Tags Posts tagged with "renovables"

renovables

0 43

MasterD, empresa dedicada a la formación de profesionales del sector de las renovables con 25 años de experiencia, desarrolla todos sus programas formativos con el objetivo de que sus alumnos accedan a un puesto de trabajo. Para ello, apuesta por una formación abierta, adaptada al alumno para estudiar a distancia online, con un campus virtual de última generación, y con la posibilidad de realizar prácticas presenciales en aulas especializadas en los centros de MasterD repartidos por toda España.

El Instituto Tecnológico de MasterD cuenta con másteres profesionales en energías renovables y eficiencia energética, así como una oferta más específica como los cursos de Energía Eólica, Solar Fotovoltaica o Térmica.

La formación, en un tema tan vigente, actual e importante como las Energías Renovables, debe estar en continua actualización, ya que esta industria, como sucede en el resto de ramas como la automatización o comunicaciones, está en un continuo cambio, movido por los avances tecnológicos que suceden a velocidades de vértigo.

Nuevas tecnologías como las baterías de litio para aplicaciones solares, que van a revolucionar el mercado con sus altísimas eficiencias, varios miles de ciclos de vida útil, ausencia de efecto memoria, nulo mantenimiento, y otra serie de ventajas, han de estar presentes en toda formación en la materia que se precie. MasterD ha apostado e introducido en su oferta formativa esta tecnología, ya que pronto se extenderá y con los años se convertirá en el nuevo estándar de baterías solares.

MASTERD-2Además, “vamos a introducir los reguladores MPPT (seguimiento del punto de máxima potencia) en nuestros contenidos, al ser mucho más eficientes que los convencionales PWM (Pulse Width Modulation), ya casi en desuso y que pronto serán sustituidos”, explican desde MasterD.

Así mismo, MasterD utiliza en sus formaciones de renovables las últimas versiones de programas de cálculo como PVSol y TSol. Y, a partir de ahora, programas de comunicación con los inversores solares, como por ejemplo el programa VE Configure, para poder entender muchos más parámetros y conceptos relativos a los inversores y cargadores solares.

Con los recientes cambios en la legislación sobre autoconsumo, a partir de este año vamos a experimentar de nuevo un boom solar, y será frecuente que las empresas demanden constantemente perfiles especializados para poder cubrir sus necesidades. Entre ellos, destacan los ingenieros y técnicos en energía solar, con formación específica como el Máster Profesional en Energías Renovables, que en MasterD cuenta cada vez con más alumnos de éxito que consiguen trabajo gracias a que se trata de una formación muy específica.

Además, MasterD sigue colaborando activamente con empresas líderes del sector de las renovables, tanto en distribución de material fotovoltaico, como Sumsol, o directamente con fabricantes como Ferroli, Ingeteam y próximamente, Goodwe; realizando talleres y jornadas prácticas abiertas, donde se imparten contenidos de actualidad, como el ya mencionado autoconsumo solar, ahora en boca de todo el mundo.

Pero lo mejor de todo es que los alumnos del Instituto Tecnológico de MasterD pueden realizar las prácticas formativas de su curso en estas y otras muchas empresas de renovables, además de acceder automáticamente a una bolsa de empleo exclusiva para estudiantes de MasterD.

Si quieres saber más sobre autoconsumo, te recomendamos que veas el siguiente vídeo; y si estás interesado en formarte en este sector, con una previsión de futuro espectacular, no dejes de informarte sobre la formación de la mano de las empresas más potentes del sector que ofrece el centro MasterD.

Soltec lanza la segunda edición de su programa formativo Solteach. La empresa líder en fabricación y suministro de seguidores solares, con sede en Molina de Segura (Murcia), pone a disposición de los profesionales de la Ingeniería a nivel nacional 20 plazas libres a ocupar por los mejores expedientes al finalizar sus estudios y por aquellos profesionales que quieran especializarse en renovables en el sector de la energía fotovoltaica.

El plazo para inscribirse comenzó el 15 de mayo. Las solicitudes podrán enviarse hasta el domingo 2 de junio y se tratará de un curso intensivo de 80 horas en dos semanas. La primera semana las clases se impartirán en la Escuela de Negocios y Administración de Empresas ENAE (Murcia), y la segunda semana será en las instalaciones de Soltec. La formación también incluye una visita a una de las plantas fotovoltaicas de la compañía.

