Tags Posts tagged with "renovable"

renovable

Iberdrola ha alcanzado con Euskatel un acuerdo de compraventa de energía (en inglés, PPA, Power Purchase Agreement) a largo plazo para el suministro de electricidad en base a activos renovables. El acuerdo se convierte en el primer PPA firmado por una empresa energética y un operador de telecomunicaciones en España. El 100% del suministro de energía será renovable, procedente de la planta solar Nuñez de Balboa que Iberdrola construirá en Usagre (Badajoz-Extremadura). Con una capacidad de 391 MW, será el mayor proyecto fotovoltaico de Europa. Con este contrato, Euskaltel logrará evitar 7.740 t de emisiones de CO2 al año, contribuyendo así a la estrategia de descarbonización de la economía.

Para Ángeles Santamaría, Consejera Delegada de Iberdrola España, “los PPAs constituyen una gran oportunidad para el desarrollo de energías limpias, las que marcarán el futuro energético en el mundo. Las renovables han demostrado su competitividad y su capacidad para suministrar energía a precios asequibles y estables y los contratos PPAs a largo plazo -muy desarrollados en mercados anglosajones- se van a configurar en una herramienta muy útil para la gestión del suministro eléctrico de grandes consumidores, comprometidos con un consumo verde y sostenible”.

Francisco Arteche, Consejero Delegado del Grupo Euskaltel ha resaltado el compromiso con la excelencia en materia medioambiental por parte de las tres compañías que lo conforman: Euskaltel en el País Vasco, R en Galicia y Telecable en Asturias. “Queremos construir un futuro sostenible para las personas y para el planeta. Este acuerdo representa un paso más en nuestro compromiso con el cuidado del Medio Ambiente, y con el despliegue de políticas de fomento de buenas prácticas medioambientales en nuestra organización, al tiempo que respondemos de forma coherente y responsable a la Agenda 2030, tomando como referencia los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de Clima de París.

PPAs de Iberdrola en España, EE.UU. y México

Los denominados PPAs, acrónimo de Power Purchase Agreement, son acuerdos de compraventa de energía a largo plazo que proporcionan estabilidad a las inversiones de los generadores de energía, mientras aseguran a grandes consumidores el suministro de energía renovable, a precios competitivos y predecibles. Una fórmula que, además, les ayuda a cumplir con sus objetivos de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático, a través de una certificación del origen de la energía asociada a estos contratos.

En los últimos años, Iberdrola ha alcanzado acuerdos de compraventa de energía a largo plazo (PPAs) en España, Estados Unidos y México. En el país americano, ha firmado hasta el momento PPAs con multinacionales norteamericanas para más de 800 MW, entre ellos, con Amazon, con un parque eólico en el estado de California del Norte; Apple, asociado a la instalación de centrales fotovoltaicas de nueva construcción y eólicas en Oregón; así como con Nike y Google, con parques eólicos en Oregón, Texas y Dakota del Sur.

En México, Iberdrola construye proyectos eólicos y fotovoltaicos con una potencia instalada de 600 MW, cuya venta de energía se realizará con contratos a largo plazo (PPA) con clientes industriales privados, a los que se les suministrará la energía eléctrica generada y los certificados de energía limpia asociados a estas instalaciones.

Acciona ha obtenido el contrato de suministro de energía eléctrica al Grupo Bosch en España y Portugal durante el trienio 2019-2021, por un volumen superior a los 480 gigavatios hora (GWh) para la totalidad del período.

En virtud del contrato, uno de los mayores de venta de energía a clientes corporativos suscrito hasta la fecha por Acciona, la compañía suministrará electricidad con garantía de origen 100% renovable a todos los centros del Grupo Bosch en la Península Ibérica, donde la multinacional de tecnología y servicios cuenta con más de una veintena de localizaciones y unos 13.000 empleados.

El uso de energía renovable derivado del mencionado acuerdo evitará la emisión de más de 460.000 toneladas de CO2 a la atmósfera en centrales de carbón, principal causante del efecto invernadero y del calentamiento global asociado.

