Tags Posts tagged with "gas"

gas

ABB y Rolls-Royce han anunciado una colaboración global en tecnología de microrredes y automatización avanzada. Juntas, ambas compañías van a ofrecer una innovadora solución de microrredes de bajo consumo para empresas de servicios públicos, entidades comerciales e industriales. Una microrred es una red eléctrica a pequeña escala que combina energía procedente de fuentes de generación de energía distribuida, por ejemplo, centrales de cogeneración, grupos electrógenos alimentados con diésel y gas, y fuentes renovables con baterías. La microrred ofrece un control general para coordinar estos recursos a fin de cubrir las necesidades de carga industrial, residencial o de consumo. Las microrredes pueden funcionar tanto conectadas a la red eléctrica principal o sin estar conectadas a ella. La capacidad de las microrredes de separarse perfectamente de la red principal, en caso de una posible emergencia o fallo en la red, es una función cada vez más importante.

Una fuente de alimentación fiable, incluso en condiciones meteorológicas adversas o momentos de máximo consumo, es básica para el crecimiento económico. La integración de energías renovables supone una solución sostenible para apoyar un suministro ininterrumpido y, al mismo tiempo, fomentar el uso de energías limpias. Las soluciones de microrredes favorecen a las empresas de servicios públicos, las industrias y los espacios comerciales que buscan una fuente de alimentación fiable así como una reducción de costes y de emisiones de carbono. Las microrredes facilitan una fuente de alimentación sólida, incluso cuando hay una fuerte presencia de fuentes intermitentes de energías renovables, como la eólica y la solar. La automatización digital y los sistemas de control coordinan de forma inteligente las cargas y los recursos de energía distribuida para que la microrred funcione con eficacia.

Rolls-Royce ofrece las soluciones de generación de energía de la marca MTU Onsite Energy: desde energía primaria, de reserva y continua, a la cogeneración, y microrredes. “Debido a la transformación para lograr la descarbonización, los clientes necesitan buscar opciones de energía sostenible que, además, aporten máxima rentabilidad. Para ello, nos basamos principalmente en las microrredes, sistemas autónomos de suministro de energía que son eficientes, fiables y respetuosos con el medio ambiente“, afirma Andreas Schell, CEO de Rolls-Royce Power Systems. “La combinación de nuestras soluciones de control y nuestra tecnología integrada de grupos electrógenos diésel y gas MTU, con la capacidad de control, servicio remoto y solución modular de microrredes de ABB, va a ofrecer a los clientes la fusión de los puntos fuertes de dos líderes internacionales en el ámbito de la tecnología“.

ABB Ability™ e-mesh™ puede garantizar una red eléctrica estable, incluso si hay una alta proporción de energía renovable procedente de varias fuentes, que funciona perfectamente con motores de gas o diésel ya instalados“, afirmó Massimo Danieli, responsable de la línea de negocio de automatización de redes de ABB, parte del negocio Power Grids de la empresa. “ABB cuenta con un gran número de instalaciones de microrredes a nivel internacional y, gracias a nuestra colaboración con Rolls-Royce Power Systems, vamos a fomentar aún más el creciente interés por las soluciones de microrredes en el mundo“.

La solución ABB Ability™ e-mesh™ va a ofrecer a los propietarios de activos de generación eléctrica una visión unificada e integrada verticalmente de sus recursos de energía distribuida y generación eléctrica renovable, con una rápida implantación y una reducción de los costes de funcionamiento. Operaciones en la nube, optimización de recintos y flotas, previsiones meteorológicas y de carga, y algoritmos de aprendizaje automático ofrecen información ilimitada para tomar decisiones, por ejemplo, saber dónde incrementar la inversión en mantenimiento o cómo aumentar los canales de ingresos para manejar los activos de forma más rentable.

    0 15

    ENERGÍAS RENOVABLES

    IZHARIA INGENIERIA es una empresa de Ingeniería y Consultoría especializada en el sector eléctrico y con altos estándares de calidad en sus productos para ello está registrada en Repro, ISO 9001, e ISO 14001. Líder en energías renovables, ha realizado en España la planta fotovoltaica más grande de Europa con 500 MW. Da servicio tanto al sector de las energías renovables como a los sectores de generación convencional, transporte y distribución eléctrica. Colabora con las principales eléctricas de España realizando ingeniería de redes de gas y electricidad y de parques renovables. Desde sus sedes de España y Panamá da servicio a todos los continentes. Ha realizado proyectos en Australia, Jordania, Panamá y Uruguay, entre otros

    www.izharia.com

    0 2

    Genesal Energy ha participado en una de las mayores obras de ingeniería de la isla de Jamaica, la central de ciclo combinado de Old Harbour Bay, la más grande del país, con el suministro de dos grupos electrógenos especiales. Situada en el puerto pesquero de Old Habour Bay, a casi 100 km Kingston, la planta, de 190 MW, está diseñada para funcionar con dos combustibles, gas y diésel, y dispone de un sistema de refrigeración de agua de mar.