Este programa busca dar la oportunidad a los profesionales más brillantes de acercarse y formarse en la empresa referente en Murcia de Energías Renovables con mayor crecimiento en los últimos años y mayor cota de mercado en Latinoamérica y EEUU. Además, el becario tendrá la suerte de formarse de la mano de nuestra experimentada plantilla de ingenieros, posibilitando la ampliación de sus conocimientos, participando en nuestros proyectos y favoreciendo así su inserción laboral.

Durante la formación, los docentes evaluarán a todos los alumnos y, aquellos con mejores resultados, serán contratados en prácticas durante tres meses. Después de este periodo, los seleccionados podrán entrar a formar parte de la plantilla de la empresa.

“En Soltec estamos muy comprometidos con la creación de empleo y, a través de este programa, buscamos dar la oportunidad a los mejores profesionales del sector de formarse en energía renovable”, afirma Raúl Morales, CEO de Soltec.

Más información y envío de solicitudes AQUÍ

De acuerdo con la última revisión anual de la Agencia Internacional de la Energía, la inversión mundial en energía se estabilizó en 2018, terminando con tres años consecutivos de disminución, ya que el gasto de capital en el suministro de petróleo, gas y carbón se recuperó, mientras que la inversión se estancó en eficiencia energética y renovables.

Los hallazgos del informe World Energy Investment 2019 señalan un desajuste creciente entre las tendencias actuales y los caminos para cumplir con el Acuerdo de París y otros objetivos de desarrollo sostenible.

La inversión global en energía totalizó más de 1,8 b$ en 2018, un nivel similar al de 2017. Por tercer año consecutivo, el sector eléctrico atrajo más inversiones que la industria del petróleo y el gas. El mayor salto en la inversión total en energía se produjo en EE.UU., impulsada por un mayor gasto en el segmento upstream, en particular en el gas de esquisto, pero también en las redes eléctricas. El aumento redujo la brecha entre EE.UU. y China, que sigue siendo el mayor destino de inversión del mundo.

Aún así, incluso cuando las inversiones se estabilizaron, la aprobación de nuevos proyectos convencionales de petróleo y gas no alcanzó lo que se necesitaría para satisfacer el sólido y continuo crecimiento de la demanda energética mundial. Al mismo tiempo, hay pocos signos de una reasignación sustancial de capital hacia la eficiencia energética y las fuentes de suministro más limpias, necesaria para alinear las inversiones con el Acuerdo de París y otros objetivos de desarrollo sostenible.

La inversión en energías renovables disminuyó, ya que las adiciones netas de capacidad se mantuvieron estables y los costes se redujeron en algunas tecnologías, pero también fueron respaldadas por las plantas en desarrollo. La menor inversión en energía solar fotovoltaica en China se vio compensada en parte por un mayor gasto en renovables en algunas áreas (por ejemplo, EE.UU., países en desarrollo en Asia).

El gasto en eficiencia energética se mantuvo estable por segundo año consecutivo, con un progreso limitado en la expansión de la cobertura de políticas. A pesar de las crecientes ventas de vehículos eléctricos, la eficiencia del transporte se ha estancado, mientras que el gasto en edificios disminuyó.

La inversión en calor y transporte renovables disminuyó, pero el gasto en nuevas plantas de biocombustibles creció.

grafica

El mundo está presenciando un cambio en las inversiones hacia proyectos de suministro energético que tienen plazos de construcción más cortos. En generación de energía y en el sector upstream de petróleo y gas, la industria está poniendo en marcha capacidad más de un 20% más rápido que a principios de la década. Esto refleja que la industria y los inversores buscan gestionar mejor los riesgos en un sistema de energía cambiante, y también que mejoraron la gestión de proyectos y disminuyeron los costes de los activos de ciclo más corto, como la energía solar fotovoltaica, la energía eólica terrestre y el gas de esquisto americano.

A pesar de que las decisiones de invertir en centrales eléctricas de carbón disminuyeron a su nivel más bajo en este siglo y las paradas aumentaron, la flota global de carbón continuó expandiéndose, particularmente en los países asiáticos en desarrollo.

Las inversiones continuas en plantas de carbón, que tienen un ciclo de vida largo, parecen estar dirigidas a llenar una brecha creciente entre la mayor demanda de energía y una nivelación de la generación esperada de las inversiones en tecnologías bajas en carbono (renovables y nucleares). Sin tecnología de captura de carbono o incentivos para retiros anticipados, la energía del carbón y las altas emisiones de CO2 que produce, seguirán siendo parte del sistema energético mundial durante muchos años. Al mismo tiempo, para cumplir los objetivos de sostenibilidad, la inversión en eficiencia energética debería acelerarse, mientras que el gasto en energía renovable se duplicará para 2030.

