Tags Posts tagged with "geotermia"

geotermia

0

FuturENERGY Noviembre 18

La geotermia es una fuente de energía renovable generada con el calor que proviene del interior de la Tierra. Actualmente, México es uno de los países más avanzados en este campo y en Los Azufres se encuentra la segunda reserva geotérmica del país (la primera está en Baja California) y una de las mayores del mundo. La reciente ampliación de esta planta ha contado con la participación de Genesal Energy, que ha diseñado un grupo electrógeno a medida, para alimentar las cargas críticas a 2.856 msnm, donde se ubica la planta.

La energía geotérmica emplea el calor acumulado en el interior de la tierra como fuente de energía para sistemas de climatización. Se trata de una energía renovable en auge y con un gran potencial.

En estos sistemas, el calor se capta mediante una sonda geotérmica enterrada, que consiste en un tubo de material plástico (polietileno) por el que circula un fluido caloportador. De entre las diferentes configuraciones posibles, aquéllas en las que los que la sonda geotérmica se instala verticalmente respecto al terreno, es necesario realizar perforaciones a profundidades de unos 100 metros, realizándose tantas perforaciones como sondas vayan a ser instaladas. Dichas perforaciones se rellenan posteriormente con materiales de relleno específicos. El principal coste de estas instalaciones reside en las perforaciones que se realicen en el terreno.

El proyecto GEOCOND, en el que participa AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, tiene como objetivo principal el desarrollo de nuevos componentes de sistemas geotérmicos con propiedades de alta conductividad térmica, como son las tuberías plásticas o sondas geotérmicas y los materiales de relleno de las perforaciones empleados en la instalación de dichos sistemas.

El empleo de los nuevos componentes altamente conductores de la temperatura mejorará la eficiencia de las instalaciones geotérmicas, lo que permitirá reducir la profundidad de las perforaciones del terreno realizadas durante la instalación hasta en un 20%, con el consiguiente impacto económico, estimado en una reducción del coste de instalación de hasta el 25%.

El proyecto, de tres años y medio de duración, está consiguiendo sus primeros resultados. En el caso concreto de las sondas geotérmicas, AIMPLAS participa en el desarrollo y procesado por extrusión a escala de planta piloto de diferentes formulaciones plásticas de alta conductividad térmica. Tanto las formulaciones como las tuberías conductoras se obtendrán próximamente a escala industrial en las instalaciones de SILMA y CAUDAL EXTRULINE SYSTEMS, respectivamente.

El proyecto, liderado por la Universidad Politécnica de Valencia, es un proyecto europeo en que participan un total de 10 empresas y entidades de diferentes países, expertas en los diferentes componentes de sistemas geotérmicos así como en los materiales de fabricación de los mismos. Tras año y medio de proyecto, el consorcio se reunió en Italia los días 15 y 16 de noviembre, donde se pusieron en común los avances y se decidieron los siguientes pasos.

De izquierda a derecha: Manuel Chicote, investigador del Cartif; José Manuel Cubillo, responsable de ingeniería de climatización de Metro; Lyesse Laloui, profesor de la EPFL, Luis de Cepeda, Eneres; Eduardo Catalán, Sistemas Avanzados Sostenibles; Armando Uriarte, gerente de Madrid Subterra; Javier Martínez, periodista ambiental.

Aumentan en Madrid los proyectos que aprovechan las energías sostenibles del subsuelo urbano. Esta es una las conclusiones que se extraen del III Congreso Internacional Madrid Subterra, celebrado el pasado 25 de octubre, en el que se presentaron algunos de los proyectos que se desarrollarán próximamente en la ciudad y que aprovechan los recursos energéticos, limpios y renovables, procedentes del subsuelo urbano.

Entre ellos, Metro de Madrid tiene proyectado implantar en dos de sus edificios más singulares sistemas geotérmicos: la sede social y administrativa que se ubica en plaza de Castilla y que también albergará el Centro Coordinador de Transportes, un museo y el Centro Tecnológico Operativo; y las nuevas cocheras de Cuatro Caminos. Dos proyectos que expuso el responsable de la ingeniería de climatización de Metro, José Manuel Cubillo, durante el Congreso Madrid Subterra.

