Tags Posts tagged with "transición energética"

transición energética

0 22

Esta mañana, su Majestad el Rey Felipe VI ha inaugurado WindEurope 2019 Conference & Exhibition. En su discurso el monarca ha destacado la importancia y oportunidad de este evento “Vivimos en España, en Europa y muchas partes del mundo, un momento clave en lo que se refiere a la tendencia de la transición energética hacia las energías renovables: Clave por la urgencia objetiva desde el punto de vista tanto de la necesidad de seguir combatiendo la contaminación atmosférica y de reducir su impacto en el clima, en medio ambiente y, por tanto, en la salud y el bienestar de las personas, como también por la sensibilidad que aumenta y se extiende a todos los niveles. Ambos requieren cada vez mayor capacidad de respuesta y de acción conjunta.“, así comenzaba su Majestad el Rey el discurso de inauguración.

El monarca español ha matizado también el acierto de que la industria eólica europea se reúna en España, al señalar que durante mucho tiempo España ha estado a la vanguardia de la energía eólica. “Miguel de Cervantes, hizo de los molinos de viento un icono lleno de significados para muchas civilizaciones. Con la evocación de este símbolo, que asocia cultura, historia y valores universales, sean todos muy bienvenidos a nuestro país“, con estas palabras daba la bienvenida a todos los asistentes, no solo a la inauguración, sino a este importante evento.

Felipe VI ha continuado su discurso compartiendo algunas conclusiones del Global Environment Outlook (GEO), presentadas recientemente en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en marzo. El monarca ha señalado lo alarmante de estas conclusiones: “Asegurar la calidad y disponibilidad del agua, abordar el calentamiento global, reducir la contaminación marina y frenar la pérdida de especies enteras, la pérdida de biodiversidad, son solo algunos de los temas que requieren nuestra atención inmediata“, razones por las que Naciones Unidas pide la adopción de medidas urgentes, a una escala sin precedentes, para detener y revertir esta situación, con el fin de proteger el medio ambiente y, por ende, la salud humana.

En este sentido, se ha referido a la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible y sus objetivos como la referencia, una guía de acción indispensable para los gobiernos de todo el mundo. “Esto significa que todos ustedes aquí hoy representan parte de la mejor respuesta que podemos ofrecer frente a estos desafíos existenciales,” declaraba su Majestad a los asistentes.

También ha definido la transición energética como un vector crítico de cambio, que no solo permite el acceso a la energía a precios asequibles, sino que también trae consigo muchas oportunidades en los negocios, la tecnología y el empleo. “Esta transformación del sistema energético internacional, que ya está en marcha, es, en gran medida, una respuesta derivada de la tecnología y la economía al desafío del cambio climático.

En este marco, el monarca español, se ha referido a las ventajas que puede aportar la eólica, refiriéndose a ella como una de las fuentes clave de energía, que ya está transformando España y Europa. Asimismo ha destacado la importancia de España en este sector, como país exportador de tecnología eólica, con una cadena de valor significativa, en el que la investigación y el desarrollo nos han colocado en el tercer lugar entre las naciones europeas en cuanto al número de patentes eólicas.

Por todas las razones que acabo de mencionar, la transición energética representa verdaderamente una oportunidad extraordinaria. En nuestro caso, España puede tener el mayor potencial de energía renovable en la UE. Tiene una geografía de 50 millones de hectáreas (incluyendo vastas áreas que están escasamente pobladas). Tiene vientos mediterráneos y atlánticos, altos niveles de sol, grandes bosques y notables recursos hidráulicos. Por último, una densa red de empresas y centros de tecnología, innovación y conocimiento complementan estas características naturales.

El monarca también ha subrayado el hecho de que España es el hogar de algunas de las empresas que, durante la última década, han sido las más destacadas en la transformación y transición del sector eléctrico en todo el mundo, así como la cuna de una serie de instituciones que son verdaderos pioneros en esta área, junto con centros de conocimiento e investigación, redes tecnológicas y una importante infraestructura industrial en el ámbito de las energías renovables.

Todo lo cual me permite decir con franqueza que debemos sentirnos orgullosos de estos logros, sin embargo no conformarnos. Puede ser que muchos países del mundo vean a España como un modelo estándar de cómo integrar las energías renovables en las redes eléctricas, pero no debemos dejar de seguir avanzando en esta y otras áreas, y mantenernos a la vanguardia de esto. transformación global. También me enorgullece decir que, dentro de España, el País Vasco representa un ejemplo claro y avanzado de una transición energética exitosa, con un enfoque particular en la energía eólica.

Asimismo, se ha referido a los informes de varias instituciones internacionales, que señalan que la transición energética no solo es indispensable para abordar el cambio climático; sino también beneficiosa para la economía y la sociedad, dada la gran cantidad de empleos asociados con el desarrollo de tecnologías renovables. En esta línea ha destacado la necesidad de encontrar una colaboración adecuada entre las compañías energéticas y aquellas instituciones que pueden proporcionar una financiación adecuada.

