Tags Posts tagged with "sector energético"

sector energético

0

La Universitat Politècncia de Catalunya (UPC) y Siemens han firmado un acuerdo de colaboración con el objetivo de potenciar las actividades de innovación e investigación en los campos del análisis de datos y la inteligencia artificial en el sector energético. El convenio también quiere fomentar la investigación y la colaboración entre la empresa y la Universidad en este ámbito. El rector de la UPC, Francesc Torres, y el director general de las divisiones Power & Gas y Power Services de Siemens España, Olivier Bècle, han firmado un convenio de colaboración de gran relevancia para conocer las necesidades futuras en la digitalización del sector de la energía.

Con este objetivo, el convenio permitirá establecer alianzas estratégicas entre la empresa y la Universidad para fortalecer la digitalización del sector de la generación de energía: proyectos conjuntos de investigación e innovación basados en casos de uso, organización de workshops, seminarios y creative labs, y la búsqueda de financiación tanto pública como privada para impulsar proyectos de investigación en estos campos.

El convenio también está orientado a reforzar la actividad del MindSphere Application Center (MAC), el hub de innovación de Siemens ubicado en Cornellá de Lloblegat. Este centro tecnológico promueve el desarrollo para el sector energético de soluciones digitales entre las cuales se encuentra el uso de Mindsphere, la plataforma cloud de la compañía para IoT industrial.

Olivier Bècle, de Siemens España, ha destacado la importancia de impulsar la relación empresa-universidad en los ámbitos de innovación digital para mejorar la competitividad.Por su parte, el rector de la UPC, Francesc Torres, ha afirmado que “este convenio es un magnífico ejemplo de cooperación universidad-empresa en temas de máxima actualidad, como son el análisis de datos y la inteligencia artificial, orientado a satisfacer las necesidades de la sociedad.”

Más de 160 profesionales del sector energético han asistido hoy a la presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España que ha alcanzado su décima edición. El estudio, realizado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables) ha sido presentado por el presidente de la Asociación, José Miguel Villarig, y el director general, José María González Moya, que estuvieron acompañados en el evento por Arcadio Gutiérrez, director general del Club Español de la Energía, en cuya sede se ha realizado la presentación.

El objetivo del Estudio Macro, como coloquialmente se conoce al Estudio en el sector renovable, trata de analizar los distintos costes y beneficios que las renovables aportan a la economía española en un momento en el que la Transición Energética está perfilándose a nivel nacional y europeo.

Crecimiento del PIB y el empleo por las subastas

Durante 2017, el sector renovable supuso el 0,80% de la economía nacional, aportando 9.304 millones al PIB. El crecimiento del sector fue del 8,7% y se vio acompañado con un incremento de 4.101 empleos lo que sitúa al sector en los 78.667 puestos de trabajo. Este incremento en PIB y empleo se explica, fundamentalmente, por la reactivación del sector que produjeron las subastas de 2016 y 2017.

La recuperación detectada en el sector no se debe a la generación energética, dado que la potencia instalada se mantuvo básicamente estancada y la energía vendida disminuyó respecto al ejercicio anterior. Las subastas y la competitividad alcanzada por algunas tecnologías de generación eléctrica son los verdaderos motivos de los números positivos del sector.

Mayor dependencia energética

La baja producción hidráulica, consecuencia de la sequía que España sufrió en 2017, lastró con fuerza la generación eléctrica renovable, que disminuyó un 16,4%. Al no haberse incorporado apenas nueva potencia renovable que pudiera sustituir esta disminución, el porcentaje de renovables sobre energía final bruta descendió hasta el 16,7%, lo que nos aleja de los objetivos del 20% para 2020.

Toda la caída de la generación hidráulica, y el incremento de consumo energético de 2017, fue cubierto con generación fósil. El incremento de todos los tipos de importaciones fósiles llevó a la dependencia energética al 76,1%, según los cálculos de APPA Renovables. Un hecho que no solo nos aleja de los objetivos de energías renovables sino que mantiene a la economía española en una posición de debilidad ante variaciones del precio del petróleo.

Cifra récord en exportaciones y fuertes ahorros en sustitución fósil

Las exportaciones de bienes y servicios del sector renovable establecieron un nuevo récord al situarse en 4.564 millones, lo que arroja un saldo neto exportador de 3.117 millones de euros. Esta balanza comercial renovable contrasta fuertemente con el déficit comercial del conjunto de la economía (-22.694 millones) del cual el déficit energético supone el 85% (-19.269 millones).

Las energías renovables en sus distintos ámbitos, generación eléctrica, energía térmica y biocarburantes, evitaron en 2017 la importación de 20.068.185 millones de toneladas equivalentes de petróleo, un ahorro equivalente a 6.951 millones de euros. Las emisiones evitadas alcanzaron las 56.850.744 toneladas de CO2, valoradas en 332 millones de euros.

