Tags Posts tagged with "renovables"

renovables

0 14

Aragón se ha convertido en el epicentro de las energías renovables de España: Las Majas – con siete proyectos-, El Saso, Hiladahonda, Monforte o Cañaseca, son algunos de los parques eólicos que ya están en marcha en la zona. Pero, además, más de la mitad de los proyectos de energía eólica adjudicados en las dos últimas subastas públicas nacionales se ubican en esta comunidad. La clave de estas localizaciones es el viento del Valle del Ebro, el Cierzo, que sopla alrededor de 150 días al año y en ocasiones con rachas de más de 100 km/h. Su frecuencia y fuerza causa, a veces, molestias a los ciudadanos, pero también facilita la obtención de energía limpia en una sociedad en transición y hacia una economía baja en carbono.

Desde 2018, CEMEX ha suministrado los hormigones necesarios para la construcción de gran parte de los parques eólicos ubicados en la zona de Azuara (Zaragoza). Así, hasta la fecha, CEMEX ha entregado unos 35.000 m3 de diferentes hormigones para la ubicación de los aerogeneradores y los centros de transformación necesarios para la evacuación de la energía generada a las líneas eléctricas. La fecha prevista de fin de proyecto en Azuara es 2020 con un total de 200 aerogeneradores adicionales instalados. Asimismo, la compañía suministrará también el hormigón necesario en diversos proyectos de energía eólica que se construirán o se pondrán en marcha en los próximos meses. Se estima que, cuando estén terminados los diferentes parques, CEMEX habrá suministrado 70.000 m3 de hormigones y 750.000 t de zahorras para la puesta en marcha de los viales de acceso. Se trata de una cifra, similar al hormigón utilizado para construir dos de los rascacielos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, de más de 200 m de alto cada uno.

Hormigón: imprescindible en los parques eólicos

El hormigón es un material imprescindible para fijar al suelo el aerogenerador , de 85 mde alto y unas palas de 45 m de largo, que debe resistir la fuerza de potentes rachas de viento. En este sentido, el hormigón es único material de construcción capaz de afianzar al suelo, con garantías, estas infraestructuras.

Los aerogeneradores necesitan para su sujeción unas zapatas de 20 m de diámetro y más de 3 m de profundidad rellenas de diferentes hormigones, entre ellos los de alta resistencia (de al menos 45 MPa) para la zona de anclaje entre la zapata de cimentación y la torre. En este sentido, la construcción de cada base precisa de 400 m3 de hormigón o lo que es lo mismo, la carga completa de unas 50 hormigoneras.

CEMEX es una compañía experta en suministro de materiales para este tipo de instalaciones. Prueba de ello es que ha participado en la construcción de multitud de parques y entre ellos el que fue en su día el mayor parque eólico del mundo en el estado de Oaxaca en México. Esta instalación la construyó Acciona, con hormigón de CEMEX y se levantó con el acuerdo de suministrar una parte importante de la energía generada a las fábricas de cemento CEMEX del país.

Construcción de los accesos

También se ha suministrado gran parte del árido necesario para la construcción de los viales, necesarios para el traslado de los materiales y componentes para la puesta en marcha del parque eólico y que servirán para el mantenimiento y acceso a la instalación. La construcción de los viales ha necesitado de unas 400.000 tde árido, procedente de una cantera propiedad de CEMEX situada en el mismo término municipal de Azuara.

Construir estas instalaciones es siempre un reto logístico, ya que se trata de proyectos ubicados generalmente en terrenos de difícil acceso y complicadas condiciones orográficas, pero para CEMEX también supone una gran satisfacción al tratarse de iniciativas que contribuyen al cuidado del planeta y a reducir las emisiones de CO2, un compromiso por el que CEMEX lleva trabajando casi dos décadas al objeto de alcanzar una industria sostenible, que contribuya a construir un futuro mejor para todos.

