Tags Posts tagged with "sostenible"

sostenible

Los Green Buildings Councils de España (GBCe) y Alemania (DGNB) han alcanzado un acuerdo de colaboración para la adaptación de la herramienta de certificación de edificios alemana DGNB al mercado español. Green Building Council España actuará como el organismo certificador de DGNB en nuestro país como ya hace con su propia herramienta de certificación, VERDE.

El objetivo final de este acuerdo es llegar a un entendimiento común europeo en materia de certificación de edificios y en la unificación de criterios por parte de las distintas herramientas que conviven en el continente.

No es la primera vez que las dos organizaciones van a colaborar juntas. Ya en 2013, DGNB y GBCe firmaron un Memorando de Entendimiento para una cooperación más estrecha.

En una primera etapa, los criterios de DGNB para nuevos edificios se adaptarán a las peculiaridades locales en España y se probarán en una fase piloto. Posteriormente, se pondrán en marcha otras tipologías DGNB en España (rehabilitación, distritos urbanos, edificios en uso o la de edificios neutros en carbono que se está desarrollando en la actualidad).

GBCe se hará cargo de la revisión y la certificación de todos los proyectos que quieran una certificación DGNB en España. Ambas asociaciones se comprometen además, a trabajar por una doble certificación en España (VERDE-DGNB) basada en el análisis de ciclo de vida y que sin duda será referente en Europa.

El acuerdo entre los dos Green Building Councils también recoge la transferencia de conocimientos. GBCe ofrecerá asesoramiento y formación para evaluadores DGNB. En otoño de 2019, habrá una primera sesión de capacitación conjunta, que dará a los profesionales de la edificación en España la oportunidad de formarse como consultores de DGNB.

“Este acuerdo de colaboración es también uno hito importante en el camino hacia una comprensión europea común de los requisitos y criterios de la edificación sostenible”, asegura Christine Lemaitre. Después de Austria, Suiza y Dinamarca, España es el cuarto país europeo en el que la DGNB tiene su propio sistema asociado. Esto implica una creciente red europea de Green Building Councils que hablan un lenguaje común en materia de sostenibilidad, basado en el análisis de ciclo de vida, dando una respuesta europea conjunta.

Junto con organizaciones de Dinamarca, Francia, Austria y Suiza, DGNB y GBCe ya habían participado juntas el año pasado en el G17, una nueva alianza europea para edificios sostenible.

Alstom ha presentado su nueva estrategia para el periodo 2019/20 – 2022/23 en la que define las prioridades de negocio, operativas y financieras para 2023. El nuevo plan estratégico se centra en el crecimiento continuado de la compañía, la innovación en tecnologías sostenibles y digitales, la eficiencia operativa y una cultura corporativa ágil, inclusiva y responsable. En paralelo, y a partir de octubre de 2019, el Grupo estrenará una nueva identidad visual y un nuevo slogan: “mobility by nature”

 

El Grupo ha alcanzado sus objetivos de crecimiento orgánico de ventas con un crecimiento medio anual del 5,5% entre 2015/161 y 2018/19, por encima de la media del mercado.

Para los próximos 4 años, el Grupo ha definido los siguientes objetivos comerciales y operativos: convertirse en el número uno o dos en cada uno de sus mercados y líneas de actividad, ser el líder en soluciones de movilidad inteligentes y sostenibles, lograr un margen y un nivel de flujo de caja libre de entre los mejores de su sector, y continuar mejorando su impacto social y ambiental.

Con esta nueva estrategia Alstom confía en que durante el período 2019/20 – 2022/23 las ventas alcancen un crecimiento medio anual de alrededor del 5%, superando el crecimiento estimado para el mercado.

La estrategia para 2023 se basa en los siguientes pilares:
• Crecimiento mediante la creación de valor a los clientes: Alstom cuenta con una fuerte cuota de mercado en todas sus actividades y mercados. El Grupo espera consolidar su posicionamiento en todos los mercados y unidades de negocio.
• Innovación en soluciones de movilidad más inteligentes y sostenibles: Ya reconocida como una referencia industrial y tecnológica en este campo (con soluciones como el primer tren de hidrógeno o la subestación reversible Hesop), Alstom ha identificado seis áreas prioritarias de innovación: tracción y eficiencia energética, electromovilidad en carretera, ecodiseño y fabricación sostenible, tren autónomo, gestión de datos y multimodalidad.
• Eficiencia, impulsada por la digitalización: el Grupo aprovechará su presencia mundial y sus capacidades industriales, la mayor competitividad de su nueva generación de productos y servicios, así como la transformación digital de toda su cadena de valor.

