Tags Posts tagged with "sector eléctrico"

sector eléctrico

0 18

Altos funcionarios del sector eléctrico de Kenia han participado recientemente en un Study Tour organizado por el ICEX con el apoyo del Consorcio Español de Energías Renovables (SREC por sus siglas en inglés, Spain Renewable Energy Consortium), para conocer de primera mano la experiencia española en el ámbito de las energías limpias en distintas tecnologías. Kenia, cuya demanda energética está en aumento debido al gran desarrollo que está experimentando el país en los últimos años, está llevando a cabo varios proyectos en materia de energías renovables para aumentar la presencia de estas fuentes en su mix energético.

Con el objetivo de aprender del conocimiento de la industria española, líder durante años en la puesta en marcha de parques eólicos y plantas fotovoltaicas, altos funcionarios del sector eléctrico keniata visitaron distintas instalaciones de empresas pertenecientes al SREC.

Durante su Study Tour en España tuvieron la oportunidad de comenzar realizando una presentación del sector energético de su país a un nutrido grupo de asistentes en la sede del ICEX para, a continuación, tener reuniones B2B con diversas empresas españolas.

Posteriormente, se trasladaron a REE donde visitaron el centro de control y se les explicó el funcionamiento de la red, para una vez finalizada esta visita, continuar con la de la sala de control eólico de la empresa Elecnor.

Igualmente, durante la semana tuvieron ocasión de conocer la fase final de construcción de una planta fotovoltaica y visitar una planta termosolar de colectores cilindro-parabólicos con almacenamiento, ubicadas una junta a la otra muy cerca de la localidad de Alcázar de San Juan, ambas propiedad de ACS Cobra.

Por último, fueron acompañados a Navarra para visitar el Centro de Control de Energía Renovable (CECOER) de la empresa Acciona, así como una planta de biomasa en Sangüesa y un centro eólico experimental, ambos propiedad de la misma compañía, donde pudieron constatar el funcionamiento de un aerogenerador de 3 MW, y de una planta de almacenamiento de energía eólica en baterías.

La CNMC ha publicado la cuarta liquidación provisional de 2019 de abril del sector eléctrico, de energías renovables, cogeneración y residuos y del sector del gas natural.

Sector eléctrico
El desajuste provisional de ingresos registrado ha sido de -1.508 M€, 90 M€ menos de lo previsto para esta liquidación.

El total de ingresos se elevó a 4.221 millones de euros, mientras que el conjunto de costes se situó en 5.729 M (-1%). Dado que los ingresos no han sido suficientes para cubrir todos los costes reconocidos, el Coeficiente de Cobertura (la relación entre los costes que se pueden pagar con los ingresos disponibles y los que se deberían pagar con cargo a las liquidaciones provisionales) es del 69,3%.

La demanda en consumo se situó en 63.433 (GWh) (-3%).

En relación con los puntos de suministro, a finales de 2018 el mercado eléctrico estaba compuesto por 29,4 M de puntos de suministro. El 61,7% (18,1 M de puntos) eran suministrados por un comercializador en el mercado libre, mientras que el 38,3% restante (11,3 M de puntos) lo suministraba un comercializador de referencia mediante el denominado PVPC.

Energías renovables
Se han liquidado 63.700 instalaciones. La liquidación provisional acumulada y a cuenta para esta cuarta liquidación de 2019 asciende a 2.445 M€ (antes de IVA o impuesto equivalente)

Como consecuencia de los desajustes temporales entre ingresos y costes del sistema, se ha aplicado el citado Coeficiente de Cobertura. La cantidad que hay que pagar a cuenta a los productores asciende a 564 M€ (antes de IVA o impuesto equivalente).

La liquidación provisional a cuenta correspondiente al mismo periodo con cargo a los Presupuestos Generales del Estado es de 27,6 M€ antes de IVA o impuesto equivalente.

Sector gasista
El total de ingresos liquidables declarados por las empresas ha sido de 999 millones de euros, un 5,6% inferior al mismo periodo de 2018. El total de ingresos netos liquidables asciende a 936 M, un 3,7% inferior al de la misma liquidación del ejercicio anterior. Por su parte, los costes liquidables han ascendido a 17 M (un 17,8% inferiores al mismo periodo).

En consecuencia, el déficit provisional es de 89 M€, 2,7 veces más que en el mismo periodo de 2018. El índice de cobertura en esta cuarta liquidación es del 97,6% de la retribución acreditada.

