Tags Posts tagged with "pila de combustible"

pila de combustible

Aunque para muchos el uso de hidrógeno como fuente de energía parezca todavía un hecho de ciencia ficción, Fronius lleva 15 años investigando las posibilidades de este gas en su camino hacia 24 horas de sol, un mundo en el que el 100% de la energía sea renovable.

Una buena forma de sustituir a las fuentes energéticas fósiles es aportar una dosis de energía renovable a la movilidad. Combinando la tecnología de hidrógeno y el almacenamiento por batería nos podemos beneficiar de las ventajas de ambos sistemas, promoviendo así una movilidad sostenible de 24h de sol.

El uso de hidrogeno permite tiempos de repostaje más cortos y mayor autonomía para la movilidad eléctrica, haciendo que sea aún más competitiva frente a las fuentes energéticas fósiles.

A todo ello hay que sumar que en la generación de hidrógeno (la electrólisis permite obtener hidrógeno y oxígeno a partir de agua por medio de una corriente eléctrica) y durante la reconversión del gas en energía (la pila de combustible vuelve a generar energía y calor en base al hidrógeno y al oxígeno), también se genera calor residual que se puede aprovechar, sobre todo, en el sector industrial.

Además, Fronius está investigando la posibilidad de aprovechar el hidrógeno para el almacenamiento estacional de energía renovable.

La realidad es que existen surtidores de H2 para vehiculos, pero este hidrogeno está generado a partir de fuentes energéticas fósiles, por lo que se aleja mucho de la idea de movilidad sostenible. Fronius desarrolla y comercializa soluciones integrales inspiradas en tecnología fotovoltaica para ayudar a la descarbonización y ofrecer una solución sostenible.

Uno de sus proyectos piloto consiste en una instalación interna de repostaje para vehículos públicos e industriales en la sede de Thalheim, en Austria. Ahí, se genera hidrógeno ecológico utilizando energía fotovoltaica con ayuda de un electrolizador de alta presión. Este hidrógeno sirve a su vez para repostar vehículos y se puede almacenar temporalmente en botellas de acero. La instalación permite también reconvertir en energía el H2 almacenado a través de una pila de combustible.

“En el futuro, nos gustaría poder garantizar el almacenamiento estacional de la energía fotovoltaica generada en el sector doméstico durante los meses de verano, para después consumirla durante el invierno. Aunque por el momento estos proyectos están muy lejos de la realidad, seguimos invirtiendo en ello. Porque no solo queremos vivir la revolución energética, sino ser parte activa de ella para acercarnos a nuestra visión de 24 horas de sol”
afirma Thomas Rührlinger de Fronius International GmbH

Coradia iLint, el primer tren propulsado por pilas de hidrógeno con servicio para pasajeros ya está en funcionamiento. A partir de esta semana, y coincidiendo con la inauguración de Innotrans, el tren de hidrógeno desarrollado por Alstom, ha comenzado a prestar servicio comercial regular con pasajeros en la red regional de Elbe-Weser (Baja Sajonia). Se trata de un modelo dotado de pilas de combustible que transforman el hidrógeno y el oxígeno en electricidad, aportando una alternativa libre de emisiones para líneas no electrificadas, donde hasta ahora solo podían circular trenes diésel.

Los dos primeros trenes con esta tecnología circulan ya por el corredor alemán Elbe-Weser. A partir de 2021, entrarán en circulación otras 14 unidades del Coradia iLint, para reemplazar completamente a la actual flota diésel actual del operador EVB.

El Coradia iLint es un modelo único por su combinación de diferentes elementos innovadores: conversión de energía limpia, almacenamiento flexible de la energía, y gestión inteligente tanto de la potencia tractora como de la energía disponible. Cuentan con una autonomía de 1.000 km y una velocidad máxima de 140 km/h.

Pilas de combustible y eficiencia energética

Las pilas de combustible son el eje central del sistema, la fuente de energía primaria para propulsar el tren. Éstas son alimentadas a demanda con hidrógeno, y los trenes son propulsados por equipos de tracción eléctricos. Las pilas de combustible proporcionan electricidad, gracias a la mezcla del hidrógeno -almacenado en los depósitos- con el oxígeno -del aire exterior-. En este proceso, lo único que se emite es vapor de agua y agua condensada, no se generan gases ni partículas contaminantes.