Menores ahorros en el pool por comportamiento atípico del mercado

A lo largo de la serie histórica analizada se ha observado que cuanto mayor es la entrada de renovables en el sistema eléctrico, más se reduce el precio de casación. El descenso en la generación renovable por la sequía, unido al comportamiento de la interconexión como consecuencia de la baja disponibilidad de las nucleares francesas y los precios récord de casación experimentados en enero lastraron los ahorros que las renovables producen en el pool. En 2017, las renovables produjeron ahorros en el pool por valor de 2.584 millones y percibieron en concepto de retribución regulada un total de 5.674 millones.

El sector continuó siendo contribuidor fiscal neto, aportando 1.089 millones de euros a las arcas del Estado.

Un sector que mira esperanzado al futuro

El presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, destacó la necesidad de contar con un marco regulatorio estable que nos permita acometer la Transición Energética: “sabemos ya cuáles son los objetivos de 2030 y debemos contar con una fiscalidad que recoja el principio de que quien contamina, paga, y un marco regulatorio estable para poder acometer las inversiones, debemos dejar de improvisar y comenzar a planificar a medio y largo plazo para poder desarrollar el sector y cumplir con nuestros objetivos”, dijo el presidente refiriéndose al futuro del sector.

El presidente de la Asociación se ha referido a los próximos años en clave optimista, “debemos aprender de nuestros errores porque contamos con un magnífico potencial para liderar la Transición Energética en Europa y el mundo: contamos con profesionales experimentados, empresas con gran experiencia y somos un país con envidiables recursos renovables, algo que nos permitirá convertirnos en un pilar de creación de industria en el país, generando empleo y riqueza autóctonos”. “Tenemos por delante una década en la que España debe dar un paso adelante en renovables”, ha concluido Villarig.

GPEX 2018 (Global Power & Energy Exhibition), el congreso mundial sobre energía que se celebrará en Barcelona ha creado un espacio situado en plena zona de exhibición y de libre acceso para todos los participantes donde se exhibirán las nuevas tendencias en el sector de la energía.

Este espacio, denominado Technical Knowledge Theatre, contará con ponentes internacionales que compartirán sus experiencias en nuevas tecnologías, procesos y modelos de negocio, mediante conferencias y demostraciones prácticas.

Junto con la conferencia estratégica de alto nivel (Global Power & Energy Leaders’ Summit), el Technical Knowledge Theatre permitirá el acceso gratuito a todos los participantes, tanto de GPEX 2018 como de Gastech, que busquen conocer las experiencias y sinergias que serán tendencia en el sector energético.

Las temáticas más destacadas serán la generación de energía más allá del gas, ejemplos prácticos en la transformación de la red eléctrica tradicional y soluciones que tengan en cuenta la eficiencia energética y la sostenibilidad en el medio ambiente. Para dar cabida a todos estos temas, el programa técnico, lanzado el mes de julio, se ha dividido en cuatro bloques:

• Día 1: Generación y Eficiencia Energética
– Presidido por James Varley, Editor Gerente del Grupo, Modern Power Systems.
– Escenarios energéticos en España 2030: hacia una economía baja en carbono
– Combinación de sistemas de GNL y plantas de energía de motores de gas para alcanzar la
descarbonización progresiva de las redes
– Superando barreras para invertir en eficiencia energética industrial

• Día 2: Almacenamiento y descentralización
– Presidido por Prashant Khorana, Consultor administrativo
– Energía y renovables, Wood Mackenzie
– Sesión del panel: diferentes tecnologías de almacenamiento y sus aplicaciones
– Cómo las flexibilidades apoyan el acoplamiento sectorial
– La integración de más energías renovables para una mayor eficiencia
– Evolución del sistema de red
– El papel de los agregadores en el nuevo ámbito de la energía

• Día 3: Redes inteligentes y las nuevas TIC
– Presidido por Mark Ossel, miembro de la Junta, OSGP
– Desarrollo de sistemas inteligentes para una transición energética eficiente centrada en los
ciudadanos
– Mantener la seguridad del suministro en el futuro: desafíos y oportunidades de la solución de enlace
holística
– Los desafíos de trabajar con datos de sensores, desde la recolección hasta el almacenamiento y el análisis
– Blockchain en el sector de la energía – Un tour por el horizonte de las aplicaciones

Día 4: Nuevos modelos y mecanismos de mercado
– Green Bonds: una introducción a los bonos verdes y el desarrollo del mercado
– The Energy Web Foundation: la digitalización de la industria energética
– Electricity Market 3.0: Hacia un sistema de electricidad democrático y sostenible