La demanda nacional de gas en 2019 facturada hasta el 30 de abril ha sido de 103,9 TWh, lo que supone un incremento del 3,5% respecto a igual periodo de 2018.

El número de consumidores declarado por las empresas distribuidoras a 30 de abril de 2019 ha ascendido a 7,9 M, con un aumento interanual de 57.445 consumidores (+0,73%), de los que 6,31 M (el 80%)se suministran a precio libre y 1,57 M (el 20%) con tarifa de último recurso.

    0 22

    ENERGÍAS RENOVABLES

    IZHARIA INGENIERIA es una empresa de Ingeniería y Consultoría especializada en el sector eléctrico y con altos estándares de calidad en sus productos para ello está registrada en Repro, ISO 9001, e ISO 14001. Líder en energías renovables, ha realizado en España la planta fotovoltaica más grande de Europa con 500 MW. Da servicio tanto al sector de las energías renovables como a los sectores de generación convencional, transporte y distribución eléctrica. Colabora con las principales eléctricas de España realizando ingeniería de redes de gas y electricidad y de parques renovables. Desde sus sedes de España y Panamá da servicio a todos los continentes. Ha realizado proyectos en Australia, Jordania, Panamá y Uruguay, entre otros

    www.izharia.com

    Fuentes: Elaborado por AleaSoft con datos de REE y del Ministerio para la Transición Ecológica / Source: Prepared by AleaSoft using data from REE and the Ministry for the Ecological Transition

    AleaSoft analiza el contenido del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y sus propuestas para el sector eléctrico, donde se echa en falta el papel que la consultora prevé para las tecnologías del hidrógeno.

    El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) es un documento amplio y transversal que aborda el objetivo de la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) desde muchos ángulos, desde el transporte y la generación de electricidad, hasta el empleo y el I+D. El objetivo del Plan es alcanzar en 2030 una reducción de las emisiones del 20% respecto a los niveles registrados en 1990. Eso significa reducir más de un 30% los niveles de emisiones actuales. El borrador del Plan pone las bases para avanzar en la transición energética y lograr el objetivo último de descarbonizar totalmente la economía y convertir a España en un país neutro de carbono en 2050.

    En la transición energética y la reducción de emisiones de gases contaminantes, la generación de electricidad va a tener un papel central. El sector de la generación eléctrica es uno de los mayores responsables de la emisión de CO2 y demás gases de efecto invernadero, pero también es uno de los sectores con mayor poder de reducción de emisiones gracias a la producción de electricidad a partir de fuentes de energía de origen renovable.

    El objetivo del Plan es alcanzar en el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 35%. Concretamente para el sistema eléctrico, el objetivo es una generación de electricidad a partir de energías de origen renovable de cómo mínimo el 70% para 2030 y con el objetivo final del 100% en 2050. Para ello, el PNIEC propone instalar 69 GW de potencia renovable antes de 2030, y reducir la generación convencional en 15 GW.

    La tecnología estrella en esta revolución renovable va a ser la energía solar con 37 GW nuevos, de los cuales 32 GW serán de tecnología fotovoltaica y 5 GW de termosolar. Esta nueva potencia a instalar representa un incremento del 530% respecto a la actual. La segunda tecnología en potencia a instalar antes de 2030 es la eólica con 27 GW nuevos y un crecimiento de la potencia del 114%. Y ya por detrás de la solar y la eólica, con mucha menos nueva potencia están el resto de tecnologías renovables que supondrán otros 5 GW adicionales.

    Por el lado de la reducción de la generación convencional, la tecnología que se pretende eliminar más rápidamente es el carbón. En 2030 se prevé retirar al menos 8,7 GW de los 10 GW actuales, pero con la posibilidad de llegar a cerrar el 100% de las plantas si la seguridad de suministro lo permite. El Plan estima que las centrales térmicas de carbón ya no serán competitivas en 2030 si el precio de los derechos de emisiones de CO2 llega a los 35 €/t. Ahora mismo el precio de las emisiones se encuentra alrededor de los 23 €/t después de que se triplicara en 2018.

    La otra tecnología convencional condenada a desaparecer según el borrador es la nuclear. Para 2030 se espera reducir a la mitad la potencia instalada cerrando 4 GW. En menor escala, las otras tecnologías a reducir son la cogeneración, la generación con residuos y fuel-gas.