    En este tipo de centrales existen cargas especiales que deben ser alimentadas de forma permanente para el correcto funcionamiento de la instalación como, por ejemplo, sistemas de la planta de tratamiento de aguas o bombas de unidades de lubricación que deben permanecer en marcha para que, ante una situación de emergencia, como un apagón, se pueda realizar una parada segura de todo el sistema. Ésta es precisamente la función que desempeña uno de los generadores suministrados por Genesal Energy.

    El otro equipo Genesal Energy es un Black Start, cuyo objetivo es la alimentación de un motor que hacer girar la turbina principal y tiene la particularidad de suministrar directamente potencia en media tensión (6.600 V). Los dos son gestionados, controlados y monitorizados de forma íntegra desde el propio panel de control del generador.

    Ambos equipos son especiales y con servicio ‘llave en mano’. El control y la automatización de cada equipo para su integración en los demás sistemas de la central también se hicieron a medida, de tal manera que un PLC central puede controlar íntegramente el sistema de emergencia.

    0 11

    Sedigas, la Asociación Española del Gas, considera que el gas es una energía de presente y futuro, que ayuda a conseguir las metas fijadas por el recién presentado Plan Nacional de Energía y Clima, aportando una mayor eficiencia energética y fomentando la introducción de energías renovables. El sector gasista también valora positivamente la inclusión del gas renovable en el Plan, dándole un rol propio en el futuro mix energético renovable a 2030.

    A diferencia de los combustibles fósiles, el gas es una fuente de energía limpia que permite hoy la reducción de las emisiones de CO2 y la mejora de la calidad del aire, favoreciendo la salud de los ciudadanos y protegiendo el medio ambiente.Su aplicación en todos los sectores de actividad permitirá a la sociedad alcanzar una economía neutra en carbono a un coste asequible.

    Los ciclos combinados son la tecnología de apoyo imprescindible, para garantizar el suministro eléctrico cubriendo la variabilidad de las energías renovables

    La prevista introducción rápida de las energías renovables en el sector de la generación a 2030, sólo será posible con el apoyo de los ciclos combinados que consiguen garantizar el suministro eléctrico, cubriendo la variabilidad de dichas energías.Tal y como recoge el Plan en el capítulo de medidas de Descabonización, la paulatina desaparición del carbón, y posteriormente de la energía nuclear, harán que el gas tome, todavía más, un protagonismo en este sentido, como demuestra que la generación con ciclos combinados sea sostenida.

    El gas renovable debe tener un papel prominente en la matriz energética al suponer un sumidero de CO2

    En el mismo capítulo del Plan también se recoge el desarrollo de planes específicos para conseguir la penetración del gas renovable. En este sentido, el gas renovable debe tener un papel prominente en la matriz energética al suponer un sumidero de CO2 -que sirve para restar emisiones- y aportar soluciones al problema de la gestión de residuos, especialmente en los sectores agrícola y ganadero, permitiendo el impulso de la economía circular. También se potencia el crecimiento económico sostenible y la creación de empleo local; hasta 25.000 puestos de trabajo en España hasta 2030, con una contribución al PIB de hasta 472 millones de euros. Además, también permite el almacenamiento de energía, resultando una tecnología especialmente ventajosa.

    Por otro lado el Plan también reconoce el rol del gas renovable en el transporte, indicando la necesidad del desarrollo de garantías de origen.

    El gas supone una solución realista y técnicamente viable para lograr una mayor eficiencia energética en la edificación

    El PNIEC hace una apuesta decidida por la eficiencia energética. En el sector de la edificación, en sus aplicaciones de calefacción y agua caliente sanitaria, las tecnologías híbridas de gas y renovables, permitirán alcanzar calificaciones de alta eficiencia a costes asequibles, sobre todo en zonas muy frías (las calderas de condensación a gas son capaces de ofrecer rendimientos superiores al 100% y las bombas de calor a gas de hasta un 150%, referido al PCI).