0 15

Audax Renovables, cuya actividad se centra en la comercialización y la generación de electricidad 100% renovable, ha firmado el contrato llave en mano o contrato EPC (Engineering, Procurement and Construction) entre Da Vinci Energía, filial propiedad 100% de Audax Renovables, y Risen Energy Spain, perteneciente al grupo Risen Energy Co. Ltd, para la construcción de la planta fotovoltaica Cañamares en el municipio de Fontanar (Guadalajara, Castilla-La Mancha) con una potencia de 5 MWp; iniciándose de forma inminente los trabajos de construcción de dicha planta.

Del mismo modo, en las próximas semanas se prevé la firma del contrato EPC e inicio de construcción con Risen Energy Spain, de las plantas fotovoltaicas Carolinas I y II de 10 MWp en total, ambas ubicadas en el municipio de El Casar (Guadalajara, Castilla-La Mancha).

El inicio de las obras de estos proyectos se enmarca dentro de la estrategia del grupo de aumentar su cartera de generación con el objetivo de suministrar a sus clientes energía de origen renovable producida en sus propias plantas.

El desarrollo de los mencionados proyectos, por una suma total de 320 MW, permitirá suministrar, una vez se inicie su puesta en marcha, unos 600 GWh al año de energía verde, que equivale al consumo anual de más de 175.000 hogares.

El Grupo Audax, en esta nueva etapa de crecimiento, continúa con su hoja de ruta en cuanto a la consecución de los objetivos para 2022 de aumentar la cartera de clientes de 305.000 a 500.000 y de suministrar un total de 15 TWh de energía.

0 22
Inversión mundial en capacidad renovable, 2004 a 2019. Las cifras representan la financiación de activos a escala comercial de nuevos proyectos eólicos, solares, de biomasa y de valorización energética de residuos, geotérmicos, pequeña hidroeléctrica y marina, además de sistemas solares a pequeña escala. Los totales de años anteriores se han revisado en esta ronda para reflejar nueva información. Fuente: BloombergNEF. / Global renewable energy capacity investment, 2004 to 2019. The figures represent utility-scale asset finance of new wind, solar, biomass and waste-to-energy, geothermal, small hydro and marine power projects, plus small-scale solar systems. Prior years’ totals have been revised in this round, to reflect new information. Source: BloombergNEF.

La inversión en capacidad renovable en todo el mundo fue de 282.200 M$ el año pasado, un 1% más que los 280.200 M$ de 2018, con China, el mayor mercado del mundo, retrocediendo, pero el segundo, EE.UU., alcanzando un nuevo récord. Los últimos datos de BloombergNEF (BNEF) muestran cómo lo que habían sido unos primeros meses de 2019 moderados dieron paso a una segunda mitad más ocupada, siendo los aspectos más destacados la eólica terrestre en EE.UU., y en particular, la eólica marina en China y Europa.

El aumento tardío de la financiación de eólica marina llevó la inversión de capacidad en ese sector a 29.900 M$, un aumento del 19% respecto a 2018 y 2.000 M$ más que en el año récord anterior, 2016. Entre los proyectos eólicos marinos que alcanzaron el cierre financiero en el cuarto trimestre se encuentran: el complejo eólico Neart na Gaoithe, de 432 MW, frente a la costa escocesa, con 3.400 M$, el proyecto Miamos Formosa II de 376 MW frente a Taiwán, de 2.000 M$ y la instalación Fuzhou Changle C de 500 MW en el Mar de China Oriental, con 1.500 M$. El primer proyecto de eólica marina que se financiará en Francia, Saint Nazaire, de 480 MW y 2.500 M$, obtuvo su visto bueno en el tercer trimestre (1).

Los desarrolladores de eólica marina en China adelantaron 15 proyectos para superar el vencimiento programado de la tarifa de alimentación de ese país. BNEF espera que el impulso global del sector continúe en 2020, con el foco puesto en proyectos a escala de gigavatios en el Mar del Norte británico y los primeros parques comerciales en la costa este de EE.UU.