Algunos de los ponentes más destacados son:
• Albana Ilo, Associate Professor, TU Wien
• Anders Schultz, Vice Director, Ramboll
• Andreas Guertler, Foundation Director at EiiF – European Industrial Insulation Foundation
• Andrew Crossland, Energy Storage and Microgrid Specialist, Infratec, MyGridGB and Durham Energy
Institute
• Angel Verdu, Managing Director, WATTABIT
• Prof. Dr. Carles Ferrer i Ramis, Chief Scientist Officer, AEInnova
• Eduardo Román, Head of PV Group, Solar Tecnalia
• Elena González Sánchez, Managing Director, ANESE (Spanish National ESCO Association)
• Enrico Ambrosini, Head of Power Origination, TrailStone
• Erik Langeteig, Director of LNG Project Solutions, Chart Industries
• Francois Sonnet, Co-Founder, ElectriCChain
• Julio Cesar Diaz Cabrera, Research Engineer, Instituto Tecnológico de la Energía (ITE)
• Manel Romero, Representative, UNEF Fotovoltaica
• Mathias Herberts, CTO, Cityzen Data
• Norbert Taphorn, Sales and Project Engineer, Autarsys GmbH
• Oleg Dzioubinski, Energy Efficiency Programme Manager, United Nations Economic Commission for Europe • Oriol Pujoldevall, Team Member at Energy Web Foundation
• Pep Salas, Director, SmartGrid.cat
• Robert Hoddenbach, Global Director Power, Fugro

Photo: IEA, Getty Images)

Según la última revisión de la AIE, el sector eléctrico atrajo la mayor parte de las inversiones en energía en 2017, sostenido por un fuerte gasto en redes, superando a la industria del petróleo y gas por segundo año consecutivo, a medida que el sector energético avanza hacia una mayor electrificación. La inversión global en energía totalizó 1.800 b$ en 2017, una disminución del 2% en términos reales respecto del año anterior, según el informe World Energy Investment 2018. Más de 750.000 M$ se destinaron al sector eléctrico, mientras que se gastaron 715.000 M$ en petróleo y gas a nivel mundial.

Las inversiones respaldadas por los gobiernos representan una parte cada vez mayor de la inversión mundial en energía, ya que las empresas estatales se han mantenido más resilientes en petróleo y gas y generación en centrales térmicas en comparación con los actores privados. La cuota de la inversión energética mundial impulsada por empresas estatales aumentó en los últimos cinco años a más del 40% en 2017.

Mientras tanto, las políticas gubernamentales están jugando un papel cada vez más importante en impulsar el gasto privado. De toda la inversión del sector energético, más del 95% se basa ahora en regulaciones o contratos de remuneración, con un papel decreciente de nuevos proyectos basados únicamente en ingresos a precios variables en mercados mayoristas competitivos. La inversión en eficiencia energética está particularmente vinculada a la política gubernamental, a menudo a través de estándares de rendimiento energético.

El informe también revela que después de varios años de crecimiento, la inversión global combinada en renovables y eficiencia energética disminuyó en un 3% en 2017 y existe el riesgo de que disminuya aún más este año. Por ejemplo, la inversión en renovables, que representó dos tercios del gasto en generación de energía, cayó un 7% en 2017. Los recientes cambios políticos en China vinculados a apoyar el despliegue de energía solar fotovoltaica aumentan el riesgo de una desaceleración de la inversión este año. Como China representa más del 40% de la inversión mundial en solar fotovoltaica, sus cambios de política tienen implicaciones mundiales.

Si bien la eficiencia energética mostró una de las mayores expansiones en 2017, no fue suficiente para compensar la disminución de las renovables. Además, el crecimiento de la inversión en eficiencia se ha debilitado en el último año debido a que la actividad política mostró signos de desaceleración.

El porcentaje de inversión en combustibles fósiles aumentó el año pasado por primera vez desde 2014, ya que el gasto en petróleo y gas aumentó modestamente. Mientras tanto, los cierres de centrales nucleares superaron las nuevas construcciones, ya que la inversión en el sector disminuyó a su nivel más bajo en cinco años en 2017. La participación de las compañías petroleras nacionales en las inversiones totales en petróleo y gas se mantuvo cerca de niveles récord, una tendencia que se espera persista en 2018.

Aunque todavía es una pequeña parte del mercado, los vehículos eléctricos ahora representan gran parte del crecimiento de las ventas mundiales de vehículos de pasajeros, estimulado por los incentivos de compra de los gobiernos. Casi un cuarto del valor global de las ventas de vehículos eléctricos en 2017 provino de los presupuestos de los gobiernos, que cada año asignan más capital para apoyar al sector.

Las decisiones finales de inversión en centrales de carbón a construir en los próximos años disminuyeron por segundo año consecutivo, alcanzando un tercio de su nivel de 2010. Sin embargo, a pesar de la disminución de las adiciones de capacidad global, y un nivel elevado de cierres de plantas existentes, la flota mundial de carbón continuó expandiéndose en 2017, principalmente debido a los mercados asiáticos. Y si bien hubo un cambio hacia plantas más eficientes, el 60% de la capacidad operativa actual utiliza tecnología subcrítica ineficiente.

El informe encuentra que las perspectivas de la industria del gas de esquisto en EE.UU. están mejorando. Entre 2010 y 2014, las empresas gastaron hasta 1,8 $ por cada dólar de ingresos. Sin embargo, la industria casi ha reducido a la mitad su precio de equilibrio, proporcionando una base más sostenible para la expansión futura. Esto apuntala un aumento récord en la producción de light tight oil en EE.UU. de 1,3 mbpd en 2018.

