Tags Posts tagged with "emisiones"

emisiones

0 18
De izquierda a derecha: Pedro Linares, Rafael Mateo, Manu Ayerdi, Carmen Becerril, Eduardo Teixeira y Santiago Gómez.

El nuevo mercado eléctrico europeo está ya en proceso de adaptación a la alta participación de las energías renovables en el sistema, lo que abre un amplio abanico de oportunidades de negocio en las próximas décadas. Así se destacó en la Jornada “El Mercado Eléctrico Europeo 2030”, celebrada en Pamplona, organizada por el Operador del Mercado Ibérico (OMI) y Acciona.

El evento se inscribe dentro de la ronda de jornadas divulgativas programadas por OMI en diversas ciudades de España y Portugal a fin de informar sobre el papel que los mercados eléctricos deben jugar para el cumplimiento de los objetivos de energía y clima que la Unión Europea ha establecido para 2030.

La UE se ha comprometido a reducir sus emisiones de efecto invernadero en un 40% con respecto a 1990 y a incrementar la cuota de las energías renovables sobre el consumo final de energía en un 32% en el año 2030, objetivos que podrían verse incrementados para cumplir el Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático. En esta Cumbre del Clima, casi 200 países se comprometieron a situar el incremento medio de la temperatura del planeta muy por debajo de 2ºC, y a esforzarse por no superar la cifra de 1,5 ºC en el presente siglo.

En ese contexto, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, destacó que “la eficiencia energética y la sustitución del consumo de combustibles fósiles por energías de origen renovable son el camino a seguir. Para ello, es esencial establecer los marcos legales que permitan incrementar la producción de energía renovable y garantizar la disponibilidad de las infraestructuras necesarias, además de facilitar la innovación. Navarra, por la fortaleza de su ecosistema industrial, de innovación y conocimiento, especialmente en energías renovables, y también en movilidad, tiene la capacidad y el firme compromiso de transformar dichos retos en una oportunidad.”

Nuevos retos para el sector renovable

Carmen Becerril, Presidenta de OMEL/OMI, declaró que el proceso de transición energética abre “nuevas oportunidades de negocio para todos”, y precisó que “la descarbonización de la economía en la UE, y la enorme inversión que este proceso supondrá para el sector de las renovables, requiere que los agentes implanten nuevas estrategias de gestión de energía para mitigar el riesgo de precio en el mercado a plazo y maximizar el valor de su flexibilidad en los mercados spot”.

Rafael Mateo, CEO de la división de Energía de Acciona, señaló por su parte que “el sector eléctrico ha experimentado cambios sin precedentes y las renovables han llegado a ser la fuente de generación más competitiva y de mayor crecimiento. En este contexto, a día de hoy, son las decisiones políticas y de los consumidores, no la tecnología, la única barrera para que la inversión se encamine a una rápida descarbonización”. Mateo añadió que “el cambio de paradigma energético abre nuevos retos para el sector, con la entrada masiva de renovables y la introducción de nuevos elementos que aportarán flexibilidad al sistema y que acelerarán la salida de la generación fósil, como es la necesidad de un mercado eléctrico adaptado a la nueva situación”.

La jornada, contó también con la participación de Santiago Gómez Ramos, director de gestión de Energía de Acciona; Eduardo Teixeira, director de Mercados y Consumidores del regulador energético portugués ERSE, y Pedro Linares, profesor e investigador del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia de Comillas.

Temas como la importancia de los consumidores en el nuevo marco regulatorio a nivel europeo, el papel que juegan los nuevos recursos descentralizados y los agregadores, la figura del prosumer (productor-consumidor), o el impulso a la movilidad eléctrica fueron también abordados en la jornada, que contó con la asistencia de unas 100 personas.

Europa se ha fijado el objetivo de que el 32% de su energía provenga de energías renovables para 2030, frente al 17,5% actual. Las empresas son y pueden desempeñar un papel aún más importante en el cumplimiento de este objetivo. Miles de compradores corporativos clave, incluidos representates de las industrias de acero, aluminio, TIC y productos químicos, y proveedores de energía limpia, se reúnen en Amsterdam en el evento RE-Source 2019, una conferencia de dos días para discutir cómo acelerar los esfuerzos para obtener más energía renovable.

