Tags Posts tagged with "energía"

energía

0 2

La eólica se posiciona como una tecnología líder para combatir el cambio climático. El sector eólico español está comprometido con los objetivos del Acuerdo de Paris de no aumentar la temperatura global en más de 1,5 ºC, y trabaja para llevar a buen puerto la descarbonización de la energía y, en particular, los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para 2030 y la Estrategia Nacional del Clima a 2050, y contribuir a hacer de la Cumbre del Clima de Madrid (COP25) uno de los hitos fundamentales de la lucha global contra el cambio climático.

La Unión Europea tiene como objetivo clave la reducción de al menos un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2020 con respecto a 1990, una reducción de al menos un 40% en 2030, aunque este objetivo puede incrementarse a un 50% si se aprueba el New Green Deal de la nueva presidenta de la Comisión Europea, y se está debatiendo la adopción de un objetivo de cero emisiones netas para 2050. España es uno de los países con más ambición en sus objetivos planteados en el borrador del PNIEC, contemplando las emisiones cero en 2050. Esta fuerte reducción de las emisiones debe basarse en pilares como la eficiencia energética, la electrificación de la demanda y la generación de electricidad mediante energías renovables.

En este sentido, los avances hechos en la descarbonización del sector eléctrico gracias a la apuesta por las tecnologías renovables en las últimas dos décadas indican que se puede avanzar rápidamente hacia objetivos de descarbonización más ambiciosos. A falta de diciembre para cerrar 2019, las cifras de emisiones de CO2 del sector eléctrico en España son alentadoras e indican que los esfuerzos hechos en promover las renovables, especialmente la tecnología eólica, permitirán al sector eléctrico cumplir con un año de antelación el objetivo común de la UE de reducir un 20% sus emisiones de CO2 para 2020 respecto a 1990. Sin la eólica, las emisiones de CO2 hasta el mes de noviembre habrían sido un 24% superiores a las de 1990.

Ya en 2018, gracias a los 26 millones de toneladas de CO2 que evitó la eólica, el sector eléctrico fue el único sector del inventario nacional de emisiones de CO2 que había conseguido reducir sus emisiones respecto a 1990. En 2020, la puesta en marcha de las instalaciones renovables de las subastas de 2016 y 2017 permitirá una reducción aún mayor de las emisiones de CO2 del sector eléctrico y un avance importante hacia la descarbonización del sector en 2050.

La energía eólica, en el periodo 2000-2018, ha evitado la emisión de 353 millones de toneladas de CO2 a la atmosfera, de las que 51 millones de toneladas de CO2 se corresponden a 2017 y 2018.

Emisiones evitadas por la eólica y ahorros importación de combustibles fósiles
En 2018, 26 millones de toneladas de CO2 han sido evitadas gracias a la eólica, esta magnitud equivale a un 73% de las emisiones totales de las centrales de generación de carbón en el mismo año. Durante el pasado año, los ahorros en derechos de emisión de CO2 ascendieron a 401,3 M€ (considerando un precio del derecho de emisión de 15,88 euros/tonelada).

La eólica no solo evita la emisión de gases de efecto invernadero, también permite disminuir la importación de combustibles fósiles. La reducción de importaciones de combustible fósil supone una contribución importante en la balanza de pagos española y beneficia a la economía española. Entre 2000 y 2018, la reducción de consumo de petróleo ascendió a 901,6 millones de barriles equivalente de petróleo. El equivalente a dos años de importaciones españolas de petróleo.

En términos económicos, el ahorro gracias a la eólica ha sido:

• 22.929 MK€ en periodo 2000-2018
• 1.699 M€ en 2018

De cara al futuro, la tecnología eólica tiene un rol preponderante en la reducción de gases de efecto invernadero y el cumplimiento del PNIEC: es la tecnología que más emisiones de CO2 evita según los datos del PNIEC. Los 116 TWh de electricidad que se van a generar con el viento en 2030 suponen el 34% de la demanda total de electricidad nacional y será la principal tecnología de generación. Dependiendo de lo rápido que avance la electrificación de otros sectores, el despliegue de la eólica de acuerdo con la planificación del PNIEC supondrá entre el 22% y el 49% del esfuerzo en reducción de emisiones hasta 2030 (-109 M Ton CO2 respecto a 2005).

Eólica y movilidad eléctrica

La energía eólica producirá electricidad para alimentar los vehículos eléctricos: cada MWh eólico, y de otras tecnologías renovables, adicional del PNIEC va a contribuir a disminuir las emisiones del sector eléctrico y del transporte a la vez.

Si se alcanzan los objetivos de eólica del PNIEC, con una penetración del 34% de energía eólica en el mix de la electricidad que alimentará los 5 millones de coches eléctricos previstos en 2030, gracias al viento se evitará adicionalmente 4,3 millones de toneladas de CO2 en el transporte (el equivalente al 15,3% del objetivo del PNIEC para la Movilidad y transporte).

Sumando la reducción en las emisiones en el transporte a la del sector eléctrico, en total, la contribución de la eólica será de 49,2 millones de toneladas de CO2.

Alcanzar los 50 GW de potencia instalada de eólica para 2030 supondrá aproximadamente el 45% de la reducción en las emisiones de CO2 para 2030 previstas en el PNIEC. En total, en el periodo que abarca el PNIEC, 2021-2030, la eólica evitará la emisión a la atmósfera de 490 Millones de toneladas de CO2, con un valor aproximado de 14.700 millones de euros en derechos de emisiones.

Noviembre 2019 y la eólica

Nuevo récord de producción eólica. La eólica lideró el mix de generación en noviembre. En el mes de noviembre de 2019, un 33,8% de la electricidad consumida en España ha sido gracias al viento. El mes pasado fue el noviembre con la energía eléctrica más limpia desde 1990: sólo 14 gr de CO2 por kWh consumido, frente a los 40 gr de CO2 de 1990, lo que equivale a una reducción del 65%.

