Tags Posts tagged with "eólica terrestre"

eólica terrestre

Un nuevo informe, ‘The Power of Onshore Wind‘ de los consultores de energía renovable BVG Associates (BVGA) ha demostrado que adjudicar contratos por 5 GW de nueva energía eólica terrestre entre 2019 y 2025 podría ofrecer un retorno neto a los consumidores de Reino Unido de 1.600 M£. El informe cuenta con el respaldo de ScottishPower Renewables, Vattenfall, Innogy y Statkraft.

El análisis considera cinco subastas nuevas de Contratos por Diferencia (CfD, por sus siglas en inglés) realizadas a partir de 2019 y a intervalos de 18 meses a partir de entonces. Cada una de una capacidad máxima de 1 GW.

Las previsiones muestran que los costes de los nuevos proyectos eólicos en tierra caerán por debajo del precio de electricidad mayorista pronosticado por el Gobierno a partir de 2023, ofreciendo un beneficio neto para los consumidores de electricidad de Reino Unido.

En las cinco subastas, se espera que el 86% de los proyectos por capacidad se construirán en Escocia y el 12% en Gales. En Inglaterra se construirá menos del 2% compuesto por proyectos de pequeña escala (menos de 50 MW) de un tipo desarrollado típicamente por las comunidades.

Alrededor de 18.000 empleos cualificados serán generados durante los años pico de la construcción, con 8.500 personas empleadas en empleos cualificados a largo plazo cuando todos los parques eólicos estén funcionando. Se prevé que el 60% de los empleos se crearán en Escocia, el 17% en Gales y el 23% en Inglaterra.

Un claro compromiso con cinco subastas estimularía la inversión en la cadena de suministro, aumentando la ya elevada proporción de contenido de Reino Unido en los proyectos a casi el 70%. Las mayores oportunidades se encuentran en la fabricación de torres y palas, la renovación parcial y el desarrollo de equipos de instalación en Reino Unido.

De acuerdo con los resultados publicados por el gobierno francés, en la última licitación de eólica terrestre los costes han descendido. 22 proyectos que totalizan 508 MW han ganado la licitación, y lo han hecho solo por precio. El precio ganador medio ponderado ha sido de 65 €/MWh. Este precio es menor que la tarifa actual para proyectos pequeños (72 €/MWh) y la tarifa de inyección a red otorgada anteriormente, de 82 €/MWh. Bajo el nuevo esquema, los parques eólicos venderán su electricidad con garantías de ingresos durante 20 años.

Por primera vez, los proyectos eran elegibles para una bonificación si incluían crowdfunding, que era el caso para un tercio de los proyectos.

El Gobierno francés ha mostrados su satisfacción por los resultados y ha declarado que en el futuro extenderá el modelo de licitación a más parques eólicos. Anteriormente solo se aplicaba a parques eólicos con al menos siete aerogeneradores o con uno o varios aerogeneradores con una potencia nominal estrictamente superior a 3 MW.

Los costes siguen siendo más altos en Francia que en cualquier otro lugar de Europa por varias razones. Primero, porque el tiempo de entrega del proyecto en Francia es, en promedio, de entre siete y nueve años, y una vez que se solicita permiso al comienzo del proceso, es casi imposible actualizarlo más adelante con la última tecnología. En consecuencia, los promotores franceses no instalan aerogeneradores de última generación. Además, la altura máxima de los aerogeneradores suele limitarse a 150 m o menos, a causa de los radares y las limitaciones de la aviación, lo que limita el despliegue de la última tecnología. Los proyectos también se detienen en los tribunales: el 70% de los proyectos autorizados se encuentran actualmente en Tribunales Administrativos.

El Consejero Delegado de WindEurope, Giles Dickson, declara: “El gobierno ha propuesto ahora reformas que reducirán el tiempo medio necesario para que los proyectos eólicos se completen y se conecten a la red. Esto es muy bueno. El gobierno también propone eliminar parcialmente el Contrato por Diferencias de Tarifa para proyectos pequeños, reduciendo la elegibilidad a proyectos muy pequeños. Es extremadamente importante que lo hagan de la manera correcta. Los cambios retroactivos socavan la confianza de los inversores. Necesitan protección para las inversiones existentes y estabilidad y visibilidad en los mecanismos de apoyo.