Nueva identidad de marca:
La marca Alstom, su definición, firma y expresión visual también evolucionarán para reflejar
la nueva visión del Grupo.

Schneider Electric ha premiado tres proyectos disruptivos y futuristas ideados por jóvenes españoles con el objetivo de convertir a Madrid en una ciudad más sostenible y respetuosa con el medio ambiente en la próxima década.

Los proyectos premiados han sido elegidos entre más de 600 ideas de 30 jóvenes de toda España que han participado, divididos en grupos, en el hackatón HackON organizado en Madrid por el ecosistema de talento joven TRIVU.

Las categorías en las que han trabajado los participantes han sido ‘¿Cómo crear un Madrid cada vez más descarbonizado?’, ¿Cómo conseguir un hogar madrileño inteligente y sostenible?’ y ‘¿Cómo serán los edificios de la ciudad del futuro para contribuir a un entorno más sostenible?’. Los participantes debían tener en cuenta cuestiones como la sostenibilidad, la reducción de emisiones de CO2, el tiempo empleado para ir al trabajo o la conciliación laboral-vida privada y su impacto hasta 2030.

Estos son los proyectos ganadores:

● Ganador: ‘Green Bin’.
Proyecto de Eva Fanelli, estudiante de ingeniería química de la Universidad Autónoma de Madrid de 22 años y Rafael Alonso, estudiante de máster de energías renovables en sistemas eléctricos de la Universidad Carlos III de Madrid, de 25 años.

Aborda la enorme generación de residuos entre los más jóvenes con un nuevo enfoque de concienciación. El proyecto pone el foco en los estudiantes que viven por primera vez fuera de su casa y comienzan a ser por primera vez responsables directos del procesamiento de los deshechos que generan.

El equipo creador plantea un sistema de reciclaje específico para residencias universitarias destinado a la reutilización y reciclaje de los residuos de un solo uso. En este sentido, sus creadores proponen ampliar el popular lema destinado a la reducción de residuos ‘3R de la ecología’ a 5R: reutilizar, reparar, reciclar, regular y reducir.

Segundo puesto: ‘In Sunny’.
Proyecto de Rocío Campaña, estudiante de ingeniería de servicios de la Universidad Rey Juan Carlos, de 20 años y Ana Arteaga, estudiante de Production Engineer de la Universidad Politécnica de Madrid, de 26 años.

Se trata de una idea que pretende aprovechar el potencial de la energía solar uniendo la eficiencia energética mediante el uso de últimas tecnologías y las nuevas formas de trabajar, como el teletrabajo.

Para conseguirlo, han sugerido instalar paneles solares rotativos 180º en los hogares, que utilizarán el Big Data y la ubicación del usuario para obtener información que permita analizar el uso energético para un uso inteligente. Para hacer posible la idea, sus creadoras proponen una reducción en los impuestos que se aplican a las Energías Renovables para reducir el coste del servicio contratado.

Además, proponen una asociación con empresas de coworking (la empresa Spaces considera que estos representarán el 30% del mercado total de oficinas en 2030), para reducir gastos igualmente y su monetización mediante la creación de una app, que incluiría servicios publicitarios.

● Tercer puesto: ‘My eDrive’.
Iniciativa de Elisa Hernández, estudiante de ingeniería química de la Universidad Autónoma de Madrid, de 21 años y Adrián Onrubia, estudiante de ingeniería industrial de la Universidad Carlos III de Madrid, de 24 años.

Este proyecto se enfoca hacia uno de los mayores problemas de Madrid: la movilidad. Proponen una solución al problema de movilidad en Madrid con una flota de 400 coches eléctricos autónomos eficientes que fomenten el car-sharing, optimizando las rutas mediante analítica de datos, y así reducir los costes de transporte y las emisiones contaminantes para crear una alternativa de movilidad sostenible.

ABB se ha asociado con Enel Green Power para ofrecer soluciones innovadoras de mantenimiento predictivo que reducirán los costes de mantenimiento y transformarán el rendimiento, la fiabilidad y la eficiencia energética de sus centrales hidroeléctricas en toda Italia.

