Tags Posts tagged with "transición energética"

transición energética

El Anteproyecto de Ley que refleja las tasas de retribución a las energías renovables ha sido bien recibido por el sector nacional, que ve en este texto el inicio de la estabilidad retributiva y regulatoria que lleva años exigiendo. Las empresas del sector renovable deberán acometer en la próxima década gran parte de los 100.000 M€ que serán necesarios para cambiar nuestro modelo energético, inversiones que necesitan una alta dosis de predictibilidad dado su gran volumen. Tras la aprobación de la Directiva Europea REDII, solo pendiente de la firma del Consejo Europeo, el RDL 15/2018 y el comienzo del debate sobre la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el sector renovable nacional comienza a ver más claro su futuro.

Las empresas del sector renovable vienen reclamando seguridad jurídica para las inversiones en estas tecnologías. Hasta el momento, el principal riesgo regulatorio eran los cambios retributivos. Unas modificaciones que han llevado a los inversores internacionales a demandar – y en muchos casos ganar – al Reino de España por unos recortes injustos y retroactivos.

El Anteproyecto de Ley presentado por el Gobierno mantiene invariada la actual tasa de retribución de las instalaciones anteriores al RDL 9/2013, fijando un marco retributivo estable a las instalaciones afectadas por el mencionado decreto y dotando de seguridad jurídica al sistema. En palabras de José Miguel Villarig, Presidente de APPA Renovables: “Valoramos positivamente la coherencia del Gobierno, que ha respetado la posición que tenía sobre este asunto su Grupo Parlamentario cuando estaba en la oposición”. “Si bien la mayoría de Grupos del Congreso estaban alineados con la estabilidad retributiva, es de agradecer que se mantengan las posturas en lo referente al desarrollo renovable, independientemente de que se esté gobernando o no”, ha concluido el presidente de la Asociación de Empresas de Energías Renovables.

Una señal adicional para la Transición Energética

Las tecnologías renovables han recorrido un largo camino en los últimos años, consiguiendo algunas de ellas ser plenamente competitivas en precio frente a tecnologías tradicionales. Sin embargo, las empresas responsables de aquellas instalaciones que permitieron recorrer la curva de aprendizaje y consolidar el conocimiento tecnológico, necesitaban tener certeza sobre las inversiones pasadas para poder acometer nuevos proyectos.

En los últimos años se han dado importantes señales positivas para la Transición Energética, tanto a nivel nacional como europeo. En España, tras las subastas celebradas en 2016 y 2017 que reactivaron al sector, el Ministerio para la Transición Ecológica terminó en octubre con los peajes al autoconsumo. En Europa, se aprobó con una aplastante mayoría (79%) el objetivo del 32% de renovables para 2030 en el Pleno del Parlamento Europeo.

El Anteproyecto de Ley, que aún debe convertirse en un texto regulatorio firme, mantiene estable la tasa de rentabilidad razonable actual (7,389%) para las instalaciones anteriores al RDL 9/2013, durante los dos siguientes períodos regulatorios, es decir, hasta el 31 de diciembre de 2031. Es importante señalar que esta tasa de rentabilidad es antes de impuestos, por lo que después de impuestos se reduce al entorno del 5%; y es, en todo caso, teórica (corresponde a las denominadas “Instalaciones Tipo”) y no siempre se corresponde con la realidad particular de las instalaciones reales.

Siemens ha desarrollado, junto a otros socios especializados en ciencia e investigación, una nueva generación en el control de redes a través del proyecto DynaGridCenter. Por primera vez, los sistemas auxiliares visualizan procesos dinámicos que llevan la transición de energía a la red eléctrica y proporcionan recomendaciones específicas a determinadas acciones para optimizar las redes, mantener su estabilidad y evitar apagones.

En un contexto en el que el número de plantas generadoras descentralizadas continúa en aumento y la capacidad de las centrales eléctricas convencionales se reduce, el sistema de suministro de energía eléctrica es cada vez más susceptible a perturbaciones. Por ello, el centro de control del futuro se convierte en un componente clave en un plan de acción de la red eléctrica, lo que repercute en una reducción del tiempo necesario de respuesta a cualquier anomalía. Todo ello, hace que la mejora de las técnicas de control y regulación para los centros que gestionan la red de forma remota se vuelvan absolutamente necesarias.

Con DynaGridCenter, Siemens está estudiando formas de visualizar procesos dinámicos desencadenados por la distribución desigual de la carga en la red y descubriendo cómo responder sistemáticamente a ellos. Para ello, la compañía está desarrollando sistemas auxiliares para la red de transmisión. Al igual que un automóvil, los sistemas tienen dos funciones clave: la primera es regular automáticamente el sistema para mantener la “marcha” más suave y estable o la operación de la red. Y la segunda función es la detección temprana de obstáculos o fallos de funcionamiento para que puedan ser reconducidos o evitarlos.