Entre los principales países y regiones, India tuvo el segundo mayor salto en inversión en energía en 2018 después de EE.UU. Sin embargo, las regiones más pobres del mundo, como el África subsahariana, enfrentan riesgos financieros persistentes. Solo recibieron alrededor del 15% de la inversión en 2018, aunque representan el 40% de la población mundial. Mucho más capital debe fluir hacia los países menos desarrollados para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible.

El informe también encontró que el gasto público en investigación, desarrollo y demostración en energía está muy lejos de lo que se necesita. Mientras que el gasto público en este segmento aumentó moderadamente en 2018, liderado por EE.UU. y China, su participación en el producto interio bruto se mantuvo estable y la mayoría de los países no están gastando más de su producción económica en investigación energética.

Saft ha ampliado su gama de sistemas de almacenamiento de energía de Li-ion con la nueva Intensium Max 20 High Energy (HE), que ofrece una capacidad de almacenamiento de 2.5 MWh en un contenedor estándar de 20 pies. Con el nuevo contenedor totalmente integrado, Saft puede abordar la mayoría de las aplicaciones de red, renovables, comerciales e industriales que requieren soluciones de almacenamiento de energía a gran escala, capaces de realizar múltiples ciclos diarios con tiempos de descarga típicos de 2 a 4 horas.

Las principales aplicaciones para el Intensium Max 20 HE son las de desplazamiento de energía en el tiempo (time-shifting) para grandes parques fotovoltaicos y eólicos, así como para permitir a las empresas de servicios públicos diferir la inversión en la red a través de líneas eléctricas virtuales, y aplicaciones behind-the-meter para grandes empresas industriales y comerciales.

Al desarrollar el Intensium Max 20 HE, Saft se ha centrado en lograr altos niveles de seguridad, fiabilidad y facilidad de mantenimiento en un diseño que es “el mejor de su clase” en cuanto a densidad de energía, eficiencia energética, vida útil y rendimiento con 1,2 MW de potencia y 2,5 MWh energía almacenada. El contenedor integra todas las funciones esenciales de control, gestión térmica y seguridad, en una arquitectura flexible y escalable que proporciona el componente básico para la creación de instalaciones a gran escala de hasta 100 MW.

Hervé Amossé, Vicepresidente Ejecutivo de Transporte, Telecomunicaciones y Grid de Saft, dijo: “Saft tiene una gran experiencia en el diseño, fabricación y suministro de sistemas de Li-ion en contenedores, que han establecido una trayectoria excepcional en aplicaciones que requieren alta potencia para duraciones cortas, como soporte de frecuencia y servicios auxiliares. Hemos puesto esta gran experiencia en este contenedor de cuarta generación que nos permite abordar una gama mucho más amplia de aplicaciones que requieren una alta energía suministrada durante largos períodos de tiempo“. “Anticipamos que el Intensium Max 20 HE será un elemento vital en la nueva estrategia de Saft para ofrecer un ESS llave en mano integrado, en la que la batería forma parte de un sistema completo que incluye todos los elementos hasta la conexión a la red“.

El Intensium Max 20 HE se basa en un nuevo enfoque “no tripulado” para el diseño del contenedor, sin necesidad de un pasillo de acceso interno para el mantenimiento, ya que se puede acceder a los módulos de Li-ion y los sistemas de control desde el exterior. Junto con los nuevos módulos más grandes y los diseños avanzados de celdas, esto ha permitido un aumento significativo en la densidad de energía dentro de un contenedor estándar de 20 pies, que ofrece facilidad de transporte y manejo en el sitio.

Otra ventaja del diseño en contenedores de Saft es que los sistemas están completamente equipados y probados en condiciones controladas en fábrica. Esto garantiza que lleguen al sitio listos para plug-play para una instalación y puesta en servicio rápida y fácil. Saft asume la responsabilidad de cada aspecto de su diseño e integración y brinda garantías a largo plazo, un punto importante para los clientes que desean maximizar la fiabilidad y la disponibilidad.

Saft puede atender a clientes en todo el mundo al hacer que Intensium Max 20 HE esté disponible a través de tres centros de fabricación ubicados en América del Norte, Europa y Asia, con los primeros envíos programados para septiembre de 2019 para un proyecto europeo de almacenamiento eólico.

Naturgy ha desarrollado un proyecto de I+D+i consistente en una plataforma de software inteligente para optimizar instalaciones energéticas renovables en edificios. El proyecto ha sido cofinanciado por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) y se ha realizado en colaboración con el grupo de investigación de Termotecnia de la Universidad de Sevilla (US), siendo el catedrático Servando Álvarez el investigador principal del mismo.

