Tags Posts tagged with "torre solar"

torre solar

El consorcio formado por la empresa de ingeniería tecnología SENER y SEPCO III ha completado la prueba de fiabilidad de la central solar termoeléctrica Noor Ouarzazate III, de 150 MW. Se trata de un paso más en la puesta en marcha de la instalación, que está próxima a su operación comercial y su entrega final al cliente.

Con una duración de 10 días consecutivos, con esta prueba de fiabilidad Noor Ouarzazate III ha demostrado su capacidad para exportar a la red su potencia nominal con condiciones meteorológicas cambiantes, e incluso después de la puesta de sol, gracias a su sistema de almacenamiento en sales fundidas, con capacidad para continuar produciendo electricidad en ausencia de insolación durante 7,5 horas. Durante estos 10 días la planta ha exportado a la red más de 13,2 GWh. Una vez operativa, la central será capaz de generar la energía necesaria para alimentar 120.000 hogares, con 0 emisiones de CO2 a la atmosfera.

En Noor Ouarzazate III, SENER es responsable de la ingeniería conceptual y básica de la planta, la ingeniería de detalle y el suministro de los equipos del sistema de almacenamiento térmico, así como de la ingeniería y la construcción del campo solar y del receptor de sales fundidas, y de la puesta en marcha integrada de toda la planta. Se trata, además, de la segunda central con tecnología de torre central y sistema de almacenamiento en sales fundidas que diseña y construye SENER, además de aportar su propia tecnología – los 7.400 heliostatos HE54 que conforman el campo solar, el sistema de seguimiento ‘solar tracker’, el receptor de alta potencia de más de 600 MW térmicos, y el sistema de control integrado de receptor y campo solar – y una de las primeras del mundo en aplicar a escala comercial esta configuración.

Noor Ouarzazate III forma parte del complejo solar Noor, el mayor del planeta, ubicado en Uarzazat (Marruecos) y dirigido por MASEN. En dicho megaproyecto, SENER forma parte del consorcio constructor llave en mano de las centrales Noor Ourzazate I y Noor Ouarzazate II, ambas con tecnología de captadores cilindroparabólicos SENERtrough®, y Noor Ourzazate III, con innovaciones evolucionadas con respecto a las aplicadas en Gemasolar, una planta diseñada y construida por SENER, que fue la primera del mundo en operación comercial con tecnología de torre central y sistema de almacenamiento en sales fundidas.

En 2021, una torre solar de 260 metros de altura se elevará en el emirato de Dubái y, en el momento en que los miles de espejos de su campo solar se orienten hacia su cúspide, harán brillar un receptor de CMI Energy.

El parque solar Mohammed bin Rashid Al Maktoum, nombre del emir de Dubái, es uno de los más grandes proyectos de energía renovable en el mundo y forma parte de la ambiciosa visión estratégica de Dubái, que pretende obtener un 75% de energía renovable para 2050. Contará con una potencia instalada de 5000 MW en 2030 con una inversión total de 50 mil millones de dírhams (~ 12 mil millones de euros).

A modo de comparación, la central de Bouchain, una de las últimas generaciones de centrales térmicas de ciclo combinado, supera los 600 MW, un reactor nuclear medio representa 900 MW y una turbina eólica de gran potencia consigue una media comprendida entre 2 y 5 MW.

Lanzado en 2013, este proyecto de parque comprende actualmente tres partes (fases 1, 2 y 3) dedicadas a la energía fotovoltaica (FV); la tecnología bien conocida de paneles solares que convierten directamente la energía solar en electricidad. En marzo de 2018, se ha puesto la primera piedra de la «fase 4»; dedicada en este caso a otro tipo de tecnología: la energía solar térmica concentrada o «Concentrated Solar Power» (CSP).

Una producción de electricidad 24h/24

Contrariamente a la FV, la CSP absorbe la energía solar dentro de un fluido térmico (las sales fundidas) que alcanzan unas temperaturas muy altas (más de 560° C). Este fluido será luego enviado al interior de equipos que producirán vapor a alta temperatura y presión que, a su vez, harán girar una turbina y su alternador que, finalmente, generará electricidad. En la actualidad la CSP tiene una ventaja significativa: permite almacenar la energía a gran escala de manera más competitiva que la tecnología FV. En efecto, las sales fundidas a alta temperatura son acumuladas dentro de enormes depósitos situados en la base de la torre, permitiendo que haya una reserva de energía suficiente para alimentar la central durante la noche y de esta forma funcionar 24h/24.