Las últimas semanas han visto una gran cantidad de importantes acuerdos de compra de energía solar y eólica de algunas de las empresas más importantes de todo el mundo. Google anunció su mayor compra corporativa renovable de la historia, que incluye casi 800 MW de nueva energía renovable en Europa. Amazon reveló recientemente planes para alcanzar el 100% de energía renovable para 2030.

El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI Europa) también anunció en el evento una nueva asociación con la Plataforma RE-Source para acelerar la transición hacia la energía limpia de la industria aeroportuaria y ayudarla a lograr su compromiso cero emisiones para 2050. Además, la plataforma RE-Source ha recibido una subvención de 500.000 € de Google.org para financiar aún más el desarrollo de nuevos modelos de compra de energía renovable, proporcionar capacitación y recursos para los consumidores, y permitir un acceso más generalizado a la energía limpia.

La compra corporativa de energías renovables ha aumentado rápidamente en Europa, con 7,5 GW de acuerdos de compra de energía (PPAs) firmados en los últimos cinco años, y 1,6 GW de acuerdos solo en 2019. Más países europeos están participando en acuerdos PPA: 13 países han firmado PPAs en 2019 hasta ahora. La compra corporativa del sector comercial e industrial representó 3,4 GW en 2018 y se espera que crezca considerablemente en la próxima década.

Los consumidores industriales y comerciales representan más de la mitad del consumo energético de Europa en la actualidad. Alimentar a estos consumidores corporativos con energía renovable podría ofrecer reducciones significativas en las emisiones de CO2 y hacer que las industrias europeas sean más competitivas debido a la rápida caída de costes de las energías renovables.

Según un estudio reciente de la Comisión Europea, si los compradores corporativos con sede en la UE se comprometieran a obtener electricidad renovable para satisfacer el 30% de su demanda total de electricidad para 2030, el sector de energía renovable de la UE generaría más de 750.000 M€ en valor agregado bruto y más de 220.000 nuevos empleos.

Los gobiernos pueden desempeñar su papel para facilitar que más empresas compren energía renovable, eliminando obstáculos administrativos para los PPAs corporativos renovables, y para la inversión directa en generación de energía renovable que existen en toda Europa. Según la nueva Directiva de energías renovables, los gobiernos europeos ahora tienen el deber de eliminar estas barreras. Actualmente, solo dos de los proyectos de Planes Nacionales de Energía y Clima para 2030 mencionan los PPAs y ninguno cumple con la legislación acordada.

Cristina Gallach, Alta Comisionada para la Agenda 2030 y Carlos Mataix, Director del Centro de Innovación en Tecnología para el DHS de la UPM

El Grupo Red Eléctrica se ha marcado 11 objetivos de sostenibilidad con horizonte 2030 en el marco de su Compromiso de Sostenibilidad y en línea con su Plan Estratégico 2018-2022. La compañía ha presentado estas metas en el marco de la jornada ‘Creando juntos un futuro sostenible. El reto de los ODS’, que se ha celebrado en su sede. El acto ha sido presidido por el presidente del Grupo, Jordi Sevilla, y ha contado con la participación de la Alta Comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, y el director del Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano de la Universidad Politécnica de Madrid, Carlos Mataix.

 

11 objetivos para un futuro sostenible

Los once objetivos materializan las cuatro prioridades del Grupo en materia de sostenibilidad de aquí a 2030: favorecer la descarbonización de la economía y la transición energética; apostar por una cadena de valor responsable; participar en el progreso económico, ambiental y social del entorno e impulsar una cultura corporativa de innovación y flexibilidad. Se trata de una hoja de ruta plenamente alineada con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas, que recientemente ha celebrado cuatro años desde su aprobación.

1.  Descarbonización de la economía

Entre los objetivos, destacan los destinados a facilitar la descarbonización de la economía, dado el papel de Red Eléctrica como agente proactivo en la transición energética. En este sentido, el Grupo se compromete a trabajar por un modelo libre de emisiones, apostando por la electrificación de la economía, la integración eficiente de las energías renovables y el desarrollo y operación de sistemas de almacenamiento de energía y también de una red robusta y mejor interconectada. En concreto, de aquí a 2030 la compañía trabajará para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 40% e integrar de forma segura el 100% de la energía renovable disponible en el sistema eléctrico.