 

El contrato, de tres años de duración, permitirá que 33 de las centrales hidroeléctricas de Enel Green Power, compuestas por unas 100 unidades, pasen de un mantenimiento basado en horas a un mantenimiento predictivo y basado en condiciones, aprovechando la solución ABB Ability™ Asset Performance Management. Con operaciones en los cinco continentes, la línea de negocio de energías renovables del Grupo Enel, Enel Green Power, es líder mundial en el sector de las energías verdes, con una capacidad gestionada de más de 43 GW.

Colaborando estrechamente desde principios de 2018, las dos empresas han desarrollado y probado conjuntamente el mantenimiento predictivo y las soluciones avanzadas (PresAGHO) a través de una prueba piloto en cinco plantas de Enel en Italia y España, incluyendo Presenzano, una planta de 1.000 MW cerca de Nápoles.

El nuevo contrato incluye soluciones y servicios de software digital que proporcionarán análisis de más de 190.000 señales y el despliegue de unos 800 modelos de activos digitales, con el objetivo de mejorar el rendimiento operativo de la planta, reducir los fallos no planificados y permitir prácticas de mantenimiento planificadas más eficientes mediante el mantenimiento predictivo. Se espera que la integración produzca ahorros en los costos de mantenimiento de la flota y aumente la productividad de la planta.

Representantes de ABB y Enel Green Power presentaron sus avances hasta la fecha en el Foro de Digitalización de Centrales Hidroeléctricas en Viena en junio de 2019.

El Hospital Fraternidad-Muprespa Habana, cuyas puertas abrieron al público el pasado mes de abril, ha recibido de la prestigiosa entidad estadounidense US Green Building Council (Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos), el Certificado LEED Healthcare Platino, la máxima certificación que acredita la sostenibilidad del centro, y la excelencia en el diseño y construcción desde un punto de vista ambiental. Este certificado acredita al Hospital como una referencia en construcción sostenible, uso de materiales no contaminantes, eficiencia energética, confort para pacientes y profesionales sanitarios, gestión de residuos, disminución de la huella de carbono y prioridad en el uso de recursos regionales.

En la presentación de la Certificación, han participado Carlos Aranda, director gerente de Fraternidad-Muprespa, Pedro Serrera, subdirector general de Sistemas de Información y Servicios y Esteban Mate, subdirector general de Gestión.

Según Carlos Aranda, director gerente de la Mutua, “Fraternidad-Muprespa está muy concienciada con la importancia de desarrollar proyectos sostenibles y así lo hemos reflejado en nuestros centros certificando su huella de carbono. El Hospital Fraternidad-Muprespa Habana es el máximo exponente de este compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad”. USGBC es una asociación sin ánimo de lucro cuya misión es optimizar el modo en que se diseñan, construyen y operan los edificios desde un punto de vista medioambiental; la herramienta con la que cumple su misión es el programa LEED (Leadership in Energy and Environmental Design, Liderazgo en Energía y Diseño Medioambiental). La obtención de “créditos” de un edificio en cada una de las categorías evaluadas supone que el certificado sea plata, oro o platino.

Solo USGBC puede conceder los “créditos”, a través de un riguroso proceso de verificación documental mediante su sistema en la nube “LEED-Online”. El Hospital Fraternidad-Muprespa Habana ha conseguido 86 puntos el máximo obtenido por un centro hospitalario hasta la fecha. Las principales categorías evaluadas son las siguientes:

  • Desarrollo sostenible de la parcela sobre la que se asienta el edificio.
  • Eficiencia energética y reducción de emisiones a la atmósfera.
  • Uso de energías renovables.
  • Eficiencia en el consumo del agua.
  • Selección de materiales sostenibles y gestión de residuos durante la construcción.
  • Mejora de la calidad ambiental dentro del edificio.

