Tags Posts tagged with "suministro"

suministro

La transición energética exige multiplicar por más de 10 la energía solar y por 5 la energía eólica en combinación con otras medidas tecnológicas para limitar el calentamiento global muy por debajo de 2 °C y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, según el último informe Perspectivas de transición energética: suministro y consumo energético de DNV GL. El informe establece que la transición energética avanza a un ritmo mayor del esperado, aunque todavía es demasiado lenta como para limitar el aumento global de las temperaturas muy por debajo de 2 °C, según lo establecido en el Acuerdo de París.

Al ritmo previsto, las predicciones de DNV GL apuntan a un mundo que probablemente será 2,4 °C más cálido a final de este siglo en comparación al final de período preindustrial. Ya existe la tecnología para limitar suficientemente las emisiones para alcanzar el objetivo climático. Lo que hace falta para garantizarlo son decisiones políticas de gran calado.

DNV GL recomienda adoptar las siguientes medidas tecnológicas para cerrar la brecha de las emisiones, es decir, la diferencia entre el ritmo previsto al que nuestro sistema reducirá las emisiones de carbono y el ritmo que debemos alcanzar, y limitar así el calentamiento global muy por debajo de los 2 °C establecidos en el Acuerdo de París.

Esta combinación de medidas incluye:

1. Aumentar la energía solar en más de diez veces hasta los 5 TW y la eólica cinco veces hasta 3 TW de aquí a 2030, lo que serviría para satisfacer el 50 % del consumo mundial anual de electricidad.
2. Multiplicar por 50 la producción de baterías para los 50 M de vehículos eléctricos necesarios cada año hasta 2030, junto con inversiones en nuevas tecnologías para almacenar el exceso de energía eléctrica y soluciones para que nuestras redes eléctricas asimilen el flujo cada vez mayor de energía solar y eólica.
3. Crear nuevas infraestructuras para recargar vehículos eléctricos a gran escala.
4. Invertir anualmente más de 1,5 MM$ para la expansión y el refuerzo de las redes eléctricas hasta 2030, lo que incluye redes de ultraalta tensión y soluciones amplias de adaptación a la demanda para equilibrar la cantidad variable de energía eólica y solar.
5. Aumentar la eficiencia energética mundial en un 3,5 % anual en la próxima década.
6. Hidrógeno verde para calefactar edificios e industrias, transporte de combustible y utilizar el exceso de energías renovables en la red energética.
7. Para el sector de la industria pesada: aumento de la electrificación de los procesos de manufacturación, incluyendo la calefacción eléctrica; fuentes renovables in situ combinadas con soluciones de almacenamiento;
8. Tecnologías de bomba de calor y mejora del aislamiento.
9. Expansión masiva del ferrocarril tanto para los desplazamientos en el ámbito urbano como para el transporte de pasajeros y mercancías a larga distancia.
10. Implantación rápida y amplia de instalaciones de captación, utilización y almacenamiento de carbono.

El impresionante ritmo de la transición energética sigue su curso. El informe de DNV GL prevé que, en 2050, la producción de energía solar fotovoltaica y energía eólica será de 36 000 TW/h anuales, más de 20 veces la producción actual. India y la región de la Gran China contarán con la proporción más amplia de energía solar a mediados de siglo, con un 40 % de la cuota de capacidad fotovoltaica global instalada en China, seguida por el subcontinente indio con un 17 %.

A nivel global, según el informe, la energía renovable supondrá casi el 80 % de la electricidad mundial en 2050. La electrificación aumentará el uso de bombas de calor y hornos de arco eléctrico e impulsará una revolución de los vehículos eléctricos, que representarán el 50 % de las ventas de coches nuevos en 2032.

A pesar de este ritmo veloz, la transición energética no es lo suficientemente rápida. Las previsiones de DNV GL dan la voz de alarma sobre que, para un límite de calentamiento de 1,5 °C, el presupuesto de carbono restante se habrá agotado ya en 2028, con un exceso de 770 Gt de CO2 en 2050.

El informe demuestra también que la transición energética es económica: el mundo gastará una proporción cada vez menor del PIB en energía. El gasto mundial en energía equivale actualmente al 3,6 % del PIB. pero se reducirá a un 1,9 % en 2050. La razón cabe encontrarla en la reducción de los costes de las renovables y otras eficiencias que permitirán invertir más para acelerar la transición.

DNV GL hace un llamado a los 197 países que firmaron el Acuerdo de París para que, con metas ambiciosas, aumenten y cumplan con sus contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) en 2020. Echando un vistazo a las primeras CDN enviadas a la secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el 75 % de ellas hacen referencia a energías renovables y el 58 % a eficiencia energética. DNV GL hace un llamamiento a los dirigentes políticos para lograr que estos porcentajes alcancen el 100 % en las segundas CDN.

Parque eólico El Andévalo (Huelva) / El Andévalo wind farm (Huelva)

Iberdrola y Heineken España suman en su apuesta por la sostenibilidad como eje estratégico de sus negocios con la firma del primer acuerdo de compraventa de energía a largo plazo (PPA, Power Purchase Agreement) entre una eléctrica y un grupo cervecero en España. El acuerdo alcanzado entre ambas compañías contribuirá a hacer realidad la construcción de una nueva planta fotovoltaica en Andévalo, que garantizará el suministro de electricidad verde a las cuatro fábricas de Heineken España y sus oficinas. La planta estará operativa en 2020, bajo la modalidad PPA, evitando la emisión a la atmósfera de más de 100.000 t de CO2 al año.