    Así, el gas supone una solución realista y técnicamente viable para lograr una mayor eficiencia energética en los inmuebles españoles, además de ser un combustible más limpio que la tradicional caldera de gasoil.

    Pero también en la industria, donde la eficiencia y el ahorro son vectores diferenciales, la cogeneración es la tecnología para seguir siendo competitivos.El Plan indica que la cogeneración como sistema de respaldo contribuye a la estabilidad del sistema.

    Hace falta un gran impulso a la movilidad con gas

    El sector gasista sí echa en falta en el ya mencionado Plan de Energía y Clima un gran impulso sobre la movilidad a gas. Ya que gracias al gas natural vehicular, ya se pueden reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno en un 80% y casi la totalidad las partículas sólidas y el azufre, además de disminuir los gases de efecto invernadero en un 20%. A través de una mayor implantación del gas en la movilidad, se permitirá a un número más elevado de personas acceder a un transporte limpio y económico gracias a esta tecnología eficiente.

    Aprovechar la infraestructura gasista ya existente es contribuir a la seguridad energética

    Aprovechar el gas natural, es sacar partido a una importante infraestructura gasista ya existente y contribuir a la seguridad energética, gracias a la posición geográfica de España, su diversificación de orígenes, su alta capacidad de regasificación y avances en la seguridad de suministro. Es necesario seguir apostando por el gas natural, cuyo consumo beneficia tanto a industria como a ciudadanos.
    Por todas estas razones, el gas es el acelerador del cambio permitiendo alcanzar los objetivos de economía neutra en carbono de forma más rápida, eficiente y asequible.

    Carlo Gavazzi lanza dos gateways, SIU-MBC y SIU-MBM, para aplicaciones de eficiencia energética y asignación de costes en medición principal (gas, electricidad, agua y calefacción).

    La combinación del SIU-MBM (convertidor de MBUS a MODBUS/TCP) y nuestra plataforma UWP3.0 proporciona a los usuarios un sistema capaz de supervisar las redes de medidores y sensores de M-Bus, M-Bus inalámbrico y MODBUS al mismo tiempo, para visualización de registro de datos local o comunicación remota.

    Al utilizar el SIU-MBC (contador de pulsos) las entradas de pulsos de los medidores principales de interiores o exteriores se convierten fácilmente en totalizadores M-Bus inalámbricos para una supervisión sin errores.

    Nuestro software UCS (software de configuración universal) gratuito permite configurar fácilmente el sistema en funcionamiento, lo que reduce los costes de instalación.

    Gracias a esta solución, es posible integrar cualquier red M-Bus y M-Bus inalámbrica, manteniendo todos los beneficios que ofrece nuestro sistema UWP 3.0 y gestionar una amplia gama de escenarios.

    Características técnicas principales:

    SIU-MBM (SIU-MBM-01 / SIU-MBM-02
    •Entrada M-Bus, hasta 20 medidores/sensores.
    •Entrada M-Bus inalámbrico (solo SIUMBM-02) hasta 32 medidores/sensores
    •Salida MODBUS/TCP
    •Alimentación: 24VCC
    •Montaje en carril DIN (4 módulos DIN)
    •Configuración por software UCS (compatible con UWP 3.0)

    SIU-MBC
    •2 entradas de contador de pulsos
    •Comunicación M-Bus inalámbrico (compatible con SIUMBM-02)
    •Alimentado por batería (12 años de funcionamiento)
    •IP67 (para instalación en exterior)

    0 0

    En estos últimos pasos de la negociación para un acuerdo final entre el Parlamento y el Consejo Europeo sobre la nueva regulación que establece los estándares de emisiones de CO2 para vehículos pesados, NGVA Europe insta a incluir una metodología para contabilizar el efecto del gas renovable en los objetivos a medio plazo de 2025.

    El gas renovable es el que se captura de la descomposición de residuos domésticos e industriales y tiene un balance de CO2 igual a cero o incluso negativo.

    Dado que en el transporte pesado el gas natural es la única alternativa viable a los combustibles convencionales a día de hoy, es necesario incentivar el desarrollo del gas natural para fomentar la penetración del gas renovable en la movilidad. Es fundamental que se desarrolle un mecanismo para la inclusión del gas renovable dentro de las diferentes alternativas para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de CO2 que establece Europa (30% en 2030). Paralelamente a la medición de las emisiones de CO2 del tubo de escape, que son necesarias como indicador de la eficiencia del vehículo y también para proporcionar información sobre el consumo de combustible, deben considerarse las emisiones asociadas a todo el ciclo del combustible. Esto es necesario para que tanto fabricantes de vehículos como productores de biocombustible mantengan las inversiones.

