Tags Posts tagged with "energía"

energía

La industria española de energías renovables, en el marco del seminario organizado por el Consorcio Español, Spain Renewable Energy Consortium, SREC, y el ICEX durante el Africa Energy Forum celebrado en Lisboa hace unos días, ha destacado la importancia de las Asociaciones Público Privadas para el impulso y el desarrollo de nuevos proyectos de energía en este continente.

Sobre este rol crucial que las asociaciones público-privadas tienen, compañías como Acciona, ACS, Alten, AMDA, Elecnor, o GP Tech han señalado esta fórmula como la llave del desarrollo energético en diversos países que se enfrentan a una importante y creciente demanda y no cuentan con la infraestructura ni los recursos suficientes para cubrirla.

En los últimos años, en África, esta fórmula ha sido por la que se han llevado a cabo distintos grandes proyectos de infraestructuras.

En este sentido, la evolución de los modelos bajo marcos jurídicos más estables y de transparencia ha conseguido poner en marcha multitud de proyectos cuyos beneficios han redundado de una manera clara en las regiones donde se han desarrollado.

Esta asociación con el sector público, en la mayor parte de los casos, se asocia a una serie de objetivos económicos y sociales marcados que el proyecto debe cumplir para su implementación, como la creación de puestos de trabajo, la formación y el desarrollo local, e incluso la creación de un tejido industrial asociado al proyecto, así como la dinamización de la economía local, la generación de riqueza y el desarrollo de otras industrias asociadas.

Un nuevo éxito de la convocatoria del Africa Energy Forum

El Spain Renewable Energy Consortium califica de éxito esta edición del Africa Energy Forum 2109, que ha reunido en Lisboa a más de 20 empresas españolas referentes en el panorama internacional de la industria energética.

Se han realizado distintas reuniones institucionales con gobiernos de países como Angola, Etiopía, Sudáfrica, Kenya o Canadá y con organismos como el Banco Africano de Desarrollo, Power Africa, el WB, la IFC, entre otros.

El futuro del sector energético en España y en todo el mundo se enfrenta a una transformación radical, que dará como resultado un nuevo modelo sostenible, descentralizado, inclusivo y digital. Esta es la principal visión que hoy martes han coincidido en señalar el fundador y CEO de Factorenergia, Emilio Rousaud, y el catedrático y decano de energía, tecnología e innovación de la Singularity University de California, Ramez Naam, en la jornada Factores de Futuro, un encuentro entre autoridades, expertos y especialistas de los medios de comunicación para debatir sobre las grandes tendencias del sector.

 

La lucha contra el cambio climático y el calentamiento global es uno de los grandes retos que afronta la Humanidad en este siglo XXI. En este contexto, el fomento de la sostenibilidad es el camino que deben seguir las empresas y el conjunto de la sociedad para mantener un ecosistema en equilibrio y un planeta que siga siendo habitable para las nuevas generaciones. Por ello, el cambio de modelo energético es algo necesario para las sociedades del presente y del futuro, han convenido en apuntar Rousaud y Naam.

Según Rousaud, también la revolución que está viviendo un sector tan importante para las sociedades industrializadas como es la automoción anticipa el cambio de modelo energético. El auge de la movilidad sostenible, que tiene como pilar el fomento del vehículo eléctrico, es uno de los elementos claves de dicha transición energética.

Naam: “La producción eléctrica se encuentra ante un escenario de disrupción”

Naam ha detallado que la producción de energía renovable pasó por una primera fase
-entre 1980 y 2015- de lento crecimiento gracias a los subsidios, para encarar luego un periodo en el que empezaron a construirse plantas eólicas y solares -incluso sin ayudas públicas- que podían ser más baratas que producir otras nuevas basadas en el gas o el carbón.

Actualmente, ha afirmado que nos hallamos ante una fase realmente “disruptiva”, en la que construir dichas plantas renovables está cerca de ser más barato que operar las ya existentes de gas y carbón. El fenómeno se iniciará en algunas zonas de Estados Unidos, Alemania y España antes de 2020, pero también en determinadas regiones de países emergentes como China o India antes de 2025.