Al observar las cifras generales de inversión en renovables en 2019, la energía eólica (en tierra y en alta mar) lideró el camino con 138.200 M$ a nivel mundial, un 6% más. La energía solar estuvo muy cerca con 131.100 M$, un 3% menos. La caída de los costes de capital de eólica y solar significa que es probable que las dos combinadas hayan visto alrededor de 180 GW añadidos el año pasado, 20 GW por encima de la cifra de 2018.

Entre los sectores más pequeños, la biomasa y la valorización energética de residuos registraron una inversión de 9.700 M$ en 2019, un aumento del 9%. La energía geotérmica languideció hasta 1.000 M$, un 56% menos. Los biocombustibles disminuyeron un 43% a un estimado de 500 M$, y la inversión en pequeñas centrales hidroeléctricas cayó 3% hasta 1.700 M$ (2).

China fue nuevamente el mayor inversor en energías renovables, con 83.400 M$ en 2019, pero esto fue un 8% menos que en 2018 y el nivel más bajo desde 2013. China vio un aumento del 10% en la inversión en eólica, con 55.000 M$,, pero la energía solar cayó un 33% hasta 25.700 M$, menos de un tercio de la elevada cifra alcanzada en 2017.

EE.UU. fue el segundo país que más invirtió en capacidad renovable, con 55.500 M$, un 28% más que en 2018. Decisivo en esto fue la prisa por parte de los desarrolladores eólicos y solares para calificar para los créditos fiscales federales que están programados para reducirse en 2020 Es notable que en este tercer año de la presidencia de Trump, que no ha sido particularmente partidario de las energías renovables, la inversión en energía limpia en EE.UU. estableció un nuevo récord. El segundo año más alto para la inversión (45.700 M$) llegó en el primer año de Trump, 2017. Estas tecnologías son más competitivas en coste que nunca, y el descenso en el crédito fiscal en el horizonte hizo que el mercado estuviera particularmente ocupado en 2019.

Europa se situó detrás de EE.UU. en 2019, invirtiendo 54.300 M$ en capacidad renovable, un 7% menos. España lideró el camino con 8.400 M$, un 25% más que en 2018 y la cifra anual más alta para este país desde 2011. Los 6.000 M$ de inversión solar en España en 2019 son impresionantes porque estos proyectos se están desarrollando a un coste por megavatio récord bajo. Los desarrolladores están construyendo plantas fotovoltaicas en base a tarifas bajas acordadas en subastas administradas por el gobierno o, cada vez más, sin ningún tipo de apoyo de subsidios.

Reino Unido invirtió 5.300 M$, un 40% menos y su nivel más bajo desde 2007. Alemania bajó un 30% hasta 4.400 M$, su nivel más bajo desde 2004, y Suecia bajó un 19% hasta 3.700 M$, pero Países Bajos subieron un 25% llegando a 5.500 M$, Francia creció un 3% llegando a 4.400 M$, y Ucrania un 56% con 3.400 M$.

Japón invirtió 16.500 M$ en capacidad renovable, principalmente solar, en 2019, un 10% menos, mientras que Australia comprometió 5.600 M$, un 40% menos. India invirtió 9.300 M$ en energía verde, un 14% menos que en 2018, mientras que los Emiratos Árabes Unidos invirtieron un récord de 4.500 M$, casi todo para el complejo termosolar y fotovoltaico Al Maktoum IV de 950 MW en Dubai.

En Latinoamérica, Brasil aumentó la inversión en renovables en un 74%, con un total de 6.500 M$ el año pasado, mientras que México comprometió 4.300 M$, un 17% más, Chile 4.900 M$, cuatro veces más, y Argentina 2.000 M$, un 18% menos.

La definición más amplia de BNEF de inversión total en energía limpia, que incluye el dinero destinado a I+D y a empresas especializadas a través de emisiones de acciones en mercados públicos y acuerdos de capital de riesgo y capital privado, fue de 363.300 M$ en 2019, fraccionalmente superior a los 362.500 M$ del año anterior. Esta definición incluye no solo a las energías renovables, sino también a empresas involucradas en otras actividades bajas en carbono, como la eficiencia energética, los contadores inteligentes, el almacenamiento de energía y los vehículos eléctricos.