El proyecto, denominado PIDIM, ha recibido el premio EnerTIC a la mejor iniciativa TIC en Smart Buildings 2018, otorgado por la Plataforma de empresas TIC para la eficiencia energética EnerTIC.
El objetivo de Naturgy con este proyecto es disponer de una herramienta propia que permita ofrecer al mercado servicios energéticos de alto valor añadido, con instalaciones que incluyan generación eléctrica distribuida y almacenamiento térmico y eléctrico. La plataforma inteligente desarrollada permitirá, a partir de datos básicos de consumo y características del edificio, identificar las soluciones más adecuadas a la tipología del edificio en cuestión y sus variables de contorno. Además, incluye la variable de la movilidad eléctrica y cómo integrarla adecuadamente en el edificio.

Los investigadores del grupo de Termotecnia de la Universidad de Sevilla señalan que “esta plataforma de dimensionado automático permite estudiar miles de alternativas de una manera rápida y robusta y tiene en cuenta las necesidades, zonas, usos y otras muchas características del edificio para ofrecer una solución energética óptima, que incluye instalaciones complejas de multigeneración (no sólo electricidad, sino también frío y calor) y almacenamiento”.

A partir de los datos de consumo del cliente, la plataforma proporciona una solución a nivel de anteproyecto de una instalación de multigeneración. Los campos de aplicación principales serán tanto edificios existentes del sector terciario, con un consumo energético significativo, como instalaciones de multigeneración que incluyan tecnologías innovadoras de producción energética mediante energías renovables apoyadas por sistemas de almacenamiento térmico y eléctrico. El uso de esta herramienta permitirá incluir, desde fases muy incipientes de un proyecto de servicios energéticos, medidas relacionadas con el potencial de ahorro.

La energía flexible es el resultado de ajustar la oferta y la demanda de energía en tiempo real en cada centro de consumo reduciendo la demanda de energía a la que realmente se necesite y desplazándola en función de la disponibilidad de renovables. Así define Javier García Breva la energía flexible en su último informe IPM, editado por IMEDIA, que presentó junto a Joan Herrera, Director General del IDAE.

Según el experto y líder de opinión Javier García Breva, la energía flexible es posible a través de las sinergias y la interacción entre el autoconsumo, baterías de almacenamiento, punto de recarga para el vehículo eléctrico, aplicaciones inteligentes y agregadores. “De esta manera se facilita al consumidor la gestión de la demanda, el acceso a la más alta eficiencia energética y su participación en el mercado eléctrico como consumidor activo”, explica.

En la presentación del Informe IPM “La energía flexible”, Joan Herrera, Director General del IDAE recalcó que las claves del nuevo modelo energético son la participación de los consumidores, la apertura de la competencia a nuevos actores, incentivar la generación en los centros de consumo y la fiscalidad verde.

Para Joan Herrera, “es necesaria la creación de conciencia de que nuestro país va a sufrir como ningún otro las consecuencias del cambio climático; sin embargo, España tiene un escenario de oportunidades como no ha tenido nunca y el PNIEC es solo el primer instrumento”. El Director General del IDAE señaló el modelo de subastas y de redes como objetivos a analizar para cambiar un modelo que se ha quedado antiguo; así como las comunidades locales de energía para que las ciudades dejen de ser un sumidero de energía.

La energía flexible es viable en el 80% de los edificios

La flexibilidad del sistema energético permite estabilizar la red eléctrica, reducir costes e inversiones y abaratar la factura de la electricidad. Es viable económicamente en el 80% de viviendas y edificios, sustituye a la energía de respaldo y permite la integración masiva de renovables y eficiencia energética.

Por ello, Javier García Breva ha citado como ejemplos de energía flexible a EE.UU., que contará en 2023 con 88 GW de flexibilidad de demanda residencial gracias al autoconsumo fotovoltaico con almacenamiento y carga de vehículos eléctricos en las viviendas, con incentivos al consumidor a través de contadores y tarifas inteligentes. Y al operador del Reino Unido que se prepara para prescindir en 2025 del carbón y el gas, a través del crecimiento de las renovables con almacenamiento y gestión inteligente de la demanda.

La energía flexible reducirá hasta un 70% la demanda energética y un 54% la capacidad de respaldo
Según Javier García Breva, en las nuevas directivas europeas, los objetivos de renovables, eficiencia y reducción de emisiones son interdependientes, con una jerarquía por la que la eficiencia energética es lo primero, porque permite alcanzar objetivos más elevados de renovables y emisiones. Esta diferencia con las directivas anteriores obliga a modificar el organigrama de las administraciones públicas en las que las competencias para combatir el cambio climático están separadas de las competencias sobre los sectores más contaminantes y consumidores.