Con motivo del Día del Sol, que se celebra el 21 de junio con el objetivo de promocionar y apoyar las fuentes de energía renovable, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) analiza el aprovechamiento que se hace de la energía del astro en nuestro país. A pesar de ser uno de los países con más horas de sol, en 2018 en España únicamente se instalaron 261,7 MW, muy por detrás de otros países de la Unión Europea que, solamente el año pasado, instalaron 3 GW (Alemania), 1,64 GW (Turquía) y 1,5 GW (Países Bajos); y muy lejos del top 5 de países con mayor potencia fotovoltaica que, solo en 2018, instalaron 44 GW (China), 10,6 GW (USA), 8,3 GW (India), 6,6 GW (Japón) y 5,3 GW (Australia).

Sin embargo, es en los últimos tres años cuando este tipo de energía ha experimentado un fuerte crecimiento. Según datos registrados por UNEF, en 2018 en España se incrementó un 94% la potencia fotovoltaica instalada con respecto a 2017 (pasando de 135 MW a 261,7 MW) y un 145% si comparamos 2017 con 2016 (cuando se pasó de instalar 55 MW a 135 MW).

Esta tendencia alcista continúa creciendo y, si miramos al futuro, los datos son muy positivos. Así, UNEF prevé que para finales de este 2019 se habrán instalado en España más de 4.000 MW de nueva potencia fotovoltaica en grandes plantas, lo que supone un fuerte impulso para este tipo de energía renovable tras muchos años de parón. Además, UNEF prevé la instalación de 400 MW de autoconsumo, lo que duplicaría lo que se instaló de autoconsumo en 2018 (235 MW).

A nivel global, los datos también son muy positivos, pues en 2018 se consiguió por primera vez alcanzar los 100 GW nuevos instalados en un mismo año, llegando a la cifra de 509,3 GW instalados en todo el mundo.

Si miramos a 2030, horizonte del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), se prevé la instalación de un promedio de 3 GW de nueva potencia fotovoltaica al año desde 2021, para llegar a un total de 28.000 MW de nueva potencia fotovoltaica instalada, lo que supondrá una inversión de 28.000 M€.

Además, la electricidad procedente de energías renovables es cada vez más competitiva. En concreto, la energía fotovoltaica ha reducido sus costes hasta un 95% en la última década, convirtiéndose en una tecnología madura. Además, según cálculos de UNEF, la inversión de una instalación industrial de 50 kW de potencia se puede recuperar en 5 años. De esta forma, la tecnología solar fotovoltaica ya es más barata que las fuentes de energía convencionales (nuclear, gas, carbón) y se ha convertido en la tecnología central para la transición energética.

Por último, y gracias al nuevo marco de libre mercado establecido por la actual regulación, que no supone cargos ni subvenciones al autoconsumo, la generación distribuida (autoconsumo) va a tener un peso cada vez más importante gracias al desarrollo del autoconsumo compartido, la integración de la fotovoltaica en la edificación, la transición hacia la movilidad sostenible, la penetración cada vez mayor de las baterías para almacenar energía y la digitalización de los procesos.
En estos momentos las dos reformas clave para el progreso del sector son, por un lado, el establecimiento de un nuevo marco regulatorio para la concesión de los puntos de conexión de forma que todos los actores tengan acceso a la misma información y oportunidades y estos se otorguen de forma transparente.

La otra reforma necesaria es el conseguir que la estructura de la tarifa eléctrica acompañe el proceso de transición ecológica enviando la señal de precio adecuada a los consumidores, para ello es necesario revertir el incremento de la tarifa de potencia realizado por el Gobierno anterior, de forma que este término no supere más del 25% de la estructura de una tarifa media. Este diseño de la tarifa es fundamental para la eficiencia eléctrica, el autoconsumo y la implantación del coche eléctrico.

Si conseguimos un desarrollo estable y continuado del sector fotovoltaico este no se va a convertir solo en un elemento para disponer de una energía limpia y barata sino también una fuente de crecimiento económico y empleo.

0 12

La Fundación Renovables ha presentado en Madrid el informe “Escenario, políticas y directrices para la transición energética”, un documento de propuestas e ideología energética en el que desarrolla las directrices fundamentales para culminarla con éxito y a tiempo. Además, hace un repaso a la evolución de este proceso ineludible y urgente en nuestro país y enjuicia los diferentes textos legislativos nacionales y europeos que tienen relación con él y con las actuaciones frente al cambio climático.
El objetivo de este nuevo informe es sentar las bases que permitan entablar un diálogo y procurar un consenso que abra el camino para implantar una nueva cultura de la energía ante la emergencia de actuar.