“Es una gran noticia que Grupo Bosch renueve su confianza en Acciona como suministrador de energía renovable, ampliando a Portugal el alcance de nuestra colaboración. Estamos encantados en contribuir a sus objetivos de sostenibilidad y a aportar estabilidad a sus costes energéticos”, ha declarado Santiago Gómez Ramos, director de Gestión de Energía de Acciona Energía.

6 TWh en España y Portugal

La operación refuerza el crecimiento de la actividad de comercialización de energía renovable a clientes corporativos por parte de Acciona, en sintonía con las tendencias globales del sector.

Acciona suministra o ha suministrado en España y Portugal energía renovable, a más de quinientas compañías e instituciones de los sectores más diversos, entre las que figuran Telefónica, Unilever, Adif, Navantia, RTVE, Agrolimen, Freixenet, Bimbo, Merck y Basf, así como los museos de El Prado, Reina Sofía y Thyssen-Bornemisza. La compañía prevé alcanzar este año los 6 teravatios hora (TWh) contratados con grandes clientes en el mercado Ibérico.

Al negocio ya consolidado en el mercado español, donde es la primera comercializadora de energía exclusivamente renovable y la primera absoluta tras las eléctricas convencionales, se ha unido desde 2015 la expansión de esta actividad en Portugal, con clientes como Vidrala, Repsol Polímeros, Volkswagen, Roca, Danone, Philip Morris o Hutchinson.

Acciona Energía ha sido la primera empresa en aplicar tecnología blockchain para acreditar el origen 100% renovable de la energía inyectada en la red eléctrica a partir de dos instalaciones de almacenamiento en Navarra (España). En concreto, en su planta fotovoltaica de Tudela y en su parque eólico de Barásoain, que ya se convirtió en 2017 en la primera instalación de almacenamiento hibrido de energía eólica con baterías en España.

Gracias a la tecnología blockchain, Acciona Energía ya puede garantizar a clientes y otros agentes involucrados que la energía suministrada desde una planta de almacenamiento en baterías a partir de una fuente renovable, es en su totalidad de origen limpio.

Por su propia naturaleza descentralizada y operativa, la tecnología blockchain permite no sólo acreditar las garantías de origen renovable de la energía producida a modo de un notario virtual, sino hacerlo en tiempo real y de forma transparente. Todos estos atributos son apuestas de valor para aquellos clientes corporativos o institucionales de energía renovable que han establecido compromisos de utilización de energía limpia en sus políticas de sostenibilidad.

Acreditar el origen renovable de la energía es una demanda cada vez más extendida, asociada al crecimiento del mercado de contratación corporativa de energía verde, y la tecnología blockchainpuede facilitar mucho ese servicio al cliente en cualquier parte del mundo. Estamos muy satisfechos de haber dado este primer paso en un camino que con seguridad marcará tendencia en los próximos años”, ha declarado Belén Linares, Directora de Innovación de Acciona Energía.

Con eólica y fotovoltaica

El sistema STORe-CHAIN® desarrollado por Acciona es capaz de gestionar los datos registrados en diversos contadores de la instalación, para contabilizar las garantías de origen renovable (también conocidas como certificados de energía renovable en el ámbito anglosajón). Esos datos se almacenan en una plataforma blockchain, que valida y garantiza su fiabilidad y que resulta accesible para el cliente en todo momento.

La iniciativa se enmarca en un programa de mayor alcance, denominado GREENCHAIN®, en el que trabaja actualmente Acciona con el objetivo final de certificar el origen renovable de toda la producción eléctrica de la compañía utilizando blockchain.

La planta de Barásoain está dotada de un sistema de almacenamiento con dos baterías, una de respuesta rápida de 1 MW/0,39 MWh y otra 0,7 MW/0,7 MWh, con mayor autonomía. Ambas están conectadas a un aerogenerador Nordex AW116/3000, de 3 MW de potencia nominal. La planta recibió en mayo pasado la primera certificación que se otorga en el mundo a una solución de almacenamiento eléctrico a escala de red, concedida por DNV GL.

La planta de Tudela, por su parte, está dotada, de un sistema de almacenamiento con una batería de 1 MW/650 kWh.

Ambos sistemas se gestionan mediante un software de control desarrollado por Acciona Energía, y están permanentemente integrados y supervisados por el Centro de Control de Energías Renovables (CECOER) de la compañía.

