Tags Posts tagged with "competitividad energética"

competitividad energética

GWEC Market Intelligence ha publicado su perspectiva de mercado actualizada y concluye que se instalarán 330 GW adicionales de capacidad eólica de 2019 a 2023, un aumento de 9 GW respecto a su perspectiva de mercado publicada en el primer trimestre de 2019. Los principales mercados que impulsan este aumento de volumen son los mercados terrestres de EE.UU. y China, que experimentarán un auge de instalación en los próximos dos años con una capacidad adicional de 6,5 GW y 10 GW, respectivamente, respecto a la perspectiva de mercado del primer trimestre de 2019. El creciente papel de la energía eólica marina en la transición energética global es una razón importante para impulsar el crecimiento general, y representará aproximadamente el 18% de la capacidad eólica total para 2023, frente al 9% en 2018. El crecimiento continuo de la energía eólica a nivel mundial será impulsado por la creciente competitividad de costes de la energía eólica, así como por mecanismos basados en el mercado, como subastas, licitaciones y PPA bilaterales.

De acuerdo con las perspectivas de mercado actualizadas publicadas por GWEC Market Intelligence, se agregarán 330 GW adicionales de nueva capacidad eólica al mercado energético mundial entre 2019 y 2023, lo que elevará la potencia total a más de 900 GW. La perspectiva se ha incrementado en 9 GW adicionales con respecto a la perspectiva publicada en el primer trimestre de 2019 en el Informe Anual Global Wind de GWEC.

De 2019 a 2023, el mercado eólico mundial crecerá a una tasa anual del 4%, alcanzando una capacidad total de más de 900 GW para 2023. Esta tasa de crecimiento significa que se agregará un promedio de aproximadamente 14 GW adicionales cada año a nivel mundial en los próximos cinco años, en comparación con los niveles de crecimiento de 2018.

A través del análisis de la evolución de los mercados eólicos de todo el mundo, se han identificado dos tendencias principales que impulsarán el crecimiento más allá de 2023; la creciente participación de los llamados proyectos libres de subsidios y un creciente número de PPAs bilaterales. Juntos, estos dos mecanismos contribuirán a la competitividad de costes de la energía eólica y proporcionarán garantías para el desarrollo de proyectos a gran escala y el crecimiento continuo de la energía eólica a nivel mundial.

Aunque hubo una disminución en las perspectivas para India y Alemania debido a las difíciles condiciones del mercado, incluida la ejecución de su capacidad subastada, el crecimiento en otros mercados compensa con creces este déficit. Con China sin subsidios para la energía eólica en tierra para 2021 y la finalización del Crédito Fiscal a la Producción en EE.UU., habrá una fiebre de instalación en los próximos dos años en estos dos mercados terrestres líderes.

Las previsiones para los mercados emergentes en Latinoamérica, el sudeste de Asia, África y Oriente Medio también se han incrementado, debido a la evolución positiva del mercado. Además, debe reconocerse la importancia de la energía eólica marina para impulsar el crecimiento, ya que está previsto que despegue a nivel mundial en los próximos años con una tasa de crecimiento anual compuesta del 8% entre 2019 y 2023, el doble que la energía eólica terrestre.

La energía eólica es ahora una de las fuentes de energía más rentables disponibles, por lo que no es sorprendente que sigamos viendo un crecimiento del volumen a medida que la demanda mundial de energía continúe aumentando. En promedio, se agregarán 60 GW de energía eólica terrestre y 8-10 GW de energía eólica marina en todo el mundo hasta 2023. Incluso si no se consideran los dos mercados clave de crecimiento, EE.UU. y China, se verán niveles de crecimiento de instalación similares a los de auge experimentado por la energía eólica en el período 2009-2010 en otros mercados y regiones.

Si bien esta perspectiva es muy positiva, no es suficiente para alcanzar los objetivos de energía renovable necesarios para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 °C.

Total de nuevas instalaciones por año para eólica terrestre y marina

2018: 50,12 GW
2019: 71,97 GW
2020: 76,43 GW
2021: 61,32 GW
2022: 62.02 GW
2023: 61,83 GW

Cambios por región respecto al primer trimestre de 2019 (solo eólica terrestre)

Norteamérica: +6,5 GW
Latinoamérica: +2 GW
Europa: -5,9 GW
África y Medio Oriente: +0,8 GW
Asia Pacífico: +5,7 GW

0 90
axpo_premio

El ranking «Energy Risk Commodity», que se elabora anualmente por las prestigiosas publicaciones «Risk» y «Energy Risk» ha vuelto a situar a Axpo como compañía energética líder en Europa. Las diferentes clasificaciones son resultado del voto de más de 1.600 agentes del mercado energético europeo (sector bancario, brokers, traders y usuarios finales), que valoran a las diferentes compañías de energía participantes teniendo en cuenta criterios como precio, flexibilidad, fiabilidad, integridad y velocidad de ejecución. Dado el cambiante entorno del mercado energético, las oportunidades reales de crecimiento de Axpo en el futuro se encuentran en los 20 países de Europa en los que mantiene una fuerte presencia local, y donde el pasado año creció un 40% en relación con el año anterior.