El documento insiste en que la transición energética hacia un modelo que cubra la demanda final al 100% con renovables para el año 2050 es urgente e ineludible y una oportunidad para transformar el modelo económico y el tejido productivo de nuestro país. En este sentido, considera que se debe aumentar la estrategia climática presentada por el Gobierno.

En la presentación, el presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, ha pedido una Vicepresidencia de Sostenibilidad y ha insistido en la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado que dé prioridad a la energía como un bien común, escaso y de primera necesidad y que responda a una hoja de ruta consensuada a largo plazo sin pérdida de exigencia.

La actual situación de emergencia climática convierte en urgente la actuación sobre las ciudades donde vivimos más del 80% de la población y con graves problemas en la calidad del aire que respiramos. El entorno urbano es el motor para el cambio que debe otorgar a la ciudadanía un papel principal y permitirle poder gestionar y elegir cómo consume o produce la energía.

Este nuevo informe presta especial atención al medio rural, proponiendo también un paquete de medidas que ayuden a incorporar las renovables como elemento de generación de valor e implantar un desarrollo del medio rural más sostenible, adaptado a la climatología y a la disponibilidad de recursos.
Las directrices que propone la Fundación Renovables están organizadas en cuatro grandes líneas de análisis: energía y sociedad; energía y territorio; energía como generadora de valor y transversalidad.

Energía y sociedad

La Fundación Renovables propone abrir un debate social y político para consensuar una nueva forma de relacionarnos con la energía (relaciones sociales, productivas, de empleo, transporte, vivienda, ocio, etc.) que nos permita mantenernos dentro de los límites sostenibles del planeta de acuerdo con un principio de prioridad de usos y estableciendo un calendario de sustitución de las energías no sostenibles por las que sí lo son.

Apuesta por actuar sobre la demanda en una triple dirección: eficiencia, electrificación y renovables, promoviendo la gestión de la demanda de energía con el objetivo de que el consumidor asuma su corresponsabilidad y se convierta en un agente activo del sistema energético.

Ofrece también una serie de propuestas para avanzar hacia el acceso universal a la energía y solucionar el problema de la pobreza energética a través de la creación de tarifas sociales adaptadas en función del nivel de renta; el desarrollo de un plan de rehabilitación de viviendas vulnerables y la consideración de la electricidad como servicio público.

Las nuevas formas de organización energética, como el autoconsumo, son otro gran pilar del cambio. El autoconsumo, además de empoderar al consumidor y facilitar el paso de un modelo centralizado a uno más distribuido, supone una importante diversificación de recursos y de actores empresariales ligados al territorio y a la pequeña empresa. Para esta actividad la Fundación propone la existencia de un objetivo específico del 10% de la energía eléctrica generada a 2030 y del 20% y el 30% para 2040 y 2050 respectivamente.

Energía y territorio

La Fundación Renovables propone orientar los desarrollos urbanos y los procesos de urbanización con criterios de sostenibilidad energética de manera que mejoren la cohesión social y la calidad de vida y del aire. Hay que recobrar la dimensión humana de las ciudades y la idea y escala de barrio, así como poner en el centro a las personas y apostar por la recuperación del espacio público.

En cuanto al sector agrario y ganadero, el informe defiende la electrificación con renovables a través de: autoconsumo y generación distribuida, comunidades energéticas, sociedades de promoción energética mixtas entre agricultores y administración; funcionamiento con energías renovables de todas las instalaciones de riego y ganaderas; sistemas de digestión para el tratamiento de residuos ganaderos en instalaciones extensivas y rehabilitación energética. Todo ello evitando cambios de uso del suelo que conduzcan al abandono de suelos fértiles por instalaciones de producción de electricidad.

El informe defiende una gestión forestal sostenible que emplee la biomasa como fuente local para fines energéticos en el medio rural y reclama una Ley de Silvicultura Sostenible que tenga un carácter finalista y visión estratégica.

Los ayuntamientos deben tener capacidad legal para desempeñar el papel que han asumido en todo este proceso. Para potenciar su labor, la Fundación Renovables reclama modificar la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, de modo que se aumente su capacidad de actuación.