Con un sistema eléctrico, prácticamente 100% renovable, Uruguay se planta hacia el futuro mirando las oportunidades que la vertiginosa carrera tecnológica le ofrece para liberarse definitivamente de la pesada carga económica y ambiental del petróleo. Uruguay alcanzó a finales de 2017 la cifra clave de más de 1.500 MW de potencia eólica instalada, superando con creces el objetivo marcado para el país en el documento de Política Energética 2005-2030. Este valor representa, ni más ni menos, que el 75% del pico máximo de consumo del sistema eléctrico uruguayo. Pero la generación eólica no está sola, la generación renovable en su conjunto (eólica, solar, hidroeléctrica y biomasa) representó en 2017 un 98% de la electricidad generada en el país.

En este contexto, AUDEE ha celebrado su IV Congreso Latinoamericano de Energía Eólica (y Otras Energías Renovables), que contó con la participación de representantes gubernamentales, responsables de asociaciones de renovables de toda Latinoamérica y expertos de la industria renovable. No sólo la energía eólica, sino la fotovoltaica, el almacenamiento energético, las redes inteligentes y la movilidad eléctrica, fueron temas a debate del Congreso.

Las sinergias de todas estas tecnologías han conducido a AUDEE a identificar como clave atender a otras realidades y tecnologías, que contribuirán al desarrollo futuro de la energía. Es por eso que sobre la base de su exitosa trayectoria, como asociación especializada en el sector eólico, AUDEE ha evolucionado para acoger todas las actividades de generación de energías renovables y tecnologías de sostenibilidad, convirtiéndose en AUDER (Asociación Uruguaya de Energías Renovables), enfocándose en: energía solar, biomasa, movilidad eléctrica, almacenamiento de energía, redes inteligentes y generación distribuida, entre otras.

Como complemente perfecto a esta nueva realidad de la asociación, la próxima edición del Congreso será convocada como Congreso de Energías Renovables.

El IV Congreso Latinoamericano de Energía Eólica (y Otras Energías Renovables) se celebró en un momento clave para reunir a las asociaciones y cámaras de energías renovables de la región. Son conocidos los dispares procesos que han sufrido las energías renovables en cada país latinoamericano, pero lo que es común es como los entes reguladores han encontrado los procedimientos eficientes para realizar subastas exitosas, particularmente en los últimos tres años, para obtener precios tan competitivos entre 20 a 50 U$D para proyectos tanto eólicos como fotovoltaicos en Chile, Argentina, Brasil, Perú y México.

En todos estos países las asociaciones y cámaras de energías renovables han cumplido un importante papel como interlocutor con los entes reguladores, y como facilitador, advirtiendo con suficiente anticipación los riesgos que conllevan estos procesos un tanto explosivos, donde decenas de proyectos son aprobados al mismo tiempo. La obras de trasmisión, la logística, la financiación, los permisos, todo debe llegar a tiempo para cumplir los plazos de los proyectos.

En energía eólica, las diferentes ponencias y paneles permitieron poner de manifiesto que la generación eólica ha representado en lo que va de 2018 más del 40% de la producción de energía eléctrica en Uruguay, con aproximadamente 750 aerogeneradores en producción. La industria eólica, es hoy una industria madura en el país, lo que confirma la idoneidad de los dos paneles que trataron sobre operación y mantenimiento de parques eólicos, uno específico para mantenimiento de palas y otro para presentaciones empresariales.

La innovación también fue protagonista del congreso, por ejemplo, la innovación en fotovoltaica, con la presentación de las últimas tendencias en módulos fotovoltaicos, un excelente panel sobre la tecnología blockchain aplicada al mercado eléctrico. Y otros temas de máxima actualidad como las criptomonedas basadas en la producción de energía eléctrica y por qué no transacciones inteligentes P2P, en la era de la autoproducción, las baterías, y las redes inteligentes y resilientes

La movilidad eléctrica también tuvo su espacio en el congreso. Uruguay ya cuenta sobre la costa del Río de la Plata y el Océano Atlántico, que es la región más poblada y turística del país, con una red de puntos de recarga para vehículos eléctricos cada 60 km. En el futuro próximo habrán puntos de recarga en todas las capitales departamentales.

