Tags Posts tagged with "renovables"

renovables

Engie ha confiado en GES para la construcción en Chile del parque eólico Calama (162 MW) y la planta fotovoltaica Capricornio (97 MW). Se trata de los dos primeros proyectos renovables que la utility construirá en Chile. La experiencia de GES en el país y el buen hacer de la compañía en los parques eólicos construidos para Engie en México, han sido la mejor referencia para adjudicarse este importante contrato. Entre ambos suman una potencia de 259 MW. GES ha comenzado ya los trabajos de ingeniería de ambos proyectos, cuya construcción se extenderá durante un año.

Planta fotovoltaica Capricornio

La planta fotovoltaica Capricornio (97 MWp) estará ubicada a 35 km de la ciudad de Antofagasta. GES se encargará del EPC (Engineering, Procurement, and Construction: ingeniería, compras y construcción), sin suministro de equipos principales del campo solar, que incluye tanto la línea de interconexión, como las subestaciones. Con la peculiaridad de que GES elaborará las especificaciones de los equipos, la supervisión de la fabricación de los mismos, la logística y la gestión de las garantías. Esto supone un aporte de valor que redundará en los plazos de ejecución del proyecto. GES está realizado ya los trabajos de ingeniería de la planta, cuya construcción se prolongará durante un año.

Parque eólico Calama

Respecto al parque eólico Calama (162 MW) se ubicará a 12 km de la ciudad de Calama, también en la región de Antofagasta. GES será la encargada de la ingeniería y construcción de toda la infraestructura, tanto civil como eléctrica para la evacuación de energía generada por 36 aerogeneradores de 4,5 MW cada uno con una altura de buje a 94 metros, habiendo propuesto una solución de cimentación que permite subir la altura del aerogenerador más de cuatro metros con el fin de mejorar la producción del parque eólico. La obra civil incluirá la construcción de las cimentaciones y las plataformas para los aerogeneradores, más de 20 km de viales y el edificio de la subestación. En cuanto a los trabajos eléctricos, GES será encargada de la red de media tensión, la subestación elevadora y la conexión con la línea aérea preexistente. Los trabajos de construcción se extenderán durante doce meses.

Este de Calama es el primer parque eólico que Engie construirá en Chile. GES ha trabajado con Engie con anterioridad en los Proyectos Tres Mesas 3 y Tres Mesas 4 en México.

En la búsqueda constante por aportar valor a los proyectos en los que interviene, GES actuara como integrador del conjunto de la instalación de cara a facilitar a Engie todo el paquete de documentación para la solicitud de permisos y las gestiones necesarias para el arranque de la operación comercial del parque.

De hecho, la capacidad de GES para aportar soluciones tanto eólicas como fotovoltaicas ha sido determinante para la adjudicación conjunta de los proyectos. GES es un referente en el sector renovable en el país andino, donde ha construido la Planta Fotovoltaica de Conejo, que todavía hoy está entre las ocho mayores plantas fotovoltaicas del país. En cuanto a las referencias eólicas, la solvencia de GES en el mercado chileno viene respaldada por una sólida trayectoria que comenzó en 2012, cuando el país arrancaba su actividad renovable. Durante estos seis años la compañía ha construido nueve parques eólicos e instalado ocho, lo que se traduce en más de 800 MW.

0 16
De izquierda a derecha: Pedro Linares, Rafael Mateo, Manu Ayerdi, Carmen Becerril, Eduardo Teixeira y Santiago Gómez.

El nuevo mercado eléctrico europeo está ya en proceso de adaptación a la alta participación de las energías renovables en el sistema, lo que abre un amplio abanico de oportunidades de negocio en las próximas décadas. Así se destacó en la Jornada “El Mercado Eléctrico Europeo 2030”, celebrada en Pamplona, organizada por el Operador del Mercado Ibérico (OMI) y Acciona.

El evento se inscribe dentro de la ronda de jornadas divulgativas programadas por OMI en diversas ciudades de España y Portugal a fin de informar sobre el papel que los mercados eléctricos deben jugar para el cumplimiento de los objetivos de energía y clima que la Unión Europea ha establecido para 2030.

La UE se ha comprometido a reducir sus emisiones de efecto invernadero en un 40% con respecto a 1990 y a incrementar la cuota de las energías renovables sobre el consumo final de energía en un 32% en el año 2030, objetivos que podrían verse incrementados para cumplir el Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático. En esta Cumbre del Clima, casi 200 países se comprometieron a situar el incremento medio de la temperatura del planeta muy por debajo de 2ºC, y a esforzarse por no superar la cifra de 1,5 ºC en el presente siglo.