La eficiencia del sistema también se basa en el almacenamiento de energía en baterías de ion de litio de alto rendimiento. La batería almacena energía de las pilas de combustible cuando ésta no se necesita para la tracción, o de la energía cinética durante el frenado eléctrico, permitiendo así suministrar energía de apoyo durante las fases de aceleración. Durante las fases de frenado las pilas de combustible se desactivan casi por completo. El sistema de tracción recoge la electricidad generada por los motores en “modo generador” aprovechando la energía cinética del vehículo durante su frenado.

El Coradia iLint está basado en la probada plataforma de trenes regionales Coradia Lint, sobre la que se ha remplazado la tracción diésel por la tecnología de hidrógeno. Las prestaciones del nuevo iLint son equiparables a las de última generación de trenes regionales de tracción diésel, tanto en aceleración y frenado como en velocidad máxima (140 km/h) y autonomía (hasta 1.000 kilómetros). Puede transportar hasta 300 pasajeros.

Los automóviles de hidrógeno, que basan su funcionamiento en la generación de electricidad a través de una pila de combustible, cuentan con el distintivo “cero emisiones”. Este nivel está compuesto por automóviles que no emiten C02 a la atmósfera y no resultan perniciosos para la contaminación del aire.
Este tipo de vehículos dan respuesta a diversos planes de movilidad que tienen como fin la reducción de la contaminación, como sucede en Madrid. Pero, además de suponer un importante impulso para el medio ambiente, la industria del hidrógeno podría tener beneficiosas repercusiones en el terreno económico, social y medioambiental, según el análisis realizado por la AeH2, Asociación Española del Hidrógeno, y presentado hoy en el encuentro “Hidrógeno: clave en la transición energética”.

De esta manera, se estima que, en 2030, podría alcanzar un volumen de negocio de 1.300 m€ al año, y la creación de 227.000 puestos de trabajo.

Asoc_Esp_Hidrogeno_infografia

En el terreno medioambiental, su utilización conllevaría el ahorro de 15,12 millones de toneladas de C02 anualmente, gracias a la estimación de 140.000 vehículos que poblarán nuestras carreteras dentro de doce años. Así, se confirma el papel esencial de los vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV, por sus siglas en inglés) en la descarbonización del sector transporte.

En la actualidad, aproximadamente, 200 entidades trabajan para que estas estimaciones se convierten en una realidad con una inversión acumulada de 3.560 millones de euros a 2030”, ha afirmado Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno.

Abengoa participa en el proyecto europeo Grasshopper (GRid ASsiSting modular HydrOgen Pem PowER plant), liderando el diseño, construcción y pruebas de una planta piloto, para su posterior escalado a MW. El objetivo de este nuevo proyecto no es otro que la creación de una nueva generación de plantas de potencia basadas en pilas de combustibles (FCPP: Fuel Cell Power Plant) aptas para una operación flexible para el soporte de la red. La planta de potencia utilizará hidrógeno verde y lo convertirá en electricidad y calor sin emisiones. Dadas las fluctuaciones en la energía procedente de las fuentes renovables,  este tipo de plantas puede contribuir cada vez más a un suministro estable de energía.

En el consorcio de este proyecto participan, además de Abengoa, INEA -Informatizacija Energetika Avtomatizacija, Johnson Matthey Fuel Cells Limited (JMFC), Nedstack Fuel Cell Technology B.V., Politécnico di Milano (Polimi) y Zentrum für Brennstoffzellen Technik Gmbh (ZBT).

El desarrollo de un sistema de pila de combustible, con considerables innovaciones en las membranas y otros componentes, se realizará mediante modelado, experimentos y experiencia industrial de JMFC, ZBT y Nedstack. Polimi prestará apoyo en el proceso de toma de decisiones mediante actividades de modelado y optimización. La implementación de la funcionalidad de la red inteligente dentro del control e integración de la FCPP, será realizada por INEA.