Las perspectivas mejoradas para el sector del gas esquisto en EE.UU. contrastan con el resto de la industria de petróleo y gas aguas arriba. La inversión en proyectos petroleros convencionales, que son responsables de la mayor parte del suministro mundial, sigue siendo moderada. La inversión en nueva capacidad convencional se reducirá en 2018 a alrededor de un tercio del total, una baja de varios años que genera preocupaciones sobre la adecuación del suministro a largo plazo.

BP ha presentado en Madrid los resultados del informe Statistical Review of World Energy 2018, una de las publicaciones de referencia del sector energético, que elabora cada año la compañía.

El acto fue dirigido por Luis Aires Dupré, presidente de BP España, quien ha destacado que “es necesario no decaer en los esfuerzos para seguir impulsando una energía limpia y avanzar en la economía baja en carbono, a pesar de que 2017 ha sido un año en el que las emisiones han vuelto a crecer fruto de los cambios coyunturales en el mix energético”. Por su parte, Simon Manley, embajador del Reino Unido en España, quien clausuró el acto, destacó el trabajo de la Embajada, animando a las empresas españolas a aportar su experiencia y tecnología para seguir avanzando en la construcción de un mix óptimo de energía. A este respecto, apuntó que “el avance de las energías renovables y de las redes inteligentes también conducirán a la evolución del sector eléctrico en los próximos años”.

La sequía desploma en España el consumo de energía hidroeléctrica en 2017. El carbón aumenta
su consumo y lleva a un incremento de las emisiones de CO2 de un 6,9%, el ratio más alto desde 2012

El consumo de energía primaria en España continuó la tendencia de crecimiento iniciada en 2015, incrementándose un 1,8% frente al año anterior. Sin embargo, una histórica sequía llevó a un desplome del consumo de energía hidroeléctrica de casi la mitad (49,1%) respecto al año anterior. El consumo de carbón fue el que mayor incremento registró con un 28,5%, seguido del gas natural (10,2%). Las energías renovables, por su parte, experimentaron un crecimiento del 2,2%, mientras que el petróleo aumentó un 1,2% y la energía nuclear disminuyó ligeramente, un 0,6%. De este modo, el mix de consumo de energía quedó de la siguiente manera: petróleo 46,7%, gas natural 19,8%, renovables 11,3%, carbón 9,7%, energía nuclear 9,5% e hidroeléctrica 3%.

La generación eléctrica volvió a crecer en 2017, un 0,6%, tras haber caído el año anterior.

Consecuencia del cambio en el mix de consumo, el peso de cada fuente de generación cambió en la misma línea. Así, la generación a partir de energía hidroeléctrica pasó a representar un 6,7% del mix frente al 13,25% del año anterior. Esta caída se vio compensada con aumentos notables de la electricidad generada a partir del carbón, que creció hasta una cuota del 16,3% (frente al 13,6% del año anterior) y del gas natural (22,9% frente al 19,2% de 2016). Por su parte, renovables, energía nuclear y petróleo mantuvieron un peso similar en el mix al del año anterior.

Fruto de este mayor nivel de consumo de energías menos limpias, las emisiones de CO2 en España crecieron un 6,9%, hasta el mayor ratio desde el año 2012.

La transición hacia una economía de bajas emisiones sigue en marcha, pero factores coyunturales frenaron el avance en 2017

A nivel global, 2017 fue un año en el que las fuerzas estructurales del mercado mundial de la energía
continuaron impulsando la transición hacia una economía con menos emisiones de carbono, pero también los factores cíclicos revirtieron o ralentizaron algunos de los avances de los años anteriores.

Así, el repunte del PIB mundial, de la mano de una mejora en la actividad industrial con una mayor demanda de energía y la ralentización del ritmo de mejora de la intensidad energética, unidos al giro
experimentado en el consumo de carbón, implicaron que las emisiones de CO2 crecieran un 1,6% en 2017. El 63% de este incremento procedió de los países fuera de la OCDE.

En este contexto, la demanda global de energía creció un 2,2%, con un 60% de este incremento procedente del gas natural y de las energías renovables, que crecieron un 3% y un 17% respectivamente, lo que pone de manifiesto una tendencia a largo plazo hacia un modelo energético con menores emisiones. La energía nuclear creció un 1,1%, con incrementos notables en China y Japón, y la hidroeléctrica aumentó un 0,9%, aumento lastrado por la caída de la producción en Europa. Finalmente, el carbón creció por primera vez desde 2013, en un 1%.

La demanda mundial de petróleo aumento un 1,8%, y el hecho de que ésta superase la producción durante la mayor parte del año conllevó una reducción en las reservas y un impacto en el precio del crudo. Así, éste experimentó su primer incremento anual desde 2012 y alcanzó una media en el conjunto del año de 54 dólares por barril.

El gas natural tuvo un año marcado por el aumento del consumo, pero quedó más que compensado por un mayor aumento de la producción, lo que empujó los precios a la baja. La expansión del mercado de GNL así como la mayor movilidad de sus exportaciones ha conducido a un mercado mundial de gas cada vez más integrado con una mayor correlación y una menor volatilidad entre los precios de gas de las distintas regiones.

