicos de julio-, y la aceleración en el proceso de cierres de plantas, resumen el momento actual de la cogeneración e España. Y entre los industriales cogeneradores la incertidumbre se acrecienta ante la falta de información y explicación sobre cómo serán los desarrollos de la reforma en curso.
En agosto pasado la producción de electricidad en cogeneración descendió un 14% en referencia a la realizada un año antes (ver informe Red Eléctrica), mientras que, por el contrario la producción de la energía eléctrica en el régimen especial creció un 12% en lo que va de ejercicio. Esto significa que mientras todas las renovables crecen ampliamente, la cogeneración es la única que decrece, en línea con el consumo.
El sector cogenerador se debate ante una dinámica de cierres progresivos: 20% de las cogeneraciones están paradas. A mayo, 219 plantas de las 1.007 existentes no tenían actividad, lo que supone un parón del 12% de la potencia total en cogeneración y que, en solo los cinco primeros meses de 2013 han parado 43 plantas. La potencia parada ha crecido un 50% en relación al año anterior hasta el punto de que el 25% de las plantas con 15 años de operación están sin actividad.
Moratoria, más impuestos, más recortes y creciente incertidumbre, desemboca en más cierres
ACOGEN han venido alertando de que los escenarios que la reforma genera conducen al desplome productivo y al cierre progresivo de la cogeneración. La moratoria a renovar instalaciones -vigente desde enero de 2012-, unida a la aplicación triple de impuestos energéticos –gas, electricidad y CO2– desde principios de año y los últimos recortes adicionales de julio, que eliminan la retribución por mayor eficiencia y contribución a las redes -razón de ser de la cogeneración-, están llevando al declive a una de las tecnologías más eficientes para el país y para su industria.
Los recortes ejecutados a la cogeneración suman ya 712 millones de euros, minorando el 22% de la retribución para todas las plantas y para las de más de 15 años de antigüedad el recorte significa hasta el 40% menos de los ingresos. Son, por volumen e intensidad, incomparables en relación a los efectuados a otras tecnologías, algo inexplicable e injusto cuando se trata de una tecnología sin crecimiento desde 2002 y que estaba un 30% por debajo del objetivo de desarrollo previsto para 2012, prueba evidente de su escasa rentabilidad, ya tremendamente ajustada antes de la reforma energética.
La cogeneración es una actividad transformadora con elevados costes operativos en combustibles, impuestos y personal especializado. Desde julio pasado, los cogeneradores ignoran que retribución tendrá la electricidad que están produciendo ahora, no pudiendo estimar cómo cerrarán el año ni tampoco presupuestar el 2014. La actividad se desarrolla en total incertidumbre con total parálisis en la toma de decisiones. Los órganos de administración de las industrias -muchas de ellas multinacionales-, solicitan evaluaciones económicas de la reforma energética para sus plantas que sus departamentos no pueden realizar, incluso ni saben si deberán devolver parte de los menguados ingresos por ventas “a cuenta” con plazos inciertos, ya que la reforma está pendiente de desarrollo y posterior implementación, algo que puede alargarse en la práctica hasta bien entrado el próximo año.
Graves repercusiones en el comercio exterior
Las consecuencias de la situación de la cogeneración se trasladan directamente a amplios sectores de la industria manufacturera –alimentaria, química, papel, cerámica, refino, automóvil etc.- repercutiendo en su competitividad y en su capacidad de producción y consecuentemente en las exportaciones y el empleo. Con cogeneración se fabrican más de 20.000 millones de euros en productos industriales, que en un 50% se exportan a mercados exteriores, empleando directamente a 200.000 personas. Las industrias asociadas a la cogeneración son las más exportadoras, las que más contribuyen a nivelar nuestra balanza comercial y esta situación puede afectarlas muy negativamente.
Repercusiones en el sector gasista y eléctrico
Las posibles consecuencias directas se extienden a otros sectores. Dado que la cogeneración produce el 13% de la electricidad y para ello consume el 22% de todo el gas natural que se vende en España, las repercusiones negativas también alcanzarán al sector energético. En primer lugar para el sector gasista, que vería descender su demanda y dispararse el déficit, y, en segundo lugar, para el sector eléctrico, porque la desaparición de las plantas de cogeneración arrastraría a gran parte de su industria asociada, importantes clientes de las eléctricas que perderán una parte sustancial de su negocio.
Explicar, aportar certidumbre y refundar la confianza
El sector cogenerador urge al Gobierno una explicación clara de la reforma eléctrica, medidas, plazos y objetivos que ésta contempla para la cogeneración y su industria asociada. ACOGEN considera que el Gobierno debe aportar certidumbre y confianza en el mantenimiento de la actividad a los industriales, y ello solo será posible si se desarrolla la regulación pendiente y su parametrización de forma acertada para la cogeneración, una actividad que conlleva particularidades –diversidad de aplicaciones, riesgo, eficiencia, inversiones, acceso a redes, servicios a industria, horas funcionamiento, titularidades, desarrollo histórico, etc.– que hacen realmente compleja la aplicación del novedoso esquema retributivo.

Para reducir de forma significativa la dependencia energética española de los combustibles fósiles de importación es esencial favorecer el incremento del número de cogeneraciones que empleen recursos renovables autóctonos, en el caso de España biomasa y termosolar. Con la disponibilidad de biomasa utilizable en España, sólo se podría cubrir con plantas de cogeneración de biomasa una fracción de los requisitos térmicos de la industria española compatibles con la cogeneración.

Para obviar estas limitaciones, puede recurrirse a una nueva tecnología solar térmica de media temperatura con colectores cilindro-parabólicos, basada en el empleo de gases presurizados como fluido de trabajo, cuyo desarrollo fue iniciado por el CIEMAT en 2006.

La cogeneración industrial en España está basada en su mayor parte en el empleo de combustibles fósiles, principalmente gas natural, con una pequeña participación de combustibles biomásicos. Desafortunadamente,
las cogeneraciones basadas en combustibles fósiles suponen un ahorro de energía primaria bastante limitado respecto a la producción independiente de electricidad y calor, incluso cuando se trata de cogeneraciones de alta eficiencia (ahorro de energía primaria superior al 10%).

Artículo publicado en: FuturENERGY Junio 2013

COMEVAL