La unidad de demostración utilizará el excedente de hidrógeno producido en una moderna planta de cloro situada en Delfzijl, donde Akzo Nobel y Nedstack han estado probando tecnología de pilas de combustible durante 10 años.

La reunión de lanzamiento del proyecto Grasshopper tuvo lugar a principios de enero de este año  en las instalaciones de Akzo Nobel, en Delfzijl, con la participación de todos los socios del consorcio, así como los miembros del consejo consultivo y representantes de la Fuel Cells and Hydrogen 2 Joint Undertaking (FCH JU), asociación público-privada que apoya las tecnologías de energía de pilas de combustible e hidrógeno en Europa. En este emplazamiento es donde tendrá lugar la fase de demostración del proyecto hasta su terminación.

El consejo consultivo del proyecto estará formado por miembros de Akzo Nobel Industrial Chemicals B.V, Tennet TSO B.V, SWW Wunsiedel y participantes del consorcio GOFLEX, que será consultado en la fase de proyecto.

Coordinado por INEA, el proyecto Grasshopper tendrá una duración de 36 meses en los que contará con un presupuesto total de 4,4 M€. Este proyecto ha sido financiado por la Fuel Cells and Hydrogen 2 Joint Undertaking bajo acuerdo firmado número 779430. Este organismo recibe apoyo del programa marco Horizonte 2020 de investigación e innovación de la Unión Europea.

Siemens junto a Ballard Power Systems Inc., un fabricante canadiense de pilas de combustible, trabajan en el desarrollo conjunto de un accionamiento con pila de combustible para la plataforma de trenes Siemens Mireo. Trabajando de manera conjunta, las dos compañías quieren desarrollar una nueva generación de pila de combustible con un ciclo de vida especialmente largo y una alta densidad de potencia, así como una mayor eficiencia. RWTH Aachen University es un socio en el proyecto de investigación. El Ministerio Federal Alemán de Transporte e Infraestructura Digital (BMVI) apoyará a Siemens y RWTH Aachen con una financiación de aproximadamente 12 millones de euros como parte del “Programa Nacional de Innovación en Tecnología de Celdas de Hidrógeno y Combustible” del Ministerio. El programa será coordinado por la Organización Nacional de Tecnología de Hidrógeno y Celdas de Combustible (NOW GmbH).

El objetivo a largo plazo de esta cooperación es desarrollar un sistema de tracción modular y escalable con celdas de combustible que se integrarán en la plataforma ferroviaria Mireo. Con un sistema de este tipo, Mireo puede operar de manera flexible de varias formas: batería, con catenaria y en rutas sin catenaria, con la ayuda de trenes impulsados por hidrógeno. La tecnología de la celda de combustible estará lista para el servicio en 2021, y su integración en otras plataformas de vehículos vendrá a continuación.

La nueva plataforma regional y de cercanías Mireo de Siemens fue especialmente desarrollada para operaciones sostenibles y flexibles, y está predestinada para probar en ella un nuevo sistema de transmisión alternativo. Gracias a su construcción liviana, componentes de bajo consumo de energía y gestión inteligente de sistemas eléctricos, Mireo consume hasta un 25% menos de energía en comparación con los trenes con capacidad de pasajeros similar.

Las empresas están apostando más que nunca por la innovación, por exigencias regulatorias como el Acuerdo de París pero también por una mayor concienciación de su huella ambiental, acelerando así el camino de las tecnologías sostenibles. Tecnologías que Schneider Electric identifica y analiza en su estudio New Energy Opportunities: Innovations That Shape How Companies Manage Energy, mostrando sus beneficios y retos, e identificando algunas de las mejores prácticas que ya se están llevando a cabo en todo el mundo.

Las energías renovables y la búsqueda de un mix energético más sostenible se sitúan en el centro de estas nuevas tecnologías. Las renovables han dejado de ser una alternativa, para pasar a ser una pieza central en los programas energéticos de muchas empresas, como quedó demostrado recientemente con la adhesión de 100 compañías globales al RE100. Si nos remitimos al mercado EE.UU., las empresas compradoras de energía del sector industrial y comercial fueron responsables del 52% de la capacidad contratada de energía eólica nueva en 2015, y además han contribuido a añadir más de 8.000 MW de energía solar y eólica en EE.UU. desde 2010.