La transición energética internacional ya está en marcha, y la industria eólica tiene un papel clave que desempeñar en ella. Estoy seguro de que esta Conferencia y Exposición de WindEurope tendrán mucho que decir y contribuir, y es por eso que le deseo mucho éxito a este evento y a todas las futuras conferencias de WindEurope.“, ha concluido su Majestad el Rey Felipe VI

 

CMBlu Energy y Mann+Hummel han firmado un acuerdo para el desarrollo conjunto e industrialización de convertidores de energía para baterías orgánicas de flujo redox. El objetivo de ambos socios es apoyar a la movilidad eléctrica a través del desarrollo de infraestructura de recarga y ofrecer al sector energético una tecnología de almacenamiento sostenible y altamente rentable para una transición energética exitosa.

De la idea al laboratorio, y a la producción en serie

La idea de negocio de las baterías de flujo redox con electrolitos orgánicos derivados de la lignina (“Organic Flow“) ya se concibió en 2011 y, desde 2014, CMBlu ha llevado a cabo una investigación y desarrollo intensivos. Estas baterías constan esencialmente de dos tanques de electrolito líquido y un convertidor de energía, que consiste en un gran número de filas adyacentes de pilas y, por lo tanto, también se conoce como pila de baterías. Los líquidos se bombean a través de las pilas de la batería y se cargan o descargan según sea necesario.

La tecnología desarrollada por CMBlu ha alcanzado la etapa de prototipo. El mayor desarrollo e industrialización de la pila de baterías está regulado en el acuerdo de cooperación a largo plazo con Mann+Hummel. Para este propósito, Mann + Hummel ha creado una spin-off llamada i2M, que se dedica al desarrollo y comercialización de tecnologías innovadoras. En el siguiente paso, Mann+Hummel construirá una línea de producción completa en una planta europea. CMBlu realizará proyectos piloto especiales con clientes de referencia en los próximos dos años. A partir de 2021, CMBlu planea comercializar los primeros sistemas comerciales.

Beneficios de las baterías de flujo orgánico

Al igual que el principio de las baterías de flujo redox convencionales, las baterías de flujo orgánico de CMBlu almacenan energía eléctrica en soluciones acuosas de compuestos químicos orgánicos derivados de la lignina, que se bombean a través del convertidor de energía, es decir, la pila de baterías. La característica especial de las baterías de flujo es que la capacidad y la salida eléctrica se pueden escalar de forma independiente. El número de pilas define la salida de las baterías. Un mayor número de pilas multiplica la salida. La capacidad de la batería solo está limitada por el tamaño de los tanques. Esto permite una personalización flexible para tener en cuenta el área de aplicación correspondiente. Por ejemplo, se puede almacenar energía solar durante varias horas y luego inyectarse a la red durante la noche.

Para lograr una producción en masa rentable, los componentes más importantes de la pila se ajustan al electrolito orgánico. En este proceso, casi toda la cadena de valor de las pilas se puede suministrar localmente. No hay dependencia de importaciones de otros países. Además, las pilas de baterías no requieren metales raros o metales pesados. Los electrolitos acuosos en el sistema no son combustibles o explosivos y pueden usarse de manera segura.

Variedad de aplicaciones en la red

Las baterías de flujo orgánico son adecuadas para numerosas áreas de aplicación en la red eléctrica, como el almacenamiento intermedio de energía renovable o en relación con el equilibrio de los picos de demanda en industrias. Un área de aplicación adicional es la infraestructura de recarga requerida para la movilidad eléctrica. Las baterías permiten un almacenamiento intermedio para liberar las redes eléctricas, que no tienen que actualizarse para cargas adicionales. Permite la recarga rápida simultánea de vehículos eléctricos. En última instancia, una red de recarga descentralizada para vehículos eléctricos solo será posible en conexión con un sistema de almacenamiento de energía escalable y de alto rendimiento.

La naturaleza como modelo para el almacenamiento de energía

El concepto se basa en el modo de energía del cuerpo humano. En el ciclo del ácido cítrico, el cuerpo también utiliza una reacción redox de moléculas orgánicas. CMBlu ha logrado aplicar este principio al almacenamiento de energía eléctrica a gran escala. Para este propósito, la compañía utiliza como recurso lignina, en su mayoría no utilizado, que está disponible en cantidades ilimitadas y que la industria de la celulosa y el papel acumula en millones de toneladas anuales. La tecnología de CMBlu permite un sistema de almacenamiento de energía muy grande y rentable. La pila de baterías es el núcleo del sistema y requiere la más alta calidad y fiabilidad del proceso en el proceso de producción.

La fabricación de electrolitos incluye varios pasos de filtración, que Mann+Hummel realiza utilizando nuevas membranas especiales. Esta tecnología expande aún más su gama de productos y, al mismo tiempo, contribuye a construir la infraestructura necesaria para los vehículos eléctricos.

LCOE global de referencia: fotovoltaica, eólica y baterías. Fuente BNEF. / Global LCOE benchmarks – PV, wind and batteries. Source: BloombergNEF.

Dos tecnologías que hace dos años eran inmaduras y caras, ahora se encuentran en el centro de la transición energética con bajas emisiones de carbono, pues han experimentado un aumento espectacular de la competitividad en costes en el último año. El último análisis realizado por la compañía de investigación BloombergNEF (BNEF) muestra que el LCOE de referencia para las baterías de ión de litio ha caído un 35% hasta 187 $/MWh desde la primera mitad de 2018, mientras que el de la eólica marina ha caído un 24%.

La energía eólica terrestre y la solar fotovoltaica también han abaratado, sus respectivos LCOE de referencia alcanzando los 50 y 57 $/MWh para los proyectos se han empezado a construir a principios de 2019, un 10% y un 18% menos que las cifras equivalentes de hace un año.

