Tags Posts tagged with "transición energética"

transición energética

Red Eléctrica de España y Réseau de Transport d’Électricité invertirán 1.750 millones de euros en la interconexión por el golfo de Vizcaya. Según los presidentes de ambas compañías, Jordi Sevilla y François Brottes, “las interconexiones son un pilar fundamental de la transición energética y de un modelo económico bajo en emisiones”. Esta apuesta firme de Francia y España por un mercado único e interconectado se puso de manifiesto el pasado día 8 durante la celebración del X Aniversario de Inelfe, la sociedad constituida entre ambas empresas para el impulso y construcción de las interconexiones eléctricas entre ambos países.

Tras la puesta en servicio en el 2015 de la línea subterránea Santa Llogaia-Baixas por los Pirineos orientales, en la actualidad se está trabajando en un enlace submarino a través del golfo de Vizcaya para el año 2025, que supondrá una inversión total de 1.750 millones de euros y que ha contado con una subvención de la Unión Europea de 578 millones.

Está previsto que la interconexión del golfo de Vizcaya aporte un ahorro en costes variables de generación de 394 millones de euros al año, un ahorro en emisiones de CO2 de 3,2 millones de toneladas anuales y la integración de 4.322 gigavatios-hora de energías renovables en el sistema al año.

El desarrollo de nuevas interconexiones internacionales es esencial para alcanzar el objetivo vinculante de energías renovables del 32% fijado por la Unión Europea para el 2030. A mayor capacidad de interconexión entre países miembros, mayor integración de la generación renovable y, por tanto, mayor descarbonización. De esta manera, se podría, por ejemplo, poner a disposición de todos los ciudadanos europeos la generación eólica procedente del Mar del Norte o la solar del sur de Europa. Por otra parte, su impulso promoverá inversiones más eficientes en renovables, lo que reducirá la generación procedente de tecnologías convencionales y la dependencia de combustibles fósiles.

Según ambos presidentes, “las interconexiones internacionales no solo aumentan el tamaño de los sistemas eléctricos nacionales, otorgándoles estabilidad y seguridad de suministro, también reducen las necesidades de potencia instalada, moderan los precios de la electricidad y evitan vertidos de generación de renovables”. Y añaden: “actúan como auténticas autopistas de la electricidad a través de países y los continentes y transforman las renovables en energías nómadas, con capacidad para ser instaladas en los mejores emplazamientos, allí donde su inversión puede ser más rentable”.

España, una ‘isla eléctrica’ cada vez más interconectada

Los proyectos de interconexión eléctrica con países vecinos son claves para España. La península ibérica tiene un grado de interconexión con el sistema europeo muy inferior al del resto de países de la Unión Europea, lo que le impide acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de las interconexiones eléctricas en términos de eficiencia y optimización de recursos.

Se calcula que los ahorros generados para España por la interconexión Santa Llogaia-Baixas han sido de 327 millones de euros: 157 millones de euros más que el coste asumido por los consumidores españoles (270 millones de euros), lo que demuestra la amortización del proyecto en términos económicos.

Además, esta interconexión ha permitido incrementar los intercambios físicos de energía eléctrica en un 90%, lo cual tiene un incremento directo tanto en competencia y eficiencia como en optimización de la integración y aprovechamiento de generación renovable y libre de emisiones.

También está sobre la mesa un nuevo proyecto de interconexión con Portugal por el sur de Galicia. Este proyecto de interés comunitario, que actualmente se encuentra en proceso administrativo para su aprobación, ayudará al país luso a conseguir el objetivo del ratio del 10% de interconexión sobre su potencia instalada y reforzará, sin duda, el mercado ibérico de la electricidad.

El papel y los beneficios de las redes eléctricas para la integración de la renovables y la descarbonización de la economía, los retos de la transición y el papel facilitador de estas redes para el desarrollo del vehículo eléctrico fueron algunos de los principales temas de debate de la jornada celebrada ayer en las instalaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSII-UPM).

Bajo el título “Redes Eléctricas: claves para la electrificación de la economía”, y organizado por la ETSII-UPM en colaboración con Energía y Sociedad, el encuentro ha reunido a más de 200 asistentes, entre expertos, profesionales, agentes e instituciones.

Alcanzar en el corto plazo la electrificación de la economía y de la sociedad es uno de los principales retos del sector energético actual. En este sentido, la red eléctrica es vista como la palanca necesaria para continuar la transición energética y posibilitar la descarbonización de la economía. Para ello, será necesario contar con unas redes eléctricas modernas, automatizadas, digitalizadas y adaptadas a nuevas necesidades y a los nuevos agentes que se tienen que conectar a ella.

Javier Serrano, asesor del Secretario de Estado de Energía; Óscar García, director de la ETSII-UPM, y Helena Lapeyra, socia de PwC, fueron los encargados de inaugurar el encuentro y dar la bienvenida a los ponentes y presentar los temas de debate.

Tras inaugurar la jornada, Javier Serrano, fue el encargado de exponer la contribución de las redes eléctricas a la descarbonización de la economía. Durante su intervención, aseguró que el Gobierno está apostando por una transición ligada a un cambio de modelo energético. Es decir, una transición ecológica y sostenible, pero también eficiente y competitiva, en la que se fomente la movilidad sostenible como el vehículo eléctrico.

Asimismo, Serrano insistió que las renovables están mostrando signos de recuperación, que “permitirán cumplir con los compromisos de la Unión Europea para el programa Horizonte 2020”.

Del mismo modo, el asesor del Secretario de Estado destacó que la integración de las renovables supone un doble reto: una necesidad de reforzar la red eléctrica y evitar la intermitencia de las redes para favorecer el consumo. Hacer frente a estos desafíos solo será posible con innovación y digitalización que “conducirá la transición hacia el nuevo modelo”.

Serrano subrayó que nos encontramos “ante un cambio tecnológico sin precedentes, cambio que se hace necesario ante los nuevos retos, pero posible por las nuevas herramientas y tecnologías que tenemos”.

Tras la intervención del asesor del Secretario de Estado de Energía, se celebró la primera mesa redonda de la jornada sobre redes eléctricas y transición energética.

