Tags Posts tagged with "transición energética"

transición energética

0 4

Las subastas de interrumpibilidad para el segundo semestre de 2019, celebradas la semana pasada, sitúan la retribución anual del servicio en 196 M€, casi un 40% menos que en 2018. Pero las incertidumbres para la industria electrointensiva no acaban aquí, ya que se ha anunciado que estas han sido las últimas subastas que se van a celebrar. Esto sorprende cuando hay muchos países europeos que cuentan con este servicio como elemento importante de seguridad de su sistema eléctrico. Es cierto que ese anuncio ha venido condicionado a que las subastas se mantendrán mientras no se apruebe el Estatuto de Consumidores Electrointensivos, que debe permitir que nuestra industria alcance un precio eléctrico final similar al que disfrutan sus principales competidores dentro y fuera de Europa.

Los datos publicados sobre el estado de la industria española son cada vez más preocupantes: en el PIB, el peso de la industria supone apenas el 12,6% frente a un objetivo del 20%; el indicador IRE de Red Eléctrica indica que hasta mayo el consumo de la industria ha caído en 2019 un 9%.

Las señales de alarma se multiplican: en 2018, las industrias asociadas en AEGE disminuyeron su consumo de electricidad hasta los 23 TWh, 6,4 % inferior al de 2017. En 2018 y 2019 se han anunciado cierres de plantas, varios ERE´s y reducciones de producción en varios sectores. 

El precio que pagan nuestras industrias es un lastre a su competitividad. Nuestro precio final de la electricidad es de 20 a 25 €/MWh más caro que el que pagan las mismas industrias en Francia y Alemania, donde sí cuentan con una política industrial eficaz.

La industria electrointensiva está en alerta máxima, mientras espera con impaciencia que los Ministerios de Industria, Comercio y Turismo, y para la Transición ecológica aprueben el Estatuto con mecanismos, validados por la Comisión Europea, y dotación económica suficiente para lograr el objetivo de recortar los 20 €/MWh que soporta la industria española frente a la centro europea. De esta manera se evitará que el trabajo de tantos años para ganar en eficiencia energética y mejorar día a día se desmorone por los elevados costes eléctricos en España. O se apoya y fortalece a la industria en este periodo de transición energética o el país puede perder uno de los principales motores tractores de su economía. Desde hace años, AEGE viene reclamando que se armonicen, cuanto antes, las condiciones de suministro con las de nuestros principales competidores, franceses y alemanes. Las empresas necesitan salvar la situación en el corto plazo, tienen que seguir produciendo en 2020 y sin perjuicio de confiar en que realmente tengan los que anuncian como precios eléctricos competitivos en 2030.

Reclaman una auténtica política industrial que apoye y potencie a la industria electrointensiva, sector vital para la economía del país y motor de creación de riqueza y sostén del estado del bienestar.

AEGE, cuyas empresas suman más de 20.000 M€ de facturación anual y más de 186.000 empleos, insta al Gobierno y a los partidos políticos a aunar esfuerzos en apoyo de la industria para lograr la convergencia con Europa en coste eléctrico.

El futuro del sector energético en España y en todo el mundo se enfrenta a una transformación radical, que dará como resultado un nuevo modelo sostenible, descentralizado, inclusivo y digital. Esta es la principal visión que hoy martes han coincidido en señalar el fundador y CEO de Factorenergia, Emilio Rousaud, y el catedrático y decano de energía, tecnología e innovación de la Singularity University de California, Ramez Naam, en la jornada Factores de Futuro, un encuentro entre autoridades, expertos y especialistas de los medios de comunicación para debatir sobre las grandes tendencias del sector.

 

La lucha contra el cambio climático y el calentamiento global es uno de los grandes retos que afronta la Humanidad en este siglo XXI. En este contexto, el fomento de la sostenibilidad es el camino que deben seguir las empresas y el conjunto de la sociedad para mantener un ecosistema en equilibrio y un planeta que siga siendo habitable para las nuevas generaciones. Por ello, el cambio de modelo energético es algo necesario para las sociedades del presente y del futuro, han convenido en apuntar Rousaud y Naam.

Según Rousaud, también la revolución que está viviendo un sector tan importante para las sociedades industrializadas como es la automoción anticipa el cambio de modelo energético. El auge de la movilidad sostenible, que tiene como pilar el fomento del vehículo eléctrico, es uno de los elementos claves de dicha transición energética.

Naam: “La producción eléctrica se encuentra ante un escenario de disrupción”

Naam ha detallado que la producción de energía renovable pasó por una primera fase
-entre 1980 y 2015- de lento crecimiento gracias a los subsidios, para encarar luego un periodo en el que empezaron a construirse plantas eólicas y solares -incluso sin ayudas públicas- que podían ser más baratas que producir otras nuevas basadas en el gas o el carbón.