    Es necesario definir una metodología que evalúe todas las tecnologías adecuadas

    El tipo de metodología debe definirse para que sea coherente con el resto de la legislación de la Unión Europea. Lo que está claro es que, debido a los objetivos ambiciosos que debe cumplir el sector del transporte pesado, no se puede abordar una única solución y el mecanismo debe evaluar las diferentes tecnologías, tanto disponibles en la actualidad como en desarrollo.

    El tiempo es crucial para el sector y retrasar la implantación de esta metodología sería una oportunidad perdida ya que una cantidad considerable de gas renovable ya está disponible y cumple con los criterios de sostenibilidad más estrictos de la Directiva Europea de Energías Renovables. En este momento, el RED proporciona apoyo para la producción, pero no hay un mecanismo para estimular su consumo y lograr liberar todo tipo de biocombustibles de la dependencia de los apoyos públicos y crear un producto gobernado por el mercado. Por lo tanto, dar cuenta de su contribución al objetivo intermedio en 2025 es la mejor opción, totalmente en línea con el despliegue de la tecnología de gas natural para el transporte pesado.

    Gas natural: bajo consumo de combustible, alto rendimiento y bajas emisiones

    Paralelamente, también es evidente que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es el resultado de una composición de esfuerzos que fusionan diferentes contribuciones relacionadas con las tecnologías de motores y vehículos. Los camiones que funcionan con gas natural tienen los consumos de combustible más bajos del mercado que mejorará con la penetración del gas renovable. Al garantizar un buen rendimiento en términos de eficiencia de combustible en combinación con los extensos intervalos de mantenimiento, los camiones de gas garantizan un buen rendimiento climático general.

    Los consumidores se benefician de la infraestructura de distribución y reabastecimiento de combustible existente

    Ya se ha establecido una primera red adecuada, tanto para la infraestructura de distribución como para el reabastecimiento de combustible. Dado que el gas renovable emplea la misma infraestructura de reabastecimiento que el gas natural, el desarrollo de una metodología que contabilice los efectos del gas renovable en los objetivos climáticos ayudará a mejorar la infraestructura existente y la posibilidad de movilidad con bajas emisiones de carbono que ofrece el gas natural y renovable. Además, las inversiones necesarias para desarrollar la infraestructura son viables y competitivas en comparación con otras tecnologías y, por lo tanto, no darían como resultado un aumento de los costes para el consumidor final.

    En este período de transición para los sectores europeos de transporte y energía hacia el transporte con cero y bajas emisiones, el impulso para lograr reducir emisiones de CO2 deberá considerar todas las opciones razonables sin centrarse en una única alternativa. Los fabricantes deberán contar con soluciones complementarias y viables para alcanzar los ambiciosos objetivos establecidos para 2025. Esto permitirá al sector planificar e invertir en consecuencia.

    La Fundación Renovables considera que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo está obstaculizando la política en favor de la descarbonización que propugna Teresa Ribera desde el Ministerio de Transición Ecológica y exige al Presidente Pedro Sánchez coherencia en sus planteamientos. En este sentido, la Fundación Renovables considera inaceptable que el proyecto de Real Decreto del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que regula las ayudas para la adquisición de vehículos de “energías alternativas” (PLAN MOVEA) -actualmente en proceso de consulta pública- incluya a aquellos que se mueven con gas.

    Esta medida no se corresponde con la lucha contra el cambio climático a la que se ha comprometido el propio Presidente del Gobierno en distintos escenarios internacionales como su reciente intervención en la sesión plenaria de la Cumbre del Clima de Katowice (Polonia) o el Foro de la Paz en París de noviembre. El gas no es la solución. Es necesario eliminar cualquier tipo de incentivo para los combustibles fósiles, incluido el gas, especialmente en los casos en que haya una alternativa con electricidad, como ocurre con los vehículos, así como acelerar la transición del sector eléctrico hacia un sistema 100% renovable.