A lo largo de los últimos 6 años, Axpo ha estado siempre situada en los primeros puestos del ranking de trading de energía, pero es la primera vez que consigue ser elegida como Compañía Energética Líder, reforzando su excelente posición en Europa gracias a su extenso know-how”, comentó Domenico De Luca, Head of Trading & Sales de Axpo. “Estos resultados excepcionales suponen un paso adelante como reconocimiento a nuestro expertise y a nuestra capacidad para acercarnos con flexibilidad a las necesidades de los clientes”, añadió

Planta de cogeneración Torraspapel
Planta de cogeneración Torraspapel

Las 13 asociaciones industriales -Azulejos y Baldosas Cerámicas, Papelera, Alimentación y Bebidas, Ladrillos y Tejas, Asociación Agraria Jóvenes-agricultores, Cooperativas Agro-alimentarias, Madera y Mueble, Textil, Curtido de Pieles, Maquinaria de Bienes de Equipo para Cerámica, Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos, Productos para la Construcción y de Empresas Extractivas-, firmantes del Manifiesto para reivindicar la cogeneración como herramienta de competitividad energética, han enviado al Ministro de Industria una oferta de colaboración encaminada a buscar fórmulas que mitiguen los negativos efectos generados por la nueva normativa sobre cogeneración.
Son industrias que han invertido fuertemente en cogeneración con el objetivo de elevar o mantener los niveles de competitividad necesarios para poder exportar la mayoría de su producción a mercados exteriores ante la atonía del mercado interno.


ASAJA, ASCER, ASPAPEL, COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS DE ESPAÑA, FIAB e HISPALYT, firmantes iniciales del Manifiesto a las que unieron ACEXPIEL, ANFFECC, ASEBEC, AINDEX, CEPCO, CONFEMADERA HÁBITAT y CONSEJO INTERTEXTIL, están seguras de que es posible establecer fórmulas para recuperar esa competitividad perdida, en el marco de los desarrollos pendientes y de las medidas de reindustrialización que el Ministerio prepara. No hacerlo sería un contrasentido y supondría desentenderse de un grave perjuicio generado a la industria al intentar solucionar un problema que le era ajeno.
Durante el largo proceso de desarrollo de la reforma energética –aún inconcluso, a la espera de nuevos desarrollos- las asociaciones del Manifiesto han mostrado su interés por colaborar con el Ministerio para un mejor entendimiento de lo que supone la cogeneración como instrumento de competitividad para la industria. La cogeneración tiene todo el sentido cuando es implementada en un proceso industrial asociado con grandes consumos de electricidad, y calor vapor y térmica, cuya producción optimizada al cogenerar ambos en un mismo proceso –la cogeneración es generar electricidad y calor o vapor al mismo tiempo-, que proporcionan enormes ahorros, y beneficios para el país.
El tándem industria-cogeneración, impulso a la competitividad industrial de España
El Manifiesto firmado por los 13 sectores, hace ya más tres meses, remarcaba que “reindustrializar España requiere una política energética que apoye la cogeneración como herramienta legítima y eficaz de competitividad para consolidar industrias y sectores fuertes que produzcan en nuestro país y exporten al mundo, generando riqueza y empleo”.
La industria necesita estrategias que fortalezcan su competitividad para activar la producción y generar riqueza y empleo, para exportar y llevar la Marca España con liderazgo a los mercados exteriores, dinamizando así al país y materializando el tan deseado “renacimiento industrial”. Si un efecto de la reforma energética perjudica a gran parte de la industria española, deberán establecerse las medidas necesarias para contrarrestarlo o reconducirlo en coherencia con las nuevas medidas de reindustrialización, que sin duda son la gran oportunidad para hacerlo. De otra forma, estaremos cayendo en un contrasentido y en un error irreparable para nuestra economía real.
La Orden IET/1045/2014, por la que se aprueban los parámetros retributivos de la cogeneración, que acaba de ser aprobada, supone en tiempos de extrema dificultad para los empresarios afectados una nueva y frustrante contrariedad, un fuerte recorte a la cogeneración que repercute directamente sobre la viabilidad de una gran parte de estas industrias nacionales que en su proceso productivo tienen integrada esta tecnología como parte esencial de su estrategia competitiva. La Orden Ministerial penaliza directamente a estas industrias que invirtieron fuertemente para implementar cogeneración en su proceso productivo.
El tándem industria-cogeneración materializa una estrategia de competitividad industrial de España. En este tándem, la Orden Ministerial ataca a la cogeneración y como efecto a la industria. Cerrar las cogeneraciones conllevaría una caída de la demanda nacional de gas del 10%, una pérdida de la eficiencia energética del país del 2%, unos impactos socioeconómicos de más del 1% del PIB nacional y la pérdida de 70.000 puestos de trabajo industriales directos.
Se necesitan medidas urgentes y de inmediata implantación o será imposible recuperar la competitividad industrial perdida. El impacto de la Orden se materializará en poco tiempo con notable elevación de costes eléctricos y sus consecuencias inmediatas en las empresas de desplome de las exportaciones, repercusión en el empleo, mayores emisiones medioambientales y números rojos en las cuentas de resultados de las compañías.
Nuevas fórmulas en el marco de las medidas para el renacimiento industrial
Las asociaciones han enviado una carta al Ministro de Industria ofreciendo su colaboración y solicitando una vía de diálogo para identificar y desarrollar las medidas que mitiguen la situación de pérdida progresiva de competitividad en la que se ven sumidas estas industrias y que se agrava día a día. Las asociaciones están seguras de poder encontrar fórmulas factibles que acompañen a las, seguro, acertadas políticas de renacimiento industrial que en breve pondrá en marcha el Gobierno. Es la ocasión y el momento de recuperar la competitividad perdida en estos sectores con el varapalo a la cogeneración.