En paralelo a una mayor adopción de renovables por parte de las empresas, han surgido nuevos modelos para la compra-venta de energía que, aunque tienen limitaciones, representan una clara tendencia hacia el cambio. El estudio de Schneider Electric menciona, por ejemplo, los contratos PPAs (Power Purchase Agreements), tanto los offsite, que permiten fijar precios durante un período específico, y los onsite, especialmente adecuados para empresas con muchas ubicaciones como empresas de retail, bancos o franquicias. También se identifica un creciente interés por los Certificados de Atributo Energético (EAC en sus siglas en inglés), como los de Energías Renovables o los de Garantías de Origen. Sin olvidar tampoco que las compañías eléctricas han desplegado programas de energías limpias, ofreciendo opciones energéticas más sostenibles.

Las cuatro tecnologías que facilitan el cambio: micro-redes, almacenamiento de energía, pilas de combustible y blockchain

Las energías renovables han abierto el camino a una nueva oleada de soluciones tecnológicas sostenibles que transformarán aún más la gestión energética en las empresas. Éstas incorporarán cada vez más estrategias de resiliencia y eficiencia en sus programas de gestión, con oportunidades emergentes de entre las que el estudio de Schneider Electric destaca las siguientes:

Micro-redes. Las micro-redes surgen como una de las principales tecnologías en la tendencia a la descentralización de la energía, al mejorar sensiblemente los costes energéticos de esta misma descentralización. Las empresas usan micro-redes para cerrar la brecha entre los sistemas centralizados de generación de energía y la energía renovable local, ya que contribuyen a realizar una transición eficiente y a la vez ayudan a solventar la intermitencia y otros retos. Por ejemplo, durante una tormenta o un corte de energía, las micro-redes pueden proporcionar un extra de seguridad a aquellas empresas e instituciones que necesiten electricidad de forma continua para sus servicios críticos.

Entre los ejemplos más destacados en esta área estaría Apple, que ha diseñado su nueva sede en California, Apple Park, precisamente como una micro-red que utiliza almacenamiento de batería, energía solar fotovoltaica, pilas de combustible y generadores de respaldo. En caso de un corte eléctrico de la red central, la micro-red de Apple puede funcionar de forma autónoma, combinando de la forma más eficiente las distintas fuentes de energía y protegiendo las instalaciones de la empresa.

Almacenamiento de energía. Tal y como se asegura en el informe de Schneider Electric, el almacenamiento es clave para que las empresas puedan adoptar realmente más energía limpia, renovable y de bajo coste, ya que mitiga problemas fundamentales como la intermitencia de la energía eólica y solar. Los avances en la duración de las baterías, una mayor distribución de las fuentes de generación renovable y un descenso de los precios del almacenamiento de energía han incrementado el interés de las empresas en esta tecnología.

El almacenamiento es una fuente de energía a prueba de fallos. Es una de las pocas tecnologías capaz de reemplazar o complementar la generación principal, actuando como fuente de alimentación de backup en caso de fallos en la instalación o en la red.

La combinación de micro-redes, almacenamiento y otras innovaciones podría convertirse en algo habitual para las empresas en un futuro no muy lejano, como estamos viendo ya en Whole Foods Markets, que acaba de implementar una solución de almacenamiento de energía térmica en California. La empresa ha testado el potencial de este tipo de soluciones para reducir sus costes energéticos al cambiar la carga eléctrica durante picos de demanda. O también en WalMart, que está experimentando de forma innovadora la combinación de energías renovables onsite con el almacenamiento de energía