2. Cadena de valor responsable

Uno de los pilares clave del Compromiso de Sostenibilidad es su apuesta por implicar a todos los eslabones de la cadena de valor. La compañía considera que empleados, proveedores y clientes deben implicarse para lograr el cambio. Por ello, uno de los objetivos será extender a lo largo de la cadena de suministro las metas del Grupo en disminución de emisiones y en conservación de la biodiversidad. Por otro lado, el Grupo también trabajará para que en 2030 la financiación que obtenga para el desarrollo de sus actividades cuente con la calificación de producto financiero “verde”.

3. Contribución al desarrollo del entorno

Desde sus inicios, uno de los principales focos ha sido contribuir al progreso económico, ambiental y social del entorno. De esta forma, cada año desarrolla numerosos proyectos de conservación del medio ambiente y de bienestar de la comunidad. En esta línea, de aquí a 2030 Red Eléctrica pondrá en marcha diferentes iniciativas para convertirse en un referente en igualdad de género y diversidad. En concreto, la compañía quiere lograr la paridad en el equipo directivo y fomentar la inclusión de colectivos en riesgo de exclusión. Del mismo modo, entre sus metas también contempla generar un impacto neto positivo sobre el capital natural del entorno de sus instalaciones y eliminar por completo la brecha digital de las poblaciones que rodean sus infraestructuras.

4. Anticipación y acción para el cambio

Conscientes de la importancia de adaptarse con flexibilidad a los cambios, impulsará una cultura corporativa de innovación que le permita identificar oportunidades de crecimiento y consiga adelantarse a las tendencias globales.

De esta forma, la empresa se ha propuesto una hoja de ruta para convertirse en un actor tecnológico de referencia y un líder en economía circular. Por un lado, de aquí a 2030 impulsará un mínimo de 120 iniciativas de innovación tecnológica que promuevan la transición energética y las telecomunicaciones. Por otro, se compromete a que los equipos y materiales empleados en las actividades del Grupo estén producidos con materiales reutilizados o reciclados y que, al final de su vida útil, vuelvan a reutilizarse o reciclarse.

Interior de la central

La Red de Calor con Biomasa de Soria abastecerá de calor para calefacción y ACS (Agua Caliente Sanitaria) a los siete polideportivos de la capital soriana durante los próximos cuatro años. La empresa de Soria ha obtenido la adjudicación del contrato mixto de servicios energéticos y mantenimiento con garantía total y de sustitución de instalaciones térmicas de la Piscina Ángel Tejedor, del Centro Deportivo Pajaritos, del Polideportivo Fuente del Rey, del Polideportivo San Andrés, del Polideportivo Las Pedrizas, del Polideportivo de la Juventud, y de la Piscina del Castillo, todas instalaciones del ayuntamiento de Soria.

 

De esta manera, la Red de Calor suma nuevos edificios públicos convirtiendo la capital en una ciudad más limpia y segura que se sube al tren de la utilización de la biomasa como energía renovable. Se eliminará el gasóleo del pabellón de los Pajaritos y de Fuente del Rey y entre todos el consumo previsto será de entre 2,5 y 3 GWh. El servicio de mantenimiento energético de las instalaciones deportivas del ayuntamiento llevaba dos años finalizado, después de haber pasado los cuatro años del contrato más los dos de prórroga, que terminaron en 2017.

Según el responsable comercial de Red de Calor de Soria, Javier Jiménez, “nuestro proyecto lleva demostrando en Soria desde enero de 2015 cómo las redes de calor con biomasa suponen una solución sostenible, eficiente y capaz de reducir las emisiones de efecto invernadero en la línea de combatir el calentamiento global y la crisis medioambiental que estamos atravesando”.

Con la conexión de siete instalaciones municipales a la Red de Calor, Soria demuestra que las ciudades intermedias pueden ser la base de la lucha contra el cambio climático y el mejor ejemplo de cumplimiento de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible que contempla la nueva Agenda Europea 2030. “La transición hacia un desarrollo más sostenible es evidente ya en Soria, ahora tenemos que seguir trabajando la expansión de una conciencia social sobre el medio ambiente que debe ir en consonancia con la Agenda Española para el Cambio y paralela a las políticas públicas abordadas internacionalmente”, apunta Jiménez.