Redes eléctricas y transición energética

Moderada por Ferrán Tarradellas, responsable de Políticas Energéticas en la Representación de la Comisión Europea en España, la mesa redonda contó con la participación de Marina Serrano, presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (AELEC). Comenzó afirmando que la descarbonización conlleva un notable incremento de la electricidad en el consumo final y mayor eficiencia energética.

Durante su intervención, destacó que la descarbonización solo se podrá alcanzar a partir de la electrificación de la economía. En este sentido, “las redes son elemento facilitador para la transición energética, ya que integrarán las renovables, mejorarán la eficiencia y flexibilizarán la demanda”. Asimismo, y para afrontar los desafíos, Marina Serrano aseguró que los operadores tienen el conocimiento y la experiencia para acometer los cambios necesarios, pero que es necesario fijar las condiciones adecuadas para realizar la inversiones necesarias, asegurando una rentabilidad razonable.

La presidenta de la AELEC concluyó su ponencia afirmando que la digitalización, automatización, planificación y mejora de los protocolos de la comunicación son necesidades básicas para afrontar esta transición energética.
Por su parte, Guillermo Amann, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Bienes de Equipo Eléctricos de Alta y Media Tensión (AFBEL), destacó que el camino hacia el cumplimiento de los objetivos marcados supondrá un estrés para la red eléctrica. Se prevén grandes desafíos como la integración de las renovables, la intermitencia de la energía, nuevas formas de consumo (como el vehículo eléctrico), o el almacenamiento tanto a nivel general como local. De acuerdo con el ponente, la red no está preparada “pero se irá preparando”.

Asimismo, aprovechó su discurso para hablar de la necesidad que tiene la red para hacer frente al nuevo panorama. En este sentido, argumentó que es importante tener elementos electrónicos que permitan conocer el estado de la red en cada momento y en todos los puntos, aprender a gestionar la información y los datos generados para operar y manejar la red en función de las necesidades.

Óscar Barrero, socio de PwC, fue otro de los ponentes de la primera mesa redonda. Durante su intervención analizó el cambio de paradigma que está viviendo en estos momentos el sector energético que está dando lugar al desarrollo de dinámicas disruptivas que están propiciando nuevos servicios y modelos de negocio. Estas tendencias están modificando el funcionamiento tradicional del sector a lo largo de toda su cadena de valor y están afectando a todos los agentes que participan en él, en especial a los negocios de las redes eléctricas.

En este sentido, Barrero afirmó que las redes del futuro son el elemento clave dentro de la transición, porque “son las que van a dotar de conectividad y flexibilidad a todos los agentes, tanto consumidores, productores como agregadores de demanda”.

Por último, Jorge Sanz, director asociado de Nera Economic Consulting, cerró el debate explicando que “hay que garantizar la transición energética a un mínimo coste”. Sin embargo, y para el ponente, existen varios desafíos de cara a alcanzar este nuevo modelo energético: el alto precio de la luz, la necesidad de volatilidad de los precios, la preocupación por los consumidores vulnerables, la importancia de la retribución de las redes a una tasa razonable y la necesidad de buscar medidas para evitar la deslocalización de la industria.

Durante su ponencia, Sanz abogó por la reducción de costes y la necesidad de “convencer al ciudadano para que migre de energías fósiles a la electricidad, pero para ello sería necesario, reducir su precio”.

Redes eléctricas y descarbonización del sector eléctrico

Posteriormente, y moderado por Ruth Carrasco, adjunta al director para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de ETSII-UPM, tuvo lugar el segundo panel de expertos en el que se abordaron las claves para la descarbonización del sector eléctrico.

Blanca Losada, presidenta de FutuRed, fue la primera en iniciar el debate sobre cómo se cumplirán los objetivos de 2030. Señaló que la electricidad es un vector energético del futuro y las redes eléctricas van a tener un papel crucial en los países desarrollados. De acuerdo con la experta, la transición energética es una pieza de transformación mucho más amplia, y en sus palabras, “es la revolución tecnológico-industrial asociada a Internet, y que desde el punto de vista energético se traduce en una tendencia a la descarbonización y a la electrificación de la economía”.

En este sentido, solo las redes pueden ser el elemento que permita integrar los recursos energéticos distribuidos, dar respuesta a la flexibilidad que requieren las renovables, propiciar un papel activo del consumidor y permitir el despliegue de la carga eléctrica móvil que supone el vehículo eléctrico. En ese sentido, la ponente comentó que “las redes eléctricas deberán ser el elemento clave en la transición energética”.

Por último, Losada habló de los cuatro planos importantes en esta transición: la gran transformación de las redes en el plano de la infraestructura con la aparición de elementos de corriente continua y redes híbridas; el plano de control, automatización y comunicación con el despliegue de sensores y del Internet of Things; el plano de la información y del modelo de datos con el gemelo digital y la Inteligencia artificial y, por último, el plano del modelo de negocio en la adaptación a ese proceso de transformación y el papel vertebrador de las redes eléctricas.

El consumo de energía fue otro de los temas de debate de la jornada. José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables), ofreció un dato muy ambicioso y es que, de acuerdo con los objetivos de 2030, hay que consumir alrededor del 70% de electricidad renovable. Sin embargo, y según el ponente, “los datos no muestran que nos estemos acercando. Solo el 23,4% de nuestra energía final es electricidad y no es suficiente alcanzar los objetivos”.

Asimismo, destacó la operación de la red eléctrica y la sustitución de las energías fósiles por renovables como principales retos para tener en cuenta. En este sentido, afirmó estar en un entorno de impulso renovable que hay que mantener, pero con las herramientas y el diseño de mercado adecuado.

Además del reto de integración de renovables, existe otro desafío como el de la atracción de las inversiones, que solo se podrá hacer si se cuenta con “seguridad jurídica, planificación y visibilidad de los ingresos para que las empresas lleven a cabo los proyectos”.