A estas dos obras hay que sumar otras iniciativas en fase de estudio para refrigerar las estaciones del suburbano, haciendo uso del agua de escorrentía, de la geotermia o de otras posibilidades de aprovechamiento energético de las infraestructuras subterráneas. Sobre las potencialidades de explotación de energía en la red del suburbano habló también Luis de Cepeda de la empresa Eneres, socia fundadora de Madrid Subterra, que recordó las cifras de una tesis doctoral en la que se sostenía que Metro de Madrid podría recuperar “fácilmente” cerca del 50% de la energía que consume al año.

El demostrador del Metro de Bucarest

En el suburbano de la capital rumana, a través del programa europeo ReUseHeat, se está llevando a cabo un proyecto demostrador que utiliza como solución técnica una bomba para recuperar el calor de las estaciones y con esa energía alimentar consumidores finales. En este caso concreto, el calor residual se emplea para cubrir las necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) de un hotel cercano. Manuel Andrés Chicote, investigador del Centro Tecnológico Cartif fue el responsable de explicar este proyecto financiado con el programa Horizonte2020.

Durante el Congreso se habló mucho de las redes de Metro y se demostró el enorme potencial energético, aún sin explotar, de estas infraestructuras de transporte propias de las ciudades. Pero existen otras. Por ejemplo, los aparcamientos construidos bajo rasante. Sobre ellos habló Eduardo Catalán de Ocón, responsable de la empresa SAS, Sistemas Avanzados Sostenibles, que reclamó una mayor anticipación a la hora de proyectar estas infraestructuras y aprovechar su ejecución para integrar dispositivos de intercambio geotérmico que permitan ahorrar costes.

El encuentro contó con la participación destacada del profesor Lyesse Laloui que fue el encargado de la ponencia inaugural. El suizo, experto en geoingeniería y mecánica de suelos intervino en el foro para hablar de las geoestructuras energéticas en las infraestructuras subterráneas urbanas. Durante su intervención Laloui puso en valor la energía procedente de las geoestructuras porque -dijo- “es muy competitiva, limpia, local y no dependemos de importar de ningún sitio”. El profesor y fundador de la empresa Geoeg, spin off de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) se refirió en su ponencia a los muros de energía, un ejemplo de geoestructura energética utilizado en muchas infraestructuras subterráneas de transporte como Metro de Londres, París, Ginebra, Lausana y otras infraestructuras construidas en Mónaco o Corea

Los ayuntamientos de diversas ciudades, entre ellos el de Madrid, han dado un paso adelante para mejorar el aire de sus habitantes. Desde APPA Renovables se aplaude la iniciativa de introducir medidas fiscales, como la bonificación en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), para la climatización renovable y se pide la misma bonificación para todas las tecnologías renovables para que la decisión la tomen proveedores y consumidores de acuerdo con criterios técnico-económicos y para garantizar máxima eficiencia de cada proyecto. Las soluciones de biomasa y geotermia para climatización se integran a la perfección en estas políticas al satisfacer las necesidades térmicas con sistemas renovables perfectamente compatibles con la calidad del aire de las ciudades.

El control de los costes energéticos ante la variabilidad del precio de los carburantes y los compromisos medioambientales son poderosas razones para el desarrollo renovable a nivel nacional. Sin embargo, las grandes concentraciones poblacionales tienen un motivo aún más importante para apostar por las tecnologías limpias: la salud de los ciudadanos. Según los últimos informes de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) la contaminación atmosférica provoca cerca de 490.000 muertes en Europa y 31.530 en España.

En nuestro país, alrededor del 80% de la población vive en ciudades que son verdaderos sumideros energéticos, donde la mitad de la energía se consume en el sector residencial. En concreto, más del 20% del consumo energético nacional se destina a la climatización de los edificios, donde se utilizan fundamentalmente combustibles fósiles pues la penetración de renovables térmicas aún resulta testimonial en nuestro país.