Andévalo forma parte de la estrategia de inversión en proyectos de generación de energía limpia de Iberdrola en España -donde prevé la instalación de 3.000 MW hasta 2022-, así como de su apuesta por los contratos bilaterales, como vía para promover el suministro de energía a precios asequibles y estables entre grandes clientes, comprometidos con un consumo sostenible.

Para Heineken España, esta alianza le permite convertirse en la primera cervecera del país que asume el compromiso de producir sus cervezas exclusivamente con energías renovables en 2023. Para lograrlo, Heineken ha implementado una ambiciosa hoja de ruta que, entre otras actuaciones, contempla un suministro de electricidad 100% renovable.

Ubicado en el término municipal de Puebla de Guzmán (Huelva) y con una extensión de 150 ha., el proyecto contará con una capacidad instalada de 50 MW y estará integrado por 147.000 módulos fotovoltaicos de silicio policristalino de 340 Wp que generarán 82 GWh/año. La planta se construirá dentro del mayor complejo eólico de Europa Continental, El Andévalo (292 MW), promovido y gestionado por Iberdrola desde 2010.

Más allá de su impacto medioambiental, la nueva instalación solar fotovoltaica contribuirá a reactivar el empleo en la comunidad onubense.

Plan de relanzamiento de energías limpias de Iberdrola en España

El proyecto fotovoltaico Andévalo se enmarca en la apuesta de la compañía por reforzar la inversión en generación de energía limpia en España, con la instalación de 3.000 nuevos MW hasta 2022. Hasta 2030, las previsiones de la compañía apuntan a la instalación de 10.000 nuevos MW. El plan permitirá la creación de empleo para 20.000 personas.

La apuesta de Iberdrola pasa por liderar la transición hacia una economía totalmente descarbonizada, impulsando las energías renovables y acelerando inversiones en España, país al que prevé destinar 8.000 millones de euros en el período 2018-2022.

Iberdrola es el primer productor de energía eólica en España, con una potencia instalada de 5.770 MW, mientras que su capacidad renovable total instalada alcanza los 15.828 MW. La compañía opera en Andalucía 883 MW, principalmente eólicos. En el mundo, la capacidad renovable instalada de Iberdrola se eleva a más de 30.300 MW, un volumen que convierte a su parque de generación en uno de los más limpios del sector energético.

Iberdrola es un referente en el ámbito de los PPAs en mundo y gestiona acuerdos de compraventa de energía a largo plazo (PPAs) en mercados como España, Estados Unidos y México, procedentes de proyectos eólicos y fotovoltaicos de más de 1.500 MW. En España, la compañía ha promovido esta modalidad con carácter pionero con empresas de diferentes sectores (banca, telecomunicaciones, distribución y marcas deportivas).

Cerveza 100% elaborada con energía renovable: el compromiso de Heineken España

Una vez cubierta toda la demanda de energía eléctrica de sus fábricas en España con el desarrollo de esta nueva instalación solar fotovoltaica, el plan de Heineken se centra en sustituir las actuales calderas de gas por otras de energía renovable para hacer realidad el compromiso de elaborar sus cervezas exclusivamente con energía renovable en el año 2023.

Estas medidas se enmarcan en la estrategia de sostenibilidad Brindando un Mundo Mejor, que integra la responsabilidad ambiental, social y económica de la cervecera más verde del planeta por contribuir al objetivo común y global de erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad.

El plan se centra en seis áreas prioritarias en las que la compañía considera que su actividad puede causar un impacto más positivo. Entre ellas se encuentra la lucha contra el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera, un compromiso en el que Heineken España ha avanzado notablemente en los últimos años logrando reducir su huella de carbono en un 64% desde 2008. En 2018 la compañía ha logrado superar los objetivos 2020 dos años antes de lo previsto, estableciendo nuevos retos para 2030 en las áreas de producción, enfriamiento y envases con el fin de dar cumplimiento a los compromisos asumidos en el Acuerdo de París (COP 21) y a los objetivos de desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU; entre ellos se encuentra el compromiso de hacer que toda la producción de sus cervezas provenga exclusivamente de energía renovable en 2023.

El crecimiento de la movilidad eléctrica y el desarrollo de una infraestructura de carga adecuada suponen un gran desafío para las redes de distribución. Para hacer frente a este reto, Siemens y Stromnetz Hamburg GmbH han comenzado a colaborar en un proyecto piloto, de tres años de duración, dirigido a evitar la expansión extensiva de las redes de baja tensión y a prevenir situaciones de sobrecarga en las redes de distribución secundarias. Se ha aplicado un concepto de resiliencia de la información y tecnología de comunicación para digitalizar las redes de distribución secundarias. El objetivo del proyecto es facilitar el funcionamiento estable y fiable de las redes de baja tensión para garantizar al máximo un suministro de energía seguro, tal y como demanda la cada vez más creciente infraestructura de carga de vehículos eléctricos.