Las industrias de azulejos y baldosas cerámicas, papelera, alimentación y bebidas, y ladrillos y tejas, la asociación agraria jóvenes-agricultores y cooperativas agro-alimentarias, representandomiles empresas y millones de trabajadores, denuncian que la reforma eléctrica penaliza la eficiencia energética de sus industrias y actividades.
ASCER, ASPAPEL, HISPALYT, FIAB, ASAJA y COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS DE ESPAÑA, asociaciones sectoriales básicas de nuestra economía real, representadas por sus presidentes, han suscrito un documento en el que reivindican la cogeneración como herramienta clave de competitividad energética para la reindustrialización de España y piden al Gobierno la modificación de la propuesta de Orden Ministerial de retribución que hace inviable la cogeneración.
Isidro Zarzoso de ASCER, Eduardo Querol de ASPAPEL, José Malpesa de HISPALYT, Pedro Astals de FIAB, Pedro Barato de ASAJA, y Fernando Marcén de COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS DE ESPAÑA, presidentes de las asociaciones firmantes, describieron la importancia de la cogeneración en sus respectivas actividades y las negativas consecuencias que acarrearía para sus sectores la aprobación de esta normativa que se inscribe en las últimas medidas de la reforma eléctrica y que supondría la práctica desaparición en un año de las plantas de cogeneración.
El documento se ha enviado al Ministro de Industria con la solicitud de entrevista y el ofrecimiento de apoyo y colaboración de las asociaciones para alcanzar una solución que evite las gravísimas consecuencias potenciales. Los firmantes confían en que el Ministerio atienda su oferta de diálogo.
La cogeneración es una tecnología de alta eficiencia con la que determinadas industrias o actividades fabrican sus productos ahorrando más de un 10% de energía primaria. Apoyada y promovida por la Unión Europea por sus ventajas energéticas, ambientales y económicas, consiste en aprovechar al máximo la energía, generando a la vez y en un mismo proceso electricidad y calor, necesarios en diferentes actividades industriales, ahorrando energía y emisiones. Es energía distribuida que ahorra en redes de transporte y evita pérdidas: se consume donde se produce. Supone una herramienta clave para industrias intensivas en consumo energético –que necesitan mucha energía para fabricar sus productos-, porque las hace más eficientes energéticamente y, por tanto, más competitivas, paliando en parte los altos precios que se pagan en España por la electricidad, ganando capacidad exportadora y generando actividad y empleo. Así, el 20% del PIB industrial puede utilizar energía proveniente de cogeneración.
La reforma eléctrica maltrata a la cogeneración, penalizando precisamente a las industrias y actividades que contribuyen a la eficiencia energética del país. En 2013, los nuevos impuestos al gas, a la generación, al CO2 y otros recortes han golpeado a la cogeneración hasta tal punto que un 20% de las plantas tuvieron que parar por falta de rentabilidad. Ahora, la última normativa de la reforma -la propuesta de Orden Ministerial-, hará que las plantas entren en pérdidas operativas y tengan que cerrar. Si esto sucede, las industrias asociadas verán dispararse sus costes energéticos poniendo en riesgo su capacidad de producir, competir, exportar, mantener la actividad y el empleo.
La propuesta de Orden Ministerial de la reforma hace inviable la cogeneración, ya que directamente sitúa en pérdidas operativas a la mayoría de las plantas; los costes e impuestos son superiores a la retribución que fija el Gobierno. La normativa incumple la nueva Ley 24/2013 del Sector Eléctrico que garantiza “cubrir los costes que permitan competir a las instalaciones de cogeneración de alta eficiencia en nivel de igualdad con el resto de tecnologías en el mercado y que permita obtener una rentabilidad razonable”.