La producción de origen eólica, en noviembre, ha sido suficiente para cubrir la demanda eléctrica de todos los hogares del país. Esta electricidad se ha generado en 807 municipios españoles y en 16 comunidades autónomas españolas.

Con un tercio de la electricidad generada con el viento, el precio medio PVPC de la electricidad del mes de noviembre bajó un 18% respecto al año pasado y un 3,5% respecto al mes de octubre. El precio del mercado eléctrico también se ha reducido, en 32% respecto al año pasado. En lo que va de año, la eólica ha supuesto un 21,1% de la generación eléctrica, lo que constituye también un nuevo récord.

El agua que drena en sus túneles Madrid Calle 30 podría generar energía para refrigerar 4.256 viviendas, según los datos de un estudio del Aula Universitaria Madrid Subterra, iniciativa académica promovida y financiada por la asociación Madrid Subterra en el seno de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Esta cifra se basa en la energía térmica del agua que, potencialmente, podría ser extraída a través de bombas de calor en 20 de los 36 pozos de drenaje de MC30 y distribuida mediante suelo radiante para refrigerar instalaciones propias o ajenas a MC30 que se encuentren en el entorno de sus túneles (como es el caso del ejemplo de las viviendas).

El estudio del Aula Universitaria Madrid Subterra sostiene que en los 20 pozos de MC30 cuyo caudal es aprovechable energéticamente, se producen cerca de 9 kWh de refrigeración por cada m3 de agua bombeada. Estos datos se basan en el supuesto más desfavorable del análisis de temperatura del agua de los pozos en verano, que se ha medido en 18 ºC. En una hora, de media, los 20 pozos bombean 313,6 3 de agua, cantidad con la que se podría llenar una piscina olímpica cada 8 horas.

La energía hidrotérmica extraída del subsuelo, en este caso del agua drenada en los pozos de MC30, es limpia, sostenible y renovable. Es decir, si este potencial energético -en todo o en parte- fuera viable tecnológica y económicamente, ayudaría a luchar contra el cambio climático porque evitaría la emisión a la atmósfera de 1.257 t de CO2 (el equivalente a lo que contaminan en 3 días de trabajo a un turno de 8 horas el conjunto de los 15.723 taxis de Madrid).

El potencial hidrotérmico del agua drenada en los túneles de MC30 también podría abastecer de agua caliente sanitaria a 19.786 personas durante todo el año o cubrir la demanda de calefacción de 398 viviendas. Todos los datos se basan en cálculos efectuados a partir de las tablas de consumo energético residencial del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE).

Potencial para disminuir el calor en estaciones de Metro de Madrid

El primer año de trabajo del Aula Madrid Subterra ha confirmado también la validez del proyecto de atemperación del aire de la estación de Avenida de América mediante el aprovechamiento térmico de los 20.000 litros por hora de agua que recoge el pozo de esa estación. Los análisis de Metro de Madrid, corroborados por el Aula Madrid Subterra, sostienen que se podría bajar hasta en 7 ºC la temperatura del aire del andén.

El Aula Madrid Subterra ha abierto igualmente una vía de estudio del potencial energético de las infraestructuras de Metro para proveer a terceros. En este sentido, hay datos para sostener que con el volumen y temperatura del aire de las estaciones de Gran Vía y Bilbao -y, en su caso, con la inversión y tecnología adecuada- se podría cubrir potencialmente el consumo de agua caliente de hasta 7.500 personas al mes.

Metro de Madrid, además, ha obtenido del Aula Madrid Subterra conocimientos que van más allá de las cifras concretas, entre los que destaca una metodología de cálculo validada, modelos de análisis de sensibilidad de diferentes variables y un abanico de soluciones técnicas para tomar decisiones sobre el aprovechamiento térmico del calor residual en las infraestructuras del suburbano madrileño.

Madrid Subterra, fortalecida

Los análisis efectuados en las instalaciones subterráneas de Metro de Madrid y Madrid Calle 30 respaldan la existencia de un yacimiento de energía limpia en el subsuelo urbano, cuya explotación promueve la asociación público-privada Madrid Subterra desde su constitución hace 5 años.

Madrid Subterra solicitó recientemente que el potencial energético del subsuelo urbano sea tenido en cuenta en la Estrategia Española de Cambio Climático, en la planificación y desarrollo de Madrid Nuevo Norte, de la Operación Campamento, de las ampliaciones de la red de Metro de Madrid, del soterramiento de la A5 o de otras iniciativas urbanísticas futuras.

Los datos del Aula Madrid Subterra refuerzan el mensaje a organismos públicos y reguladores para que favorezcan activamente los proyectos e inversiones que se requieren para aprovechar esta fuente limpia y renovable de energía residual que se halla en el subsuelo urbano y ahora se desperdicia.

0 6

Enrique Riquelme, Presidente y CEO de Cox Energy, empresa española de energía solar fotovoltaica, ha sido elegido como una de las cien personalidades latinas más influyentes y comprometidas con el medio ambiente por la organización ambientalista Sachamama, que tiene como objetivo la defensa de una economía sostenible basada en la utilización de energías limpias. Esta iniciativa distingue a empresarios, altos directivos, políticos, académicos, activistas, periodistas, premios nobel, y otros profesionales por su aportación a la lucha ambiental y la sostenibilidad.