Hamburgo persigue también la expansión de la movilidad eléctrica y el desarrollo de una infraestructura de carga de apoyo. Como operador responsable de la red de distribución, Stromnetz Hamburg debe garantizar un funcionamiento seguro y fiable de la red y permitir, a su vez, que las estaciones de carga residenciales se integren en la red, manteniendo los rangos de tensión específicos. Hasta ahora, las estaciones de carga domésticas se han integrado generalmente sin control externo ni posibilidades de intervención. Como resultado, las redes de distribución sufren, ya que alcanzan su capacidad límite cuando un gran número de coches eléctricos se cargan de manera simultánea, sobre todo en periodos de alta demanda como al finalizar la jornada laboral. Actualmente, los límites de capacidad de las redes existentes únicamente se pueden superar aumentando los cables y reemplazando los transformadores y equipos de conmutación. Sin embargo, esto requiere costosas medidas de construcción, mano de obra y pueden tener también un impacto negativo en la calidad de vida urbana. Ante esta situación, Stromnetz Hamburg y Siemens colaboran para el desarrollo de una solución digital. Al intervenir con medidas de control y regulación, los operadores de la red de baja tensión pueden aprovechar la flexibilidad de las estaciones de carga domésticas para aliviar la red, por ejemplo, distribuyendo la carga.

El proyecto se divide en tres fases. La primera etapa consiste en probar el concepto de gestión de operaciones en el campus de innovación de Stromnetz Hamburg. En el segundo paso, las conclusiones se someterán a pruebas de campo en la red pública, lo que permitirá perfeccionar aún más el concepto. En última instancia, se preparará el despliegue de una solución de producción de las unidades de control y conexión.

Una red de distribución secundaria digital se configura de la siguiente manera: una unidad inteligente de monitorización y control se instala en la subestación secundaria como inteligencia descentralizada. Supervisa la red de bajo voltaje y transmite los puntos de ajuste a la estación de carga doméstica en caso de situaciones de sobrecarga para indicar a la estación que reduzca su potencia de carga. El equipo se comunica a través de Powerline Communication y garantiza que no se utilicen datos personales, ni datos que permitan extraer conclusiones sobre el comportamiento del propietario del vehículo. La solución está diseñada para funcionar de forma autónoma, de manera que no es necesaria ninguna comunicación con un sistema central durante el funcionamiento, lo que permite su implantación selectiva en la red de distribución de forma específica. El uso de procesos de autoaprendizaje permite minimizar los gastos de la puesta en marcha, así como los costes asociados al mantenimiento de la red de distribución secundaria digital.

La red de distribución secundaria digital ayudará a mantener el voltaje en la red de baja tensión y a evitar sobrecargas. Esto será un factor importante en la estabilización de la red, no sólo a medida que se extienda la movilidad eléctrica, sino también cuando la electricidad provenga en mayor medida de fuentes de energía renovables, como la fotovoltaica o el mayor uso de bombas de calor. De esta manera, la red de distribución secundaria digital desempeña un papel clave en la transición hacia un nuevo mix energético y la descarbonización de los sectores de la energía y el tráfico.

0 32

El Consejo Global de Energía Eólica (GWEC, por sus siglas en inglés) ha lanzado la primera edición de su Global Offshore Wind Report, que proporciona un análisis exhaustivo de las perspectivas para el mercado eólico marino global, incluidos datos de previsión, análisis a nivel de mercado y revisión de esfuerzos para reducir costes.

El mercado eólico marino global ha crecido en promedio un 21% cada año desde 2013, alcanzando un total de instalaciones de 23 GW. En 2017 y 2018 se instalaron más de 4 GW de nueva potencia cada año, lo que representa el 8% del total de las nuevas instalaciones durante ambos años. Por primera vez, en 2018 China fue el mayor mercado eólico marino en nuevas instalaciones, seguida de Reino Unido y Alemania.

Según los objetivos del gobierno, los resultados de las subastas y los datos de las carteras de proyectos, GWEC espera que se instalen 190 GW de capacidad para 2030, pero esto no representa todo el potencial de la energía eólica marina. Muchos países nuevos se están preparando para unirse a la revolución de la eólica marina, mientras que la energía eólica marina flotante representa un desarrollo tecnológico que cambia las reglas del juego y que puede agregar incluso más volumen en los próximos años.

La industria continúa avanzando significativamente en la competitividad de costes, con un LCOE promedio de 50 $/MWh al alcance. Este logro aumenta el atractivo de la energía eólica marina en mercados maduros donde varios gobiernos están discutiendo objetivos climáticos a largo plazo que, si se van a lograr, deben considerar seriamente la contribución que puede hacer la energía eólica marina a gran escala. Los nuevos mercados marinos representan un potencial significativo y si la industria y los gobiernos trabajan juntos, como se ha visto recientemente en el caso de Taiwán, es posible construir los marcos políticos necesarios a una velocidad mayor para asegurar que el crecimiento se pueda lograr antes.

En el informe, GWEC Market Intelligence proporciona una perspectiva de mercado que representa un escenario de “actividad habitual” (BAU, por sus siglas en inglés) que no incorpora más desarrollo técnico u oportunidades adicionales para la energía eólica marina, y un escenario positivo que capta el potencial adicional.