Un intercambiador de calor ultra-moderno

La fase 4 comportará, entre otros, una torre solar de 100 MW. Esta inmensa torre de hormigón tendrá en su base, sobre kilómetros cuadrados de superficie, miles de espejos instalados sobre soportes motorizados que modifican permanentemente su orientación en relación con el movimiento del sol, para reflejar en cada instante sus rayos en la cúspide de la torre, donde estará instalado el receptor central CMI: un intercambiador de calor ultra-moderno capaz de absorber los flujos energéticos gigantescos que le vienen de todos estos espejos, y de transferirlos a las sales fundidas.

Este receptor es un impresionante cilindro metálico de más de treinta metros de altura para un diámetro de más de 20 metros. Sobre su periferia circulan permanentemente las sales fundidas dentro de tubos de una aleación específica concebidos para resistir las temperaturas infernales impuestas por el flujo solar proveniente de los espejos situados en la parte de abajo. En su interior se encuentra un complejo sistema de tuberías y de depósitos repletos de sondas de temperatura y de presión, de plataformas de mantenimiento y otras escaleras de acceso, que permiten a los equipos encargados de su funcionamiento y mantenimiento llegar a cualquier lugar. El conjunto, sostenido por un sólido armazón metálico hecho a medida, supera las 1500 toneladas.

Con las últimas secciones de la torre ya en situ, Aalborg CSP en colaboración con John Holland ha alcanzado un importante hito en la construcción de un sistema de energía solar integrado único en el mundo. Más de 23.000 espejos pronto captarán y reflejarán los rayos solares en la parte superior de esta torre solar, para permitir el funcionamiento sostenible de 200.000 m2 de invernaderos en el desierto australiano.

La estructura de 127m que consta de 9 secciones que fueron ensambladas en tan solo diez semanas. La parte superior, donde se sitúa el receptor central (caldera), pesa en total 234 t. El enorme alcance requiere de cuidadosos cálculos para asegurar la finalización satisfactoria de lo que se entiende que es el proyecto termosolar de mayor altura jamás llevado a cabo en Australia.

Una vez en funcionamiento, el receptor central acumulará energía solar a través de más de 23.000 espejos controlados por ordenador, y la convertirá en vapor que luego se utilizará para producir diferentes formas de energía. El sistema integrado de energía será capaz de calentar los invernaderos en invierno y en las noches frías de verano,  proporcionar agua dulce desalando el agua de mar extraída del cercano Golfo Spencer (a 5 km del lugar), y accionar una turbina de vapor para producir electricidad. El receptor central se basa en la tecnología probada de vapor directo con circulación natural de Aalborg CSP, que ha demostrado un excelente rendimiento en algunas de las plantas más eficientes de energía termosolar de concentración (CSP) en el mundo.

El cambio de energía en el desierto australiano

El Sistema Integrado de Energía es la primera tecnología a gran escala en el mundo basada en la concentración solar, que proporciona múltiples formas de energía (calefacción, agua fresca y electricidad) para las actividades hortícolas. Desde que comenzó la construcción, se han instalado más de 23.000 espejos controlados por ordenador en el suelo del desierto. Estos espejos captarán los rayos del sol y los reflejarán en la parte superior de la torre solar.Aalborg-CSP-and-John-Holland-colleagues

Cuando el sistema entra entre funcionamiento, se producirán anualmente más de 15.000.000 kg de tomates en la árida tierra de Port Augusta (sur de Australia), utilizando la luz solar y el agua de mar como recursos principales. El innovador concepto de cultivos de alto valor que crecen en el desierto se originó a partir Sundrop Farms, que en 2010 comenzó a probar su sistema integrado a pequeña escala. Tras la experiencia operativa positiva de la empresa desde su planta piloto, Aalborg CSP fue seleccionada para diseñar y entregar la tecnología solar a gran escala con el objetivo de satisfacer de manera integral las diferentes necesidades energéticas de los invernaderos en expansión Sundrop Farms al menor costo posible.

Además de ofrecer una alternativa con un costo competitivo a las tecnologías energéticas convencionales, el sistema contribuirá a un futuro más ecológico, ya que evitará la emisión de al menos 14.700 t de CO2 al año, equivalente a 2.807 coches retirados de las carreteras en un año.