La Red de Calor con Biomasa de Soria ya ha logrado crear conciencia entre los vecinos en torno a la necesidad de utilizar energías renovables y alejarse de la especulación de los combustibles fósiles como el gas y el gasóleo, “la biomasa ha entrado en las casas de los ciudadanos, en cada vivienda que ha decidido conectarse, a cada edificio público y usuario que lo utiliza, y ahora también en siete polideportivos municipales”. La idea es que los técnicos de la Red de Calor hagan una presentación en cada uno de los polideportivos próximamente para que los usuarios habituales que quieran puedan conocer con todo detalle cómo funciona el sistema de abastecimiento con energía térmica de biomasa.

Gasinera. Foto cortesía de Endesa

Según un informe elaborado por la Fundación para el Fomento de la Innovación Industrial de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid que recoge datos de emisiones de 30 estudios científicos nacionales e internacionales, el gas natural como combustible garantiza la calidad del aire reduciendo hasta un 90% las emisiones de NOx y hasta un 75% las partículas.

Para la elaboración de este informe se ha llevado a cabo una revisión de 30 estudios científicos donde se han empleado metodologías contrastadas de medición de emisiones a la atmósfera procedentes de distintas tipologías de vehículos, bajo condiciones reales de circulación urbana e interurbana.
El estudio compara las emisiones del diesel y el gas natural en autobuses y camiones y las conclusiones son determinantes. En vehículos pesados, el gas natural reduce las emisiones de NOx hasta un 86% y las partículas un 75%. En el caso de los autobuses, el gas natural reduce las emisiones de NOx hasta un 90% y las emisiones de partículas hasta un 69% con respecto al diesel.

Adicionalmente, el gas natural no presenta azufre en su composición, por lo que a diferencia del diesel elimina las emisiones de SOx por completo.

Desde Gasnam, destacamos la importancia de utilizar una metodología rigurosa y avalada científicamente a la hora de comparar emisiones contaminantes puesto que, de otro modo, las interpretaciones pueden inducir a error.

En 2018, España disminuyó la intensidad de sus emisiones un 4,1%, convirtiéndose en el cuarto país que más la redujo en relación con los países del G20. Por delante de España, se encuentran Alemania, México y Francia, mientras que la media mundial se sitúa muy por debajo, en el 1,6%. Así se refleja en la nueva edición del Low Carbon Economy Index, elaborado por PwC por undécimo año consecutivo y que analiza el progreso de los países del G20 en materia de descarbonización de la economía y reducción de las emisiones. Estas cifras contrastan con las registradas a nivel mundial, que hacen cada vez más difícil cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

Las condiciones climáticas en España han hecho que, respecto al 2017, en el 2018 haya sido posible emplear un 87% más de energía de origen hidráulico y un 3% más de eólica reduciendo, así, en un 17% la energía procedente de carbón. En cualquier caso, España se sitúa aún muy lejos de su objetivo de reducción de emisiones para 2030 y no debe ser motivo de satisfacción el hecho de que las emisiones se reduzcan fundamentalmente porque las condiciones climatológicas acompañen. España tiene, por tanto, el gran reto de conseguir mayores tasas de descarbonización en situaciones climatológicas adversas, actuando no solo en el sector energético, sino también sobre los sectores transporte, residencial, agrícola, etc.

Los objetivos del Acuerdo de París, todavía más lejos

A nivel mundial, la tasa de descarbonización se ha ralentizado hasta el 1,6%, el ritmo más bajo desde 2011, después de varios años de avances moderados. Esta caída representa menos de la mitad de la tasa de descarbonización registrada en 2015 -del 3,3%-, cuando más de 190 gobiernos se comprometieron con el Acuerdo de París. A este ritmo, los países ni siquiera alcanzarán sus propios objetivos nacionales (NDC) ni mucho menos el objetivo mundial, mucho más ambicioso. PwC estima que la tasa media de descarbonización necesaria para cumplir con los objetivos nacionales para las economías del G20 es del 3% anual hasta 2030.