El Gobierno francés está licitando un total de 3 GW de capacidad de energía eólica en seis etapas durante tres años. La segunda licitación competitiva para 500 MW estará abierta del 1 de mayo al 1 de junio de 2018.

A nivel mundial, en 2017, los promotores eólicos pusieron en marcha un poco menos de 47 GW de aerogeneradores terrestres, con cuatro fabricantes representando el 53% de las máquinas instaladas. Los cuatro fueron Vestas de Dinamarca, Siemens Gamesa de España, Goldwind de China y General Electric de EE. UU.

Las últimas cifras autorizadas de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) muestran que Vestas, número uno en 2016, mantuvo el primer puesto, con 7,7 GW de aerogeneradores terrestres puestos en servicio, lo que equivale a una cuota de mercado global del 16%. Las estadísticas se basan en la base de datos global de BNEF de proyectos eólicos a gran escala y en la extensa información de la industria.

Siemens Gamesa, formada en 2016 a partir de la fusión del negocio eólico del gigante alemán de la ingeniería Siemens y la empresa española de aerogeneradores Gamesa, ocupó el segundo lugar en aerogeneradores terrestres, con 6,8 GW en servicio. Levantó su cuota de mercado del 11% que tenían sus dos compañías predecesoras en 2016, al 15% el año pasado. Goldwind puso en servicio 5,4 GW y GE 4,9 GW, con cuotas de mercado similares, del 11% y 10% respectivamente.

De acuerdo con el informe, Global Wind Turbine Market Shares, en 2017, se abrió una gran distancia entre GE, en cuarto lugar y el quinto fabricante, el alemán Enercon, con 3,1 GW. Otros seis fabricantes de aerogeneradores, de Europa y China, pusieron en servicio el año pasado  entre 1 y 3 GW.

En el sector eólico marino, la historia fue muy diferente, con Siemens Gamesa como mayor proveedor a nivel mundial, y con mucha diferencia, con 2,7 GW puestos en servicio, y otros jugadores como Sewind de China, MHI Vestas y Senvion de Alemania instalando en torno a 0,5 GW cada uno.

Hay algunas diferencias marcadas entre los grandes fabricantes en términos de su huella regional. Más del 90% de los aerogeneradores encargados a Goldwind en 2017, por ejemplo, fueron para proyectos en China, mientras que casi todos los de Enercon se conectaron en Europa. General Electric fue mucho más fuerte en las Américas que en cualquier otro lugar, mientras que Vestas y Siemens Gamesa vieron una significativa puesta en servicio de sus aerogeneradores terrestres en las tres regiones: Europa, Oriente Medio y África, América y Asia-Oceanía.

La potencia de los aerogeneradores terrestres puestos en servicio en 2017 fue un 12% menor que el total de 53,1 GW de 2016. Bloomberg New Energy Finance lo acahca a una desaceleración en China y pronostica un repunte a 55 GW en 2018, a medida que el mercado chino retorna al crecimiento y Latinoamérica continúa su expansión.

Albert Cheung, Jefe de Análisis de BNEF, comentó: “Hemos visto una ola de fusiones en la industria de fabricación de aerogeneradores en los últimos años, incluido el acuerdo Siemens-Gamesa y la adquisición de Nordex por Acciona Windpower. Con una gran cantidad de jugadores pequeños fuera de los cuatro grandes, no sería ninguna sorpresa ver una mayor consolidación.”

La Agencia Federal de Redes de Alemania (Bundesnetzagentur) ha anunciado los ganadores de la primera subasta eólica terrestre de 2018. 83 proyectos con una potencia total de 709 MW se adjudicaron contratos. 132 proyectos con una potencia total de 989 MW participaron en la subasta.

Los precios de las ofertas ganadoras variaron de 38 €/MWh a 52,80 €/MWh. El promedio fue de 47,3 €/MWh. Esto es algo más alto que en la última subasta de noviembre de 2017, cuando los precios variaron entre 22 €/MWh y 38.20 €/MWh. Este aumento se debe al bienvenido cambio en la regulación de proyectos comunitarios. Esto lleva a que los proyectos se presenten con un precio de mercado más realista. 19 de las 83 ofertas ganadoras fueron proyectos comunitarios.