El escenario BAU espera un crecimiento de dos dígitos para el mercado eólico marino global en función de las políticas actuales y las subastas y licitaciones esperadas. Este escenario hace que sean realistas instalaciones anuales de 15 a 20 GW después de 2025, basadas en el crecimiento en China y otros mercados asiáticos, con un total de 165 GW de nueva potencia instalada a nivel mundial desde ahora hasta 2030. Esto llevaría la potencia total instalada a casi 190 GW.

El escenario al alza captura un potencial adicional, como el avance de la tecnología flotante, el aumento de la competitividad de los costes y, por lo tanto, un mayor volumen en los mercados maduros, así como la apertura de nuevos mercados. Sobre la base de este escenario, es posible una perspectiva más positiva de más de 200 GW de capacidad instalada de aquí a 2030, con un total de aproximadamente 220 GW de capacidad instalada.

  • Europa: a corto plazo, el mercado eólico marino europeo se mantendrá estable con pocos proyectos que alcanzarán la instalación y el COD durante 2020, sin embargo, la competitividad de costes de la eólica marina europea seguirá siendo un factor clave para el volumen. El acuerdo sectorial en Reino Unido ofrece una perspectiva estable, mientras que los volúmenes para Alemania aún no han aumentado a pesar de la conciencia del gobierno. Se espera que la capacidad total instalada para la región bajo el escenario BAU sea de 78 GW para 2030.
  • Asia: se espera que el mercado eólico marino asiático, incluida China, se convierta en el más grande del mundo, con mercados clave en crecimiento, incluidos Taiwán, Vietnam, Japón, India y Corea del Sur. La capacidad total instalada para la región bajo el escenario BAU es de 100 GW para 2030.
  • EE.UU: la primera instalación de proyectos a gran escala esperada entre 2021 y 2023 eleva las instalaciones totales a 2 GW para 2025, hay potencial para instalaciones totales de 10 GW hacia 2030 con una experiencia cada vez mayor y más maduración de la cadena de suministro local.

El futuro más inmediato del sector de servicios de suministro básico (Luz, agua, etc.) pasa por la diversificación hacia servicios de equipamiento en hogares inteligentes (Smart Home). Es una de las principales conclusiones que se extrae del Informe ‘Servicios de suministros básicos inteligentes detrás de la creación de hogares inteligentes’ de Oliver Wyman. Los disruptores digitales han reescrito las reglas para un amplio tejido de industrias y ahora es el turno del sector energético. Un movimiento inteligente para la mejora de las vicisitudes de los servicios de suministro básico es la diversificación hacia servicios de equipamiento Smart Home.

El poder del servicio Smart Home, el camino para obtener mayores ganancias

Las nuevas tecnologías enfocadas al Smart Home son un nicho de mercado con el que obtener mayores ganancias. En 2015, el mercado de Smart Home o de hogares inteligentes alcanzó un valor de 47 mil M$ a nivel mundial, y se espera que crezca un 14% anual hasta 2022. En concreto, en 2018, el nivel de penetración en los hogares españoles alcanzó el 6,70% y un volumen de negocio de 470 M$*.

Por lo tanto, los servicios de suministro básicos necesitan moverse rápido. Los nuevos participantes, especialmente los gigantes tecnológicos, se están acercando a este nicho de mercado a través de paquetes personalizados aprovechando su tecnología digital.

Según una encuesta de Oliver Wyman, los clientes están cada vez más interesados en este tipo de servicios de equipamiento Smart Home, que puede incluir desde la gestión de la energía, la seguridad en el hogar y el entretenimiento. De acuerdo con los datos manejados, la agrupación en paquetes de soluciones energéticas combinadas influye en más del 30% de los encuestados en su decisión de contratación de estos servicios. Por ejemplo, en lugar de pagar por el uso de energía, el cliente podría pagar una tarifa plana mensual para mantener su hogar a una temperatura constante de 23 grados centígrados, a través de un servicio de estimación de facturas para ayudar a los clientes a usar la energía de manera más eficiente.

A la búsqueda de la ventaja competitiva

Los servicios de suministro básico tradicionales tienen una ventaja sobre los recién llegados debido a sus conexiones con los hogares y la gran cantidad de datos que recopilan sobre el uso de los consumidores. Sin embargo, para ofrecer paquetes atractivos, deberán asociarse con empresas que proporcionen habilidades complementarias, como compañías de telecomunicaciones, empresas de construcción automatizadas, diseñadores de software y proveedores de análisis de datos.

No obstante, las empresas de servicios de suministros básicos deben tener cuidado de mantener el control sobre las nuevas ofertas, liderando el proyecto. Deben de ofrecer servicios integrales y examinar cuidadosamente, paso por paso, la experiencia del cliente, desde la elección del producto hasta la posventa. Si no pueden garantizar la calidad y el mantenimiento del producto, el nuevo negocio podría dañar su reputación y aumentar los costes operativos.

El desempeño básico de su actividad profesional convertido en una innovación constante

Los análisis de mercado preliminares indican que los servicios de equipamiento Smart Home podrían aumentar sustancialmente los márgenes operativos de las empresas de servicios de suministro básico, pasando del 11% al 18%. Al mismo tiempo, el abandono del cliente podría caer entre el 3% y el 5%. En cambio, si el sector de servicios de suministro básico no se mueve rápidamente, podrían perder sus relaciones con los clientes, al mismo tiempo que otros jugadores toman la iniciativa y combinan varios servicios individuales en forma de paquetes.