Dentro de este total, los mercados públicos invirtieron 9.300 M$ en energía limpia, un 13% menos que en 2018, mientras que los inversores de VC/PE aportaron 10.500 M$, un aumento del 6% y su cifra más alta desde 2010. Las compañías estadounidenses de vehículos eléctricos representaron las mayores ofertas en ambas categorías: Tesla con una emisión secundaria al mercado público de 862,5 M$, y Rivian Automotive con una ronda de capital privado de 1.300 M$. La inversión en I+D en energía limpia, tanto corporativa como gubernamental totalizó 45.700 M$ en 2019, un 1% más.

(1) Algunas de las cifras de costes de capital de proyectos son estimaciones.
(2) Las cifras de inversión de BNEF excluyen centrales hidroeléctricas de más de 50 MW.

0 40

Según la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), la participación de las energías renovables en la matriz energética mundial debería aumentar más del doble para 2030 para avanzar en la transformación energética global, lograr objetivos de desarrollo sostenible y un camino hacia la seguridad climática. La electricidad renovable debería suministrar el 57% de la energía global para el final de la década, frente al 26% actual.

Un nuevo folleto 10 Years: Progress to Action, publicado para la décima Asamblea anual de IRENA, muestra los avances mundiales recientes y describe las medidas que aún se necesitan para ampliar las energías renovables. Los datos de la Agencia muestran que la inversión anual en energía renovable necesita duplicarse de alrededor de 330.000 M$ en la actualidad, a cerca de 750.000 M$ para desplegar energía renovable a la velocidad requerida. Gran parte de la inversión necesaria se puede cubrir redirigiendo la inversión planificada en combustibles fósiles. En torno a 10 b$ están planificados actualmente para inversiones en energía no renovable para 2030, lo que pone en riesgo los activos bloqueados y aumenta la probabilidad de exceder el presupuesto mundial de carbono de 1,5 grados en esta década.

Las inversiones adicionales generan importantes ahorros de costes externos, incluida la minimización de pérdidas significativas causadas por el cambio climático como resultado de la inacción. Los ahorros podrían ascender a entre 1,6 b$ y 3,7 b$ para 2030, entre tres y siete veces superiores a los costes de inversión para la transformación energética.

La caída de costes de la tecnología continúa fortaleciendo el caso de las energías renovables. IRENA señala que los costes de la energía solar fotovoltaica han caído en casi un 90% en los últimos 10 años y los precios de los aerogeneradores terrestres han caído a la mitad en ese mismo período. Para finales de esta década, los costes de las energías solar fotovoltaica y eólica pueden competir con los de las energías convencionales. Las dos tecnologías podrían cubrir más de un tercio de las necesidades mundiales de energía.

Las energías renovables pueden convertirse en una herramienta vital para cerrar la brecha del acceso a la energía, un objetivo clave de desarrollo sostenible. Las energías renovables aisladas de la red se han convertido en una solución clave para expandir el acceso a la energía y ahora brindan acceso a alrededor de 150 millones de personas. Los datos de IRENA muestran que el 60% del nuevo acceso a la electricidad puede ser cubierto por energías renovables en la próxima década, con sistemas independientes y minirredes proporcionando los medios para casi la mitad del nuevo acceso.

Endesa X y supermercados Consum han firmado una alianza, gracias a la cual se instalarán, inicialmente, 110 puntos de recarga para vehículos eléctricos en los aparcamientos de 55 centros de la Cooperativa. Los primeros 23 ya están operativos y otros 20, a punto de entrar en funcionamiento. Las “islas de energía” se repartirán por Andalucía, la Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Cataluña y la Región de Murcia, aunque se irá ampliando a más ubicaciones, y contarán con una electricidad generada por fuentes 100% renovables.

La tecnología de las instalaciones que se colocarán será de hasta 50 kW, lo que permite la carga de un vehículo aproximadamente en media hora (dependiendo del porcentaje de carga previo del vehículo y de sus características), el tiempo que tardan los clientes, habitualmente, en hacer la compra. Para poder realizar las recargas, los usuarios tendrán que tener la aplicación de Endesa X, Juice Pass (disponible en IOs y Android) para activar el servicio y comenzar el proceso. No será necesario registrarse para usar la App, ya que también podrá realizarse la recarga y el pago de manera puntual con una tarjeta de crédito.