Según el análisis, será necesario un índice de descarbonización mundial del 7,5% anual para tener una probabilidad de dos tercios de limitar el calentamiento a 2ºC. En comparación, Francia descarbonizó al 4% anual, cuando acometió su apuesta por la energía nuclear en los años 80, y Estados Unidos al 3% anual en la revolución del shale gas. El año pasado, el PIB mundial creció hasta el 3,7%, aupado por el desarrollo de las economías emergentes, que crecieron por encima del 5% (China, India e Indonesia). Y aunque la economía mundial es cada vez más eficiente desde el punto de vista energético, su consumo creció un 2,9% en 2018.

El desarrollo de industrias que demandan un consumo intensivo de energía, como la construcción o el acero, en economías como la china, la india o la indonesia, que se encuentran en plena industrialización, es una de las principales causas de este crecimiento. Además, los patrones climatológicos extremos registrados alrededor de todo el mundo, también llevaron a aumentar la demanda de electricidad y gas para calefacción y aire acondicionado, en una clara advertencia de los posibles efectos asociados al cambio climático.

Las energías renovables – incluyendo biocombustibles, biomasa, la energía geotérmica, la hidroelectricidad, la energía solar y la eólica- alcanzaron la tasa más alta desde 2010, del 7,2%, pero siguen representando menos del 12% del sistema energético. El grueso del crecimiento de la demanda de energía fue cubierto por los combustibles fósiles, que incrementaron las emisiones mundiales en un 2%, lo que supone el mayor aumento registrado desde 2011.

La vocación de servicio y de diálogo abierto con la sociedad que caracteriza a la Fundación Renovables le lleva a compartir con el resto de actores y entidades que participan en la Semana Europea de la Movilidad (#SemanaDeLaMovilidad19, #SEM19) sus propuestas en materia de movilidad urbana sostenible, las cuales pueden consultarse en toda su extensión en el último informe publicado, titulado “Escenario, políticas y directrices para la transición energética”.

La solución al problema del transporte (atascos, ruidos, contaminación, etc.) no puede venir desde el propio sector del transporte (con la creación de más infraestructuras viarias para aliviar los atascos, pues estas volverán a saturarse, en una espiral sin fin) sino desde el urbanismo y la ordenación del territorio: ubicando más cerca los distintos bienes y servicios para que así no sea necesario desplazarse tan lejos. Se trata de procurar la máxima accesibilidad con la menor movilidad motorizada posible, especialmente si esta tiene lugar en modos motorizados privados. Ello solo es posible desde la “creación de cercanía”, esto es, recuperando el modelo de ciudad de distancias cortas, multifuncional y diversa que siempre había caracterizado a las ciudades españolas.

La Fundación Renovables considera por tanto que se debe gestionar la movilidad urbana y el sector transportes a través de planes integrales que, con criterios de sostenibilidad, ahorro y eficiencia, apuesten por un cambio radical en las tendencias y patrones actuales, de modo que:

  • Se gestione y racionalice la demanda de movilidad (demanda no equivale a necesidad), minimizándola gracias a una nueva configuración del espacio urbano en el que todos los servicios básicos municipales y comercios se encuentren a una distancia fácilmente accesible a pie. Dicho con otras palabras, se debe apostar por la recuperación de la escala de barrio.
  • Se haga hincapié en la gestión y conservación de las infraestructuras, frente al discurso hegemónico de nueva construcción o ampliación de las ya existentes, donde prima el beneficio económico.
  • Se apueste, de forma clara e inequívoca, por los modos no motorizados de transporte (marcha a pie y en bicicleta) en intermodalidad con el transporte público colectivo.

Defienden un cambio en la concepción de la movilidad, de manera que se consolide un criterio de servicio público y uso compartido, minimizando la demanda de movilidad motorizada por disponibilidad de bienes y servicios de cercanía, con prácticas de mínimo consumo y emisiones contaminantes y abandonando progresivamente la utilización de vehículos con motor de combustión interna. Este cambio en la concepción de la movilidad abre un amplio abanico de oportunidades para re-diseñar el modelo de ciudad, revitalizar el tejido productivo local y servir de mecanismo tractor de la economía.