Con todo ello, el mix energético quedó configurado como sigue: el petróleo mantuvo un peso similar al del año anterior, alrededor del 34%, seguido del carbón (27%) y del gas natural (23%). Las energías no
fósiles supusieron un 15% del mix energético, con la hidroeléctrica representando un 7%, las renovables
un 3,6% y la nuclear un 4,4%.

Por su parte, la generación mundial de electricidad aumentó un 2,8% en 2017, un nivel cercano a la media de la última década. La mayor parte del crecimiento, un 94%, procedió de las economías emergentes, mientras que la generación se ha mantenido a niveles similares en la OCDE desde 2010. De ese crecimiento, las renovables representaron casi la mitad (49%), seguidas del carbón (44%). A pesar de ello, sorprende el hecho de que, a pesar de los esfuerzos políticos para fomentar la sustitución del carbón por combustibles más limpios y con menores emisiones de carbono, apenas se aprecian mejoras en el mix de generación eléctrica durante los últimos 20 años. Así, la cuota del carbón, que fue del 38% en 2017, es exactamente la misma que en 1998.

Por otro lado, el peso de los combustibles no fósiles (nuclear, hidroeléctrica y renovables) en el mix de generación eléctrica estuvo incluso por debajo del que tenían hace 20 años, debido a que el descenso en la generación eléctrica procedente de la energía nuclear no se ha visto compensado, a lo largo de las últimas dos décadas, por el aumento del peso de las renovables. Ello hace necesario, por tanto, un
replanteamiento de las políticas energéticas que sitúe el foco en el sector eléctrico.

Siemens ha inaugurado su nuevo centro de innovación para desarrollar para el sector energético soluciones digitales que utilizan Mindsphere, la plataforma cloud de la compañía. Este hub tecnológico, denominado centro de aplicaciones Mindsphere, cuenta con un equipo de expertos, entre los que se encuentran ingenieros de software, científicos de datos y profesionales tecnológicos, que trabajan juntos para todo el suroeste de Europa. La presentación de este nuevo hub en Barcelona forma parte de la estrategia de la compañía para acompañar a las empresas españolas en su camino hacia la digitalización. Se inaugura tras celebrarse en Madrid el Siemens Digitalization Day, un encuentro organizado por Siemens que concentró a los principales protagonistas de la trasformación digital de nuestro país.

Con este nuevo centro, el objetivo de la compañía es ofrecer, a los actores del sector energético y a los expertos de Siemens, un entono donde puedan co-innovar juntos para crear nuevos modelos de negocio e implementar soluciones digitales como valor añadido al cliente. Se trata de un espacio abierto a las nuevas ideas, -equipado con la última tecnología-, que fomenta la colaboración con empresas, universidades y start-ups y crea un entorno propicio para la innovación.

Siemens ha elegido Barcelona como sede de este centro de desarrollo de soluciones digitales porque es uno de los mayores hubs de innovación y startups de Europa. La ciudad cuenta con un amplio ecosistema de start-ups, laboratorios de I+D de primera clase, clientes internacionales y con la capacidad para atraer talento regional e internacional. Para Rosa García, presidenta y CEO de Siemens España: “Con este centro confirmamos nuestro compromiso con España y Barcelona para ofrecer a nuestros clientes del ámbito de la energía las soluciones digitales más innovadoras“.

Además, en línea con el compromiso medioambiental de la compañía, que espera ser una empresa sin emisiones contaminantes en 2030, este espacio de más de 500 m2 se ubica en un edificio inteligente considerado cero emisiones.

De esta forma, Siemens posiciona a nuestro país como sede de innovación a nivel internacional. En palabras de Vinod Philip, CEO Mundial de la unidad de negocio de Service de Power and Gas: “En el centro de Aplicaciones MindSphere de Barcelona se desarrollarán las soluciones digitales del mañana en colaboración directa con nuestros clientes del sector energético. Proporciona el entorno ideal para co-crear soluciones digitales innovadoras adaptadas las necesidades del sector“.

El centro de Barcelona forma parte de la configuración global de los centros de Aplicaciones Mindsphere de la compañía. Cada uno de los centros de aplicaciones MindSphere de Siemens para ofertas digitales abarca múltiples ubicaciones en diferentes países y se especializa en una industria en particular en la que Siemens está activo. Hoy, alrededor de 900 desarrolladores de software, especialistas en datos e ingenieros ya están trabajando junto con los clientes de Siemens en estos centros para desarrollar innovaciones digitales para el análisis de datos y el aprendizaje automático. Otros de los centros especializados en energía son el situado en Shanghái y los recientemente inaugurados en Berlín y Orlando, en Florida (USA). Siemens es una de las primeras compañías en apostar por la digitalización en todas sus divisiones y ha dado un giro estratégico hasta posicionarse como una de las principales empresas de software del mundo. De hecho, la compañía ha ampliado recientemente su plantilla de expertos en software y en la actualidad cuenta con más de 24.500 ingenieros dedicados a ello.

