Tags Posts tagged with "energías renovables"

energías renovables

El ‘Día de la Bioenergía en España’ volvió a celebrarse este año el 3 de diciembre, fecha que coincidió con el inicio del periodo a partir del cual la biomasa puede satisfacer toda la demanda energética del país hasta final de año. Por lo tanto, España se mantiene en los 28 días de autoabastecimiento energético solo con biomasa, similar al año anterior, por lo que cae al puesto 25 del ranking europeo, ahora también por detrás de Grecia y Bélgica, según las estadísticas de Bioenergy Europe.

El presidente de Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), Javier Díaz, ha valorado negativamente este dato, ya que representa un avance de solo 0,9 días, lejos de los cuatro que han avanzado otros países europeos con similar potencial o menor. “España debería haber avanzado más, pero la falta de un decidido apoyo por parte de las administraciones ha frenado la progresión”.

Díaz ha reclamado al Gobierno de España que “tome medidas urgentes si quiere cumplir con los objetivos europeos para reducir la dependencia de las energías fósiles, altamente contaminantes, que desequilibran enormemente nuestra balanza de pagos nacional al no ser recursos endógenos como sí es la biomasa”.

Como es sabido, la Unión Europea ha fijado el objetivo de reducir un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050, respecto a los niveles de 1990, y ha aprobado recientemente el incremento de la aportación de las energía renovables en el mix energético hasta un 32%.

El presidente de Avebiom, que ha reconocido las expectativas suscitadas por el nuevo Gobierno y la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, ha recordado que la realidad es que “España pierde posiciones en Europa, cuando contamos con un gran potencial de recursos infrautilizados que, si se aprovecharan, el ‘Día de la Bioenergía en España’ se adelantaría al 25 de noviembre, una fecha muy próxima a la de la media europea (19 noviembre)”.

En España se aprovecha el 41% del crecimiento anual del stock de madera, porcentaje muy bajo si lo comparamos a la media europea (73%). “Se está produciendo una acumulación de madera en nuestros bosque que no solo frena el crecimiento potencial del sector, sino que además supone un alto riesgo de incendio cada verano”.

Y además de la madera, ha recordado Díaz, “España es rica en otros recursos, como son los provenientes de la agricultura (podas de olivo y de frutal o sarmientos), que no aprovechan prácticamente para usos bioenergéticos, ya que se queman como rastrojos generando emisiones sin control”.

Según datos del proyecto Biomasud Plus, España podría disponer de 625.600 toneladas equivalentes de petróleo (TEPs) procedentes de las podas de olivo, así como de 290.200 TEPs de sarmientos. Y además, podría contar con las 516.000 TEPs anuales procedentes de matorrales gestionados de forma sostenible, según información del proyecto Enerbiocrub y datos del MAPAMA.

Estos datos, según el presidente de Avebiom, ponen de manifiesto el “papel fundamental” que tiene la biomasa en la transición hacia la energía renovable. “La bioenergía es la fuente de las renovables más importante en Europa, ya que representa el 63% del total consumido, por delante ya del gas y del carbón, convirtiéndose en la primera fuente de energía autóctona”.

En este sentido, Díaz ha insistido en reclamar al Gobierno que promueva “el papel de la bioenergía como uno de los principales motores que nos permitan alcanzar los objetivos de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética”.

Y en el caso de la generación eléctrica, dijo finalmente, “sería importante que se convocaran nuevas subastas, con el fin de que se pueda mantener la base de generación gestionable con esta tecnología cuando se vayan cerrando las térmicas de carbón, los ciclos combinados y las nucleares”.

La Fundación Renovables y la Plataforma de redes de energías renovables Energy Cities organizaron el día 28 de noviembre una jornada abierta en el Congreso Nacional de Medio Ambiente, CONAMA2018, para debatir en torno a la gobernanza, las renovables y la participación ciudadana colaborativa.

La actividad reunió a destacados representantes institucionales, empresariales, asociaciones ecologistas y cooperativas de energía. Joan Groizard, director de Energías Renovables del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), señaló que la “necesidad de una buena gobernanza se basa en la urgencia de la acción, en la transversalidad a todos los sectores, en una transición energética justa y en un sistema energético democrático”.

Añadió que los canales formales son solo el principio de la participación pública y que son necesarios nuevos agentes, nuevos modelos, formación, capacitación e iniciativa. Groizard señaló que la transición energética tiene que ser ya y que no hay tiempo para nuevas incongruencias en la regulación energética, en el sentido de que todas las normas deben ir en la misma dirección.

La jornada, con el título “Gobernanza energética y participación ciudadana”, convocó en una primera Mesa redonda, además de al director de Energías Renovables del IDAE, a Carlota Ruiz Bautista, del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) y a Claire Roumet, directora de Energy Cities (Renewables Networking Platform), que presidió esta primera sesión y que recalcó que no hay que confundir participación ciudadana con consulta pública o movilización. A su juicio, en el terreno de la gobernanza energética se puede ir más allá de las propuestas que recoge la nueva Directiva de la Unión Europea, pendiente de aprobación por el Consejo de la UE.