Las renovables térmicas, además de ser necesarias para cumplir los objetivos de 2030 (el porcentaje del 32% en energía supera con creces toda la contribución del sistema eléctrico) son una herramienta de los ayuntamientos para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y de avanzar hacia la transición energética de los núcleos urbanos.

En APPA Renovables se aplauden las iniciativas que buscan una climatización sostenible y renovable, que garantice altos valores de calificación energética y una mejor calidad del aire en las ciudades. En este sentido, es necesario que las medidas de los consistorios engloben a todas las tecnologías renovables para que cada ciudadano, en función de las características técnico-económicas existentes y sus necesidades energéticas, pueda escoger su solución renovable más adecuada. O bien una combinación entre las mismas, pues las renovables térmicas (biomasa, geotermia y solar) son tecnologías hibridables entre sí, consiguiendo de esta forma maximizar la eficiencia energética y económica del sistema de climatización resultante.

Los sistemas de biomasa son de bajas emisiones y perfectamente compatibles con los objetivos de calidad del aire de las ciudades. Estas soluciones pueden cubrir toda la demanda térmica, desde las calderas individuales hasta las grandes redes de calor, que contribuyen con una alta eficiencia a satisfacer las necesidades de calefacción renovable de varios conjuntos de edificios (bloques de viviendas, oficinas, polideportivos, etc.). Por último, los sistemas de intercambio geotérmico con bomba de calor combinan el uso de una energía renovable que está disponible en todo tipo de terreno con la alta eficiencia para generar calefacción, aire acondicionado y agua caliente sanitaria (ACS) en un mismo sistema.

Redes de climatización: solución perfecta para ciudades

La alta concentración y enorme difusión de puntos de emisión que ha provocado la instalación progresiva de calderas individuales en las ciudades puede dificultar el control de emisiones de los sistemas. Sin embargo, las redes existentes o planificadas son la punta de lanza de una práctica que debería ser habitual pues aúnan la eficiencia que suponen las grandes instalaciones. Un ejemplo de esto es la red de calor de Móstoles Econergía, que abastece de calefacción y ACS a 2.500 viviendas, aunque está previsto que pueda dar servicio a 4.000 viviendas más. Esta red, que utiliza astilla forestal, reduce un 15% el coste de ACS y calefacción y evita la emisión 9.000 toneladas de CO2.

Residuos: valorizando nuestra basura

Los residuos pueden ser de diversa índole: forestales, agrícolas, ganaderos, industriales y, por supuesto, urbanos. La valorización energética de la fracción orgánica de los residuos municipales nos permite obtener biogás que, tras acondicionarse para ser convertido en biometano, cuenta con unas características prácticamente idénticas al gas natural y puede usarse para satisfacer nuestras demandas de energía térmica, bien a través de la red de gas – inyectándolo, tal y como lo hace en Valdemíngómez el Ayuntamiento de Madrid – o bien usándolo directamente.

Geotermia: renovable y eficiente 24 horas al día los 365 días del año

Existen diversas soluciones que son muy eficientes para satisfacer nuestras necesidades térmicas. Sin embargo, con un objetivo ya acordado por la Unión Europea del 32% de renovables para 2030, es necesario que las renovables térmicas consigan penetrar realmente en las ciudades y pueblos de España. Los sistemas de intercambio geotérmico con bomba de calor podrían contribuir sustancialmente a ello. Sus condiciones de funcionamiento permanecen prácticamente constantes, dado que la temperatura del terreno permanece invariable a partir de una cierta profundidad lo que permite alcanzar elevados rendimientos estacionales (SPF) por encima de 4, que garantizan no solo la excelente eficiencia de estos sistemas de climatización sino el carácter renovable de los mismos. Al contrario que otros sistemas de climatización con bomba de calor, con valores estacionales de eficiencia significativamente menores, lo cual compromete el carácter renovable de los mismos.