Javier García Breva citó el último informe de la Fundación Europea para el Clima que estima que la combinación de la eficiencia energética y la electrificación inteligente en el urbanismo y el transporte permitiría a España en 2050 reducir un 70% de la demanda y un 54% de la capacidad de respaldo.

Los municipios han de participar en la energía flexible

Los instrumentos para desarrollar la capacidad de energía flexible coinciden en gran parte con competencias de las administraciones regionales y locales. “El autoconsumo con almacenamiento, microrredes, rehabilitación energética, el edificio de consumo de energía casi nulo, los contadores con funciones de eficiencia energética, calefacción y refrigeración con renovables o el vehículo eléctrico integrado en la gestión energética del edificio son conceptos que deberán incluirse en las normas de las comunidades autónomas y ayuntamientos“, concluye Javier García Breva.

La termosolar con almacenamiento térmico reducirá la brecha de energía gestionable de acuerdo con GlobalData. El informe de la compañía, “Energy Storage – A Key Determinant for the Future of Concentrated Solar Power Market“, revela que la parada de plantas de carbón y el aumento de la entrada de fuentes renovables intermitentes para alcanzar los objetivos climáticos, brindan una oportunidad de mercado potencial para la termosolar con almacenamiento térmico.

La afluencia de fuentes de energía renovable, como la eólica y la solar, respaldada por ambiciosos objetivos y planes para eliminar gradualmente el carbón – o poner fuera de servicio la flota de carbón para reducir la huella de carbono de varios países, generará una brecha energética para la generación gestionable. La termosolar con almacenamiento de energía tiene la capacidad de cerrar esta brecha entre la demanda y la oferta de electricidad gestionable.

La potencia termosolar instalada a nivel mundial era de aproximadamente 5,6 GW a finales de 2018, de los cuales solo 2,6 GW son con almacenamiento energético. En contraste, del total de proyectos termosolares en varias etapas de desarrollo, el 95,8% de la potencia futura tiene almacenamiento. La mayoría de los proyectos termosolares con almacenamiento en funcionamiento tiene una capacidad de almacenamiento térmico en el rango de 6 a 10 horas. En el caso de la potencia termosolar en desarrollo, el 62.8% tiene un almacenamiento de 10 a 13 horas y el 14% tiene más de 13 horas de almacenamiento. Esto demuestra la importancia creciente que los desarrolladores y propietarios de proyectos le dan al almacenamiento durante muchas horas, no solo para proporcionar energía estable las 24 horas del día, los 7 días de la semana, sino también para reducir el coste de la generación de electricidad termosolar, al utilizar una mayor duración del almacenamiento de energía térmica.

Los resultados de las subastas de los últimos años indicaron una disminución del coste de generación de los proyectos termosolares con almacenamiento. 2017 y 2018 han sido años revolucionarios para la termosolar en términos de reducción de costes con precios para proyectos que se espera que se encarguen a partir de 2020 y que estén en el rango de 0,06 $/kWh a 0,12 $/kWh.

0 17

La Fundación Renovables lamenta que los partidos políticos no hayan concretado ni en sus programas ni en los debates electorales su postura ante temas tan relevantes para la sociedad y las futuras generaciones como la transición energética o el cambio climático. Estamos ante una situación crítica e ineludible en la que un mal uso de la energía, tanto en su generación como en su consumo, nos lleva inevitablemente a un agravamiento de los impactos del cambio climático y de la calidad del aire de nuestras ciudades, con todas las consecuencias que ello tiene sobre la salud, la economía y la sociedad.

Sin embargo, en los programas electorales y en los debates televisivos celebrados estos días, el diálogo en torno a la cuestión energética ha brillado por su ausencia. En el primer debate, emitido el día 22 de abril, no se mencionó prácticamente ninguna medida relacionada con la energía y, en el segundo, que tuvo lugar ayer, tampoco se profundizó sobre las actuaciones que cada uno propone.
Para alcanzar el objetivo, hoy mayoritariamente aceptado, de contar en 2050 con un sistema energético descarbonizado es necesario que España se fije objetivos mucho más ambiciosos para las próximas décadas tanto en reducción de emisiones como en electrificación de la demanda.