Precisamente, para que Europa pueda reducir sus emisiones a 2050 debe haber estrategias ambiciosas elaboradas con procedimientos de participación pública, en opinión de Carlota Ruiz Bautista, que hizo hincapié en que fomentar la participación de los ciudadanos en los desarrollos normativos mejora la confianza de las personas en las normas, también en el ámbito energético. “Gran parte de las autoridades e instituciones ven la participación pública como un mero requisito formal y no se esfuerzan en garantizar una participación efectiva, lo que resta legitimidad a la toma de decisiones ya que la implicación del público es menor”, explicó.

Fernando Ferrando, presidente de la Fundación Renovables, presidió la segunda Mesa redonda que se organizó en torno a la “Participación ciudadana colaborativa” e insistió en que hay que cambiar el perfil de la ciudad de emisora o sumidero de energía a motor fundamental de la transición energética.

Como ciudad referente en nuestro país por su lucha contra el cambio climático y la modificación urbana, Vitoria-Gasteiz -European Green Capital 2012- estuvo representada en la jornada por Iñaki Prusilla, concejal de Medio Ambiente y Espacio Público de Vitoria-Gasteiz, quien señaló que “los ciudadanos piden a diario que actuemos cada vez más en el ámbito medioambiental por lo que ya no hay excusas para que no se lleve a cabo la planificación energética con participación ciudadana”. Prusilla recordó que la ciudad ha hecho un diagnóstico en colaboración con la Fundación Renovables para elaborar una Hoja de Ruta energética.

Erika Martínez, de la cooperativa de generación y consumo de energía renovable Goiener, explicó que para que haya una participación ciudadana real es fundamental una formación previa que genere una masa crítica, así como que las decisiones que finalmente se adopten, fruto de ese proceso público, reflejen las ideas de la mayoría de las personas representadas. También participó en esta sesión Gerard Bel, CEO de la plataforma para intercambio directo de energía renovable Pylon Networks, que explicó cómo la tecnología Blockchain puede facilitar la gobernanza en el ámbito energético.

Dada la vocación de diálogo de la Fundación Renovables, concebida desde su nacimiento como un laboratorio de ideas, la jornada se planteó como un debate abierto que pudiera amplificar la pluralidad y diversidad del contenido de la actividad. Así, la segunda Mesa redonda se configuró como un diálogo con políticos y expertos invitados a formar parte de una fila cero muy especial. Por parte del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados acudió Pilar Lucio, portavoz en la Comisión de Transición Ecológica, que destacó que es importante que haya proyectos en el ámbito energético que sitúen al ciudadano en el centro de las decisiones. En esta línea, Josep Vendrell, portavoz del GCUP-EC-EM en la Cámara Baja, apuntó la necesidad de habilitar bien las reglas del juego de esa participación ciudadana para que llegue a materializarse en acuerdos reales.

También participaron en el debate Juan Castro-Gil, secretario de ANPIER; Assumpta Farrán, experta en el sector energético y ex directora del Instituto Catalán de Energía (ICAEN); Julio Enrique Campo Macho, responsable del Proyecto MARES Energía/Ecooo revolución solar; Cecilia Foronda, directora del Área de Ciudades Sostenibles de ECODES, y José Luis García Ortega, responsable del Programa de Cambio Climático en Greenpeace España.

Almirall, S.A (ALM) ha finalizado la construcción de una innovadora instalación fotovoltaica de 800 kWp, situada en su planta farmacéutica de Sant Andreu de la Barca (Barcelona), que pretende ahorrar un 12 % en el consumo de energía eléctrica del centro industrial. Esta iniciativa forma parte de su política basada en promover el uso de energías renovables con el fin de reducir las emisiones de dióxido de carbono.

La instalación de esta planta solar, fruto de los esfuerzos de Almirall por crear un modelo de eficiencia energética mediante proyectos innovadores, constituye un importante precedente en la lucha contra el cambio climático. Ya en el año 2017, Almirall puso en marcha en su planta química de Sant Celoni la primera huerta solar de España conectada directamente a una planta de producción.

Con la construcción de esta planta fotovoltaica, Almirall espera poder reducir su dependencia del consumo de energía de la red en más de 1.200 MWh al año en su centro de Sant Andreu. Generará, con energía 100% renovable y local, el equivalente al consumo anual medio de aproximadamente 350 viviendas. Adicionalmente, y gracias a la construcción de la planta fotovoltaica, Almirall evitará en este centro la emisión a la atmósfera de 479 toneladas de CO2.

Toda la energía producida por esta instalación fotovoltaica será aprovechada y consumida de manera instantánea por la planta de Sant Andreu, lo que supone un abastecimiento de un 12% de sus necesidades eléctricas.

Los paneles solares estarán instalados en la cubierta del edificio, las marquesinas del aparcamiento y sobre el terreno, y la planta fotovoltaica transformará la radiación solar en energía eléctrica.

Esta tecnología es capaz de captar la máxima energía durante todas las horas del día y todos los meses del año. Su potencia es de 800 kWp, permitiendo generar cerca de 1.200 MWh al año de energía limpia para autoconsumo.