Actualmente, ha afirmado que nos hallamos ante una fase realmente “disruptiva”, en la que construir dichas plantas renovables está cerca de ser más barato que operar las ya existentes de gas y carbón. El fenómeno se iniciará en algunas zonas de Estados Unidos, Alemania y España antes de 2020, pero también en determinadas regiones de países emergentes como China o India antes de 2025.

0 13

La Fundación Renovables ha presentado en Madrid el informe “Escenario, políticas y directrices para la transición energética”, un documento de propuestas e ideología energética en el que desarrolla las directrices fundamentales para culminarla con éxito y a tiempo. Además, hace un repaso a la evolución de este proceso ineludible y urgente en nuestro país y enjuicia los diferentes textos legislativos nacionales y europeos que tienen relación con él y con las actuaciones frente al cambio climático.
El objetivo de este nuevo informe es sentar las bases que permitan entablar un diálogo y procurar un consenso que abra el camino para implantar una nueva cultura de la energía ante la emergencia de actuar.

El documento insiste en que la transición energética hacia un modelo que cubra la demanda final al 100% con renovables para el año 2050 es urgente e ineludible y una oportunidad para transformar el modelo económico y el tejido productivo de nuestro país. En este sentido, considera que se debe aumentar la estrategia climática presentada por el Gobierno.

En la presentación, el presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, ha pedido una Vicepresidencia de Sostenibilidad y ha insistido en la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado que dé prioridad a la energía como un bien común, escaso y de primera necesidad y que responda a una hoja de ruta consensuada a largo plazo sin pérdida de exigencia.

La actual situación de emergencia climática convierte en urgente la actuación sobre las ciudades donde vivimos más del 80% de la población y con graves problemas en la calidad del aire que respiramos. El entorno urbano es el motor para el cambio que debe otorgar a la ciudadanía un papel principal y permitirle poder gestionar y elegir cómo consume o produce la energía.

Este nuevo informe presta especial atención al medio rural, proponiendo también un paquete de medidas que ayuden a incorporar las renovables como elemento de generación de valor e implantar un desarrollo del medio rural más sostenible, adaptado a la climatología y a la disponibilidad de recursos.
Las directrices que propone la Fundación Renovables están organizadas en cuatro grandes líneas de análisis: energía y sociedad; energía y territorio; energía como generadora de valor y transversalidad.

Energía y sociedad

La Fundación Renovables propone abrir un debate social y político para consensuar una nueva forma de relacionarnos con la energía (relaciones sociales, productivas, de empleo, transporte, vivienda, ocio, etc.) que nos permita mantenernos dentro de los límites sostenibles del planeta de acuerdo con un principio de prioridad de usos y estableciendo un calendario de sustitución de las energías no sostenibles por las que sí lo son.

Apuesta por actuar sobre la demanda en una triple dirección: eficiencia, electrificación y renovables, promoviendo la gestión de la demanda de energía con el objetivo de que el consumidor asuma su corresponsabilidad y se convierta en un agente activo del sistema energético.

Ofrece también una serie de propuestas para avanzar hacia el acceso universal a la energía y solucionar el problema de la pobreza energética a través de la creación de tarifas sociales adaptadas en función del nivel de renta; el desarrollo de un plan de rehabilitación de viviendas vulnerables y la consideración de la electricidad como servicio público.

Las nuevas formas de organización energética, como el autoconsumo, son otro gran pilar del cambio. El autoconsumo, además de empoderar al consumidor y facilitar el paso de un modelo centralizado a uno más distribuido, supone una importante diversificación de recursos y de actores empresariales ligados al territorio y a la pequeña empresa. Para esta actividad la Fundación propone la existencia de un objetivo específico del 10% de la energía eléctrica generada a 2030 y del 20% y el 30% para 2040 y 2050 respectivamente.

Energía y territorio

La Fundación Renovables propone orientar los desarrollos urbanos y los procesos de urbanización con criterios de sostenibilidad energética de manera que mejoren la cohesión social y la calidad de vida y del aire. Hay que recobrar la dimensión humana de las ciudades y la idea y escala de barrio, así como poner en el centro a las personas y apostar por la recuperación del espacio público.

En cuanto al sector agrario y ganadero, el informe defiende la electrificación con renovables a través de: autoconsumo y generación distribuida, comunidades energéticas, sociedades de promoción energética mixtas entre agricultores y administración; funcionamiento con energías renovables de todas las instalaciones de riego y ganaderas; sistemas de digestión para el tratamiento de residuos ganaderos en instalaciones extensivas y rehabilitación energética. Todo ello evitando cambios de uso del suelo que conduzcan al abandono de suelos fértiles por instalaciones de producción de electricidad.

El informe defiende una gestión forestal sostenible que emplee la biomasa como fuente local para fines energéticos en el medio rural y reclama una Ley de Silvicultura Sostenible que tenga un carácter finalista y visión estratégica.

Los ayuntamientos deben tener capacidad legal para desempeñar el papel que han asumido en todo este proceso. Para potenciar su labor, la Fundación Renovables reclama modificar la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, de modo que se aumente su capacidad de actuación.

