Tags Posts tagged with "inteligente"

inteligente

0 132
La nuevga central eléctrica constará de 12 motores Wärtsilä 34SG de arranque rápido, similar a la central eléctrica Pearsall Power Plant (en la foto), una central eléctrica inteligente de 203 MW en Texas.

Wärtsilä ha conseguido un contrato para suministrar a la compañía Basin Electric Power Cooperative una central inteligente de generación de electricidad que estará situada en Williston, Dakota del Norte (EE.UU.). El contrato se ha firmado en septiembre y la central se entregará en noviembre de 2015. La central de generación inteligente de Wärtsilä será la primera de entre las centrales de Basin Electric que use la tecnología de motores de combustión interna. Tendrá una potencia de 112 MW y estará formada por doce motores de gas natural del tipo Wärtsilä 34SG.

Josh Rossow, director de proyectos de Basin Electric, comenta que “la principal razón es la inherente fiabilidad y flexibilidad de los motores. Son fiables en ambientes fríos y funcionan bien usando un gas natural que sea rico en etano y propano. Tienen también un mejor rendimiento que las turbinas, lo que reduce el consumo de combustible”.


La nueva capacidad de generación es necesaria para satisfacer la creciente demanda eléctrica causada por el boom del petróleo en la cercana zona de Bakken. “Vemos un incremento de la demanda en todos los sectores, incluyendo la agricultura, la industria del petróleo y los hogares. Se necesita nueva capacidad flexible para cubrir los picos de demanda”, añade Rossow.

Las claves para lograr flexibilidad de operación son un arranque instantáneo y una rápida subida de potencia. Esto es lo que se requiere cada vez más para seguir la curva de demanda de un modo eficiente y para cubrir las puntas de demanda”, explica Dan Johnson, responsable de desarrollo de negocio de Wärtsilä.

Las inmensas reservas de petróleo en las rocas sedimentarias de la formación geológica de Bakken, junto con el exitoso uso de la perforación horizontal y la fracturación hidráulica, han llevado a un auge económico sin precedentes en Dakota del Norte. El producto interior bruto del estado creció un 9,7% en 2013, cinco veces más que la media nacional. La tasa de paro es la más baja del país. La población de Williston, donde estará la nueva central, creció un 28% entre 2000 y 2011.

La potencia total de las centrales eléctricas equipadas por Wärtsilä en los Estados Unidos asciende a unos 2.400 MW a día de hoy.

BMW i es la respuesta del gigante de la automoción BMW a las nuevas exigencias de la movilidad, especialmente en zonas urbanas, donde el crecimiento demográfico pone a prueba los nuevos retos en materia de reducción de emisiones, y donde el aumento del tráfico está dando lugar a estrictas limitaciones, buen ejemplo de ello las iniciativas en Londres (Congestion Charge), Nueva York (Clean Pass), o Shangai (Temporary Free Zone).

BMW apuesta por el desarrollo y la movilidad sostenible con su nueva marca BMW i donde se enmarcan los nuevos productos BMW i3 y BMW i8, dos vehículos eléctricos que responden perfectamente a las nuevas exigencias de la movilidad, escasez de aparcamientos, recorridos de corta distancia, bajas emisiones, flexibilidad e interconectividad.

En 2013 BMW lanzó al mercado el BMW i3, el primer vehículo eléctrico de BMW Group puramente eléctrico fabricado en grandes series, concebido desde un principio para la conducción puramente eléctrica y, por lo tanto, sin emisiones. Una solución consecuente, y a la vez, atractiva para superar los futuros retos que enfrentará la movilidad individual en las zonas urbanas de alta densidad demográfica.

Artículo publicado en: FuturENERGY Octubre 2014

DOMOTIC es un proyecto europeo desarrollado en al marco del Programa LIFE de la Unión Europea, que tiene por objeto la implantación y validación con fines demostrativos de tres modelos de instalación domótica; para cuantificar el gran potencial de reducción de emisiones de CO2 derivado de la aplicación de “tecnologías inteligentes” (dispositivos domóticos y sistemas de gestión de edificios) en edificios con gran afluencia público y elevado poder ejemplificante.