La inversión en energía limpia en el primer trimestre de 2018 fue de 61.100 M$, un 10% menor que el año anterior, sin embargo hubo puntos fuertes. Los países en desarrollo destacaron en inversión de energía limpia en los primeros tres meses de 2018, con China una vez más representando más del 40% del total mundial, y proyectos llamativos que cerraron la financiación en Marruecos, Vietnam, Indonesia y México.

Las últimas cifras trimestrales de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) muestran una inversión global de energía limpia de 61.100 M$ en el primer trimestre de 2018, un 10% menos que en el mismo periodo del año anterior.

En el trimestre finalizado en marzo, la inversión solar cayó un 19% hasta 37.400 M$, afectada tanto por una actividad más débil en algunos mercados, como por los precios unitarios más bajos para los sistemas fotovoltaicos. BNEF estima que los costes de capital de referencia a nivel mundial en dólares por MW para la energía solar fotovoltaica a gran escala han caído un 7% en el último año.

BNEF espera que el mundo instale aún más energía solar este año que el récord del año pasado de 98 GW. Dos de los principales impulsores son el boom en curso en China tanto para los sistemas fotovoltaicos locales a pequeña escala como a gran escala, y la financiación de parques solares muy grandes en otros países en desarrollo, a medida que la competitividad de los costes continúa mejorando.

El mayor proyecto solar que alcanzó el cierre financiero en los primeros meses de 2018 fue el complejo Noor Midelt de 800 MW en Marruecos, compuesto por una combinación de paneles fotovoltaicos y sistemas solares térmicos con almacenamiento. Los bancos de desarrollo, incluidos KfW de Alemania y el Banco Europeo de Inversiones, acordaron financiar el complejo, que probablemente costará alrededor de 2.400 M$.

Las instalaciones fotovoltaicas convencionales más grandes financiadas en el primer trimestre fueron la cartera de NLC Tangedco de 709 MW en India, con un coste estimado de 660 M$, y el proyecto de 404 MW de Acciona y Tuto Puerto Libertad en México, de 493 M$.

La inversión eólica mostró un aumento del 10% en el primer trimestre llegando a 18.9800 M$, mientras que la biomasa y la valorización energética de residuos disminuyeron un 29% hasta 679 M$, la geotérmica aumentó un 39% hasta 1.000 M$ y los pequeños proyectos hidroeléctricos de menos de 50 MW atrajeron 538 M$, con un descenso del 32%. Las compañías que se especializan en tecnologías energéticas inteligentes, como los contadores inteligentes, el almacenamiento de energía y los vehículos eléctricos, atrajeron 2.000 M$, un 8% menos. Los biocombustibles tuvieron una recuperación, con una inversión de hasta un 519% superior respecto al año anterior, con 748 M$, gracias a la financiación de dos plantas de etanol en EE.UU.

En cuanto a la división geográfica, China volvió a dominar, invirtiendo 26.000 M$ en energía limpia en el primer trimestre, aunque esto fue un 27% inferior al agitado primer trimestre del año pasado. EE.UU. registró una inversión de 10.700 M$, lo que representa un aumento del 16%, mientras que Europa sufrió un descenso del 17%, con 6.000 M$, lo que refleja la ausencia de contratos de eólica marina en Alemania o Reino Unido. India vio aumentar la inversión un 9% respecto al año anterior, con 3.600 M$, mientras que los desembolsos en Japón cayeron un 54% hasta 1.400 M$.

Los hitos por países incluyen a Vietnam, donde la financiación de proyectos eólicos ayudó a que su inversión en el primer trimestre llegase a 1.100 M$, un récord trimestral, y México, donde la actividad continua en solar y eólica elevó su total a 1.300 M$, un 3% más respecto al año anterior. El cierre financiero de un proyecto geotérmico de 91 MW en Indonesia ayudó a que ese país alcanzara los  757 M$ en el primer trimestre de 2018.

Las cifras globales del primer trimestre son las más bajas que las de cualquier trimestre desde el tercer trimestre de 2016, pero, según BNEF, es demasiado pronto para predecir una caída en la inversión anual este año. Por ejemplo, BNEF espera ver la financiación de una serie de proyectos eólicos marinos con un coste elevado en aguas del Reino Unido, Bélgica, Holanda y Dinamarca durante los próximos meses.

