Tags Posts tagged with "sector energético"

sector energético

El futuro más inmediato del sector de servicios de suministro básico (Luz, agua, etc.) pasa por la diversificación hacia servicios de equipamiento en hogares inteligentes (Smart Home). Es una de las principales conclusiones que se extrae del Informe ‘Servicios de suministros básicos inteligentes detrás de la creación de hogares inteligentes’ de Oliver Wyman. Los disruptores digitales han reescrito las reglas para un amplio tejido de industrias y ahora es el turno del sector energético. Un movimiento inteligente para la mejora de las vicisitudes de los servicios de suministro básico es la diversificación hacia servicios de equipamiento Smart Home.

El poder del servicio Smart Home, el camino para obtener mayores ganancias

Las nuevas tecnologías enfocadas al Smart Home son un nicho de mercado con el que obtener mayores ganancias. En 2015, el mercado de Smart Home o de hogares inteligentes alcanzó un valor de 47 mil M$ a nivel mundial, y se espera que crezca un 14% anual hasta 2022. En concreto, en 2018, el nivel de penetración en los hogares españoles alcanzó el 6,70% y un volumen de negocio de 470 M$*.

Por lo tanto, los servicios de suministro básicos necesitan moverse rápido. Los nuevos participantes, especialmente los gigantes tecnológicos, se están acercando a este nicho de mercado a través de paquetes personalizados aprovechando su tecnología digital.

Según una encuesta de Oliver Wyman, los clientes están cada vez más interesados en este tipo de servicios de equipamiento Smart Home, que puede incluir desde la gestión de la energía, la seguridad en el hogar y el entretenimiento. De acuerdo con los datos manejados, la agrupación en paquetes de soluciones energéticas combinadas influye en más del 30% de los encuestados en su decisión de contratación de estos servicios. Por ejemplo, en lugar de pagar por el uso de energía, el cliente podría pagar una tarifa plana mensual para mantener su hogar a una temperatura constante de 23 grados centígrados, a través de un servicio de estimación de facturas para ayudar a los clientes a usar la energía de manera más eficiente.

A la búsqueda de la ventaja competitiva

Los servicios de suministro básico tradicionales tienen una ventaja sobre los recién llegados debido a sus conexiones con los hogares y la gran cantidad de datos que recopilan sobre el uso de los consumidores. Sin embargo, para ofrecer paquetes atractivos, deberán asociarse con empresas que proporcionen habilidades complementarias, como compañías de telecomunicaciones, empresas de construcción automatizadas, diseñadores de software y proveedores de análisis de datos.

No obstante, las empresas de servicios de suministros básicos deben tener cuidado de mantener el control sobre las nuevas ofertas, liderando el proyecto. Deben de ofrecer servicios integrales y examinar cuidadosamente, paso por paso, la experiencia del cliente, desde la elección del producto hasta la posventa. Si no pueden garantizar la calidad y el mantenimiento del producto, el nuevo negocio podría dañar su reputación y aumentar los costes operativos.

El desempeño básico de su actividad profesional convertido en una innovación constante

Los análisis de mercado preliminares indican que los servicios de equipamiento Smart Home podrían aumentar sustancialmente los márgenes operativos de las empresas de servicios de suministro básico, pasando del 11% al 18%. Al mismo tiempo, el abandono del cliente podría caer entre el 3% y el 5%. En cambio, si el sector de servicios de suministro básico no se mueve rápidamente, podrían perder sus relaciones con los clientes, al mismo tiempo que otros jugadores toman la iniciativa y combinan varios servicios individuales en forma de paquetes.

Para poner en marcha el proceso, las empresas de servicios de suministro básico deben considerar crear unidades dedicadas para diseñar y probar nuevas soluciones, al mismo tiempo que adoptan modelos de innovación abiertos. Las empresas de servicios de suministro de mediano tamaño podrían combinar recursos si no tienen la escala para competir con gigantes tecnológicos o rivales mucho mayores. Una cosa es segura: la disrupcion se acerca y las empresas de servicios de suministro deben actuar para abarcar un segmento de mercado con expectativas de crecimiento y negocio a largo plazo.

Actualmente, México se encuentra entre los primeros 10 países del mundo más atractivos y con mayor inversión en energías renovables. La consolidación del nuevo mercado energético mexicano implica diferentes retos tecnológicos, logísticos, financieros y regulatorios. Este sector atraviesa por un complejo proceso de transición, en el que se observan diferentes puntos de vista e importantes desafíos que se deben atender puntualmente por su relevancia estratégica.

En el país existe una apertura de al menos cuatro mercados importantes de manera simultánea, representados por la parte eléctrica; la parte de gas L.P; gas natural y petrolíferos. En esos mercados, el reto va a ser cómo y cuán rápido se pueden reconciliar, y en la medida en que esto suceda se incrementará el interés en inversiones por parte del capital extranjero.

En cuanto a la Reforma Energética, aunque se ha generado un discurso contrario a la misma por sus escasos resultados, el presidente, Andrés Manuel López Obrador se ha pronunciado por no cancelarla, porque cuenta con un plan para el rescate del sector energético y en este sentido apuesta por la construcción y rehabilitación de refinerías, además de ampliar la perforación, lo que permitiría incrementar la producción de petróleo, dejar de comprar gasolinas en el extranjero y bajar los precios de los combustibles, una meta que se plantea cumplir en tres años.