Para monitorear la red, los científicos han utilizado un centro de control de red en la Universidad Técnica de Ilmenau, en Almemania, y lo han acoplado a una red eléctrica simulada, operada por la Universidad de Otto-von-Guericke en Magdeburgo. Las unidades de medición fasorial (PMU) trasmiten el nivel y el ángulo de fase de la corriente y voltaje a intervalos de 20 milisegundos, añadiendo un componente altamente dinámico a los valores medidos, que actualmente se transmiten en el rango de segundos. Los datos de la PMU se sincronizan en el tiempo y, por lo tanto, se pueden comparar directamente, lo que permite que se vean los procesos de vibración y transitorios no deseados en la red.

Hasta ahora, hemos podido evitar los procesos dinámicos peligrosos en la red que pueden provocar apagones, mediante la toma de medidas preventivas“, ha afirmado el profesor y doctor Rainer Krebs, jefe de la Unidad de Consultoría para la Operación y Protección de redes eléctricas de la división de Energy Management de Siemens. Los operadores de redes deben intervenir en los horarios de las centrales eléctricas para evitar cuellos de botella inminentes. Conocida como “reenvío”, esta intervención incurre en costos en el rango de hasta mil millones de euros por año. Es más fácil y, lo más importante, más económico optimizar la utilización de la capacidad de la línea y tomar medidas resolutivas solo en caso de una sobrecarga. Los nuevos programas de monitoreo y control pueden hacer esto, porque no solo visualizan las situaciones peligrosas que surgen durante una sobrecarga, sino que también toman las contramedidas necesarias mucho más rápido que el personal humano de una planta.

Planeado por un período de tres años, el proyecto de investigación DynaGridCenter comenzó el 1 de octubre de 2015. Los socios del proyecto han sido Siemens, la Universidad Otto-von-Guericke de Magdeburgo, la Universidad Técnica de Ilmenau, la Universidad de Ruhr en Bochum, el Instituto Fraunhofer para la Operación de Fábrica y Automatización (IFF) en Magdeburgo, y el Instituto Fraunhofer de Optrónica, Tecnologías de Sistemas y Explotación de Imágenes, Rama de Tecnología de Sistemas Avanzados (IOSB-AST) en Ilmenau. Los operadores de la red de transmisión 50Hertz Transmission, TransnetBW, TenneT y Amprion fueron asociados del proyecto. Siemens se ha encargado de coordinar esta acción que forma parte de la iniciativa Power Grids Orientada al Futuro y recibió aproximadamente 5 millones de euros en fondos del Ministerio Federal Alemán de Asuntos Económicos y Energía (BMWi).

Mientras los líderes mundiales debaten sobre el clima en la COP24, la conferencia anual de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), se ha publicado un nuevo informe que muestra la viabilidad de una transición energética europea hacia fuentes 100% renovables. El nuevo estudio científico muestra que la transición a una energía 100% renovable sería económicamente competitiva con el actual sistema convencional de combustibles fósiles y energía nuclear, y llevaría las emisiones de gases de efecto invernadero a cero antes de 2050. Los argumentos financieros del estudio a favor de una transición energética son aún más sólidos si se tiene en cuenta el importante aumento del empleo previsto y los beneficios económicos indirectos, como la salud, la seguridad y el medio ambiente, que no se tuvieron en cuenta en el estudio.

Realizado por la Universidad LUT y el Energy Watch Group, el primer estudio de modelización científica de su clase ha simulado una transición energética completa en Europa a través de los sectores de la energía, el calor, el transporte y la desalación para el año 2050. El estudio se publicó tras aproximadamente cuatro años y medio de recopilación de datos y modelización técnica y financiera, e implicó la labor de investigación y análisis de un total de 14 científicos.

“Este informe confirma que la transición a una energía 100% renovable en todos los sectores es posible y que no es más cara que el sistema energético actual”, dijo Hans-Josef Fell, ex parlamentario alemán y presidente del Energy Watch Group, durante la conferencia de prensa de la COP24. “Demuestra que Europa puede pasarse a un sistema energético de cero emisiones. Por lo tanto, los líderes europeos pueden y deben hacer mucho más por la protección del clima que lo que está hoy sobre la mesa.”