    Rechazamos rotundamente que las ayudas para la adquisición de vehículos de “energías alternativas” subvencionen la compra de motores de combustión con gas natural licuado (GNL), gas licuado del petróleo (GLP) y gas natural comprimido (GNC). La sostenibilidad futura pasa por la implantación del vehículo eléctrico, mayoritariamente de uso compartido, como uno de los objetivos prioritarios.

    Por eso, apostamos por la conversión paulatina de un parque de vehículos compuesto hoy en día por automóviles con motores de combustión de combustibles fósiles (coches, autobuses, furgonetas, vehículos de servicios, motos, …) en otro de vehículos que funcionen al 100% con electricidad y tengan capacidad de intercambio activo con la red de suministro.

    Se trata de llevar a cabo una electrificación paulatina, en paralelo a una mayor presencia de renovables en el mix de generación (de cara a alcanzar el 100% no más tarde de 2040). En nuestro informe “Hacia una Transición Energética Justa” proponemos los siguientes objetivos de implantación del vehículo eléctrico:

    • 30% del parque y 60% de cuota de vehículo nuevo en 2030.
    • 70% del parque y 100% de cuota de vehículo nuevo en 2040.
    • 100% del parque en 2050.

    En cualquier caso, insistimos en que la transición en movilidad no solo debe versar en torno al cambio de modelo de vehículos, sino también en una concepción de la movilidad bajo un criterio compartido y de servicio público. Es necesario, por tanto, minimizar las necesidades de transporte por servicios de cercanía, con prácticas de mínimo consumo.

    0 23

    El ‘Día de la Bioenergía en España’ volvió a celebrarse este año el 3 de diciembre, fecha que coincidió con el inicio del periodo a partir del cual la biomasa puede satisfacer toda la demanda energética del país hasta final de año. Por lo tanto, España se mantiene en los 28 días de autoabastecimiento energético solo con biomasa, similar al año anterior, por lo que cae al puesto 25 del ranking europeo, ahora también por detrás de Grecia y Bélgica, según las estadísticas de Bioenergy Europe.

    El presidente de Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), Javier Díaz, ha valorado negativamente este dato, ya que representa un avance de solo 0,9 días, lejos de los cuatro que han avanzado otros países europeos con similar potencial o menor. “España debería haber avanzado más, pero la falta de un decidido apoyo por parte de las administraciones ha frenado la progresión”.

    Díaz ha reclamado al Gobierno de España que “tome medidas urgentes si quiere cumplir con los objetivos europeos para reducir la dependencia de las energías fósiles, altamente contaminantes, que desequilibran enormemente nuestra balanza de pagos nacional al no ser recursos endógenos como sí es la biomasa”.

    Como es sabido, la Unión Europea ha fijado el objetivo de reducir un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050, respecto a los niveles de 1990, y ha aprobado recientemente el incremento de la aportación de las energía renovables en el mix energético hasta un 32%.

    El presidente de Avebiom, que ha reconocido las expectativas suscitadas por el nuevo Gobierno y la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, ha recordado que la realidad es que “España pierde posiciones en Europa, cuando contamos con un gran potencial de recursos infrautilizados que, si se aprovecharan, el ‘Día de la Bioenergía en España’ se adelantaría al 25 de noviembre, una fecha muy próxima a la de la media europea (19 noviembre)”.

    En España se aprovecha el 41% del crecimiento anual del stock de madera, porcentaje muy bajo si lo comparamos a la media europea (73%). “Se está produciendo una acumulación de madera en nuestros bosque que no solo frena el crecimiento potencial del sector, sino que además supone un alto riesgo de incendio cada verano”.

    Y además de la madera, ha recordado Díaz, “España es rica en otros recursos, como son los provenientes de la agricultura (podas de olivo y de frutal o sarmientos), que no aprovechan prácticamente para usos bioenergéticos, ya que se queman como rastrojos generando emisiones sin control”.

    Según datos del proyecto Biomasud Plus, España podría disponer de 625.600 toneladas equivalentes de petróleo (TEPs) procedentes de las podas de olivo, así como de 290.200 TEPs de sarmientos. Y además, podría contar con las 516.000 TEPs anuales procedentes de matorrales gestionados de forma sostenible, según información del proyecto Enerbiocrub y datos del MAPAMA.

    Estos datos, según el presidente de Avebiom, ponen de manifiesto el “papel fundamental” que tiene la biomasa en la transición hacia la energía renovable. “La bioenergía es la fuente de las renovables más importante en Europa, ya que representa el 63% del total consumido, por delante ya del gas y del carbón, convirtiéndose en la primera fuente de energía autóctona”.