El sector renovable exige rigor a la hora de tratar los costes y precios del sector energético, especialmente cuando las declaraciones provienen del máximo responsable de nuestra política energética, el ministro Álvaro Nadal. Durante su intervención en el marco del III Foro de Emprendedores y Autónomos de ATA el ministro declaró que “pagamos 250.000 millones por tener prisa en las energías renovables”, una cifra que difícilmente puede explicarse si partimos de los datos reales. De nuevo, se vuelven a utilizar otras fuentes de generación alimentadas por gas que pueden confundir a la opinión pública.

Unas cifras sin origen claro

En ningún caso se han pagado, ni se pagarán 250.000 millones por las renovables. Desde el año 2007, el promedio de retribución regulada (primas) a las renovables ha sido de 4.818 millones, esta cifra tampoco explicaría el dato aportado por el ministro. De mantenerse las intenciones del Ministerio en relación con la retribución de las energías renovables, su retribución sería un 53% inferior a la cifra dada por el ministro y eso únicamente contabilizando costes, sin tener en cuenta los ahorros directos en la factura eléctrica que, en todo caso, son muy superiores a los costes. A esto hay que añadir los múltiples beneficios adicionales y el desarrollo industrial que estas energías suponen para el país.

Los ahorros son mayores que la retribución

Para hacer un análisis real del impacto de las energías renovables en nuestra economía, sería necesario contemplar costes pero también beneficios. Únicamente los ahorros en el mercado eléctrico (pool) superaron a la retribución regulada (adicional al mercado). En el período 2005-2016 los ahorros en el pool ascendieron a 55.064 millones de euros, cifra superior en 5.325 millones a la retribución regulada (primas) percibida (49.739 millones). Dicho de otra manera, sin energías renovables la factura eléctrica de los consumidores españoles, tanto domésticos como industriales, habría sido, sin duda, más cara. Gracias a los ahorros de las renovables en el mercado eléctrico se potencia la competitividad de las grandes empresas españolas que, sin estas tecnologías, asumirían unos costes eléctricos más elevados.

Si, adicionalmente, se contabilizan las externalidades medioambientales o los numerosos beneficios de las energías renovables, la inversión en estas tecnologías se muestra muy rentable. Únicamente en emisiones de CO2 – con un precio de la tonelada muy bajo – nos han ahorrado cerca de 4.500 millones de euros desde 2005.

El mayor beneficio de esta inversión en renovables es la competitividad que se ha alcanzado, con reducciones del coste del 85% (fotovoltaica) y 66% (eólica), según el banco de inversión Lazard. Gracias al esfuerzo realizado en el pasado, las subastas de 2017 se adjudicaron sin ayuda alguna. “Las renovables actualmente ya compiten en precio con las fuentes tradicionales de generación, creando empleo y riqueza en nuestro país y evitando la fuerte salida de divisas que supone nuestra dependencia energética”, ha manifestado José Miguel Villarig, presidente de APPA Renovables.

A diferencia de las renovables, los combustibles fósiles no reducen su precio a pesar del esfuerzo. España batió en 2017 su récord de importaciones de petróleo, superando los 37.340 millones de euros en hidrocarburos. El déficit energético en 2017 superó los 20.000 millones siendo una importantísima parte del déficit comercial (24.734 millones). A pesar de que las subidas en el crudo pueden suponer una pérdida de siete décimas de PIB y, de mantenerse, podría poner en peligro 600.000 puestos de trabajo, el ministro Nadal no realiza declaraciones que cuestionen nuestra altísima dependencia energética, veinte puntos porcentuales superior a la media europea.

El sector renovable soportó el peso de la reforma

La reforma mencionada de 2013 tuvo un efecto devastador en las empresas y los profesionales del sector renovable. Mientras otros sectores regulados han visto su retribución subir en el período 2013-2016, como el transporte (+7%) o la distribución (+1%), las renovables vieron recortada su retribución en un 21%.

Este recorte no solo fue nefasto para los empleos que han caído un 40% desde 2009 (53.311 puestos de trabajo destruidos) debido a la parálisis de la moratoria renovable y los recortes, también ha dañado nuestra credibilidad internacional. Además, ha supuesto una renuncia a liderar el desarrollo de tecnologías en las que tenemos unos recursos envidiables.

Gestionabilidad y diversidad de tecnologías renovables

Frente a la clasificación del ministro Nadal de las renovables como “muy impredecibles”, se ignora la diversidad de tecnologías renovables. Existen renovables totalmente gestionables como la hidráulica o la biomasa, una tecnología que podría aportar en los próximos años 8.000 MW de potencia firme, segura y gestionable a nuestro sistema.
Estas declaraciones, que no hacen justicia a la realidad de un mix renovable diversificado, se alternaron con halagos a otras tecnologías como “la energía nuclear o de gas puede producir las 24 horas del día, los siete días de la semana”. Ciertamente, no será en este momento, que con la parada de Ascó II, Vandellós y Trillo, España cuenta con el 42% de su parque nuclear parado; o, en noviembre del pasado año, cuando se marcó una punta de precio en Francia de 195 €/MWh debido a la falta de disponibilidad de sus centrales nucleares.