Algunos de los hallazgos clave del estudio:

• La transición requerirá una electrificación masiva en todos los sectores energéticos. La generación total de energía superará entre cuatro y cinco veces la de 2015, y la electricidad representará más del 85% de la demanda de energía primaria en 2050. Al mismo tiempo, el consumo de combustibles fósiles y nuclear se elimina por completo en todos los sectores.
• La generación de electricidad en el sistema de energía 100% renovable consistirá en una combinación de fuentes de energía: solar fotovoltaica (62%), eólica (32%), hidroeléctrica (4%), bioenergía (2%) y geotérmica (<1%). • La energía eólica y solar representan el 94% del suministro total de electricidad para 2050, y aproximadamente el 85% del suministro de energía renovable provendrá de la generación descentralizada local y regional. • La energía 100% renovable no es más cara: El coste nivelado de la energía para un sistema energético plenamente sostenible en Europa se mantiene estable, oscilando entre los 50-60 €/MWh a lo largo de la transición. • Las emisiones anuales de gases de efecto invernadero de Europa disminuyen constantemente durante la transición, en todos los sectores, de aproximadamente 4.200 Mt equivalente de CO2 en 2015 a cero hasta el año 2050. • Un sistema de energía 100% renovable daría empleo a entre 3 y 3,5 millones de personas. Los aproximadamente 800.000 puestos de trabajo de la industria europea del carbón en 2015 se reducirán a cero de aquí a 2050 y se compensarán con más de 1,5 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector de las energías renovables. “Los resultados del estudio demuestran que los objetivos actuales establecidos en el Acuerdo de París pueden y deben acelerarse”, dijo el Dr. Christian Breyer, profesor de economía solar en la Universidad LUT de Finlandia. “La transición a una energía 100% limpia y renovable es muy realista ahora mismo con la tecnología que tenemos disponible en la actualidad.” El estudio concluye con una serie de recomendaciones sobre políticas que fomenten una rápida aceptación de las energías renovables y de tecnologías de cero emisiones. Las principales medidas recogidas en el informe incluyen el apoyo a la unión entre sectores, las inversiones privadas, los beneficios fiscales y los privilegios legales, con una reducción simultánea de los subsidios al carbón y a los combustibles fósiles. Al aplicar marcos políticos sólidos, el informe muestra que la transición a una energía 100% renovable puede realizarse incluso antes de 2050. La simulación de la transición energética en Europa forma parte del estudio “Global Energy System based on 100% Renewable Energy”, cofinanciado por la Fundación Federal Alemana para el Medio Ambiente (DBU) y la fundación Mercator. La modelización más puntera, desarrollada por la Universidad LUT, calcula una combinación óptima de tecnologías basadas en fuentes de energía renovables disponibles localmente en el mundo, estructuradas en 145 regiones, y determina la vía de transición energética más rentable para el suministro de energía con una resolución horaria durante todo un año de referencia. El escenario de transición energética global se lleva a cabo en períodos de 5 años desde 2015 hasta 2050. Los resultados se agrupan en nueve grandes regiones del mundo: Europa, Eurasia, Oriente Medio y África del Norte, África subsahariana, ASACR, Asia nororiental, Asia sudoriental, América del Norte y del Sur.

0 1

Red Eléctrica de España invertirá dos millones de euros en su programa de innovación Grid2030, una iniciativa que puso en marcha hace un año y que busca promover el desarrollo de propuestas tecnológicas aplicadas a la operación del sistema y a la red de transporte.

El objetivo es identificar y desarrollar proyectos que den respuesta a los grandes retos a los que se enfrenta actualmente el sistema eléctrico, promoviendo el desarrollo de soluciones técnicas disruptivas capaces de acelerar la transición energética.

El programa, abierto a emprendedores e innovadores de entidades públicas y privadas, universidades, centros de investigación, y empresas de todo el mundo, cuenta ya, en su primera convocatoria, con dos consorcios ganadores, que tendrán el respaldo y la financiación de Red Eléctrica con alrededor de un millón de euros.

Con este motivo, la compañía celebró la semana pasada un acto en Madrid en el que participó el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, y el presidente de Red Eléctrica, Jordi Sevilla. Durante la jornada se presentaron los dos proyectos seleccionados y se lanzaron dos nuevos retos para la segunda convocatoria, que serán financiados igualmente con un millón de euros.

Durante su intervención, Pedro Duque destacó que España es líder en el actual programa europeo Horizonte2020 en el ámbito de la energía, que incluye proyectos de eficiencia energética, smart cities, gestión de residuos y economía circular, entre otros. Duque también señaló que para mantener este liderazgo se necesitan industrias punteras en ingeniería y energía, y compañías como Red Eléctrica, que apuesten por el I+D+i.