Víctor Molina, Director Facility Management de Almirall, ha destacado: “Alcanzar nuestros objetivos es tan importante para Almirall como el modo en que lo hacemos. Por eso, nuestro compromiso con la sociedad va más allá de ofrecer soluciones científicas a nuestros pacientes. Se basa también en desarrollar un modelo de eficiencia energética mediante una política medioambiental propia que garantice el uso responsable de los recursos”.

Esta iniciativa se enmarca dentro de la Estrategia de Lucha Contra el Cambio Climático de Almirall que busca, entre otros aspectos, impulsar la generación de energías sostenibles. Con este nuevo hito la compañía cumple además con su objetivo de mejorar su desempeño energético conforme a la norma ISO 50001:2011. La norma fue implantada a partir de 2013 en todos sus centros españoles y posteriormente se implementó en Alemania, donde tienen contratados los suministros energéticos bajo la modalidad de “Energía Verde”.

Adicionalmente a los beneficios ambientales, gracias a las dos plantas fotovoltaicas, Almirall podrá fijar una parte importante de su coste energético, evitando subidas en el coste de la electricidad.

Trabajando por un planeta más sostenible

Con la apertura de la planta solar de Sant Andreu de la Barca, Almirall refuerza su estrategia de poner en marcha medidas continuadas para hacer más sostenibles sus procesos de producción y de reducir el impacto ambiental en todas las áreas operacionales de la compañía. Los esfuerzos en esta materia se extienden a lo largo de todo el ciclo de vida del producto: desde su diseño en I+D y su fabricación, hasta la adquisición de las materias primas y el proceso de desecho de residuos.

Desde el año 2012, Almirall ha logrado alcanzar mejoras del 18% en el total de su consumo de electricidad y gas, gracias a las acciones llevadas a cabo en el marco del desarrollo de 149 proyectos de mejora energética, que tienen como objetivo común minimizar los efectos del cambio climático. “Nuestro principal propósito en todos los centros es impulsar las energías renovables. Cuidamos de las personas, por eso estamos comprometidos en buscar soluciones de eficiencia energética, para contribuir en la construcción de un entorno más sostenible”, ha explicado Víctor Molina.

El modelo de eficiencia energética de Almirall se basa en la búsqueda iterativa de proyectos y de nuevas tecnologías que han sido aplicadas progresivamente, de acuerdo con las necesidades de cada uno de los centros. De esta manera, la compañía ha logrado implementar innovadoras tecnologías como la levitación magnética y la humectación por nebulización de agua por alta compresión, que permiten reducir el consumo energético en compresores de equipos de frío y en los sistemas de vaporación por resistencias y/o electrolisis tradicionales.

El sector de energía renovable será el sector de más rápido crecimiento en India, impulsado por las energías solar y eólica, aunque la energía térmica continuará dominando, según el último informe de GlobalData, India Power Market Outlook to 2030, Update 2018 – Market Trends, Regulations, and Competitive Landscape.

El informe revela que, aunque se espera que la potencia renovable no hidroeléctrica instalada y los niveles de generación se aceleren a altas tasas de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 12% y 13,2%, respectivamente, durante el período de pronóstico (2018-2030); esto no bastará para desbancar el dominio de la potencia térmica, que aún se espera que represente casi la mitad del mix de generación en 2030.

Durante el período de pronóstico, se espera que la potencia instalada acumulada aumente a una CAGR del 5%. Se espera que la potencia nuclear instalada muestre una mayor tasa de crecimiento que el período histórico, con un 9,7%, precedida de cerca por la potencia renovable con un 12%. Se espera que la potencia térmica e hidroeléctrica muestren tasas de crecimiento del 2,1% y 3,4%, respectivamente, durante este período.

Se espera que las energías renovables no hidroeléctricas contribuyan a casi el 40% de la potencia instalada y con un poco más del 14% de la generación en 2030.

Se espera que la energía térmica siga contribuyendo a cerca del 48% de la potencia instalada en 2030, mientras que el carbón contribuye a casi el 85% de la potencia térmica instalada, similar al escenario en 2017.

Sin embargo, se espera que la contribución del carbón a la potencia total instalada disminuya del 57,9% en 2017 a alrededor del 40% en 2030, principalmente debido a un aumento en la contribución de la eólica, que se espera que aumente del 8,6% al 14,9%, y de la solar fotovoltaica, cuya participación se prevé que aumente del 5,6% al 20,8% durante el mismo período.

Las altas proyecciones para la energía eólica y solar se atribuyen en particular al alto potencial de estas fuentes de energía en India, así como a la disminución de los precios de las materias primas, que a su vez conducen a una caída dramática de las tarifas de estas fuentes de energía.

En 2016, la tarifa más baja d en las subastas de solar fotovoltaica fue de 0,065 $/kWh, que bajó a 0,038 $/kWh en 2017. En las subastas de energía eólica, la primera de las cuales se realizó en febrero de 2017, el valor más bajo registrado fue de 0,051 $/kWh y éste se redujo a 0,038 $ kWh en una subasta realizada en septiembre de 2018.