    Sorprende la voluntad del Plan de retirar hasta 2 GW de cogeneración. La patronal del sector ya ha mostrado su desacuerdo. La cogeneración es una de las maneras más eficientes de producir calor para la industria. Producir toda esa energía térmica utilizando directamente electricidad supondría un gasto desproporcionado para esas industrias. Según AleaSoft, la mejor estrategia para reducir las emisiones en las industrias que requieren calor es la cogeneración con gas renovable o incluso con hidrógeno, que, según la consultora, es el combustible del futuro y, además, no produce emisiones.

    Según destaca AleaSoft, la propuesta de transición renovable del Plan muestra de manera muy explícita la necesidad que las energías renovables continúan teniendo de una tecnología de respaldo debido a su naturaleza intermitente: para retirar 15 GW de potencia convencional hace falta instalar 69 GW de potencia renovable. El borrador apuesta por mantener el gas como tecnología de respaldo manteniendo la potencia instalada de esta tecnología al menos hasta 2030. Pero el respaldo para la producción renovable intermitente también es abordado desde otros dos ángulos: el almacenamiento y las interconexiones.

    De cara al almacenamiento de energía, el Plan promoverá las centrales hidroeléctricas reversibles con 3,5 GW nuevos que permitan gestionar la producción renovable y, adicionalmente, puedan apoyar la regulación de las cuencas en condiciones de fenómenos extremos. También se contempla la instalación de hasta 2,5 GW de baterías escalonadamente a medida que la tecnología vaya madurando.
    En AleaSoft se echa en falta la mención del hidrógeno como herramienta de almacenamiento de grandes cantidades de energía durante largos periodos de tiempo, siendo capaz de contrarrestar la estacionalidad de gran parte de la producción renovable. En el Plan solamente se menciona el hidrógeno como combustible alternativo para el transporte.

    Por la parte de las interconexiones, el Plan contempla los proyectos ya planificados de aumento de las interconexiones con Francia hasta los 8000 MW y con Portugal hasta los 3000 MW. Aun con estos aumentos de la capacidad de intercambio, España no logrará ni un 10% de interconexión con respecto a su potencia instalada total y continuará lejos del objetivo mínimo del 15% de la Unión Europea.

    El borrador del Plan también tiene en cuenta el aumento de la eficiencia energética como herramienta imprescindible para la transición energética.

    Otros aspectos importantes que el borrador también tiene en cuenta son el autoconsumo y en general un papel más activo del consumidor. Con la aprobación del Plan se creará el agregador de demanda como nuevo sujeto del sector eléctrico para impulsar la participación de la demanda en los servicios de ajuste. Se promueve que la agregación de la demanda permita una mayor participación de la generación distribuida y el autoconsumo en los mercados de ajuste y de balance.

    El Presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, defendió el día 24 ante la Ponencia encargada de las relaciones con el Consejo de Seguridad Nuclear en el Congreso de los Diputados el cierre programado de todas las centrales nucleares antes de 2024. En esta línea, trasladó a sus miembros su preocupación por la posibilidad de que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que el Gobierno prevé enviar a Bruselas en los próximos días, posponga el cierre total de las centrales nucleares hasta el año 2035, lo que supondría alargar la vida útil de algunas de estas instalaciones más allá de los 40 años, posibilidad, citada por varios medios en los últimos días.

    Durante su comparecencia, convocada para el estudio del Informe de las actividades realizadas por el CSN durante el año 2017, tuvo la oportunidad de exponer las propuestas de la Fundación Renovables en torno a la cuestión nuclear y responder a los distintos planteamientos expuestos por los representantes de los Grupos Parlamentarios tras su intervención. Fernando Ferrando explicó que la Fundación Renovables propone el cierre programado de todas las centrales nucleares antes de 2024 porque son insostenibles, medioambientalmente no asumibles y no competitivas para la sociedad.

    La aportación nuclear -en torno a los 50 TWh- puede ser sustituida perfectamente por electricidad producida con las fuentes de energía renovables ya planificadas: las subastas celebradas en 2016 y 2017 (8.737 MW) y la propuesta del Gobierno de subastar 3.000 MW/año. En cualquier caso, desde la Fundación Renovables queremos manifestar que los objetivos del Gobierno -tanto en subastas como en autoconsumo y en electrificación de la demanda- son poco exigentes y que España debería tener un compromiso mayor no solo para alcanzar el desarrollo renovable deseado sino también para cumplir con los compromisos de la Unión Europea.