El proyecto se ha desarrollado en dos edificios del Grupo San Valero en Zaragoza (en el edificio del Centro de Formación Secundaria, Continua y Ocupacional “Fundación San Valero”, con más de 30 años de antigüedad; y en los de la “Universidad San Jorge”, de reciente creación); y en el Centro de Recursos Ambientales de Castilla y León, en el complejo PRAE, de la Junta de Castilla y León en Valladolid.

En el edificio de la Fundación San Valero se han realizado diversas actuaciones orientadas al ahorro energético en iluminación y a la regulación del sistema climatización; integrados en un “Building Monitoring System” que permiten controlar y monitorizar permanentemente su funcionamiento y consumos. Además, se han habilitado dos “aulas demo” (iluminación, monitorización de persianas, climatización); para la formación.

Artículo publicado en: FuturENERGY Junio 2014

La transformación de una ciudad en una ciudad inteligente es una iniciativa no exenta de complejidad que, sin embargo, es mucho más alcanzable de lo que muchos gestores podrían llegar a imaginar. Esto es porque la ciudad inteligente ha de ser entendida como una continuidad lógica de la ciudad que ya conocemos, una ciudad dotada de nuevas capacidades tecnológicas para manejar en tiempo real y de manera integrada los recursos y servicios que hacen posible la vida en comunidad: la ciudad de hoy pero con una eficiencia mejorada. Bajo este concepto, la planificación se constituye como el pilar clave para toda ciudad que quiere convertirse en ciudad inteligente.

El análisis inicial, la definición del modelo, la hoja de ruta para su despliegue y la puesta en marcha en el terreno son las fases de un proceso que, necesariamente, debe tener como premisa conseguir la mejor de las ciudades al mejor de los costes.

Porque una ciudad que quiera convertirse en inteligente debe ser capaz de aprovechar las inversiones ya realizadas, tanto a nivel de infraestructuras como en sistemas tecnológicos, tener la posibilidad de planificar su despliegue de manera escalable en el tiempo y ofrecer a los ciudadanos resultados palpables desde el inicio. Un enfoque de proyecto que se ajusta más a las capacidades económicas y de gestión reales que tienen los gestores locales en la actualidad.