El resultado final del proyecto LEED del Hospital Fraternidad-Muprespa Habana puede consultarse en la propia Web del USGBC y a través del siguiente vídeo. Algunos de los logros conseguidos durante el proceso de construcción LEED son los siguientes:

  • Ahorro en el consumo de energía del 43% respecto a un edificio de referencia (metodología ASHRAE) que no hubiera implantado las mejoras en eficiencia energética.
  • Generación, mediante un techo solar fotovoltaico, del 10% de la energía eléctrica total consumida en el hospital.
  • Uso de la energía termosolar para producir el 90% del consumo diario de agua caliente sanitaria del hospital.
  • Consecución del certificado de eficiencia energética del edificio bajo la calificación A, tanto en consumo de energía primaria no renovable como en emisiones de CO2.
  • Disminución del consumo de agua mediante la recuperación y tratamiento de agua reciclables.
  • Instalación de más de 2000 metros cuadrados de pavimento fotocatalítico biocida que contribuye a la calidad del aire interior.
  • Ausencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) en la construcción del edificio.
  • Tres cubiertas vegetales con 660 metros cuadrados, que contribuyen a reducir la huella de calor del edificio.

La ubicación del edificio, céntrica, accesible y junto a distintas formas de transporte público contribuye a la sostenibilidad urbana. También ofrece un aparcamiento de 200 plazas que cuenta con un 17% de plazas de ecoparking con puntos de recarga para vehículos eléctricos. En el exterior, se dispone de aparcamiento para bicicletas.

El magnífico aislamiento térmico y acústico, la elección de las luminarias y la posibilidad de ofrecer a los ocupantes el propio control de sus condiciones, conforman un espacio que ofrece a pacientes, acompañantes y trabajadores las condiciones óptimas para habitarlo.

Otro aspecto en el que el Hospital Fraternidad-Muprespa es líder es la digitalización. Redes wifi, control inteligente del edificio, historia clínica electrónica, dispensación automática de medicación, localización de pacientes en tiempo real mediante tecnología Bluetooth, sistema de ordenación automática de pacientes en urgencias y consultas, control logístico con metodologías Kanban digitales, comunicación paciente-enfermera sobre tecnología IP, son algunas de las tecnologías digitales que se han implantado en el Hospital.

Pero destacan, sobre todo, los quirófanos integrados o digitales, que pueden manejar señales de imagen y vídeo para enriquecer las capacidades de los cirujanos, abrir la sesión quirúrgica a otros especialistas, y convertir el quirófano en un espacio de colaboración entre profesionales.

Con una superficie de 14.000 m2 repartidos en cuatro plantas sobre rasante y tres bajos rasantes, el centro dispone de servicio de urgencias, 50 habitaciones individuales, 16 consultas de especialidades, servicios de diagnóstico por imagen, área de rehabilitación para pacientes ingresados, bloque quirúrgico con tres quirófanos integrados o digitales, además de ser un hospital docente y pionero en investigación.

La titularidad del Hospital corresponde a la Seguridad Social y a Fraternidad- Muprespa su gestión, uso y mejora. Da cobertura a 1.413.000 trabajadores de 117.000 empresas asociadas a la Mutua y está plenamente centrado en el paciente. Se trata de uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de la Mutua, y buque insignia de la Entidad, pues es el mayor exponente de la apuesta por la calidad, la innovación y la sostenibilidad, tal y como acredita este certificado.

La última y más completa evaluación de la transición energética limpia de la Agencia Internacional de Energía encuentra que la gran mayoría de las tecnologías y sectores no logran mantenerse al día con los objetivos a largo plazo. De las 45 tecnologías y sectores energéticos evaluados en el último Tracking Clean Energy Progress (TCEP) de la AIE, solo 7 están enlínea con el Escenario de Desarrollo Sostenible (SDS, por sus siglas en inglés) de la AIE. El SDS representa un camino para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, ofrecer acceso universal a la energía y reducir significativamente la contaminación atmosférica.

Estos últimos hallazgos siguen a una evaluación de la AIE publicada en marzo que muestra que las emisiones de CO2 relacionadas con la energía aumentaron a nivel mundial un 1,7% en 2018 hasta un máximo histórico de 33.000 Mt.

Algunas tecnologías de energía limpia mostraron un gran progreso el año pasado, según el nuevo análisis TCEP. El almacenamiento de energía está ahora “en camino” a medida que se duplican las nuevas instalaciones, lideradas por Corea, China, EE.UU. y Alemania. Los vehículos eléctricos tuvieron otro año récord, con ventas mundiales que alcanzaron los 2 millones en 2018. China representó más de la mitad de las ventas totales.