Por su parte, el presidente de Red Eléctrica, Jordi Sevilla, manifestó que esta compañía tiene la innovación en su ADN, no sólo porque desde su creación en 1985 se convirtió en el primer TSO de Europa sino porque cada año destina más de 10 millones de euros a actividades de innovación relacionadas con la tecnología eléctrica y su digitalización. Además, la empresa cuenta en la actualidad con un centro de control de renovables pionero a nivel mundial.

Proyectos finalistas

En la primera convocatoria, centrada en promover soluciones destinadas a acelerar la implantación de la electrónica de potencia en el sistema eléctrico y en desarrollar nuevos recursos para dotarlo de flexibilidad, se presentaron 79 propuestas provenientes de 10 países diferentes: España, Portugal, Francia, Holanda, Noruega, Suecia, Irlanda, Dinamarca, Colombia (en consorcio europeo) y Polonia.

Finalmente, tras un intenso proceso de evaluación, dos han sido los proyectos seleccionados:

Flexible Smart Transformer (FST) del Centro tecnológico CIRCE/ EFACEC Alta Tensión (España/Portugal). FST consiste en el diseño, desarrollo y pruebas de un nuevo dispositivo de electrónica de potencia basado en semiconductores de carburo de silicio, con múltiples posibles aplicaciones como transformador y conversor de corriente alterna a continua y viceversa, con control activo y nuevas funcionalidades.

Reduced Inertia Transient Stability Enhancement (RITSE) del Instituto IMDEA/SUPERGRID (España/Francia). RITSE consiste en dos sistemas de control complementarios y coordinados para mejorar la estabilidad transitoria en los sistemas eléctricos: DVAC (Diynamic Virtual Admittance Control), con enlaces HVDC; y BATTERTIA (Battery Grid Interface for Improved Transiet Stability), con baterías.

La segunda convocatoria, que comienzó el día 5, se centra en dos nuevos retos: mejorar el conocimiento del estado físico de las infraestructuras de transporte de electricidad e identificar nuevas tecnologías y servicios digitales para la transición energética, lo que incluye el desarrollo de nuevos servicios para el TSO y medidas para incrementar la eficiencia de su gestión.

El plazo de solicitudes queda abierto hasta el 13 de febrero de 2019 y está previsto celebrar dos talleres de trabajo entre los meses de abril y mayo, de forma que en junio se lleve a cabo la selección y en el cuarto trimestre del año den comienzo los proyectos.

Tanto la estructura del programa como los retos tecnológicos han sido definidos conjuntamente con InnoEnergy, entidad que promueve la innovación en energía sostenible en Europa y que aporta su experiencia en la gestión de programas de apoyo a la innovación y en la transformación de los resultados de estos proyectos en productos y servicios.

Con el programa Grid2030, Red Eléctrica e InnoEnergy se asocian para explorar innovaciones socioeconómicas y técnicas relacionadas con la operación y el transporte de energía eléctrica y apoyar el desarrollo y temprana comercialización de aplicaciones basadas en tecnología punta, acelerando su despliegue y maduración a través de la participación de empresas e industrias.

Red Eléctrica responde con esta iniciativa a su estrategia de innovación, cuyo objetivo es alcanzar una posición de referencia internacional en este ámbito, anticipando el futuro de los sistemas eléctricos y acelerando el desarrollo de soluciones tecnológicas que puedan suponer un elevado impacto en la actividad de la compañía y mejoras para sus grupos de interés y para la sociedad en su conjunto.

0 21

El ‘Día de la Bioenergía en España’ volvió a celebrarse este año el 3 de diciembre, fecha que coincidió con el inicio del periodo a partir del cual la biomasa puede satisfacer toda la demanda energética del país hasta final de año. Por lo tanto, España se mantiene en los 28 días de autoabastecimiento energético solo con biomasa, similar al año anterior, por lo que cae al puesto 25 del ranking europeo, ahora también por detrás de Grecia y Bélgica, según las estadísticas de Bioenergy Europe.

El presidente de Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), Javier Díaz, ha valorado negativamente este dato, ya que representa un avance de solo 0,9 días, lejos de los cuatro que han avanzado otros países europeos con similar potencial o menor. “España debería haber avanzado más, pero la falta de un decidido apoyo por parte de las administraciones ha frenado la progresión”.

Díaz ha reclamado al Gobierno de España que “tome medidas urgentes si quiere cumplir con los objetivos europeos para reducir la dependencia de las energías fósiles, altamente contaminantes, que desequilibran enormemente nuestra balanza de pagos nacional al no ser recursos endógenos como sí es la biomasa”.