La energía como generadora de valor

La Fundación Renovables defiende un modelo de movilidad urbana bajo en carbono, con cero emisiones de gases contaminantes, más inclusivo y económico, en el que se priorice la accesibilidad a los bienes y servicios frente a las necesidades de movilidad motorizada. En este modelo, la movilidad activa (peatones y bicicletas) y el transporte público colectivo son elementos esenciales.

Asimismo, apuesta por la implantación de los vehículos eléctricos (VE), mayoritariamente para uso compartido y con capacidad de intercambio activo con la red de suministro.

En cuanto a la edificación y rehabilitación propone un programa de actuaciones que contribuya a la rehabilitación energética y mejora de la habitabilidad del actual parque inmobiliario, muy intensivo en recursos materiales, agua y energía durante la fase constructiva.

El documento “Escenario, políticas y directrices para la transición energética” incide, además, en el hecho de que la transición energética es una oportunidad para crear una industria de la eficiencia y la generación renovable. Abre líneas de actividad tanto para la industria de bienes de equipo como para la prestación de servicios de gran valor económico en sectores como el de la eficiencia energética, la instalación de sistemas de generación centralizada renovable o el autoconsumo.

Es necesario también el aprovechamiento de procesos disruptivos. Estos procesos se derivan de la reducción de los costes de la fotovoltaica y las baterías y de la capacidad de generar valor y permitir la toma de decisiones con el “internet de las cosas”.

La transición energética es una oportunidad para actualizar el modelo industrial con un sistema que optimice el consumo de energía y materias primas según los principios de la economía circular, aumente la eficiencia y reduzca el impacto de los ciclos de materiales, agua y energía.

Transversalidad

Esta ineludible transformación de nuestro modelo productivo va a provocar importantes efectos sobre la economía, el empleo y, en definitiva, sobre toda la sociedad bajo unos principios básicos a preservar: que en sentido amplio, la transición energética sea justa intergeneracional, tecnológica, económica y socialmente y esté encaminada hacia una nueva cultura de la energía.

En concreto, hay que mantener un criterio de justicia intergeneracional, principalmente en lo que respecta a la erradicación de los combustibles fósiles y las energías no sostenibles. Es necesario el cierre de las centrales de carbón y nucleares.

Fiscalidad

Una de las grandes herramientas a favor del cambio debe ser la fiscalidad. El informe apuesta por una reforma fiscal en profundidad, que permita modificar –mediante señales adecuadas de precio– los hábitos de consumo de energía y, por tanto, la cobertura de nuestras necesidades energéticas. La política fiscal que defiende en materia energética debe ser activa y finalista en cuanto al gravamen de prácticas no deseables y fomento de las que sí lo son, según el principio de que “quien contamina paga”.

Las líneas de actuación de esta propuesta de fiscalidad abarcan: combustibles, eficiencia energética, emisiones, actividades productivas y no productivas, tratamiento y gestión de residuos, usos de suelo, edificación, plusvalías y deducciones y cargas impositivas (IRPF, Sociedades, IVA, tasas…).

La gobernanza y la participación ciudadana deben regir este proceso de cambio. Encarar la crisis climática requiere de diálogo social y de cooperación multiagente. Es necesario establecer mecanismos, órganos de gobierno e instrumentos que lo permitan, sin dejar a nadie atrás. La transformación de nuestro modelo de desarrollo para hacer frente al cambio climático es una ingente tarea que nos atañe a toda la ciudadanía.

Las profundas reducciones de costes de las tecnologías eólica, solar y de baterías darán como resultado que para 2050 la mitad de la energía necesaria para la red provendrá de estas dos fuentes de energía renovable de rápido crecimiento, según las últimas proyecciones de BloombergNEF (BNEF). En su New Energy Outlook 2019 (NEO), BNEF considera que estas tecnologías garantizan que, al menos hasta 2030, el sector energético contribuirá a evitar que las temperaturas globales aumenten más de 2 ºC.

Cada año, NEO compara los costes de tecnologías energéticas competitivas a través de un análisis del coste nivelado de de energía. Este año, el informe encuentra que, en aproximadamente dos tercios del mundo, eólica o solar representan ahora la opción más barata para agregar nueva capacidad de generación de energía.