Por su parte, Rafael del Río, director técnico de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE), destacó en su ponencia la integración del vehículo eléctrico en el sistema eléctrico. Para el ponente, el vehículo eléctrico tiene una característica principal, y es que se carga en el momento en el que no hay mayor consumo, lo que permite optimizar el sistema eléctrico y, por otra parte, ofrece una cantidad de batería suficiente como para mover la electricidad de un hogar durante muchas horas. “Incluso quitando una pequeña parte de esa energía que tiene la batería en momentos puntuales y concretos de picos de demanda, se evita que se utilicen los sistemas de generación más eficientes, y por la noche se puede conseguir utilizar las baterías como sistema de almacenamiento”. Por ello, “el vehículo eléctrico contribuye a la optimización del sistema eléctrico”.

El panel de expertos terminó con la intervención de Milan Prodanovich, jefe de la unidad de sistemas eléctricos del Instituto IMDEA Energía, quien dibujó el panorama de la descarbonización del sistema eléctrico. Para ello, de acuerdo con el experto, es necesario integrar muchas más renovables, más almacenamiento, tecnologías inteligentes para gestionar la demanda. “Todo esto nos llevará a un escenario distinto del futuro, donde las redes no van a operar como hoy en día”.

Según su ponencia, es necesario garantizar, en el futuro, la misma continuidad de suministro sin fallos y gestionar la flexibilidad de demanda. Asimismo, subraya la importancia, en el futuro, de intercambiar la información sobre disponibilidad de energía y la necesidad de elegir de una manera más eficiente para dirigirnos a un sistema que va a operar de manera distinta.

La jornada fue clausurada por Helena Lapeyra, quien recogió las principales conclusiones de la jornada. La socia de PwC destacó que las redes eléctricas van a ser más primordiales que en el pasado. Sin embargo, todavía no están preparadas y necesitan que se desplieguen con innovación para que “esa realidad de laboratorio pase a ser una realidad que está demandando el mercado”.

El V Foro Solar titulado ‘La fotovoltaica, hacia el liderazgo de la transición energética’ clausura hoy su actividad tras dos días en los que se han celebrado 13 mesas de debate junto a más de 50 ponentes y tras conseguir reunir a más de 600 asistentes.

Se trata del evento de referencia del sector fotovoltaico en España, en el que se ha debatido las cuestiones más importantes que afectan al presente y futuro del sector fotovoltaico en España. Cuestiones como la política energética, el autoconsumo, digitalización y nuevos modelos de negocio fotovoltaico, almacenamiento, financiación y novedades tecnológicas.

El Secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, fue el encargado de oficializar la apertura del evento y confirmar el desafío que representa el cambio climático, “un reto que urge de la actuación de las empresas que integran el sector y el desarrollo tecnológico para dar una respuesta urgente y contundente”. Asimismo, mencionó el crecimiento positivo de las energías renovables en 2017, año en el que la energía solar aportó más capacidad neta que las fósiles, en concreto, 100 GW “un crecimiento esperanzador”. Respecto al objetivo de renovables, el Secretario de Estado de Energía fijó el objetivo de penetración de las renovables en un 35% para 2030, donde la energía solar cubrirá más de la mitad de este objetivo, para lo cual serán necesarios la instalación de entre 50.000 y 60.000 MW de potencia. En concreto fijó la cifra de inversión del sector fotovoltaico en 70.000 millones de euros. En palabras de Jose Domínguez Abascal, “España atraviesa un momento histórico único, que debe aprovechar y situarse en primera fila”.

Por su parte, Miguel Arias Cañete, comisario de Acción por el Clima y Energía de la Comisión Europea, destacó el éxito de la Directiva Europea de Renovables y apuntó “la necesidad de acelerar el proceso de transición energética hacia energías limpias, para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París en materia de medio ambiente, donde la energía fotovoltaica juega un rol relevante”. Al respecto, manifestó la necesidad de contar con “un mercado integrado más competitivo, además de un marco regulatorio estable y de ayudas a las renovables transparente y sin cambios”. En palabras de Miguel Arias Cañete, “se precisa de una gobernanza donde exista coordinación y donde cada estado miembro ponga sobre la mesa medidas concretas”. Además, hizo especial hincapié en “la necesidad de solventar la interconexión de redes eléctricas entre países de Europa y de definir una estrategia europea de almacenamiento”. Concluyo su intervención aludiendo a la determinación y compromiso de España para cumplir el objetivo de un 80-100% de energías renovables propuesto para el año 2050.

José Blanco, eurodiputado del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, puso el foco en el cambio de modelo energético que supone la nueva directiva europea de renovables, que establece el derecho al autoconsumo, “a producir, vender a precio de mercado, almacenar y compartir energía”, además de facilitar la tramitación administrativa. Además, recordó que la penetración de renovables fijada en el mix energético en España supondrá “reducir nuestras emisiones de gases efecto invernadero en un 40% para 2030”.

Los portavoces en transición ecológica de los diferentes grupos parlamentarios coincidieron en destacar la importancia de una Ley de Clima y Transición energética consensuada, dónde existe un diálogo y un acuerdo de todas las partes. Sin embargo, cada grupo político realizó diferentes matizaciones.

En opinión de Pilar Lucio, secretaria de Cambio Climático y Sostenibilidad del PSOE “el Real Decreto Ley que elimina el conocido como impuesto al sol supone una gran concreción en políticas de transición energética, bloqueadas en los últimos años. Al respecto, ha apuntado que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética es un instrumento que sirve para cumplir los objetivos del Acuerdo de París en materia de reducción de emisiones, eficiencia energética, movilidad eléctrica y electrificación de la economía. Por ello, ha solicitado el apoyo de una ley que, “aporte al sector seguridad jurídica, financiera y previsibilidad”, mientras que “las enmiendas introducidas podrían suponer un frenazo en los avances ya conseguidos”.

Guillermo Mariscal, diputado del PP, ha apuntado que es necesario construir un paradigma energético que vaya más allá de una generación. Por ello, señala que “la velocidad de la transición tiene que proteger la adaptación del consumidor, y no dejar de lado la industria del país”. Mientras que Ana Rodríguez, diputada en la Asamblea de Madrid de Ciudadanos, ha destacado que “el acuerdo pasa por la necesidad de profundizar en el diálogo entre expertos y reguladores para, posteriormente, concretar unas medidas basadas en un diagnóstico certero, riguroso y eficaz”. Por ello, señala “el consumidor ha de ser el eje de la transición energética, contar con un papel decisor y ser protagonista de la generación eléctrica”.