La energía como generadora de valor

La Fundación Renovables defiende un modelo de movilidad urbana bajo en carbono, con cero emisiones de gases contaminantes, más inclusivo y económico, en el que se priorice la accesibilidad a los bienes y servicios frente a las necesidades de movilidad motorizada. En este modelo, la movilidad activa (peatones y bicicletas) y el transporte público colectivo son elementos esenciales.

Asimismo, apuesta por la implantación de los vehículos eléctricos (VE), mayoritariamente para uso compartido y con capacidad de intercambio activo con la red de suministro.

En cuanto a la edificación y rehabilitación propone un programa de actuaciones que contribuya a la rehabilitación energética y mejora de la habitabilidad del actual parque inmobiliario, muy intensivo en recursos materiales, agua y energía durante la fase constructiva.

El documento “Escenario, políticas y directrices para la transición energética” incide, además, en el hecho de que la transición energética es una oportunidad para crear una industria de la eficiencia y la generación renovable. Abre líneas de actividad tanto para la industria de bienes de equipo como para la prestación de servicios de gran valor económico en sectores como el de la eficiencia energética, la instalación de sistemas de generación centralizada renovable o el autoconsumo.

Es necesario también el aprovechamiento de procesos disruptivos. Estos procesos se derivan de la reducción de los costes de la fotovoltaica y las baterías y de la capacidad de generar valor y permitir la toma de decisiones con el “internet de las cosas”.

La transición energética es una oportunidad para actualizar el modelo industrial con un sistema que optimice el consumo de energía y materias primas según los principios de la economía circular, aumente la eficiencia y reduzca el impacto de los ciclos de materiales, agua y energía.

Transversalidad

Esta ineludible transformación de nuestro modelo productivo va a provocar importantes efectos sobre la economía, el empleo y, en definitiva, sobre toda la sociedad bajo unos principios básicos a preservar: que en sentido amplio, la transición energética sea justa intergeneracional, tecnológica, económica y socialmente y esté encaminada hacia una nueva cultura de la energía.

En concreto, hay que mantener un criterio de justicia intergeneracional, principalmente en lo que respecta a la erradicación de los combustibles fósiles y las energías no sostenibles. Es necesario el cierre de las centrales de carbón y nucleares.

Fiscalidad

Una de las grandes herramientas a favor del cambio debe ser la fiscalidad. El informe apuesta por una reforma fiscal en profundidad, que permita modificar –mediante señales adecuadas de precio– los hábitos de consumo de energía y, por tanto, la cobertura de nuestras necesidades energéticas. La política fiscal que defiende en materia energética debe ser activa y finalista en cuanto al gravamen de prácticas no deseables y fomento de las que sí lo son, según el principio de que “quien contamina paga”.

Las líneas de actuación de esta propuesta de fiscalidad abarcan: combustibles, eficiencia energética, emisiones, actividades productivas y no productivas, tratamiento y gestión de residuos, usos de suelo, edificación, plusvalías y deducciones y cargas impositivas (IRPF, Sociedades, IVA, tasas…).

La gobernanza y la participación ciudadana deben regir este proceso de cambio. Encarar la crisis climática requiere de diálogo social y de cooperación multiagente. Es necesario establecer mecanismos, órganos de gobierno e instrumentos que lo permitan, sin dejar a nadie atrás. La transformación de nuestro modelo de desarrollo para hacer frente al cambio climático es una ingente tarea que nos atañe a toda la ciudadanía.

La instalación de almacenamiento térmico de energía eléctrica (ETES) desarrollada por Siemens Gamesa
ya está en funcionamiento. Con este innovador sistema de almacenamiento, el primero del mundo de este
tipo, la compañía da respuesta a uno de los principales retos de la transición energética: cómo almacenar grandes cantidades de energía de manera competitiva y, por tanto, desvincular generación de electricidad y consumo.

A la inauguración asisitieron el secretario de estado del ministerio alemán de Economía y Energía, Andreas Feicht, y el alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher, junto con Markus Tacke, Consejero Delegado de Siemens Gamesa. Asimismo, han estado presentes miembros del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo-Harburg (TUHH) y del proveedor de energía Hamburg Energie, socios de Siemens Gamesa en este proyecto.

La instalación cuenta con unas mil toneladas de piedra volcánica que almacenan la energía. Se alimenta de energía eléctrica convertida en aire caliente a través de un calentador por resistencia y un insuflador de aire, que calienta las rocas hasta alcanzar los 750 ºC. Durante los picos de demanda, ETES emplea una turbina de vapor para la re-electrificación de la energía almacenada. De esta manera, la planta piloto ETES puede almacenar hasta 130 MWh de energía térmica durante una semana. Además, la capacidad de almacenamiento del sistema se mantiene constante durante los ciclos de carga.