Sin embargo, crear un perfil en la aplicación y registrarse en Juice Pass reporta ventajas al cliente: se agiliza el proceso; se accede a toda la información detallada del punto de recarga, precios y horarios; se puede monitorizar el detalle de las recargas en tiempo real y acceder al historial de recargas y facturas; y hay descuentos en el precio de las recargas.

Consum se convierte así en la primera cadena de supermercados española en implementar una amplia red de recarga de acceso público -que además se podrá ir ampliando-, y ofrecer a sus clientes un nuevo servicio.

Endesa X: Desarrollando infraestructura de acceso público

Este acuerdo de colaboración con Consum permite a Endesa X avanzar en su plan de expansión de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos de acceso público. La compañía anunció el año pasado un plan para instalar 8.500 puntos de recarga en lugares de acceso público hasta 2023, con una inversión de 65 millones de euros, el plan más ambicioso existente en España.

En esta primera fase (2018-2019), Endesa X quiere establecer una red de 2.000 puntos de recarga para conectar ciudades de más de 35.000 habitantes, así como los 15.000 kilómetros de vías principales que existen en España, para garantizar que el 75% de la población disponga de infraestructuras públicas de recarga en su municipio. Esto permitirá que los conductores tengan siempre un punto de recarga a una distancia inferior a 100 kilómetros.

En una segunda etapa (entre 2021 y 2023), se instalarán otros 6.500 nuevos puntos de recarga de acceso público en centros comerciales, parkings, cadenas hoteleras, áreas de servicio o en la vía pública para acompañar el crecimiento del mercado del vehículo eléctrico, dotando de mayor cobertura de infraestructura de recarga a las zonas urbanas y los principales nodos estratégicos de comunicación, tanto en la península como las islas.

Acciona ha puesto en operación en el último trimestre de este año dos nuevos proyectos de energías renovables en Chile: el parque eólico San Gabriel (183 MW), en la región de La Araucanía, y la planta fotovoltaica Almeyda (62 MWp), en la región de Atacama. De esta manera la compañía incrementa en un 84% la potencia operativa en el país, reforzando su posición como el principal generador de energía 100% renovable en el mercado eléctrico.

La puesta en marcha de San Gabriel y Almeyda ha elevado la capacidad renovable de Acciona en Chile a 536 MW, al sumarse al parque eólico Punta Palmeras (45 MW), en la región de Coquimbo, conectado en 2014, y a la planta fotovoltaica El Romero Solar (246 MWp), en Atacama, en servicio desde noviembre de 2016.

La capacidad de generación de Acciona continuará creciendo en 2020, cuando finalice la construcción del parque eólico Tolpán (84 MW), en la región de la Araucanía, y de la planta fotovoltaica Usya (64 MWp), en la región de Antofagasta, hitos que se prevén para mediados de año.

El crecimiento de Acciona en Chile se ha sustentado en estos años en los contratos derivados de las adjudicaciones en dos de las subastas públicas de energía para clientes regulados en Chile, y en los acuerdos de venta de energía con compañías como Google, Falabella, ENAMI, LATAM Airlines, Aguas Chañar y ECONSSA.

0 6

Dos días más tarde de lo previsto, tras muchos esfuerzos multilaterales, la Cumbre de Clima finalizó en medio de una gran expectación mediática y ciudadana, pero sin lograr cerrar los acuerdos que se había marcado como objetivo. Sin embargo, es positivo que la necesidad de actuar frente al cambio climático haya abierto todos los informativos durante las dos últimas semanas, lo que sin duda constituye una excelente noticia y sienta las bases para acelerar el cambio de modelo energético que tanto necesitamos.