Foto cortesía de AEE. Foto courtesy of AEE.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ha decidido conceder su Distinción Anual al Gobierno Vasco por su apoyo al sector eólico en el País Vasco, que lo ha situado en posiciones de liderazgo a la hora de ofrecer soluciones tecnológicas y competitivas. El galardón será entregado en el IV Congreso Eólico Español, que se celebrará el próximo 26 de junio, en Madrid.

Euskadi ha creado todo un sector productivo en torno a la energía renovable eólica. Cuenta con más de 110 empresas que forman un foco estratégico con un nivel de competitividad y desarrollo tecnológico de primera línea, capaz de competir en los principales mercados internacionales La industria eólica en el País Vasco da empleo a 15.000 personas, de las cuales alrededor de 1.000 se dedican a la investigación y el desarrollo. El sector factura 7.300 millones de euros al año.

La Estrategia Energética del Gobierno Vasco establece unos ambiciosos objetivos en materia de desarrollo de las fuentes energéticas renovables para 2030: triplicar su uso de forma que supongan el 21% del consumo final de energía en Euskadi. Actualmente, las renovables abastecen el 7% de las necesidades energéticas vascas, por lo que el objetivo es aumentar su participación un 126%.

Otras personalidades e instituciones que han recibido la Distinción Anual de AEE son ICEX (edición 2017), Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC); el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; o Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El Congreso Eólico Español nació en 2015 con la ambición de convertirse en uno de los puntos de encuentro clave del sector eólico a nivel mundial y el más importante del mundo hispano. Anualmente reúne a 300 personas y una representación institucional del más alto rango. En la edición de este año, el programa de conferencias políticas y técnicas del más alto nivel reunirá a un buen número de líderes del sector energético nacional e internacional, así como a políticos y diferentes instituciones. Por ello, será un encuentro clave para el establecimiento de relaciones y el desarrollo de negocio.

Tras seis meses de trabajo, la Comisión de Expertos sobre transición energética hizo llegar ayer su informe final al ministro Álvaro Nadal. El informe tiene a las renovables como centro en su análisis de las distintas opciones energéticas, apostando por una mayor penetración de estas tecnologías.

Un futuro renovable que no se cuestiona

En los múltiples escenarios presentados por la Comisión de Expertos, el común denominador ha sido la mayor presencia renovable en las próximas décadas, acorde con la tendencia mundial de la que España se ha desvinculado en los últimos años.

Es necesario que los escenarios contemplados por el Ministerio sean consecuentes con los objetivos que se están debatiendo en la Unión Europea: entre el 27% y el 35% de la energía. Llama la atención que algunos de los escenarios presentados por la Comisión no tengan esos objetivos como mínimo y, sin embargo, se planteen escenarios alejados de nuestras posibilidades como la instalación de 124.500 MW de renovables, más acordes con un ejercicio teórico que un planteamiento factible.

Fiscalidad energético-ambiental

La reforma fiscal propuesta por la Comisión de Expertos es un paso positivo y necesario para mandar una señal clara de precios al sector energético. El documento reconoce de forma expresa que “no se internalizan adecuadamente los costes ambientales de la energía”. Esta es una de las reclamaciones que el sector renovable viene realizando en los últimos años. “Es necesario que se acometa una fiscalidad ambiental conforme al principio de que quien contamina, debe pagar”, ha explicado el presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig. “Si la Transición Energética es un objetivo real, es importante mandar una señal de precios clara al mercado. Llevamos muchas décadas en las que la contaminación no se ha internalizado en el coste energético”, ha comentado Villarig.

Constatación del efecto depresor

El informe final de la Comisión no solo constata el efecto depresor que las renovables producen en el precio del mercado mayorista de la electricidad (pool) sino que le da una especial importancia al considerar que “es previsible la necesidad de contar con otros mecanismos retributivos complementarios” para garantizar que determinadas tecnologías puedan recuperar los costes fijos ante la aún mayor disminución del precio de mercado de la energía eléctrica.

Desde APPA Renovables no se baraja la posibilidad de que las centrales renovables instaladas en el pasado se financien con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, independientemente de que se produzca una reforma fiscal en el sector energético. “Las renovables poseen costes y beneficios que no debemos disociar, de igual manera que se produce un importante ahorro en el mercado mayorista y se refleja en el sistema, los costes deben también imputarse en el mismo sistema”, ha aclarado el presidente de APPA Renovables.

No se valora la complementariedad y valor de algunas renovables

El desarrollo de la eólica en España ha sido un caso de éxito, por lo que la falta de objetivos más ambiciosos para esta tecnología hace pensar que no se ha valorado suficientemente la capacidad industrial nacional, el potencial exportador del país y el alto grado de desarrollo alcanzado en la I+D+i de esta tecnología. Desde APPA Renovables, echamos en falta que no se haya tenido en cuenta la complementariedad entre las distintas tecnologías renovables y el potencial de recurso eólico existente en la Península, constatado en este primer trimestre del año.