Para poner en marcha el proceso, las empresas de servicios de suministro básico deben considerar crear unidades dedicadas para diseñar y probar nuevas soluciones, al mismo tiempo que adoptan modelos de innovación abiertos. Las empresas de servicios de suministro de mediano tamaño podrían combinar recursos si no tienen la escala para competir con gigantes tecnológicos o rivales mucho mayores. Una cosa es segura: la disrupcion se acerca y las empresas de servicios de suministro deben actuar para abarcar un segmento de mercado con expectativas de crecimiento y negocio a largo plazo.

0 1

FuturENERGY Dic.18 - Ene. 2019

Las insostenibles pautas de movilidad implantadas en poco más de un siglo a nivel planetario, sólo podrán ser cambiadas cuando las diversas sociedades que conforman nuestra “aldea global” adquieran una clara conciencia de los múltiples problemas que conlleva proseguir con el modelo actual y en paralelo se perciba la existencia de alternativas viables. La porción más visible de los problemas está centrada actualmente en las grandes urbes y se plasma en los millones de desplazamientos con vehículo privado y las secuelas que estos conllevan: contaminación, calidad del aire, salud pública, utilización del espacio, etc… Por División de VE de Circutor.

El sector energético mundial está sufriendo grandes transformaciones, desde la creciente electrificación hasta la expansión de las energías renovables, las turbulencias en la producción de petróleo y la globalización de los mercados del gas natural. Para todas las regiones y combustibles, las decisiones políticas de los gobiernos determinarán la forma del sistema energético del futuro.

En un momento en que los factores geopolíticos ejercen nuevas y complejas influencias en los mercados energéticos, subrayando la importancia crítica de la seguridad energética, el World Energy Outlook 2018 (WEO 2018), la publicación insignia de la Agencia Internacional de Energía, detalla las tendencias energéticas mundiales y el posible impacto que tendrán en el suministro y demanda, las emisiones de carbono, la contaminación del aire y el acceso a la energía.

El análisis WEO, basado en escenarios, describe diferentes posibles futuros para el sistema energético para todos los combustibles y tecnologías. Ofrece un contraste con diferentes vías, basadas en las políticas actuales y planificadas, y aquellas que pueden cumplir los objetivos climáticos a largo plazo en virtud del Acuerdo de París, reducir la contaminación del aire y garantizar el acceso universal a la energía.

Mientras que la geografía del consumo energético continúa su desplazamiento histórico hacia Asia, el WEO 2018 encuentra señales mixtas en el ritmo y la dirección del cambio. Los mercados petroleros, por ejemplo, están entrando en un período de renovada incertidumbre y volatilidad, incluida una posible brecha de suministro a principios de 2020. La demanda de gas natural está en aumento, borrando las conversaciones sobre sobreabundancia, mientras China emerge como un consumidor gigante. La energía solar fotovoltaica avanza, pero otras tecnologías de bajas emisiones de carbono y especialmente las políticas de eficiencia aún requieren un gran impulso.

En todos los casos, los gobiernos tendrán una influencia crítica en la dirección del futuro sistema energético. Según las políticas actuales y planificadas, modeladas en el Escenario de Nuevas Políticas, la demanda de energía crecerá en más de un 25% hasta 2040, lo que requerirá una inversión anual de más de 2.000 b$ en nuevos suministros de energía.

El análisis de la AIE muestra que más del 70% de las inversiones mundiales en energía estarán impulsadas por los gobiernos y, como tal, el mensaje es claro: el destino energético del mundo reside en las decisiones gubernamentales. La elaboración de políticas e incentivos adecuadas serán fundamentales para cumplir los objetivos comunes de garantizar el suministro de energía, reducir las emisiones de carbono, mejorar la calidad del aire en los centros urbanos y ampliar el acceso básico a la energía en África y en otros lugares.

El análisis muestra que el consumo de petróleo crece en las próximas décadas, debido al aumento de la demanda de productos petroquímicos, de camiones y de la aviación. Pero cumplir con este crecimiento a corto plazo implica que deben duplicarse las aprobaciones de proyectos de petróleo convencional desde sus bajos niveles actuales. Sin tal aumento en la inversión, la producción de esquisto en EE.UU., que ya se ha expandido a un ritmo récord, tendría que agregar más de 10 millones de barriles por día desde hoy hasta 2025, el equivalente a agregar otra Rusia al suministro global en siete años – lo que sería una hazaña históricamente sin precedentes.

En los mercados energéticos, las energías renovables se han convertido en la tecnología de elección, y representan casi dos tercios de las adiciones de capacidad global hasta 2040, gracias a la caída de costes y las políticas gubernamentales de apoyo. Esto está transformando el mix energético mundial, con el porcentaje de renovables en la generación elevándose a más del 40% para 2040, desde el 25% actual, a pesar de que el carbón sigue siendo la fuente más grande y el gas sigue siendo la segundo más grande.