Pilas de combustible. Muy relacionado con los sistemas de almacenamiento, estamos viendo crecer la apuesta por las pilas de combustible. Las pilas de combustible combinan electroquímicamente un combustible (hidrógeno puro) con el oxígeno, convirtiendo la energía química resultante en electricidad con emisiones cero . A pesar de ser unas de las tecnologías con más retos por delante, teniendo en cuenta su coste aún elevado, están ganando cada vez más popularidad por tener la capacidad de generar energía eléctrica de forma sostenible a una escala compatible con las necesidades de las empresas compradoras, con lo que podría convertirse en la gran apuesta de futuro, por lo que desprende del informe de Schneider Electric. Su tecnología permite superar obstáculos como la discontinuidad de las fuentes renovables, por lo que la combinación de estas con las pilas de combustibles podría equilibrar la demanda y los recursos de generación. Los avances en I+D y la experiencia de las empresas innovadoras en Sostenibilidad “probablemente ayudarán a acelerar el camino de esta tecnología, para que se posicione en los próximos 10 años como una de las más punteras para las empresas“, según el estudio.

Otras ventajas importantes que destaca el estudio son su modularidad y sus bajas emisiones. Las pilas de combustibles pueden escalarse para corresponder las necesidades de la demanda y personalizarse para encajar en un espacio predeterminado. Además, pueden estar conectadas a la red o ser independientes, siendo así un componente perfecto para las empresas que buscan soluciones de gestión de la energía holísticas como las micro-redes.

Un ejemplo práctico es la empresa Equinix, que las está implementando en todo el mundo, para complementar otras estrategias de energía limpia, como las PPA y los EAC. Con el objetivo de reducir los costes de la energía alternativa, a la vez que consigue un impacto positivo en empleados, comunidades y medio ambiente, Equinix ha comenzado a usar pilas de combustible onsite para alimentar sus centros de datos.

Blockchain. Las innovaciones en la transformación del panorama energético no se centran sólo en la generación de energías limpias, sino también en la forma en la que se comercializa la energía.

Aunque sea más conocida como la tecnología que está detrás de la moneda virtual Bitcoin, blockchain puede ser utilizada en muchos sectores y contextos diferentes gracias a su gran eficiencia transaccional. Con blockchain, los EAC se generan instantáneamente a medida que entra la energía renovable en la red, sin importar el tamaño o la ubicación del productor. De esta manera, los compradores de energía pueden cumplir con sus objetivos y requerimientos ambientales de forma más fácil y en menos tiempo, redundando en una mayor adopción de energía sostenible.

España tiene una dependencia energética del 72,8%, la media europea se sitúa en un 53,4%,  y el hidrógeno podría ser una solución a  este problema. Esta es una de las conclusiones que ha podido extraerse de la “Jornada sobre Hidrógeno y Pila de Combustible” organizada por la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) y la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid (FENERCOM).

La bienvenida a dicha jornada ha corrido a cargo de Francisco Javier Abajo Dávila, Director General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid y Javier Brey Sánchez, presidente de la AeH2.

Un gran sector de la población desconoce el uso del  hidrógeno. El presidente de la AeH2, ha sido el encargado de de aclarar que la utilización del hidrógeno está lejos de una moda temporal, tiene un presente, pasado y futuro. El pasado está vinculado a un uso industrial, en la actualidad el transporte es el protagonista y el mañana estará protagonizado por el almacenamiento energético.

El desarrollo de tecnologías relacionadas con el hidrógeno y pilas de combustible ayudaría a alcanzar ciertos objetivos, que de otra manera sería complicado. Así, se busca una reducción de emisiones provenientes del transporte del 40% para 2030, cuando en la actualidad más del 30% de las emisiones proviene de este sector. De igual manera, la limitación del incremento de la temperatura global anual a 2ºC requerirá reducir las emisiones de carbono más de un 50% de los niveles actuales, y para lograrlo, se deberá contribuir en todos los sectores energéticos.

Estos objetivos hacen que los vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno (FCEV) jueguen un papel esencial. La descarbonización completa del transporte requerirá el desarrollo de vehículos cero-emisiones como los FCEVs y los BEVs (eléctricos). Se estima que la demanda de hidrógeno en 2025 en la Unión Europea será 120.00 toneladas/año.

El hidrógeno es un elemento masivamente utilizado, un combustible conocido y un vector energético limpio y eficiente. Además, es integrable con diversas energías renovables, existe ya un mercado, y su disponibilidad es inmediata. Por ello, la mayor barrera para su uso no es técnica, sino económica”, afirma Javier Brey, presidente de la AeH2.