Baja Sajonia tuvo las ofertas más exitosas con 17 (154 MW) seguida por Brandeburgo (13 proyectos, 106 MW), Renania del Norte-Westfalia (12 proyectos, 61 MW) y Renania-Palatinado (11 proyectos, 124 MW). Los estados del sur de Baden-Württemberg y Bavaria nuevamente fracasaron en ganar un número adecuado de proyectos.

Esta subasta terrestre tuvo reglas diferentes a las de 2017. Estas últimas otorgaron ventajas a los denominados proyectos comunitarios. Se les permitió hacer una oferta sin un permiso. Y se beneficiaron de un plazo de entrega más prolongado para construir el proyecto. Las reglas aplicadas en esta primera subasta de 2018 se aplicarán a la próxima subasta en mayo.

El consejero delegado de WindEurope, Giles Dickson, dijo: “El nuevo Gobierno alemán debe aplicar normas uniformes a todos los proyectos en las subsiguientes rondas de subastas, incluidos los 4 GW adicionales que se prevén en el acuerdo de coalición. Las subastas del año pasado pueden causar una desaceleración en las nuevas instalaciones, y algunos de los proyectos pueden no proposperar. Esto afectará a fabricantes y otros actores de la cadena de suministro. Es inquietante ver eso en el principal mercado eólico de Europa. Se deben aprender las lecciones.

Alemania también necesita ver un equilibrio regional en la eólica terrestre. Sería bueno ver que el sur de Bundesländer contribuye más a la expansión de la energía eólica y se beneficia de los beneficios económicos y sociales que la energía eólica aporta a las comunidades. También sería útil desde el punto de vista de la transmisión. El diseño de las subastas debería facilitar una expansión más equilibrada la eólica terrestre.

Según las estadísticas anuales de la eólica de WindEurope, Europa instaló 16,8 GW (15,7 GW en la UE) de capacidad bruta adicional de energía eólica en 2017, marcando un año récord en instalaciones anuales. Con una capacidad instalada neta total de 169 GW, la energía eólica sigue siendo la segunda forma más grande de capacidad de generación de energía en Europa, acercándose a las instalaciones de gas.

Las nuevas instalaciones de parques eólicos aumentaron un 20% en 2016 y superaron el récord anterior de 12,8 GW de 2015. La eólica terrestres creció en 12,5 GW y la eólica marina en 3,1 GW. 2017 fue un año récord para ambas, las instalaciones terrestres crecieron un 9% mientras que las instalaciones marinas crecieron un 101% en comparación con 2016.

Siete Estados miembros de la UE registraron un año récord en nuevas instalaciones de energía eólica: Alemania (6,6 GW), Reino Unido (4,3 GW), Francia (1,7 GW), Finlandia (577 MW), Bélgica (476 MW), Irlanda (426 MW) y Croacia (147 MW). Alemania instaló la mayor capacidad de energía eólica en 2017, con el 42% de las nuevas instalaciones totales de la UE y registró el mayor aumento anual, del 16% al 20%, de la energía eólica en su demanda de electricidad. Alemania sigue siendo el país de la UE con la mayor potencia instalada de energía eólica, seguida de España, Reino Unido y Francia. 16 países de la UE tienen instalado más de 1 GW de energía eólica. Nueve de ellos tienen más de 5 GW instalados. Dinamarca es el país con la mayor participación de la energía eólica en su demanda de electricidad con un 44%.

Que 2017 fuese un año récord refleja el hecho de que gran parte de los nuevos proyectos fueron acelerados para beneficiarse de las tarifas de inyección a red y otros viejos esquemas de apoyo mientras aún se aplicaban. Este fue especialmente el caso en Alemania con sus 5 GW de nueva eólica terrestres, y también es válido para Reino Unido y Francia.

La energía eólica instaló más que cualquier otra forma de generación de energía en Europa en 2017. La energía eólica representó el 55% de todas las nuevas instalaciones. La energía renovable en su conjunto representó casi todas las nuevas instalaciones eléctricas de la UE en 2017: 23,9 GW de un total de 28,3 GW. Las fuentes de energía convencionales como el fuelóleo y el carbón continúan desmantelando más capacidad de la que instalan. La capacidad de generación de gas que se desmanteló fue casi igual a la cantidad de capacidad puesta en marcha.