Esta expansión trae importantes beneficios ambientales, pero también un nuevo conjunto de desafíos que los responsables políticos deben abordar rápidamente. Con una mayor variabilidad en los suministros, los sistemas energéticos deberán hacer de la flexibilidad la piedra angular de los futuros mercados de electricidad para mantener las luces encendidas. El problema es cada vez más urgente, ya que los países de todo el mundo están incrementando rápidamente su participación en la energía solar fotovoltaica y eólica, y requerirán reformas de mercado, inversiones en red, así como mejoras en las tecnologías de respuesta a la demanda, como contadores inteligentes y tecnologías de almacenamiento en baterías.

Los mercados eléctricos también están experimentando una transformación única con una mayor demanda generada por la economía digital, los vehículos eléctricos y otros cambios tecnológicos. Como parte de su inmersión en el sector de la electricidad este año, el WEO 2018 también examina el impacto de una mayor electrificación en el transporte, los edificios y la industria. El análisis encuentra que una mayor electrificación llevaría a un máximo en la demanda de petróleo para 2030 y reduciría la dañina contaminación atmosférica. Pero tendría un impacto insignificante en las emisiones de carbono sin mayores esfuerzos para aumentar la proporción de fuentes renovables y bajas en carbono.

El Escenario de Desarrollo Sostenible de la AIE ofrece un camino para cumplir con diversos objetivos climáticos, de calidad del aire y de acceso universal de manera integrada. En este escenario, las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía alcanzan su punto máximo alrededor de 2020 y luego entran en un descenso abrupto y sostenido, totalmente en línea con la trayectoria requerida para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Pero la mayoría de las emisiones relacionadas con la infraestructura energética ya están esencialmente bloqueadas. En particular, las centrales eléctricas de carbón, que representan un tercio de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía en la actualidad, representan más de un tercio de las emisiones acumuladas hasta 2040. La gran mayoría de ellas están relacionadas con proyectos en Asia, donde en promedio las plantas de carbón tienen solo 11 años de edad y les quedan décadas de funcionamiento, en comparación con los 40 años de edad promedio en EE.UU. y Europa.

“Hemos revisado toda la infraestructura energética actual y en construcción en todo el mundo, como centrales eléctricas, refinerías, automóviles y camioneS, calderas industriales y calentadores domésticos, y encontramos que representarán aproximadamente el 95% de todas las emisiones permitidas en los objetivos climáticos internacionales en las próximas décadas”, dijo el Dr. Birol.

“Esto significa que si el mundo se toma en serio el cumplimiento de sus objetivos climáticos, a partir de hoy, debe existir una preferencia sistemática por la inversión en tecnologías energéticas sostenibles. Pero también debemos ser mucho más inteligentes en la forma en que usamos nuestro sistema energético existente. Podemos generar cierto margen de maniobra al expandir el uso de la captura y utilización y almacenamiento de carbono, el uso del hidrógeno, y mejorar la eficiencia energética. Para tener éxito, esto requerirá un esfuerzo político y económico global sin precedentes”.

0 10

GasINDUSTRIAL presentó el día 21 el informe-encuesta “Consumo Industrial de Gas en España, 2018”, en el que se analiza el papel de la industria en el sistema gasista, la importancia clave del gas para la industria española, cómo es el consumo industrial de gas y cómo lo contratan los industriales, y finalmente se apuntan los cambios necesarios que necesita la industria para que el gas sea competitivo.

En la presentación del informe, Javier Esteban, presidente de GasINDUSTRIAL mostró la inquietud de los industriales españoles ante esta preocupante realidad y explicó qué cambios son necesarios para que nuestra industria pueda contar con un gas competitivo que permita desarrollar la actividad, continuar exportando y que aleje el fantasma de la deslocalización del tejido industrial español:

Para el presidente de GasINDUSTRIAL, la principal necesidad es la reducción de los costes regulados, disminuyendo la retribución a las actividades reguladas de transporte, regasificación, almacenamiento y distribución, eliminando costes ajenos a los servicios; fomentando el incremento de demanda para reducir costes unitarios del sistema; redefiniendo las tarifas de peajes haciendo más justas las industriales, e incrementando la eficiencia de los peajes con mayor desagregación, sin costes repetitivos y con reducción de los peajes internacionales y los costes de acceso de gas al sistema.

En segundo lugar, es necesario lograr un menor coste del precio de mercado y eso se lograría reduciendo las barreras que limitan la entrada de gas en el país, apoyando la creación de infraestructuras de conexión con Europa, el hub de GNL y mercado agregado de plantas de regasificación, y simplificando la normativa de acceso a almacenamientos, gasoductos y redes de distribución. Además de reducir costes de avales y una simplificación administrativa. También es necesario hacer eficientes los almacenamientos subterráneos, hacer viable la figura de “Consumidor Directo en Mercado”, ampliar el plazo de MibGas físico a dos años y desarrollar mercados financieros de futuros a medio y largo plazo.

Javier Esteban finalizó con la propuesta de dos medidas más: reducción de cargas fiscales al gas para consumo industrial y atención a la industria en la descarbonización de la energía, tratando de que este proceso no perjudique a los consumidores industriales.

A continuación, Verónica Rivière, directora general de GasINDUSTRIAL, presentó el Informe junto a Ernest Valls, de Energía Local, consultora energética que ha realizado la encuesta a industriales y realizado el estudio.