El apartado más técnico sobre la obtención y aplicaciones del hidrógeno corrió a cargo de Emilio Nieto, director del Centro Nacional del Hidrógeno, quien explico el potencial de nuestro país como productor y exportador de hidrógeno verde.

Situación nacional

Por su parte, Jaime Berni Wennekers, Bulk & Onsite Iberian Product Manager de Air Liquide fue el encargado de mostrar la situación de España en el ámbito del hidrógeno.

En la actualidad, España cuenta con seis hidrogeneras (estaciones de repostaje de hidrógeno)  situadas en: Albacete, Huesca, Zaragoza, Puertollano y dos en Sevilla.  El Marco de Acción Nacional de Energías Alternativas en el Transporte prevé llegar a veinte estaciones en 2020 para facilitar la expansión de vehículos con esta tecnología.

El esfuerzo de los últimos años se traduce en más de 200 proyectos de I+D+i, más de 80 empresas participantes, más de 40 centros de investigación, universidades y Organismos Públicos de Investigación y más de 500 millones de euros en proyectos  de investigación.

A estas cifras, hay que sumar el volumen de negocio y empleo actual que alcanza los 71 millones de euros y 550 profesionales, respectivamente y se estima  que para 2030 las cifras se multipliquen hasta alcanzar los 227.000 puestos de trabajo y 22.000 millones de euros en cifras de negocio. A su vez, la no apuesta por el hidrógeno puede acarrear la destrucción de más de 800.000 puestos.

Situación Internacional

El ámbito internacional también ha sido analizado durante la jornada y Antonio González García-Conde, vicepresidente de la AeH2, ha sido el encargado de indicar las principales pautas.

En la actualidad, existen países con una clara apuesta  por la utilización del hidrógeno y con programas específicos de apoyo al desarrollo de la tecnología y a la industria. Destacan países como Estados Unidos, Japón, Corea, Alemania, Europa, Reino Unido o Canadá.

Por su parte, Europa, en su conjunto, cuenta con un Plan Estratégico Europeo de Tecnologías Energéticas que propone concentrar, reforzar e impulsar los esfuerzos europeos con el objetivo de acelerar la innovación en las tecnologías punta de baja emisión de carbono.

El objetivo de la Unión Europea para 2020 es recortar las emisiones de CO2 en un 20%, mejorar la eficiencia energética en otro 20% y que el 20% de la energía se que consuma proceda de fuentes renovables. En este sentido, la tecnología de pilas de combustible es clave para alcanzar estos objetivos.

Además, existe una alianza público-privada con la Comisión Europea con el objetivo de desarrollar la investigación y el desarrollo tecnológico del hidrógeno y pilas de combustible que cuentan con un presupuesto de 1,33 millones de euros.

Alstom ha firmado un acuerdo con la Autoridad de Transporte de Baja Sajonia (LNVG) para fabricar 14 trenes de pila de combustible Coradia iLint. Los trenes, que sustituirán a las actuales unidades diésel, circularán entre Cuxhaven, Bremerhaven, Bremervörde y Buxtehude a partir de diciembre de 2021. Alstom se encargará también del mantenimiento de los trenes durante 30 años, mientras que el Grupo Linde será el responsable del suministro de hidrógeno.

Los primeros prototipos de este innovador tren ya se están fabricando en la planta de Alstom en Salzgitter (Alemania) y, en la primavera de 2018, las dos primeras unidades comenzarán a circular por la red ferroviaria de LNVG.

El tren con pila de combustible Coradia iLint es una alternativa ecológica y económica a la propulsión diésel tradicional. A pesar de los numerosos proyectos de electrificación existentes en varios países europeos, una buena parte de la red ferroviaria europea seguirá siendo no electrificada durante mucho tiempo. En muchos países, el número de trenes diésel en circulación es aún alto (más de 4.000 coches en Alemania, por ejemplo). Como alternativa al diésel, el hidrógeno cumple con todos los requisitos esenciales para ferrocarril: se trata de una tecnología madura y su precio hace que su funcionamiento resulte económico.