La lista, realizada por la asociación defensora del medio ambiente junto a importantes fundaciones y organizaciones internacionales, ha elegido a personalidades por su compromiso en el activismo climático, derechos ambientales e impacto corporativo. Destacan, entre otros, nombres como el de Ana Patricia Botín; José María Álvarez Pallete; Pablo Isla; la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera; Selma Hayek, Penélope Cruz, J. Balbin, Gisele Bündchen, Presidentes de Gobierno y Jefes de Estado, como Iván Duque, y otras importantes personalidades como el Papa Francisco.

Enrique Riquelme es fundador de diversas empresas, entre las que destaca Cox Energy, compañía española solar fotovoltaica, que inicia su actividad en 2014, con oficinas y proyectos en México, Chile, Panamá, Colombia y España. Cox Energy cuenta con tres áreas de actividad: generación de energía, comercialización de electricidad cien por cien renovable y operación y mantenimiento de plantas.

La actividad empresarial del Presidente y CEO de Cox Energy siempre ha estado unida al compromiso social, tanto a título personal como a través de sus compañías. Enrique Riquelme apoya e impulsa proyectos centrados en la innovación del sector de energías renovables, eficiencia energética y defensa del medio ambiente, con el objetivo de conseguir que su actividad profesional y experiencia creen un impacto positivo en las comunidades donde las desarrolla.

Enrique Riquelme es Presidente del Consejo de la Fundación Scholas para Panamá y Centroamérica y Presidente mundial para Tecnología y Emprendimiento de la misma organización. La Fundación está promovida por el Papa Francisco y su objetivo es educar y formar a jóvenes sin recursos y apoyarles en proyectos de emprendimiento.

Fuentes de la organización Sachamama señalan que los “100 latinos” supone un impulso para apoyar la defensa del clima. Dicha lista será presentada en el evento “No Planet B Latino Summit” que se llevará a cabo dentro de la próxima Cumbre del Clima organizada en Madrid. El “No Planet B Latino Summit” destacará el liderazgo de Iberoamérica en la lucha contra el cambio climático y ejercerá presión global hacia la implementación del acuerdo de París y los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030.

La defensa del clima es el reto más importante que tenemos como humanidad y así lo hemos de asumir”, señalan fuentes de la organización ambientalista, que consideran que en la actualidad existen “todas las herramientas” para salir adelante, pero urge organizarse y asumir los desafíos, que en el caso de Latinoamérica, son muy importantes.

i-DE, la compañía distribuidora eléctrica de Iberdrola, ha inaugurado el primer sistema de almacenamiento de energía eléctrica con baterías de ion de litio para redes de distribución en España. El proyecto, pionero en el país y situado en el municipio murciano de Caravaca de la Cruz, permitirá mejorar la calidad de suministro energético del entorno, así como el aprovechamiento de la energía solar generada en la zona.

El sistema de almacenamiento, de 3 MWh de capacidad, puede funcionar en isla y, en caso de interrupción de suministro, proveer hasta cinco horas de energía eléctrica a las principales pedanías de su entorno: Cañada de la Cruz, Inazares, Moralejo, Barranda, El Moral y Los Royos.

Climatología adversa y entorno rural

Las circunstancias especiales del entorno rural de Caravaca de la Cruz han determinado la elección del enclave para esta solución innovadora.

En los últimos años, la zona viene registrando situaciones climatológicas muy adversas que provocan incidentes en la red de distribución. Asimismo, se trata de un área integrada por diversos núcleos de consumo, pequeños y dispersos, que hacen que una avería pueda dejar sin servicio a varias poblaciones. A ello se suma las largas distancias que hay que recorrer para llegar hasta la fuente del problema, dificultando la resolución de incidencias.

La solución tradicional hubiera representado la construcción de 22 km de líneas aéreas, atravesando zonas de protección medioambiental. Por este motivo, se optó por una solución innovadora, basada en el almacenamiento energético, instalada en un cruce de líneas áreas, que permite atender a varias zonas con una única batería.

El proyecto ha demostrado que las baterías pueden mejorar la continuidad de suministro en situaciones de contingencia, así como el aprovechamiento de plantas fotovoltaicas conectadas en la red de influencia, incluso formar islas usando únicamente energías renovables. Las baterías, en definitiva, se constituyen en complemento a la operación local convencional.

Sistema de almacenamiento inteligente

En Caravaca de la Cruz hay varias plantas fotovoltaicas de cierta dimensión que elevan la tensión de la línea en las horas de mayor exposición del sol. Una batería de estas características es capaz de ajustar el voltaje a los valores adecuados y estar lista para intervenir como segunda fuente de suministro eléctrico en caso de fallo en la red.

La planta de almacenamiento está dotada de un sistema inteligente capaz de valorar situaciones y decidir qué parte de la red se mantiene en funcionamiento desde la batería, atendiendo a los consumos reales, la capacidad de producción de las plantas fotovoltaicas del entorno y el estado de la carga de la batería, entre otros aspectos.

El sistema estima tanto los consumos como la potencia de generación renovable de las plantas solares instaladas en la zona en ese momento, así como la previsión de las siguientes horas. De este modo, puede aprovechar la generación eléctrica local y, además, absorber la energía sobrante, en caso de exceso de producción.

La combinación de esta batería con la producción de las plantas fotovoltaicas de la zona permitirá rebajar considerablemente los tiempos de interrupción del suministro eléctrico durante una emergencia.

El almacenamiento y las redes, claves para el modelo energético del futuro

Los sistemas de almacenamiento son clave para abordar el reto de la transición energética y están llamados a convertirse en un elemento esencial en el sistema eléctrico del futuro, porque permiten mejorar la calidad del suministro eléctrico, asegurar la estabilidad y fiabilidad de la red e integrar y aprovechar la energía generada por fuentes renovables.