RESUMEN EJECUTIVO DEL INFORME “CONSUMO INDUSTRIAL DE GAS EN ESPAÑA 2018”

•Qué supone la industria para el sistema gasista

La industria, base del sistema gasista, supone el 60% del consumo nacional de gas.

El gas –con peso similar a la electricidad- es su principal fuente de energía. Más de 4.700 millones de euros al año, la factura de gas de la industria española.

La industria química, cerámica, de alimentación, siderúrgica y papelera son los principales sectores grandes consumidores de gas.

Dos comercializadoras Gas Natural Fenosa (41%) y Endesa (16%) suman casi el 60% de la cuota de mercado y lideran el suministro de gas a la industria española. Y la desigualdad en el suministro es aún más marcada en número de clientes por comercializadora.

El gas que consume la industria española proviene fundamentalmente de Argelia (48%), Nigeria (13%), Qatar (10%) y Perú (10%). El 53% de ese gas llega por GN y 47% por GNL.

La industria española paga más por el gas que consume que cualquiera de sus competidoras europeas.

Qué supone el gas para la industria española

Las industrias consumidoras consideran el gas estratégico para su negocio. Para 6 de cada 10 industrias, el gas supone más del 60% del total de su coste energético y su coste es mayor que el de la electricidad, CO2 o fuel, de manera que cualquier bajada o subida en su precio conlleva un fuerte impacto en la competitividad de los industriales españoles.

El precio del gas es determinante para su competitividad: más del 50% de estas empresas exportan más del 40% de su producción.

La mitad del gas consumido industrialmente se destina a cogeneración de alta eficiencia, porque —según afirman los encuestados- es la tecnología más eficiente para producir simultáneamente calor y electricidad.

El precio del gas es un freno al desarrollo industrial. Más de la mitad de los industriales encuestados afirman que aumentarían su consumo si el precio fuera más competitivo, incrementando su actividad y el desarrollo industrial.

•Cómo es el consumo industrial del gas

El 94% de los consumidores industriales mantiene un consumo firme y estable, aportando eficiencia al sistema de transporte y distribución. El 83% optan por contratos anuales, según se recoge en la encuesta.

Los índices gas to gas se van incorporando a las fórmulas de aprovisionamiento. Más del 50% de los industriales ya compran indexados a algún mercado de gas, lo que demuestra el aumento de liquidez y la mayor facilidad de acceso a los mercados.

Los industriales se decantan por la estabilidad de los mercados de gas frente a la volatilidad del petróleo, a la vez que evitan el tipo de cambio: 1 de 5 utiliza el índice MibGas en su fórmula de aprovisionamiento.

La mitad de los consumidores industriales tiene una parte del volumen a precio fijo. El 61% tiene cláusulas de take or pay, lo que les obliga a anticipar sus consumos. Solo el 44% se protege de la volatilidad del mercado con herramientas de gestión de riesgos.

Un 22%de los industriales tiene su coste de gas 100% a mercado. Prácticamente 1 de cada 5 soporta el 100% de exposición de riesgo del mercado en su compra de gas. Ni utilizan herramientas de gestión de riesgo ni tienen en sus contratos un precio fijo.

Solo un tercio de los consumidores industriales tienen forma de pago a un mes más un día o superior. El gas es una parte considerable de la factura energética de los industriales: 2 de cada 3 han de hacerle frente en menos de 30 días, lo que implica una considerable exigencia financiera.

El 73% de los industriales de filiales españolas de multinacionales afirman pagar más por el gas que sus homólogas en otros países, lo que les coloca en una clara situación de desventaja competitiva —incluso con las empresas de su propio grupo— para vender en mercados globales.

Los altos costes del gas en España ponen a las filiales españolas en desventaja incluso dentro de su misma organización. Empresas hermanas producen lo mismo en otros países con un precio de la molécula y peajes muy inferiores.

•Cómo contratan los industriales el gas

La compra de gas es una función estratégica para los industriales, que se gestiona al máximo nivel de decisión de la compañía, prioritariamente en la dirección financiera, seguido de producción, dirección general, energía y compras.

Son 9 de cada 10 empresas las que piden ofertas a comercializadoras no dominantes, pero solo la mitad las han contratado alguna vez.

El consumidor industrial es un cliente fiel, conservador en su vinculación al comercializador: solo 1 de cada 3 cambia de comercializador antes de tres años y todos los encuestados coinciden en que el proceso de cambiar de comercializador es sencillo, lo que ofrece mayor flexibilidad a la hora de buscar el que mejor se adapte a las necesidades de cada consumidor.

Precio, forma de pago y flexibilidad son los aspectos que los encuestados más valoran en un comercializador. En la elección prima lo económico, por encima del conocimiento del mercado.

Un tercio afirma que los nuevos contratos tienen más requisitos financieros y menos flexibilidad en el consumo. La entrada de nuevos actores —más pequeños y con menos capacidad de maniobra pero con precios competitivos— puede estar en este aumento de exigencias.

A pesar de que la mayoría tiene un consumo estable a lo largo del año, con peajes más competitivos y para optimizar y ajustar estos a su curva real de consumo, el 78% de los industriales contratarían productos de capacidad inferior al año.