    En este sentido, Díaz ha insistido en reclamar al Gobierno que promueva “el papel de la bioenergía como uno de los principales motores que nos permitan alcanzar los objetivos de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética”.

    Y en el caso de la generación eléctrica, dijo finalmente, “sería importante que se convocaran nuevas subastas, con el fin de que se pueda mantener la base de generación gestionable con esta tecnología cuando se vayan cerrando las térmicas de carbón, los ciclos combinados y las nucleares”.

    0 1

    El gas renovable necesita apoyo para poder aportar todo su potencial de contribución a la descarbonización y a la consecución de los objetivos de participación de energías renovables. Para ello, es imprescindible definir medidas para 2030 y 2050 que permitan crear un ecosistema adecuado para desarrollar el gas renovable, incentivar su producción, movilizar los recursos financieros necesarios y facilitar la obtención de objetivos de producción.

    Con el objetivo de ahondar en la descarbonización, también el futuro Plan Nacional de Energía y Clima 2030-2050 debería reforzar en la matriz energética el papel del gas renovable como sumidero de CO2 y parte de la economía circular, e incluir su condición relevante de almacén de excedente de energía eléctrica de origen renovable, a través de las infraestructuras del sector gasista. Lo que permite un almacenamiento a todos los horizontes temporales: a corto, medio y largo plazo.

    El gas renovable necesita una política de Estado nacional

    A diferencia de otros países de la UE (Alemania, Francia, Suecia), el gas renovable aún está en un estado incipiente en España. Por ello, desarrollar el gas renovable requiere fijar una política de estado que establezca unos objetivos coherentes con Europa acompañada por un marco regulatorio apropiado para facilitar su consecución, del mismo modo que ha ocurrido con la energía eléctrica renovable.

    Entre las aspectos a definir se encuentran: la regulación para poder inyectar el biometano en redes de transporte y distribución, alineando la calidad al máximo con el estándar europeo; el desarrollo e investigación tecnológica a través de apoyos financieros desde la administración; y la potenciación de aspectos fiscales y mecanismos de ayuda, entre los que se encuentran los Certificados de Garantía de Origen Verde (CdO).

    El gas renovable tiene un gran potencial en España

    El biometano es un gas renovable que se obtiene a partir de residuos y biomasa y que, una vez tratado, tiene las mismas cualidades que el gas natural y es directamente inyectable en la red de gasoductos o apto para ser utilizado como carburante en automoción. Solo el potencial del biometano puede alcanzar un 64% de la demanda actual de gas natural doméstico/comercial. Si ya tenemos en cuenta el potencial total, que incluye el hidrógeno renovable y gas renovable, puede llegar a representar el 66% de la demanda total del gas en 2017.

    En cuanto a la actividad económica generada por el biometano tiene un alto potencial de desarrollo tecnológico a nivel nacional así como un crecimiento muy significativo en el medio plazo, según los datos de un estudio técnico realizado por Sedigas junto con la consultoría Creara. La aportación del sector al PIB asciende a 472€ M€/año en 2030 con una tasa de crecimiento del 45,2%.

    Acorde a este mismo informe, la actividad del biometano podría crear un empleo total en 2030 de entre 15.000 y 25.000 empleos, entre los que se encuentran tanto empleos directos como indirectos; estos últimos producidos por el efecto arrastre de la tecnología al sector servicios.

    Además, el biometano es clave en la lucha contra el cambio climático. Por cada bcm de biometano recuperado de la biodegradación de la materia orgánica e inyectado en la red se evitaría la emisión a la atmósfera de unas 20 Mt de CO2eq que equivaldrían al 33% del objetivo de reducción de CO2 de los sectores difusos.

    El gas renovable en movilidad

    El gas es una solución limpia, eficiente y segura para lograr un sistema de transporte sostenible, también en movilidad urbana.
    El biometano es un combustible renovable que puede inyectarse directamente en la red de gasoductos y darle una aplicación de combustible vehicular. Es un combustible disponible, tal y como demuestra el Estudio Infrastructure 2050 de la UE, que reconoce que existe un potencial para que diferentes gases renovables provean una parte significativa de la movilidad Europea del futuro.

    De esta manera, es imprescindible que el marco regulatorio español reconozca el papel de las renovables no eléctricas, y concretamente del gas renovable, cara a la consecución de los objetivos de descarbonización.