Desde la Fundación Renovables destacamos el esfuerzo y compromiso mostrado por el gobierno español, al haber sido capaz de organizar, en el tiempo récord de un mes, un evento de la magnitud y complejidad como es la Cumbre del Clima. Particularmente, la ministra Teresa Ribera y su equipo han peleado de manera muy significativa en la recta final de las negociaciones para lograr cerrar un acuerdo.
A pesar de que la sociedad civil no tiene dudas con respecto a la necesidad de actuar con celeridad siguiendo las recomendaciones que nos hace la ciencia, lo cierto que es la Cumbre del Clima celebrada en Madrid ha permitido constatar la enorme brecha existente entre la comunidad científica y los gobernantes de numerosos países, puesto que el nivel de compromiso y ambición para hacer frente a la emergencia climática deja mucho que desear.

En efecto, desde el punto de vista técnico, la COP25 ha sido un fracaso sin paliativos al no haber avanzado en ninguno de los puntos clave. En primer lugar, no se ha culminado el desarrollo del artículo 6 (sobre la regulación de los mercados de carbono) del Acuerdo de París, pendiente desde la COP24 de Katowice, y que se posterga ahora hasta la COP26 en noviembre de 2020 en Glasgow. A pesar de que en absoluto es la panacea -lo que hay que hacer es reducir las emisiones globales con la mayor celeridad-, la regulación de los mercados de carbono es importante: permite que países y empresas con unos niveles de emisión superiores a los que tienen establecidos puedan pagar a otro para que reduzca la cantidad de gases equivalente a través de proyectos de mitigación y adaptación. Ahora bien, cuando el principal objetivo de una Cumbre del Clima es acordar mecanismos de comercio de emisiones en lugar de reducciones reales de las mismas, y ni siquiera se acuerda eso, el balance no puede ser más negativo. “Una decepción”, en palabras del propio Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres.

En segundo lugar, tampoco se ha logrado reforzar la ambición de manera global, pues solo 84 países (de los 195 que suscribieron el Acuerdo de París) se han comprometido a presentar objetivos más ambiciosos de recorte de emisiones en 2020. Entre los grandes ausentes se encuentran China, Estados Unidos, India y Rusia, que generan el 57% de las emisiones globales. Estos países permitirían, -si no rectifican su postura actual, continúan con modelos energéticos obsoletos e ignoran todas las advertencias sociales y científicas-, que se produzca un incremento de 3,2 grados de la temperatura global a finales del siglo XXI.

A pesar de ello, la buena noticia es que, entre los países que sí se han comprometido a presentar objetivos de reducción de emisiones más ambiciosos durante 2020, se encuentran importantes países europeos como Francia, Alemania, Reino Unido y España. Por tanto resulta esperanzadora la apuesta de liderazgo de la UE y, particularmente, del gobierno español, que esperamos se vea reflejada en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que finalmente se apruebe en los próximos meses, el cual debería -en coherencia con las declaraciones efectuadas por la ministra Teresa Ribera en los días finales de la Cumbre- presentar objetivos de reducción de emisiones mucho más ambiciosos.

Ha sido también una oportunidad perdida para parte del sector energético en su conjunto, que ha dedicado ingentes sumas de dinero a efectuar greenwashing para su beneficio particular y ha mostrado una falta de sensibilidad muy clara. Se ha dedicado demasiado dinero a meras actividades publicitarias y a presentar la apuesta de futuro de las grandes eléctricas. En lugar de ello, el dinero debería haberse destinado a desarrollar iniciativas concretas que contribuyan a acelerar y culminar cuanto antes la transición energética, que necesariamente ha de ser muy rápida y ambiciosa y no un cambio tranquilo y paulatino, dada la situación de emergencia climática en la que nos encontramos.

Finalmente, destacamos que el sector energético ha obviado completamente a la parte fundamental y clave del futuro sistema eléctrico, los consumidores. Estos no han sido mencionados en ningún momento en toda la Cumbre, así como tampoco la necesidad de desarrollar unos mejores hábitos de consumo responsable respecto al uso de la energía. Dicha ausencia evidencia que el sector energético solo está interesado en el mantenimiento de su cuota de mercado y en la maximización de sus beneficios.