El sector energético mundial está sufriendo grandes transformaciones, desde la creciente electrificación hasta la expansión de las energías renovables, las turbulencias en la producción de petróleo y la globalización de los mercados del gas natural. Para todas las regiones y combustibles, las decisiones políticas de los gobiernos determinarán la forma del sistema energético del futuro.

En un momento en que los factores geopolíticos ejercen nuevas y complejas influencias en los mercados energéticos, subrayando la importancia crítica de la seguridad energética, el World Energy Outlook 2018 (WEO 2018), la publicación insignia de la Agencia Internacional de Energía, detalla las tendencias energéticas mundiales y el posible impacto que tendrán en el suministro y demanda, las emisiones de carbono, la contaminación del aire y el acceso a la energía.

El análisis WEO, basado en escenarios, describe diferentes posibles futuros para el sistema energético para todos los combustibles y tecnologías. Ofrece un contraste con diferentes vías, basadas en las políticas actuales y planificadas, y aquellas que pueden cumplir los objetivos climáticos a largo plazo en virtud del Acuerdo de París, reducir la contaminación del aire y garantizar el acceso universal a la energía.

Mientras que la geografía del consumo energético continúa su desplazamiento histórico hacia Asia, el WEO 2018 encuentra señales mixtas en el ritmo y la dirección del cambio. Los mercados petroleros, por ejemplo, están entrando en un período de renovada incertidumbre y volatilidad, incluida una posible brecha de suministro a principios de 2020. La demanda de gas natural está en aumento, borrando las conversaciones sobre sobreabundancia, mientras China emerge como un consumidor gigante. La energía solar fotovoltaica avanza, pero otras tecnologías de bajas emisiones de carbono y especialmente las políticas de eficiencia aún requieren un gran impulso.

En todos los casos, los gobiernos tendrán una influencia crítica en la dirección del futuro sistema energético. Según las políticas actuales y planificadas, modeladas en el Escenario de Nuevas Políticas, la demanda de energía crecerá en más de un 25% hasta 2040, lo que requerirá una inversión anual de más de 2.000 b$ en nuevos suministros de energía.

El análisis de la AIE muestra que más del 70% de las inversiones mundiales en energía estarán impulsadas por los gobiernos y, como tal, el mensaje es claro: el destino energético del mundo reside en las decisiones gubernamentales. La elaboración de políticas e incentivos adecuadas serán fundamentales para cumplir los objetivos comunes de garantizar el suministro de energía, reducir las emisiones de carbono, mejorar la calidad del aire en los centros urbanos y ampliar el acceso básico a la energía en África y en otros lugares.

El análisis muestra que el consumo de petróleo crece en las próximas décadas, debido al aumento de la demanda de productos petroquímicos, de camiones y de la aviación. Pero cumplir con este crecimiento a corto plazo implica que deben duplicarse las aprobaciones de proyectos de petróleo convencional desde sus bajos niveles actuales. Sin tal aumento en la inversión, la producción de esquisto en EE.UU., que ya se ha expandido a un ritmo récord, tendría que agregar más de 10 millones de barriles por día desde hoy hasta 2025, el equivalente a agregar otra Rusia al suministro global en siete años – lo que sería una hazaña históricamente sin precedentes.

En los mercados energéticos, las energías renovables se han convertido en la tecnología de elección, y representan casi dos tercios de las adiciones de capacidad global hasta 2040, gracias a la caída de costes y las políticas gubernamentales de apoyo. Esto está transformando el mix energético mundial, con el porcentaje de renovables en la generación elevándose a más del 40% para 2040, desde el 25% actual, a pesar de que el carbón sigue siendo la fuente más grande y el gas sigue siendo la segundo más grande.

Esta expansión trae importantes beneficios ambientales, pero también un nuevo conjunto de desafíos que los responsables políticos deben abordar rápidamente. Con una mayor variabilidad en los suministros, los sistemas energéticos deberán hacer de la flexibilidad la piedra angular de los futuros mercados de electricidad para mantener las luces encendidas. El problema es cada vez más urgente, ya que los países de todo el mundo están incrementando rápidamente su participación en la energía solar fotovoltaica y eólica, y requerirán reformas de mercado, inversiones en red, así como mejoras en las tecnologías de respuesta a la demanda, como contadores inteligentes y tecnologías de almacenamiento en baterías.

Los mercados eléctricos también están experimentando una transformación única con una mayor demanda generada por la economía digital, los vehículos eléctricos y otros cambios tecnológicos. Como parte de su inmersión en el sector de la electricidad este año, el WEO 2018 también examina el impacto de una mayor electrificación en el transporte, los edificios y la industria. El análisis encuentra que una mayor electrificación llevaría a un máximo en la demanda de petróleo para 2030 y reduciría la dañina contaminación atmosférica. Pero tendría un impacto insignificante en las emisiones de carbono sin mayores esfuerzos para aumentar la proporción de fuentes renovables y bajas en carbono.