Si bien México cuenta con importante infraestructura que se debe aprovechar, se necesita hacer un diagnóstico correcto del sector energético para avanzar en esta industria, optimizar los recursos, incentivar las inversiones extranjeras y cumplir con los estándares internacionales.

Por su parte, las energías renovables también juegan un papel primordial, ya que podrían aportar 29.000 M$ al PIB de México y atraer inversiones por más de 60.000 M$ en 15 años, según un estudio sobre el uso de energías limpias en el país hacia 2032.

Con base en información del Consejo Coordinador Empresarial, el uso de energías renovables también permitiría reducir 54 Mt de CO2 y alcanzar el 86% de la aportación del sector eléctrico al compromiso de México en el Acuerdo de París; generar 200.000 empleos y consolidar el mercado eléctrico.

El futuro que se percibe en México para el sector energético aún es incierto y los cambios no serán inmediatos. En otros países ha llevado diez o quince años como mínimo obtener un desarrollo óptimo, por lo que resulta prioritario continuar con su modernización para fortalecer su papel estratégico en el desarrollo económico del país.

Ante este escenario, las empresas nacionales y extranjeras enfrentan nuevos retos donde es necesario satisfacer las expectativas del mercado formando nuevas cadenas de valor, compartir conocimientos, experiencias e información valiosa. En este sentido, ENERGY MEXICO OIL GAS POWER® 2019 EXPO & CONGRESS, considerado como el principal evento del sector energético, se realizará del 29 al 31 de enero de 2019 en Centro Citibanamex, reuniendo a toda la cadena de valor más influyente del petróleo, gas, electricidad y energías renovables desde diferentes enfoques como tecnología, financiación, operativos y regulatorio.

ENERGY MEXICO ha logrado convocar a más de 10.000 asistentes provenientes de 29 países a lo largo de sus tres ediciones. Un foro B2B organizado por empresas mexicanas con participación internacional con el objetivo de facilitar las actividades de networking enfocadas a la generación de negocio entre los diferentes jugadores del mercado a nivel nacional y global.

Durante su edición de 2019, el Congreso Internacional abordará temas de gran relevancia como: “Perspectivas del mercado petrolero a corto y medio plazo: los próximos cinco años”; “La política energética de México”; “El cambio de las políticas energéticas en México y Estados Unidos”; “El nuevo Acuerdo Comercial Canadá-Estados Unidos-México: implicaciones para la energía”; “La perspectiva de downstream en Estados Unidos y México”,; “Nuevo balance energético global”; “Expansión de las fronteras de producción en México: tight oil & shale gas”; “Energía y medio ambiente: hidrocarburos”; “La política energética de México (2019 – 2024) vista por el Congreso”; “La Suprema Corte de Justicia y controversias constitucionales energéticas”; “El impacto de la política energética del próximo gobierno en los proveedores”, entre otros.

Los speakers nacionales e internacionales invitados son: Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de Presidencia; Luis Téllez Kuenzler, Asesor Senior y Jefe de la oficina de México KKR & Co. Inc; Guy Caruso, Presidente de la U.S. Association for Energy Economics y Asesor Principal del Programa de Seguridad Nacional y Energía Centre for Strategic & International Studies (CSIS); Ed Morse, Jefe de investigación de Commodities, Citigroup; María de Lourdes Melgar Palacios, Experta en energía y Miembro del Center for Collective Intelligence, MIT; Peter Nance, Director Ejecutivo, QueAdvisor; Juan Carlos Belausteguigoitia, Director, Centro ITAM Energía y Recursos Renovables; Guillermo García Alcocer, Comisionado Presidente, CRE; Alberto de la Fuente, Presidente, Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos, por mencionar sólo algunos.

ENERGY MEXICO está dirigido a CEO’s, directores generales, altos directivos, líderes de proyecto, técnicos especializados, ingenieros, asesores financieros, Inversionistas, compañías proveedoras y operadoras del sector, autoridades gubernamentales y regulatorias, y empresas consultoras, entre otras.

Ante un escenario que plantea importantes retos globales en materia energética, ENERGY MEXICO 2019 insta a especialistas, analistas, tomadores de decisión y autoridades a ser parte de este importante encuentro para el diseño de la política energética de México.

enery_mexico_rodrigo
Por Rodrigo Favela,
Socio Organizador de Energy México Oil Gas Power

0

La fabricación aditiva está revolucionando el desarrollo y la producción de componentes, no solo en la industria de la automoción o en la aeroespacial, sino también en el sector energético. La impresión 3D produce casi cualquier estructura a partir de polímeros, metales o materiales cerámicos, y permite acelerar la creación de prototipos, mejorar el diseño y acortar la incorporación de nuevos componentes y dispositivos al mercado. Consciente de sus ventajas, Siemens, compañía global líder en tecnología, emplea ya la impresión 3D con el fin de optimizar sus turbinas de gas.

La multinacional ha desarrollado un proyecto piloto para la fabricación aditiva de piezas complejas que ha revolucionado el desarrollo, la fabricación y la reparación de turbinas de gas. Esta iniciativa se ha puesto en marcha en la planta que tiene Siemens en Finspång, Suecia, donde la compañía ha invertido recientemente 20 M€.