El análisis de BNEF muestra que el LCOE por MWh para eólica terrestre, fotovoltaica y eólica marina ha disminuido en un 49%, 84% y 56% respectivamente desde 2010. Eso para el almacenamiento de baterías de iones de litio ha disminuido en un 76% desde 2012, en base a costes de proyectos recientes y a precios históricos de los paquetes de baterías. Mirando hacia atrás a lo largo de esta década, ha habido mejoras asombrosas en el coste-competitividad de estas opciones bajas en carbono, gracias a la innovación tecnológica, las economías de escala, la competencia de precios y la experiencia de fabricación.

El hallazgo más sorprendente en esta actualización del LCOE, para la primera mitad de 2019, es la mejora del coste de las baterías de ión de litio. Éstos están abriendo nuevas oportunidades para un mix equilibrado entre generación pesada y energías renovables. Las baterías instaladas conjuntamente con proyectos solares o eólicos están comenzando a competir, en muchos mercados y sin subsidios, con la generación a carbón y gas para el suministro de “energía despachable” que se puede entregar siempre que la red lo necesite (a diferencia de solo cuando el viento sopla, o el sol brilla).

La demanda de electricidad está sujeta a picos y mínimos pronunciados durante el día. Según los informes, el cumplimiento de los picos ha estado protegido por tecnologías como las turbinas de gas de ciclo abierto y los motores alternativos de gas, pero ahora enfrentan la competencia de las baterías con una capacidad de almacenamiento de una a cuatro horas.

La eólica marina se ha considerado a menudo como una opción de generación relativamente cara en comparación con la eólica terrestre o la fotovoltaica. Sin embargo, los programas de subastas de nueva capacidad, combinados con aerogeneradores mucho más grandes, han producido reducciones drásticas en los costes de capital, llevando el LCOE de referencia global de BNEF para esta tecnología por debajo de 100 $/MWh, en comparación con los más de 220 $/kWh de hace solo cinco años.

Aunque el LCOE de la fotovoltaica ha caído un 18% en el último año, la gran mayoría de esta disminución se produjo en el tercer trimestre de 2018, cuando un cambio en la política china hizo que existiera una gran oferta de módulos de oferta global a nivel mundial, más que durante los meses más recientes.

El Grupo Red Eléctrica, a través de su filial Red Eléctrica de España, invertirá un total de 3.221 M€ para hacer posible la transición energética en todo el territorio español mediante el desarrollo de la red de transporte de alta tensión y la operación del sistema eléctrico. Esta cifra supone la mitad (53%) de la inversión total de 6.000 M€ que la compañía prevé llevar a cabo en los próximos años dentro de su nuevo Plan Estratégico 2018-2022 y centra en gran medida sus esfuerzos en la integración de renovables.

De los más de 3.000 M€ destinados a la transición energética, 1.538 M€ se centrarán en la incorporación de energías limpias (el 47%), 908 M€ reforzarán la fiabilidad de las redes de transporte y la seguridad del suministro, 434 M€ se destinarán a ampliar las herramientas tecnológicas y digitales, 215 M€ para impulsar los proyectos de almacenamiento y 54 M€ a sistemas de control de la energía.

Ambos, el transportista y el operador del sistema, trabajan para dar respuesta a las necesidades de la transición energética dotando al sistema de más inteligencia para garantizar la seguridad y calidad del suministro con una mayor proporción de generación variable, ser capaz de gestionar un sistema cada vez más complejo e integrar un mayor número de recursos distribuidos.

En lo que se refiere al desarrollo y fortalecimiento de la red de transporte, la hoja de ruta para 2019 en adelante está plagada de proyectos, muchos de los cuales ya se encuentran en fase de ejecución. Muchos de ellos son decisivos para alcanzar los objetivos de la Unión Europea en materia de política energética y medioambiental: por ejemplo, la interconexión con Francia por el Golfo de Bizkaia para avanzar en el cumplimiento del objetivo de conectividad con el país galo, hasta alcanzar un ratio de interconexión 10%, o innumerables proyectos diseminados por todo el territorio para integrar nueva generación renovable que contribuirá a alcanzar el objetivo de 32% de energía libre de carbono para 2030.

El año 2018 ha estado lleno de proyectos encaminados a facilitar la transición energética. En este sentido y con ese objetivo en mente, la inversión total de la compañía en el desarrollo de la red de transporte en los últimos doce meses ha ascendido a 378,2 millones de euros.

En este ejercicio se han llevado a cabo algunos proyectos especialmente relevantes:

El Plan Eólico de Canarias. Ha consistido en el desarrollo de la red de transporte para dotarla de los puntos de conexión y la capacidad suficiente para evacuar la nueva generación eólica.
El Eje Arenal – Cala Blava – Llucmajor (Mallorca) cuyo objetivo es mejorar el apoyo a la distribución eléctrica en el centro de la isla de Mallorca y facilitar la integración de renovables.
La línea San Miguel de Salinas – Torrevieja (Alicante). Este proyecto permite la alimentación a Torrevieja, el apoyo a la red de distribución y el aumento de seguridad de suministro.
El eje Cañuelo – Pinar (Cádiz). Supone un apoyo a la red de distribución para la elevada demanda del Puerto de Algeciras y del Campo de Gibraltar.
La subestación La Farga 400/220 kV y líneas de entrada y salida asociadas (Girona). Refuerza la red de 220 kV mediante la conexión a la red de 400 kV para garantizar la seguridad del suministro y apoya a la red de distribución en la provincia de Girona.
El eje Arbillera (Zamora). Esta actuación está diseñada para alimentar el Tren de Alta Velocidad en el tramo Zamora – Ourense.
La entrada y salida de la subestación de Moncayo (Soria) facilita la evacuación de la generación renovable instalada en la zona y refuerza la garantía de suministro en la provincia de Soria.