Se espera que la demanda de electricidad aumente en un 62%, lo que resultará en una capacidad de generación global que casi se triplicará entre 2018 y 2050. Esto atraerá 13.300 b$ en nuevas inversiones, de las cuales la energía eólica se llevará 5.300 b$ y la solar 4.200 b$. Además del gasto en nuevas centrales eléctricas, 840.000 M$ se destinarán a baterías y 11.400 b$ a la expansión de la red.

NEO comienza analizando las tendencias tecnológicas y los precios de los combustibles. Los resultados muestran que el papel del carbón en el mix energético mundial caerá del 37% actual al 12% para 2050, mientras que el petróleo como fuente de generación de energía está virtualmente eliminado. Eólica y solar crecen desde el 7% de la generación actual hasta el 48% para 2050. Las contribuciones de la energía hidroeléctrica, el gas natural y la energía nuclear se mantienen aproximadamente niveladas en términos porcentuales.

El análisis del sistema energético realizado por BNEF refuerza un mensaje clave de New Energy Outlook anteriores: que los módulos solares fotovoltaicos, los aerogeneradores y las baterías de iones de litio continuarán en curvas agresivas de reducción de costes, del 28%, 14% y 18% respectivamente por cada duplicación de la potencia global instalada. Para 2030, la energía generada o almacenada y despachada por estas tres tecnologías reducirá la electricidad generada por las plantas de carbón y gas existentes en casi todas partes.

El crecimiento proyectado de las energías renovables hasta 2030 indica que muchas naciones pueden seguir un camino para la próxima década y media que sea compatible con mantener el aumento de las temperaturas mundiales en 2 ºC o menos. Y pueden hacerlo sin introducir subsidios directos adicionales para las tecnologías existentes, como la solar y la eólica.

Los días en que se necesitan apoyos directos como por ejemplo tarifas de alimentación están llegando a su fin. Aún así, para lograr este nivel de transición y descarbonización, se requerirán otros cambios políticos, a saber, la reforma de los mercados energéticos para garantizar que eólica, solar y baterías sean remuneradas adecuadamente por sus contribuciones a la red. NEO es fundamentalmente independiente de las políticas, pero asume que los mercados operan de manera racional y justa para permitir que ganen los proveedores que ofrezcan menores costes.

Europa descarbonizará su red más rápido, con el 92% de su electricidad suministrada por fuentes renovables en 2050. Las principales economías de Europa Occidental en particular ya están en una trayectoria para descarbonizaser significativamente gracias a la fijación de precios del carbono y al fuerte apoyo político. EE.UU., con su abundancia de gas natural de bajo precio, y China, con su moderna flota de plantas de carbón, le siguen a un ritmo más lento.

China considera que sus emisiones del sector eléctrico aumentarán en 2026, y luego caerán más de la mitad en los siguientes 20 años. La demanda de electricidad de Asia se duplicará con creces hasta 2050. Con 5.800 b$, toda la región de Asia Pacífico representará casi la mitad de todo el capital nuevo que se gastará a nivel mundial para satisfacer esa creciente demanda. China e India juntas son una oportunidad de inversión de 4.300 b$. EE.UU. verán cómo se inviertan 1.100 b$ en nueva capacidad energética, con las energías renovables doblando su participación en la generación, hasta el 43% en 2050.

Las perspectivas para las emisiones globales y el aumento de la temperatura en 2 ºC o menos es mixta, según el NEO de este año. Por un lado, el conjunto de energía solar, eólica y baterías pondrá al mundo en una ruta compatible con estos objetivos al menos hasta 2030. Por otro lado, se necesitará hacer mucho más allá de esa fecha para mantener al mundo en ese camino de 2 ºC.

Una de las razones es que eólica y solar serán capaces de alcanzar el 80% del mix de generación eléctrica en varios países para mediados de siglo, con la ayuda de las baterías, pero ir más allá será difícil y requerirá que otras tecnologías hagan su parte, entre ellas: energía nuclear, biogás a energía, hidrógeno verde a energía y captura y almacenamiento de carbono.

El análisis de BNEF sugiere que los gobiernos deben hacer dos cosas separadas: una es garantizar que sus mercados sean amigables con la expansión de las energías eólica, solar y de las baterías ,de bajo coste; y el otro es respaldar la investigación y el despliegue temprano de estas otras tecnologías para que puedan aprovecharse a escala a partir de la década de 2030 en adelante.