Quemador de gas impreso en 3D por Siemens para la turbina de gas SGT-700 que opera en la central eléctrica de ciclo combinado de Philippsthal
Quemador de gas impreso en 3D por Siemens para la turbina de gas SGT-700 que opera en la central eléctrica de ciclo combinado de Philippsthal

Como parte de este proyecto, se ha empleado una impresora 3D con cuatro láseres, desarrollada conjuntamente por Siemens y el fabricante EOS, para producir un quemador en una única pieza. Con la fabricación convencional se requerían 13 piezas individuales y 18 soldaduras. De esta manera, se ha reducido la tolerancia al error durante la producción y mejorado notablemente el diseño ya que, entre otros aspectos, la pieza pesa ahora un 25% menos.

Tras la producción en 3D del quemador, se instalaron 18 piezas en la turbina de ciclo combinado de Philippsthal, Alemania, en julio del pasado año. Este verano, después de más de un año de operación, se ha realizado la inspección principal con resultados positivos, ya que, tras más de 8.000 horas de operación, los quemadores no han sufrido prácticamente ningún desgaste. Este proyecto ha marcado un hito en el camino hacia la implementación de la impresión 3D en la industria energética. Hoy Siemens puede realizar este proceso en tan solo varias semanas, cuando de la manera convencional se alargaba casi un año.

 

La fabricación aditiva, sinónimo de rapidez y sostenibilidad

La fabricación aditiva permite la creación rápida de prototipos, reduce los tiempos de producción en un 75% en comparación con la metodología tradicional. Por este motivo, los modelos producidos con FA se emplean cada vez más para probar ciertas propiedades antes de que la pieza se produzca en serie. Otro de los beneficios de la impresión 3D para la industria energética es su sostenibilidad. Este tipo de fabricación consume hasta un 65% menos de recursos y, al utilizar únicamente el material requerido, se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 30%. Además, permite, de forma generalizada, fabricar componentes con una vida útil más larga.

Siemens tiene la intención de ayudar a impulsar este rápido crecimiento mediante el desarrollo de productos de próxima generación, servicios de ingeniería y soluciones digitales. La compañía tiene planes para hacer que la producción de FA sea aún más flexible. En un futuro cercano, las impresoras 3D estarán ubicadas en cada uno de los centros de servicios de Siemens con el fin de imprimir recambios y piezas a nivel local acortando exponencialmente los tiempos, e incluso se podrá producir una pieza de repuesto antes de que se origine un deterioro.

Estos días se celebra en Katowice, Polonia, la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de 2018 (COP24) en la que se trabaja para avanzar en la aplicación del Acuerdo de París, firmado en 2015. Tres años después de su firma, los objetivos planteados comienzan a materializarse en forma de leyes. Eaton analiza las claves que han marcado el 2018 en el sector energético

Nuevos y ambiciosos objetivos

En junio, la Unión Europea alcanzaba un acuerdo sobre la directiva de energías renovables en las que se fijaba como objetivo vinculante que el 32% de la energía consumida en 2030 proceda de energías renovables. El texto también recoge el derecho al autoconsumo, así como la posibilidad de almacenar la energía eléctrica, instalar y operar sistemas para almacenar y recibir remuneraciones por el excedente vertido a la red.

Este reconocimiento es un paso al frente para que los ciudadanos puedan elegir su propio modelo energético, una visión en la que creemos firmemente. Todo lo que vaya encaminado en este sentido será una buena noticia tanto para los consumidores privados, como para las empresas y el medioambiente”, reflexiona José Antonio Afonso, responsable de segmento commercial building en Eaton España

El impuesto al sol, ya es pasado

El acuerdo incluye, además, una enmienda con una importante repercusión en España, y que prohíbe aplicar cargos al autoconsumo. Se ponía así fecha de caducidad al conocido como “impuesto al sol”, que fue eliminado el pasado mes de octubre. Afonso continua en este sentido: “La eliminación de medidas que limitan las posibilidades del autoconsumo ha inaugurado un clima mucho más propicio para la inversión en nuevas tecnologías que permiten el autoabastecimiento con energía limpia, una oportunidad que España no puede dejar pasar”.

En nuestro país ya se están proyectando e instalando equipos de almacenamiento de energía para optimizar las instalaciones de autoconsumo.

La posición geográfica de España implica un enorme potencial en la producción de energía renovable, un atractivo que tiene que ser gestionado de manera eficiente para evitar excesos y derroche de energía, para lo que es clave el desarrollo de sistemas de almacenamiento energético que garanticen la sostenibilidad y el aprovechamiento de las energías verdes, y además facilita un ahorro en el consumo eléctrico. Una apuesta decidida por parte de Eaton que este año ya ha empezado a instalar estos sistemas de almacenamiento de energía (xStorage) en el entorno doméstico en España.

Un hito que podría marcar una tendencia. Según un estudio llevado a cabo por la Agencia Internacional de Energías Renovables, los precios de las baterías de almacenamiento energético para aplicaciones estacionarias podrían descender un 66% en 2030. El almacenamiento se presenta, así, como una opción real y viable, además de contar con una perspectiva económica muy favorable.