Este proyecto piloto quiere demostrar cómo se integra este sistema en la red de manera regular y probar el almacenamiento térmico a gran escala. En un próximo paso, Siemens Gamesa planea utilizar la tecnología de almacenamiento en proyectos comerciales y escalar la capacidad de almacenamiento y su potencia. El objetivo es almacenar energía en el rango de varios GWh en el futuro próximo. 1 GWh es el equivalente al consumo diario de electricidad de unos 50.000 hogares.

Este proyecto, financiado por el Ministerio alemán de Economía y Energía, ha contado con el apoyo de
científicos del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH) -que
se han encargado de la investigación sobre los fundamentales termodinámicos- y del proveedor municipal
de energía Hamburg Energie que, además de vender la energía almacenada, ha desarrollado una
plataforma informática a la que se conecta la instalación para garantizar el máximo beneficio posible
mediante un uso optimizado del almacenamiento.

Como líder mundial en electrificación, Nissan trabaja para cambiar el sistema de movilidad que conocemos hasta la fecha, reduciendo a la vez su impacto medioambiental sobre la atmósfera. Según el informe de Monitor Deloitte “Ciudades energéticamente sostenibles: la transición energética urbana a 2030”, el fomento del vehículo eléctrico y su infraestructura es uno de los elementos clave que tendrán que impulsar las diferentes administraciones públicas locales para reducir las emisiones de CO2 hasta un 40% en 2030, tal y como firmaron en el Pacto de los Alcaldes de 2008.

El informe destaca que las ciudades consumen el 40% de la energía final y están relacionadas con hasta el 70% de las emisiones de gases efecto invernadero. Por lo tanto, para conseguir los objetivos propuestos en el Pacto de los Alcaldes las actuaciones adicionales a muy corto plazo en las grandes y medianas ciudades son primordiales, especialmente en el sector del transporte rodado, ya que la evolución natural de las ciudades no es suficiente para alcanzar los objetivos de emisiones y de calidad del aire.

Entre otras actuaciones en transporte, el informe subraya la necesidad de alcanzar una penetración del vehículo eléctrico de 25-30% de cara a 2030. Para lograr llegar a estos datos, las administraciones públicas deben marcarse objetivos anuales en este sentido, así como establecer incentivos a la adquisición de vehículos eléctricos mediante exenciones fiscales. Además, se debe fomentar el desarrollo de la infraestructura de carga tanto pública como privada.

Líder de nuevos modelos de movilidad sostenible con Nissan Intelligent Mobility

Nissan ya está impulsando este cambio ya que, para el líder automovilístico, la movilidad eléctrica no trata únicamente de la fabricación de vehículos eléctricos, sino que su compromiso busca lograr un cambio en la sociedad y concienciar sobre un uso más racional y sostenible de la energía. Actualmente es la única marca capaz de ofrecer a los usuarios vehículos electrificados, servicios energéticos y energía portátil. Este proyecto está formado por tres áreas de innovación y su icono es el nuevo Nissan LEAF que integra estos tres aspectos en un solo producto.

Entre otros, Nissan está fomentando el desarrollo de la infraestructura eléctrica a través de nuevas vías que permitan proporcionar a las personas un acceso más económico e incluso gratuito a la electricidad. Un ejemplo de ello es el sistema de carga bidireccional V2G (Vehicle to Grid) proporcionado por los vehículos eléctricos de Nissan, y xStorage, un sistema revolucionario de almacenamiento de energía doméstico que permite dar una segunda vida a la batería del LEAF. Ambos sistemas permiten trasladar la eficiencia energética en la conducción a viviendas y locales comerciales para garantizar que la red eléctrica pueda satisfacer una demanda de energía cada vez mayor.

0 8

El contrato de compraventa de energía renovable (PPA, del inglés Power Purchase Agreement) firmado en julio de 2018 por Factorenergia, la compañía comercializadora de energía integral dirigida a empresas y particulares, y Grupo Enhol, empresa pionera en el desarrollo y construcción de proyectos renovables en España, ha cerrado un acuerdo de financiación bancaria que se materializará en la construcción y posterior explotación de dos parques eólicos en la Ribera de Navarra. Se trata de un hito en la transición energética en España, puesto que es la primera vez que un PPA firmado en nuestro país se hace bancable y demuestra su solvencia al margen de las subastas del Gobierno y de las subvenciones públicas.

Gracias a la financiación bancaria que ha recibido el PPA, el Grupo Enhol iniciará este mismo año 2019 la construcción de los proyectos de Ablitas II y Cabanillas II, en los que se instalarán un total de 27 aerogeneradores, con una potencia instalada de 90 MW y 320 GWh de producción anual. Se prevé que el proyecto entre en funcionamiento en 2021. Factorenergia adquirirá energía 100% renovable generada en ambos parques eólicos, incluyendo los certificados de origen renovable asociados a dicha energía, y cubrirá, de este modo, las necesidades de consumo anual de unas 80.000 familias. El PPA acordado establece la compraventa de electricidad entre un comprador, Factorenergia, y un productor, Grupo Enhol, sin intermediarios, adquiriendo el primero un determinado volumen de energía, a un precio establecido y por un horizonte temporal de 20 años.