Esta norma pone en peligro la consecución de importantes objetivos de política energética nacional y europea, plasmados en diversas Directivas comunitarias. Mientras en Europa se impulsa la cogeneración y la eficiencia energética, en España se la sitúa al borde de la desaparición.
La propuesta de Orden no tiene en cuenta las circunstancias, particularidades y necesidades de las industrias cogeneradoras, estableciendo límites a las horas de funcionamiento y fijando niveles de precios de mercado y sistemas de compensación inadecuados que suponen la inviabilidad del funcionamiento de estas instalaciones. El impacto sobre la competitividad de las industrias, capacidad de exportación y empleo complicarán la recuperación económica. De aprobarse esta Orden, podría generarse un escenario de cierres, deslocalizaciones y pérdida de empleo en las industrias asociadas a las que se impide tener costes energéticos competitivos en un momento en el que todos los países de Europa tratan de atraer inversiones e industrias a sus territorios y de impulsar la actividad industrial como pilar para crecer y revertir la crisis.
Las consecuencias del cierre de plantas de cogeneración conllevarían la caída de la demanda nacional de gas del 10%, la pérdida de la eficiencia energética del país del 2%, impactos socioeconómicos de más del 1% del PIB y la pérdida de 70.000 puestos de trabajo industriales directos, sin duda el peor escenario para la anunciada recuperación económica.
ASCER, ASPAPEL, HISPALYT, FIAB, ASAJA y COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS, consideran que la reforma eléctrica penaliza injustamente sus actividades al golpear a su herramienta legítima de competitividad energética. La reforma debería desarrollar una política energética de impulso al tejido industrial en lugar de implantar un castigo a la industria que contribuye a la mayor eficiencia energética del país. Para estas asociaciones, resulta evidente que pese a que la Ley Eléctrica de 2013 garantiza la rentabilidad razonable de la cogeneración, la propuesta de Orden Ministerial la conduce al cierre.
El manifiesto suscrito concluye en que “para reindustrializar España se necesita una política energética que reivindique, entre otras cosas, la cogeneración como herramienta legítima y eficaz de competitividad de una industria fuerte que produzca en España y exporte al mundo, que mantenga y genere empleo.

TRAS UN AÑO PERDIDO, UN AÑO PARA LA ESPERANZA

Arranca un nuevo año y con él muchas oportunidades para recuperar la esperanza y lograr que los nuevos desarrollos normativos restauren de una vez la rentabilidad razonable para la cogeneración y la competitividad energética de la industria. No hay duda de que 2013 ha sido un ejercicio perdido y funesto para la cogeneración y para todas las industrias asociadas que la emplean en la fabricación de sus productos. No recuerdo, en los más de 25 años de la cogeneración en España, un año tan malo para la actividad.

No es de extrañar esta conclusión, dada la incierta situación que ha generado y mantenido el largo y desconcertante tránsito del anterior contexto normativo a la reforma energética emprendida hace casi ya dos años. Meses de incertidumbre y mazazos impositivos que han llevado a que la cogeneración se haya teñido de números rojos en 2013, causando un auténtico desplome en su actividad productiva.

Una situación crítica que se ha alargado llegando tras el verano a ser insostenible para muchísimas plantas, que se vieron obligadas a cesar su actividad a la espera de que el nuevo marco les permita recuperar su tan necesaria rentabilidad razonable.

Artículo publicado en: FuturENERGY Enero-Febrero 2014

AERZEN
COMEVAL