Un número cada vez mayor de compañías eléctricas importantes ha realizado movimientos estratégicos al invertir en un mercado de almacenamiento de energía europeo relativamente nuevo en los últimos dos años, según un nuevo informe de Wood Mackenzie Power & Renewables. Este contexto supone un momento decisivo en la transición hacia un nuevo modelo energético español más sostenible que para Eaton tiene que pasar por impulsar de manera definitiva el almacenamiento energético e incentivos para el autoconsumo. En este sentido, serán determinantes los acuerdos a nivel internacional que se cierren en la cumbre del clima de este año, sin olvidar que España aún tiene pendiente la aprobación de la nueva ley de transición energética y la lucha contra el cambio climático, una oportunidad inigualable para promover la eficiencia energética y el uso de energías renovables en todos los sectores.

0

La Universitat Politècncia de Catalunya (UPC) y Siemens han firmado un acuerdo de colaboración con el objetivo de potenciar las actividades de innovación e investigación en los campos del análisis de datos y la inteligencia artificial en el sector energético. El convenio también quiere fomentar la investigación y la colaboración entre la empresa y la Universidad en este ámbito. El rector de la UPC, Francesc Torres, y el director general de las divisiones Power & Gas y Power Services de Siemens España, Olivier Bècle, han firmado un convenio de colaboración de gran relevancia para conocer las necesidades futuras en la digitalización del sector de la energía.

Con este objetivo, el convenio permitirá establecer alianzas estratégicas entre la empresa y la Universidad para fortalecer la digitalización del sector de la generación de energía: proyectos conjuntos de investigación e innovación basados en casos de uso, organización de workshops, seminarios y creative labs, y la búsqueda de financiación tanto pública como privada para impulsar proyectos de investigación en estos campos.

El convenio también está orientado a reforzar la actividad del MindSphere Application Center (MAC), el hub de innovación de Siemens ubicado en Cornellá de Lloblegat. Este centro tecnológico promueve el desarrollo para el sector energético de soluciones digitales entre las cuales se encuentra el uso de Mindsphere, la plataforma cloud de la compañía para IoT industrial.

Olivier Bècle, de Siemens España, ha destacado la importancia de impulsar la relación empresa-universidad en los ámbitos de innovación digital para mejorar la competitividad.Por su parte, el rector de la UPC, Francesc Torres, ha afirmado que “este convenio es un magnífico ejemplo de cooperación universidad-empresa en temas de máxima actualidad, como son el análisis de datos y la inteligencia artificial, orientado a satisfacer las necesidades de la sociedad.”

Más de 160 profesionales del sector energético han asistido hoy a la presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España que ha alcanzado su décima edición. El estudio, realizado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables) ha sido presentado por el presidente de la Asociación, José Miguel Villarig, y el director general, José María González Moya, que estuvieron acompañados en el evento por Arcadio Gutiérrez, director general del Club Español de la Energía, en cuya sede se ha realizado la presentación.

El objetivo del Estudio Macro, como coloquialmente se conoce al Estudio en el sector renovable, trata de analizar los distintos costes y beneficios que las renovables aportan a la economía española en un momento en el que la Transición Energética está perfilándose a nivel nacional y europeo.

Crecimiento del PIB y el empleo por las subastas

Durante 2017, el sector renovable supuso el 0,80% de la economía nacional, aportando 9.304 millones al PIB. El crecimiento del sector fue del 8,7% y se vio acompañado con un incremento de 4.101 empleos lo que sitúa al sector en los 78.667 puestos de trabajo. Este incremento en PIB y empleo se explica, fundamentalmente, por la reactivación del sector que produjeron las subastas de 2016 y 2017.

La recuperación detectada en el sector no se debe a la generación energética, dado que la potencia instalada se mantuvo básicamente estancada y la energía vendida disminuyó respecto al ejercicio anterior. Las subastas y la competitividad alcanzada por algunas tecnologías de generación eléctrica son los verdaderos motivos de los números positivos del sector.

Mayor dependencia energética

La baja producción hidráulica, consecuencia de la sequía que España sufrió en 2017, lastró con fuerza la generación eléctrica renovable, que disminuyó un 16,4%. Al no haberse incorporado apenas nueva potencia renovable que pudiera sustituir esta disminución, el porcentaje de renovables sobre energía final bruta descendió hasta el 16,7%, lo que nos aleja de los objetivos del 20% para 2020.

Toda la caída de la generación hidráulica, y el incremento de consumo energético de 2017, fue cubierto con generación fósil. El incremento de todos los tipos de importaciones fósiles llevó a la dependencia energética al 76,1%, según los cálculos de APPA Renovables. Un hecho que no solo nos aleja de los objetivos de energías renovables sino que mantiene a la economía española en una posición de debilidad ante variaciones del precio del petróleo.

Cifra récord en exportaciones y fuertes ahorros en sustitución fósil

Las exportaciones de bienes y servicios del sector renovable establecieron un nuevo récord al situarse en 4.564 millones, lo que arroja un saldo neto exportador de 3.117 millones de euros. Esta balanza comercial renovable contrasta fuertemente con el déficit comercial del conjunto de la economía (-22.694 millones) del cual el déficit energético supone el 85% (-19.269 millones).