En NEO 2019, BNEF por primera vez considera el 100% de la electrificación del transporte por carretera y la calefacción de edificios residenciales, lo que lleva a una expansión significativa del papel de la generación de energía.

Bajo esta proyección, la demanda global de electricidad crecería en un cuarto en comparación con un futuro en el que el transporte por carretera y el calor residencial solo se electrificarían en la medida prevista en el escenario principal de NEO. La capacidad de generación total en 2050 tendría que ser tres veces el tamaño de la que está instalado actualmente. En general, la electrificación del calor y el transporte reduciría las emisiones en toda la economía, ahorrando 126 GtCO2 entre 2018 y 2050.

La instalación de almacenamiento térmico de energía eléctrica (ETES) desarrollada por Siemens Gamesa
ya está en funcionamiento. Con este innovador sistema de almacenamiento, el primero del mundo de este
tipo, la compañía da respuesta a uno de los principales retos de la transición energética: cómo almacenar grandes cantidades de energía de manera competitiva y, por tanto, desvincular generación de electricidad y consumo.

A la inauguración asisitieron el secretario de estado del ministerio alemán de Economía y Energía, Andreas Feicht, y el alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher, junto con Markus Tacke, Consejero Delegado de Siemens Gamesa. Asimismo, han estado presentes miembros del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo-Harburg (TUHH) y del proveedor de energía Hamburg Energie, socios de Siemens Gamesa en este proyecto.

La instalación cuenta con unas mil toneladas de piedra volcánica que almacenan la energía. Se alimenta de energía eléctrica convertida en aire caliente a través de un calentador por resistencia y un insuflador de aire, que calienta las rocas hasta alcanzar los 750 ºC. Durante los picos de demanda, ETES emplea una turbina de vapor para la re-electrificación de la energía almacenada. De esta manera, la planta piloto ETES puede almacenar hasta 130 MWh de energía térmica durante una semana. Además, la capacidad de almacenamiento del sistema se mantiene constante durante los ciclos de carga.

Este proyecto piloto quiere demostrar cómo se integra este sistema en la red de manera regular y probar el almacenamiento térmico a gran escala. En un próximo paso, Siemens Gamesa planea utilizar la tecnología de almacenamiento en proyectos comerciales y escalar la capacidad de almacenamiento y su potencia. El objetivo es almacenar energía en el rango de varios GWh en el futuro próximo. 1 GWh es el equivalente al consumo diario de electricidad de unos 50.000 hogares.

Este proyecto, financiado por el Ministerio alemán de Economía y Energía, ha contado con el apoyo de
científicos del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH) -que
se han encargado de la investigación sobre los fundamentales termodinámicos- y del proveedor municipal
de energía Hamburg Energie que, además de vender la energía almacenada, ha desarrollado una
plataforma informática a la que se conecta la instalación para garantizar el máximo beneficio posible
mediante un uso optimizado del almacenamiento.

Trina Solar, proveedor líder mundial de soluciones de energía inteligente y energía fotovoltaica, ha anunciado recientemente que ha comenzado la producción en serie de módulos fotovoltaicos bifaciales de doble vidrio i-TOPCon de tipo N. La mejor salida de potencia de la cara frontal de un módulo con 144 medias células i-TOPCon alcanza 425 Wp, y la mejor eficiencia del módulo alcanza el 20,7%.

Los nuevos módulos fotovoltaicos de doble vidrio i-TOPCon integran estas células i-TOPCon bifaciales tipo N con más del 80% de bifacialidad, diseño de barras múltiples (MBB), células monocristalinas cuadradas completas, tecnologías de doble cara y media célula. Los módulos altamente eficientes presentan un coeficiente de temperatura más bajo y una baja degradación inducida por la luz (LID), lo que mejora en gran medida la potencia de salida real. También proporcionan una generación de energía adicional del 5% al 30% por su cara posterior, y cuentan con una garantía de potencia lineal de 30 años.