La energía solar fotovoltaica sigue su curso con un aumento del 31% en la generación, lo que representa el mayor crecimiento absoluto en generación entre las fuentes renovables. Pero las incorporaciones anuales de energía solar fotovoltaica y energía renovable en general se estabilizaron en 2018, lo que generó inquietudes sobre el cumplimiento de los objetivos climáticos a largo plazo.

El análisis de este año amplía la cobertura para incluir la quema y las emisiones de metano de las operaciones de petróleo y gas, que son responsables de aproximadamente el 7% de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector energético en todo el mundo. A pesar de algunos desarrollos positivos durante el año pasado, las tasas actuales de despliegue tecnológico, la ambición política y los esfuerzos de la industria aún están muy por debajo.

El sector de los edificios también se mantiene fuera de lugar, con las emisiones nuevamente en 2018 en un máximo histórico. Esto fue el resultado de varios factores, incluido el clima extremo que elevó la demanda de energía para calefacción y refrigeración. Otro desarrollo preocupante fue la desaceleración de las mejoras en el ahorro de combustible en todo el mundo a medida que los compradores de automóviles continuaron comprando vehículos más grandes.

Dada la urgencia y la escala de acciones necesarias para la transición energética limpia en todo el mundo, el TCEP de este año presenta un mayor énfasis en las acciones recomendadas para los gobiernos, la industria y otros actores clave en el sistema energético mundial. El análisis también incluye un análisis en profundidad sobre cómo abordar más de 100 brechas de innovación clave en todos los sectores y tecnologías.

TCEP proporciona un análisis experto completo, riguroso y actualizado de la transición energética limpia en una amplia gama de tecnologías y sectores. Se basa en la comprensión única de la AIE de los mercados, el modelado y las estadísticas de energía para rastrear y evaluar el progreso en el despliegue y el rendimiento de la tecnología, la inversión, la política y la innovación. También se basa en la extensa red de tecnología global de la AIE, que cuenta con un total de 6.000 investigadores en casi 40 programas de colaboración tecnológica.

El TCEP forma parte de los esfuerzos más amplios de la AIE en el seguimiento de la transición energética y los indicadores clave para ayudar a los responsables de la toma de decisiones sobre dónde centrar la innovación, la inversión y la atención de las políticas para lograr los objetivos de clima y desarrollo sostenible.

CMBlu Energy y Mann+Hummel han firmado un acuerdo para el desarrollo conjunto e industrialización de convertidores de energía para baterías orgánicas de flujo redox. El objetivo de ambos socios es apoyar a la movilidad eléctrica a través del desarrollo de infraestructura de recarga y ofrecer al sector energético una tecnología de almacenamiento sostenible y altamente rentable para una transición energética exitosa.

De la idea al laboratorio, y a la producción en serie

La idea de negocio de las baterías de flujo redox con electrolitos orgánicos derivados de la lignina (“Organic Flow“) ya se concibió en 2011 y, desde 2014, CMBlu ha llevado a cabo una investigación y desarrollo intensivos. Estas baterías constan esencialmente de dos tanques de electrolito líquido y un convertidor de energía, que consiste en un gran número de filas adyacentes de pilas y, por lo tanto, también se conoce como pila de baterías. Los líquidos se bombean a través de las pilas de la batería y se cargan o descargan según sea necesario.

La tecnología desarrollada por CMBlu ha alcanzado la etapa de prototipo. El mayor desarrollo e industrialización de la pila de baterías está regulado en el acuerdo de cooperación a largo plazo con Mann+Hummel. Para este propósito, Mann + Hummel ha creado una spin-off llamada i2M, que se dedica al desarrollo y comercialización de tecnologías innovadoras. En el siguiente paso, Mann+Hummel construirá una línea de producción completa en una planta europea. CMBlu realizará proyectos piloto especiales con clientes de referencia en los próximos dos años. A partir de 2021, CMBlu planea comercializar los primeros sistemas comerciales.

Beneficios de las baterías de flujo orgánico

Al igual que el principio de las baterías de flujo redox convencionales, las baterías de flujo orgánico de CMBlu almacenan energía eléctrica en soluciones acuosas de compuestos químicos orgánicos derivados de la lignina, que se bombean a través del convertidor de energía, es decir, la pila de baterías. La característica especial de las baterías de flujo es que la capacidad y la salida eléctrica se pueden escalar de forma independiente. El número de pilas define la salida de las baterías. Un mayor número de pilas multiplica la salida. La capacidad de la batería solo está limitada por el tamaño de los tanques. Esto permite una personalización flexible para tener en cuenta el área de aplicación correspondiente. Por ejemplo, se puede almacenar energía solar durante varias horas y luego inyectarse a la red durante la noche.