Josep Vendrell, diputado por Barcelona de Podemos, ha señalado que, ante unos cambios climáticos reales, “España debe liderar el proceso de transición energética y cambio climático”, para lo cual hay que “cambiar el modelo productivo” y llevar a cabo “una transición justa que sirva para generar empleo”. Para ello, ha apostado por una ley transversal que instaure un modelo totalmente renovable, que cambie radicalmente la fiscalidad e introduzca una “generación distribuida” que impulse la energía compartida y permita la entrada en el sector de pequeñas y medianas empresas

Por último, Jorge Barredo, presidente de UNEF, agradeció los avances regulatorios que se han producido en los últimos meses “para conseguir definir un marco energético coherente con la transición ecológica y eliminar barreras administrativas y económicas al desarrollo de la energía fotovoltaica”. Al respecto, se mostró satisfecho con la aprobación del Real Decreto Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores. Sin embargo, admitió que hace falta una planificación que vaya en la senda de los objetivos de renovables, una reforma del mercado eléctrico, más seguridad jurídica y la reducción de trámites para el acceso y conexión a estas redes. Por último, Barredo señaló que “el sector solar fotovoltaico genera más de 19.000 empleos en España e invierte un 1,6% de su facturación en I+D+i”.

El éxito de celebración del V Foro Solar ha demostrado que el sector está preparado para desarrollar los proyectos fotovoltaicos necesarios para alcanzar los objetivos de renovables previstos por el Gobierno, tanto vía PPAs o acuerdos bilaterales de compra-venta de energía, como a través de subastas energéticas. Ha quedado patente el éxito de la derogación del impuesto al sol, clave para relanzar el autoconsumo y la constitución de una industria capaz de generar empleo y riqueza económica.

Photo: SolarPOwer Europe

El 6 de noviembre de 2018, en la 3ª Reunión de la Plataforma de la Comisión Europea para Transición de Regiones Intensivas en Carbón y Carbono, SolarPower Europe describió cómo la energía solar puede ayudar a garantizar una transición energética justa para antiguas regiones mineras de carbón de Europa.

James Watson, CEO de SolarPower Europe, dijo: “En toda Europa, las minas de carbón antiguas se están transformando en parques solares. Esto es sumamente positivo, ya que la energía solar puede crear nuevos empleos, innovación e inversiones en estas comunidades locales, diversificando sus economías locales. De hecho, un reciente estudio del Joint Research Center descubrió que la energía solar es particularmente adecuada para emplear a ex-trabajadores del carbón y para ayudar a impulsar el desarrollo regional. Es crucial que ninguna región o comunidad se quede atrás en la transición energética. La energía solar puede desempeñar un papel importante para garantizar una transición justa para todos”.

“La energía solar es ideal para su instalación en antiguas minas de carbón porque la tierra, a menudo, ya no es adecuada para la agricultura. Además, las minas de carbón suelen dejar tras de sí grandes lagos con altos niveles de sulfato, estos lagos contaminados se pueden convertir fácilmente en plantas solares flotantes. La energía solar presenta una gran oportunidad para nuevas industrias, empleos y como fuente de energía limpia y asequible en las regiones afectadas por la disminución del carbón. Esperamos trabajar con la Comisión Europea para explorar más a fondo el papel de la energía solar para lograr de una transición justa en las antiguas regiones mineras de carbón.”, dijo Watson.

En las últimas décadas, la producción y el consumo de carbón en la UE han estado en constante descenso, debido al cierre de minas de carbón y la eliminación gradual del uso del carbón para la generación de energía. La Iniciativa para la Transición de Regiones Intensivas en Carbón está diseñada por la Comisión Europea para ayudar a las regiones a obtener los beneficios de la transición hacia la energía limpia, al brindar mayor atención a la equidad social, mejores empleos, nuevas habilidades, transformación estructural y financiación para la economía real.

De minas de carbón a parques solares

En 2015, Matrai Eromu, compañía eléctrica húngara, inauguró una planta de energía solar en Visonta, Hungría, que se encuentra en la parte superior de un sitio de descarga de lignito y genera 16 MW de energía solar.

Otra planta solar de 4 MW se construyó sobre la superficie de una antigua mina de carbón en Saarland (Grube Warndt). El área se clasificó como área de conversión, que en ese momento era elegible bajo la FiT alemana. Este proyecto se remonta a 2012 y fue desarrollado por BayWa r.e.

La granja solar Askern desarrollada por Anesco comprende 18.768 módulos fotovoltaicos que equivalen a 5 MW. El sitio de la aplicación tiene un tamaño aproximado de 14,53 ha y comprende parte del antiguo sitio Askern Colliery que tiene un área total de aproximadamente 95 ha.

LRM era el propietario del estanque de lodos en Heusden-Zolder. Cuando se extraía carbón, ahí se arrojaban escombros y cenizas volantes. Fue muy difícil encontrar un uso adecuado para este sitio, por lo que LRM decidió transformar la tierra descontaminada en una planta de energía solar y, por lo tanto, un sitio aparentemente perdido adquirió un nuevo uso.

Instalación fotovoltaica de autoconsumo de 19 kWp con excedentes, que la empresa Jonsok Autoconsumo S.L. ha desarrollado, ejecutado y puesto en marcha para la empresa Edicions Bromera, en la localidad valenciana de Alzira.

La Alianza por el Autoconsumo, conformada por más de 40 organizaciones sociales, ambientales, empresariales y sindicales, celebra el cambio regulatorio favorable al autoconsumo que ha puesto en marcha el Consejo de Ministros con la aprobación de RDL 15/2018, de 5 de octubre, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, y ha solicitado a los grupos parlamentarios que durante su tramitación como Proyecto de Ley no se introduzcan cambios al respecto en el texto ratificado el pasado el 18 de octubre, en concreto, en lo recogido en el Título II sobre autoconsumo de electricidad.