En ese contexto, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, destacó que “la eficiencia energética y la sustitución del consumo de combustibles fósiles por energías de origen renovable son el camino a seguir. Para ello, es esencial establecer los marcos legales que permitan incrementar la producción de energía renovable y garantizar la disponibilidad de las infraestructuras necesarias, además de facilitar la innovación. Navarra, por la fortaleza de su ecosistema industrial, de innovación y conocimiento, especialmente en energías renovables, y también en movilidad, tiene la capacidad y el firme compromiso de transformar dichos retos en una oportunidad.”

Nuevos retos para el sector renovable

Carmen Becerril, Presidenta de OMEL/OMI, declaró que el proceso de transición energética abre “nuevas oportunidades de negocio para todos”, y precisó que “la descarbonización de la economía en la UE, y la enorme inversión que este proceso supondrá para el sector de las renovables, requiere que los agentes implanten nuevas estrategias de gestión de energía para mitigar el riesgo de precio en el mercado a plazo y maximizar el valor de su flexibilidad en los mercados spot”.

Rafael Mateo, CEO de la división de Energía de Acciona, señaló por su parte que “el sector eléctrico ha experimentado cambios sin precedentes y las renovables han llegado a ser la fuente de generación más competitiva y de mayor crecimiento. En este contexto, a día de hoy, son las decisiones políticas y de los consumidores, no la tecnología, la única barrera para que la inversión se encamine a una rápida descarbonización”. Mateo añadió que “el cambio de paradigma energético abre nuevos retos para el sector, con la entrada masiva de renovables y la introducción de nuevos elementos que aportarán flexibilidad al sistema y que acelerarán la salida de la generación fósil, como es la necesidad de un mercado eléctrico adaptado a la nueva situación”.

La jornada, contó también con la participación de Santiago Gómez Ramos, director de gestión de Energía de Acciona; Eduardo Teixeira, director de Mercados y Consumidores del regulador energético portugués ERSE, y Pedro Linares, profesor e investigador del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia de Comillas.

Temas como la importancia de los consumidores en el nuevo marco regulatorio a nivel europeo, el papel que juegan los nuevos recursos descentralizados y los agregadores, la figura del prosumer (productor-consumidor), o el impulso a la movilidad eléctrica fueron también abordados en la jornada, que contó con la asistencia de unas 100 personas.

La plataforma RE-Source ha lanzado una nueva herramienta, que ofrece orientación y asesoramiento sobre la compra corporativa de energía renovable. La herramienta tiene un doble propósito: primero, crear conciencia e informar a las empresas entrantes y a los responsables de la formulación de políticas sobre las oportunidades para obtener energía renovable; segundo, facilitar las transacciones comerciales entre compradores y vendedores, haciéndolas más rápidos, fáciles y baratas.

 

La herramienta incluye el informe “Introduction to Corporate Sourcing in Europe”, un resumen de los principales modelos de negocio de fuentes corporativas renovables en Europa, destinado a los compradores corporativos de energía que son nuevos en la compra corporativa y en el mercado europeo para usar como una guía introductoria de cómo hacerlo, ayudándoles a comenzar su viaje en la compra de electricidad renovable.

La herramienta también incluye:

  • Plantilla de PPA corporativo de la Federación Europea de Comerciantes de Energía (EFET): un contrato estandarizado para proporcionar orientación y simplificar las transacciones.
  • Directorio Europeo de Compra Corporativa: información sobre posibles modelos de abastecimiento corporativo en determinados países.
  • Cursos de capacitación en PPA para compradores corporativos: cómo valorar y comparar los PPA corporativos.

Más de 160 profesionales del sector energético asistieron ayer, 2 Octubre, a la presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España, elaborado por APPA Renovables, que fue presentado por el presidente de la Asociación, José Miguel Villarig, y el director general, José María González Moya, que estuvieron acompañados en el evento por Arcadio Gutiérrez, director general del Club Español de la Energía (ENERCLUB), en cuya sede se ha realizado la presentación.

El objetivo del Estudio Macro, como coloquialmente se conoce al Estudio en el sector renovable, no es otro que analizar con detalle cuál es y será el impacto de las renovables en la economía española en un momento en el que la Transición Energética está perfilándose a nivel nacional y europeo.