Este año arroja también otros datos significativos que reflejan los esfuerzos que se están llevando a cabo para hacer realidad la transición y, en particular, la integración de renovables por todo el territorio. Así, la generación eléctrica peninsular sin emisiones de CO2 alcanzó una cuota del 62,5%, frente al 57% registrado en 2017, lo que supone un incremento de 5,5 puntos porcentuales. Este avance de la generación limpia se tradujo en un 15% menos de emisiones: se ha pasado de 63,8 millones de toneladas en 2017 a 54,2 millones de toneladas en 2018. Por lo que se refiere a los ciclos combinados y el carbón, éstos han disminuido su cuota en el mix eléctrico con respecto al año anterior en un 22% y 18%, respectivamente.

La energía nuclear (20,6%) sigue ocupando la primera posición en el mix de generación, pero en 2018 ha estado seguida de cerca por la energía eólica (19%). En su conjunto, la generación renovable peninsular ha pasado del 33,7% al 40,1%, lo que representa un incremento de 6,4 puntos porcentuales. En el conjunto de las renovables, la eólica tuvo un peso del 49 %, la hidráulica, del 34%, la solar, del 11%, y el resto de tecnologías representaron un 5%.Todos estos datos se extraen del Avance del informe del sistema eléctrico español 2018 presentado por Red Eléctrica.

Los cinco pilares del Plan Estratégico 2018-2022

Facilitar la transición energética es sólo el primero de los pilares del nuevo Plan Estratégico del Grupo Red Eléctrica. Si bien la compañía está centrada especialmente en este ámbito, en línea con su papel fundamental como operador y transportista del sistema eléctrico, hay otras líneas que también está desarrollando: ampliar el negocio de las telecomunicaciones para convertirse en operador global de infraestructuras de carácter estratégico; expandir su actividad internacional en el ámbito eléctrico y en el de las telecomunicaciones; ser un referente en innovación tecnológica en el entorno de su actividad; y fortalecer su eficiencia operativa y su disciplina financiera.

Para todo ello la compañía invertirá un total de 6.000 M€ en cinco años, planteando un modelo de negocio equilibrado entre las actividades reguladas y las operaciones sujetas al riesgo del mercado y diversificando los negocios de manera controlada, favoreciendo la expansión de las operaciones tanto en España como en el ámbito internacional. Además, se dotará de estructura empresarial al Grupo y se reforzarán los recursos de sus distintas filiales.

Este nuevo Plan Estratégico es la respuesta de la empresa a los desafíos que plantea la transformación del modelo productivo, marcado por la disrupción tecnológica y la sostenibilidad. La electricidad, las telecomunicaciones y el talento se constituyen hoy en día como las nuevas materias primas del desarrollo económico y son también las señas de identidad de la nueva estrategia de Red Eléctrica.

0 13
Fuente: REE y elaboración AEE

La transición energética es una realidad en la mayoría de las Comunidades Autónomas gracias a la instalación de los parques eólicos durante las dos últimas décadas. Frente a un objetivo nacional de alcanzar un 74% de aportación renovable a la generación eléctrica nacional en 2030, Castilla y León ya superó esa cifra en 2018 sólo con su generación eólica, alcanzando un 80% de la cobertura de la demanda gracias al viento. Si se le añade el resto de renovables, Castilla y León generó el año pasado el equivalente al 144% de su demanda eléctrica con renovables.

Las otras dos Comunidades Autónomas que superaron el 50% de cobertura equivalente de la demanda eléctrica con eólica fueron Castilla la Mancha, con un 68,6% y la Rioja, con un 53%.

En términos de generación mensual, durante el mes de marzo del año pasado, que fue muy ventoso ya que a nivel nacional se alcanzó un 33,1% de generación eólica, tanto Castilla la Mancha como Castilla y León superaron el 100% de la cobertura de la demanda con eólica.

El viento en estas Comunidades Autónomas contribuyó a descarbonizar el consumo de comunidades limítrofes, como Madrid y País Vasco, que son grandes consumidoras de electricidad y tienen que importar electricidad de territorios vecinos. En el siguiente gráfico se puede ver la evolución mensual en 2018 de la cobertura de la demanda con eólica en las cinco Comunidades Autónomas con más penetración de energía eólica.

Por otra parte, las Comunidades con más viento en 2018 fueron Galicia, Navarra y Aragón, todas con un aprovechamiento del recurso eólico por MW instalado claramente superior a la media nacional.

Todas estas cifras, reafirman el potencial de la energía eólica en el mix energético español, con una suma total de 23.484 MW eólicos instalados en todo el territorio nacional. España tiene 1.123 parques eólicos presentes en 807 municipios, con más de 20.000 aerogeneradores instalados, que cubren el 19% del consumo eléctrico. Asimismo, hay 207 centros de fabricación en dieciséis de las diecisiete comunidades autónomas.