    Además, la Fundación Renovables apuesta por que la propuesta de cierre lleve implícita una auditoría técnica sobre el estado de la central y la definición de la fecha de cierre en función de la generación de residuos, criterios de seguridad y la viabilidad de su almacenamiento. A estos efectos, los propietarios tienen que asumir todos los elementos de coste en cuanto a cobertura de riesgos y a las dificultades de gestionabilidad, así como las inversiones necesarias para mantener el máximo grado de seguridad.

    La energía nuclear no debe formar parte del escenario energético deseable para España. Si lo es para el sector eléctrico es por que disfrutan de un régimen de funcionamiento y de no asunción de costes no equitativo con otras fuentes con las que deberían competir. En primer lugar, los riesgos que implica la radiactividad se incrementan a medida que envejecen las instalaciones. La vida media de las centrales en España va de los 31 años de Trillo a los 39 de Almaraz I. Mientras tanto, las inspecciones en centrales de países como Francia y Alemania han provocado el cierre de algunas de estas centrales o el abandono de esta tecnología.

    A todo ello hay que añadir la aparición de riesgos provocados por fenómenos naturales y por la amenaza de atentados terroristas frente a la cada vez mayor vulnerabilidad de los sistemas y la inoperancia de los organismos de control y supervisión, sin mencionar el problema de los residuos, cuya vida radiactiva es de tal magnitud que no permite su control y sí el traspaso a generaciones venideras.

    Por otra parte, la Fundación Renovables critica que la gestión y garantía del tratamiento de residuos actual esté enmarcada en el Plan General de Residuos Radioactivos elaborado y aprobado en 2006. Es difícilmente comprensible que este Plan no haya sido actualizado cuando desde 2006 se han producido sucesos de vital importancia como el desmantelamiento de Zorita, el accidente de Fukushima, el efecto de la bajada de tipos de interés por la crisis económica o la reducción de la demanda de electricidad, entre otros.

    El resultado es que el Tribunal de Cuentas en 2015 identificó un desfase no dotado por parte de las empresas propietarias de las centrales a ENRESA, encargada de gestionar el fondo para los desmantelamientos, de 1.500 millones de euros (M€). A finales de 2017 el monto disponible era de 5.326 M€, una cantidad claramente insuficiente para asumir los costes derivados de la gestión de residuos y el desmantelamiento que conlleva el cierre de las centrales. Esta situación conduce, tal y como señala la Ley 15/2012 de 27 de diciembre sobre medidas fiscales para la sostenibilidad energética (preámbulo, apartado III), a que estas cargas recaigan en la sociedad.

    La Fundación Renovables también ha denunciado la falta de control por parte de los organismos de supervisión -CSN, ENRESA, CNMV y CNMC-, cuya laxitud en el papel que desempeñan supone un elemento de riesgo adicional. Ha pedido que el funcionamiento de las centrales nucleares sea intervenido hasta que se cierren y que estos organismos controlen, además de su operación, su contabilidad analítica y financiera. Se trata de procurar que las cargas económicas que pudieran recaer en la sociedad no sean mayores de lo que debieran.

    La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha publicado los informes correspondientes a la novena liquidación provisional de 2018 (mes de septiembre) del sector eléctrico, de energías renovables, cogeneración y residuos y del sector del gas natural. (Acceso a los informes al final de la nota de prensa). (Para conocer en qué consiste el régimen de liquidaciones del sector energético que gestiona la CNMC, consulta CNMCBlog).

    Sector eléctrico

    El desajuste provisional de ingresos registrado en la novena liquidación de 2018 fue de 1554,9 millones de euros, 680,2 millones de euros menos de lo previsto para esta liquidación. Esta reducción se debe, fundamentalmente, a la menor retribución adicional y específica de los Sistemas no peninsulares (-393,9 M€) y de la actividad de la distribución (-220,9 M€).

    Por otra parte, la demanda en consumo registrada en esta novena liquidación (167.541 GWh) es un 1,6% superior al valor promedio observado en años anteriores.

    Esta demanda en consumo declarada en esta novena liquidación representaría el 69,4% de la demanda prevista para el ejercicio 2018, valor superior al promedio registrado en el histórico de las liquidaciones de los ejercicios 2015 a 2017 (68,2%).