Objetivos mucho más ambiciosos

La Fundación Renovables ha realizado una comparativa de las propuestas energéticas de los programas electorales de Partido Popular-PP, Partido Socialista Obrero Español-PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, VOX, Esquerra Republicana y Partido Nacionalista Vasco, que se puede consultar en su página web. Tras el análisis, llama la atención la vaguedad con que la mayoría de ellos tratan temas vitales para la transición energética, cuando tanto Unidas Podemos como PSOE sí lo han contemplado en sus propuestas de Ley de Cambio Climático y ha sido precisamente el gobierno socialista el que ha sacado adelante el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) que ha enviado a Bruselas.

La Fundación insiste en la necesidad de alcanzar el 100% de reducción de emisiones en 2050 con respecto a 1990. Para lograrlo, las ciudades, verdaderos sumideros de energía, deben ser el centro de las actuaciones, ya que en ellas se produce el 75% del consumo energético. La mala calidad del aire de las ciudades es consecuencia de insistir en el uso de combustibles contaminantes. Sin embargo, ninguno de los partidos hace hincapié en este tema. Es fundamental poner en marcha la sustitución de los sistemas de climatización basados en combustibles fósiles por la electrificación y el uso de bombas de calor, acometer una verdadera reforma eléctrica, más propuestas de fiscalidad verde y un cambio radical del modelo de movilidad.

Apostar por las renovables sin apostar por la electrificación es una equivocación. Proponemos una electrificación generalizada de la demanda de energía (50% en 2030, 70% en 2040 y 80% en 2050). Tampoco en este punto los programas de las formaciones citadas fijan objetivos. El tratamiento que hacen sobre esta cuestión se reduce a medidas sobre eficiencia y rehabilitación energética que desde la Fundación Renovables consideramos insuficientes.

Electrificación y renovables

La electrificación tiene que ir necesariamente ligada a la generación con renovables de manera que suponga el 80% en 2030 y el 100% en 2040 y así poder cubrir el 100% de la demanda final de energía en 2050 con renovables. El PSOE establece un aumento de las energías renovables en el consumo de energía final como mínimo de hasta un 35% en 2030 (aunque en el borrador del PNIEC señalaba un 42%), con al menos un 74% de generación de electricidad de origen renovable y con el compromiso de alcanzar, en el horizonte de 2050, el 100% de la electricidad de origen renovable.

Unidas Podemos se compromete a alcanzar el 100% de la producción de fuentes renovables en 2040 mientras que Ciudadanos recoge el objetivo de alcanzar un modelo energético basado en energías renovables en 2050 y el PNV repite el objetivo europeo de lograr una cuota del 32% de renovables sobre el total. El resto de los programas analizados no fija porcentajes ni fechas concretas. Llama especialmente la atención lo escueto que es Vox a la hora de hablar de su política energética como aquella dirigida a lograr la autosuficiencia de fuentes sostenibles, limpias, eficientes, baratas y competitivas.

A pesar de la urgencia de erradicar el consumo de combustibles fósiles y uranio por ser ambos ineficientes, medioambientalmente no sostenibles y elementos principales de la inasumible dependencia energética española, en lo que se refiere al cierre de las centrales térmicas de carbón y el apagón nuclear, sólo Unidas Podemos se compromete a acometerlos en una fecha concreta: cierre de las centrales de carbón antes de 2025 y apagón nuclear antes del final de 2024.

La Fundación Renovables propone a 2030 el 80% de la flota para vehículo eléctrico de uso público (100% para VE nuevo) y el 60% de cuota de vehículo privado nuevo eléctrico e insiste en que no todo debe versar en torno al cambio de modelo de vehículos, sino también en una concepción de la movilidad bajo un criterio compartido y de servicio público. Es necesario, por tanto, minimizar las necesidades de transporte por servicios de cercanía, con prácticas de mínimo consumo y emisiones, abandonando progresivamente los vehículos de combustión interna.

Todo ello nos demuestra lo lejos que estamos del necesario Pacto de Estado que España necesita para evitar las erráticas actuaciones que en materia energética hemos sufrido en los últimos años con un elevado coste económico y medioambiental. Para recuperar el tiempo perdido ni siquiera podemos refugiarnos en las Directivas que salen de Bruselas: seis años de moratoria renovable han provocado que tengamos una dependencia de energía final del 82% y que hayamos perdido diez años en los que podíamos haber hecho mucho más para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones. Ya no llegamos seguro a cumplir con los compromisos europeos a 2020 (20% respecto a 1990) y habrá que redoblar esfuerzos si se quiere llegar al objetivo establecido por la UE a 2030 (40% respecto a 1990).

0 16

En plena recta final de la campaña electoral, las propuestas verdes y ecologistas están en auge: el medio ambiente, el cambio climático y la contaminación se encuentran más presentes que nunca en las propuestas electorales de los diferentes aspirantes.