Como es sabido, la Unión Europea ha fijado el objetivo de reducir un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050, respecto a los niveles de 1990, y ha aprobado recientemente el incremento de la aportación de las energía renovables en el mix energético hasta un 32%.

El presidente de Avebiom, que ha reconocido las expectativas suscitadas por el nuevo Gobierno y la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, ha recordado que la realidad es que “España pierde posiciones en Europa, cuando contamos con un gran potencial de recursos infrautilizados que, si se aprovecharan, el ‘Día de la Bioenergía en España’ se adelantaría al 25 de noviembre, una fecha muy próxima a la de la media europea (19 noviembre)”.

En España se aprovecha el 41% del crecimiento anual del stock de madera, porcentaje muy bajo si lo comparamos a la media europea (73%). “Se está produciendo una acumulación de madera en nuestros bosque que no solo frena el crecimiento potencial del sector, sino que además supone un alto riesgo de incendio cada verano”.

Y además de la madera, ha recordado Díaz, “España es rica en otros recursos, como son los provenientes de la agricultura (podas de olivo y de frutal o sarmientos), que no aprovechan prácticamente para usos bioenergéticos, ya que se queman como rastrojos generando emisiones sin control”.

Según datos del proyecto Biomasud Plus, España podría disponer de 625.600 toneladas equivalentes de petróleo (TEPs) procedentes de las podas de olivo, así como de 290.200 TEPs de sarmientos. Y además, podría contar con las 516.000 TEPs anuales procedentes de matorrales gestionados de forma sostenible, según información del proyecto Enerbiocrub y datos del MAPAMA.

Estos datos, según el presidente de Avebiom, ponen de manifiesto el “papel fundamental” que tiene la biomasa en la transición hacia la energía renovable. “La bioenergía es la fuente de las renovables más importante en Europa, ya que representa el 63% del total consumido, por delante ya del gas y del carbón, convirtiéndose en la primera fuente de energía autóctona”.

En este sentido, Díaz ha insistido en reclamar al Gobierno que promueva “el papel de la bioenergía como uno de los principales motores que nos permitan alcanzar los objetivos de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética”.

Y en el caso de la generación eléctrica, dijo finalmente, “sería importante que se convocaran nuevas subastas, con el fin de que se pueda mantener la base de generación gestionable con esta tecnología cuando se vayan cerrando las térmicas de carbón, los ciclos combinados y las nucleares”.

2018 prometía ser un año muy intenso para el mercado español de las energías renovables y así ha sido. Los proyectos de las últimas subastas han ido adjudicándose durante este año y muchos ya están en ejecución. Esta tendencia en la contratación parece estar confirmada en años venideros ante la decidida apuesta de la administración por acelerar la transición energética y cumplir los diferentes objetivos establecidos desde Europa y los diferentes compromisos internacionales.

GES ha contratado durante lo que va de 2018 un total de 388 MW en diferentes parques eólicos y solares que se construirán en Galicia, Aragón y Andalucía. La compañía ya ha comenzado la ejecución de 105 MW y prevé comenzar los trabajos del resto de parques durante lo que resta de año.

En la actividad de montaje, GES supo leer el mercado durante 2017, reforzando su estrategia para ofrecer servicios con un alto valor añadido, comprando una grúa que ha sido entregada a la compañía recientemente. Esto ha permitido a GES cerrar un acuerdo para la reserva de sus servicios de instalación incluyendo dos equipos y la recién adquirida grúa durante gran parte de 2019. El equipo de instalación cuenta asimismo con una línea estratégica de trabajo para la consolidación de alianzas con gruistas que complementen los servicios y ha reforzado su equipo para poder hacer frente a la alta demanda que se espera durante el próximo año.

Por todo esto el equipo de GES está enormemente satisfecho por el trabajo realizado en el mercado español, un mercado que la compañía conoce muy bien. 2019 promete ser un gran año para las renovables en nuestro país y la compañía trabaja ya para consolidar y mejorar los resultados del presente año.

Se necesitan opciones de energía flexibles, como el almacenamiento de energía, los vehículos eléctricos de recarga inteligente, la respuesta a la demanda y las interconexiones, para garantizar que la transición energética se desarrolle de forma óptima. De lo contrario, nuestro costoso sistema de energía dependería de la reserva de combustible fósil y de la instalación de energía solar y eólica en exceso.

Los cuatro tipos de flexibilidad mencionados anteriormente pueden acelerar la transición hacia un sistema energético más limpio y, en última instancia, permitir la integración eficiente del 80% o más de energía renovable para 2040, según dos nuevos informes publicados por BloombergNEF (BNEF) en asociación con Eaton y Statkraft.