De la nueva potencia eólica ya instalada en 2018, 190 MW (el 48,5% del total) corresponden a parques en las Islas Canarias. El resto de los megavatios instalados -unos 200 MW- corresponden 90 MW en Aragón, 68 MW en Galicia, 30 MW en Andalucía, 10,37 MW en Castilla La Mancha y 2,35 MW en Cataluña.

La Comunidad Autónoma con mayor potencia instalada también continúa siendo Castilla y León. Le siguen Castilla-La Mancha y Galicia en el ranking de potencia instalada. A la cola están Madrid, Ceuta, Melilla, Baleares y Extremadura. Esta última comunidad autónoma acaba de inaugurar en el mes de febrero pasado su primer parque eólico con 40 MW de potencia. Por lo tanto, para este año ya son 16 las Comunidades Autónomas que están produciendo electricidad con el viento. Ya sólo quedaría Madrid y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla sin esta tecnología de generación limpia y renovable.

Fuentes: Elaborado por AleaSoft con datos de REE y del Ministerio para la Transición Ecológica / Source: Prepared by AleaSoft using data from REE and the Ministry for the Ecological Transition

AleaSoft analiza el contenido del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y sus propuestas para el sector eléctrico, donde se echa en falta el papel que la consultora prevé para las tecnologías del hidrógeno.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) es un documento amplio y transversal que aborda el objetivo de la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) desde muchos ángulos, desde el transporte y la generación de electricidad, hasta el empleo y el I+D. El objetivo del Plan es alcanzar en 2030 una reducción de las emisiones del 20% respecto a los niveles registrados en 1990. Eso significa reducir más de un 30% los niveles de emisiones actuales. El borrador del Plan pone las bases para avanzar en la transición energética y lograr el objetivo último de descarbonizar totalmente la economía y convertir a España en un país neutro de carbono en 2050.

En la transición energética y la reducción de emisiones de gases contaminantes, la generación de electricidad va a tener un papel central. El sector de la generación eléctrica es uno de los mayores responsables de la emisión de CO2 y demás gases de efecto invernadero, pero también es uno de los sectores con mayor poder de reducción de emisiones gracias a la producción de electricidad a partir de fuentes de energía de origen renovable.

El objetivo del Plan es alcanzar en el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 35%. Concretamente para el sistema eléctrico, el objetivo es una generación de electricidad a partir de energías de origen renovable de cómo mínimo el 70% para 2030 y con el objetivo final del 100% en 2050. Para ello, el PNIEC propone instalar 69 GW de potencia renovable antes de 2030, y reducir la generación convencional en 15 GW.

La tecnología estrella en esta revolución renovable va a ser la energía solar con 37 GW nuevos, de los cuales 32 GW serán de tecnología fotovoltaica y 5 GW de termosolar. Esta nueva potencia a instalar representa un incremento del 530% respecto a la actual. La segunda tecnología en potencia a instalar antes de 2030 es la eólica con 27 GW nuevos y un crecimiento de la potencia del 114%. Y ya por detrás de la solar y la eólica, con mucha menos nueva potencia están el resto de tecnologías renovables que supondrán otros 5 GW adicionales.

Por el lado de la reducción de la generación convencional, la tecnología que se pretende eliminar más rápidamente es el carbón. En 2030 se prevé retirar al menos 8,7 GW de los 10 GW actuales, pero con la posibilidad de llegar a cerrar el 100% de las plantas si la seguridad de suministro lo permite. El Plan estima que las centrales térmicas de carbón ya no serán competitivas en 2030 si el precio de los derechos de emisiones de CO2 llega a los 35 €/t. Ahora mismo el precio de las emisiones se encuentra alrededor de los 23 €/t después de que se triplicara en 2018.

La otra tecnología convencional condenada a desaparecer según el borrador es la nuclear. Para 2030 se espera reducir a la mitad la potencia instalada cerrando 4 GW. En menor escala, las otras tecnologías a reducir son la cogeneración, la generación con residuos y fuel-gas.

Sorprende la voluntad del Plan de retirar hasta 2 GW de cogeneración. La patronal del sector ya ha mostrado su desacuerdo. La cogeneración es una de las maneras más eficientes de producir calor para la industria. Producir toda esa energía térmica utilizando directamente electricidad supondría un gasto desproporcionado para esas industrias. Según AleaSoft, la mejor estrategia para reducir las emisiones en las industrias que requieren calor es la cogeneración con gas renovable o incluso con hidrógeno, que, según la consultora, es el combustible del futuro y, además, no produce emisiones.

Según destaca AleaSoft, la propuesta de transición renovable del Plan muestra de manera muy explícita la necesidad que las energías renovables continúan teniendo de una tecnología de respaldo debido a su naturaleza intermitente: para retirar 15 GW de potencia convencional hace falta instalar 69 GW de potencia renovable. El borrador apuesta por mantener el gas como tecnología de respaldo manteniendo la potencia instalada de esta tecnología al menos hasta 2030. Pero el respaldo para la producción renovable intermitente también es abordado desde otros dos ángulos: el almacenamiento y las interconexiones.