En el panel de cierre del congreso quedó patente que las empresas públicas uruguayas se preparan para el futuro: por primera vez los presidentes de la empresa eléctrica y de la petrolera, ambas estatales, dialogaron sobre el futuro de ambas empresas, que en una perspectiva de apenas 10 años se enfrentarán a una realidad con la movilidad eléctrica tomando segmentos importantes del mercado.

Acciona Energía ha iniciado la construcción de un complejo fotovoltaico en Dymerka, al norte de Ucrania, de 57,2 MWp (44 MW nominales), en el que invertirá 55 M€. Será la primera instalación renovable de la compañía en el país, donde Acciona analiza actualmente otros proyectos de inversión fotovoltaicos y eólicos. El complejo, situado a unos 100 km al noreste de la ciudad de Kiev, está integrado por tres plantas fotovoltaicas adyacentes (Dymerka 2, 3 y 4), sobre una extensión de 92 ha, y se pondrá en marcha en 2019.

Propiedad de Acciona Energía al 100%, este complejo fotovoltaico incorporará 174.552 módulos de silicio policristalino sobre estructuras fijas, que producirán unos 63 GWh al año, equivalentes al consumo de 26.000 hogares ucranianos. Dicha producción evitará anualmente la emisión de 60.000 toneladas de CO2 a la atmósfera en centrales de carbón.

La energía generada será evacuada a la red eléctrica y vendida al operador público de Ucrania, Energorynok State Enterprise, mediante un contrato de suministro tipo PPA (power purchase agreement) de electricidad (hasta 31 de diciembre de 2029). Con posterioridad, Acciona se acogerá al sistema de precios que se establezca en el mercado ucraniano.

Mercado incipiente

El Gobierno de Ucrania está impulsando la generación renovable con el objetivo de reducir su dependencia energética exterior y diversificar su mix energético. En el marco del Acuerdo de Asociación que mantiene con la Unión Europea desde 2014, el país se ha fijado el objetivo de alcanzar un 35% de producción eléctrica por estas fuentes de energía para 2035.

Las renovables suponen actualmente en torno al 5% (4% hidráulica) de un mix eléctrico dominado por la generación nuclear (54%), el carbón (34%) y el gas (6%), según datos de la Agencia Internacional de la Energía. Ucrania importa más del 30% del carbón y más del 50% del gas que consume.

El mercado renovable ucraniano se encuentra aún en un estadio incipiente, con 841 MW fotovoltaicos y 465 MW eólicos acumulados al cierre de 2017 según datos oficiales, resultado de la política de apoyo emprendida en los últimos años, lo que permite augurar al sector interesantes perspectivas de crecimiento. Concretamente, en solar fotovoltaica, se prevén superar los 1.000 MW antes de fin de año.

El proyecto Dymerka es coherente con la línea de diversificación tecnológica emprendida por Acciona Energía para incrementar el peso de la fotovoltaica en su mix de generación. La compañía tendrá en 2019 una potencia total en fotovoltaica de más de 1.000 MWp en propiedad, distribuida entre México, Chile, Sudáfrica, Portugal, Egipto, Ucrania y España, lo que convertirá a esta tecnología en la segunda de Acciona por potencia instalada, por detrás de la eólica.

0 0

Acciona Energía construirá en propiedad un parque eólico de 157,5 MW de potencia en Victoria (Australia) como resultado de la adjudicación lograda en el concurso renovable convocado por el Gobierno de ese estado, conocida hoy. El parque Mortlake South supone una inversión de 288 M$ autralianos (177 M€ al cambio actual). Se empezará a construir a comienzos de 2019 y estará terminado a mediados de 2020. Con él, la compañía incrementará en un 36% su potencia renovable en el país, hasta alcanzar 592 MW.

Mortlake South generará energía limpia equivalente al consumo eléctrico de casi 80.000 hogares australianos, evitando la emisión anual a la atmósfera de 532.000 toneladas de CO2 al año en centrales de carbón. Su construcción implicará la creación de unos 100 empleos, incluyendo unos diez para la fase de operación.

Con almacenamiento

El parque eólico de Mortlake está proyectado con 35 aerogeneradores Nordex de 4,5 MW, con rotor de 149 m de diámetro y palas de casi 73 m. de longitud.

