Tags Posts tagged with "Directiva"

Directiva

El trílogo Comisión Europea, Parlamento Europeo y Consejo Europeo ha cerrado las negociaciones sobre la Directiva de Energías Renovables, cuya versión final representa un buen resultado para el sector de las energías renovables. Entre los puntos más destacados de esta negociación final, que más benefician al sector fotovoltaico, y que supondrá un impulso al desarrollo del mercado, está el establecimiento del porcentaje de renovables sobre la energía final en un 32% a 2030. Este objetivo, que será revisable al alza en el año 2023, representa una mejora respecto de la propuesta inicial del Consejo de la Unión Europea y de la Comisión del 27%.

En este sentido, UNEF espera que esta revisión se produzca, para que a nivel europeo se pueda seguir impulsando la descarbonización y avanzar, en este sentido, en el cumplimiento de los objetivos acordados en el Acuerdo de París. El establecimiento de los principios de seguridad jurídica y de no retroactividad en el texto final de la Directiva es otro elemento central, ya que permite establecer un marco estable para las inversiones y prohíbe la implementación de medidas de recorte retroactivas que, en años pasados, han supuesto una parálisis para el sector fotovoltaico español. Este cambio representa un paso adelante en la normalización del sector y demuestra un claro reconocimiento de su importancia.

Por lo que se refiere al autoconsumo, UNEF considera una victoria el reconocimiento del derecho de los ciudadanos a generar y consumir energía limpia sin cargos hasta 2026, y con ello beneficiarse de un importante ahorro energético trasladado a su factura, así como contribuir a la lucha contra el cambio climático.

A partir de 2027, los Estados miembro podrán revisar este aspecto solamente en el caso de que puedan demostrar, con un análisis coste-beneficio, el impacto negativo en el sistema eléctrico de la exención de los peajes. Esta posible futura revisión no afectará a las instalaciones de autoconsumo de menos de 25 kW, que seguirán exentas del peaje de respaldo. Este blindaje permite establecer una senda de crecimiento sostenido.

Desde UNEF, esperamos que el desarrollo del autoconsumo, que supone el abaratamiento del coste de la energía para todos los consumidores y la generación de empleo y riqueza, unido a la progresiva reducción de los costes de la tecnología fotovoltaica, anime al Gobierno en vigencia en ese momento a seguir apoyando el sector como motor clave del desarrollo de nuestra economía y de la transición energética.

Desde UNEF, queremos extender nuestro agradecimiento al importante esfuerzo realizado por José Blanco, Ponente de la Directiva de Energías Renovables, Miguel Arias Cañete, Comisario de Energía y Medio Ambiente, y por todos los miembros de la Comisión.

La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, AVEBIOM, ha recibido con satisfacción el acuerdo alcanzado por el Consejo y la Comisión Europea sobre la Directiva de Energías Renovables II (RED II), que fija el objetivo de renovables para 2030 en el 32%, por encima del que defendían los gobiernos (27%), aunque tres puntos por debajo de lo que pretendía el Parlamento Europeo.

AVEBIOM se une a la satisfacción de las asociaciones europeas de climatización y refrigeración renovable (AEBIOM, EHPA, EGEC, ESTIF) por el acuerdo logrado, ya que da vida a la primera disposición dedicada a calefacción y refrigeración en la legislación de la UE”, explica su presidente, Javier Díaz. La climatización y refrigeración representan actualmente la mitad del consumo final de energía de la UE.

La Directiva establece un aumento anual de 1,3 puntos porcentuales para calefacción y refrigeración, con un 40% de flexibilidad en el calor residual. “Aunque es un primer paso positivo, el compromiso final en la proporción de renovables en climatización y refrigeración carece de ambición real en un contexto donde podrían ofrecer mucho más y llegar a un sector 100% renovable en 2050”, lamenta Javier Díaz.

AVEBIOM echa en falta, además, “que el objetivo no se corresponda con obligaciones vinculantes para los Estados miembros”. El acuerdo proporciona un marco de acción, pero “no es lo suficientemente ambicioso como para cumplir los objetivos de la UE a mediados de siglo para limitar el calentamiento global a 1,5° C”, subraya Díaz.

Este objetivo —añade— debe complementarse con un marco coherente que evite los subsidios a las tecnologías fósiles y el bloqueo de la infraestructura de combustibles fósiles”. En concreto, deberían fijarse los precios del carbono para replicar el éxito de los países pioneros y garantizar la igualdad de condiciones. “Las próximas negociaciones sobre la regulación de la gobernanza deben basarse en esta disposición confirmando la inclusión de H&C en las estrategias de descarbonización a largo plazo y abriendo la plataforma de financiación de relleno de huecos en proyectos descentralizados de H&C renovables”, agrega.

Biomasa sólida

AVEBIOM ha trabajado, a través del Grupo de Sostenibilidad de la Asociación Europea de la Biomasa (AEBIOM), para introducir criterios de sostenibilidad en el ámbito de la UE como una forma de garantizar la confianza del mercado, manteniendo el mismo nivel de igualdad para el sector.
Siempre habrá quienes se quejen sobre los criterios establecidos, pero —añade— la realidad es que, por primera vez, los legisladores europeos han establecido una hoja de ruta de sostenibilidad para el sector de la bioenergía sólida”.

AVEBIOM valora positivamente los criterios establecidos, el enfoque basado en el riesgo y que las plantas de menos de 20 MW de potencia térmica bruta queden exentas. Unas exigencias que garantizan que la biomasa se produzca de forma sostenible, independientemente de su origen geográfico, sin crear una carga administrativa innecesaria en instalaciones pequeñas y en países con un buen sistema de gestión forestal. El 12% de las instalaciones de biomasa tienen más de 20 MW, pero son responsables del consumo del 75% de la biomasa, según los datos de AEBIOM.

No obstante, AVEBIOM lamenta que los Estados miembros puedan adoptar criterios nacionales adicionales, que pueden generar distorsiones en el mercado. “Esperamos que no terminemos con 28 sistemas diferentes después de un esfuerzo tan constructivo logrado a nivel europeo”, concluye Javier Díaz.

Una transposición desordenada de la Directiva de Eficiencia Energética

EL FONDO NACIONAL DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

En el preámbulo del RDL 8/2014, aprobado por el Gobierno el pasado viernes 4 de julio, se expresa la urgencia de transponer en plazo la Directiva de eficiencia energética; en realidad, se está haciendo de manera incompleta y en normas dispersas que se solapan de manera desordenada. La Directiva de eficiencia energética 2012/27/UE (DEE) terminó su plazo de transposición al ordenamiento jurídico nacional el 5 de junio.

Al día siguiente el Consejo de Ministros acordó la creación del Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE) para anunciar que cumplirá los artículos más importantes de la directiva y evitar así el expediente de la Comisión Europea, como ya ha ocurrido con la última directiva de eficiencia energética de edificios de 2010 cuya transposición está sin completar desde enero de 2013.

El 5 de julio se ha publicado el RDL 8/2014. Se trata de un “decreto escoba” que de manera estrambótica regula multitud de materias que nada tienen que ver entre sí, como horarios comerciales, comisiones de tarjetas, drones, empleo juvenil, formación militar, impuesto sobre depósitos o un nuevo recargo en la tarifa del gas para pagar la deuda de Gas Natural con Sonatrach y que incluye la creación del FNEE como transposición parcial de la DEE.

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2014