En palabras de Emilio Rousaud, fundador y director general de Factorenergia: “El logro de financiación bancaria por parte de este PPA es una muestra definitiva de la solvencia y de la rentabilidad de los proyectos basados en la energía renovable. Con el cierre de esta financiación, marcamos un hito en la transición energética en España, con el objetivo de liderar el proceso de descarbonización de la economía y la implantación de un nuevo modelo energético basado en energías limpias y en la eficiencia, que son clave en la lucha del cambio climático y que se traducirá en un planeta más sostenible”.

En este sentido, estos proyectos no se acogen al sistema de subastas celebradas por el Gobierno en 2017, sino que están basados en un contrato privado, por tanto, las instalaciones eólicas no contarán con ningún tipo de ayuda pública o retribución regulada por la energía generada, por lo que sus flujos de caja estarán garantizados por el compromiso de compra de energía por parte de Factorenergia. De este modo, la comercializadora aportará estabilidad a los flujos de caja de la generadora energética, facilitando la viabilidad de ambos proyectos. Este sistema de PPA es innovador en España, siguiendo un modelo exitoso que ha sido muy utilizado en otros países de nuestro entorno como base para el desarrollo de un modelo energético sostenible.

Desde la fundación de Factorenergia, hemos venido impulsando las energías renovables a través de la innovación y el emprendimiento empresarial, por lo que esta colaboración con Grupo Enhol, con el que compartimos los mismos valores, supone para ambos un logro crucial, un hito en el estado español, y la mejor demostración de nuestro compromiso con las energías de origen renovable”, concluye Rousaud.

Hoy en día, el automóvil promedio funciona con combustibles fósiles, pero la creciente presión por la acción climática, la caída de costes de las baterías y la preocupación por la contaminación del aire en las ciudades, ha dado vida al vehículo eléctrico, otrora caro y desatendido. Muchos de los nuevos vehículos eléctricos ya superan las capacidades en la carretera de sus contrapartes propulsados por combustibles fósiles, y los planificadores energéticos están buscando llevar la innovación al garaje: el 95% del tiempo de un automóvil se gasta estacionado. El resultado es que, con una planificación cuidadosa y la infraestructura adecuada, los vehículos eléctricos estacionados y conectados podrían ser los bancos de baterías del futuro, estabilizando las redes eléctricas que funcionan con energía eólica y solar.

Los vehículos eléctricos a escala pueden crear una gran capacidad de almacenamiento de electricidad, pero si todos cargan sus vehículos eléctricos simultáneamente en la mañana o en la noche, las redes eléctricas pueden estresarse. El momento en que se realiza la recarga es, por lo tanto, crítico. La recarga inteligente, que carga vehículos y apoya a la red, desbloquea un círculo virtuoso en el que la energía renovable hace que el transporte sea más limpio y los vehículos eléctricos permiten una mayor participación de las fuentes renovables“, dice Dolf Gielen, Director del Centro de Innovación y Tecnología de IRENA.

Mirando ejemplos reales, un nuevo informe de IRENA, Innovation Outlook: smart charging for electric vehicles, guía a los países sobre cómo explotar el potencial de la complementariedad entre la electricidad renovable y los vehículos eléctricos. Proporciona una guía para los formuladores de políticas sobre la implementación de una estrategia de transición energética que saque el máximo provecho de los vehículos eléctricos.

Implementación inteligente

La recarga inteligente significa adaptar el ciclo de recarga de los vehículos eléctricos tanto a las condiciones del sistema energético, como a las necesidades de los usuarios. Al disminuir el estrés que produce en la red la recarga de vehículos eléctricos, la recarga inteligente puede hacer que los sistemas eléctricos sean más flexibles para la integración de renovables, y proporciona una opción de electricidad baja en carbono para abordar el sector del transporte, al mismo tiempo que satisface las necesidades de movilidad.

La rápida adopción del vehículo eléctrico en todo el mundo significa que la recarga inteligente podría ahorrar miles de millones de dólares en inversiones en la red, necesarias para soportar las cargas que suponen los vehículos eléctricos de manera controlada. Por ejemplo, el operador del sistema de distribución en Hamburgo, Stromnetz Hamburg, está probando un sistema de recarga inteligente que utiliza tecnologías digitales que controlan la recarga de vehículos según los sistemas y los requisitos de los clientes. Cuando se implemente completamente, reducirá la necesidad de inversiones en la red en la ciudad debido a la recarga de vehículos eléctricos en un 90%.

El análisis de IRENA indica que si la mayoría de los vehículos de pasajeros vendidos de 2040 en adelante serán eléctricos, más de 1.000 millones de vehículos eléctricos podrían estar en la carretera en 2050, en comparación con los 6 millones actuales, eclipsando la capacidad de las baterías estacionarias. Las proyecciones sugieren que en 2050, podrían estar disponibles alrededor de 14 TWh de baterías de vehículos eléctricos para proporcionar servicios de red, en comparación con solo 9 TWh de baterías estacionarias.