El Escenario de Desarrollo Sostenible de la AIE ofrece un camino para cumplir con diversos objetivos climáticos, de calidad del aire y de acceso universal de manera integrada. En este escenario, las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía alcanzan su punto máximo alrededor de 2020 y luego entran en un descenso abrupto y sostenido, totalmente en línea con la trayectoria requerida para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Pero la mayoría de las emisiones relacionadas con la infraestructura energética ya están esencialmente bloqueadas. En particular, las centrales eléctricas de carbón, que representan un tercio de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía en la actualidad, representan más de un tercio de las emisiones acumuladas hasta 2040. La gran mayoría de ellas están relacionadas con proyectos en Asia, donde en promedio las plantas de carbón tienen solo 11 años de edad y les quedan décadas de funcionamiento, en comparación con los 40 años de edad promedio en EE.UU. y Europa.

“Hemos revisado toda la infraestructura energética actual y en construcción en todo el mundo, como centrales eléctricas, refinerías, automóviles y camioneS, calderas industriales y calentadores domésticos, y encontramos que representarán aproximadamente el 95% de todas las emisiones permitidas en los objetivos climáticos internacionales en las próximas décadas”, dijo el Dr. Birol.

“Esto significa que si el mundo se toma en serio el cumplimiento de sus objetivos climáticos, a partir de hoy, debe existir una preferencia sistemática por la inversión en tecnologías energéticas sostenibles. Pero también debemos ser mucho más inteligentes en la forma en que usamos nuestro sistema energético existente. Podemos generar cierto margen de maniobra al expandir el uso de la captura y utilización y almacenamiento de carbono, el uso del hidrógeno, y mejorar la eficiencia energética. Para tener éxito, esto requerirá un esfuerzo político y económico global sin precedentes”.

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha publicado los informes correspondientes a la novena liquidación provisional de 2018 (mes de septiembre) del sector eléctrico, de energías renovables, cogeneración y residuos y del sector del gas natural. (Acceso a los informes al final de la nota de prensa). (Para conocer en qué consiste el régimen de liquidaciones del sector energético que gestiona la CNMC, consulta CNMCBlog).

Sector eléctrico

El desajuste provisional de ingresos registrado en la novena liquidación de 2018 fue de 1554,9 millones de euros, 680,2 millones de euros menos de lo previsto para esta liquidación. Esta reducción se debe, fundamentalmente, a la menor retribución adicional y específica de los Sistemas no peninsulares (-393,9 M€) y de la actividad de la distribución (-220,9 M€).

Por otra parte, la demanda en consumo registrada en esta novena liquidación (167.541 GWh) es un 1,6% superior al valor promedio observado en años anteriores.

Esta demanda en consumo declarada en esta novena liquidación representaría el 69,4% de la demanda prevista para el ejercicio 2018, valor superior al promedio registrado en el histórico de las liquidaciones de los ejercicios 2015 a 2017 (68,2%).

Dado que los ingresos no han sido suficientes para cubrir todos los costes reconocidos, se ha procedido al cálculo y aplicación del coeficiente de cobertura, conforme al artículo 19 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico que ha dado como resultado un Coeficiente de Cobertura[1] del 85,83% y se aplica a cada uno de los costes reconocidos para determinar los costes a pagar con cargo a la liquidación.

Energías renovables

Se han liquidado 63.622 de las instalaciones activas en el sistema de liquidaciones de la CNMC. La liquidación provisional acumulada y a cuenta correspondiente a la energía generada en el ejercicio 2018 (desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre de 2018), asciende a 5.414,5 millones de euros (antes de IVA o impuesto equivalente)

Como consecuencia de los citados desajustes temporales entre ingresos y costes del sistema, es necesario aplicar el mencionado Coeficiente de Cobertura, resultando una cantidad a pagar a cuenta a los productores de 614,026 millones de euros (antes de IVA o impuesto equivalente).

La liquidación provisional a cuenta correspondiente al mismo periodo con cargo a los Presupuestos Generales del Estado asciende a 55,211 millones de euros antes de IVA o impuesto equivalente. En la fecha de cierre de la liquidación 9/2018 se habían recibido ingresos del Tesoro Público que permiten abonar el 100% de esta partida a los productores de energías renovables, cogeneración y residuos ubicadas en los territorios extrapeninsulares. La cantidad a pagar a cuenta a estos productores en la Liquidación 9/2018 asciende a 6,177 millones de euros, antes de IVA o impuesto equivalente.

Sector gasista

El total de ingresos liquidables declarados por las empresas al sistema liquidaciones por facturación de tarifas, peajes y cánones ha sido de 2.012 millones de euros. Esta cantidad es un 5,8% superior a la del mismo periodo del ejercicio anterior debido al incremento de los ingresos por peaje de transporte-distribución.

Para el ejercicio 2018, se incluyeron en el sistema de liquidaciones las retribuciones acreditadas en la Orden ETU/1283/2017 por la que se establecen los peajes y cánones asociados al acceso de terceros a las instalaciones gasistas y la retribución de las actividades reguladas para el año 2018, excepto la retribución por operación y mantenimiento del AS Castor afectada por la Sentencia del TC nº 152/2017. En esta novena liquidación del ejercicio, la retribución total acreditada a las empresas es de 2.122 millones de euros, que es un 0,3% superior a la del año anterior

El déficit en términos de caja fue de 326 millones de euros frente a un déficit de 396 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que representa una disminución del 17,8%. Teniendo en cuenta los ingresos netos de liquidación se ha calculado un índice de cobertura del 84,7% de la retribución acreditada.