Para lograr una producción en masa rentable, los componentes más importantes de la pila se ajustan al electrolito orgánico. En este proceso, casi toda la cadena de valor de las pilas se puede suministrar localmente. No hay dependencia de importaciones de otros países. Además, las pilas de baterías no requieren metales raros o metales pesados. Los electrolitos acuosos en el sistema no son combustibles o explosivos y pueden usarse de manera segura.

Variedad de aplicaciones en la red

Las baterías de flujo orgánico son adecuadas para numerosas áreas de aplicación en la red eléctrica, como el almacenamiento intermedio de energía renovable o en relación con el equilibrio de los picos de demanda en industrias. Un área de aplicación adicional es la infraestructura de recarga requerida para la movilidad eléctrica. Las baterías permiten un almacenamiento intermedio para liberar las redes eléctricas, que no tienen que actualizarse para cargas adicionales. Permite la recarga rápida simultánea de vehículos eléctricos. En última instancia, una red de recarga descentralizada para vehículos eléctricos solo será posible en conexión con un sistema de almacenamiento de energía escalable y de alto rendimiento.

La naturaleza como modelo para el almacenamiento de energía

El concepto se basa en el modo de energía del cuerpo humano. En el ciclo del ácido cítrico, el cuerpo también utiliza una reacción redox de moléculas orgánicas. CMBlu ha logrado aplicar este principio al almacenamiento de energía eléctrica a gran escala. Para este propósito, la compañía utiliza como recurso lignina, en su mayoría no utilizado, que está disponible en cantidades ilimitadas y que la industria de la celulosa y el papel acumula en millones de toneladas anuales. La tecnología de CMBlu permite un sistema de almacenamiento de energía muy grande y rentable. La pila de baterías es el núcleo del sistema y requiere la más alta calidad y fiabilidad del proceso en el proceso de producción.

La fabricación de electrolitos incluye varios pasos de filtración, que Mann+Hummel realiza utilizando nuevas membranas especiales. Esta tecnología expande aún más su gama de productos y, al mismo tiempo, contribuye a construir la infraestructura necesaria para los vehículos eléctricos.

enerTIC, la Plataforma de Innovación y Tecnología para la mejora de la Eficiencia Energética y la Sostenibilidad, celebrará la VIII edición del congreso de referencia “Smart Energy Congress” en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

Esta nueva edición del congreso llevará por título “Digital Tranformation, Leading Energy Efficiency” y reunirá los próximos 3 – 4 de Abril de 2019, a los principales stakeholders: Smart Cities, Smart Energy, Smart Industry 4.0, IT Infrastructures.

La innovación y la digitalización impactan notablemente en la mejora de la eficiencia energética y la sostenibilidad. Aceleradores de la competitividad empresarial, y pilares de la Descarbonización de la Economía y de la Transición Energética: grandes retos de la Unión Europea y de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y ámbitos en los que España cuenta con compañías con amplia experiencia y reconocido liderazgo tecnológico.

Smart Energy Congress, el congreso anual europeo en el que consultoras de referencia, compañías energéticas, líderes de la industria tecnológica, responsables de grandes proyectos, etc. comparten su visión y debaten sobre tendencias, retos y oportunidades para mejorar la Eficiencia Energética en ámbitos como Ciudades (Smart Buildings, Waste, Mobility,…), Industrias (Smart Manufacturing, Extended Digital Factory, Agrifood,…), Energía (Smart Grids, Vehicle, Energy Storage…) y Grandes Infraestructuras Tecnológicas (Smart Data Centers, Supercomputing, Artificial Intelligence…).
enerTIC, la Plataforma de Tecnología e Innovación para la mejora de la Eficiencia Energética y Sostenibilidad, cuenta con el apoyo en el desarrollo de esta edicion, de sus principales asociados tecnológicos como Telefónica, Naturgy, Everis, Endesa, Vodafone, Fujitsu, Ferrovial, T-Systems, Microsoft, Oracle, Minsait by Indra, GMV, Schneider Electric, ó Equinix entre otras, compañias comprometidas con la descarbonizacion de la economía, la reducción de costes energéticos y emisiones de CO2 a través de la digitalización.