Los distintos escenarios valoran muy positivamente la contribución de la energía solar fotovoltaica en la futura Transición Energética, una tecnología que, gracias al esfuerzo inversor del pasado, hoy es competitiva. El desarrollo propuesto por el informe se refiere tanto a grandes plantas como a generación distribuida y autoconsumo. Según la propia Comisión de Expertos, para su desarrollo, es necesario contar con una regulación específica.

En el caso de la generación eléctrica con biomasa, llama la atención que no haya sido tenida apenas en cuenta cuando el propio informe habla de su capacidad de respaldo y considera “importante” plantear subastas específicas por tecnologías, reconociendo las distintas características de las tecnologías renovables. Esta tecnología, que tiene un potencial de 8.000 MW adicionales, aportaría al mix nacional gestionabilidad, firmeza y ayudaría a garantizar la seguridad de suministro.

“España cuenta con un magnífico recurso renovable, lo que se traduce en un importante potencial para acometer la Transición Energética. La Comisión debería haber considerado la complementariedad de las distintas tecnologías y la capacidad industrial existente en el país como base para el desarrollo del sector”, ha declarado José Miguel Villarig.

Sectores difusos: usos térmicos y transporte

El informe habla de la necesidad de utilizar las renovables térmicas (como la biomasa, el biogás o la geotermia), tanto a nivel de hogares individuales como en sistemas centralizados de redes de calor y el necesario estudio del uso de renovables térmicas en la industria.

En el caso del transporte, el documento ignora el importante papel que deben jugar tanto los biocarburantes convencionales como los avanzados para la consecución de los objetivos de descarbonización y energías renovables previstos para 2030 en la Unión Europea, tal como recoge un reciente informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), especialmente en subsectores de difícil electrificación como la aviación y el transporte de mercancías por carretera. Sorprende también la falta de consideración mostrada por la Comisión sobre el grave impacto que podrían tener sus propuestas en la supervivencia de la industria española de biocarburantes y sobre la importancia de disponer de un mix diversificado de fuentes renovables en el transporte.

Por último, el informe no tiene en cuenta aquellas tecnologías renovables en fase de investigación y desarrollo que puedan jugar un importante papel en las próximas décadas como la minieólica o las energías marinas, que la Unión Europea considera que podrían aportar en torno al 15% de la electricidad en 2050.

El Consejo Mundial de Energía Colombia y Ser Colombia en pro del desarrollo de la energía renovable en el país, organizan el II Encuentro Internacional de Energías Renovables – el Despertar de un Gigante, entre el 4 y 5 de abril de 2018 en el Hotel Hilton Garden Inn en Barranquilla, Colombia. Será un espacio de discusión enriquecido con la experiencia de los líderes del sector energético nacional e internacional sobre el desarrollo de los modelos de penetración de las energías renovables no convencionales en las matrices energéticas de los países y los correspondientes avances regulatorios, tecnológicos y ambientales a nivel mundial, regional y colombiano.

En este contexto, y en línea con el creciente impulso global hacia un sistema energético bajo en carbono, las energías renovables no convencionales se convierten en una prioridad de acción para los líderes energéticos colombianos y su promoción y fomento en un instrumento de particular importancia para la gestión del trilema energético en sus tres dimensiones: seguridad energética (acceso), equidad social (asequibilidad) y sostenibilidad ambiental.

En este sentido, la agenda académica abordará temas como, la digitalización en renovables, la generación distribuida, exponiendo los más recientes avances tecnológicos y la innovación en el funcionamiento de los parques de generación energía con base en fuentes no convencionales.

Contaremos con la presencia del Dr. Germán Arce Zapata, ministro de Minas y Energía de Colombia, quien tendrá a su cargo la conferencia de apertura sobre las perspectivas de las energías renovables en Colombia y se presentarán avances en el desarrollo del Sistema de Monitoreo de Energías Renovables (SIMER), a cargo de la Dra. Rutty Paola Ortiz, Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD) de Colombia.

Los paneles de discusión tratarán temas sobre experiencias regionales en la implementación de mecanismos de expansión de la generación de energía eléctrica con fuentes renovables no Convencionales, que permitirán conocer las características, el desarrollo y los resultados de las subastas llevadas a cabo a nivel regional así como la evaluación de los mecanismos de financiamiento para estos proyectos desde la perspectiva de la banca comercial y la multilateral, identificando las oportunidades y los retos propuestos.

El encuentro reunirá alrededor de 400 participantes, representantes de cerca de 20 empresas como ABB, Grupo energía Bogotá, ISA Conexiones, ISA Intercolombia, Findeter, Siemens, General Eléctric, ERM, Nordex, Acciona Windpower, Diverxia, Vestas, Prodiel, Norton Rose Fulbright, Atlas Renewable Energy, Asociación Argentina de Energía Eólica, Potencia y Tecnologías Incorporadas(PTI); y especialistas nacionales e internacionales, quienes acompañaran a las autoridades energéticas del país, todo esto complementado con una muestra comercial sobre las energías renovables.