La eliminación de los cargos al autoconsumo englobados en el término “Impuesto al Sol” no es suficiente. Es imprescindible que se respeten el resto de las medidas recogidas en el RDL 15/2018 para garantizar el ejercicio real y efectivo del derecho de la ciudadanía a producir, consumir, compartir, gestionar o vender su propia energía así como que las mismas tengan un desarrollo normativo lo más ambicioso posible.

La Alianza por el Autoconsumo valora muy positivamente el apoyo de los diputados y diputadas que votaron a favor del Real Decreto-Ley 15/2018 y les pide ahora firmeza y visión de futuro para que impidan la introducción de enmiendas sobre el citado Título II, de manera que se pueda culminar con éxito el camino hacia el verdadero cambio de modelo energético que se ha iniciado. Las organizaciones que la conforman inciden también en la importancia de acelerar los plazos de aprobación del Real Decreto de acceso y conexión a redes eléctricas. La Alianza pide que este Real Decreto regule el autoconsumo compartido, de proximidad y el uso de las redes de distribución en concordancia con el espíritu de eliminación de barreras del Real Decreto Ley 15/2018.

Asimismo, recuerda a los diputados y diputadas que se abstuvieron o votaron en contra en el acto de convalidación del citado Real Decreto Ley la necesidad de que se garantice el derecho de la ciudadanía a poder autoconsumir su propia energía sin trabas y les pide valentía, y que se comprometan a mantener el texto del citado Título II sin modificaciones.

Por último, las organizaciones que forman la Alianza por el Autoconsumo están convencidas de que ahora es el momento para una implantación real y efectiva del autoconsumo. Cada vez hay menos impedimentos legales para poder consumir su propia energía, por lo que invitan a la sociedad, a los partidos políticos y a todos los agentes comprometidos con el cambio de modelo energético y la transición ecológica a apoyarlo y promoverlo, así como a continuar trabajando por la mejora de su marco regulatorio actual.

El pasado jueves 18 de octubre se aprobaba en el Congreso de los Diputados el RDL 15/2018 publicado en el BOE el 6 de octubre tras Consejo de Ministros del 5 de octubre y se establece, asimismo, la tramitación en paralelo de un Proyecto de Ley con carácter urgente. UNEF celebra la convalidación del RDL 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores por parte del Congreso de los Diputados y agradece a los grupos parlamentarios haber sido fieles a su compromiso de proposición de Ley de Autoconsumo de medidas para el fomento del autoconsumo eléctrico manifestado el 17 de mayo de 2018.

UNEF celebra que esta sea la primera legislación española que reconoce el papel activo del consumidor en el cambio de modelo energético, una pieza fundamental del Paquete de Invierno de la Comisión Europea. A través del autoconsumo, administraciones, empresas y particulares logran ser más conscientes de su consumo energético, de los costes que tiene y de cómo reducirlos. “El fin del bloqueo al autoconsumo supondrá un punto de inflexión en el mercado fotovoltaico, que no sólo se traducirá en un impulso del desarrollo de un tejido industrial nacional que en la actualidad ya es competitivo y genera riqueza, si no que supondrá satisfacer la voluntad general de los consumidores de convertirse en decisores del modelo energético que mejor responde a un estilo de vida más responsable con su entorno”, apunta Jorge Barredo, Presidente de UNEF.

El bloque de medidas relativas al autoconsumo energético se sostiene en tres pilares fundamentales, la eliminación de cargas y peajes a la energía autoconsumida, el derecho al autoconsumo compartido y la simplificación administrativa y técnica para instalaciones de pequeña potencia. En este sentido, UNEF, en representación de más del 85% del sector fotovoltaico, espera que los grupos parlamentarios mantengan firme su coherencia y apoyo manifestado al autoconsumo energético y respeten, en el Proyecto de Ley con procedimiento de urgencia paralelo a la convalidación del RDL, el texto del mismo que desbloquea el derecho a los ciudadanos a convertirse en autoconsumidores y a simplificar los procedimientos necesarios para fomentar la instalación y uso de energía solar fotovoltaica, en beneficio de los consumidores y como palanca en la lucha contra el cambio climático.

Desde UNEF, se invita a los grupos parlamentarios al consenso y la coherencia en respuesta a la demanda social en el menor tiempo posible, para dotar finalmente de seguridad jurídica al sector fotovoltaico e incentivar con ello su desarrollo, la creación de riqueza y empleo.

0

La sexta edición del Congreso ESES, organizado por la revista El Instalador-Interempresas y las asociaciones A3e, AMI y Anese, cerró el pasado día 7 sus puertas con la asistencia de 250 congresistas de alto perfil técnico y capacidad de decisión, que han podido ponerse al día y profundizar sobre los temas más candentes que afectan al sector: las nuevas reglas de Eurostat y la adecuación de las licitaciones públicas; las nuevas oportunidades de negocio que se abren en la Transición Energética; el papel de la digitalización en eficiencia energética, la clasificación de proveedores de Servicios Energéticos o el alumbrado como modelo de negocio ESEs. La inauguración contó con la presencia de Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León.

Cerca de 250 congresistas compartieron conocimientos y experiencias sobre el mercado de los servicios energéticos

Como ya es habitual en este foro, también se presentaron nuevas tecnologías y casos de éxito de proyectos de servicios energéticos, y el que ya se ha convertido en un clásico en el Congreso: “Construyendo un caso”, que en esta edición se ha centrado en dar soluciones a una residencia geriátrica.

Tras día y medio en los que se ha compartido conocimientos y experiencias ha quedado patente que las empresas de servicios energéticos constituyen un eje estratégico para conseguir los objetivos climáticos, de ahorro y eficiencia energética, así como para luchar contra la pobreza energética.

Los contratos de rendimiento energético son modelos rentables económicamente y los servicios energéticos dan retornos competitivos y de éxito, generando, así mismo, un impacto medioambiental positivo.