La implementación de sistemas de recarga inteligente varía de lo más básico a lo más avanzado. Los enfoques más simples alientan a los consumidores a diferir su recarga de los períodos de mayor a menor demanda. Los enfoques más avanzados, que utilizan tecnología digital, como los mecanismos de control directo, pueden ser útiles en el futuro para el sistema eléctrico al proporcionar balance de energía casi en tiempo real y servicios auxiliares.

Formas avanzadas de recarga inteligente

Un enfoque avanzado de recarga inteligente, llamado Vehículo a la red (V2G), permite que los vehículos eléctricos no solo extraigan la electricidad de la red, sino que también la inyecten. La tecnología V2G puede crear un caso de negocios para los propietarios de vehículos eléctricos, a través de agregadores, para proporcionar servicios auxiliares a la red. Sin embargo, para ser atractiva para los propietarios de vehículos eléctricos, la recarga inteligente debe satisfacer las necesidades de movilidad, lo que significa que los vehículos se deben cargar cuando sea necesario, al coste más bajo, y los propietarios posiblemente deberían recibir una remuneración por prestar servicios a la red. Los instrumentos políticos, como los descuentos para la instalación de puntos de recarga inteligente y las tarifas de tiempo de uso, pueden incentivar un amplio despliegue de la recarga inteligente.

Hemos visto probar esto en Reino Unido, Holanda y Dinamarca. Por ejemplo, desde 2016, Nissan, Enel y Nuvve se han asociado y trabajan en una solución de gestión energética que permite a los propietarios de vehículos y usuarios de energía operar como centros de energía individuales. Sus dos proyectos piloto en Dinamarca y Reino Unido han permitido a los propietarios de vehículos eléctricos Nissan ganar dinero inyectando energía a la red a través de los cargadores bidireccionales de Enel.

¿Solución perfecta?

Si bien los vehículos eléctricos tienen mucho que ofrecer para acelerar el despliegue de la energía renovable variable, su aceptación también presenta desafíos técnicos que deben superarse.

El análisis de IRENA sugiere que la recarga no controlada y simultánea de vehículos eléctricos podría aumentar significativamente la congestión en los sistemas energéticos y la carga máxima. Esto se traduce en limitaciones para aumentar la proporción de energía solar fotovoltaica y eólica en los sistemas energéticos, y la necesidad de costes adicionales de inversión en infraestructura eléctrica en forma de reemplazo y cables adicionales, transformadores, interruptores, etc., respectivamente.

Un aumento en la conducción autónoma y de la “movilidad como servicio”, es decir, las innovaciones para compartir coche o aquellas que permitirían a vehículo transportar a personas diferentes al propietario éste no lo esté usando, podrían reducir la potencial disponibilidad de vehículos eléctricos conectados a la red y funcionando como estabilizadores de la misma, ya que las baterías se conectarían y estarían disponibles para la red con menos frecuencia.

Impacto de la recarga según el tipo

También ha quedado claro que las recargas rápida y ultrarrápida son una prioridad para el sector de la movilidad, sin embargo, la recarga lenta es más adecuada para la recarga inteligente, ya que las baterías están conectadas y disponibles en la red durante más tiempo. Para la recarga lenta, es fundamental la ubicación de la infraestructura de recarga en el hogar y en el lugar de trabajo, un aspecto a considerar durante la planificación de la infraestructura. Las recargas rápida y ultrarrápida puede aumentar la tensión de demanda máxima en las redes locales. Las soluciones como el intercambio de baterías, las estaciones de recarga con almacenamiento en búfer y la recarga nocturna pueden ser necesarias, en combinación con las recargas rápida y ultrarrápida, para evitar grandes inversiones en infraestructura.

0 5

Directores y responsables de Recursos Humanos y Formación del sector eólico, así como representantes del sector académico han analizado en la jornada #WINDTALENT sobre cómo atraer al mejor talento y contribuir en el avance a la transición energética. La jornada, organizada por la Asociación Empresarial Eólica (AEE) en colaboración con la consultora Robert Walters y el Instituto de Empresa, se ha inaugurado con la participación de Juan Virgilio Márquez, director general de AEE. Márquez ha destacado el momento histórico actual de la eólica como segunda tecnología del mix eléctrico y que, en breve, seremos la primera fuente en España. “Hay que aprovechar esta oportunidad de crecimiento para la industria eólica española, que cuenta con el 100% de la cadena de valor, y donde las empresas del sector necesitarán incorporar en la próxima década nuevos profesionales que sumarán valor al cambio“.

Actualmente, el sector eólico español emplea a más de 22.500 profesionales y las estimaciones para 2030 apuntan a duplicar esa cifra. Las empresas españolas de la cadena de valor de la energía eólica constituyen un tejido empresarial dinámico, innovador y líder mundial en innovación y tecnología, con la generación de empleo muy especializado y bien remunerado.