Las energías renovables en sus distintos ámbitos, generación eléctrica, energía térmica y biocarburantes, evitaron en 2017 la importación de 20.068.185 millones de toneladas equivalentes de petróleo, un ahorro equivalente a 6.951 millones de euros. Las emisiones evitadas alcanzaron las 56.850.744 toneladas de CO2, valoradas en 332 millones de euros.

Menores ahorros en el pool por comportamiento atípico del mercado

A lo largo de la serie histórica analizada se ha observado que cuanto mayor es la entrada de renovables en el sistema eléctrico, más se reduce el precio de casación. El descenso en la generación renovable por la sequía, unido al comportamiento de la interconexión como consecuencia de la baja disponibilidad de las nucleares francesas y los precios récord de casación experimentados en enero lastraron los ahorros que las renovables producen en el pool. En 2017, las renovables produjeron ahorros en el pool por valor de 2.584 millones y percibieron en concepto de retribución regulada un total de 5.674 millones.

El sector continuó siendo contribuidor fiscal neto, aportando 1.089 millones de euros a las arcas del Estado.

Un sector que mira esperanzado al futuro

El presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, destacó la necesidad de contar con un marco regulatorio estable que nos permita acometer la Transición Energética: “sabemos ya cuáles son los objetivos de 2030 y debemos contar con una fiscalidad que recoja el principio de que quien contamina, paga, y un marco regulatorio estable para poder acometer las inversiones, debemos dejar de improvisar y comenzar a planificar a medio y largo plazo para poder desarrollar el sector y cumplir con nuestros objetivos”, dijo el presidente refiriéndose al futuro del sector.

El presidente de la Asociación se ha referido a los próximos años en clave optimista, “debemos aprender de nuestros errores porque contamos con un magnífico potencial para liderar la Transición Energética en Europa y el mundo: contamos con profesionales experimentados, empresas con gran experiencia y somos un país con envidiables recursos renovables, algo que nos permitirá convertirnos en un pilar de creación de industria en el país, generando empleo y riqueza autóctonos”. “Tenemos por delante una década en la que España debe dar un paso adelante en renovables”, ha concluido Villarig.

GPEX 2018 (Global Power & Energy Exhibition), el congreso mundial sobre energía que se celebrará en Barcelona ha creado un espacio situado en plena zona de exhibición y de libre acceso para todos los participantes donde se exhibirán las nuevas tendencias en el sector de la energía.

Este espacio, denominado Technical Knowledge Theatre, contará con ponentes internacionales que compartirán sus experiencias en nuevas tecnologías, procesos y modelos de negocio, mediante conferencias y demostraciones prácticas.

Junto con la conferencia estratégica de alto nivel (Global Power & Energy Leaders’ Summit), el Technical Knowledge Theatre permitirá el acceso gratuito a todos los participantes, tanto de GPEX 2018 como de Gastech, que busquen conocer las experiencias y sinergias que serán tendencia en el sector energético.

Las temáticas más destacadas serán la generación de energía más allá del gas, ejemplos prácticos en la transformación de la red eléctrica tradicional y soluciones que tengan en cuenta la eficiencia energética y la sostenibilidad en el medio ambiente. Para dar cabida a todos estos temas, el programa técnico, lanzado el mes de julio, se ha dividido en cuatro bloques:

• Día 1: Generación y Eficiencia Energética
– Presidido por James Varley, Editor Gerente del Grupo, Modern Power Systems.
– Escenarios energéticos en España 2030: hacia una economía baja en carbono
– Combinación de sistemas de GNL y plantas de energía de motores de gas para alcanzar la
descarbonización progresiva de las redes
– Superando barreras para invertir en eficiencia energética industrial

• Día 2: Almacenamiento y descentralización
– Presidido por Prashant Khorana, Consultor administrativo
– Energía y renovables, Wood Mackenzie
– Sesión del panel: diferentes tecnologías de almacenamiento y sus aplicaciones
– Cómo las flexibilidades apoyan el acoplamiento sectorial
– La integración de más energías renovables para una mayor eficiencia
– Evolución del sistema de red
– El papel de los agregadores en el nuevo ámbito de la energía

• Día 3: Redes inteligentes y las nuevas TIC
– Presidido por Mark Ossel, miembro de la Junta, OSGP
– Desarrollo de sistemas inteligentes para una transición energética eficiente centrada en los
ciudadanos
– Mantener la seguridad del suministro en el futuro: desafíos y oportunidades de la solución de enlace
holística
– Los desafíos de trabajar con datos de sensores, desde la recolección hasta el almacenamiento y el análisis
– Blockchain en el sector de la energía – Un tour por el horizonte de las aplicaciones

Día 4: Nuevos modelos y mecanismos de mercado
– Green Bonds: una introducción a los bonos verdes y el desarrollo del mercado
– The Energy Web Foundation: la digitalización de la industria energética
– Electricity Market 3.0: Hacia un sistema de electricidad democrático y sostenible