El parque incorporará asimismo una instalación de almacenamiento de energía con objeto de incrementar su rendimiento y facilitar su integración en la red eléctrica.

Mortlake South será el quinto parque eólico de Acciona Energía en Australia tras Cathedral Rocks (64 MW en Australia Meridional), Gunning (46,5 MW en Nueva gales del Sur), y Waubra (192 MW) y Mt. Gellibrand (132 MW), ambos en Victoria.

Australia es un mercado estratégico para Acciona Energía, que ha invertido en el país más de 1.300 M$ australianos(814 M€) desde su entrada en el país en 2002.

La energía termosolar es la renovable, comparada con la eólica y la fotovoltaica, que más electricidad genera por MW instalado desde el pasado mayo, gracias a sus sistemas de almacenamiento de 7,5h (una de cada tres centrales en España). De hecho, la termosolar, con 2,3 GW instalados, ha generado durante agosto 689 GWh, lo que supone un 3,4% del total de generación de agosto (20.283 GWh), según los datos ESIOS recogidos por Protermosolar, la Asociación Española para la Promoción de la Industria Termosolar.

Para Protermosolar, un buen ejemplo del buen funcionamiento de la tecnología termosolar es que las centrales han vuelto a superar el récord histórico de generación continua por encima de 100 MW, alcanzando 17 días consecutivos (desde el 16 de julio hasta el 2 de agosto), a pesar de que originariamente las centrales termosolares no estuvieron diseñadas para su funcionamiento continuo.
Protermosolar recalca que un incremento de la potencia termosolar con almacenamiento en el futuro contribuiría no solo a la reducción de las emisiones de las centrales de combustible fósil de respaldo sino a la reducción del coste de la electricidad en el mercado mayorista.

Aunque los datos que facilita REE, bien a través de su web como de la de ESIOS, no se consideran definitivos hasta pasados unos meses y las cifras de generación absoluta pudieran tener ligeras variaciones, estos datos ponen de manifiesto la fiabilidad de la generación termosolar y permiten proyectar expectativas ciertas en el caso de un mayor despliegue, afirma Protermosolar.

A partir de septiembre, Acciona suministra a las dos principales instalaciones de LATAM Airlines Group electricidad de origen 100% renovable. Este acuerdo se da en el marco del compromiso de ambas empresas por disminuir los efectos del cambio climático.

A través de este contrato, las instalaciones de LATAM en el aeropuerto Arturo Merino Benítez en Santiago de Chile, que comprenden su edificio corporativo, así como la base de operación y mantenimiento de su flota aérea, serán abastecidos con energía proveniente de las instalaciones renovables de generación de Acciona.

Este suministro eléctrico, que cubre el 80% consumo de LATAM en Chile, permitirá a la aerolínea evitar la emisión anual de 5.850 toneladas de CO2, ejerciendo sobre la atmósfera el mismo esfuerzo de depuración que el de 292.500 árboles en el proceso de fotosíntesis.

La cartera de generación que Acciona opera en propiedad en Chile está conformada por la planta fotovoltaica El Romero Solar, de 246 MWp, en el desierto de Atacama, y el parque eólico Punta Palmeras, de 45 MW, en la región de Coquimbo. En la actualidad construye un segundo parque eólico, San Gabriel, de 183 MW, en la Araucanía y durante el próximo año iniciará la ejecución de los parques fotovoltaicos, Almeyda y Usya, en las regiones de Atacama y Antofagasta, respectivamente; y del parque eólico Tolpán, en La Araucanía.

Estación hidroeléctrica (Créditos: Ian Brodievisitrjukan)

Noruega es el mayor productor de energía hidroeléctrica de Europa, ha logrado implementar un sistema eléctrico único que se alimenta casi en un 100% de fuentes renovables.

La energía hidroeléctrica

Los fiordos noruegos y la energía obtenida de la fuerza del agua fue lo que inició a Noruega en temas de energía limpia a finales del Siglo XIX. Esta abundante fuente de energía es la razón principal por la que Noruega cuenta con una posición líder mundial en las industrias que precisan de grandes cantidades de energía, como la producción de aluminio y fertilizantes, ya que se ha convertido en la base para la industria, el desarrollo de su sociedad y crecimiento económico.