Sin embargo, tanto las empresas como las administraciones, todavía deben superar la falta de conocimiento y confianza en el modelo de servicios energéticos. Y para ello en el Congreso se han apuntado algunas recomendaciones, como que las ESES sean capaces de demostrar que el modelo funciona, con una rentabilidad comprobada y mejorar el acceso al cliente poniendo en valor el “Servicio Energético” no sólo como una suma de instalaciones y financiación.

Las soluciones que aporta la industria permiten cubrir un potencial de ahorro de más del 40% y son fundamentales para llegar a edificios de balance cero a medio e incluso corto plazo. Así mismo es notoria la importancia de los servicios energéticos en el alumbrado público, donde hay que mejorar aspectos de calidad, pliegos de contratos, mantenimiento y eficiencia lumínica.
Uno de los puntos que centró más interés fue el de la nueva Ley de Contratos del sector público y la guía interpretativa de Eurostat. Gracias a ello ha quedado patente que se han eliminado las principales barreras para la licitación de EPCs con inversión.

Y en este punto, también se ha comentado que el Contrato Mixto de suministros y servicios sigue siendo una herramienta válida para la licitación tras el reciente informe de la Junta Consultiva de Contratación Pública.

La Normalización del sector era una reclamación de las asociaciones y la nueva Norma UNE de Clasificación de Proveedores de Servicios Energéticos supone la creación de un estándar que aporta claridad y transparencia al mercado mejorando la confianza en la contratación de servicios energéticos.

Finalmente, desde el sector se solicita a la Administración que la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética se desarrolle con consenso político y que contemple y favorezca aspectos como el autoconsumo energético. De hecho, esperan que el nuevo Gobierno retome el Grupo de Trabajo creado con las asociaciones sectoriales y apueste por los contratos de rendimiento energético.

La Fundación Renovables aplaude la decisión del Consejo de Ministros de incluir una nueva normativa sobre autoconsumo en el Decreto de Medidas Urgentes para abaratar el precio de la luz que se ha aprobado en el último Consejo de Ministros, a expensas de poder evaluar con mayor profundidad las medidas sobre Transición Energética que contiene el texto. La eliminación de los llamados cargos asociados a los costes del sistema y popularmente conocidos como “Impuesto al Sol” -el cargo fijo, que se aplica en función de la potencia, y el cargo variable, aplicado sobre la energía autoconsumida- impulsarán definitivamente el autoconsumo. Además, esta nueva normativa incluye una simplificación de todas las trabas administrativas y jurídicas que hasta ahora dificultaban en gran medida el derecho de la ciudadanía a producir su propia energía, un bien básico al que deben tener acceso todas las personas.

Consideramos que el autoconsumo constituye una medida fundamental para alcanzar mayores cotas de eficiencia energética y lograr culminar la Transición Energética hacia una economía descarbonizada de una manera sostenible y justa a través de la electrificación y la gestión de la demanda tal y como hemos propuesto en las más de doscientas medidas que proponemos en el informe que presentamos el pasado mes de marzo. Además, la nueva normativa aprobada por el Consejo de Ministros nos equipara por fin al resto de los países europeos y alinea a España, que abandona así su trayectoria de políticas energéticas insostenibles, con la Directiva Europea que se va a aprobar en breve.

Como parte de la Alianza por el Autoconsumo, la Fundación Renovables lleva mucho tiempo trabajando por la derogación del RD 900/2015, ya que consideramos que el autoconsumo es el elemento principal para conseguir empoderar al consumidor y convertirlo en un sujeto activo y centro del sistema energético. Asimismo, insistimos en que el autoconsumo es un instrumento básico para la gestión de la demanda. En primer lugar, porque el “prosumidor” es más consciente de la cantidad de energía que consume cuando es él mismo el que la produce. En segundo lugar, por su gran capacidad de almacenar energía frente a otras modalidades de producción.

El autoconsumo es un elemento clave para avanzar en la implantación del nuevo modelo energético que defendemos, que es también social, económico y ambiental, porque constituye un elemento de diversificación de los agentes del sector energético y, por tanto, una garantía de transparencia, y reduce pérdidas, lo que incide sobre los costes y el aprovechamiento de los recursos de que disponemos.

En nuestro documento “Hacia una Transición Energética Sostenible” apostamos apuesta por el establecimiento de los siguientes objetivos vinculantes en la capacidad de cubrir la demanda final de energía mediante sistemas de generación situados en puntos de consumo: 10% en 2030, 20% en 2040 y 30% en 2050.

En este contexto, en la Fundación Renovables venimos proponiendo las siguientes medidas respecto al autoconsumo:
• No limitar la potencia de la instalación. No deben existir limitaciones ni en el tamaño de la instalación, ni en la potencia, ni por la relación entre la energía generada y la consumida.
• No a los cupos por potencia. No deben existir limitaciones de potencia instalada ni a nivel nacional ni local.
• Monetización de todos los flujos de energía, considerando como procedimiento de valorización o saldo de los flujos de energía la monetización en base a sus características básicas de origen y destino.
• Igualdad de derechos con otros agentes del mercado. El desarrollo del autoconsumo debe implicar el compromiso y el derecho por parte de los consumidores, en igualdad de condiciones que el resto de los agentes del sistema, de actuar de forma activa en la cobertura de su demanda energética y en destinar con total libertad la energía generada por el mismo.
• Retribución justa de todos los excedentes vertidos a la red para todas las instalaciones, independientemente de su tamaño, de acuerdo con los precios del mercado.
• Derecho al almacenamiento sin trabas ni peajes. El almacenamiento es primordial para el funcionamiento adecuado de una instalación de autoconsumo, dado que en su instalación lleva implícita la gestión de la demanda o la adecuación de esta a las magnitudes del sistema de generación y, por tanto, la minimización de su consumo con respecto a la red.
• Nuevo tratamiento fiscal. El tratamiento fiscal de este tipo de iniciativas debe fomentar su uso tanto en lo que respecta al IVA de las instalaciones como a la posibilidad de neteo de los flujos económicos generados.
• Definición de modelos de gestión y de cobertura no aportados por la gestión de la demanda, como la implementación de sistemas de almacenamiento primario centralizado, secundario y sistemas distribuidos mediante baterías fijas o en los vehículos eléctricos.
• Fomentar la incorporación de baterías de almacenamiento en las instalaciones de generación en consumo en base al incremento de la potencia de generación y de la gestión activa de la demanda para mejorar la gestionabilidad del sistema.