Algunos de los ponentes más destacados son:
• Albana Ilo, Associate Professor, TU Wien
• Anders Schultz, Vice Director, Ramboll
• Andreas Guertler, Foundation Director at EiiF – European Industrial Insulation Foundation
• Andrew Crossland, Energy Storage and Microgrid Specialist, Infratec, MyGridGB and Durham Energy
Institute
• Angel Verdu, Managing Director, WATTABIT
• Prof. Dr. Carles Ferrer i Ramis, Chief Scientist Officer, AEInnova
• Eduardo Román, Head of PV Group, Solar Tecnalia
• Elena González Sánchez, Managing Director, ANESE (Spanish National ESCO Association)
• Enrico Ambrosini, Head of Power Origination, TrailStone
• Erik Langeteig, Director of LNG Project Solutions, Chart Industries
• Francois Sonnet, Co-Founder, ElectriCChain
• Julio Cesar Diaz Cabrera, Research Engineer, Instituto Tecnológico de la Energía (ITE)
• Manel Romero, Representative, UNEF Fotovoltaica
• Mathias Herberts, CTO, Cityzen Data
• Norbert Taphorn, Sales and Project Engineer, Autarsys GmbH
• Oleg Dzioubinski, Energy Efficiency Programme Manager, United Nations Economic Commission for Europe • Oriol Pujoldevall, Team Member at Energy Web Foundation
• Pep Salas, Director, SmartGrid.cat
• Robert Hoddenbach, Global Director Power, Fugro

Photo: IEA, Getty Images)

Según la última revisión de la AIE, el sector eléctrico atrajo la mayor parte de las inversiones en energía en 2017, sostenido por un fuerte gasto en redes, superando a la industria del petróleo y gas por segundo año consecutivo, a medida que el sector energético avanza hacia una mayor electrificación. La inversión global en energía totalizó 1.800 b$ en 2017, una disminución del 2% en términos reales respecto del año anterior, según el informe World Energy Investment 2018. Más de 750.000 M$ se destinaron al sector eléctrico, mientras que se gastaron 715.000 M$ en petróleo y gas a nivel mundial.

Las inversiones respaldadas por los gobiernos representan una parte cada vez mayor de la inversión mundial en energía, ya que las empresas estatales se han mantenido más resilientes en petróleo y gas y generación en centrales térmicas en comparación con los actores privados. La cuota de la inversión energética mundial impulsada por empresas estatales aumentó en los últimos cinco años a más del 40% en 2017.

Mientras tanto, las políticas gubernamentales están jugando un papel cada vez más importante en impulsar el gasto privado. De toda la inversión del sector energético, más del 95% se basa ahora en regulaciones o contratos de remuneración, con un papel decreciente de nuevos proyectos basados únicamente en ingresos a precios variables en mercados mayoristas competitivos. La inversión en eficiencia energética está particularmente vinculada a la política gubernamental, a menudo a través de estándares de rendimiento energético.

El informe también revela que después de varios años de crecimiento, la inversión global combinada en renovables y eficiencia energética disminuyó en un 3% en 2017 y existe el riesgo de que disminuya aún más este año. Por ejemplo, la inversión en renovables, que representó dos tercios del gasto en generación de energía, cayó un 7% en 2017. Los recientes cambios políticos en China vinculados a apoyar el despliegue de energía solar fotovoltaica aumentan el riesgo de una desaceleración de la inversión este año. Como China representa más del 40% de la inversión mundial en solar fotovoltaica, sus cambios de política tienen implicaciones mundiales.

Si bien la eficiencia energética mostró una de las mayores expansiones en 2017, no fue suficiente para compensar la disminución de las renovables. Además, el crecimiento de la inversión en eficiencia se ha debilitado en el último año debido a que la actividad política mostró signos de desaceleración.

El porcentaje de inversión en combustibles fósiles aumentó el año pasado por primera vez desde 2014, ya que el gasto en petróleo y gas aumentó modestamente. Mientras tanto, los cierres de centrales nucleares superaron las nuevas construcciones, ya que la inversión en el sector disminuyó a su nivel más bajo en cinco años en 2017. La participación de las compañías petroleras nacionales en las inversiones totales en petróleo y gas se mantuvo cerca de niveles récord, una tendencia que se espera persista en 2018.

Aunque todavía es una pequeña parte del mercado, los vehículos eléctricos ahora representan gran parte del crecimiento de las ventas mundiales de vehículos de pasajeros, estimulado por los incentivos de compra de los gobiernos. Casi un cuarto del valor global de las ventas de vehículos eléctricos en 2017 provino de los presupuestos de los gobiernos, que cada año asignan más capital para apoyar al sector.

Las decisiones finales de inversión en centrales de carbón a construir en los próximos años disminuyeron por segundo año consecutivo, alcanzando un tercio de su nivel de 2010. Sin embargo, a pesar de la disminución de las adiciones de capacidad global, y un nivel elevado de cierres de plantas existentes, la flota mundial de carbón continuó expandiéndose en 2017, principalmente debido a los mercados asiáticos. Y si bien hubo un cambio hacia plantas más eficientes, el 60% de la capacidad operativa actual utiliza tecnología subcrítica ineficiente.