Los programas de PSOE, PP y Podemos tratan ampliamente la transición ecológica y la descarbonización, mientras que Ciudadanos expone algunas medidas hacia un nuevo modelo energético y VOX elude el cambio climático y las energías renovables. En este escenario, el rumbo de la política energética y medioambiental en España está en juego y el resultado acercará o alejará al país del cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París.

No todos los partidos apoyan las energías renovables con el mismo entusiasmo: las formaciones políticas más inclinadas hacia posiciones progresistas, como Podemos o el PSOE, otorgan a la transición energética una relevancia superior a otros como el Partido Popular, Ciudadanos o VOX. Las propuestas en materia de energía van desde el pacto de Estado de energía que propone el PP y la obligación de instalar recargas eléctricas para automóviles en las estaciones de servicio del Partido Socialista, a la creación de una empresa pública de electricidad de Unidas Podemos o la reforma del actual sistema de tarifa eléctrica que promueve Ciudadanos.

  • Partido Socialista – La propuesta del PSOE se basa en el “Pacto de Estado de la Energía” que impulse una “transición energética” basada en las energías renovables y compatible con la sostenibilidad medioambiental. Además, el partido ha propuesto el “Green New Deal” (pacto social) como una “oportunidad para que nuestro país ocupe una posición de liderazgo en el proceso de la descarbonización de la economía global”, con el objetivo de que en 2030 el 74% de la electricidad será generado con fuentes renovables.
  • Partido Popular – Pablo Casado promete potenciar la penetración de las energías renovables mediante subastas competitivas y la incorporación de energías renovables en la climatización de edificios. Además, pretende establecer la exención del impuesto del valor de la producción de energía eléctrica a las nuevas instalaciones de energías renovables que se introduzcan en el sistema sin subvención. Para alcanzar los objetivos de la Unión Europea, el PP propone aprobar un Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030 y un Pacto de Estado para establecer un mix energético estable para 40 años.
  • Unidas Podemos – El partido propone la creación de una vicepresidencia de Transición Ecológica y un Nuevo Modelo Industrial para la “reindustrialización verde” con el recién presentado “Plan Horizonte Verde”. Un plan que busca una transformación masiva del modelo energético nacional, con objetivos de reducción de “la producción eléctrica basada en combustibles fósiles a la mitad en una década y alcanzar el 100% producción de energías renovables en 2040.
  • Ciudadanos – El partido de Albert Rivera propone un nuevo modelo energético, el Plan Estratégico de Transición Energética, basado en impulsar las energías renovables y el autoconsumo energético, así como el apoyo al desarrollo del vehículo eléctrico y el almacenamiento energético, la maximización de la utilización de fuentes de energías renovables y la promulgación de “una nueva Ley de Cambio Climático que regule de forma coherente y estable las políticas que afectan al clima.

 

La digitalización del sector para optimizar la gestión de activos e impulsar la inversión

Kaiserwetter2La creación de plantas renovables ha aumentado en España a lo largo del último año (392 MW de potencia eólica más sólo en 2018), así como la inversión en el sector, de cara al cumplimiento del acuerdo establecido por la UE. Según Kaiserwetter, España es hoy el quinto mercado fotovoltaico europeo en potencia instalada, pero actualmente es el mercado renovable más apetecible, en especial por su potencial de crecimiento fotovoltaico.

Según sus análisis, España debería poder liderar el mercado fotovoltaico europeo debido a que el sur de la península recibe tanta luz solar como el norte de África, 2.000 kWh/m2/año. Pero, según el informe del 2018 de REE, dentro del mix de generación limpia, la energía del viento supuso el 49%, la hidráulica el 34% y la solar únicamente el 11%, por lo que España no aprovecha esta energía como debería.

Al margen del resultado de las elecciones generales, Kaiserwetter señala que los objetivos de la UE son alcanzables mediante la adopción de la digitalización en el sector de las renovables. Para ello, la empresa ha lanzado recientemente ZULU, el primer Configurador Online de Servicios para energías renovables a nivel mundial, que permite facilitar la operación técnica y comercial de sus parques energéticos. ZULU permite a los gestores de parques energéticos seleccionar en línea módulos de servicios de acuerdo con las necesidades individuales del usuario, a un precio fijo que se muestra online al instante, brindando una transparencia inmediata de los costes. De esta manera, ZULU consigue imponer nuevos estándares en el mercado español y bajar los costes operacionales (OPEX) de las energías renovables a un nuevo nivel, dando como resultado un menor coste de generación de energía y una mayor competitividad para las energías renovables.