Iberdrola es líder en almacenamiento de energía, con una potencia de 4.400 MW instalados mediante tecnología de bombeo, el método más eficiente en la actualidad, y desarrolla numerosas iniciativas que combinan el uso de baterías con proyectos de energía renovables -eólica y fotovoltaica-, así como orientadas a la mejora de la calidad del suministro de sus redes, como es el caso de la instalación en Caravaca de La Cruz.

Las redes de distribución eléctrica son el sistema circulatorio del nuevo modelo energético y la plataforma necesaria para la transición hacia una economía descarbonizada, basada en energías renovables y competitivas. La transformación de las redes hacia una infraestructura inteligente permite dar respuesta a los retos de una economía electrificada, con una mayor integración de renovables, la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y modelos de consumo y la generación distribuida.

En este contexto, i-DE ha destinado 2.000 millones de euros a la digitalización de las redes eléctricas que opera, con la instalación de casi 11 millones de contadores digitales, junto a la infraestructura que los soporta, y la adaptación de alrededor de 90.000 centros de transformación en España, a los que ha incorporado capacidades de telegestión, supervisión y automatización. Asimismo, trabaja en la actualidad en la digitalización de la red de baja tensión y realiza inversiones en sistemas de control y operación.

i-DE, redes eléctricas inteligentes

La actividad de i-DE -la nueva marca de distribución eléctrica de Iberdrola- contempla la planificación, construcción, y mantenimiento de las líneas eléctricas, subestaciones, centros de transformación y otras infraestructuras, así como la operación de ese sistema para distribuir la energía de forma eficiente entre los diversos agentes que la producen y consumen.

Iberdrola opera un sistema de distribución que posee 270.000 km de líneas eléctricas en España, con presencia en 10 Comunidades Autónomas y atendiendo a una población de 17 millones. En 2018, el negocio de distribución de Iberdrola invirtió casi 500 millones de euros en España en proyectos destinados a la mejora de sus procesos y canales de atención al cliente; la finalización del despliegue de cerca de 11 millones de contadores inteligentes y la supervisión y automatización de la red.

La actividad de redes de Iberdrola tiene un relevante efecto tractor sobre la economía española, con la generación de más de 10.000 empleos totales (directos y a través de sus proveedores). En 2018, la compañía realizó compras por valor de 500 M€ a 2.000 empresas locales.

Vertiv ha ganado el premio al mejor Proyecto de Eficiencia Energética por su concepto ESaaS (Energy Savings as a Service) en el 10º Workshop Global de Energía y Cambio Climático organizado por Telefónica. Específicamente, Vertiv ha ganado gracias al proyecto entregado para el edificio Concepción de Telefónica en Madrid, donde el consumo de energía se redujo hasta en un 85% en algunas de las salas técnicas, ahorrando aproximadamente un gigavatio de energía por año.

Cada año, este evento reúne a personas de todos los países en los que Telefónica opera. El principal objetivo de la cita es sacar el máximo partido de las oportunidades que actualmente existen en esta área así como fomentar la innovación de cara a reducir el consumo energético y la huella de carbono del gigante de las telecomunicaciones a nivel global. En 2018, Vertiv ya obtuvo este reconocimiento gracias a la implantación de sistemas de refrigeración en uno de los centros de datos más importantes de Telefónica, ubicado en Columbia, cerca de Bogotá.

En febrero de 2018, Vertiv y Telefónica anunciaron una alianza global a largo plazo para impulsar el ahorro energético a través de soluciones de infraestructura personalizadas. Gracias a este acuerdo, Vertiv proporciona Ahorro Energético como Servicio (ESaaS) en todas los emplazamientos de la red troncal y de acceso de Telefónica en Europa y América del Sur, cubriendo todos los servicios que van desde el análisis energético de un emplazamiento hasta su mantenimiento completo.

Hemos alcanzado nuestros objetivos de energía y cambio climático antes de tiempo, por lo que desde Telefónica nos hemos propuesto objetivos más ambiciosos para utilizar más energía renovable, alcanzar más eficiencia energética y emitir menos emisiones de CO2“, afirma Nilmar Seccomandi, head of Network & System Infrastructure de Telefónica. “Para cumplir los nuevos objetivos es fundamental industrializar el modelo Energy Savings as a Service (ESaaS), que Vertiv aceptó el reto hace dos años y que se usó para implementar el proyecto de renovación tecnológica del edificio de Concepción en Telefónica España. Esperamos que Vertiv pueda presentar proyectos similares en otros países en el workshop del año 2020, que celebraremos en Chile.”

Este reconocimiento de Telefónica, que nos ha sido otorgado por segundo año consecutivo, confirma el compromiso que tenemos en Vertiv con la mejora continua en la eficiencia energética de los proyectos en los cuales participamos, y también demuestra la capacidad de nuestros equipos de trabajo y la calidad de las soluciones que hemos desarrollado. Con nuestro aporte los clientes logran ser sostenibles en el tiempo, mejorando su contribución al medio ambiente, a la vez que obtienen significativos ahorros de costos en sus operaciones,” explicó Fernando García, vicepresidente y director general de Vertiv en América Latina.

Oscar Fenoll, global account manager de Vertiv para Telefónica, señaló: “El gran trabajo de cooperación en materia de eficiencia energética desarrollado entre Telefónica y Vertiv se está materializando proyecto a proyecto en la generación de ahorros energéticos. Los tres galardones otorgados de forma continua por Telefónica refrendan el buen camino realizado y que ahora se pretende acelerar a través de modelos disruptivos como el ESaaS. Además de mejorar la posición competitiva de Telefónica, todos estamos contribuyendo a la mejora del impacto del cambio climático”.