La demanda nacional de gas en 2018 facturada hasta el 30 de septiembre ha sido de 227,1 TWh incluida carga de cisternas desde plantas (7,8TWh). Esta cantidad es 6,6TWh superior a la del mismo periodo de 2017, lo que supone un incremento del 3,0%.

Por otra parte, el número de consumidores declarado por las empresas distribuidoras a 30 de septiembre de 2018 ha ascendido a 7,88 millones, con un aumento interanual de 103.366 consumidores (+1,3%), de los que 1,59 millones se suministran con tarifa de último recurso.

0

Red Eléctrica de España y la compañía francesa Nexans han firmado el contrato de fabricación e instalación del cable que conectará las islas de Mallorca y Menorca por un importe en torno a 50 millones de euros. Tan solo 20 días después de que el Consejo de Ministros otorgara la autorización administrativa de construcción y declarara el proyecto de utilidad pública, Red Eléctrica ha finalizado el proceso de licitación para que se cumplan los plazos y el cable esté operativo en 2020.

Según la directora general de Transporte, Eva Pagán, “hemos agilizado al máximo todos los trámites necesarios para acortar en lo posible los plazos y disponer de un nuevo cable en el menor tiempo, teniendo en cuenta la complejidad del concurso. En este sentido y previa a la aprobación por parte del Consejo de Ministros, desde Red Eléctrica llevábamos meses trabajando para avanzar en todos los pasos previos e imprescindibles para realizar la licitación”.

Como experto global en soluciones avanzadas de cableado y conectividad, Nexans ha planteado un proyecto llave en mano que abarca ingeniería, diseño, suministro, instalación y prueba de la interconexión.

“Estamos muy contentos por poder aportar a Red Eléctrica nuestra experiencia, aprovechando nuestro largo historial de éxitos en proyectos de interconexión eléctrica, incluido el reciente proyecto NordLink entre Noruega y Alemania o el proyecto MonIta entre Montenegro e Italia”, ha comentado Ragnhild Katteland, vicepresidente de Sistemas Submarinos y Terrestres de Nexans. “Con la fabricación e instalación del cable entre Mallorca y Menorca, Nexans ofrecerá seguridad de suministro, mejorando la integración de renovables y la eficiencia para ambas islas”.

El nuevo cable subterráneo y submarino, que hará posible la conexión eléctrica a 132 kV entre Mallorca y Menorca, contará con 68 kilómetros de longitud y alcanzará una profundidad máxima de 81 metros. El proyecto global de interconexión entre Mallorca y Menorca, que supone una inversión de 84 millones de euros, reforzará la seguridad y calidad de suministro de ambas islas y permitirá mayor integración de energías renovables en condiciones de seguridad para el sistema y una mayor eficiencia de los sistemas interconectados.

La filial de Nexans en Noruega fabricará el cable submarino en sus instalaciones de Halden y el subterráneo será producido por su filial en Benelux en su planta de Charleroi, en Bélgica. Además, el elemento de fibra óptica lo desarrollará la unidad especializada de Nexan en Rognan, Noruega. La instalación del interconector se llevará a cabo utilizando el recipiente de tendido de cables especiales, C / S Nexans Skagerrak.

Refuerzo del Plan Especial de Mantenimiento

Por otra parte, Red Eléctrica de España, de manera coordinada con el Ministerio para la Transición Ecológica, el Govern Balear y la administración insular de Menorca, ha reforzado el Plan Especial de Mantenimiento de Menorca con la incorporación de recursos técnicos y humanos adicionales, trasladando a la isla una grúa única en la zona por sus características y disponible 24×7 exclusivamente para trabajos en la red de alta tensión. Con esta medida se pretende dar un soporte adicional y evitar el traslado desde Mallorca de los medios allí disponibles en caso de un nuevo hecho extraordinario e impredecible como el ocurrido el pasado 28 de octubre, cuando un cap de fibló entró en la isla en sentido norte-sur.

Aunque no es viable técnicamente la conexión de grupos electrógenos directamente a la Red de Transporte de Menorca de 132 kV la compañía continúa colaborando con las administraciones y el distribuidor implementando todas las medidas posibles para asegurar el suministro en la isla. En este sentido, ya se han repuesto las cinco torres de alta tensión (apoyos de celosía) disponibles en la isla, así como todos los materiales utilizados en las últimas semanas y definidos en el plan especial de mantenimiento para la isla de Menorca.

El Plan Especial de Mantenimiento fue activado en 2018 y cuenta con medios técnicos y humanos de emergencia para reforzar la seguridad y fiabilidad de la red de transporte de Menorca y para reponer las instalaciones en caso de necesidad.