El marco de actuación tiene como finalidad conseguir un cambio de modelo de movilidad urbana cuyo objetivo sea garantizar la accesibilidad a los distintos bienes y servicios sin necesidad de apostar necesariamente por el uso del automóvil privado. El nuevo modelo de movilidad urbana que defienden es bajo en carbono, con cero emisiones de gases contaminantes, más inclusivo y económico, en base a:

  • Una planificación y un diseño urbanístico que garanticen la máxima accesibilidad con la menor movilidad motorizada posible, de manera que se maximicen los desplazamientos a pie y en bicicleta en condiciones de seguridad.
  • El desarrollo de una red de transporte público colectivo suficientemente potente y accesible para el conjunto de la ciudadanía, de manera que pueda asumir el grueso de aquella movilidad motorizada que aún deba producirse tras la introducción de criterios de accesibilidad y creación de cercanía, pues no todo estará lo suficientemente cerca para todo el mundo y al mismo tiempo. Este transporte público deberá ser eléctrico y abastecido por completo con fuentes renovables de energía.

Para asumir la fracción restante de la movilidad motorizada (el grueso ha de ser asumida por transporte público colectivo) se debe potenciar el vehículo eléctrico (automóviles, bicicletas, patinetes, etc.), igualmente a partir de electricidad generada completamente con fuentes renovables y siempre desde una consideración de uso compartido (carsharing, carpooling, etc.).

Tras el éxito conseguido en la implementación de planes de transporte bajo en carbono en 7 ciudades europeas entre las que se encuentran Málaga, Lisboa o Rávena, el proyecto Locations replica el modelo en Cádiz. En el marco de este proyecto, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional de Interreg MED y liderado por Area Science Park, el centro tecnológico Fundación CIRCE desarrolla un plan de transporte bajo en carbono con el fin de mitigar el impacto que el tráfico relacionado con los cruceros tiene en la ciudad, mejorando la calidad de vida de los habitantes y pasajeros.

El proyecto pretende elaborar herramientas para el apoyo a las administraciones locales en el desarrollo de planes de transporte bajo en carbono mediante el diseño de medidas específicas que permitan descongestionar el tráfico de cruceros y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través del uso generalizado de soluciones innovadoras de transporte sostenible. Para que las medidas reflejen las demandas del turista de crucero y también de los residentes de la ciudad, para su elaboración, se ha contado con la colaboración de las instituciones, agentes del sector crucero y ciudadanos.

Tras realizar una primera fase del proceso participativo en Cádiz a principios de abril en la que se recogieron las principales necesidades y expectativas de los distintos sectores, se realizó el diagnóstico de la situación y se comenzó la elaboración del plan de transporte bajo en carbono.

La segunda ronda de proceso participativo, que tuvo lugar a mediados de julio, consistió en una sesión conjunta con los sectores que habían contribuido al diagnóstico, para que, de primera mano, validaran las propuestas incluidas en el plan. El resultado fue muy positivo, ya que esta sesión permitió alcanzar un consenso para el enfoque de las medidas planteadas por CIRCE entre los asistentes, encontrándose entre ellos, la Concejalía de Turismo y la Autoridad Portuaria de Cádiz. Como resultado de esta sesión, se pudieron incluir en el plan, varias indicaciones para la implementación de las medidas, que desde todos los sectores se consideran necesarias y apropiadas para la mejora de la sostenibilidad de la movilidad del turista de crucero.

El siguiente paso será presentar el documento del plan al Ayuntamiento de Cádiz y a la Autoridad Portuaria. Este plan permitirá que tengan a su disposición la relación de medidas propuestas por CIRCE, en el marco del proyecto Locations, que pueden contribuir a la movilidad sostenible del turista de crucero desde el punto de vista de la accesibilidad, la contribución a la economía local y la promoción de medios de transporte bajos en carbono.

Dubai ha dado un paso más para el medio ambiente, en la Terminal 2 del aeropuerto han instalado 15.000 módulos fotovoltaicos en sus instalaciones que reducirán sus emisiones de carbono y les ahorrarán 300.00 de euros anuales en facturas de electricidad.