Crecimiento sostenido del PIB y del empleo

La competitividad alcanzada por algunas tecnologías renovables y las subastas realizadas en los años 2016 y 2017 han consolidado la reactivación del sector renovable nacional que está creciendo al ritmo más alto de los últimos ocho años. La tasa de crecimiento del sector se situó en el 10,7% en términos reales, alcanzándose los 10.521 millones de euros de aportación al PIB de forma directa e inducida. De esta forma, el sector renovable constituye, a día de hoy, el 0,87% del PIB nacional encadenando cuatro años de crecimiento.

Los motivos de este crecimiento son diversos. En generación eléctrica, las subastas de 2016 y 2017 y la competitividad alcanzada por algunas tecnologías– especialmente eólica y fotovoltaica -, han reactivado al sector. Adicionalmente, la estabilidad de los usos térmicos y los buenos números experimentados por los biocarburantes, completan las causas del crecimiento experimentado en 2018.

Mayor penetración de las renovables en España

Las energías renovables aumentaron su participación en el consumo de energía primaria 1,7 puntos porcentuales respecto a 2017, esto fue debido a una mayor aportación de la energía primaria de origen renovable, situándose el porcentaje de renovables en el 13,9% del total de energía primaria. Cifra que la posiciona en tercer lugar, por detrás de los productos petrolíferos (44,9%) y del gas natural (21,1%).

Las renovables supusieron el 15,1% de la energía final en España en 2018. Si observamos el comportamiento de las renovables no eléctricas, con un crecimiento del 8,1% respecto a 2017, su contribución fue del 6,7% de la energía final. Dentro de los usos directos de las renovables se observa un leve repunte de los usos térmicos y un crecimiento importante de los biocarburantes. El consumo de biodiésel experimentó un incremento del 42,4% y el de bioetanol un 12,7% durante el año 2018.

En el caso de la energía final bruta procedente de energía renovable, medida de referencia para el cumplimiento de los objetivos del 20% a 2020, se ha experimentado un leve retroceso situándose en el 17,3%.

Las exportaciones suman un nuevo récord

Las exportaciones volvieron a marcar un récord en la serie histórica con 4.739 millones de euros de exportaciones en bienes y servicios, arrojando un saldo neto exportador de 2.746 millones de euros. Este saldo neto exportador de las energías renovables contrasta con el déficit energético de nuestra balanza comercial, que se situó en -25.132 millones. Comparado con el total del déficit nacional (33.840 M€), el déficit energético supone el 74%, por lo que se hace evidente la necesidad de apostar por las energías renovables como solución a la pérdida de divisas que suponen las importaciones energéticas.

Crecimiento del empleo en un sector que será puntero

El empleo creció un 3,3% respecto al año anterior, y el Sector Renovable registró un total de 81.294 empleos en términos globales en 2018. La creación de empleo de forma neta respecto a 2017 fue, por tanto, de 2.627 nuevos puestos de trabajo. Bien es cierto que esa mejora aún queda lejos de las tasas que se alcanzaron en el año 2008, con una cifra cercana a los 145.000 empleos directos e indirectos.

Por tecnologías, las energías que crearon nuevos puestos de trabajo netos en 2018 fueron: la eólica (1.961); la solar fotovoltaica (966); los biocarburantes (158); la minihidráulica (53); la geotermia de baja entalpía (13); la marina (11); la solar térmica (9); la minieólica (3) y la geotermia de alta entalpía (3). Por el contrario, destruyeron empleo solamente la biomasa (-507) y la solar termoeléctrica (-43).

Creciente esfuerzo investigador del sector renovable

En 2018 la inversión de las empresas renovables en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) supuso el 3,07% de su contribución al PIB. Al igual que en los últimos años, se observa que las energías renovables realizan inversiones de este tipo con un gran esfuerzo. De hecho, el esfuerzo fue casi el triple de la media de la economía española (1,2%) y muy por encima de la media de la Unión Europea (2,07%). Puntualmente, la inversión de las empresas renovables fue 2,56 veces mayor a la media española y 1,48 veces superior a la europea.

El Sector en su conjunto realiza una fuerte apuesta por las actividades de innovación, por ejemplo, en tecnologías como la eólica, la solar fotovoltaica, la solar termoeléctrica, la biomasa o la minihidráulica, con un alto grado de desarrollo, o de otras menos desarrolladas actualmente, como la marina, la minieólica o la geotermia de alta entalpía.

