Tags Posts tagged with "panel solar"

panel solar

Con el nuevo escenario favorable para el autoconsumo con placas solares en casas, viviendas y demás, muchos se están animando a dar el paso y poner unos paneles en su tejado. Ahora bien, es importante saber la letra pequeña de la garantía de estos aparatos.

Placas solares dañadas
En una placa solar existen dos garantías distintas: una es la del producto y otra es la de producción. Generalmente, los modelos de menor precio vienen con una duración diferente, la de producción suele ser de 25 años, pero la del producto de 10 o 15 años máximo.

¿Cuál es la diferencia?
Cuando se habla de garantía de producción, se refiere a los años durante los cuales el fabricante garantiza un tanto por ciento de rendimiento, normalmente entre un 80% a los 25 años y un 90% a los 10 años.

La garantía del producto se aplica sobre el propio dispositivo y sus componentes. Aquí está uno de los principales puntos de conflicto al adquirir placas solares baratas: a diferencia de la garantía de producción, la del producto suele ser de 10, 12, o 15 años con suerte.

¿A qué se debe esto y que implica para el consumidor?
En la mayoría de los casos consultados, la garantía de producción se limita únicamente a la potencia de salida medida a la entrada de la caja de conexiones de panel, es decir, antes de donde salen los cables de la placa solar para poderla conectar en casa.

Por tanto, si al medir la potencia del panel antes de esa caja de conexiones, esta está dentro de los valores contemplados dentro de la garantía de producción y la garantía de producto ha caducado, dará lo mismo que a efectos prácticos el panel no esté proporcionando energía alguna, ya que entonces el problema será debido a fallos de otros componentes del módulo que esta garantía de producción no cubre.

¿Por qué es tan importante invertir en calidad cuando se habla de placas solares?
En general, nunca suele ser buena idea comprar barato a costa de sacrificar la calidad de lo que se está adquiriendo. Sin embargo, cuando se habla de un producto como este, en el cual se busca obtener una rentabilidad a largo plazo (25 años), esta decisión puede suponer un completo desastre.

La estrategia de negocio de los fabricantes que ofrecen tan solo 10 años de garantía de producto, consiste en atraer clientes ofreciendo precios más bajos que la competencia. El motivo de que puedan permitirse hacer eso sin sacrificar un jugoso margen de beneficios, es precisamente ahorrar costes en el proceso de fabricación y los materiales empleados.

Estos son algunos ejemplos de qué es lo que sacrifican y las consecuencias de ello a medio plazo:

Problemas de fabricación relacionados con las células solares
Los motivos de este tipo de problema pueden ser diversos: células solares de mala calidad, maltrato de estas durante el procesos de fabricación del panel o desajustes debido a la conexión en serie de células de diferente corriente.
Todos ellos tienen como consecuencia principal la aparición de puntos calientes o hotspots, que son áreas del panel donde se concentra el calor por defectos de fabricación. Esto hace que se degraden los materiales de la zona afectada y que, como consecuencia de ello, la eficiencia en ese punto se reduzca. Este problema suele ser el desencadenante de muchos otros, como por ejemplo la destrucción del Tedlar, una estructura de tres capas que consiste en una lámina de poliéster entre dos de fluoruro de polivinilo (PVF), y que garantiza la estanqueidad del módulo en su parte posterior.
Los puntos calientes, además, suelen intensificarse y pueden derivar en un panel solar completamente inútil.

Usar EVA de mala calidad
El EVA (etileno vinil acetato) es un polímero termoplástico que se utiliza para encapsular las células generadoras y protegerlas de la humedad y otros agentes externos. Algunos fabricantes usan un EVA de mala calidad que se degrada fácilmente a partir de los 6-8 años, dejando desprotegida una parte muy importante del dispositivo.

Diodos de bypass de baja calidad y mal encapsulados
Cuando estos no son suficientemente buenos, no resisten bien las altas temperaturas y las condiciones extremas, se queman y quedan completamente inservibles. También suele suceder que no estén bien encapsulados en silicona protectora, lo que facilita que se estropeen.