Los informes Flexibility Solutions for High-Renewable Energy Systems modelan una serie de escenarios alternativos para futuros sistemas energéticos en Reino Unido y Alemania, respectivamente, dependiendo de cómo se desarrolle cada tecnología de flexibilidad en los próximos años.

El almacenamiento de energía y la recarga inteligente de vehículos eléctricos proporcionan flexibilidad al mover grandes volúmenes de energía renovable a períodos de alta demanda, o mover la demanda a períodos de alta generación renovable. La respuesta despachable a la demanda reduce la necesidad de plantas de respaldo de combustibles fósiles en el sistema energético, lo que reduce las emisiones. La interconexión con la hidroeléctrica nórdica puede abordar períodos de exceso de oferta y exceso de demanda, lo que proporciona diferentes beneficios a lo largo de décadas a medida que evolucionan las necesidades del sistema.

Los dos estudios, enfocados en Reino Unido y Alemania, resaltan que las políticas y regulaciones que aceleran la adopción de estas tecnologías son clave para hacer posible un sistema energético más limpio, más barato y más eficiente.

Los hallazgos específicos para el Reino Unido incluyen:

•Ninguno de los escenarios detiene la transición a un sistema energético con bajas emisiones de carbono. En todos los escenarios, la parte renovable de la generación supera el 70% para 2030 a medida que las energías eólica y solar se vuelven dominantes, gracias a sus dramáticas y continuas mejoras de costes. Sin embargo, sin nuevas fuentes de flexibilidad limpia, el sistema será sobredimensionado y derrochador, por lo que será un 13% más caro para 2040 y con un 36% más de emisiones.
•Una mayor electrificación del transporte produce importantes ahorros de emisiones con poco riesgo para el sistema de generación de energía. Las emisiones de combustible evitadas superan con creces las emisiones del sector eléctrico. El sistema de generación de energía integrará cómodamente todos estos vehículos eléctricos, y los beneficios del sistema son aún mayores si la mayoría de los vehículos eléctricos se cargan de manera flexible. Sin embargo, es probable que las redes de distribución local enfrenten desafíos.
•El desarrollo acelerado del almacenamiento de energía puede acelerar la transición a un sistema de energía renovable, con importantes beneficios para 2030, incluida una reducción del 13% en las emisiones y un 12% menos de capacidad de respaldo fósil.

Los hallazgos específicos para Alemania incluyen:

•En Alemania, agregar flexibilidad apoya el carbón hasta 2030, incluso cuando las energías renovables crecen para dominar el mercado. Este hallazgo contrario a lo que cabría esperarse, no se debe a un problema con las baterías, los vehículos eléctricos, la respuesta a la demanda o las interconexiones: el carbón barato es el culpable. Las tecnologías flexibles son importantes porque pueden integrar la generación inflexible, y en el caso de Alemania, sus plantas de lignito de bajo coste también se benefician. Para descarbonizarse, Alemania necesita abordar la generación de carbón existente mientras invierte en energías renovables, flexibilidad e interconexión.
•Aun así, para 2040, la adición de más baterías, vehículos eléctricos flexibles e interconexiones con los países nórdicos permite una mayor penetración de las energías renovables y un ahorro de emisiones. La demanda más flexible, por otro lado, reduce la necesidad de inversión en baterías.
•Incluso con la potencia proporcionada por carbón, agregar vehículos eléctricos reduce las emisiones del transporte.

0 0

Acciona ha revalidado un año más su posición como la compañía de generación eléctrica más “verde” del mundo, que viene ocupando desde 2015 en el ránking “New Energy Top 100 Green Utilities” elaborado anualmente por Energy Intelligence, consultora independiente especializada en los mercados energéticos.

El ranking, que acaba de ser publicado en su séptima edición, selecciona cien de las mayores compañías de producción de electricidad en el mundo y las clasifica en función de sus emisiones de CO2 y su capacidad instalada en tecnologías renovables (hidroeléctrica excluida), para determinar su grado de implicación en la transición a un sistema eléctrico bajo en carbono.

Acciona sigue siendo el primer operador que trabaja exclusivamente en tecnologías renovables (pure player) en ocupar el liderazgo mundial en la clasificación elaborada por la firma estadounidense. En su informe, Energy Intelligence destaca el papel creciente que empresas especializadas en renovables como ACCIONA juegan en el conseguir un sistema energético cada vez más limpio a nivel global.