Un desarrollo que debe tener continuidad

El presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, celebró la actividad del sector y reclamó estabilidad para el desarrollo futuro “tras una moratoria de años hemos vuelto a poner el sector a máxima velocidad, lo que necesitamos ahora es planificación con consenso y estabilidad para no volver a paralizar el sector”.

El presidente de la Asociación se refirió a la inestabilidad política como una debilidad: “Conocemos nuestros objetivos europeos para 2030 y las cifras demuestran que la apuesta por estas tecnologías es ambiciosa, pero nos preocupan aspectos como el efecto depresor, los vertidos y otros aspectos propios de la evolución futura del mix energético como si las señales que da el mercado son y serán correctas para cumplir los objetivos del Plan y si las inversiones van a ser o no rentables”.

Villarig fue optimista en la valoración de la futura actividad del sector, “España ha demostrado que cuenta con empresas experimentadas, magníficos recursos renovables y profesionales líderes en el ámbito mundial. Las energías renovables son una apuesta estratégica nacional que, si cuentan con una regulación estable y consensuada, pueden desarrollar una industria fuerte que nos permitirá alcanzar los objetivos para 2030 marcados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima”, concluyó Villarig.

0 30

Los promotores españoles de energías renovables, los propietarios de activos y los productores independientes de electricidad (IPP por sus siglas en inglés) están desaprovechando oportunidades para contactar con los inversores internacionales y maximizar el valor de sus activos en los mercados primario y secundario. Esta afirmación la realiza Augusta & Co., asesor financiero especializado en el sector de las energías renovables, que ha gestionado transacciones por un valor total de más de 10.000 M€ en toda Europa.

En particular, Augusta ha puesto de relieve las limitaciones de un enfoque restrictivo, según el cual los propietarios de activos españoles que venden proyectos optan por entablar conversaciones bilaterales con inversores conocidos, en lugar de tratar de ampliar el grupo de posibles compradores, tanto nacionales como internacionales, a través de un proceso de ventas estructurado.

Estas conversaciones bilaterales limitan el valor que los vendedores pueden desbloquear de sus activos y a menudo permiten que los compradores tomen la delantera y terminen dictando los precios. También vuelve a los vendedores vulnerables a las complejidades o debilidades del posible acuerdo de compraventa con respecto a factores tales como las garantías otorgadas o las sanciones financieras.

De hecho, Augusta estima que los productores independientes de electricidad y los promotores españoles podrían estar perdiendo hasta un 20% del valor potencial de sus activos como resultado de las limitaciones del poder de negociación y de la incapacidad de contactar plenamente con la comunidad inversora internacional.

Actualmente, España es un referente para las energías renovables europeas y ha registrado un enorme flujo de operaciones en los últimos 18 meses, lo que demuestra el considerable apetito de los inversores“, declara Axel Narváez, Director General y Responsable de Augusta & Co. en España. “Sin embargo, para mantener este impulso y para que los propietarios puedan sacar el máximo provecho de sus proyectos operativos o en desarrollo, el mercado debe asegurarse de que está abierto a los inversores que mejor se adaptan a estos activos y de que los hagan partícipes“.

Al entrar en un proceso de ventas estructurado, apoyado por un asesor con una red genuinamente internacional, los desarrolladores y los productores independientes de electricidad en España pueden mitigar los riesgos inherentes al trato con una sola parte, y asegurar que logran un valor de venta óptimo.

Para los propietarios de activos españoles, un proceso de ventas estructurado gestionado de forma independiente atraerá a una gama más amplia de inversores potenciales, incluidos los inversores institucionales de España y del extranjero. Esto creará un entorno más competitivo en el que los vendedores tendrán un mayor control sobre los términos de la operación y la valoración de su proyecto o cartera.

Al crear, y luego seleccionar, una lista restringida de inversores, los asesores pueden asegurar que se buscan compradores con un interés genuino en el activo y que están dispuestos a ofrecer un precio óptimo. A su vez, el contacto con la comunidad inversora internacional en su conjunto apoyará los objetivos de España de duplicar con creces su base instalada de activos renovables y alcanzar el ambicioso objetivo del 74% de generación eléctrica renovable en el año 2030.

La vocación de servicio y de diálogo abierto con la sociedad que caracteriza a la Fundación Renovables le lleva a compartir con el resto de actores y entidades que participan en la Semana Europea de la Movilidad (#SemanaDeLaMovilidad19, #SEM19) sus propuestas en materia de movilidad urbana sostenible, las cuales pueden consultarse en toda su extensión en el último informe publicado, titulado “Escenario, políticas y directrices para la transición energética”.