Gracias a su volumen de generación hidroeléctrica logra cubrir en la actualidad el 98% de su demanda eléctrica con energía limpia (96% hidroeléctrica y 2% eólica y biomasa). En 2014 firmó un acuerdo con Reino Unido para construir la conexión eléctrica submarina más grande del mundo que le permitirá exportar el exceso de producción.

El desarrollo de otras tecnologías renovables como la eólica y solar no se queda atrás, ya que Noruega planea la apertura del mayor parque eólico del país en la zona de Rogaland en 2019, que tendrá una capacidad combinada de 294 MW y producirá anualmente cerca de 1 TWh, lo que equivale al consumo anual de aproximadamente 50.000 hogares.

Un objetivo, reducir sus emisiones en 2030

Noruega está comprometida en la lucha contra el cambio climático, así lo demuestra acogiéndose a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por este motivo se ha fijado como propósito para 2030 reducir al menos el 40% de sus emisiones en comparación con los niveles de 1990. El país, que firmó y ratificó el Protocolo de Kioto en 2008, redujo sus emisiones en un 9% entre 1990 y 2012, y tiene previsto ir aún más lejos disminuyendo hasta un 30% de aquí a 2030 y consiguiendo la neutralidad carbónica al anular el 100% de emisiones de aquí a 2050.

La energía hidroeléctrica ha convertido a Noruega en uno de los países más electrificados del mundo lo que facilita también la electrificación del transporte. El país escandinavo es considerado un verdadero referente a nivel mundial en e-movilidad. En 2017 las ventas de coches eléctricos e híbridos alcanzaron más de la mitad de las matriculaciones que se realizaron en el país y la mayoría de su transporte público y de mercancías que circula por sus ciudades es también eléctrico. Su objetivo es que en 2025 todos los coches sean cero emisiones. Además, han comenzado a electrificar la industria naviera mediante la introducción de transbordadores y cruceros eléctricos.

Es también el primer país que se ha propuesto abandonar el gas como fuente para calefacción a partir de 2020. Con esta medida dejaría de emitir 340.000 toneladas anuales de gases de efecto invernadero.

La clave de su éxito, el modelo noruego

Noruega ha logrado crear una cultura empresarial que trabaja de manera sostenible con la biosfera, sabe tratar y gestionar sus recursos naturales de forma respetuosa para lograr un equilibrio que le permita mantener su modelo de negocio y, a la vez, proteger su flora y fauna marina en todos sus niveles, incluyendo su modelo eléctrico.

El modelo noruego que conocemos a día de hoy nació con Norsk Hydro, empresa de fertilizantes que requería una gran cantidad de electricidad para producir, por lo que se construyó una planta hidroeléctrica que suministraría a la empresa la energía necesaria. Siguiendo este modelo surgieron empresas como Yara, Hydro y Equinor, hasta llegar a Statkraft, uno de los líderes mundiales en energías renovables.

Los ayuntamientos de diversas ciudades, entre ellos el de Madrid, han dado un paso adelante para mejorar el aire de sus habitantes. Desde APPA Renovables se aplaude la iniciativa de introducir medidas fiscales, como la bonificación en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), para la climatización renovable y se pide la misma bonificación para todas las tecnologías renovables para que la decisión la tomen proveedores y consumidores de acuerdo con criterios técnico-económicos y para garantizar máxima eficiencia de cada proyecto. Las soluciones de biomasa y geotermia para climatización se integran a la perfección en estas políticas al satisfacer las necesidades térmicas con sistemas renovables perfectamente compatibles con la calidad del aire de las ciudades.

El control de los costes energéticos ante la variabilidad del precio de los carburantes y los compromisos medioambientales son poderosas razones para el desarrollo renovable a nivel nacional. Sin embargo, las grandes concentraciones poblacionales tienen un motivo aún más importante para apostar por las tecnologías limpias: la salud de los ciudadanos. Según los últimos informes de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) la contaminación atmosférica provoca cerca de 490.000 muertes en Europa y 31.530 en España.