En esta VIII edición del Smart Energy Congress, enerTIC impulsará dos salas de conferencias y un speakers corner en la zona EXPO, con dos enfoques claramente diferenciados: la Visión Estratégica: Smart Cities, Smart Energy, Smart Industry 4.0, IT-Infrastructures, y la Visión Tecnológica: IoT, Big Data, HPC & Supercomputing, Edge & Cloud Computing, DCIM, Engineering, Congnitie Services, Blockchain, AI, Machine & Deep learning ó 5G, en la que los demandantes de innovación y los principales líderes tecnológicos, mostrarán las soluciones más innovadoras para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad en la nueva era digital y debatirán sobre el papel de la tecnología e innovación para la mejora de la eficiencia energética en sus diferentes ámbitos.

CMBlu Projekt AG y Schaeffler AG han anunciado la firma de un acuerdo de desarrollo conjunto para colaborar en la producción de sistemas de almacenamiento de energía a gran escala. Durante los cinco últimos años, CMBlu ha desarrollado como prototipo, en colaboración con grupos de investigación de universidades alemanas, la novedosa tecnología renovable de almacenamiento ‘Organic Flow’ para redes eléctricas. Sobre esta base, Schaeffler y CMBlu desarrollarán y fabricarán conjuntamente productos comerciales que serán distribuidos por CMBlu. El objetivo consiste en realizar una contribución sustancial a un suministro eléctrico seguro, eficiente y sostenible en todo el mundo.

Las baterías de flujo orgánico se pueden utilizar con flexibilidad como unidades estacionarias de almacenamiento de energía en la red eléctrica, contribuyendo así al equilibrio entre la generación y el consumo. La tecnología tiene diversas aplicaciones, como por ejemplo, en el almacenamiento intermedio de energías renovables o la nivelación de cargas punta en las plantas industriales. Otro campo de aplicación es la infraestructura de carga para electromovilidad. Como almacenamiento intermedio, las baterías contribuyen a auxiliar las redes eléctricas de media tensión, que ya no deberán actualizarse para absorber cargas adicionales. En última instancia, una infraestructura de carga descentralizada para vehículos eléctricos solo será posible con sistemas de almacenamiento de energía potentes y escalables, como las baterías de flujo orgánico.

La tecnología subyacente es similar al principio de las baterías de flujo con reacción redox convencionales. La energía eléctrica se almacena en compuestos químicos que forman electrolitos en una solución acuosa. A diferencia de los sistemas convencionales basados en metales, para el almacenamiento se utilizan moléculas orgánicas derivadas de la lignina. La lignina se puede encontrar en todas las plantas, como los árboles o las hierbas. Es una fuente natural renovable y se extrae como producto residual en la producción de pulpa y papel en cantidades de millones de toneladas. Ello garantiza que la lignina sea una materia prima constantemente disponible para los sistemas de almacenamiento de energía a gran escala.

Todos los componentes electrotécnicos del convertidor de energía han sido adaptados a estos electrolitos y mejorados para una producción masiva rentable. Toda cadena de valor de las baterías se puede realizar a nivel local. No hay dependencia de las importaciones de países concretos. Además, los sistemas de baterías de flujo orgánico no utilizan tierras raras o metales pesados, no son inflamables y, por lo tanto, funcionan de manera muy segura. Debido a su principio de funcionamiento, la capacidad de los sistemas de flujo orgánico se puede ampliar, con independencia de la potencia eléctrica, y solo está limitada por el tamaño de los tanques de almacenamiento y la cantidad de electrolitos.

En lo referente a la industrialización, CMBlu ha firmado un acuerdo de colaboración a largo plazo con Schaeffler para desarrollar sistemas de almacenamiento de energía a gran escala con el objetivo de proporcionar productos preparados para el mercado. En la siguiente fase, CMBlu establecerá la cadena de suministro completa, incluyendo todos los productos previos de otros socios industriales. Además, se ha implementado una producción de prototipos en Alzenau. CMBlu ya ha firmado contratos con clientes de referencia para implementar proyectos piloto seleccionados durante los próximos dos años. Los primeros sistemas comerciales están previstos a partir de 2021.