En esta línea, creemos que es especialmente importante que el Gobierno facilite el fomento del autoconsumo conectado, es decir, que permita compartir la generación entre vecinos de una comunidad -no sólo de sus zonas comunes, lo que es ya legal- o habitantes de un barrio y que establezca un marco de relación de intercambio abierto entre distintos consumidores y productores.

Asimismo, insistimos en que es fundamental que los usuarios de electricidad puedan tener un acceso en tiempo real a sus datos de consumo que registran los nuevos contadores de cara a que pueda haber una verdadera autonomía del consumidor en la gestión de energía y aumentar de esta manera la eficiencia energética.

En cuanto al bono social, si bien pensamos que las medidas aprobadas al respecto son positivas, desde la Fundación Renovables seguimos insistiendo en que solución para los consumidores vulnerables es la creación de una tarifa social para consumidores vulnerables que incluya, entre otras variables, una renta mínima vital, IVA cero o la reducción del peso del término de potencia dentro de una amplia e imprescindible reforma del sector eléctrico en su conjunto.

La Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, AEDIVE, aplaude la publicación en el BOE del Real Decreto-ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que entre otras cosas elimina la figura del gestor de carga, y apela a la responsabilidad del Parlamento para su convalidación definitiva.

La eliminación del gestor de carga publicado este sábado vía Real Decreto y que entra en vigor este lunes, supone una noticia extraordinariamente positiva para el impulso de la movilidad eléctrica, en la que AEDIVE lleva trabajando años, y que ayudará a derribar una de las barreras más importantes que tenía el mercado español para su desarrollo, si bien aún debe convalidarse en el Congreso de los Diputados.

Fin al debate de la Gallina o el Huevo

El eterno debate que el sector de la movilidad eléctrica ha mantenido en estos últimos años sobre qué ha de ser primero, el huevo o la gallina o lo que es lo mismo, el vehículo o la infraestructura de recarga, queda resuelto, a juicio de AEDIVE, con el impulso definitivo que establece el Real Decreto-ley 15/2018.

“Las empresas que se han erigido como gestores de carga en estos años y que han estado haciendo enormes esfuerzos económicos para desplegar infraestructuras de recarga aun con una regulación que hacía muy complicada su actividad, se han felicitado por esta medida que facilita ahora que cualquier empresa pueda instalar puntos de recarga y vender servicios de recarga de vehículo eléctrico”.

En este sentido, AEDIVE, que representa con más de 130 empresas asociadas a toda la cadena de valor industrial, tecnológica y de servicios de la movilidad eléctrica, apela a la responsabilidad política del Parlamento para llevar a buen término la convalidación de un Real Decreto que ha sido perseguido durante 7 años por todo el sector, al tiempo que diferentes grupos políticos han manifestado en diversas ocasiones la necesidad de desregular esta figura.

Coherencia parlamentaria

El ministro de Energía en el anterior gobierno del Partido Popular, Álvaro Nadal, señaló en comparecencia en el Congreso de los Diputados, el 31 de enero de 2017, su voluntad de eliminar el gestor de carga y señaló en su cuenta de twitter que “en nuestra apuesta firme y decidida por el vehículo eléctrico y la Movilidad Eficiente, proponemos desregular completamente la figura del gestor de cargas para que cualquier consumidor pueda ejercer esta actividad”.

Ciudadanos, por su parte, también ha señalado en diversas comparecencias la necesidad de acabar con las trabas burocráticas que retrasan el desarrollo de la movilidad eléctrica y concretamente, en una proposición no de ley en noviembre de 2017, el partido liderado por Albert Rivera instó a simplificar “al máximo” la regulación que gestiona la figura del gestor de carga.

Por toda lógica, los grupos catalanes del Congreso deberían de apoyar este real decreto por cuanto el diario oficial de la Generalitat de Cataluña, en su número 7.314, del 22 de febrero de 2017, en la resolución EMC/270/2017, de 15 de febrero, dice literalmente que apela a “lograr cambios reales e inmediatos en el ámbito legislativo para promover la participación del sector privado en las redes de Infraestructura (de carga)” y que “a día de hoy (el gestor de carga) es una barrera del sistema en lugar de un activo”.

Del mismo modo, desde el ámbito industrial, los fabricantes de vehículos han reclamado recientemente querer ir hacia una movilidad de cero emisiones, pero para ello demandaban políticas que mejoren la infraestructura. La publicación de este Real Decreto y su aprobación parlamentaria supondrá el final de una barrera importante que permitirá, con los proyectos en desarrollo de muchas empresas integradas en AEDIVE, que a finales de 2019 se haya derribado definitivamente la barrera de la ansiedad de autonomía, con un mallado de puntos de recarga rápida en itinerancia por todo el territorio español.

Desde AEDIVE se lleva tiempo trabajando intensamente con el Gobierno y en especial con el Ministerio para la Transición Ecológica, para poner fin a un problema que estaba impidiendo evolucionar a la movilidad eléctrica, que es un eje imprescindible en los objetivos de la descarbonización del transporte sin el cual, esos objetivos no se van a cumplir.

“El vehículo eléctrico es movilidad sostenible y también eficiencia energética. Es, por tanto, un eje fundamental en las estrategias como país para mejorar el medio ambiente y la energía. Por ello, debemos felicitarnos de que se haya logrado este paso imprescindible para un crecimiento exponencial en las matriculaciones de vehículo eléctrico”, ha señalado Arturo Pérez de Lucia, director gerente de AEDIVE.

En la misma medida, AEDIVE trabaja ahora en la coordinación del grupo de trabajo que reúna también a otros agentes industriales y de servicios del sector, confederaciones sindicales y ministerios implicados para avanzar en un desarrollo ordenado y ambicioso que ponga sobre la mesa las acciones necesarias para descarbonizar el transporte, incluyendo un plan de incentivos coherente con el impulso de la movilidad eléctrica que incentive la compra de vehículos cero emisiones y penalice a los vehículos que contaminan.