0 19

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) se ha sumado al compromiso de desarrollo de energías renovables junto con otras asociaciones españolas, y representantes de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Uruguay. Un acuerdo firmado en el marco del Energy Day de COP25, y con el que el sector eólico español se identifica como tecnología clave para liderar la transición hacia un modelo energético mundial más sostenible.

El convenio firmado por las 12 asociaciones adheridas tiene como objetivo principal establecer las líneas maestras de colaboración para avanzar en el desarrollo de las energías renovables en los distintos países y colaborar en las estrategias sectoriales para el desarrollo de los proyectos renovables.

Juan Virgilio Márquez, CEO de la Asociación Empresarial Eólica, ha destacado que “la firma del compromiso de colaboración entre las asociaciones de renovables es un paso más para lograr resultados exitosos en la descarbonización de nuestras economías, incrementar el peso de las renovables y ayudar a combatir la emergencia climática. Precisamente, el marco de COP25, es el idóneo para refrendar con esta firma que el desafío del cambio climático es global y, por ello, los enfoques tienen que traspasar fronteras. El incremento de la eólica en el mundo para los próximos 10 años será exponencial y acuerdos como el que hoy se firma suponen estímulos para el desarrollo del sector eólico y de las renovables en su conjunto“.

José Ignacio Escobar, representante de Chile en el acuerdo y Presidente de ACERA, entidad que asume la Coordinación General de la alianza, señaló tras la firma que “este hito marca un punto de partida en lo que será un trabajo conjunto en más de ocho países, a través de asociaciones que tenemos como objetivo central promover las energías renovables, la sostenibilidad y la descarbonización para contribuir en la mitigación del cambio climático y mejorar la calidad de vida de las personas. Esta alianza, además de ser una instancia para compartir buenas prácticas, será un apoyo para promover inversiones en energías renovables en Iberoamérica e impulsar marcos regulatorios que sean afines y consistentes con las políticas ambientales y sociales de cada uno de los países. Estamos muy contentos y motivados con esta primera firma, que -esperamos- sea el primer paso de un largo trabajo conjunto”.

Las energías renovables son las protagonistas de la transición energética, y con ello de la disminución de emisiones de la industria. Además de aportar en la lucha contra el calentamiento global, las energías limpias son un factor fundamental también en la descontaminación local. La firma Iberoamericana desarrollada en la COP25 es sólo el primer paso para la consolidación de esta Red Renovable, que pretende seguir expandiéndose con el ingreso de nuevas asociaciones y países.

Mainstream Renewable Power, desarrollador global de proyectos renovables, ha realizado un pedido de 185 MW para el parque eólico Cerro Tigre, emplazado en la región de Antofagasta, Chile. El contrato incluye el suministro e instalación de 44 aerogeneradores V117-4.2 MW, además de un contrato Active Output Management 5000 (AOM 5000) de operación y mantenimiento del parque eólico para los próximos 20 años.

El proyecto eólico Cerro Tigre, procedente de la subasta de 2016, ya ha recibido los permisos medioambientales y de conexión a la red. La entrega de las aerogeneradores está planificada para el tercer trimestre de 2020, mientras que la puesta en marcha del parque está prevista para 2021.

Vestas fue pionera llevando la energía eólica a Chile en 2001 con el proyecto Alto Baguales, de 2 MW. Con este nuevo pedido, la compañía alcanza un total de casi 500 MW de pedidos firmes solo en 2019 y supera los 1,4 GW de capacidad eólica instalada o en construcción en el país, consolidando su cuota de mercado del 40%.

El proyecto Cerro Tigre respalda también el liderazgo de Vestas en el cono sur latinoamericano, que comprende Chile, Argentina y Uruguay, donde la compañía tiene una cuota de mercado del 50%.