    Dado que los ingresos no han sido suficientes para cubrir todos los costes reconocidos, se ha procedido al cálculo y aplicación del coeficiente de cobertura, conforme al artículo 19 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico que ha dado como resultado un Coeficiente de Cobertura[1] del 85,83% y se aplica a cada uno de los costes reconocidos para determinar los costes a pagar con cargo a la liquidación.

    Energías renovables

    Se han liquidado 63.622 de las instalaciones activas en el sistema de liquidaciones de la CNMC. La liquidación provisional acumulada y a cuenta correspondiente a la energía generada en el ejercicio 2018 (desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre de 2018), asciende a 5.414,5 millones de euros (antes de IVA o impuesto equivalente)

    Como consecuencia de los citados desajustes temporales entre ingresos y costes del sistema, es necesario aplicar el mencionado Coeficiente de Cobertura, resultando una cantidad a pagar a cuenta a los productores de 614,026 millones de euros (antes de IVA o impuesto equivalente).

    La liquidación provisional a cuenta correspondiente al mismo periodo con cargo a los Presupuestos Generales del Estado asciende a 55,211 millones de euros antes de IVA o impuesto equivalente. En la fecha de cierre de la liquidación 9/2018 se habían recibido ingresos del Tesoro Público que permiten abonar el 100% de esta partida a los productores de energías renovables, cogeneración y residuos ubicadas en los territorios extrapeninsulares. La cantidad a pagar a cuenta a estos productores en la Liquidación 9/2018 asciende a 6,177 millones de euros, antes de IVA o impuesto equivalente.

    Sector gasista

    El total de ingresos liquidables declarados por las empresas al sistema liquidaciones por facturación de tarifas, peajes y cánones ha sido de 2.012 millones de euros. Esta cantidad es un 5,8% superior a la del mismo periodo del ejercicio anterior debido al incremento de los ingresos por peaje de transporte-distribución.

    Para el ejercicio 2018, se incluyeron en el sistema de liquidaciones las retribuciones acreditadas en la Orden ETU/1283/2017 por la que se establecen los peajes y cánones asociados al acceso de terceros a las instalaciones gasistas y la retribución de las actividades reguladas para el año 2018, excepto la retribución por operación y mantenimiento del AS Castor afectada por la Sentencia del TC nº 152/2017. En esta novena liquidación del ejercicio, la retribución total acreditada a las empresas es de 2.122 millones de euros, que es un 0,3% superior a la del año anterior

    El déficit en términos de caja fue de 326 millones de euros frente a un déficit de 396 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior, lo que representa una disminución del 17,8%. Teniendo en cuenta los ingresos netos de liquidación se ha calculado un índice de cobertura del 84,7% de la retribución acreditada.

    La demanda nacional de gas en 2018 facturada hasta el 30 de septiembre ha sido de 227,1 TWh incluida carga de cisternas desde plantas (7,8TWh). Esta cantidad es 6,6TWh superior a la del mismo periodo de 2017, lo que supone un incremento del 3,0%.

    Por otra parte, el número de consumidores declarado por las empresas distribuidoras a 30 de septiembre de 2018 ha ascendido a 7,88 millones, con un aumento interanual de 103.366 consumidores (+1,3%), de los que 1,59 millones se suministran con tarifa de último recurso.

    El Órgano de Gobierno de la CRE ha emitido el acuerdo que permite la venta de energía eléctrica entre particulares. Esta regulación incentiva el despliegue de estaciones para la recarga de vehículos eléctricos y beneficia a otros sectores.

    El Órgano de Gobierno de la CRE ha emitido el Acuerdo por el cual se interpreta el artículo 46, fracción I de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) para permitir la venta de energía eléctrica entre particulares. El acuerdo tiene como objetivos incentivar la inversión, investigación, innovación y competencia en la industria eléctrica, potenciando diversas actividades económicas para la venta de energía eléctrica en beneficio de los consumidores. Esta nueva regulación incentiva, además de otras posibilidades de negocio, el despliegue de estaciones para la recarga de vehículos eléctricos, conocidas como electrolineras.

    Al incentivar la construcción de infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos, se beneficiará a los usuarios de este tipo de vehículos pues tendrán la posibilidad de acceder a más puntos de recarga. A la par, se promoverá el aumento en la producción de vehículos eléctricos por parte de la industria automotriz mexicana, resultando en mayores empleos, crecimiento económico, innovación en ese sector y el mejoramiento del medio ambiente.