José Alfonso Gil, country manager de Vertiv en España, destacó: “Como proveedor global con una amplia cartera de soluciones de eficiencia energética, Vertiv es ideal para socios de Telefónica en proyectos como ESaaS. Vertiv ofrece no solo productos de alta eficiencia, sino también consultoría experimentada, monitorización integral y programas de servicio y mantenimiento que abordan la eficiencia y la disponibilidad.

Leche Gaza, cooperativa de ganaderos zamoranos especializada en productos lácteos, está construyendo una nueva fábrica en la localidad de Coreses, a unos 15 kilómetros de Zamora. Para ello, la empresa ha firmado un contrato con Veolia para la instalación de equipos, construcción y operación de los servicios de energía, agua y residuos de la nueva planta. Gracias a este contrato, Veolia se consolida como un partner estratégico para lograr los objetivos de Leche Gaza en materia de eficiencia, sostenibilidad y optimización de recursos.

Veolia, mediante un contrato de ahorros garantizados, se encargará de la instalación de la sala de calderas a vapor, así como del posterior suministro de energía a vapor, lo que permitirá una reducción en la factura energética del cliente. Además, Veolia será la responsable del ciclo integral de agua necesaria para el proceso de producción de la cooperativa, lo que incluye la construcción y operación de la planta potabilizadora y de la estación depuradora de aguas residuales (EDARI).

Para completar el servicio integral que ofrece Veolia, el contrato también contempla la gestión de los residuos generados del proceso industrial. De este modo, la compañía ofrece a Leche Gaza una solución completa de gestión y optimización de recursos basada en procesos innovadores y medioambientalmente sostenibles. La nueva fábrica de Coreses contará así con unas instalaciones punteras adaptadas a las previsiones de crecimiento de la cooperativa.

Toyota España se incorpora a Gasnam como socio con el objetivo de fomentar el desarrollo del hidrógeno como fuente de energía libre de emisiones. La asociación inauguró el pasado 2 de octubre un grupo de trabajo para fomentar la implantación del hidrógeno como fuente de energía terrestre y marítima, enfocado a un modelo de transporte descarbonizado y libre de emisiones, en el que participará Toyota activamente.

La secretaria general de Gasnam, Eugenia Sillero, asegura que “la descarbonización de la movilidad requiere la progresiva incorporación del gas verde al mix energético. La incorporación de Toyota a Gasnam supone un paso decisivo para avanzar en esta línea”.

La apuesta de Toyota por el hidrógeno se remonta a hace más de 20 años, cuando la compañía inició un programa de investigación y pruebas sobre la tecnología de pila de combustible. En 2014, Toyota fue pionera con la introducción al mercado de Mirai, la primera berlina propulsada mediante hidrógeno, que a día de hoy ha comercializado ya más de 10.000 unidades a nivel mundial. En 2020 lanzará en España al mercado el Toyota Mirai que cuenta con más de 550 km de autonomía y no genera emisiones.

A nivel global, la compañía también suministrará su sistema de pila de combustible, incluidos los grupos de pilas de combustible, los depósitos de hidrógeno y otros componentes clave a Caetanobus SA, para los primeros autobuses urbano de hidrógeno de demostración que comenzarán a operar en 2020 en Europa.

Adicionalmente, Toyota está trabajando activamente para alcanzar una sociedad futura basada en el uso del hidrógeno y otras fuentes de energía renovables, sin emisiones de CO2. El hidrógeno se puede utilizar no solo para proporcionar energía a los vehículos – particulares pero también autobuses, taxis, carretillas elevadoras y otros–, sino también para generar la electricidad de los hogares e, incluso, de las fábricas.

Además, Toyota patrocina el primer buque propulsado por hidrógeno del mundo, el Energy Observer, que produce hidrógeno a partir de agua de mar sin generar carbono.

Todas estas acciones se enmarcan dentro del compromiso Medioambiental-Toyota Environmental Challenge 2050-, un desafío que consta de un conjunto de seis ambiciosos objetivos a alcanzar en los próximos 30 años con el fin de contribuir a la sostenibilidad del planeta en línea con los ODS de la ONU.

Saft ha entregado e instalado sistemas de baterías de Li-ion Flex’ion para proporcionar energía de respaldo en un centro de datos de Sparkasse, el grupo bancario público más grande de Alemania. En su segunda colaboración este año, Saft y Piller Group trabajaron juntos para combinar el reconocido sistema de baterías de Li-ion Flex’ion de Saft con el sistema de suministro de alimentación ininterrumpida (UPS) de Piller Group. La solución proporcionará una copia de seguridad de alto rendimiento para el centro de datos. El ámbito de aplicación de Saft incluía el diseño, fabricación, suministro, instalación y puesta en marcha.

Se han pedido dos sistemas Flex’ion para el centro de datos, cada uno de los cuales tiene una potencia de 373 kW durante 15 minutos al final de su vida útil de 15 años.

En términos de seguridad, el sistema de baterías Flex’ìon de Saft se basa en la electroquímica Super Lithium Iron Phosphate de la empresa, que es inherentemente segura para sitios críticos. Mientras que las baterías de plomo-ácido reguladas por válvula (VRLA) se han utilizado ampliamente en los centros de datos hasta ahora, la tecnología de batería Li-ion Flex’ion de Saft ofrece un rendimiento superior, fiabilidad, alta disponibilidad y bajo coste total de propiedad (TCO) a lo largo de su extensa vida útil. Las baterías Li-ion tienen alta densidad de energía y potencia de salida, lo que significa que pueden ser más compactas y livianas.

Otra ventaja del sistema de baterías Flex’ion es que su tecnología de Li-ion funciona eficazmente a temperaturas elevadas. Esto reduce los requisitos de enfriamiento y mejora la eficacia del uso de energía (PUE). Un beneficio adicional es la capacidad de carga rápida, lo que significa que las baterías se pueden recargar rápidamente para obtener la máxima disponibilidad.