Las 100 compañías que integran el ranking suman 3.370 gigavatios (GW) y representan aproximadamente el 50% de la capacidad de generación eléctrica a nivel global. La presencia europea en el top-10 es mayoritaria, con cinco compañías entre las diez primeras, junto con tres chinas y dos estadounidenses. Tras Acciona, figuran como “utilities” más verdes China General Nuclear, Iberdrola (ES), E.On (AL), NextEra Energy (US), Invenergy (US), EDP (Portugal), China Energy Investment, Orsted (DK) y State Power Investment (Ch).

El análisis del Top 100 Green Utilities de Energy Intelligence arroja además, entre otras conclusiones, que las compañías integrantes del mismo situaron sus emisiones de CO2 por debajo de 500 kg/MWh el pasado año (495 kg/MWh exactamente, frente a 565 kg/MWh en 2011).

Subraya también que en los siete años de vigencia del estudio, la potencia renovable no hidráulica representada en el ránking casi se ha triplicado, hasta los 299 GW (116 GW en 2011). En este sentido, destaca el papel jugado por las eléctricas europeas como las que han experimentado una mayor transformación en sus activos de generación, al agregar un total de 35 GW eólicos y solares en dicho período y desinvertido en casi 90 GW de activos fósiles.

Pensado y diseñado a nivel europeo para ser un incentivo al desarrollo de energías renovables, el sistema de Garantías de Origen empieza a ganar importancia con el aumento de su demanda y su precio. Según AleaSoft, el precio de los certificados tenderá al alza y será importante en la instalación de nuevos proyectos renovables.

Los productores de energías renovables pueden solicitar a la CNMC un certificado de la energía generada. Estos certificados acreditan que esos kWh fueron generados a partir de fuentes de energía renovables. También existen Garantías de Origen para la cogeneración de alta eficiencia. Estos certificados pueden ser transferidos a comercializadoras de electricidad para que, delante de sus clientes, puedan justificar el origen renovable de la energía suministrada.

Las Garantías de Origen se concibieron como una herramienta para dar transparencia y poder garantizar el origen de la electricidad generada, y así incentivar el desarrollo de las tecnologías renovables. A partir de la directiva europea que encomendaba a los estados a velar para que “el origen de la electricidad producida a partir de fuentes de energía renovables pueda garantizarse como tal según criterios objetivos, transparentes y no discriminatorios”, cada país de la Unión Europea ha regulado la expedición y transferencia de los certificados de Garantía de Origen.

En 2017 la CNMC expidió Garantías de Origen para 76 683 GWh de fuentes renovables y 1 803 GWh de cogeneración de alta eficiencia, el 81,2% de las cuales fueron transferidas a comercializadoras para cubrir el total o una parte de su energía comercializada.

El mix de fuentes de energía de cada comercializadora dependerá de la fracción de su energía cubierta con los certificados recibidos. Con el resto de energía producida y no cubierta por Garantías de Origen expedidas, la CNMC calcula un mix genérico para el resto de comercializadoras.

En España, la expedición de Garantías de Origen por parte de la CNMC es gratuita, pero la regulación no permite a las instalaciones renovables que perciben primas lucrarse con su transferencia. Por lo que tradicionalmente en España el mercado de Garantías de Origen ha sido poco atractivo y con precios de pocos céntimos de euro por MWh, muy bajos comparados con otros países europeos donde los precios rondaban los 0,20‑0,30 €/MWh. Pero esto ha ido cambiando a medida que ha habido más plantas renovables a mercado sin primas y con la entrada de la CNMC en la asociación que gestiona el comercio de Garantías de Origen en Europa, la AIB (Association of Issuing Bodies). Según AleaSoft, las Garantías de Origen tendrán un papel importante como incentivo en los nuevos proyectos renovables ya que su precio tenderá a alza en los próximos años.

Pero no todo el mundo piensa que el sistema de Garantías de Origen es perfecto. Sus detractores denuncian que habitualmente se usa de forma engañosa para confundir al consumidor sobre el origen de la electricidad que llega físicamente a su contador. Dado que la expedición y adquisición de certificados no influye en el mix energético del pool que únicamente dependerá de la disponibilidad de recurso renovable en cada momento, se insinúa que no incentiva la instalación de más potencia renovable.