Tecnología, sostenibilidad y eficiencia

Las pilas de combustible son el eje central del sistema, la fuente de energía primaria para propulsar el tren. Éstas son alimentadas a demanda con hidrógeno, y los trenes son propulsados por una unidad de tracción eléctrica. Las pilas de combustible proporcionan electricidad, gracias a la mezcla del hidrógeno -almacenado en los depósitos- con el oxígeno -del aire exterior-. En este proceso, lo único que se emite es vapor de agua y agua condensada, no se generan gases ni partículas contaminantes. La electricidad se produce sin generador ni turbina, lo cual hace que el proceso sea mucho más rápido y eficiente. La eficiencia del sistema también se basa en el almacenamiento de energía en baterías de ion de litio de alto rendimiento. La batería almacena energía de las pilas de combustible cuando ésta no se necesita para la tracción, o de la energía cinética durante el frenado eléctrico, permitiendo así suministrar energía de apoyo durante las fases de aceleración. Las baterías acumulan la energía que no se utiliza inmediatamente con el fin de suministrarla posteriormente, según se necesite. El resultado es una mejor gestión del consumo de combustible.

El nuevo tren, denominado Coradia iLint, pertenece a la familia de trenes regionales Coradia de Alstom, con una trayectoria de servicio probada (16 años en circulación y más de 2.400 trenes Coradia vendidos en todo el mundo). Las prestaciones del nuevo iLint serán equiparables a las de última generación de trenes regionales de tracción diésel, tanto en aceleración y frenado como en velocidad máxima (140 km/h), autonomía (hasta 1.000 km). Además, dispondrán del mismo nivel de confort y la misma capacidad. Los nuevos iLint se fabricarán en la planta de Salzgitter, en Alemania.

La garantía de un suministro de energía fiable y segura es uno de los requisitos esenciales para el éxito de los trenes de pila de combustible. El Grupo Linde, empresa líder a nivel mundial en el sector del gas y la ingeniería, suministrará el hidrógeno para los nuevos trenes de pila de combustible y, para ello, construirá y operará la primera estación del mundo de repostaje de hidrógeno para trenes en Bremervörde. La producción in situ de hidrógeno mediante electrólisis y energía eólica se planificará en una fase posterior del proyecto.

La creciente preocupación mundial por dar soluciones definitivas al problema de la sostenibilidad energética y medioambiental podría ser la puerta de entrada a una tercera revolución energética tras el carbón y el petróleo. Con este objetivo en mente, la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), organización sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es fomentar el desarrollo de las tecnologías del hidrógeno como vector energético, continúa trabajando en el desarrollo de alianzas nacionales e internacionales para unir fuerzas en esta materia y cuyo último ejemplo ha sido su participación en la HFC 2017, la conferencia bienal celebrada en Canadá en torno al Hidrógeno y las Pilas de Combustible.

Desde Vancouver, el presidente de la AeH2, Javier Brey, quiso aprovechar la oportunidad para dar a conocer el marco en el que se mueve actualmente el sector del hidrógeno en España –con una cuota de mercado del 1.86%- y las estimaciones del negocio a corto y medio plazo.

 

En esta línea, cabe destacar la previsión de crecimiento en los próximos quince años, donde se calcula que el volumen de negocios pase de los 71 M€ que genera en la actualidad a alcanzar los 22.000.

De forma paralela, el gradual crecimiento del sector iría acompañado de un significativo aumento del número de trabajadores que serán necesarios para llevar a cabo esta ‘revolución del hidrógeno’. Según ha apuntado Brey, para el mismo horizonte temporal “el número de empleos directos e indirectos podría alcanzar los 227.000”.

la-economia-del-hidrogeno

Durante su intervención, el presidente de la AeH2 ha querido también dar a conocer la actividad de la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y de las Pilas de Combustible, de la que asume su secretaría técnica y cuya principal labor es fomentar el desarrollo tecnológico en esta materia, así como ha aprovechado para invitar a los expertos del país norteamericano –uno de los países que se encuentra a la vanguardia en el desarrollo e impulso del hidrógeno- a participar en la próxima Conferencia Europea del Hidrógeno (EHEC) que tendrá lugar en Málaga en marzo de 2018.