La solución al problema del transporte (atascos, ruidos, contaminación, etc.) no puede venir desde el propio sector del transporte (con la creación de más infraestructuras viarias para aliviar los atascos, pues estas volverán a saturarse, en una espiral sin fin) sino desde el urbanismo y la ordenación del territorio: ubicando más cerca los distintos bienes y servicios para que así no sea necesario desplazarse tan lejos. Se trata de procurar la máxima accesibilidad con la menor movilidad motorizada posible, especialmente si esta tiene lugar en modos motorizados privados. Ello solo es posible desde la “creación de cercanía”, esto es, recuperando el modelo de ciudad de distancias cortas, multifuncional y diversa que siempre había caracterizado a las ciudades españolas.

La Fundación Renovables considera por tanto que se debe gestionar la movilidad urbana y el sector transportes a través de planes integrales que, con criterios de sostenibilidad, ahorro y eficiencia, apuesten por un cambio radical en las tendencias y patrones actuales, de modo que:

  • Se gestione y racionalice la demanda de movilidad (demanda no equivale a necesidad), minimizándola gracias a una nueva configuración del espacio urbano en el que todos los servicios básicos municipales y comercios se encuentren a una distancia fácilmente accesible a pie. Dicho con otras palabras, se debe apostar por la recuperación de la escala de barrio.
  • Se haga hincapié en la gestión y conservación de las infraestructuras, frente al discurso hegemónico de nueva construcción o ampliación de las ya existentes, donde prima el beneficio económico.
  • Se apueste, de forma clara e inequívoca, por los modos no motorizados de transporte (marcha a pie y en bicicleta) en intermodalidad con el transporte público colectivo.

Defienden un cambio en la concepción de la movilidad, de manera que se consolide un criterio de servicio público y uso compartido, minimizando la demanda de movilidad motorizada por disponibilidad de bienes y servicios de cercanía, con prácticas de mínimo consumo y emisiones contaminantes y abandonando progresivamente la utilización de vehículos con motor de combustión interna. Este cambio en la concepción de la movilidad abre un amplio abanico de oportunidades para re-diseñar el modelo de ciudad, revitalizar el tejido productivo local y servir de mecanismo tractor de la economía.

El marco de actuación tiene como finalidad conseguir un cambio de modelo de movilidad urbana cuyo objetivo sea garantizar la accesibilidad a los distintos bienes y servicios sin necesidad de apostar necesariamente por el uso del automóvil privado. El nuevo modelo de movilidad urbana que defienden es bajo en carbono, con cero emisiones de gases contaminantes, más inclusivo y económico, en base a:

  • Una planificación y un diseño urbanístico que garanticen la máxima accesibilidad con la menor movilidad motorizada posible, de manera que se maximicen los desplazamientos a pie y en bicicleta en condiciones de seguridad.
  • El desarrollo de una red de transporte público colectivo suficientemente potente y accesible para el conjunto de la ciudadanía, de manera que pueda asumir el grueso de aquella movilidad motorizada que aún deba producirse tras la introducción de criterios de accesibilidad y creación de cercanía, pues no todo estará lo suficientemente cerca para todo el mundo y al mismo tiempo. Este transporte público deberá ser eléctrico y abastecido por completo con fuentes renovables de energía.

Para asumir la fracción restante de la movilidad motorizada (el grueso ha de ser asumida por transporte público colectivo) se debe potenciar el vehículo eléctrico (automóviles, bicicletas, patinetes, etc.), igualmente a partir de electricidad generada completamente con fuentes renovables y siempre desde una consideración de uso compartido (carsharing, carpooling, etc.).

La Fundación Renovables muestra su profunda preocupación ante el fracaso de las negociaciones y la incapacidad de la clase política para conformar un gobierno estable en España. Los sucesivos meses de gobierno en funciones y las repetidas citas electorales -con sus correspondientes campañas y disolución de las Cortes Generales- dibujan un escenario de parálisis política que resulta profundamente contradictorio con la declaración del estado de emergencia climática en España recién aprobada en el Congreso de los Diputados. La emergencia climática solo se puede encarar con un gobierno estable, políticas audaces y comprometidas y leyes ambiciosas, coherentes con el sentido de urgencia de la declaración.