En los últimos dos años, el empleo en el sector eólico ha aumentado un 9%, debido a que las empresas han contratado profesionales para afrontar la instalación de la potencia eólica adjudicada en las subastas de 2016 y 2017. Otra razón también ha sido el fuerte desarrollo de la energía eólica en los mercados internacionales, que supone una oportunidad para las compañías españolas.

Márquez ha destacado que con la celebración de #WINDTALENT “queremos hablar de la cadena de valor integral de la gestión del talento en el sector eólico y reflexionar sobre las necesidades futuras de las empresas eólicas para atraer talento, así como la oferta académica existente, y recopilar una serie de recomendaciones y pautas para seguir avanzando en la transición energética“.

El análisis en esta jornada no se ha centrado exclusivamente en hablar de generación de empleo y atracción de profesionales al sector. Se han analizado todos los puntos de la cadena de valor del talento, desde las etapas educativas y académicas, hasta la evolución de los servicios y productos que el mercado exige a las compañías y que van a tener que perfeccionar en un futuro, con la visión de las nuevas generaciones que incorporan valores diferentes a los existentes, pasando por la perspectiva de los profesionales de selección de talento y, por supuesto, la necesaria coordinación en los estamentos políticos e institucionales para adoptar las mejores políticas transversales.

La jornada, celebrada en la sede del Instituto de Empresa, ha contado en la apertura con la participación de Ricardo Mesquita, Head of Immersive Learning de IE University, y de Raúl Herrero, director de las Divisiones de Ingeniería y S&M de Robert Walters. Mesquita ha analizado las nuevas oportunidades dentro del desarrollo profesional y las nuevas skills que se requieren indicando que “debemos estar disponibles para aprender cada día más y buscar nuevas generaciones con talento“. Por su parte, Herrero ha indicado que hay muchos factores dentro de las empresas que están cambiando y modernizándose, pero las personas son claves. “No debemos olvidar que el éxito de las empresas son las personas” ha matizado el representante de Robert Walters.

En la primera mesa redonda de la jornada se han analizado las necesidades empresariales para incorporar a los nuevos profesionales, en la que ponentes de EDPR, Siemens Gamesa, Naturgy, Viesgo, Endesa y Vestas han participado.

Cristina Cano, directora de RRHH Europa y Brasil de EDPR, ha indicado que “toda acción de la empresa en el mercado genera una propuesta de valor y hay que reflexionar sobre cómo gestionamos los equipos, la política de RRHH, la imagen que da al mercado de sus valores, transparencia, ambiente de trabajo, etc”. Cano destaca que una de las principales fuentes de reclutamiento en EDPR son los propios empleados que actúan como embajadores de la empresa.

Por su parte, Carlos Jambrina, Global Head Development & Leadership de SiemensGamesa, ha afirmado que “lo más importante para atraer el talento a una empresa es generar una experiencia diferenciadora del empleado para que opinen satisfactoriamente y estén felices“.

Celestino Martínez, director de Recursos de Generación de Naturgy, indica que para atraer talento de nuevos candidatos hay que trasladar la capacidad de emocionar a los candidatos y llegar al nivel de ‘enamoramiento’. “Seamos un proyecto atractivo para la carrera profesional de las personas. Que alguien se quede toda la vida dependerá de la capacidad de la empresa de reinventarse“.

Carlos Molinero, vicepresident People & Culture MED de VESTAS, ha destacado que “la energía renovable en general, y la eólica en particular, afrontan un reto de enorme crecimiento y rápida innovación a corto plazo. Vestas apuesta por el talento comprometido en la innovación y desarrollo de las soluciones energéticas del futuro que supongan un punto de inflexión en la lucha contra el cambio climático, dando respuesta a los retos de la industria y de la humanidad“. Molinero ha recalcado que pocas industrias tienen tanta perspectiva de crecimiento como el sector eólico.

Ignacio Martínez Patiño, head of Learning and Development de Viesgo, ha remarcado que el talento está en nuestro país, pero tenemos que atraerlo y que “cuando das desarrollo a una persona es cuando se suma a tu proyecto“.

Ana Espinaco, responsable de People & Organization Enel Green Power España, destaca un factor fundamental para atraer a candidatos: darles a conocer el plan industrial de la compañía con su plan estratégico y sus proyectos, para que esa ilusión sea a largo plazo.

Los ponentes de esta primera sesión han destacado que, dentro de los skills que valoran las empresas en sus empleados y nuevos candidatos, aprecian la inteligencia emocional, el trabajo en equipo y la educación de las empresas para incorporarlo, la eliminación del miedo al cambio, la desenvoltura del empleado con las herramientas que la empresa le facilita, así como la capacidad de curiosidad y aprendizaje la resolución de problemas en el día a día.

La segunda mesa redonda de #WINDTALENT ha estado dedicada a la reflexión sobre la oferta de los programas de formación vs la demanda de talento, con la participación de representantes académicos de la universidad y de centros de FP, tales como el Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid, la Escuela de Ingenieros Industriales de Madrid, la ETSI de Minas y Energía de Madrid, la Universidad de Salamanca y el IES Pacifico de Madrid.