Laminado defectuoso de las células
El proceso de laminado requiere tiempo de espera. Algunos fabricantes acortan este tiempo para producir más rápido, aumentando sus beneficios. Esto puede provocar el deslaminado de las células integradas en el panel, lo que lo hará inservible.

Temperaturas de soldadura incorrectas
Esto provoca que las soldaduras sean defectuosas y, como consecuencia, se produzcan puntos calientes.

Como se puede ver, el motivo principal de que la garantía del producto no tenga la misma duración que la de producción, es que el propio fabricante ya prevé que el módulo sufrirá alguno de los problemas mencionados a medio plazo. Además, todo esto suele combinarse con malas prácticas empresariales que repercuten directamente en el consumidor, como cambios de empresa fabricante para evitar cubrir garantías o fraudes relacionados con la procedencia real del módulo fotovoltaico, lo que quiere decir que muchas veces ni siquiera esperan que el dispositivo llegue a cumplir los 10 años en buen estado.

Solución para esto:

Muy simple, comprar únicamente placas solares que den los 25 años de garantía de producto y de producción. De ese modo, no habrá que preocuparse por la letra pequeña dentro de unos años.

Una acción coordinada por el Gobierno Federal en varios frentes, con el apoyo del Ministerio de Minas y Energía, debe cambiar en los próximos años el escenario de la generación de energía solar de las grandes ciudades brasileñas. Para 2024, alrededor de 700.000 clientes residenciales y comerciales deberían haber instalado en sus techos paneles fotovoltaicos, que transforman la luz solar en electricidad. Cuando hay exceso de energía se vende al distribuidor, ayudando a reducir la factura energética de los hogares.

Se estima según la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), que ofrece un potencial de 2 GW de potencia instalada con este tipo de generación distribuida ese período, centrándose en esta ocasión en la energía solar fotovoltaica. Este mismo concepto de generación distribuida implica otro tipo de consumo de última generación, como el viento, o incluso generadores. Otra estimación a más largo plazo, desarrollado por la Empresa de Investigación Energética (EPE), predice que para el año 2050 alrededor del 13% de la oferta de viviendas en el país debe provenir de esa fuente.

Entre las medidas estimuladas por el Ministerio están, para simplificar las reglas para la generación en los hogares y edificios comerciales; el cambio en la fiscalidad de la energía producida; y la promoción de la inversión industrial en el sector. Un pacto dirigido por el Consejo Nacional de Política Financiera (Confaz), y ya firmado por los estados de São Paulo, Goiás y Pernambuco, establece que el consumidor no paga el impuesto estatal (ICMS) sobre la energía que generan, pero si en el excedente que consuman de la red de distribuidores.  

De acuerdo con las proyecciones de EPE, Brasil puede contar en 2050 con una capacidad instalada de 78.000 MWp en energía solar, con 33.000 MW de los hogares; 29.000 MWp del sector comercial; 13.000 MWp generados en industrias y 3.000 MWp del poder público.

 

Los tubos solares Velux están especialmente diseñados para proporcionar una fuente de luz natural en habitaciones o estancias interiores donde no se pueden instalar ventanas de fachada ni ventanas de tejado por impedimentos arquitectónicos; una solución eficiente que reduce el consumo de iluminación eléctrica. El tubo solar Velux capta la luz solar que incide sobre la superficie del tejado y la transmite al interior de un tubo reflectante, que puede ser rígido o flexible. El conducto atraviesa la cubierta y llega a la habitación, donde un difusor la distribuye por el interior. Un sistema de iluminación Velux que, como el resto de su gama de productos, se integra perfectamente en la cubierta.

Velux dispone de dos modelos de tubo solar, ofreciendo soluciones adaptadas a las diferentes distancias entre la cubierta y el techo, así como a los posibles obstáculos, tanto para tejados inclinados como para cubiertas planas. El tubo solar rígido proporciona hasta 14 veces más luz que una bombilla de 60W, gracias al acabado altamente reflectante que refleja el 98-100% de la luz natural que entra en el tubo a través del tejado. Está disponible en diámetros de 35 (modelo flexible y rígido) y de 25 cm (modelo rígido).