El récord mundial de eficiencia del 25,8% en células TOPCon de una cara y de pequeña superficie obtenido por Fraunhofer ISE ha impulsado la investigación y el desarrollo de células solares de contacto pasivado por parte de institutos y la industria. En 2015, el State Key Laboratory of Photovoltaic Science and Technology (SKL PVST) de Trina Solar comenzó la investigación en una célula TOPCon bifacial de área grande dirigida a la producción industrial en serie, llamándola célula i-TOPCon. En 2019, Trina Solar logró una eficiencia promedio en la cara frontal superior al 23% en las células i-TOPCon.

La celda i-TOPCon tiene un emisor de boro delantero y una cara posterior con contacto pasivado. Después de su desarrollo por el SKL PVST, se transfirió a la producción en serie a gran escala en un taller en la fábrica de Changzhou de Trina Solar. En mayo de 2019, Trina Solar anunció que su SKL PVST ha establecido un nuevo récord mundial del 24,58% para dichas células solares i-TOPCon de silicio monocristalino (c-Si). Este resultado fue confirmado independientemente por ISFH CalTeC en Alemania con una medición de área completa (244 cm2) incluyendo barras colectoras.

Nueve nuevos proyectos con los que CIRCE atraerá más de 5,8 millones de euros. Este es el balance que ha conseguido el centro tecnológico aragonés en lo que va de año, unas cifras que afianzan su ratio de éxito en más del 65% en sus propuestas coordinadas en el prestigioso y competitivo programa europeo Horizonte 2020. La relevancia de esta cifra se pone de manifiesto al compararla con la tasa de éxito media de entidades europeas (11,7%) o españolas (12,8%). Esta financiación servirá para que CIRCE inicie nueve proyectos encuadrados en diferentes ámbitos de las renovables. Las temáticas de los mismos abarcan múltiples áreas de conocimiento, todas ellas en la vanguardia de la innovación en los sectores de la energía, la sostenibilidad y el medioambiente.

Dentro del ámbito de las redes eléctricas, CIRCE trabajará para desarrollar soluciones en la gestión y control de la red eléctrica, fomentará la cooperación entre países para impulsar desarrollos que faciliten los flujos eléctricos transfronterizos, promoverá la integración eficiente de baterías dentro de la red eléctrica y garantizará la correcta operación de la red de distribución con una amplia tasa de generación renovable.

Además, CIRCE introducirá tecnologías innovadoras en el ámbito de las energías renovables y la eficiencia energética, desarrollará el potencial de las islas de la Unión Europea, asegurará el uso y la circularidad de materias primas biobasadas en procesos industriales y ayudará a ocho ciudades europeas a crear entornos urbanos más sostenibles.

Los resultados de lo que llevamos de 2019, certifican la tendencia positiva experimentada por CIRCE desde que comenzó el programa Horizonte 2020. Así, desde 2014, CIRCE ha conseguido participar en 52 proyectos, coordinando 18 de ellos. En total, estos proyectos han supuesto una atracción de subvención europea para socios españoles de más de 60 millones de Euros, recalando un 50 % de estos fondos en entidades aragonesas.

Atos y la Startup Greenspector revelan en un estudio que el uso de las aplicaciones móviles consumen tanta energía como Irlanda. Para ello, el estudio ha valorado el consumo energético del “Top 30” de las aplicaciones móviles más populares del mundo.

Cada vez más exigentes en términos de técnicas de recursos (RAM, CPU, datos, etc.), las aplicaciones móviles utilizadas por 5 mil millones de usuarios móviles en todo el mundo, tienen un impacto creciente en el consumo energético y el medio ambiente.

Las aplicaciones móviles consumen tanta energía como Irlanda

Si bien los centros de datos a menudo son culpados de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector digital (que representarán casi el 10% de las emisiones globales para 2025), las aplicaciones móviles no se quedan atrás, como se muestra en el estudio realizado por Greenspector para Atos: el consumo anual de las aplicaciones móviles (excluyendo el uso de redes y servidores de centros de datos) es equivalente a 20 TWh, casi el equivalente al consumo anual de electricidad de un país como Irlanda (5 millones de habitantes).

Las aplicaciones de redes sociales consumen hasta 4 veces más energía

Correos, mensajes, redes sociales, navegadores, etc. Se midieron, en condiciones idéntica, 7 categorías comprendidas en 5 de las aplicaciones. Entre estas categorías, la navegación web y las redes sociales utilizan de promedio más energía que los juegos o las aplicaciones multimedia. La relación incluso sería de 1 a 4 entre las aplicaciones de menos consumo y aquellas de un consumo más intenso de energía.