Pensado y diseñado a nivel europeo para ser un incentivo al desarrollo de energías renovables, el sistema de Garantías de Origen empieza a ganar importancia con el aumento de su demanda y su precio. Según AleaSoft, el precio de los certificados tenderá al alza y será importante en la instalación de nuevos proyectos renovables.

Los productores de energías renovables pueden solicitar a la CNMC un certificado de la energía generada. Estos certificados acreditan que esos kWh fueron generados a partir de fuentes de energía renovables. También existen Garantías de Origen para la cogeneración de alta eficiencia. Estos certificados pueden ser transferidos a comercializadoras de electricidad para que, delante de sus clientes, puedan justificar el origen renovable de la energía suministrada.

Las Garantías de Origen se concibieron como una herramienta para dar transparencia y poder garantizar el origen de la electricidad generada, y así incentivar el desarrollo de las tecnologías renovables. A partir de la directiva europea que encomendaba a los estados a velar para que “el origen de la electricidad producida a partir de fuentes de energía renovables pueda garantizarse como tal según criterios objetivos, transparentes y no discriminatorios”, cada país de la Unión Europea ha regulado la expedición y transferencia de los certificados de Garantía de Origen.

En 2017 la CNMC expidió Garantías de Origen para 76 683 GWh de fuentes renovables y 1 803 GWh de cogeneración de alta eficiencia, el 81,2% de las cuales fueron transferidas a comercializadoras para cubrir el total o una parte de su energía comercializada.

El mix de fuentes de energía de cada comercializadora dependerá de la fracción de su energía cubierta con los certificados recibidos. Con el resto de energía producida y no cubierta por Garantías de Origen expedidas, la CNMC calcula un mix genérico para el resto de comercializadoras.

En España, la expedición de Garantías de Origen por parte de la CNMC es gratuita, pero la regulación no permite a las instalaciones renovables que perciben primas lucrarse con su transferencia. Por lo que tradicionalmente en España el mercado de Garantías de Origen ha sido poco atractivo y con precios de pocos céntimos de euro por MWh, muy bajos comparados con otros países europeos donde los precios rondaban los 0,20‑0,30 €/MWh. Pero esto ha ido cambiando a medida que ha habido más plantas renovables a mercado sin primas y con la entrada de la CNMC en la asociación que gestiona el comercio de Garantías de Origen en Europa, la AIB (Association of Issuing Bodies). Según AleaSoft, las Garantías de Origen tendrán un papel importante como incentivo en los nuevos proyectos renovables ya que su precio tenderá a alza en los próximos años.

Pero no todo el mundo piensa que el sistema de Garantías de Origen es perfecto. Sus detractores denuncian que habitualmente se usa de forma engañosa para confundir al consumidor sobre el origen de la electricidad que llega físicamente a su contador. Dado que la expedición y adquisición de certificados no influye en el mix energético del pool que únicamente dependerá de la disponibilidad de recurso renovable en cada momento, se insinúa que no incentiva la instalación de más potencia renovable.

Lo que es indudable es que las Garantías de Origen aportan transparencia de cara al consumidor que le permiten conocer el impacto medioambiental asociado a la energía consumida, y le proporciona más recursos para escoger comercializadora. Además, para el mercado, representa un indicativo de la demanda que existe entre los consumidores de abastecerse con energía de origen renovable. Y no hablamos solamente de consumidores domésticos concienciados con el cambio climático. Desde que grandes consumidores de electricidad como Google, Facebook y Apple empezaron a anunciar que trabajarían para que su consumo eléctrico fuera 100% proveniente de fuentes renovables, una “ola verde” a nivel mundial está llevando a grandes empresas a proponerse también un consumo eléctrico totalmente verde. Y esta “ola verde” continuará propagándose en cascada a medida que estas empresas empiecen a pedir también certificaciones verdes a sus proveedores. Todo esto ya ha empezado a hacer crecer la demanda de Garantías de Origen y, consecuentemente, también su precio, que, según AleaSoft, continuará al alza en el medio y largo plazo.

Para AleaSoft, el escenario actual presenta un futuro donde las Garantías de Origen van a tener un papel importante en la Transición Energética, gracias a los nuevos proyectos renovables para hacer frente a los objetivos de reducción de emisiones y la, cada vez más extendida, concienciación de los consumidores y comercializadoras sobre el impacto medioambiental de la producción de electricidad.

Después de llevar a cabo una fase piloto de actuaciones en autoconsumo en la que han realizado más de 1.300 ofertas a clientes y se han ejecutado más de 100 instalaciones, Feníe Energía lanza su producto de autoconsumo. Con el lanzamiento de este producto, Feníe Energía, afianza su apuesta por las energías renovables, ofreciendo a sus clientes no solo electricidad y gas, sino un amplio catálogo de servicios de ahorro energético. Y al instalador la posibilidad de ampliar los servicios y productos que ofrecen en su empresa con el apoyo de una compañía en la que disponen de formación, asesoramiento, análisis del proyecto y la posibilidad para el cliente de financiarlo.