    Previo a la aprobación de esta regulación, los inversores interesados en instalar electrolineras en el país no contaban con las reglas para proveer energía eléctrica a los usuarios de vehículos eléctricos e híbridos, limitando su desarrollo. En los últimos 3 años, se han instalado alrededor de 2.000 centros de recarga para vehículos eléctricos e híbridos. Con la aprobación de este Acuerdo, se espera que el aumento en el número de electrolineras instaladas en el país sea superior al visto en años anteriores.

    Adicionalmente, empresarios del sector eléctrico, por ejemplo, los fotovoltaicos y eólicos, serán también beneficiados ya que podrán desarrollar estaciones de recarga a través del aprovechamiento de recursos solares y eólicos, reduciendo la huella de carbono en lo referente a la generación de energía.

    Otro segmento que se beneficiará de esta regulación son las startups tecnológicas y/o investigadores que busquen desarrollar medios más eficientes e inteligentes para la recarga de vehículos eléctricos, como la recarga eléctrica inalámbrica o estaciones que cuenten con tecnología para la recarga rápido de vehículos eléctricos.

    0 0

    Isabel López Ferrer, Fundadora y CEO de IZHARIA, compañía dedicada a la ingeniería y consultoría del sector eléctrico y energías renovables, ha sido elegida por la Asociación de Mujeres Empresarias de Madrid (ASEME) como ganadora en la categoría “Empresaria del Año” 2018.

    El jurado, compuesto por la Junta Directiva de ASEME así como por miembros de otras instituciones tales como CEIM, CEPYME, Cámara de Madrid, CEPSA y la Subdirección General de Promoción de la Igualdad y Prevención de la Violencia de Género, reunido el pasado mes para valorar los perfiles de todas las candidatas, eligieron los méritos de Isabel López Ferrer para para otorgarle el premio Mujer Empresaria del Año.

    El fallo ha querido destacar el nivel profesional de la ganadora y, muy especialmente, su coraje para crear una empresa de grandes infraestructuras en plena crisis, que ha logrado la internacionalización en apenas unos años. Además se ha destacado su valor y entrega personal para posicionar a la mujer como referente en un ámbito mayormente masculino como es el sector de la ingeniería industrial.

    La trayectoria profesional de esta Ingeniera Industrial oriunda de Asturias, es tan extensa como ilustre. En 2010 emprendió en solitario, lanzando al mercado su propia compañía, y al poco tiempo ya estaba ejecutando proyectos internacionales, en países tan distantes, geográfica y culturalmente, como Australia, Oriente Medio, África y Latinoamérica.

    Actualmente, IZHARIA, la empresa que fundó y sigue dirigiendo, emplea a 100 personas entre sus sedes en España y, desde el 2016, también en Panamá. A las que hay que sumar sus dos oficinas comerciales en Colombia y Méjico.

    Estoy muy emocionada con este premio. Son ya muchos años de dedicación y esfuerzo orientados a buscar la conciliación, y en paralelo a posicionar a la mujer con el valor que le corresponde: como madre, en la sociedad y como un referente en lo profesional, para conseguir la igualdad real. Una tarea gigante en el ámbito de la ingeniería industrial, donde fui yo la única mujer de mi promoción”, ha declarado López Ferrer al recibir el premio.

    La Fundadora y CEO de IZHARIA, se ha convertido en estos años en un referente en el sector. “Ha sido una carrera de fondo, no exenta de obstáculos, poder hacerme un hueco en un mundo donde hay un déficit real de figuras femeninas. Este reconocimiento es un impulso para seguir en la labor de abrir camino a otras mujeres”, ha destacado la galardonada.

    La Fundación Renovables está satisfecha con las líneas generales que expuso ayer Teresa Ribera durante su comparecencia en la Comisión de Transición Ecológica del Congreso de los Diputados pero aunque la música suena bien instamos a la ministra a que ponga letra y dé ritmo a sus ideas.

    Valoramos de forma muy positiva su anuncio de impulsar el autoconsumo con la eliminación del “Impuesto al Sol”, el fomento de la modalidad compartida y el acceso a contadores bidireccionales así como su decisión de suspender el impuesto del 7% para la generación de electricidad.