    La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha publicado los informes correspondientes a la novena liquidación provisional de 2018 (mes de septiembre) del sector eléctrico, de energías renovables, cogeneración y residuos y del sector del gas natural. (Acceso a los informes al final de la nota de prensa). (Para conocer en qué consiste el régimen de liquidaciones del sector energético que gestiona la CNMC, consulta CNMCBlog).

    Sector eléctrico

    El desajuste provisional de ingresos registrado en la novena liquidación de 2018 fue de 1554,9 millones de euros, 680,2 millones de euros menos de lo previsto para esta liquidación. Esta reducción se debe, fundamentalmente, a la menor retribución adicional y específica de los Sistemas no peninsulares (-393,9 M€) y de la actividad de la distribución (-220,9 M€).

    Por otra parte, la demanda en consumo registrada en esta novena liquidación (167.541 GWh) es un 1,6% superior al valor promedio observado en años anteriores.

    Esta demanda en consumo declarada en esta novena liquidación representaría el 69,4% de la demanda prevista para el ejercicio 2018, valor superior al promedio registrado en el histórico de las liquidaciones de los ejercicios 2015 a 2017 (68,2%).

    Dado que los ingresos no han sido suficientes para cubrir todos los costes reconocidos, se ha procedido al cálculo y aplicación del coeficiente de cobertura, conforme al artículo 19 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico que ha dado como resultado un Coeficiente de Cobertura[1] del 85,83% y se aplica a cada uno de los costes reconocidos para determinar los costes a pagar con cargo a la liquidación.

    Energías renovables

    Se han liquidado 63.622 de las instalaciones activas en el sistema de liquidaciones de la CNMC. La liquidación provisional acumulada y a cuenta correspondiente a la energía generada en el ejercicio 2018 (desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre de 2018), asciende a 5.414,5 millones de euros (antes de IVA o impuesto equivalente)

    Como consecuencia de los citados desajustes temporales entre ingresos y costes del sistema, es necesario aplicar el mencionado Coeficiente de Cobertura, resultando una cantidad a pagar a cuenta a los productores de 614,026 millones de euros (antes de IVA o impuesto equivalente).

    La liquidación provisional a cuenta correspondiente al mismo periodo con cargo a los Presupuestos Generales del Estado asciende a 55,211 millones de euros antes de IVA o impuesto equivalente. En la fecha de cierre de la liquidación 9/2018 se habían recibido ingresos del Tesoro Público que permiten abonar el 100% de esta partida a los productores de energías renovables, cogeneración y residuos ubicadas en los territorios extrapeninsulares. La cantidad a pagar a cuenta a estos productores en la Liquidación 9/2018 asciende a 6,177 millones de euros, antes de IVA o impuesto equivalente.

    Sector gasista

    El total de ingresos liquidables declarados por las empresas al sistema liquidaciones por facturación de tarifas, peajes y cánones ha sido de 2.012 millones de euros. Esta cantidad es un 5,8% superior a la del mismo periodo del ejercicio anterior debido al incremento de los ingresos por peaje de transporte-distribución.

    Para el ejercicio 2018, se incluyeron en el sistema de liquidaciones las retribuciones acreditadas en la Orden ETU/1283/2017 por la que se establecen los peajes y cánones asociados al acceso de terceros a las instalaciones gasistas y la retribución de las actividades reguladas para el año 2018, excepto la retribución por operación y mantenimiento del AS Castor afectada por la Sentencia del TC nº 152/2017. En esta novena liquidación del ejercicio, la retribución total acreditada a las empresas es de 2.122 millones de euros, que es un 0,3% superior a la del año anterior

    El déficit en términos de caja fue de 326 millones de euros frente a un déficit de 396 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que representa una disminución del 17,8%. Teniendo en cuenta los ingresos netos de liquidación se ha calculado un índice de cobertura del 84,7% de la retribución acreditada.

    La demanda nacional de gas en 2018 facturada hasta el 30 de septiembre ha sido de 227,1 TWh incluida carga de cisternas desde plantas (7,8TWh). Esta cantidad es 6,6TWh superior a la del mismo periodo de 2017, lo que supone un incremento del 3,0%.

    Por otra parte, el número de consumidores declarado por las empresas distribuidoras a 30 de septiembre de 2018 ha ascendido a 7,88 millones, con un aumento interanual de 103.366 consumidores (+1,3%), de los que 1,59 millones se suministran con tarifa de último recurso.

    COMEVAL