De cara al almacenamiento de energía, el Plan promoverá las centrales hidroeléctricas reversibles con 3,5 GW nuevos que permitan gestionar la producción renovable y, adicionalmente, puedan apoyar la regulación de las cuencas en condiciones de fenómenos extremos. También se contempla la instalación de hasta 2,5 GW de baterías escalonadamente a medida que la tecnología vaya madurando.
En AleaSoft se echa en falta la mención del hidrógeno como herramienta de almacenamiento de grandes cantidades de energía durante largos periodos de tiempo, siendo capaz de contrarrestar la estacionalidad de gran parte de la producción renovable. En el Plan solamente se menciona el hidrógeno como combustible alternativo para el transporte.

Por la parte de las interconexiones, el Plan contempla los proyectos ya planificados de aumento de las interconexiones con Francia hasta los 8000 MW y con Portugal hasta los 3000 MW. Aun con estos aumentos de la capacidad de intercambio, España no logrará ni un 10% de interconexión con respecto a su potencia instalada total y continuará lejos del objetivo mínimo del 15% de la Unión Europea.

El borrador del Plan también tiene en cuenta el aumento de la eficiencia energética como herramienta imprescindible para la transición energética.

Otros aspectos importantes que el borrador también tiene en cuenta son el autoconsumo y en general un papel más activo del consumidor. Con la aprobación del Plan se creará el agregador de demanda como nuevo sujeto del sector eléctrico para impulsar la participación de la demanda en los servicios de ajuste. Se promueve que la agregación de la demanda permita una mayor participación de la generación distribuida y el autoconsumo en los mercados de ajuste y de balance.

El Consejo de Ministros aprobó hace unos días, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica, la remisión a la Comisión Europea del borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC). Un plan en el que destacan medidas de fomento a las energías renovables y contempla el uso del hidrógeno como portador de energía de emisión cero, un vector en el camino para superar los desafíos de la transición energética.

Los objetivos que plantea el PNIEC a 2030 pasan por una reducción del 21% de las emisiones de CO2, alcanzar un 42% de renovables sobre el consumo total de energía, un 74% de la generación eléctrica tiene que proceder de renovables o una mejora de la eficiencia energética del 39,6%. De este modo, el hidrógeno se convierte en una tecnología clave para la consecución de dichos objetivos. Además, este borrador fija como meta última alcanzar la neutralidad climática en 2050, logrando reducir un 90% las emisiones de CO2 y adoptando un sistema eléctrico 100% renovable.

En este sentido, durante la apertura de la jornada técnica “El papel del Hidrógeno en la Transición Energética”, organizada por la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), en colaboración con la PTE HPC, el Secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal destacó “el hidrógeno supondrá una parte significativa de la solución para incrementar las renovables y descarbonizar la industria”. Además, José Domínguez Abascal afirmó que “es urgente tomar medidas para mitigar los impactos del cambio climático. Europa es consciente y está aplicando medidas con las que debemos comprometernos desde todas las instituciones”, haciendo referencia al borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC), definiéndolo como un “marco generoso y ambicioso que generará riqueza y empleo, y que, sin duda, supone una oportunidad para nuestro país”.

En referencia a la situación actual del país en transición energética, José Domínguez Abascal defendió que “España ha llegado tradicionalmente tarde a todas las revoluciones, pero a esta revolución energética estamos llegando a tiempo y siendo pioneros”.

Por otro lado, tanto el Secretario de Estado de Energía como Javier Brey, presidente de la AeH2, incidieron en la creciente importancia de las energías renovables y en concreto del hidrógeno como consecuencia del inminente cierre de las centrales térmicas, aunque todavía queda camino por recorrer, ya que según Brey “sería necesario implementar el uso de sistemas eléctricos 100% renovables, además de realizar una descarbonización total de todos los sectores para alcanzar los objetivos propuestos para el año 2050”. Destacó también la importancia de seguir apostando por esta energía, ya que, si se utilizasen de manera efectiva los sistemas de hidrógeno, se podrían evitar solamente en España más de 15 millones de toneladas anuales de emisiones nocivas, además de la creación de 227.000 puestos de trabajo antes del año 2030.

Durante esta jornada técnica, se conformó una primera mesa redonda que contó con la presencia de Teresa Riesgo Alcaide, Directora General de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades; Alejandro Cros Bernabéu, Subdirector General de Políticas Sectoriales Industriales, Ministerio de Industria, Comercio y Turismo; Juan Bautista Sánchez-Peñuela, Subdirector adjunto de Hidrocarburos, Ministerio para la Transición ecológica; María Luisa Castaño Marín, Directora del Departamento de Energía, Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas; y, Miguel Manrique, Jefe del Dpto. de Transformación de la Energía y Promoción de Nuevos Proyectos, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

En ella, se plantearon las claves que permitirán al hidrógeno tener una mayor presencia dentro del sector energético y convertirse en un participante activo y con peso. Una de ellas pasa por utilizar el hidrógeno para promover también la captura de CO2, porque, según María Luisa Castaño, “para descarbonizar hay que hacer algo más que no emitir”. Además, el hecho de poder almacenar de manera efectiva la energía generada es algo determinante y que ya se está consiguiendo. El coste de producir energía con hidrógeno ya no es tan caro, por lo que hacerle llegar a los ciudadanos que ya es una realidad tangible, con medidas como su implementación en instituciones públicas, como ayuntamientos o centros de salud, ha de ser una prioridad para el sector.