Fabricados en Europa, los sistemas de baterías de Li-ion Flex’ion de Saft están diseñados para aplicaciones de misión crítica, principalmente en el mercado de centros de datos, pero también en los mercados de petróleo y gas, servicios públicos, industria y construcción.

Profundas disparidades definen el panorama energético actual. La disonancia entre los mercados petroleros bien abastecidos y las crecientes tensiones e incertidumbres geopolíticas. La brecha entre las cantidades cada vez mayores de emisiones de gases de efecto invernadero que se producen y la insuficiencia de las políticas establecidas para frenar esas emisiones en línea con los objetivos climáticos internacionales. La brecha entre la promesa de energía para todos y la falta de acceso a la electricidad para 850 millones de personas en todo el mundo.

World Energy Outlook 2019 (WEO), la publicación insignia de la Agencia Internacional de Energía, explora estas fracturas cada vez más detalladas. Explica el impacto de las decisiones de hoy en los sistemas energéticos del futuro, y describe una vía que permite al mundo cumplir con los objetivos climáticos, de acceso a la energía y de calidad del aire, manteniendo un fuerte enfoque en la fiabilidad y la asequibilidad de la energía para una creciente población mundial.

Como siempre, las decisiones tomadas por los gobiernos siguen siendo críticas para el futuro del sistema energético. Esto es evidente en las divergencias entre los escenarios del WEO que trazan diferentes rutas que el mundo podría seguir en las próximas décadas, dependiendo de las políticas, inversiones, tecnologías y otras opciones que los tomadores de decisiones siguen hoy. Juntos, estos escenarios buscan abordar un problema fundamental: cómo llegar desde donde estamos ahora a donde queremos ir.

El escenario en el que se encuentra el mundo en este momento se muestra en el Escenario Current Policies, que proporciona una imagen de referencia de cómo evolucionarían los sistemas energéticos mundiales si los gobiernos no realizan cambios en sus políticas existentes. En este escenario, la demanda de energía aumenta un 1,3% al año hasta 2040, lo que resulta en tensiones en todos los aspectos de los mercados energéticos y una fuerte marcha al alza continua en las emisiones relacionadas con la energía.

El Escenario Stated Policies, anteriormente conocido como el Escenario de New Policies, incorpora las intenciones y objetivos de las políticas actuales, además de las medidas existentes. El objetivo es mostrar un espejo de los planes de hoy e ilustrar sus consecuencias. El futuro delineado en este escenario aún está lejos del objetivo de un futuro energético seguro y sostenible. Describe un mundo en 2040 en el que cientos de millones de personas siguen sin acceso a la electricidad, donde las muertes prematuras relacionadas con la contaminación permanecen en torno a los niveles elevados de la actualidad y donde las emisiones de CO2 bloquearían los graves impactos del cambio climático.

El Escenario Sustainable Development indica lo que se debe hacer de manera diferente para alcanzar plenamente los objetivos climáticos y de otros objetivos energéticos que los responsables de las políticas de todo el mundo se han fijado. Lograr este escenario, un camino totalmente alineado con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de las temperaturas globales por debajo de los 2 °C y realizar esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C, requiere cambios rápidos y generalizados en todas las partes del sistema energético. Se logran fuertes recortes de emisiones gracias a múltiples combustibles y tecnologías que proporcionan servicios de energía eficientes y rentables para todos.

Lo que se ve con claridad cristalina en el World Energy Outlook de este año es que no existe una solución única o simple para transformar los sistemas energéticos mundiales“, dijo el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE. “Muchas tecnologías y combustibles tienen un papel que desempeñar en todos los sectores de la economía. Para que esto suceda, necesitamos un fuerte liderazgo de los responsables políticos, ya que los gobiernos tienen la responsabilidad más clara de actuar y tienen el mayor alcance para dar forma al futuro“.

En el Escenario Stated Policies, la demanda de energía aumenta un 1% anual hasta 2040. Las fuentes bajas en carbono, lideradas por la solar fotovoltaica, suministran más de la mitad de este crecimiento, y el gas natural representa otro tercio. La demanda de petróleo se aplana en la década de 2030, y el uso del carbón disminuye aún más. Algunas partes del sector energético, lideradas por la electricidad, experimentan transformaciones rápidas. Algunos países, especialmente aquellos con aspiraciones de “cero neto”, llegan lejos en la remodelación de todos los aspectos de su oferta y consumo.

Sin embargo, el impulso detrás de la energía limpia es insuficiente para compensar los efectos de una economía global en expansión y una población en crecimiento. El aumento de las emisiones disminuye pero no alcanza su punto máximo antes de 2040.

La producción de esquisto bituminoso en EE.UU. se mantendrá más alta por más tiempo de lo previsto anteriormente, remodelando los mercados mundiales, los flujos comerciales y la seguridad. En el Escenario Stated Policies, el crecimiento anual de la producción de EE.UU. Se desacelera desde el vertiginoso ritmo observado en los últimos años, pero EE.UU. todavía representa el 85% del aumento de la producción mundial de petróleo hasta 2030, y el 30% del aumento del gas. Para 2025, la producción total de esquisto bituminoso estadounidense (petróleo y gas) supera la producción total de petróleo y gas de Rusia.

La revolución del esquisto pone de relieve que un cambio rápido en el sistema energético es posible cuando el impulso inicial para desarrollar nuevas tecnologías se complementa con fuertes incentivos de mercado e inversiones a gran escala“, dijo el Dr. Birol. “Los efectos han sido sorprendentes, con el esquisto de EE.UU. ahora actuando como un fuerte contrapeso a los esfuerzos por gestionar los mercados petroleros“.