Las inversiones en energía eólica representaron el 52% de las nuevas inversiones en energía limpia en 2017, en comparación con el 86% en 2016. 2017 también fue un año récord para las nuevas inversiones en futuros parques eólicos. 11,5 GW de proyectos alcanzaron la decisión de inversión final: 9 GW en tierra y 2,5 GW en el mar. Pero el valor de estas inversiones, 22.300 M€ (14.800 M€ en tierra y 7.500 M€ en el mar) fue 19% menor que en 2016. Las reducciones de costes en la cadena de suministro de la industria eólica y el aumento de la competencia en las subastas, dieron a los inversores más capacidad por menos dinero.

Alemania fue el mayor inversor en 2017, generando una actividad de financiación total de 6.700 M€ para la construcción de nuevos parques eólicos en tierra y mar adentro. Esto representa el 30% de las inversiones totales de energía eólica realizadas en 2017. Reino Unido quedó en segundo lugar con 5.000 M€ o el 22% del total.

La potencia eólica total instalada en Europa asciende a 169 GW: 153 GW en tierra y 16 GW en alta mar. Alemania sigue siendo el país con mayor potencia eólica instalada (56 GW). Le siguen España (23 GW), Reino Unido (19 GW) y Francia (14 GW). Con una participación del 18%, la eólica sigue siendo la segunda forma más grande de capacidad de generación energética en Europa, acercándose al gas natural. La energía eólica generó 336 TWh en 2017, suficiente para cubrir el 11,6% de la demanda de electricidad de la UE. En Alemania, la eólica supuso un  20% de la potencia, un 44% en Dinamarca y un 24% en Irlanda y Portugal.

A pesar de las cifras sólidas, las perspectivas para la eólica a medio y largo plazo son inciertas. La transición a las subastas ha sido más complicada de lo esperado. Y es crucial que muchos gobiernos no tengan claridad sobre sus ambiciones para las energías renovables después de 2020. Los países deben comenzar a aclarar cuánta energía eólica que desean implementar en el futuro. Esto dará visibilidad a la industria, permitiéndo planificar anticipadamente y reducir costes, y permitirá que otros, como los operadores de sistemas de transmisión, planeen la construcción de la infraestructura necesaria,” dijo el CEO de WindEurope, Giles Dickson.

Horses © BWE / Thorsten Paulsen

La primera licitación de eólica terrestre en Alemania, tras la reforma de la ley de energía renovable EEG, otorgó 807 MW a un precio medio de 57,1 €/MWh (media ponderada) según los resultados anunciados el pasado 19 de mayo. De las 70 ofertas exitosas, 65 corresponden a proyectos comunitarios lo que confirma el papel clave de los ciudadanos en la transición del modelo energético alemán.

Giles Dickson, CEO de WindEurope, dijo: “La participación pública y la participación de los ciudadanos es un ingrediente clave de una transición energética exitosa. Estamos encantados de que el sector eólico alemán maneje con éxito la transición al sistema de subastas, con un papel clave para los proyectos comunitarios.

 

Los resultados alemanes se anunciaron 2 días después de la licitación de 3 GW de energía renovable en España, donde la eólica reclamó casi todos los volúmenes adjudicados.

Los resultados de la licitación en ambos países no pueden compararse, ya que son el resultado de dos diseños de subastas muy diferentes. El sistema español es único en la UE, ya que requiere que los licitadores hagan un descuento sobre el coste de inversión de una planta de referencia. A continuación, aplica los precios marginales donde la oferta más barata determina el precio uniforme para todos los ganadores. En Alemania, el mecanismo de pago por licitación concede a los licitadores los precios que han ofrecido hasta que se alcanza el volumen total de licitación. El sistema alemán ofrece un precio garantizado durante 20 años. El sistema español ofrece menos estabilidad de ingresos: los inversores están expuestos a cambios en los niveles de retribución que el Gobierno aplica cada tres años. La primera revisión en los parámetros de los sistemas se establece para 2019.