    Sin embargo, consideramos que las medidas que expuso para afrontar el problema del alto precio de la luz no se pueden quedar ahí, ya que se trata de un problema que hay que abordar con una visión estructural y no coyuntural. En esta línea, y con respecto a la pobreza energética, la mejora del bono social que anunció es una buena noticia pero insistimos en que desde la Fundación Renovables apostamos por la creación de una tarifa social para consumidores vulnerables que incluya, entre otras variables, una renta mínima vital, IVA cero o la reducción del peso del término de potencia…

    Durante los más de cien días que lleva en el desempeño de su cargo al frente del Ministerio de Transición Ecológica, Teresa Ribera ha hecho anuncios tan importantes como la inmediata derogación del “impuesto al sol”, el cierre de centrales térmicas de carbón para 2025 o de las nucleares en 2028 -cuando la última cumple 40 años-, o el fin del diésel, además de la intención de acometer los cambios estructurales que sean necesarios para lograr una evolución racional de los precios de la electricidad, como los “beneficios caídos del cielo”. Sin duda, ha llegado el momento de la acción. Es vital para la sociedad que avancemos de manera urgente en el cambio hacia un nuevo modelo energético. En esta línea, instamos a Teresa Ribera a que concrete sobre el calendario todas estas medidas. También a que revise toda la normativa que menoscaba al sector impidiendo su crecimiento o la confianza de los inversores, que devuelva la estabilidad regulatoria y acelere la reforma del sector eléctrico.

    La situación energética de nuestro país es insostenible: la dependencia exterior de la demanda final energética es de un 83%, entre 1990 y 2015 las toneladas métricas equivalentes de dióxido de carbono (MtCO2) han aumentado un 20% y la instalación de potencia renovable ha estado interrumpida entre 2013 y 2018.

    Por eso, la Fundación Renovables considera que sería imprescindible que España se sume a la senda de los Estados Miembro que están liderando la Transición Energética en la Unión Europea y acometa con urgencia las siguientes medidas:

    • Cierre inmediato y sin coste de al menos cuatro centrales de carbón (Lada, Velilla, Andorra y Compostilla) y programación del resto para antes de 2025.
    • Programación de cierre de todas las centrales nucleares, una vez haya finalizada la licencia administrativa en vigor para cada una de ellas (en 2024 cerraría la última de las centrales).
    • Control del desarrollo de las subastas de potencia renovable realizadas en enero 2016 y mayo/julio 2017 de cara a forzar al cumplimiento de plazos.
    • Modificación del Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, para que sirva de instrumento para actuar en el ineficiente parque de viviendas.
    • Reforma del sistema actual de precios de la energía que establezca como elemento fundamental una señal transparente, justa, solidaria y sostenible. Eliminación de los costes extra peninsulares, subvenciones ocultas y pagos por capacidad.
    • Aprobación de una Orden Ministerial que asegure el derecho de los usuarios de electricidad a tener un acceso en tiempo real a sus datos de consumo que registran los nuevos contadores.
    • Reversión de todas las concesiones hidroeléctricas caducadas, cumplimiento de los plazos por parte de las Confederaciones y adopción de medidas políticas de calado, distributivas y justas, en territorios afectados por el cierre del carbón.

    A largo plazo, la Fundación Renovables considera que un apropiado proceso para culminar una Transición Energética sostenible y justa debería considerar, además, las siguientes propuestas:

    • Reforma del sector eléctrico que modifique la retribución de la distribución y el transporte por la energía verdaderamente distribuida y transportada en lugar de por las inversiones y una tarifa eléctrica en función de la energía que se consuma y en la que los costes fijos se transformen en variables.
    • Modificación de la fiscalidad en base al principio del que contamina paga, de manera que se convierta en un instrumento de cambio de hábitos de consumo.
    • Adaptación de la Ley de Bases de Régimen Local, para lograr en las ciudades un cambio hacia la electrificación de la demanda
    • Desarrollo de la Ley de Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbana de 2013
    • Anuncio de una Ley de derechos del consumidor energético.

    Además, la Fundación Renovables considera imprescindible la electrificación de la demanda y la generación de electricidad con fuentes de energía renovable tal y como explica en su reciente documento “Hacia una Transición Energética Sostenible” que recoge una batería de medidas de urgente aplicación de cara a la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cuya aprobación no debe dilatarse por más tiempo. Entre los objetivos que recogemos en dicho informe está el de alcanzar para 2030 una electrificación de la energía final del 50% (actualmente es del 25%) y una cobertura de la generación de electricidad con renovables del 80% (hoy en día es del 40%).