Dividiendo la inversión por tipo, el primer trimestre vio una caída del 16% en la financiación de activos de proyectos de energía renovable a escala mundial hasta 44.300 M$, pero hubo un aumento del 16%, 14.300 M$, en la financiación de pequeños sistemas solares de menos de1 MW.

La inversión de los mercados públicos en compañías especialistas en energía limpia se desplomó un 75%, hasta 509 M$, la más baja en cualquier trimestre durante dos años. El capital de riesgo y la inversión de capital privado fueron mucho más impresionantes, ascendiendo un 65% hasta 2.400 M$, su nivel más alto desde el tercer trimestre de 2016.

Las operaciones de capital de riesgo y la inversión de capital privado en el último trimestre fueron lideradas por rondas de 475 M$ y 348 M$  para las compañías de automoción chinas Beijing CHJ Information Technology y Guangzhou Xiaopeng Motors, y una ronda de capital de expansión de capital privado de 224 M$ para Enerkem, el promotor canadiense de tecnología de biocombustibles.

El 14 de marzo, el Presidente de Red Eléctrica de España, José Folgado, el Director Corporativo de Recursos, Ángel Mahou, y el Director de Recursos Humanos, José Antonio Vernia, entregaban los premios a los mejores proyectos de eficiencia energética de 2017 en la VI Edición de los Reconocimientos Red Eléctrica eficiente, que impulsan el desarrollo de iniciativas que ponen en valor la apuesta del grupo por la eficiencia energética y la lucha contra el cambio climático. Uno de los premios del jurado recayó en el proyecto Geotermia en Red Eléctrica, en la categoría de implantación de medidas en energía, por contribuir a mejorar la climatización en los edificios del Campus de Tres Cantos y en Demarcación Centro en San Sebastián de los Reyes, ambos en Madrid.

El proyecto Geotermia en Red Eléctrica contribuye a mejorar la climatización de sus edificios en el Campus Tres Cantos (para el que se estima un ahorro respecto a una instalación convencional del orden de 83.000 kWh anuales) y en la Demarcación Centro en San Sebastián de los Reyes (ahorro estimado del orden de 58.000 kWh anuales); mediante el uso de la geotermia complementada con sistemas de reducción del consumo energético. En el artículo se describen en detalle los aspectos generales de la instalación geotérmica, así como la reducción de consumos energéticos en el Campus de Tres Cantos.

Aunque en este proyecto destaca la apuesta por la implantación de energía geotermia, es muy importante tener cuenta que la mejor opción de eficiencia a aplicar en un edificio es la combinación óptima de distintos elementos que consigue el mejor rendimiento para ese caso concreto. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Marzo 2018

GEOPLAT se enorgullece de anunciar el lanzamiento del proyecto europeo GEO-ENERGY EUROPE, de cuyo consorcio forma parte. La financiación de este proyecto se enmarca en la convocatoria “Clusters Go International”, la cual forma parte del programa COSME de la Unión Europea para la Competitividad de las Empresas y las Pymes (Competitiveness of Enterprises and Small and Medium-sized Enterprises). El objetivo principal de GEO-ENERGY EUROPE es la creación de un clúster transnacional dedicado a mejorar el desarrollo y la competitividad de las pequeñas y medianas empresas europeas relacionadas con el uso del subsuelo para obtener energía geotérmica o “geoenergía”, en mercados transnacionales (UE) y mundiales.

El proyecto GEO-ENERGY EUROPE comenzó oficialmente el pasado 1 de enero de 2018 y tendrá una duración de dos años. El consorcio está formado por 8 miembros de 7 países participantes de la Unión Europea y el programa COSME: POLE AVENIA (coordinador del proyecto) y GEODEEP en Francia, EGEC en Bélgica, GEOPLAT en España, GEOENERGY CELLE en Alemania, CAPES en Hungría, JESDER en Turquía y GEOSCIENCE IRELAND en Irlanda.