Este cambio fue anunciado este lunes donde habían terminado el proyecto de instalación de los paneles solares. Para su realización han estado conectados dos grandes empresas, Dubai Airports y Etihad Energy Services Company, la segunda una empresa especializada en el sector de la energía. El proyecto forma parte de una iniciativa inteligente de Dewa que lo que pretender es usar energías renovables por el uso de paneles solares.

Una reducción de 3.000 T
El proyecto solar tiene una capacidad de 5 MWh que generará 7.483.500 kWh de energía anual para los aeropuertos de Dubai. Esto provocara que se reduzca la carga actual de la segunda terminal en un 29%. Esto implicara también una reducción de emisión de más de 3.000 T/año de CO2. Esto implica un gran cambio para Dubai que desde su inicio han decidido usar un tipo de energía contaminante para la creación de la propia ciudad.

“Reducir el consumo en un 20%”
Algunos de los responsables hablaron sobre el proyecto, uno de ellos fue Ali Al Jassim, CEO de Etihad ESCO, que prestará servicios de mantenimiento a los aeropuertos de la ciudad durante un periodo de siete años. “Esto también marca una extensión de una asociación existente entre los aeropuertos de Dubai y Etihad ESCO, que se remonta a octubre de 2017, cuando firmamos un acuerdo para la modernización de las terminales 1, 2 y 3 de Dubai con el fin de mejorar la eficiencia energética y reducir el consumo de agua y electricidad en un 20 por ciento.” También hace unos meses está misma empresa dijo que se espera poner en marcha un programa de eficiencia energética dirigido a la industria para el 2021.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) financiarán el desarrollo de la planta solar fotovoltaica Núñez de Balboa, que Iberdrola construye en estos momentos en Extremadura. La instalación ocupa una superficie cercana a las 1.000 hectáreas y contará con una potencia total de 500 MW, lo que la convierte en la mayor planta fotovoltaica en construcción de Europa. Podrá suministrar energía limpia a 250.000 personas, cantidad superior a la población de las ciudades de Cáceres y Badajoz, y evitará la emisión a la atmósfera de 215.000 t de CO2 al año.

Este acuerdo de financiación verde ha sido suscrito en Madrid por la vicepresidenta del BEI, Emma Navarro, el presidente del ICO, José Carlos García de Quevedo, y el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán. El banco de la UE facilitará 145 M€ y el ICO aportará hasta 140 M€ para este nuevo proyecto de energía renovable de la compañía, cuya inversión total alcanzará los 290 M€.

Núñez de Balboa está situada entre los municipios pacenses de Usagre, Hinojosa del Valle y Bienvenida. Su puesta en funcionamiento está prevista para 2020 y en esta fase de construcción dará empleo a más de 1.000 personas. El proyecto incluye además el desarrollo de toda la infraestructura necesaria para llevar la energía producida a la red de distribución eléctrica.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha explicado durante la firma que “con este nuevo acuerdo aseguramos nuestra inversión en Núñez de Balboa y seguimos avanzando en el objetivo de triplicar nuestra capacidad eólica y solar en España para el año 2030”. La financiación suscrita con el BEI y el ICO está en línea, además, “con la apuesta de Iberdrola por un modelo energético sostenible que permita la transición hacia una economía baja en carbono”, según ha manifestado Galán.

El BEI y la acción contra al cambio climático

El BEI, en su calidad de mayor proveedor multilateral de financiación para la lucha contra el cambio climático a escala mundial, tiene como objetivo destinar al menos el 25% de sus inversiones a la mitigación y adaptación al cambio climático, apoyando un crecimiento bajo en carbono y con capacidad de resiliencia climática.

En 2018, el Banco Europeo de Inversiones superó, por noveno año consecutivo, su objetivo de financiación climática, aportando 16.200 millones de euros para promover la acción a favor del clima, lo que supuso el 29% del total de su actividad. La movilización de financiación para la lucha contra el cambio climático es una prioridad para el banco de la UE. Su objetivo es liderar la movilización de la financiación necesaria para mantener el calentamiento global por debajo de 2 ˚C y limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ˚C para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

El Banco Europeo de Inversiones es el mayor emisor global de bonos verdes y fue pionero al realizar la primera emisión en este mercado.

AERZEN
COMEVAL