El Real Decreto en detalle

El contenido del real decreto en lo que atañe a la eliminación de la figura del gestor de carga deja bastantes capítulos abiertos para trabajar con la Administración.

Queda completamente liberalizado el mercado para que cualquier consumidor pueda vender energía para la recarga del vehículo eléctrico, aunque cumpliendo ciertos requisitos que marcará el Gobierno y sobre los que AEDIVE trabajará con la Administración.

Incluye las figuras de agregadores de demanda y de la interoperabilidad para cobrar por las recargas, lo que ayudará mucho a los usuarios de vehículo eléctrico. Se plantea una base de datos común de infraestructuras de recarga, que figura en una PSA de la Comisión Europea en la que AEDIVE ha estado trabajando con el ministerio de Industria y a través del del grupo de trabajo europeo eMI3.

Respecto a que las empresas distribuidoras puedan ser titulares de último recurso de infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos, AEDIVE viene trasladando a las Administraciones la necesidad de trabajar en un mapa de infraestructuras necesarias para dar cobertura total al territorio español y a partir de ahí, estudiar las posibilidades para su desarrollo, incluyendo a todos los agentes implicados, entre ellas las distribuidoras.

Más de 160 profesionales del sector energético han asistido hoy a la presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España que ha alcanzado su décima edición. El estudio, realizado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables) ha sido presentado por el presidente de la Asociación, José Miguel Villarig, y el director general, José María González Moya, que estuvieron acompañados en el evento por Arcadio Gutiérrez, director general del Club Español de la Energía, en cuya sede se ha realizado la presentación.

El objetivo del Estudio Macro, como coloquialmente se conoce al Estudio en el sector renovable, trata de analizar los distintos costes y beneficios que las renovables aportan a la economía española en un momento en el que la Transición Energética está perfilándose a nivel nacional y europeo.

Crecimiento del PIB y el empleo por las subastas

Durante 2017, el sector renovable supuso el 0,80% de la economía nacional, aportando 9.304 millones al PIB. El crecimiento del sector fue del 8,7% y se vio acompañado con un incremento de 4.101 empleos lo que sitúa al sector en los 78.667 puestos de trabajo. Este incremento en PIB y empleo se explica, fundamentalmente, por la reactivación del sector que produjeron las subastas de 2016 y 2017.

La recuperación detectada en el sector no se debe a la generación energética, dado que la potencia instalada se mantuvo básicamente estancada y la energía vendida disminuyó respecto al ejercicio anterior. Las subastas y la competitividad alcanzada por algunas tecnologías de generación eléctrica son los verdaderos motivos de los números positivos del sector.

Mayor dependencia energética

La baja producción hidráulica, consecuencia de la sequía que España sufrió en 2017, lastró con fuerza la generación eléctrica renovable, que disminuyó un 16,4%. Al no haberse incorporado apenas nueva potencia renovable que pudiera sustituir esta disminución, el porcentaje de renovables sobre energía final bruta descendió hasta el 16,7%, lo que nos aleja de los objetivos del 20% para 2020.

Toda la caída de la generación hidráulica, y el incremento de consumo energético de 2017, fue cubierto con generación fósil. El incremento de todos los tipos de importaciones fósiles llevó a la dependencia energética al 76,1%, según los cálculos de APPA Renovables. Un hecho que no solo nos aleja de los objetivos de energías renovables sino que mantiene a la economía española en una posición de debilidad ante variaciones del precio del petróleo.

Cifra récord en exportaciones y fuertes ahorros en sustitución fósil

Las exportaciones de bienes y servicios del sector renovable establecieron un nuevo récord al situarse en 4.564 millones, lo que arroja un saldo neto exportador de 3.117 millones de euros. Esta balanza comercial renovable contrasta fuertemente con el déficit comercial del conjunto de la economía (-22.694 millones) del cual el déficit energético supone el 85% (-19.269 millones).

Las energías renovables en sus distintos ámbitos, generación eléctrica, energía térmica y biocarburantes, evitaron en 2017 la importación de 20.068.185 millones de toneladas equivalentes de petróleo, un ahorro equivalente a 6.951 millones de euros. Las emisiones evitadas alcanzaron las 56.850.744 toneladas de CO2, valoradas en 332 millones de euros.

Menores ahorros en el pool por comportamiento atípico del mercado

A lo largo de la serie histórica analizada se ha observado que cuanto mayor es la entrada de renovables en el sistema eléctrico, más se reduce el precio de casación. El descenso en la generación renovable por la sequía, unido al comportamiento de la interconexión como consecuencia de la baja disponibilidad de las nucleares francesas y los precios récord de casación experimentados en enero lastraron los ahorros que las renovables producen en el pool. En 2017, las renovables produjeron ahorros en el pool por valor de 2.584 millones y percibieron en concepto de retribución regulada un total de 5.674 millones.

El sector continuó siendo contribuidor fiscal neto, aportando 1.089 millones de euros a las arcas del Estado.

Un sector que mira esperanzado al futuro

El presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, destacó la necesidad de contar con un marco regulatorio estable que nos permita acometer la Transición Energética: “sabemos ya cuáles son los objetivos de 2030 y debemos contar con una fiscalidad que recoja el principio de que quien contamina, paga, y un marco regulatorio estable para poder acometer las inversiones, debemos dejar de improvisar y comenzar a planificar a medio y largo plazo para poder desarrollar el sector y cumplir con nuestros objetivos”, dijo el presidente refiriéndose al futuro del sector.

El presidente de la Asociación se ha referido a los próximos años en clave optimista, “debemos aprender de nuestros errores porque contamos con un magnífico potencial para liderar la Transición Energética en Europa y el mundo: contamos con profesionales experimentados, empresas con gran experiencia y somos un país con envidiables recursos renovables, algo que nos permitirá convertirnos en un pilar de creación de industria en el país, generando empleo y riqueza autóctonos”. “Tenemos por delante una década en la que España debe dar un paso adelante en renovables”, ha concluido Villarig.