Como cierre de la jornada, varios socios de la AeH2 formaron parte de una mesa ronda de presentaciones en las que todos han coincidido en la importancia del hidrógeno como vector energético, una tecnología que en España viene desarrollándose desde hace años. Además, como conclusión, se destacaron las múltiples oportunidades que el sector identifica en torno al hidrógeno, como la descarbonización de la movilidad, su aportación a la economía circular, la reducción de las importaciones de combustibles fósiles o la integración y aprovechamiento de las energías renovables para la producción de hidrógeno renovable y su posterior uso como energía para la movilidad, industria y generación de calor.

0 0

Iberdrola y su socio local, Inversiones Financieras Isla de Tenerife (IFIT), apuestan por el desarrollo de las energías renovables en Canarias para seguir contribuyendo a la transición energética. Así lo confirmaron en la inauguración del parque eólico Chimiche II, su primer proyecto eólico en Canarias, en un acto que contó con la presencia del Presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; el Presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso Rodríguez y el Alcalde de Granadilla de Abona, José Domingo Regalado.

Chimiche II, promovido por Energías Ecológicas de Tenerife, es el resultado de la suma de conocimiento y entendimiento del entorno local -aportado por IFIT- y la capacidad técnica y operativa y experiencia en el desarrollo eólico de Iberdrola. Con una potencia de 18,3 MW, la iniciativa ha requerido una inversión de más de 25 M€, ha generado en su construcción más de 200 empleos y abastece de energía limpia a una población equivalente de 15.000 hogares, evitando la emisión de 33.000 toneladas de CO2. El proyecto ha incluido la construcción de la línea eléctrica de evacuación y una subestación eléctrica transformadora, que ha requerido el desarrollo de una compleja labor de ingeniería para desplegar la infraestructura eléctrica a través de una orografía compleja con multitud de barrancos.

Chimiche II muestra el modelo que Iberdrola y su socio local quieren seguir para continuar contribuyendo a la transición energética en Canarias: desarrollo de energía competitiva, limpia y sostenible, que reduce la dependencia energética del territorio, genera empleo de calidad y contribuye a las comunidades del entorno.

Canarias cuenta con un alto potencial para el desarrollo de renovables: dispone de un alto recurso eólico y solar y de potencial de demanda flexible. Estas condiciones, combinadas con la importante reducción de costes de las tecnologías renovables que las hace competitivas, la creación de empleo de calidad, la dinamización industrial y económica y el impacto positivo que tienen las energías limpias en los ciudadanos y el turismo, representa una oportunidad para plantear una aceleración de los planes de inversión en renovables en las islas. En este sentido, es necesario reflexionar sobre el papel que van a desempeñar las energías renovables en Canarias, disponer de un marco normativo que aporte certidumbre a la inversión y fórmulas de desarrollo ágiles y transparentes para que su desarrollo aquí sea una realidad.

0 0

2019 es el año clave para el nuevo relanzamiento del sector eólico en España debido principalmente a la ejecución de los proyectos de las subastas de renovables que se llevaron a cabo durante 2016 y 2017. El sector tiene el compromiso de instalar 4.600 MW en la península, más el cupo canario a 2020. Tras unos años de congelación, el sector eólico ha vuelto a mostrar su fuerza en 2018, cerrando el año con 23.484 MW y habiendo cubierto el 19% de las necesidades de consumo eléctrico de los españoles. En total, las renovables han cubierto en 40% de la demanda eléctrica en España en 2018.

La visión de la industria eólica para los próximos años es optimista. Las previsiones de instalación para la eólica son de aproximadamente 2.000 MW nuevos al año. Esta mayor aportación de la eólica va a repercutir, por ejemplo, de forma considerable, en el aumento del empleo en el sector, y está evolucionando hacia una participación más activa en la operación técnica y económica del sistema eléctrico” destacó Rocío Sicre, presidenta de la Asociación Empresarial Eólica (AEE) en la inauguración de la nueva edición de la jornada La Eólica y el Mercado, celebrada en Madrid.

Una jornada en la que se han congregado más de 170 profesionales del sector para identificar y debatir sobre los elementos que aún faltan para poder empezar a construir el próximo cambio estructural energético español: pasar de un 40% de renovables a por lo menos un 70%. “La eólica ha sido protagonista en la década pasada, permitiéndonos duplicar la generación renovable, con todos los beneficios económicos, industriales y medioambientales que esto ha supuesto para el país. Los próximos años serán claves para el incremento de la aportación de la eólica en España“, indicó Sicre.

A expensas de la presentación del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima por parte del Ministerio para la Transición Ecológica el próximo 22 de febrero – tal y como ha anunciado la ministra Teresa Ribera – así como del posible cronograma de las futuras subastas de potencia renovable, el sector trabaja para que el resto de piezas del ‘puzle’ de la transición energética encajen: los elementos técnicos, económicos y regulatorios. Estos fueron los principales temas de debate en la jornada de AEE.

Carmen Becerril, vicepresidenta de OMIE, inauguró el encuentro destacando que “los objetivos de 2030 son alcanzables y posibles” donde “la colaboración de la eólica a la generación de precios y en el desarrollo del sistema eléctrico es el fenómeno más importante que hemos podido vivir en los últimos 20 años“.