Obtener hasta un tercio de autonomía en teléfonos móviles

Hacer que las aplicaciones móviles sean más sencillas podría tener consecuencias muy positivas en el impacto medioambiental. Si la aplicación promedio se basó en la aplicación de mejor clasificación en su categoría, el consumo de energía podría reducirse en 6 TWh, el equivalente a una unidad nuclear. A nivel de usuario, un mejor consumo de energía de las aplicaciones aumentaría la autonomía de los teléfonos inteligentes en un tercio.

Una alianza única entre Atos y Greenspector para reducir el consumo de energía de los teléfonos inteligentes

Trabajando juntos en el diseño ecológico de soluciones de software, Atos y Greenspector se han asociado, con la publicación de este informe, para tener en cuenta el impacto medioambiental desde el principio del proceso de creación de aplicaciones móviles. Hoy presentan la primera herramienta accesible en la nube para medir el consumo de energía de aplicaciones, sitios web y, en breve, IoT.

0 4

El contrato de compraventa de energía renovable (PPA, del inglés Power Purchase Agreement) firmado en julio de 2018 por Factorenergia, la compañía comercializadora de energía integral dirigida a empresas y particulares, y Grupo Enhol, empresa pionera en el desarrollo y construcción de proyectos renovables en España, ha cerrado un acuerdo de financiación bancaria que se materializará en la construcción y posterior explotación de dos parques eólicos en la Ribera de Navarra. Se trata de un hito en la transición energética en España, puesto que es la primera vez que un PPA firmado en nuestro país se hace bancable y demuestra su solvencia al margen de las subastas del Gobierno y de las subvenciones públicas.

Gracias a la financiación bancaria que ha recibido el PPA, el Grupo Enhol iniciará este mismo año 2019 la construcción de los proyectos de Ablitas II y Cabanillas II, en los que se instalarán un total de 27 aerogeneradores, con una potencia instalada de 90 MW y 320 GWh de producción anual. Se prevé que el proyecto entre en funcionamiento en 2021. Factorenergia adquirirá energía 100% renovable generada en ambos parques eólicos, incluyendo los certificados de origen renovable asociados a dicha energía, y cubrirá, de este modo, las necesidades de consumo anual de unas 80.000 familias. El PPA acordado establece la compraventa de electricidad entre un comprador, Factorenergia, y un productor, Grupo Enhol, sin intermediarios, adquiriendo el primero un determinado volumen de energía, a un precio establecido y por un horizonte temporal de 20 años.

En palabras de Emilio Rousaud, fundador y director general de Factorenergia: “El logro de financiación bancaria por parte de este PPA es una muestra definitiva de la solvencia y de la rentabilidad de los proyectos basados en la energía renovable. Con el cierre de esta financiación, marcamos un hito en la transición energética en España, con el objetivo de liderar el proceso de descarbonización de la economía y la implantación de un nuevo modelo energético basado en energías limpias y en la eficiencia, que son clave en la lucha del cambio climático y que se traducirá en un planeta más sostenible”.

En este sentido, estos proyectos no se acogen al sistema de subastas celebradas por el Gobierno en 2017, sino que están basados en un contrato privado, por tanto, las instalaciones eólicas no contarán con ningún tipo de ayuda pública o retribución regulada por la energía generada, por lo que sus flujos de caja estarán garantizados por el compromiso de compra de energía por parte de Factorenergia. De este modo, la comercializadora aportará estabilidad a los flujos de caja de la generadora energética, facilitando la viabilidad de ambos proyectos. Este sistema de PPA es innovador en España, siguiendo un modelo exitoso que ha sido muy utilizado en otros países de nuestro entorno como base para el desarrollo de un modelo energético sostenible.

Desde la fundación de Factorenergia, hemos venido impulsando las energías renovables a través de la innovación y el emprendimiento empresarial, por lo que esta colaboración con Grupo Enhol, con el que compartimos los mismos valores, supone para ambos un logro crucial, un hito en el estado español, y la mejor demostración de nuestro compromiso con las energías de origen renovable”, concluye Rousaud.

COMEVAL