La mayor producción de EE.UU. reduce la participación de los miembros de la OPEP y Rusia en la producción total de petróleo, que cae al 47% en 2030, desde el 55% a mediados de la década de 2000. Pero sea cual sea el camino que siga el sistema energético, el mundo dependerá en gran medida del suministro de petróleo de Oriente Medio en los próximos años.

Junto con la inmensa tarea de poner las emisiones en una trayectoria sostenible, la seguridad energética sigue siendo primordial para los gobiernos de todo el mundo. Los riesgos tradicionales no han desaparecido, y los nuevos peligros, como la ciberseguridad y el clima extremo, requieren una vigilancia constante. Mientras tanto, la continua transformación del sector eléctrico requiere que los responsables políticos se muevan rápidamente para mantenerse al día con el cambio tecnológico y la creciente necesidad de una operación flexible de los sistemas energéticos.

El mundo necesita urgentemente enfocarse como un láser para reducir las emisiones globales. Esto exige una gran coalición que abarque gobiernos, inversores, empresas y todos los demás actores que se comprometan a abordar el cambio climático “, dijo el Dr. Birol. “Nuestro Escenario Sustainable Development está hecho a medida para ayudar a guiar a los miembros de dicha coalición en sus esfuerzos por abordar el desafío climático masivo que todos enfrentamos“.

Un fuerte repunte en las mejoras de eficiencia energética es el elemento que más hace para llevar al mundo hacia el Escenario Sustainable Development. En este momento, las mejoras en la eficiencia se están desacelerando: la tasa del 1,2% en 2018 es aproximadamente la mitad del promedio visto desde 2010 y se mantiene muy por debajo de la tasa del 3% que sería necesaria.

La electricidad es una de las pocas fuentes de energía que ve un aumento en el consumo durante las próximas dos décadas en el Escenario Sustainable Development. La participación de la electricidad en el consumo final supera a la del petróleo, el líder actual, para 2040. La energía eólica y solar fotovoltaica proporcionan casi todo el aumento en la generación de electricidad.

Poner los sistemas de electricidad en un camino sostenible requerirá más que solo agregar más energías renovables. El mundo también necesita enfocarse en las emisiones que están “encerradas” en los sistemas existentes. En los últimos 20 años, Asia ha representado el 90% de toda la capacidad de combustión de carbón construida en todo el mundo, y estas plantas potencialmente tienen una larga vida operativa por delante. El WEO de este año considera tres opciones para reducir las emisiones de la flota mundial de carbón existente: modernizar las plantas con equipos de captura, utilización y almacenamiento de carbono o equipos de co-combustión de biomasa; reorientarlas para centrarse en proporcionar la adecuación y flexibilidad del sistema; o desmantelarlas antes.

Capgemini ha publicado una nueva edición del Observatorio Mundial de los Mercados de la Energía (World Energy Markets Observatory, WEMO), un estudio realizado en colaboración con De Pardieu Brocas Maffei y Vaasa ETT. En sus conclusiones se destaca el aumento de la demanda mundial de energía y de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2018, poniendo en peligro la consecución de los objetivos de cambio climático.

Pese al crecimiento progresivo y la reducción de los costes de renovables, el carbón, el petróleo y el gas siguen siendo el pilar que sostiene un consumo de energía que no para de crecer. La transición energética también se ve amenazada por tensiones geopolíticas y comerciales y por la disminución de las inversiones en energía limpia. Sin unas medidas más valientes que trasciendan los límites de las actuales políticas de transición energética, es muy probable que el mundo no llegue a cumplir los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

Estas son las cuestiones clave que se señalan en el informe 2019 del Observatorio Mundial de los Mercados de la Energía:

1. Las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan y amenazan los objetivos del clima
En 2018 se han ralentizado los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs), que aumentaron un 2% frente al 1,6% de 2017 y no habían crecido en Europa en el periodo 2014-2016. Las emisiones de GEIs crecieron en China un 2,3%, en EE.UU. un 3,4% y en India un 6,4%. Estos incrementos se produjeron como consecuencia del aumento del consumo energético, que creció a nivel mundial un 2,3% en 2018, casi el doble de la tasa de crecimiento medio anual desde 2010. Cerca del 75% de ese crecimiento responde al consumo de petróleo, gas y carbón, el porcentaje más alto correspondiente a esas fuentes desde 2013. A nivel mundial, se produjo un aumento del 4% en el consumo de carbón, con un considerable crecimiento de la generación de electricidad en centrales térmicas de carbón.

2. Las renovables siguen siendo el segmento de más rápida expansión, con reducción de costes gracias a la tecnología
En paralelo, las renovables conservan su estatus de fuentes de energía que más rápido crecen a nivel mundial: un 14,5% en 2018. Los costes de producción de energía renovable siguen abaratándose, como se aprecia en la reducción de un 13% del coste de la electricidad generada en plantas fotovoltaicas y en parques eólicos terrestres, y del 1% en los parques eólicos marinos.

Sin embargo, la inversión en energías limpias está en retroceso. En la primera mitad de 2019 sumó un total de 217.600 M$, un 14% menos que en el mismo periodo de 2018. La inversión cayó de manera significativa en China, con una bajada del 39%, y de forma más moderada en EE.UU. (6%) y Europa (4%). Por el contrario, en India aumentó un 10%, hasta alcanzar los 5.900 M$.

3. En 2040 se configurará un panorama con cambios significativos gracias a la combinación de tecnología y digitalización
Los costes de las energías renovables siguen reduciéndose, si bien factores como los costes indirectos (soft costs), la intermitencia y la distribución impiden por el momento que estas tecnologías resulten más competitivas que la mayor parte de fuentes de generación de electricidad programable.