De acuerdo a la naturaleza de las entidades que componen el consorcio, conformado por agrupaciones especializadas en el ámbito de la geociencia aplicada y de la geoenergía o energía geotérmica, este proyecto se centrará principalmente en desarrollar actividades de networking, de transferencia de tecnología y competencias intersectoriales, así como en la elaboración de estudios de mercado y estrategias de planificación dirigidas a la promoción e impulso de la industria emergente asociada al desarrollo de la energía geotérmica profunda para generación térmica en aplicaciones urbanas e industriales y para generación eléctrica. Todas las actuaciones y objetivos del proyecto están en línea con los objetivos energéticos europeos y con los objetivos nacionales de transición energética.

Los participantes del proyecto GEO-ENERGY EUROPE se han reunido por primera vez en una sesión plenaria que tuvo lugar en la sede de EGEC (European Geothermal Energy Council) en Bruselas el pasado 21 de febrero de 2018, tras el lanzamiento oficial del programa Clusters Go International en la Agencia Ejecutiva para Pymes (Executive Agency for Small and Medium-sized Enterprises, EASME) el 20 de febrero, y en el marco de los Días de la Industria de la Comisión Europea que se celebraron entre el 21 y 23 de febrero.

La semana del 27 de diciembre entró en funcionamiento  la planta de aprovechamiento de energía geotérmica, que garantizará la cobertura parcial  de las necesidades de climatización de su edificio central de oficinas. La elección de la Geotermia para llevar a cabo este proyecto, que se enmarca dentro de su política de Responsabilidad Corporativa, representa una apuesta decidida de la institución por las energías renovables, la eficiencia y la sostenibilidad medioambiental, siendo pionera en el sector ferial.

La construcción de la instalación ha sido llevada a cabo por Sacyr Industrial, cuyo proyecto ha consistido en la perforación de 40 sondeos geotérmicos de hasta 150 metros de profundidad que se conectan con una nueva bomba de calor geotérmica de 355 kW de potencia térmica y 305 kW de frío. El proyecto contempla la combinación del recurso geotérmico con la instalación existente, y establece como base del sistema su máximo rendimiento con el funcionamiento casi continuo de la planta. Esto supone unas 7.500 horas anuales, es decir, el 85% del total.

Entre los beneficios de la instalación, destaca  un ahorro de energía eléctrica de 81.000 kWh/año; un ahorro de energía térmica (gas natural) de 707.000 kWh/año, y una reducción de energía primaria de 80 TEP (toneladas equivalentes de petróleo). Además, permitirá la  reducción de emisiones de CO2 de 200 Toneladas anuales, y . un ahorro económico anual de 40.000 €.

Minimizando el impacto medioambiental

Este proyecto forma parte de las actuaciones que paulativamente va incorporando IFEMA a su gestión, y que redundan en la optimización de recursos naturales y la eficiencia energética. No hay que olvidar que cada año, IFEMA recibe cerca de 3 millones de visitantes y más de 30.000 empresas a los que ofrece las mejores condiciones para generar oportunidades de negocio en un contexto responsable y sostenible, minimizando el impacto medioambiental de sus servicios.

Con este fin IFEMA cada año incluye en sus presupuestos acciones que se orientan a este objetivo medioambiental, tales como obras de adaptación de sus instalaciones sanitarias que han supuesto en 2017 un ahorro anual de más de 5.000 m³ de agua; el proyecto de inversión en sistemas Led de iluminación para todas las superficies del recinto; las diferentes placas de  energía fotovoltaica ya en uso, o los procesos de reciclaje, que anualmente gestionan 16,5 toneladas de elementos metálicos, principalmente acero, aluminio y cobre y más de 21 toneladas de papel. Una de sus últimas actuaciones  ha sido la renovación de su flota de vehículos comerciales por unidades ecológicas, cien por cien eléctricos, sin olvidar la sensibilidad que ha desarrollado en sus ferias hacia la promoción del medioambiente con actuaciones específicas en este ámbito.