El informe encuentra que las perspectivas de la industria del gas de esquisto en EE.UU. están mejorando. Entre 2010 y 2014, las empresas gastaron hasta 1,8 $ por cada dólar de ingresos. Sin embargo, la industria casi ha reducido a la mitad su precio de equilibrio, proporcionando una base más sostenible para la expansión futura. Esto apuntala un aumento récord en la producción de light tight oil en EE.UU. de 1,3 mbpd en 2018.

Las perspectivas mejoradas para el sector del gas esquisto en EE.UU. contrastan con el resto de la industria de petróleo y gas aguas arriba. La inversión en proyectos petroleros convencionales, que son responsables de la mayor parte del suministro mundial, sigue siendo moderada. La inversión en nueva capacidad convencional se reducirá en 2018 a alrededor de un tercio del total, una baja de varios años que genera preocupaciones sobre la adecuación del suministro a largo plazo.

BP ha presentado en Madrid los resultados del informe Statistical Review of World Energy 2018, una de las publicaciones de referencia del sector energético, que elabora cada año la compañía.

El acto fue dirigido por Luis Aires Dupré, presidente de BP España, quien ha destacado que “es necesario no decaer en los esfuerzos para seguir impulsando una energía limpia y avanzar en la economía baja en carbono, a pesar de que 2017 ha sido un año en el que las emisiones han vuelto a crecer fruto de los cambios coyunturales en el mix energético”. Por su parte, Simon Manley, embajador del Reino Unido en España, quien clausuró el acto, destacó el trabajo de la Embajada, animando a las empresas españolas a aportar su experiencia y tecnología para seguir avanzando en la construcción de un mix óptimo de energía. A este respecto, apuntó que “el avance de las energías renovables y de las redes inteligentes también conducirán a la evolución del sector eléctrico en los próximos años”.

La sequía desploma en España el consumo de energía hidroeléctrica en 2017. El carbón aumenta
su consumo y lleva a un incremento de las emisiones de CO2 de un 6,9%, el ratio más alto desde 2012

El consumo de energía primaria en España continuó la tendencia de crecimiento iniciada en 2015, incrementándose un 1,8% frente al año anterior. Sin embargo, una histórica sequía llevó a un desplome del consumo de energía hidroeléctrica de casi la mitad (49,1%) respecto al año anterior. El consumo de carbón fue el que mayor incremento registró con un 28,5%, seguido del gas natural (10,2%). Las energías renovables, por su parte, experimentaron un crecimiento del 2,2%, mientras que el petróleo aumentó un 1,2% y la energía nuclear disminuyó ligeramente, un 0,6%. De este modo, el mix de consumo de energía quedó de la siguiente manera: petróleo 46,7%, gas natural 19,8%, renovables 11,3%, carbón 9,7%, energía nuclear 9,5% e hidroeléctrica 3%.

La generación eléctrica volvió a crecer en 2017, un 0,6%, tras haber caído el año anterior.

Consecuencia del cambio en el mix de consumo, el peso de cada fuente de generación cambió en la misma línea. Así, la generación a partir de energía hidroeléctrica pasó a representar un 6,7% del mix frente al 13,25% del año anterior. Esta caída se vio compensada con aumentos notables de la electricidad generada a partir del carbón, que creció hasta una cuota del 16,3% (frente al 13,6% del año anterior) y del gas natural (22,9% frente al 19,2% de 2016). Por su parte, renovables, energía nuclear y petróleo mantuvieron un peso similar en el mix al del año anterior.

Fruto de este mayor nivel de consumo de energías menos limpias, las emisiones de CO2 en España crecieron un 6,9%, hasta el mayor ratio desde el año 2012.

La transición hacia una economía de bajas emisiones sigue en marcha, pero factores coyunturales frenaron el avance en 2017

A nivel global, 2017 fue un año en el que las fuerzas estructurales del mercado mundial de la energía
continuaron impulsando la transición hacia una economía con menos emisiones de carbono, pero también los factores cíclicos revirtieron o ralentizaron algunos de los avances de los años anteriores.

Así, el repunte del PIB mundial, de la mano de una mejora en la actividad industrial con una mayor demanda de energía y la ralentización del ritmo de mejora de la intensidad energética, unidos al giro
experimentado en el consumo de carbón, implicaron que las emisiones de CO2 crecieran un 1,6% en 2017. El 63% de este incremento procedió de los países fuera de la OCDE.

En este contexto, la demanda global de energía creció un 2,2%, con un 60% de este incremento procedente del gas natural y de las energías renovables, que crecieron un 3% y un 17% respectivamente, lo que pone de manifiesto una tendencia a largo plazo hacia un modelo energético con menores emisiones. La energía nuclear creció un 1,1%, con incrementos notables en China y Japón, y la hidroeléctrica aumentó un 0,9%, aumento lastrado por la caída de la producción en Europa. Finalmente, el carbón creció por primera vez desde 2013, en un 1%.

La demanda mundial de petróleo aumento un 1,8%, y el hecho de que ésta superase la producción durante la mayor parte del año conllevó una reducción en las reservas y un impacto en el precio del crudo. Así, éste experimentó su primer incremento anual desde 2012 y alcanzó una media en el conjunto del año de 54 dólares por barril.