La repetición electoral supone una oportunidad perdida para articular un gobierno de emergencia climática que impulse un proyecto renovado de país y ponga en el centro la transición ecológica de nuestra economía a través de un Pacto de Estado de Energía y Cambio Climático, creando además una Vicepresidencia de Transición Ecológica para coordinar toda la acción ministerial. El objetivo es consolidar un marco regulatorio fiable, exigente y duradero, dando prioridad a la energía como un derecho básico, escaso y de primera necesidad.

Resulta inaceptable que España aún no tenga en vigor una Ley de Cambio Climático, anunciada por primera vez en el otoño de 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy. Junto a ella, están pendientes una profunda reforma del sector eléctrico, que apueste por la electrificación de los consumos energéticos y de este modo garantice cero emisiones de gases de efecto invernadero en destino, para lo cual es imprescindible una tarifa eléctrica transparente y variable, nuevas tarifas sociales, etc.; una política fiscal medioambiental que grave aquello que se quiere paulatinamente desterrar e incentive aquello que se quiere extender; una modificación de la Ley de Bases del Régimen Local para dotar de más capacidades a las entidades locales y que puedan liderar las políticas de adaptación; el cierre sin mayor demora del carbón y la nuclear, que no pueden tener cabida en la sociedad actual en el contexto de los tiempos de emergencia climática en los que nos desenvolvemos; el fomento sin fisuras de la movilidad sostenible y el vehículo eléctrico desde una consideración de servicio público y uso compartido; el desarrollo del autoconsumo, particularmente el compartido, el cual ofrece además extraordinarias posibilidades para hacer frente a situaciones de pobreza energética; la rehabilitación de viviendas y la reordenación de los bienes y servicios urbanos con criterios de máxima accesibilidad con la menor movilidad motorizada posible, entre otros. Todo ello englobado en un marco de transición justa que proteja a numerosos colectivos sociales y comarcas afectados por el cambio de modelo, corrija impactos y garantice la equidad intergeneracional e interterritorial.

Nada de ello podrá acometerse, a pesar de su urgencia y demanda social unánime, hasta que haya un gobierno estable, con un proyecto sólido de país y comprometido con cambiar el modelo energético y afrontar la descarbonización completa de nuestra economía.

0 26

La inversión mundial en nueva capacidad renovable alcanzará los 2,6 b$ al cierre de esta década, un período en el que la energía solar ha sido líder entre todas las tecnologías de generación, según las nuevas cifras del informe Global Trends in Renewable Energy Investment 2019, publicado antes de la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU.

El informe ha sido coordinado por ONU Medio Ambiente, en cooperación con el Centro de Colaboración para la Financiación del Clima y las Energías Sostenibles de Frankfurt School–ONU Medio Ambiente, y producido en conjunto con BloombergNEF. Además, cuenta con el respaldo del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania.

De acuerdo con el informe la potencia renovable instalada (excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas) se habrá cuadruplicado ‐ de 414 GW a 1.650 GW ‐ cuando culmine esta década.

Solo la energía solar atrajo 1,3 b$, la mitad de toda la inversión en el período en cuestión. A fines de 2019, la capacidad habrá crecido de 25 GW a principios de 2010 a un estimado de 663 GW, una cantidad suficiente como para abastecer a aproximadamente 100 millones de hogares promedio en EE.UU. durante un año.

La energía renovable generó el 12,9% de la electricidad en 2018, por encima del 11,6% en 2017. Esto evitó alrededor de 2.000 Mt de emisiones de CO2 el año pasado, un ahorro sustancial, dado que las emisiones globales del sector eléctrico en 2018 alcanzaron 13.700 Mt.

Si se incluyen todas las tecnologías de generación (fósiles y libres de carbono), al final de la década se habrá instalado una capacidad neta de 2.366 GW. La solar lideró esta expansión, con 638 GW instalados, seguida por el carbón (529 GW), eólica y gas se sitúan en tercer y cuarto lugar (487 GW y 438 GW, respectivamente).

La competitividad en costes de las energías renovables también aumentó drásticamente durante la década. El LCOE de la electricidad ha disminuido 81% desde 2009 en el caso de la energía solar fotovoltaica y un 46% en el de la energía eólica terrestre.