En un contexto en el que el mercado mayorista de la electricidad está marcando precios muy altos y sostenidos en el tiempo Feníe Energía plantea el autoconsumo como una alternativa. Asimismo, la compañía de los instaladores aprovecha un marco regulatorio más favorable con la supresión del conocido como ‘impuesto al sol’ para fomentar otra manera de consumir energía aprovechando los recursos naturales. Y es que al dejar de existir la barrera que suponía que el cliente tuviera que pagar por la energía que generaba y no vertía a la red de distribución.

Con este producto, Feníe Energía ofrece la posibilidad de instalar autoconsumo contando con la experiencia que han adquirido llevando a cabo la fase piloto y con el asesoramiento de su red de más de 2.500 instaladores en toda España, que pueden ofrecer un proyecto personalizado y adaptado a las necesidades de cada consumidor con la posibilidad de financiación, algo a tener en cuenta en este tipo de proyectos.

Esta amplia experiencia ha llevado a la compañía a poder implementar todo tipo de instalaciones desde instalaciones aisladas en las que el cliente no está conectado a la red eléctrica. Hasta el autoconsumo interconectado con batería o sin batería donde el cliente está conectado a la red eléctrica. En este caso, cuando se instalan baterías, se puede gestionar la energía y consumirla cuando sea conveniente. También llevan a cabo un tipo de instalación que sería exclusivamente para el sector agrícola y los depósitos de ciudad, como es el autoconsumo de bombeo solar en donde la energía solar permite que se bombee el agua para regar o para almacenarla en depósitos.

Con este nuevo producto, al cliente se le ofrece un servicio personalizado para que se adapte a sus necesidades de consumo y a las condiciones de su vivienda, empresa o industria. Y, además, se le ofrece información sobre cuáles son sus posibilidades en cuanto a la instalación, cuándo se amortiza y cuánto ahorra con el cambio al abastecerse con placas solares fotovoltaicas.

Los precios de este tipo de productos no han parado de bajar en los últimos años por la evolución y madurez tecnológica. Esto junto con las economías de escala que también harán más rentable el producto y la presión social por cuidar el medioambiente, harán que los consumidores cada vez más se decidan a realizar instalaciones de autoconsumo.

Desde la compañía trabajan para que sus clientes puedan participar y aportar a esta revolución energética su granito de arena. Tras esto, a Feníe Energía no le cabe ninguna duda de que el futuro pasa por democratizar la energía y porque todos los ciudadanos podamos participar en hacer más sostenible el consumo energético.

De esta manera, refuerza su posicionamiento como compañía concienciada con el medio ambiente que, además, de vender energía 100% verde y ser generadores con parques eólicos en funcionamiento hace una clara apuesta por aprovechar el sol y las energías renovables en un contexto de precios altos que está afectando a los consumidores.

Aun cumpliéndose el ambicioso objetivo de electrificación recientemente avanzado por el Secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, de llegar a 5 millones de vehículos eléctricos en España en 2030, la realidad es que, según todas las previsiones, entre el 70% y el 80% del parque circulante de vehículos ligeros seguirá funcionando para entonces con motores de combustión, para los que los biocarburantes serán la única opción renovable, al igual que para la aviación, la navegación marítima y los vehículos pesados de carretera.

“Si a ello le sumamos que, según datos oficiales de la CNMC, los biocarburantes ahorran ya hasta un 80% de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en relación con los combustibles fósiles, consideramos que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 que prepara el Gobierno debería hacer una apuesta decidida por los biocarburantes en el marco de unos objetivos de energías renovables y de descarbonización en el transporte ambiciosos y robustos”, sostiene Óscar García, Presidente de APPA Biocarburantes.

Con este fin, APPA Biocarburantes propone la inclusión en el citado Plan de los siguientes objetivos y medidas:

•Un objetivo de energías renovables en el transporte de al menos un 17% para 2030, más allá del escaso 14% previsto en la nueva Directiva de Energías Renovables (DER).

•Mantener el actual mecanismo obligatorio de venta o consumo de biocarburantes con una senda creciente de obligaciones anuales a partir del 8,5% ya fijado para 2020, que debería complementarse con objetivos específicos y separados en gasolinas y gasóleos.

•Introducción obligatoria en las estaciones de servicio de gasolina y gasóleo con un 10% en volumen de bioetanol (E10) y biodiésel (B10), respectivamente.

•Maximizar la contribución de los biocarburantes convencionales hasta el límite del 7% previsto en la nueva DER, sin fijar límites inferiores a los permitidos, ni hacer distinciones entre distintos tipos de biocarburantes convencionales.

•Dar valor doble a los biocarburantes producidos a partir de aceite de cocina usado y grasas animales de categoría 1 y 2 para incentivar al máximo su fabricación y consumo, procediéndose a evaluar la disponibilidad de estas materias primas para poder superar el límite del 1,7% previsto en la nueva DER, que deberá entenderse siempre en término reales.

•Cumplir en términos físicos los objetivos obligatorios de consumo de biocarburantes avanzados previstos en la nueva Directiva a partir de 2022, sin aplicarles doble cómputo desde ese año.

•No contabilizar el consumo de combustibles de carbono reciclado (CCR) para los objetivos de renovables en transporte sino para un objetivo medioambiental separado.