Artículo publicado en: FuturENERGY Abril 2014

ABB, Bosch, Cisco y LG quieren crear un consorcio para desarrollar una plataforma conjunta de software que haga posible las Smart Homes (casas inteligentes) del futuro. Por ello, las citadas empresas han firmado el correspondiente acuerdo de intenciones. El proyecto está pendiente de la autorización por parte de las autoridades de defensa de la competencia.
En el marco del acuerdo, las empresas participantes quieren desarrollar una arquitectura abierta que facilite el intercambio de datos. La plataforma de software haría posible que los diferentes dispositivos y servicios pudieran intercomunicarse. Además, se proporcionará un software de aplicación adicional. De esta forma, los aparatos y dispositivos electrónicos, de diferentes marcas, existentes dentro de una casa, se podrán integrar en la plataforma y formar parte de los sistemas de seguridad, atención sanitaria y entretenimiento del hogar. Algo que, al no existir una plataforma común, resulta actualmente inviable.
De ahí que los dispositivos, desde interruptores, pasando por motores de persianas, electrodomésticos, instalaciones multimedia, hasta smartphones, tabletas y PC – que hasta el momento no se comunicaban entre sí o a través de internet – lo podrán hacer a partir de ahora de una forma estandarizada. Con la conexión en red de los distintos aparatos de la casa, esta plataforma común supondrá un paso más hacia la implantación del llamado ‘Internet de las Cosas’ para los hogares, en el que todos los objetos físicos estarán conectados en red.
Esta plataforma de software estará disponible para todos los fabricantes, desarrolladores de software y proveedores de servicios. La nueva plataforma reunirá una gran variedad de servicios, por ejemplo en las áreas de gestión energética, tecnologías de seguridad y confort, así como electrónica de consumo. Esto permitirá crear nuevos modelos de negocios, como por ejemplo, el desarrollo de software para programar las distintas Apps para estas áreas. Los consumidores ya no tendrán que decidirse entre las distintas tecnologías para controlar automáticamente sus dispositivos electrónicos en el hogar.
Seguridad, confort, eficiencia
Una Smart Home podrá detectar, por ejemplo, con la ayuda de sensores y software, que las ventanas de la planta de arriba están abiertas y vincular esta información a las previsiones del tiempo en internet. Para la protección ante la proximidad de una tormenta, el sistema podría cerrar automáticamente las ventanas y bajar las persianas. Otro ejemplo muy gráfico se daría durante la época de vacaciones, cuando el sistema podría activar el control de las luces en las habitaciones para disuadir a los ladrones. Aún más, si salta un sensor de movimiento, el Smart Home podrá alertar al servicio de seguridad y transmitir un video al smartphone de los residentes de la casa.
Muchos dispositivos, pero un solo lenguaje
Estas aplicaciones ya son posibles en la actualidad, pero cada una requiere una solución técnica propia y las distintas soluciones no siempre son compatibles entre sí. Por ello, ABB, Bosch, Cisco y LG tienen la intención de desarrollar un lenguaje conjunto, con el que puedan comunicarse los dispositivos entre sí.
Siguiendo los estándares que este consorcio quiere establecer, los dispositivos se conectarán a través del Home Gateway con internet y una plataforma de software conjunta, de tal manera que los servicios de los distintos proveedores podrán interactuar. Quién compre en el futuro un frigorífico, una lavadora, un sistema de calefacción o cualquier otro tipo de electrodoméstico con el certificado de compatibilidad del proveedor, podrá estar seguro que el aparato se conectará e integrará sin problemas en el conjunto de dispositivos de su Smart Home.
Tecnología
Una vez que se disponga de los estándares arriba mencionados, los dispositivos compatibles se comunicarán entre sí a través de redes como WiFi, ZigBee o a través de conexiones de cable como KNX. Los distintos aparatos se controlarán a través de una unidad de control central en la casa, que podrá ser de cualquier fabricante. Lo realmente importante será que tenga cargado un software que corresponda al estándar. Los desarrolladores independientes podrán programar nuevas Apps que manejen a través de Internet, por ejemplo, tanto la unidad de control central, la climatización y la calefacción, como las instalaciones eléctricas de toda la vivienda. La plataforma de software dispondrá de una sofisticada arquitectura de seguridad, para garantizar que sólo las personas autorizadas tengan acceso a las funciones de su Smart Home.
¿Qué es una Smart Home?
El concepto Smart Home define a las casas cuyos dispositivos están conectados entre sí, con lo que ofrecen nuevas funciones y servicios. Por lo general, se pueden controlar de forma remota a través de Internet. Otras definiciones para esta tecnología son Smart House, Smart Living o también eHome. En castellano podríamos hablar de una casa inteligente conectada en red. La conexión en una red local de las Smart Home ayuda, entre otros aspectos, en un tema tan importante de cara al futuro como el uso eficiente de la energía. Si, por ejemplo, se conocen los precios energéticos a través de internet, las casas podrán reaccionar automáticamente y cubrir sus necesidades al menor coste posible, sin que los residentes tengan que intervenir. La lavadora se activaría cuando la corriente fuese más barata. Otro tema central de las Smart Home es su seguridad, por ejemplo, a través de los sistemas de control y diagnosis remotos. Las Smart Home harán incluso posible el denominado “Ambient Assisted Living” (Vivienda Asistid) para casas que han sido adaptadas a personas mayores.

La movilidad eléctrica se está convirtiendo en una solución real para un nuevo modelo sostenible del sector de transporte. El sector del transporte en España es responsable del 30% de emisiones de CO2 y consume el 40% de la energía generada. La red eléctrica española está preparada para aceptar varios millones de vehículos eléctricos con sistemas inteligentes de recarga y hacerse así más rentable.

Los fabricantes de vehículos están haciendo grandes esfuerzos para desarrollar nuevas tecnologías que mejoren la eficiencia de los vehículos y reduzcan las emisiones al medio ambiente. La aparición de baterías de alta densidad de iones de litio ha extendido la autonomía de los vehículos eléctricos. La electrificación del sistema de propulsión del vehículo tiene a día de hoy diferentes grados: vehículos híbridos eléctricos (HEV), vehículos híbridos eléctricos enchufables (PHEV), vehículos eléctricos con autonomía extendida (EREV) y vehículos eléctricos de baterías (BEV).

Todas estas tecnologías ya han demostrado ser más eficientes que los vehículos con motores de combustión.

Artículo publicado en: FuturENERGY Noviembre 2013

COMEVAL