Giles Dickson añadió: “Este es el año en que las subastas se convierten en la norma para la eólica terrestre en Europa. La tendencia de reducción de costes que hemos visto en las licitaciones de eólica marina desde mediados de 2016 se ha reforzado en las dos primeras grandes ofertas de eólica terrestre este año, Alemania y España. La eólica terrestre es hoy la opción más barata para la nueva generación de energía.

Alemania es un ejemplo de cómo los Estados miembros de la UE deben gestionar la transición hacia subastas competitivas. Las ofertas específicas por tecnologías, que proporcionan estabilización de ingresos, son las más adecuadas para implementar eólica a un coste eficiente. Un calendario claro y volúmenes de despliegue según lo esbozado por la EEG alemana también son cruciales para las decisiones de inversión. Estos principios deben consagrarse en la Directiva sobre Energías Renovables para después de 2020 para que los inversores puedan apoyarse en un marco normativo predecible y cumplir con el objetivo 2030 de energía renovable de la UE al coste más competitivo.

La energía eólica se adjudicó casi todos los 3 GW disponibles en la subasta de energía renovable española cuyos resultados fueron anunciados el 17 de mayo. La subasta generó contratos por 43 €/MWh, la máxima tasa de descuento permitida por el sistema de licitación español. Este es el nivel más bajo jamás otorgado en una licitación de eólica terrestre en Europa.

La competitividad de la energía eólica es un factor clave. Así es el hecho de que el mercado español ha estado paralizado durante tres años y tiene un gran número de proyectos maduros que necesitan la promesa de ingresos estables para completar su financiación.

 

Giles Dickson, consejero delegado de WindEurope dijo: “Los resultados de la licitación muestran cómo la eólica terrestre es hoy la opción más barata para la nueva generación de energía. Algunos pueden pensar que la energía eólica ya no necesita subsidios. Pero fue el hecho de que la subasta ofrecía un ingreso mínimo garantizado lo que atrajo a los inversionistas y aseguró que hubiera suficientes ofertas para entregar el bajo precio. Y este es el punto: no son los subsidios, sino los mecanismos de estabilización de los ingresos, que abordan el riesgo de la volatilidad de los precios al por mayor, los que serán críticos para el despliegue de la eólica terrestre a través de Europa a costes competitivos. Al ofrecer estabilidad de ingresos, las subastas desempeñan un papel crucial para permitir a los inversores financiar un proyecto: son clave para que los proyectos se desarrollen“.

La industria da la bienvenida a los resultados de la subasta española como un desarrollo positivo. Se produce después de un estancamiento del mercado de tres años provocado por recortes retroactivos a la tarifa de alimentación española en 2013. La parálisis ha puesto en riesgo la perspectiva de que España cumpla con su meta 2020 de energía renovable de la UE. Ahora España necesita desplegar megavatios adicionales para cumplir con los compromisos de la UE.

Dickson añadió: “La subasta de hoy es un paso importante para restaurar la confianza en el mercado eólico español. Pero todavía hay un camino por recorrer. España debe abandonar la práctica de cambiar el “rendimiento razonable” de los proyectos cada seis años, lo que crea inestabilidad tanto para los proyectos existentes como para los nuevos. Y la industria espera un calendario claro para futuras licitaciones. La visibilidad de los volúmenes de licitación y de despliegue es clave para las decisiones de inversión. En última instancia, las ofertas bien diseñadas y una clara cartera de proyectos ayudan a cosechar los beneficios económicos que la industria eólica trae a la economía española: 22.000 empleos y miles de millones de ingresos procedentes de la exportación“.

GE ha anunciado la finalización del proceso de adquisición de LM Wind Power, desarrollador de tecnología danés y fabricante de palas de rotor para la industria eólica. La operación se ha completado conforme al marco regulatorio de la Unión Europea, Estados Unidos, China y Brasil. GE alcanzó un acuerdo con la firma de capital privado Doughty Hanson en Londres en octubre de 2016 para la compra de la compañía por un importe de 1.500 M€. La transacción incluye el diseño y fabricación de palas de aerogeneradores para el negocio de GE Renewable Energy, mejorando su capacidad para aumentar la producción de energía y crear valor para los clientes eólicos, tanto en eólica marina como eólica terrestre. El acuerdo tendrá un impacto positivo en los resultados de GE en 2018.

