Tags Posts tagged with "línea eléctrica"

línea eléctrica

Red Eléctrica de España y Réseau de Transport d’Électricité invertirán 1.750 millones de euros en la interconexión por el golfo de Vizcaya. Según los presidentes de ambas compañías, Jordi Sevilla y François Brottes, “las interconexiones son un pilar fundamental de la transición energética y de un modelo económico bajo en emisiones”. Esta apuesta firme de Francia y España por un mercado único e interconectado se puso de manifiesto el pasado día 8 durante la celebración del X Aniversario de Inelfe, la sociedad constituida entre ambas empresas para el impulso y construcción de las interconexiones eléctricas entre ambos países.

Tras la puesta en servicio en el 2015 de la línea subterránea Santa Llogaia-Baixas por los Pirineos orientales, en la actualidad se está trabajando en un enlace submarino a través del golfo de Vizcaya para el año 2025, que supondrá una inversión total de 1.750 millones de euros y que ha contado con una subvención de la Unión Europea de 578 millones.

Está previsto que la interconexión del golfo de Vizcaya aporte un ahorro en costes variables de generación de 394 millones de euros al año, un ahorro en emisiones de CO2 de 3,2 millones de toneladas anuales y la integración de 4.322 gigavatios-hora de energías renovables en el sistema al año.

El desarrollo de nuevas interconexiones internacionales es esencial para alcanzar el objetivo vinculante de energías renovables del 32% fijado por la Unión Europea para el 2030. A mayor capacidad de interconexión entre países miembros, mayor integración de la generación renovable y, por tanto, mayor descarbonización. De esta manera, se podría, por ejemplo, poner a disposición de todos los ciudadanos europeos la generación eólica procedente del Mar del Norte o la solar del sur de Europa. Por otra parte, su impulso promoverá inversiones más eficientes en renovables, lo que reducirá la generación procedente de tecnologías convencionales y la dependencia de combustibles fósiles.

Según ambos presidentes, “las interconexiones internacionales no solo aumentan el tamaño de los sistemas eléctricos nacionales, otorgándoles estabilidad y seguridad de suministro, también reducen las necesidades de potencia instalada, moderan los precios de la electricidad y evitan vertidos de generación de renovables”. Y añaden: “actúan como auténticas autopistas de la electricidad a través de países y los continentes y transforman las renovables en energías nómadas, con capacidad para ser instaladas en los mejores emplazamientos, allí donde su inversión puede ser más rentable”.

España, una ‘isla eléctrica’ cada vez más interconectada

Los proyectos de interconexión eléctrica con países vecinos son claves para España. La península ibérica tiene un grado de interconexión con el sistema europeo muy inferior al del resto de países de la Unión Europea, lo que le impide acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de las interconexiones eléctricas en términos de eficiencia y optimización de recursos.

Se calcula que los ahorros generados para España por la interconexión Santa Llogaia-Baixas han sido de 327 millones de euros: 157 millones de euros más que el coste asumido por los consumidores españoles (270 millones de euros), lo que demuestra la amortización del proyecto en términos económicos.

Además, esta interconexión ha permitido incrementar los intercambios físicos de energía eléctrica en un 90%, lo cual tiene un incremento directo tanto en competencia y eficiencia como en optimización de la integración y aprovechamiento de generación renovable y libre de emisiones.

También está sobre la mesa un nuevo proyecto de interconexión con Portugal por el sur de Galicia. Este proyecto de interés comunitario, que actualmente se encuentra en proceso administrativo para su aprobación, ayudará al país luso a conseguir el objetivo del ratio del 10% de interconexión sobre su potencia instalada y reforzará, sin duda, el mercado ibérico de la electricidad.

Elecnor, a través de su filial Celeo Redes, ha finalizado con éxito el primer circuito de la nueva línea de transmisión eléctrica Ancoa-Alto Jahuel de 2×500 kV, por valor de 220 millones de euros (250 millones de dólares) y una capacidad de transmisión de 1.500 MVA.

Esta primera fase del proyecto fue inaugurado ayer en Chile con presencia de las máximas autoridades del país, entre las que destaca la Presidenta, Michelle Bachelet, y el Ministro de Energía, Máximo Pacheco, lo que subraya la relevancia del proyecto dentro de la política energética nacional.

La línea de transmisión Ancoa-Alto Jahuel, construida por Elecnor, está siendo desarrollada a través de Celeo Redes, sociedad en la que también participa la holandesa APG. El proyecto fue adjudicado en el año 2009 mediante licitación pública internacional, y en aquel entonces suponía la mayor línea de transmisión troncal licitada hasta la fecha.

La línea tiene una longitud de 255 km y conecta la subestación de Ancoa (en el municipio de Colbún) y la subestación de Alto Jahuel (en el municipio de Buin), atravesando tres regiones y 18 municipios. Durante la fase de construcción se han creado 1.000 empleos directos y, en la actualidad, en la fase de operación, se han creado otros 50 empleos directos de carácter indefinido y de perfil altamente cualificado.

En 2016 está prevista la entrada en operación del segundo circuito de la línea. Una vez finalizado todo el proyecto, la nueva línea de transmisión reforzará la eficiencia, seguridad y flexibilidad energética del país y dotará al Sistema Interconectado Central de una capacidad adicional de 3.000 MVA, equivalente al 40% de su demanda máxima.

LA INTEGRACIÓN DE LAS RENOVABLES EN LAS REDES Y SU SEGURIDAD

Actualmente, los países emergentes e industrializados están invirtiendo a gran escala en energías renovables. En la mayoría de los casos, se están levantando centrales hidroeléctricas, aerogeneradores y parques solares en regiones remotas. Para llevar la electricidad hasta el consumidor, se deben implantar nuevas líneas de transporte y ampliarse las redes actuales. Esto conlleva un riesgo considerable, ya que el transporte de electricidad es una tarea técnicamente compleja y existen factores externos que ponen en peligro todo el proceso o parte de él, como es el cambio climático.

No es suficiente construir nuevas centrales hidroeléctricas, aerogeneradores y parques solares. También hay que transportar la electricidad allí donde se necesita, ya que en el caso de las energías renovables el punto donde se genera la electricidad y el lugar donde se consume suelen estar muy alejados entre sí. Los parques eólicos se levantan en zonas donde el viento sopla con fuerza, mientras que las centrales hidroeléctricas se instalan en canales fluviales profundos o en regiones montañosas y las grandes plantas fotovoltaicas se construyen, por su parte, en zonas poco pobladas y con muchas horas de sol. Sin embargo, los centros de consumo, núcleos urbanos y zonas industriales, suelen estar situados a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia. Esto plantea enormes desafíos
a los operadores de redes eléctricas.

¿Cómo se supone que va a llegar la electricidad de las nuevas centrales hidroeléctricas de China, la India, Brasil y otros lugares hasta los consumidores si las redes actuales no podrían soportar los miles de GWh adicionales? ¿Cómo se llevará a tierra la electricidad generada por los parques eólicos marinos?

Artículo publicado en: FuturENERGY Julio-Agosto 2014