Tras el éxito de años anteriores, AEE regresó con una nueva edición de la jornada La Eólica y el Mercado, en esta ocasión titulada Regulación y economía, claves en el desarrollo de la eólica. El enfoque de esta jornada fue más innovador en comparación con años anteriores -más orientados a evaluar la participación de la eólica en los mercados de ajuste, el impacto de los nuevos mercados como el intradiario continuo o los PPAs futuros-. Sin embargo, tanto la evolución del sector durante el pasado año, como los cambios previstos han hecho necesario un enfoque que responde a los retos de la integración masiva de la eólica en la red.

El evento se centró en evaluar las perspectivas del desarrollo de los nuevos proyectos eólicos, tanto los que han surgido como resultado de las subastas de renovables como los proyectos que se están construyendo con las coberturas de riesgo merchant. Asimismo, se analizaron las nuevas subastas, la regulación sobre hibridación de proyectos, la repotenciación o las perspectivas europeas, en un escenario de progresiva integración para consolidar el mercado único europeo.

En el encuentro participaron representantes de las principales empresas del sector en seis temáticas diferentes: Barreras y retos de la integración de la eólica en el suministro eléctrico, novedades regulatorias, operación técnica del sistema eléctrico, operación económica del mercado, coberturas de riesgos merchant, y el papel de las Comunidades Autónomas en el seguimiento y tramitación de los parques eólicos.

La jornada La Eólica y el Mercado cuentaron con el patrocinio de Axpo, DNV GL, EDPR, Endesa, Iberdrola, Naturgy, Siemens Gamesa, UL, Vestas y Viesgo.

InnoEnergy, Naturgy, Enagas, Barcelona Activa y CEiiA promueven la 4ª convocatoria de Cleantech Camp, un programa de aceleración destinado a ideas de negocio o empresas en fase inicial, que emprendan en el sector de las energías limpias.

El programa, que financiará pruebas piloto con sus socios industriales y se desarrollará en Barcelona, Madrid y Porto, promueve la Innovación Abierta y seleccionará un máximo de 15 proyectos que aspirarán a premios valorados en más de 50.000 euros para su aceleración.

Los promotores del programa persiguen recibir ideas para realizar una selección de proyectos, que fomenten un consumo eficiente de la energía, la aplicación de energías sostenibles, la transición energética y la digitalización en el campo de la energía. Cleantech Camp busca proyectos digitales y con vocación industrial orientados a la eficiencia energética y que hagan posible la transición energética, la generación distribuida empoderando al consumidor, cuya aplicación se desarrolle a partir de nuevas tecnologías cómo el blockchain, la utilización del big data y la inteligencia artificial.

Como nuevas temáticas este año se buscan proyectos en biogás, biometano, hidrógeno y Smart Factory, además de otras temáticas ya asociadas al programa como por ejemplo eficiencia energética, movilidad sostenible, redes inteligentes y ciudades inteligentes y sostenibles o energías renovables.

Los proyectos seleccionados seguirán un programa formativo en Barcelona, Madrid y Porto durante varias semanas, contará con la participación de ESADE como training partner y combinará sesiones de formación, de capacitación, talleres especializados para el desarrollo de los proyectos o encuentros de networking, dirigidos por diferentes expertos.

Además, los proyectos tendrán acceso a los espacios de de Barcelona Activa, InnovaHub de Naturgy, al Enagás FAB y Enagás Venture Center de Madrid y a las instalaciones de CEiiA en Porto.

Naturgy y Enagás, global partners del programa, lanzan los siguientes retos

Naturgy busca soluciones en los campos:

• Inteligencia Artificial aplicada a cliente.
• Soluciones combinadas de gas renovable y eléctrica renovable.

Además busca nuevos modelos de negocio en:

• Movilidad sostenible.
• Baterías y autoconsumo.

Por su parte, Enagás busca soluciones y nuevos modelos de negocio:

• Para la movilidad sostenible mediante GNV.
• De gas renovable (biogás-biometano).
• Power2Gas y generación de hidrógeno renovable.
• Soluciones de almacenamiento, regasificación y transporte de gas natural y otros gases renovables.

Entre todos los proyectos que participen en el programa se seleccionará, en el mes de junio, a los tres con mayor potencial, que recibirán dotaciones económicas de 20.000, 10.000 y 5.000 euros respectivamente. Asimismo, también obtendrán otras aportaciones en especies para promover su crecimiento y consolidación, a cargo de los diferentes colaboradores del programa. Como principal novedad en la edición de este año, las start ups seleccionadas deberán presentar un piloto comercial de su proyecto. El jurado de Cleantech Camp seleccionará tres pilotos que serán cofinanciados por el programa y que serán desarrollados junto con Naturgy, Enagás y CEiiA.

Promover la Innovación Abierta

Cleantech Camp está impulsado por InnoEnergy, Naturgy, Enagas (a través de su Programa de Emprendimiento Corporativo e Innovación Abierta, Enagás Emprende) y Barcelona Activa y cuenta con la colaboración del centro portugués de investigación CEiiA y de las compañías Ateknea, ZBM y Osborne, que actúan como Knowledge Partners, aportando al programa sus conocimientos en áreas de patentes, normativa legal o financiación pública.

El programa tiene una clara vocación para fomentar la Innovación abierta entre las empresas impulsoras y las start ups participantes, para generar un ecosistema de intercambio de conocimientos del cual se benefician tanto las grandes compañías como los proyectos emergentes.

Las inscripciones para participar en el programa se pueden realizar a través de la web www.cleantechcamp.com desde hoy, 23 de enero, hasta el 24 de febrero.

COMEVAL