De aquí a 2040 no se espera la industrialización de ningún avance técnico destacado en materia de energía, aunque la mejora de las tecnologías existentes seguirá impulsando la bajada de los costes de las renovables, baterías eléctricas, vehículos eléctricos y pequeños reactores nucleares modulares. Además, el hidrógeno para almacenamiento y movilidad, así como la superconductividad alcanzarán pronto su fase industrial, según el informe. También se producirá la expansión en este lapso de tiempo de las instalaciones renovables híbridas.

4. Europa lidera la marcha hacia un mundo de bajas emisiones de carbono
En comparación, Europa está resultando, de momento, la región que con más éxito está combatiendo el cambio climático y poniendo en marcha la transición energética. El crecimiento de su demanda eléctrica fue en 2018 considerablemente inferior a la del resto del mundo, con un crecimiento de apenas el 0,2%, frente al nivel global, que fue del 2,3%. Alemania encabeza estos esfuerzos, con una reducción del 2,2% en su demanda.

Europa va por buen camino para cumplir dos de los tres objetivos centrales para el cambio climático establecidos por la UE para 2020: conseguir una reducción del 20% en las emisiones de GEI respecto a 1990 y que las renovables constituyan al menos el 20% del consumo de energía. Los gobiernos nacionales han confirmado recientemente planes de reducción de la emisión de CO2, incluida la iniciativa francesa de dejar de generar electricidad en centrales de carbón para 2022 y generar el 50% de la electricidad en centrales nucleares para 2035. Alemania tiene también en marcha el proyecto de cierre de las centrales térmicas de carbón —que representaron el 37% de su generación eléctrica el pasado año— para 2038. Aunque los retos para 2030 y años siguientes serán difíciles de cumplir.

5. Crece la interrelación entre las tensiones geopolíticas y los problemas energéticos
Tanto EE.UU. como China han aprovechado la influencia que les proporciona su creciente dominio del mercado energético en materia geopolítica. Para EE.UU. el aumento de la producción de petróleo de esquisto le ha permitido librarse de su dependencia de Oriente Medio: para 2025 se espera que represente más de la mitad del crecimiento global de la producción de petróleo y gas (75% y 40%, respectivamente). Esta nueva independencia petrolífera ha facilitado la aplicación de medidas severas a países de la OPEP, como Irán y Venezuela. Por su parte, China produce el 95% de los metales y tierras raras necesarias para acelerar la transición energética, lo que también le ofrece una ventaja competitiva.

6. China e India, los dos gigantes consumidores de energía y emisores de CO2 mantienen posiciones muy diferentes en los mercados energéticos
China ha afianzado su liderazgo como mercado gigante maduro, que provee de energía a todos sus habitantes, con el desarrollo de centrales térmicas de carbón que constituyen el 70% del mercado mundial, y una producción de baterías para almacenamiento de electricidad que representa el 61% de la capacidad instalada mundial. China lidera el suministro de la mayoría de las tecnologías relacionadas (como combustibles fósiles, renovables y almacenamiento: 7 de los 10 mayores proveedores de equipos del mundo son chinos). En la actualidad, sus paneles solares de bajo coste están instalándose en multitud de países, pero, además, el informe señala que en un futuro próximo China podría también ser el primer país en tecnología nuclear, con dos reactores EPRs de tercera generación ya conectados con éxito a la red. China también es responsable de satisfacer el 95% de la demanda mundial de los metales de tierras raras que se utilizan en aplicaciones de alta tecnología.

En India, la cuestión se centra más de suministrar electricidad a todos sus habitantes (el programa “24/7 Power for all”).

Los dos países seguirán teniendo una fuerte dependencia de las centrales térmicas de carbón durante al menos dos décadas para hacer frente a la creciente demanda interna de energía y seguirán siendo grandes emisores de CO2.

Debe hacerse más para cumplir los objetivos del clima

El informe concluye que, a la vista de las actuales tendencias de consumo, los objetivos para combatir el cambio climático no parecen demasiado realistas. Para que tengan un impacto real, los gobiernos deben ir más allá de las medidas de transición energética que ya tienen en marcha. El informe hace las siguientes recomendaciones:

• Elevar los precios de las emisiones de carbono a un nivel que anime a invertir en fuentes libres de carbono.
• Aumentar el uso y la dependencia de energías renovables
• Aumentar las infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos
• Incrementar la financiación de actividades de investigación, desarrollo y demostración dirigidas a la captura, uso y almacenamiento del carbono
• Promover tecnologías limpias para combustión de carbón en centrales eléctricas
• Dedicar el 100% de los fondos obtenidos de los impuestos medioambientales en proyectos de transición energética (frente al nivel actual, que es inferior al 50%)
• Preparar el camino para la rehabilitación de edificios para hacerlos más eficientes en consumo de energía
• Contar con las empresas de suministros básicos y entidades financieras para que participen en el esfuerzo
• Poner en marcha programas destinados a conseguir cambios en el comportamiento de los consumidores

El Observatorio Mundial de los Mercados de la Energía es una publicación anual realizada por Capgemini que hace seguimiento de los principales indicadores de los mercados de electricidad y gas en Europa, América del Norte, Australia y el Sudeste asiático, incluidas este año China e India por primera vez, e informa sobre la evolución y las transformaciones de estos sectores. Esta edición, la número 21, que se nutre principalmente de datos públicos unidos a los conocimientos y experiencia de Capgemini del sector energético, hace referencia a datos de 2018 y del invierno 2018/2019. La información especial relativa a regulaciones y comportamiento de los clientes ha sido aportada por los equipos de investigación de Pardieu Brocas Maffei y VaasaETT.

AERZEN
COMEVAL