Además, su plataforma digital del IoT ARISTÓTELES, ofrece tecnología basada en Smart Data Analytics, Predictive Analytics e Inteligencia Artificial para activos y portfolios de energía renovable a nivel global. La plataforma IoT agrega datos técnicos, meteorológicos y financieros, permitiendo maximizar el rendimiento en la generación de energía renovable, así como maximizar el retorno de la inversión, minimizando los riesgos de inversión. De esta manera, ARISTÓTELES maximiza transparencia, un aspecto esencial para los inversores y para los bancos financieros, usuarios finales de esta plataforma del Internet de las Cosas, que demuestra cómo la digitalización puede lograr impulsar las inversiones en energías renovables a nivel mundial.

0 57

Ante la urgencia, cada vez más acusada, de emprender acciones climáticas de calado, un nuevo análisis realizado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) concluye que, con la ampliación del uso de las energías renovables, en combinación con la electrificación, se podrían lograr más de tres cuartas partes de las reducciones de emisiones relacionadas con la energía necesarias para cumplir los objetivos climáticos. Según la última edición de la publicación de IRENA, Transformación energética mundial: hoja de ruta hasta 2050, presentada en el Diálogo de Berlín sobre la Transición Energética, existen vías para satisfacer el 86% de la demanda mundial de electricidad con energías renovables. La electricidad supondría la mitad del mix mundial de fuentes de energía. El suministro eléctrico mundial se duplicaría con creces durante este período y, en buena medida, se generaría a partir de energías renovables, fundamentalmente solar fotovoltaica y eólica.

La carrera para garantizar un futuro climático seguro se encuentra en una fase decisiva“, afirmó el Director General de IRENA, Francesco La Camera. “Las energías renovables representan la solución más eficaz, y una ya existente, para revertir la tendencia al alza de las emisiones de CO2. Con la suma de las energías renovables y una electrificación más exhaustiva, es posible obtener más del 75% de la reducción requerida de emisiones relacionadas con la energía“.

Además, si se acelera la transición en consonancia con la hoja de ruta hasta 2050, la economía mundial podría generar un ahorro acumulado de hasta 160 b$ en los próximos 30 años en costes evitados en materia de salud, subsidios relacionados con la energía y daños climáticos. Cada dólar destinado a la transición energética se amortizaría hasta 7 veces. La economía mundial registraría un crecimiento del 2,5% en 2050. Sin embargo, los daños climáticos pueden generar importantes pérdidas socioeconómicas.

La transición hacia las energías renovables es lógica desde el punto de vista económico“, añadió La Camera. “A mitad de siglo, la economía mundial habría crecido y los empleos creados en el sector energético impulsarían el empleo mundial en un 0,2%. Unas políticas que fomentasen una transición justa, equitativa e inclusiva podrían potenciar al máximo los beneficios para los distintos países, regiones y comunidades. Además, también se aceleraría la consecución de un acceso asequible y universal a la energía. La transformación energética mundial va más allá de una transformación del sector energético. Es una transformación de nuestras economías y sociedades“.

No obstante, el informe alerta de que las acciones se retrasan. Mientras que las emisiones de CO2 relacionadas con la energía han seguido creciendo a una media del 1% anual en los últimos cinco años, para cumplir los objetivos climáticos mundiales, sería necesario reducir las emisiones un 70% por debajo de su nivel actual de aquí a 2050. Esto pasa por elevar sustancialmente el nivel nacional de ambición y por unos objetivos climáticos y de energías renovables más agresivos.

La hoja de ruta de IRENA recomienda que la política nacional se centre en estrategias a largo plazo de cero emisiones. Asimismo, destaca la necesidad de impulsar y aprovechar la innovación sistémica, lo que incluye el fomento de sistemas energéticos más inteligentes por medio de la digitalización y el acoplamiento de los sectores de uso final, en particular de la calefacción, la refrigeración y el transporte, a través de una mayor electrificación, promoviendo la descentralización y diseñando redes eléctricas flexibles.

La transformación energética está adquiriendo impulso, pero hay que acelerarla aún más“, concluyó La Camera. “La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la revisión de los compromisos climáticos nacionales adquiridos en el marco del Acuerdo de París constituyen hitos para elevar el nivel de ambición. Es vital que se emprendan acciones urgentes sobre el terreno a todos los niveles y, más concretamente, que se desbloqueen las inversiones necesarias para intensificar el impulso de esta transformación energética. La rapidez y el liderazgo con visión de futuro serán dos elementos críticos: el mundo de 2050 depende de las decisiones energéticas que tomemos hoy“.

COMEVAL