Jérôme Pécresse, Presidente y CEO de GE Renewable Energy, ha afirmado: “La adquisición de LM Wind Power nos proporciona la eficiencia operativa necesaria para apoyar el crecimiento de nuestro negocio de aerogeneradores, el segmento de generación de electricidad que más rápido crece. Con la tecnología e ingeniería de palas de LM, estamos en disposición de mejorar el rendimiento general de nuestros aerogeneradores, reduciendo el coste de la electricidad y aumentando el valor para nuestros clientes. Juntos, estamos preparados para capitalizar la expansión de las energías renovables y ser un motor de crecimiento para GE“.

 

LM Wind Power ha mantenido una larga asociación con GE que ha dado lugar a importantes innovaciones y éxitos comerciales, incluida la instalación del primer parque eólico marino en Estados Unidos. Las capacidades de tecnología de fabricación digital y avanzada ayudarán a acelerar nuestro desarrollo tecnológico e incrementar nuestra aproximación a los clientes“, ha comentado Marc de Jong, CEO de LM Wind Power.

LM Wind Power desarrollará su trabajo como una unidad de operación independiente dentro de GE Renewable Energy, suministrando palas para los proyectos de energía eólica de GE, tanto terrestres como marinos. Asimismo, continuará suministrando palas al resto de la industria eólica, estableciendo protocolos y garantías para proteger los datos confidenciales de los clientes.

Con este acuerdo, GE continúa avanzando en sus capacidades y objetivos en energía renovable. En el último año, GE ha desarrollado el primer parque eólico marino en Estados Unidos, ha conseguido su primer proyecto eólico marino en China, puesto en marcha su parque eólico terrestre y central hidroeléctrica digitales y desarrollado proyectos híbridos en energía eólica e hidroeléctrica.

El objetivo de GE es desarrollar proyectos de energía renovable a nivel local que maximicen la producción de electricidad, reduciendo al mismo tiempo el coste de la electricidad, aportando energía sostenible al mundo y mayor valor para sus clientes.

LM Wind Power en España

En España, LM Wind Power opera desde comienzos de los 90 y cuenta con dos centros de producción en Ponferrada (León) y Castellón, un centro de servicios en As Pontes (A Coruña-Galicia) y oficinas centrales en Madrid (Alcobendas). La compañía emplea a más de 1.000 profesionales en el país.

En la planta de Castellón, en concreto, la compañía produce en la actualidad la pala más larga fabricada en España (73,5 metros de longitud) para la turbina Haliade, que GE instalará en un proyecto eólico offshore en Alemania.

El pasado mes de junio IRENA lanzó el informe “The Power to Change”, en el que evalúa el potencial de reducción de costes hasta 2025 de las tecnologías solar y eólica. El informe concluye que aun cuando las tecnologías solar y eólica ya están disponibles a nivel comercial, todavía tienen un importante potencial de reducción de costes. De hecho, para 2025 el coste normalizado de la electricidad (más conocido por sus siglas en inglés, LCOE) promedio ponderado global de la fotovoltaica podría caer tanto como un 59%, y el de la termosolar podría descender hasta un 43%. La eólica terrestre y eólica marina podrían ver caídas del 26% y el 35% respectivamente.

Con los marcos político y regulatorio apropiados, solar y eólica pueden desbloquear aún importantes reducciones adicionales de costes hasta 2025 y más adelante. Las reducciones de costes estarán impulsadas por las mayores economías de escala, las cadenas de suministro más competitivas y las mejoras tecnológicas, que elevarán los factores de capacidad y/o reducirán los costes de instalación.