    Así las cosas, confiamos en que las esperanzas renovadas que experimentamos cuando se produjo el cambio de Gobierno el pasado mes de junio y ayer durante la comparecencia de Teresa Ribera se conviertan pronto en objetivos cumplidos y que España acelere de una vez por todas su proceso de Transición Energética hacia un modelo más sostenible y justo.

    La CNMC ha publicado los informes correspondientes a la sexta liquidación provisional de 2018 (mes de junio) del sector eléctrico, de energías renovables, cogeneración y residuos y del sector del gas natural.

    Sector eléctrico

    El desajuste provisional de ingresos registrado en la sexta liquidación de 2018 fue de 1.815 M€, 554 M€ menos de lo previsto para esta liquidación. Esta reducción se debe fundamentalmente, a la menor retribución adicional de los sistemas no peninsulares (-287 M€), a la menor retribución específica peninsular (-55 M€) y a la menor retribución de la actividad de distribución (-147 M€), así como a una mayor facturación por peajes de acceso (+30 M€).

    Por otra parte, la demanda en consumo registrada (103.914 GWh) fue un 2,5% superior al valor promedio observado en años anteriores.

    Dado que los ingresos no han sido suficientes para cubrir todos los costes reconocidos, se ha procedido al cálculo y aplicación del coeficiente de cobertura, conforme al artículo 19 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico que ha dado como resultado un Coeficiente de Cobertura del 74,69% y se aplica a cada uno de los costes reconocidos para determinar los costes a pagar con cargo a la liquidación.

    Por último, se advierte de la escasa relevancia de la Liquidación 6/2018 debido al desfase existente entre la declaración de los ingresos y la liquidación de las distintas partidas de coste.

    Energías renovables

    Se han liquidado 63.611 de las instalaciones activas en el sistema de liquidaciones de la CNMC. La liquidación provisional acumulada y a cuenta correspondiente a la energía generada en el ejercicio 2018 (desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de 2018), asciende a 3.553 M€ (antes de IVA o impuesto equivalente)

    Como consecuencia de los citados desajustes temporales entre ingresos y costes del sistema, es necesario aplicar el mencionado Coeficiente de Cobertura, resultando una cantidad a pagar a cuenta a los productores de 425 M€ (antes de IVA o impuesto equivalente).

    La liquidación provisional a cuenta correspondiente al mismo periodo con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, asciende a 36,455 M€ antes de IVA o impuesto equivalente. En la fecha de cierre de la liquidación 6/2018 se habían recibido ingresos del Tesoro Público que permiten abonar el 100% de esta partida a los productores de energías renovables, cogeneración y residuos ubicadas en los territorios extrapeninsulares. La cantidad a pagar a cuenta a estos productores en la Liquidación 6/2018 asciende a 6,3 M€, antes de IVA o impuesto equivalente.

    Sector gasista

    El total de ingresos liquidables declarados ha sido de 1.505 M€. Esta cantidad es un 5,1% superior a los ingresos previstos para la liquidación 6/2018 y un 8,6% superior a la del mismo periodo del ejercicio anterior.

    Para el ejercicio 2018, se incluyeron en el sistema de liquidaciones las retribuciones acreditadas en la Orden ETU/1283/2017, por la que se establecen los peajes y cánones asociados al acceso de terceros a las instalaciones gasistas y la retribución de las actividades reguladas para el año 2018, excepto la retribución por operación y mantenimiento del AS Castor afectada por la Sentencia del TC nº 152/2017. En esta sexta liquidación del ejercicio, la retribución total acreditada a las empresas ascendió a 1.444 millones de euros, que es un 0,6% superior a la del año anterior

    El déficit en términos de caja fue de 78 M€, frente a un déficit de 175 M€ en el mismo periodo del ejercicio anterior. Teniendo en cuenta los ingresos netos de liquidación, se ha calculado un índice de cobertura del 94,6% de la retribución acreditada.

    La demanda nacional de gas en 2018 facturada hasta el 30 de junio ascendió a 153,6 TWh incluida carga de cisternas desde plantas (5,3 TWh). Esta cantidad es 10,9 TWh superior a la del mismo periodo de 2017, lo que supone un incremento del 7,6%.

    Por otra parte, el número de consumidores declarado por las empresas distribuidoras a 30 de junio de 2018 ha ascendido a 7,86 millones, con un aumento interanual de 103.546 consumidores (+1,3%), de los que 1,6 millones se suministran con tarifa de último recurso.

    COMEVAL