La nueva generación de tubos solares incorpora todos los avances necesarios para facilitar la instalación en la mitad de tiempo y desde el exterior, siendo solo necesario practicar un pequeño orificio en el techo interior donde colocar el difusor que recibirá la luz natural.

Nuevo difusor EdgeGlow
El tubo solar Velux se suministra con el anillo embellecedor EdgeGlow en acabado blanco brillante que mejora la difusión de la luz con un efecto luminoso espectacular.
Para mejorar sus prestaciones, el sistema de tubos solares ofrece diversos accesorios como un adaptador de ventilación, un kit de iluminación artificial o una cortina de oscurecimiento.

Ventajas de la Nueva Generación de tubos solares Velux
• Fácil instalación y perfecta integración en la cubierta
• Aprovecha la luz natural como alternativa a la luz eléctrica durante el día, con el consiguiente ahorro energético.
• Máximo rendimiento lumínico: En una habitación, proporciona hasta 14 veces más luz que una bombilla eléctrica de 60W, gracias al tubo altamente reflectante que refleja el 98-100% de la luz natural que entra a través del tejado.
• Disponible en versión rígida o flexible, para adaptarse a todo tipo de instalación.
• El modelo rígido permite incorporar un adaptador de ventilación, para la ventilación mecánica de estancias interiores, ideal para baños.

Velux ofrece el programa Lux Calculator a través de www.velux.es para ayudar a seleccionar el modelo de tubo solar más adecuado según las dimensiones de la estancia, la distancia desde el techo a la cubierta, así como en función de la localización y orientación geográfica del edificio. El programa facilita información sobre la cantidad de luz que obtendrá (lux) y de los productos y accesorios opcionales.

AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico) ha colaborado con la empresa Solarays en el diseño de un innovador sistema de generación de energía eléctrica a partir de placas solares. Se trata de unos paneles dotados de un novedoso sistema de seguimiento de la posición solar, de manera que se consiguen altos niveles de concentración de los rayos solares y un aumento de la eficiencia de las instalaciones.

Este nuevo desarrollo, que ha resultado finalista en la Gran Final Europea de la Clean Launchpad, consigue aumentar entre un 30% y un 40% la producción de energía y reducir a la mitad la factura energética. Además, no necesita materiales adicionales para su instalación y se pueden producir en cadena.

Estas importantes reducciones de costes se deben a varios factores: en primer lugar, se reducen considerablemente los gastos de instalación in situ de los paneles, ya que no se necesitan ni raíles, ni estructuras de soportes para fijarlos en los techos. Esto reduce el gasto en materiales, mano de obra y tareas de diseño para buscar inclinaciones que optimicen la captación de la energía solar. Además, por ser un sistema de concentración de la irradiación solar, se necesitan cien veces menos superficie de célula del semiconductor (uno de los principales factores de coste en los paneles solares convencionales) mientras que la concentración produce físicamente un incremento de la eficiencia del semiconductor del 18% al 24%.

Máxima producción

Gracias a su capacidad de seguimiento de la posición solar, y a diferencia de los paneles fijos que solo producen un pico de potencia al mediodía, los nuevos paneles diseñados por Solarays y AIMPLAS siempre están al máximo de potencia. Esto induce una estabilidad en la generación y evita problemas con los excesos y el almacenamiento de energía. Además, al tratarse de un sistema hibrido eléctrico/ térmico incrementa la eficiencia del conjunto del panel hasta el 70%.

Actualmente, la empresa está en la fase de certificación, y para ello se está desarrollando una planta piloto de 5 kWp. En cuanto al negocio, el objetivo es alcanzar una facturación de 100 M€ en cuatro años con beneficios del 20% e inversiones en I+D del 10%

AERZEN
COMEVAL