De esta manera, y consciente del alcance y proyección de su actividad, IFEMA contribuye a impulsar el desarrollo de alternativas energéticas y a servir de ejemplo a otras instituciones en su apuesta por las energías limpias y por el respeto al medio ambiente.

La empresa española Geoter ha anunciado el inicio de las obras de la segunda fase de su proyecto de construcción de instalaciones geotérmicas de la sede de la empresa española Edibon, situada en la localidad madrileña de Móstoles. Por su magnitud e innovación, supone uno de los proyectos más relevantes de Europa relacionado con las energías renovables.

En este proyecto se va a realizar una hibridación de varias energías renovables, entre las que se encuentra la geotérmica, la aerotérmica, energía solar fotovoltaica y minieólica. Mediante una integración total en el edificio, el objetivo es conseguir un suministro energético casi autónomo.
El proyecto posiciona a las nuevas instalaciones de Edibon a la vanguardia en el uso de este tipo de energías renovables, por lo que demuestra su compromiso con el medio ambiente y su responsabilidad con el entorno.

 

La construcción del sistema energético de la nueva sede industrial de la empresa madrileña en Móstoles llevado a cabo por Geoter tendrá una duración de 5 meses. El complejo industrial contará con oficinas, almacenes y laboratorios repartidos en unos 6.000 m2 de superficie. Geoter, como empresa española pionera en energía geotérmica, va a realizar un total de 40 perforaciones a 125 m de profundidad para conseguir la optimización de la energía deseada. De esta manera se consigue la base del sistema de climatización provenga de la geotermia, mientras que los picos de demanda se obtiene a partir de energía aerotérmica.

La energía geotérmica es uno de los recursos energéticos más importantes y menos conocidos en nuestro país y puede ser aprovechado en determinadas condiciones técnicas, económicas y medioambientales para usos térmicos. Así lo estamos realizando con empresas como Edibon, que han apostado por nosotros a la hora de implementar Geotermia en su nueva sede. España, por su localización y clima, ofrece muchas posibilidades para el desarrollo y la implantación de esta energía y cada vez son más la empresas que acuden a esta energía como fuente de recursos y esperamos un importante crecimiento del sector en los próximos años”, asegura Juan Antonio de Isabel García, socio fundador de Georter

Con este proyecto Edibon, Geoter consolida su apuesta por el desarrollo de importantes proyectos a nivel nacional e internacional donde se nutre de distintas fuentes de energía renovables a la hora de ofrecer a sus clientes climatización y ahorro energético en todo tipo de entornos y edificaciones.

La generación geotérmica mostró un crecimiento fuerte y sostenido en 2016 de acuerdo con un informe, publicado el pasado octubre, por la Asociación Norteamericana de Energía Geotérmica (GEA, por sus siglas en inglés). Cuando se completen los proyectos que ahora están en desarrollo, la potencia mundial, fuera de EE.UU., se podría incrementar en un 25% de acuerdo con GEA. El informe indica que entre marzo y septiembre de 2016 comenzó el desarrollo de un total de 44 nuevos proyectos de generación eléctrica mediante geotermia, repartidos en 23 países, que suman 1.562,5 MW. Esto eleva la nueva potencia geotérmica en desarrollo en el mundo a 2.277,5 MW, con 72 proyectos repartidos por 23 países.

 

La tasa de crecimiento en el período excede el desarrollo anual de los dos años anteriores. Si se mantiene esta tasa de crecimiento, la producción eléctrica geotérmica mundial podría crecer de los 13,8
GW actuales a más de 23 GW en 2021. De acuerdo con GEA, los proyectos en desarrollo representan una inversión de 9.000 M$. El informe incluye en sus estimaciones solo los proyectos fuera de EE.UU., y por lo tanto, muestra una estimación conservadora.

En particular, 70 países han identificado potencial para generación eléctrica con geotermia y 26 países ya producen energía a partir de sus fuentes geotérmicas, este número se elevaría a 30 cuando los proyectos identificados se pongan en marcha. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENERGY Marzo 2017

COMEVAL