2018, otro año con más de un cuarto de b$ en inversiones

La inversión global en energías renovables alcanzó 272.900 M$ en 2018, tres veces más que los fondos destinados a capacidad de generación con carbón y gas. Si bien el monto fue un 12% menor al del año anterior, por noveno año consecutivo se excedió el umbral de los 200.000 M$ y por quinto año consecutivo se superaron los 250.000 M$, indica el informe, que desde 2007 ofrece una revisión anual del sector.
La cifra de 2018 se logró a pesar de las continuas caídas en los costes de capital de los proyectos solares y eólicos, y un cambio de política que afectó el respaldo financiero en China en la segunda mitad del año.

En 2018 se alcanzó un récord de 167 GW de nueva capacidad renovable, frente a los 160 GW en 2017.

El informe también estudia otras inversiones no relacionadas con la capacidad renovable, como el dinero destinado a empresas tecnológicas y especializadas. Todos estos tipos de aportes mostraron aumentos en 2018. La inversión en I+D de gobiernos y empresas aumentó un 10%, hasta 13.100 M$, mientras que el capital recaudado por las compañías de energía renovable en los mercados públicos fue un 6% más alto (6.000 M$), y el capital de riesgo y la inversión de capital privado aumentó un 35%, llegando a 2.000 M$.

Si se consideran estas categorías, además de la creación de nueva capacidad, la inversión total en energía renovable llegó a 288.300 M$ en 2018, un 11% menos que la cifra récord de 325.000 M$ alcanzada en 2017.

Las renovables proliferan, aunque China sigue a la cabeza

China ha sido, con mucho, el mayor inversor en energías renovables durante esta década, con un balance de 758.000 M$ entre 2010 y la primera mitad de 2019. Le siguen EE.UU., con 356.000 M$ y Japón, con 202.000 M$. Los países de Europa, en conjunto, destinaron 698.000 M$ a aumentar la capacidad renovable durante el mismo período, con Alemania como líder (179.000 M$), seguida por Reino Unido (122.000 M$).

Si bien China siguió siendo el mayor inversor individual en 2018 (con 88.500 M$, un 38% menos que en 2017), el año pasado la inversión en capacidad de renovable se extendió más que nunca: 29 países destinaron más de 1.000 M$ cada uno, frente a los 25 de 2017 y los 21 de 2016.

España, Vietnam, Ucrania y Sudáfrica se encontraban entre los países del “club de más de 1.000 M$” y vieron aumentar la inversión en más de cinco veces en 2018. India es un inversor en renovables cada vez más importante, con un compromiso de 11.000 M$ en 2018 y un total de 90.000 M$ entre 2010 y el final del primer semestre de este año.

0 29
Cimentación del aerogenerador

GES, proveedor integral de ingeniería, construcción y mantenimiento para energías renovables (eólica, solar e hidroeléctrica) construirá 5 parques eólicos en Aragón. A su finalización, los parques contarán con una potencia instalada de 231 MW. Se espera que las obras terminen en el segundo trimestre de 2020.

El proyecto está dividido en dos fases: Valdejalón, que incluye los parques de El Cabezo (49MW) y Portillo II Fase I (45,6MW) y fase II (38MW) y Valdejalón Oeste, compuesto por Virgen de Rodanas I (49,4MW) y Virgen de Rodanas II (49,4MW).

El conjunto de parques de Valdejalón está gestionado por la empresa danesa Copenhagen Infraestructure Partners P/S (CIP) a través de su fondo Copenhagen Infraestructure III K/S (CI-III). CIP es una sociedad gestora de fondos especializada en infraestructuras energéticas, tales como eólica offshore, eólica onshore, fotovoltaica, biomasa y el aprovechamiento energético de residuos, transmisión y distribución de energía y otros activos energéticos como la capacidad de reserva y el almacenamiento. La compañía opera en Europa, Norte América y el Sudeste Asiático.

Proveedor integral

GES es responsable de los trabajos de ingeniería, aprovisionamiento y construcción del proyecto. La compañía está trabajando ya en la ingeniería de detalle, y será la encargada del BOP completo (Balance of Plant), tanto la obra civil, con los más de 60 km de viales y las 61 cimentaciones y plataformas para los aerogeneradores de 85 metros que se instalarán en el parque; como la obra eléctrica, que incluye la red de media tensión subterránea con más 55 km de longitud de zanjas y la línea de evacuación en 132 kV de otros casi 50 km, que conectará las dos nuevas subestaciones con una subestación de interconexión existente.

0 18
Parque eólico marino East Anglia One (I)

Iberdrola ha conectado a la red eléctrica británica el parque eólico marino East Anglia One, que construye en aguas del Mar del Norte, a unos 50 km de la costa del condado inglés de Suffolk, y cuya puesta en marcha está prevista para el próximo año.