En nuestro país, alrededor del 80% de la población vive en ciudades que son verdaderos sumideros energéticos, donde la mitad de la energía se consume en el sector residencial. En concreto, más del 20% del consumo energético nacional se destina a la climatización de los edificios, donde se utilizan fundamentalmente combustibles fósiles pues la penetración de renovables térmicas aún resulta testimonial en nuestro país.

Las renovables térmicas, además de ser necesarias para cumplir los objetivos de 2030 (el porcentaje del 32% en energía supera con creces toda la contribución del sistema eléctrico) son una herramienta de los ayuntamientos para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y de avanzar hacia la transición energética de los núcleos urbanos.

En APPA Renovables se aplauden las iniciativas que buscan una climatización sostenible y renovable, que garantice altos valores de calificación energética y una mejor calidad del aire en las ciudades. En este sentido, es necesario que las medidas de los consistorios engloben a todas las tecnologías renovables para que cada ciudadano, en función de las características técnico-económicas existentes y sus necesidades energéticas, pueda escoger su solución renovable más adecuada. O bien una combinación entre las mismas, pues las renovables térmicas (biomasa, geotermia y solar) son tecnologías hibridables entre sí, consiguiendo de esta forma maximizar la eficiencia energética y económica del sistema de climatización resultante.

Los sistemas de biomasa son de bajas emisiones y perfectamente compatibles con los objetivos de calidad del aire de las ciudades. Estas soluciones pueden cubrir toda la demanda térmica, desde las calderas individuales hasta las grandes redes de calor, que contribuyen con una alta eficiencia a satisfacer las necesidades de calefacción renovable de varios conjuntos de edificios (bloques de viviendas, oficinas, polideportivos, etc.). Por último, los sistemas de intercambio geotérmico con bomba de calor combinan el uso de una energía renovable que está disponible en todo tipo de terreno con la alta eficiencia para generar calefacción, aire acondicionado y agua caliente sanitaria (ACS) en un mismo sistema.

Redes de climatización: solución perfecta para ciudades

La alta concentración y enorme difusión de puntos de emisión que ha provocado la instalación progresiva de calderas individuales en las ciudades puede dificultar el control de emisiones de los sistemas. Sin embargo, las redes existentes o planificadas son la punta de lanza de una práctica que debería ser habitual pues aúnan la eficiencia que suponen las grandes instalaciones. Un ejemplo de esto es la red de calor de Móstoles Econergía, que abastece de calefacción y ACS a 2.500 viviendas, aunque está previsto que pueda dar servicio a 4.000 viviendas más. Esta red, que utiliza astilla forestal, reduce un 15% el coste de ACS y calefacción y evita la emisión 9.000 toneladas de CO2.

Residuos: valorizando nuestra basura

Los residuos pueden ser de diversa índole: forestales, agrícolas, ganaderos, industriales y, por supuesto, urbanos. La valorización energética de la fracción orgánica de los residuos municipales nos permite obtener biogás que, tras acondicionarse para ser convertido en biometano, cuenta con unas características prácticamente idénticas al gas natural y puede usarse para satisfacer nuestras demandas de energía térmica, bien a través de la red de gas – inyectándolo, tal y como lo hace en Valdemíngómez el Ayuntamiento de Madrid – o bien usándolo directamente.

Geotermia: renovable y eficiente 24 horas al día los 365 días del año

Existen diversas soluciones que son muy eficientes para satisfacer nuestras necesidades térmicas. Sin embargo, con un objetivo ya acordado por la Unión Europea del 32% de renovables para 2030, es necesario que las renovables térmicas consigan penetrar realmente en las ciudades y pueblos de España. Los sistemas de intercambio geotérmico con bomba de calor podrían contribuir sustancialmente a ello. Sus condiciones de funcionamiento permanecen prácticamente constantes, dado que la temperatura del terreno permanece invariable a partir de una cierta profundidad lo que permite alcanzar elevados rendimientos estacionales (SPF) por encima de 4, que garantizan no solo la excelente eficiencia de estos sistemas de climatización sino el carácter renovable de los mismos. Al contrario que otros sistemas de climatización con bomba de calor, con valores estacionales de eficiencia significativamente menores, lo cual compromete el carácter renovable de los mismos.

COMEVAL