La participación en la HFC 2017, organizada por el Gobierno de Canadá y la Asociación Canadiense del Hidrógeno, ha sido fruto de la estrecha relación colaborativa que desde hace años mantienen ambas entidades con la AeH2 y cuyo mayor hito fue la firma de un Acuerdo de Colaboración suscrito por las dos asociaciones en 2013 para formalizar las relaciones e impulsar conjuntamente la investigación y el desarrollo tecnológico en el sector.

La consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, participó en Bruselas en un encuentro internacional con los principales agentes públicos y privados de Europa y de otros países implicados en la investigación y promoción de las tecnologías del hidrógeno y suscribió un acuerdo de colaboración con la principal iniciativa tecnológica de la Comisión Europea para el fomento de este vector energético.

“Estoy segura de que colaborando conseguiremos unos grandes resultados. Estamos construyendo el futuro, que ya es una realidad. Un futuro cercano de eficiencia energética y de reducción de las emisiones contaminantes. Un futuro de sostenibilidad, con la que la Comunidad aragonesa lleva comprometida desde 1984”, destacó la consejera durante su intervención en Bruselas en el encuentro internacional Stakeholder´s Forum organizado por la iniciativa público-privada de la Comisión Europea relacionada con el hidrógeno y las pilas de combustible en el marco del Programa de Investigación e Innovación H2020, “Fuel Cells and Hydrogen. JointUndertaking” (Pilas de Combustible e Hidrógeno. Empresa conjunta). En el encuentro se reconoció la trayectoria de Aragón en esta materia, la única Comunidad española que ha intervenido activamente esta cita internacional.

El anfitrión del encuentro fue Bart Biebuyck, director ejecutivo de la iniciativa público-privada que da título al evento internacional, la “Fuel Cell and Hydrogen 2 JointUndertaking”, FCH 2 JU, plataforma tecnológica europea resultante de la cooperación entre los principales representantes de la industria, instituciones académicas, centros de investigación y autoridades públicas, todos ellos con una amplia experiencia dentro del ámbito de las estrategias de investigación, desarrollo, innovación y despliegue de las pilas combustible y de las tecnologías energéticas a partir de la utilización del hidrógeno como vector energético.

Al término de la sesión en la que participaba, la consejera aragonesa firmó públicamente un Convenio (o Memorando de Entendimiento) entre la Comunidad Autónoma de Aragón y la plataforma FCH 2 JU, con el objetivo de acelerar la comercialización de tecnologías de hidrógeno y pilas combustible.

Este Memorandum of Understanding (MoU), es extensivo a todas las regiones y ciudades europeas, llamadas a desempeñar un papel clave en la implementación de iniciativas para la descarbonización de los sistemas de energía y de transporte siempre alineadas con las prioridades estratégicas y de los planes de financiación de la Unión Europea. Uno de sus objetivos es fomentar desarrollo y la puesta en marcha de flotas de movilidad que hagan uso de este combustible, promoviendo su sostenibilidad.

La firma supone la adhesión formal, más explícita si cabe, a los esfuerzos compartidos y puestos en común por los principales agentes europeos en este campo, y que el Gobierno de Aragón ha asumido e incluido en todas sus líneas de planificación estratégica: industrial, energética, de innovación, de lucha contra el cambio climático, o de planificación urbanística sostenible.

En este sentido, Gastón subrayó que Aragón forma parte del primer corredor de repostaje que se está definiendo entre el noreste de España, Andorra y el sur de Francia, a través del proyecto H2PiyR, aprobado e incluido en el Programa de Cooperación territorial INTERREG V-A España-Francia-Andorra 2014-2020, siendo la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón quien coordina el proyecto, apoyado por varios municipios de la Comunidad Autónoma.

Además, la Fundación participa en otros seis proyectos de la FCH JU en las diferentes áreas de estas tecnologías: de producción de hidrógeno a partir de renovables, soluciones de almacenamiento, sistemas basadas en pilas de combustible, formación y concienciación.