Lo que es indudable es que las Garantías de Origen aportan transparencia de cara al consumidor que le permiten conocer el impacto medioambiental asociado a la energía consumida, y le proporciona más recursos para escoger comercializadora. Además, para el mercado, representa un indicativo de la demanda que existe entre los consumidores de abastecerse con energía de origen renovable. Y no hablamos solamente de consumidores domésticos concienciados con el cambio climático. Desde que grandes consumidores de electricidad como Google, Facebook y Apple empezaron a anunciar que trabajarían para que su consumo eléctrico fuera 100% proveniente de fuentes renovables, una “ola verde” a nivel mundial está llevando a grandes empresas a proponerse también un consumo eléctrico totalmente verde. Y esta “ola verde” continuará propagándose en cascada a medida que estas empresas empiecen a pedir también certificaciones verdes a sus proveedores. Todo esto ya ha empezado a hacer crecer la demanda de Garantías de Origen y, consecuentemente, también su precio, que, según AleaSoft, continuará al alza en el medio y largo plazo.

Para AleaSoft, el escenario actual presenta un futuro donde las Garantías de Origen van a tener un papel importante en la Transición Energética, gracias a los nuevos proyectos renovables para hacer frente a los objetivos de reducción de emisiones y la, cada vez más extendida, concienciación de los consumidores y comercializadoras sobre el impacto medioambiental de la producción de electricidad.

Red Eléctrica de España y Réseau de Transport d’Électricité invertirán 1.750 millones de euros en la interconexión por el golfo de Vizcaya. Según los presidentes de ambas compañías, Jordi Sevilla y François Brottes, “las interconexiones son un pilar fundamental de la transición energética y de un modelo económico bajo en emisiones”. Esta apuesta firme de Francia y España por un mercado único e interconectado se puso de manifiesto el pasado día 8 durante la celebración del X Aniversario de Inelfe, la sociedad constituida entre ambas empresas para el impulso y construcción de las interconexiones eléctricas entre ambos países.

Tras la puesta en servicio en el 2015 de la línea subterránea Santa Llogaia-Baixas por los Pirineos orientales, en la actualidad se está trabajando en un enlace submarino a través del golfo de Vizcaya para el año 2025, que supondrá una inversión total de 1.750 millones de euros y que ha contado con una subvención de la Unión Europea de 578 millones.

Está previsto que la interconexión del golfo de Vizcaya aporte un ahorro en costes variables de generación de 394 millones de euros al año, un ahorro en emisiones de CO2 de 3,2 millones de toneladas anuales y la integración de 4.322 gigavatios-hora de energías renovables en el sistema al año.

El desarrollo de nuevas interconexiones internacionales es esencial para alcanzar el objetivo vinculante de energías renovables del 32% fijado por la Unión Europea para el 2030. A mayor capacidad de interconexión entre países miembros, mayor integración de la generación renovable y, por tanto, mayor descarbonización. De esta manera, se podría, por ejemplo, poner a disposición de todos los ciudadanos europeos la generación eólica procedente del Mar del Norte o la solar del sur de Europa. Por otra parte, su impulso promoverá inversiones más eficientes en renovables, lo que reducirá la generación procedente de tecnologías convencionales y la dependencia de combustibles fósiles.

Según ambos presidentes, “las interconexiones internacionales no solo aumentan el tamaño de los sistemas eléctricos nacionales, otorgándoles estabilidad y seguridad de suministro, también reducen las necesidades de potencia instalada, moderan los precios de la electricidad y evitan vertidos de generación de renovables”. Y añaden: “actúan como auténticas autopistas de la electricidad a través de países y los continentes y transforman las renovables en energías nómadas, con capacidad para ser instaladas en los mejores emplazamientos, allí donde su inversión puede ser más rentable”.

España, una ‘isla eléctrica’ cada vez más interconectada

Los proyectos de interconexión eléctrica con países vecinos son claves para España. La península ibérica tiene un grado de interconexión con el sistema europeo muy inferior al del resto de países de la Unión Europea, lo que le impide acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de las interconexiones eléctricas en términos de eficiencia y optimización de recursos.

Se calcula que los ahorros generados para España por la interconexión Santa Llogaia-Baixas han sido de 327 millones de euros: 157 millones de euros más que el coste asumido por los consumidores españoles (270 millones de euros), lo que demuestra la amortización del proyecto en términos económicos.

Además, esta interconexión ha permitido incrementar los intercambios físicos de energía eléctrica en un 90%, lo cual tiene un incremento directo tanto en competencia y eficiencia como en optimización de la integración y aprovechamiento de generación renovable y libre de emisiones.

También está sobre la mesa un nuevo proyecto de interconexión con Portugal por el sur de Galicia. Este proyecto de interés comunitario, que actualmente se encuentra en proceso administrativo para su aprobación, ayudará al país luso a conseguir el objetivo del ratio del 10% de interconexión sobre su potencia instalada y reforzará, sin duda, el mercado ibérico de la electricidad.

COMEVAL