 

Todo esto se llevará a cabo en un contexto de aumento de la competencia, lo que impulsará la innovación. Las tecnologías solar y eólica se están beneficiando de las políticas de apoyo, viendo un crecimiento continuo en su desarrollo, y en algunos casos, muy importante en los últimos 10 años. Esto ha ayudado a crear las condiciones de mercado para las reducciones de costes experimentadas recientemente, y también ha establecido el escenario para que sus costes sigan bajando hasta 2025 y más allá. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Septiembre 2016

Estas innovaciones permitirán una reducción de hasta el 5,5% en el coste de producción de la energía eólica terrestre

Wind turbine installation at Noblesfontein wind farm (74 MW, South Africa) , constructed by Iberdrola Ingeniería and Grupo Five. Photo courtesy of Iberdrola Ingeniería

KIC InnoEnergy, junto con la consultora británica BVG Associates ha desarrollado una metodología basada en modelos económicos creíbles aplicados a cuatro tecnologías que permiten identificar las mayores oportunidades y los retos desde el punto de vista de la tecnología.

Tal y como hizo el pasado junio con el informe sobre el impacto de la innovación en los costes de producción de energía eólica marina, KIC InnoEnergy presenta un segundo estudio sobre el sector de la energía eólica terrestre. En él se identifican más de 25 innovaciones que se estima que se desarrollarán en los próximos 12 años (hasta 2025) y donde se analiza el impacto de cada una de ellas en el costo nivelado de energía (LCOE por sus siglas en inglés), teniendo en cuenta su ritmo de incorporación al mercado.

 

Aunque se centra en la evolución tecnológica, y sobre las diferentes opciones que pueden seguir los actores del sector, tanto fabricantes de bienes de equipo como propietarios o empresas de servicio independientes, este informe pretende también contribuir al debate actual sobre los retos de Europa en relación a la energía: coste de la energía, reducción de la dependencia energética y mitigación de los efectos del cambio climático.

La conclusión principal es que para la eólica en tierra, el estudio demuestra que para los dos escenarios estudiados, clase I y clase III, de las casi 25 innovaciones estudiadas y modeladas, se puede esperar una reducción total del LCOE de un 5,5 % hasta el año 2025.

El grupo de innovaciones que presenta el mayor impacto es el que afecta al rotor de los aerogeneradores. La optimización del tamaño del rotor y el uso de materiales avanzados permitirá el incremento de longitud de las palas con una moderación en el incremento del peso de la misma, reduciendo la deflexión de punta de pala y controlando las cargas en el resto de la máquina. Las innovaciones que afectan al diseño y la fabricación, la aerodinámica y el sistema de orientación de las palas permitirán indirectamente optimizar la cimentación y la torre, debido a las menores cargas, y reducir por lo tanto sus costes asociados, aumentando a su vez la energía producida. En conjunto, se espera un impacto de casi un 2,5% de reducción de LCOE para la clase I y hasta 3% para la clase III.

Las innovaciones en los sistemas alojados en la góndola del aerogenerador constituyen el segundo bloque, con una contribución en la reducción del LCOE del 1,3 a 1,4 %. Las innovaciones afectan principalmente al tren de potencia, desde la optimización de los diseños existentes (direct drive y high speed) como de los diseños más novedosos (mid speed) y la transformación eléctrica (generadores, convertidores y transformadores).

Finalmente, destacan también las mejoras en productos y servicios ligados a la operación y el mantenimiento que ofrecen un interesante potencial de reducción de entre un 0,8 y hasta un 1 % del LCOE. Aparte de la introducción de productos concretos como herramientas de Condition Monitoring u optimización de los modelos de predicción, existe una serie de innovaciones que tienen más que ver con un cambio de estrategia a la hora de operar los parques eólicos: por ejemplo nuevas estrategias de control, mantenimiento basado en la condición o gestión dinámica de stock de repuestos. Para este grupo de innovaciones, el impacto modelado es inferior al impacto potencial total que podría llegar a tener, y el reto consiste en encontrar el equilibrio entre el riesgo que pueden llegar a suponer cambios de estrategia en la fase de operación y los beneficios económicos subyacentes.

Otras innovaciones no consideradas en este informe están en desarrollo pero presentan efectos muy disruptivos o a más largo plazo y por lo tanto no son objeto del mismo pero su potencial, junto con las perspectivas de conseguir mejores objetivos que los mencionados para las innovaciones modeladas, demuestra la existencia de oportunidades para horizontes temporales más lejanos todavía y la posibilidad de seguir reduciendo los costes de la tecnología eólica gracias a la innovación tecnológica más allá del 2025.

Pincha aqui para descargar el informe