El gas natural tuvo un año marcado por el aumento del consumo, pero quedó más que compensado por un mayor aumento de la producción, lo que empujó los precios a la baja. La expansión del mercado de GNL así como la mayor movilidad de sus exportaciones ha conducido a un mercado mundial de gas cada vez más integrado con una mayor correlación y una menor volatilidad entre los precios de gas de las distintas regiones.

Con todo ello, el mix energético quedó configurado como sigue: el petróleo mantuvo un peso similar al del año anterior, alrededor del 34%, seguido del carbón (27%) y del gas natural (23%). Las energías no
fósiles supusieron un 15% del mix energético, con la hidroeléctrica representando un 7%, las renovables
un 3,6% y la nuclear un 4,4%.

Por su parte, la generación mundial de electricidad aumentó un 2,8% en 2017, un nivel cercano a la media de la última década. La mayor parte del crecimiento, un 94%, procedió de las economías emergentes, mientras que la generación se ha mantenido a niveles similares en la OCDE desde 2010. De ese crecimiento, las renovables representaron casi la mitad (49%), seguidas del carbón (44%). A pesar de ello, sorprende el hecho de que, a pesar de los esfuerzos políticos para fomentar la sustitución del carbón por combustibles más limpios y con menores emisiones de carbono, apenas se aprecian mejoras en el mix de generación eléctrica durante los últimos 20 años. Así, la cuota del carbón, que fue del 38% en 2017, es exactamente la misma que en 1998.

Por otro lado, el peso de los combustibles no fósiles (nuclear, hidroeléctrica y renovables) en el mix de generación eléctrica estuvo incluso por debajo del que tenían hace 20 años, debido a que el descenso en la generación eléctrica procedente de la energía nuclear no se ha visto compensado, a lo largo de las últimas dos décadas, por el aumento del peso de las renovables. Ello hace necesario, por tanto, un
replanteamiento de las políticas energéticas que sitúe el foco en el sector eléctrico.

Siemens ha inaugurado su nuevo centro de innovación para desarrollar para el sector energético soluciones digitales que utilizan Mindsphere, la plataforma cloud de la compañía. Este hub tecnológico, denominado centro de aplicaciones Mindsphere, cuenta con un equipo de expertos, entre los que se encuentran ingenieros de software, científicos de datos y profesionales tecnológicos, que trabajan juntos para todo el suroeste de Europa. La presentación de este nuevo hub en Barcelona forma parte de la estrategia de la compañía para acompañar a las empresas españolas en su camino hacia la digitalización. Se inaugura tras celebrarse en Madrid el Siemens Digitalization Day, un encuentro organizado por Siemens que concentró a los principales protagonistas de la trasformación digital de nuestro país.

Con este nuevo centro, el objetivo de la compañía es ofrecer, a los actores del sector energético y a los expertos de Siemens, un entono donde puedan co-innovar juntos para crear nuevos modelos de negocio e implementar soluciones digitales como valor añadido al cliente. Se trata de un espacio abierto a las nuevas ideas, -equipado con la última tecnología-, que fomenta la colaboración con empresas, universidades y start-ups y crea un entorno propicio para la innovación.

Siemens ha elegido Barcelona como sede de este centro de desarrollo de soluciones digitales porque es uno de los mayores hubs de innovación y startups de Europa. La ciudad cuenta con un amplio ecosistema de start-ups, laboratorios de I+D de primera clase, clientes internacionales y con la capacidad para atraer talento regional e internacional. Para Rosa García, presidenta y CEO de Siemens España: “Con este centro confirmamos nuestro compromiso con España y Barcelona para ofrecer a nuestros clientes del ámbito de la energía las soluciones digitales más innovadoras“.

Además, en línea con el compromiso medioambiental de la compañía, que espera ser una empresa sin emisiones contaminantes en 2030, este espacio de más de 500 m2 se ubica en un edificio inteligente considerado cero emisiones.

De esta forma, Siemens posiciona a nuestro país como sede de innovación a nivel internacional. En palabras de Vinod Philip, CEO Mundial de la unidad de negocio de Service de Power and Gas: “En el centro de Aplicaciones MindSphere de Barcelona se desarrollarán las soluciones digitales del mañana en colaboración directa con nuestros clientes del sector energético. Proporciona el entorno ideal para co-crear soluciones digitales innovadoras adaptadas las necesidades del sector“.

El centro de Barcelona forma parte de la configuración global de los centros de Aplicaciones Mindsphere de la compañía. Cada uno de los centros de aplicaciones MindSphere de Siemens para ofertas digitales abarca múltiples ubicaciones en diferentes países y se especializa en una industria en particular en la que Siemens está activo. Hoy, alrededor de 900 desarrolladores de software, especialistas en datos e ingenieros ya están trabajando junto con los clientes de Siemens en estos centros para desarrollar innovaciones digitales para el análisis de datos y el aprendizaje automático. Otros de los centros especializados en energía son el situado en Shanghái y los recientemente inaugurados en Berlín y Orlando, en Florida (USA). Siemens es una de las primeras compañías en apostar por la digitalización en todas sus divisiones y ha dado un giro estratégico hasta posicionarse como una de las principales empresas de software del mundo. De hecho, la compañía ha ampliado recientemente su plantilla de expertos en software y en la actualidad cuenta con más de 24.500 ingenieros dedicados a ello.

COMEVAL