Pese a que solo un 22% desearía modificar su forma de aprovisionamiento de gas, la mayoría preferirían un índice gas-to-gas y contratos de más de un año.

El 97% de los encuestados valora positivamente MibGas, pero un tercio no conoce los productos que ofrece. Acudir directamente a MibGas —hacerse agente del mercado— no está encima de la mesa de los industriales. Solo el 17% ha valorado y descartado ser consumidor directo por considerar que no está en su core business.

•4 Propuestas para lograr un gas competitivo para la industria española

1.Reducción de los costes regulados

2.Menor coste precio de mercado

3.Reducción de cargas fiscales al gas para consumo industrial

4.Atención a la industria en la descarbonización de la energía, tratando de que este proceso no perjudique a los consumidores industriales

Según los datos de REN (operador del sistema de transmisión portugués), la electricidad renovable producida en marzo (4.812 GWh) superó el consumo de la parte continental de Portugal (4.647 GWh). La producción de electricidad renovable representó el 103,6% del consumo de electricidad, un valor sin igual en los últimos 40 años. Sin embargo, hubo algunas horas en que se requirieron centrales eléctricas de combustibles fósiles y/o importaciones para complementar el suministro de electricidad de Portugal, pero estos períodos fueron totalmente compensados por otros de mayor producción renovable.

En el período bajo análisis, la participación diaria de la electricidad renovable en el consumo tuvo un mínimo del 86%, el 7 de marzo, y un máximo del 143%, el 11 de marzo. También se debe resaltar un período de 70 horas, comenzando el día 9, cuando el consumo estuvo completamente cubierto por fuentes renovables y otro período de 69 horas, comenzando el día 12.

Estos datos, además de indicar un hito histórico en el sector eléctrico portugués, demuestran la viabilidad técnica, la seguridad y la fiabilidad del funcionamiento del sistema eléctrico, con una gran parte de la electricidad renovable. El máximo anterior ocurrió en febrero de 2014 con un 99,2%.

En términos de recursos, el foco se dirige a las energías hidroeléctrica y eólica, que representaron, respectivamente, el 55% y el 42% del consumo mensual. La producción total de renovables en marzo también evitó la emisión de 1,8 millones de toneladas de CO2, lo que se tradujo en un ahorro de 21 M€ en la adquisición de derechos de emisión. En este análisis también vale la pena señalar el elevado saldo de exportación mensual del 19% del consumo de electricidad de Portugal continental (878 GWh).

Esta cuota de renovables tuvo una influencia positiva en la reducción del precio diario promedio del mercado mayorista, que fue de 39,75 €/MWh, precio muy inferior al mismo periodo del año anterior (43,94 €/MWh) cuando el peso de las energías renovables en el consumo de electricidad fue solo del 62%.

El logro del mes pasado es un ejemplo de lo que sucederá con más frecuencia en un futuro cercano. De hecho, se espera que para 2040 la producción de electricidad renovable pueda garantizar, de manera rentable, el consumo anual total de electricidad de la parte continental de Portugal. Sin embargo, eventualmente será necesario, de vez en cuando, el uso de centrales eléctricas de gas natural, sumadas a las interconexiones y al almacenamiento.

APREN y ZERO – Sustainable Earth System Association consideran vital que las políticas públicas nacionales y el marco europeo denominado “Energía limpia para todos los europeos”, que se encuentra actualmente en la fase final de decisión, permitan a Portugal alcanzar sus objetivos de carbono neutral para 2050, garantizando la fuerte expansión de la energía solar y la descarbonización a través del aumento de la demanda de electricidad en el transporte y en los sectores de calefacción y refrigeración.

El grupo Neoelectra ha adquirido la planta de cogeneración de energía eléctrica y vapor en base a biomasa que la multinacional chilena Masisa posee en su principal complejo industrial ubicado en el municipio de Cabrero (Chile). El acuerdo incluye la prestación durante 15 años de los servicios de suministro de la energía eléctrica para el complejo industrial, y la energía térmica necesaria para el proceso de secado de la madera procedente de la planta industrial de Masisa.

El activo está ubicado dentro del Complejo Industrial de Masisa, situado en el municipio de Cabrero (Región del Bío-Bío, Chile) en el que la multinacional fabrica el 68% del total de producción de tableros en Chile.

 

Más diversificada en servicios y más especializada en el cliente industrial, Neoelectra inicia la gestión de una planta de cogeneración de energía eléctrica y vapor en base a biomasa, con una potencia bruta máxima instalada de 11,1 MW y una capacidad de generación de vapor de hasta 70 toneladas hora.

Estrategia de Neoelectra en Chile

Con esta operación, el grupo empresarial español, especializado en aportar soluciones energéticas eficientes a la industria, inicia su proceso de internacionalización en Latinoamérica y amplía su porfolio de activos de cogeneración, biomasa y recuperación de CO2 alimentario, para situarse como primera compañía independiente en España.

La presencia del grupo industrial en Chile le permitirá disponer de una plataforma para el análisis de nuevas oportunidades de mercado y para el desarrollo de nuevos negocios, y contribuir así al objetivo estratégico de Neoelectra de disponer de un porfolio de activos de generación diversificados por tecnología y por geografía.

AERZEN
COMEVAL