El mercado financiero sostenible aumentó en 2018, con un récord de 247.000 M$ en instrumentos de deuda sostenible recaudados durante el año, según BloombergNEF (BNEF). La emisión de bonos verdes ascendió a 182.200 M$ en 2018, mientras que un nuevo producto, los préstamos vinculados a la sostenibilidad alcanzó los 36.400 M$.

El mercado de deuda sostenible está compuesto por bonos y préstamos etiquetados que financian proyectos con beneficios ecológicos, beneficios sociales o una combinación de ambos. Muchos inversores se enfocan en estas ofertas de deuda para cumplir con sus propios objetivos o mandatos sobre impacto ambiental y social.

El foco del mercado han sido históricamente los bonos verdes, que fueron utilizados por primera vez por los bancos europeos alrededor de 2007 para financiar proyectos de energía limpia y desde entonces también han sido emitidos por gobiernos y una amplia gama de empresas industriales. Si bien los bonos verdes siguen constituyendo la mayor parte del mercado, la atención ahora está cambiando a una gama más amplia de bonos y préstamos sostenibles.

Como resultado, el crecimiento de los bonos verdes se desaceleró un 5% anual en 2018 comparado con el 68% registrado en 2017, mientras que los préstamos vinculados a la sostenibilidad aumentaron un 677%. Los préstamos vinculados a la sostenibilidad son préstamos a plazo o facilidades de crédito que vienen con un mecanismo de precios de sostenibilidad. El mecanismo de fijación de precios está vinculado típicamente a la puntuación de sostenibilidad o al rendimiento del prestatario, que puede aumentar o disminuir.

Por ejemplo, en noviembre de 2018, la empresa eléctrica francesa EDF acordó una instalación de 4.000 M€ con precios indexados a los indicadores clave de rendimiento de sostenibilidad del grupo. Si la compañía tiene un rendimiento inferior al de sus objetivos, el margen de la línea de crédito aumentará y, si lo supera, el margen disminuirá.

Dan Shurey, Jefe de Finanzas Verdes y Sostenibles de BNEF, dijo: “Más inversores en los mercados de deuda exigen beneficios duales, sociales y ecológicos, y más inversores exigen opciones de sostenibilidad personalizadas. Los mercados están respondiendo, con nuevos productos emergentes como préstamos y pagarés verdes y préstamos vinculados a la sostenibilidad. Esto ayudó a hacer de 2018 el séptimo año consecutivo de emisión récord de financiación sostenible desde que comenzó el mercado de bonos verdes“.

Las corporaciones no son las únicas pioneras en deuda sostenible: un número creciente de gobiernos están emitiendo sus propios instrumentos de deuda con etiquetas sostenibles, lo que significa que el dinero recaudado se destinará a proyectos ambientales o sociales.

Aiman Mallah, Analista de Investigación de Finanzas Sostenibles en BNEF, dijo: “La deuda soberana verde llegó a 17.600 M$ en 2018, un aumento del 64% con respecto a 2017, gracias a la emisión inaugural de países como Bélgica e Irlanda, así como a nuevos avances del bono soberano francés. Estos gobiernos están aumentando la deuda para cumplir con los objetivos ambientales nacionales e internacionales, en particular sobre la mitigación y adaptación al cambio climático“.

Las nuevas políticas para escalar las finanzas sostenibles proliferaron en 2018, a medida que los gobiernos compitieron para convertirse en centros internacionales para estos productos de inversión. En el año, Hong Kong y Japón establecieron programas para incentivar el crecimiento del mercado, mientras que la Comisión Europea avanzó para crear un estándar de bonos verdes.

Los dos líderes en emisión de deuda sostenible en 2018 fueron EE.UU. y China. En EE.UU, el mercado llegó a alrededor de 45.400 M$ de productos de deuda sostenible, superando con creces los 25.500 M$ de China. El gigante hipotecario Fannie Mae representó la gran mayoría de las emisiones en EE.UU., gracias a sus ambiciosos programas de financiación verde. Si no se tienen en cuenta los valores respaldados por hipotecas comerciales verdes, el total de EE.UU. para 2018 es de 25.600 M$, notablemente similar a los volúmenes observados en China.

COMEVAL