Mix de generación de España en el escenario base. Fuente: BloombergNEF. Nota: El gráfico muestra una proyección para España peninsular (continental) y no incluye las islas españolas / Spain’s generation mix in the base scenario. Source: BloombergNEF. Note: The chart shows a projection for peninsular (mainland) Spain, and does not include Spanish islands

Maximizar el papel de las energías solar y eólica en los sistemas eléctricos de España y Chile desde ahora hasta 2050 dependerá de la medida en que se desplieguen y utilicen activos de flexibilidad como baterías y cargadores dinámicos de vehículos eléctricos. Esta es la principal conclusión de dos informes, publicados por BloombergNEF (BNEF) en asociación con Acciona.

Tanto España como Chile tienen recursos de clase mundial de luz solar y eólica y, por lo tanto, son ubicaciones privilegiadas para la acumulación de energía renovable en las próximas tres décadas. Los informes de BNEF modelan las perspectivas para el mix de generación de energía de los dos países para 2050, en función de varios escenarios. Tanto España como Chile tienen objetivos ambiciosos para descarbonizar sus sistemas eléctricos, el primero para la generación renovable y el segundo para el retiro de toda su flota de centrales eléctricas de carbón. Pero lograr esto, o acercarse, requerirá un enfoque en la flexibilidad, así como simplemente invertir dinero en energías renovables cada vez más baratas.

La flexibilidad es proporcionada por tecnologías que pueden aumentar o reducir rápidamente la cantidad de electricidad que entregan a la red, dependiendo del equilibrio entre el suministro de los generadores y la demanda de las empresas y los consumidores. Algunos ejemplos son las baterías de almacenamiento estacionario, los cargadores de vehículos eléctricos que cargan cuando los precios de la electricidad son bajos en lugar de en períodos pico, las interconexiones con otros países y, por el lado de los combustibles fósiles, las centrales eléctricas de gas de respuesta rápida.

Entre las conclusiones de los dos informes se encuentran:

• El escenario base para España muestra que las energías eólica y solar generarán el 51% de la electricidad total para 2030, y hasta el 75% para 2050, gracias al hecho de que son las opciones de menor coste en ese país para generar energía.
• El escenario base para Chile muestra un aumento de las energías eólica y solar pasando del actual 13% del suministro de la electricidad del país, al 40% para 2030 y al 67% para 2050. Se espera que el mercado sea abastecido en un 93% por energías renovables en ese año. En un escenario de eliminación del carbón, la cifra aumenta al 98%.
• En España, en un escenario en el que los costes del almacenamiento en baterías caen más rápidamente de lo esperado, el sistema eléctrico podría necesitar un 13% menos de capacidad de reserva de gas para 2050, tener un 12% menos de emisiones y acomodar hasta un 94% de generación sin carbono.
• En España, en un escenario en el que los vehículos eléctricos pueden cargar de manera flexible (para aprovechar horas de electricidad más barata), los costes adicionales para el sistema de transporte de electricidad pueden reducirse a la mitad. También conduciría a un 9% menos de emisiones que en el escenario base.
• Un aumento en la capacidad del interconexión entre España y Francia permitiría aumentar la participación de la electricidad sin carbono en relación con el caso base, y a un coste total ligeramente más bajo. Sin embargo, los beneficios son menos obvios a largo plazo, ya que la utilización de las interconexiones disminuye debido a la sobregeneración eólica y solar con mayor frecuencia en ambos países simultáneamente.
• Sin embargo, otro escenario en el que los costes del almacenamiento no se reducen tan bruscamente como se esperaba, generaría un 11% más de emisiones para 2050 y un 3% más de costes para el sistema que en el caso base.
• En Chile, las energías eólica y solar representan una oportunidad de inversión de 35.000 M$ entre ahora y 2050, y las baterías una oportunidad de 8.000 M$.
• En Chile, el carbón representa el 39% de la generación de electricidad en la actualidad y se espera que disminuya hasta el 6% en el escenario base, ya que pierde terreno debido a proyectos eólicos y solares más baratos.
• Para reducir aún más la generación a carbón y minimizar las emisiones de Chile, se requeriría una política gubernamental deliberada y un 25% más de inversión en nueva generación que en el caso base.

Growatt
SAJ Electric
AERZEN
COMEVAL