En concreto, el primero de sus 102 aerogeneradores, denominado WTG E19, ya ha suministrado energía eléctrica limpia a la subestación terrestre ubicada en la localidad de Burstall. Su filial ScottishPower Renewables, que ya ha instalado 25 turbinas en el emplazamiento a lo largo de este verano, irá conectándolas a la red paulatinamente.

Con una inversión aproximada de 2.500 M£ y cubriendo área de 300 km2, East Anglia One es uno de los proyectos en desarrollo más relevantes de Iberdrola y la mayor iniciativa renovable promovida nunca por una empresa española.

Cuando entre en operación, en 2020, el parque será el mayor del mundo, al contar con una capacidad instalada de 714 MW, con la que abastecerá de energía limpia a 630.000 hogares británicos.

La construcción de East Anglia One está impulsando la industria eólica marina en Europa, dando ocupación a más 1.300 personas en varios países (España, Reino Unido, Países Bajos y Emiratos Árabes Unidos) y siendo clave para varios sectores, como el naval.

El proyecto ha tenido un gran efecto tractor en España, ya que Iberdrola ha contado con la participación empresas locales como Navantia, Windar o Siemens-Gamesa para el desarrollo de buena parte de los componentes claves del parque.

Características técnicas de East Anglia One

  • 102 aerogeneradores de Siemens Gamesa componen el parque, cada uno con una capacidad de 7 MW. Una vez instalados tendrán una altura total de 167 m.
  • Una subestación marina (Andalucía II), fabricada por Navantia en Puerto Real (Cádiz), será la encargada de recoger la electricidad producida por los aerogeneradores y transformar la tensión para poder trasladarla a la costa, de lo que se encargan dos cables de exportación en el fondo del mar, cada uno de cerca de 85 km.
  • Estos cables se unen a otros seis subterráneos en tierra de unos 37 km., desde Bawdsey hasta un nuevo transformador terrestre en Burstall, que conecta el parque eólico marino a la red nacional.
  • De las 102 cimentaciones tipo jacket, Navantia ha fabricado 42 en Fene (España) y Windar ha construido los pilotes en Avilés (Asturias). Las otras 60 cimentaciones las han fabricado Lamprell en los Emiratos Árabes Unidos y Harland & Wolff en Belfast.

Iberdrola, firme apuesta por la eólica marina

Durante los próximos años, Iberdrola redoblará su apuesta por la energía eólica marina, con el desarrollo de una cartera de proyectos superior a los 10.000 MW. Este crecimiento se articulará, fundamentalmente, en torno a tres ejes: el Mar del Norte, el Mar Báltico y Estados Unidos.

De este modo, la generación limpia en el mar será un pilar fundamental de la estrategia de la compañía, que prevé destinar al negocio renovable un 39% de los 34.000 M€ de inversión contemplados para el periodo 2018-2022: 13.260 M€.

Actualmente, el grupo ya tiene en operación dos parques eólicos marinos: West of Duddon Sands, puesto en marcha en 2014 en el Mar de Irlanda; y Wikinger, en aguas alemanas del Mar Báltico y en funcionamiento desde diciembre de 2017.

En Estados Unidos, Iberdrola ya está promoviendo el mayor parque eólico marino a gran escala del país: Vineyard Wind. Situado frente a las costas del estado de Massachusetts, sus 800 MW de potencia serán capaces de atender las necesidades energéticas de 1 M de hogares.

En Alemania, la empresa se adjudicó, en abril de 2018, dos nuevas instalaciones en el Báltico con una potencia total de 486 MW: Baltic Eagle y Wikinger Süd.

A estos nuevos parques se sumará Saint-Brieuc, en aguas francesas, cuya entrada en operación se prevé para 2022. Tendrá una potencia de 496 MW y estará ubicado frente a la costa de la Bretaña francesa, 20 km mar adentro.

Con los proyectos en marcha, la compañía habrá instalado 2.000 MW eólicos marinos a finales de 2022, a los que se añadirán otros 1.000 más allá de ese año.

Iberdrola se encuentra ante una gran oportunidad de crecimiento, puesto que tanto en Reino Unido como en Estados Unidos existen ambiciosos objetivos de nueva potencia eólica marina para los próximos años: 30.000 MW para 2030 en el primero y 25.000 MW en el segundo, con diferentes horizontes temporales.

COMEVAL
ELT
COFAST-PASCH
AERZEN
IMASA