Susana Lagüela, directora de Cátedra Iberdrola VII Centenario de la Universidad de Salamanca, ha afirmado que dentro de la formación académica de las universidades hay que cumplir con las peticiones de las empresas y con las de los alumnos. Lagüela ha destacado que es necesario acercar a la sociedad los temas técnicos y hacerlos atractivos.

Por su parte Óscar García, director de la Escuela de Ingenieros Industriales de Madrid, ha destacado que hay que revalorizar el papel del ingeniero en la industria y las empresas. “Este tipo de formación ha perdido interés en los jóvenes aunque la rama de Energía en esta carrera tiene demanda, sobre todo renovables”. García ha expresado que una de las carencias de la universidad española es la falta de mejora en los MOOCs ya que “no hay política que incentive a los profesores a hacerlos y sería una buena herramienta para mejorar la formación”.

César Franco, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid ha indicado que las demandas y necesidades de los nuevos profesionales son más cortoplacistas y la docencia ha de saber gestionar estas necesidades. Franco ha destacado el talento que hay en España, pero que en nuestro país no estamos ofreciéndoles mejores condiciones que en el extranjero, “y muchas veces se genera un problema de expectativa entre lo que genera la universidad y lo que demanda la empresa“.

Ángel Vega, catedrático de Ingeniería Eléctrica en el Departamento de Energía y Combustibles de la ETSI de Minas y Energía, ha destacado que hay que potenciar y enfatizar el compromiso con el alumnado. Los planes académicos deberían estar mejor coordinados con la industria. César Franco ha destacado que hay que reforzar la conexión de empresas y universidades. “En España siempre la formación ha sido responsabilidad de las universidades primero y luego de las empresas. Ahora es una responsabilidad propia de la persona“.

Por su parte, Agustín Martín, jefe del Departamento de Electricidad Electrónica del IES Pacifico en Madrid, ha expresado que los ciclos formativos en FP es posible que vayan lentos respecto a lo que demanda la industria. “El diseño de un nuevo plan de Formación Profesional tendrá que responder a las necesidades actuales de las empresas y, para ello, es preciso mayor diálogo”.

En definitiva, una jornada en la que hemos analizado y reflexionado sobre las necesidades futuras de profesionales en las empresas del sector eólico, así como la oferta académica existente y su relación con las empresas.

El Real Decreto-ley abre la puerta al almacenamiento y a la gestión energética inteligente para descarbonizar y abaratar la electricidad de todos los españoles, así lo pone de manifiesto AEPIBAL, en un reciente comunicado de prensa.

El pasado viernes, 5 de abril, se aprobó el Real Decreto 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Dicho decreto pone fin al fantasma del impuesto al Sol que durante más de siete años ha actuado como agente disuasorio que dificultaba el avance del sector fotovoltaico.

Este cambio está llamado a ser el impulso que le faltaba a la energía solar en España para revolucionar el sistema eléctrico. La razón por la que la energía solar tiene el potencial de ser motor del cambio es que durante las horas de sol es uno de los métodos de generación más económicos. Esta circunstancia, sin embargo, presenta dos retos para el sector: la canibalización de precios en horas de sol y la volatilidad de la generación. En este contexto, el almacenamiento desempeñará un papel clave y Real Decreto puede convertirse en un documento esencial para el fomento del uso de tecnologías que permitan una gestión óptima de energía.

La canibalización de precios

Uno de los aspectos principales del nuevo Real Decreto es la compensación simplificada de excedentes. Esta compensación tiene una relación directa con el precio de mercado de la energía en cualquier momento del día.

En el mix actual de generación en España las diferencias entre precios son mínimas. Sin embargo, a medida que aumente la penetración de la energía solar, el escenario más probable nos sitúa en una situación similar a la de California, con las horas de sol mostrando precios menores que los precios de media tarde, llegando en ocasiones a valores negativos.

Esta asimetría temporal de oferta y demanda proporcionarán un incentivo económico para aquellos sistemas que, gracias al almacenamiento de energía, podrán acumular energía en horas valle y exportarla o utilizarla en horas pico.

El reto de la volatilidad de las energías renovables

Para poder alcanzar los objetivos de descarbonización que permitan ralentizar el cambio climático, España tendrá que aumentar la penetración de las energía solar y eólica en el mix de generación. Al no ser posible controlar cuando soplará el viento ni cuando brillará el sol, a medida que esta penetración renovable aumenta, aumenta con ella la demanda de generación de energías flexibles. Estas son las plantas de respuesta rápida o que suministran la demanda que las renovables no podrían cubrir en cada momento.

Tal y como pasa en España, en gran parte del mundo estas plantas consumen combustibles fósiles, siendo el gas el combustible más habitual. Pero por fortuna a día de hoy los dos métodos más económicos de proporcionar energía flexible son la eólica con baterías y la solar con baterías (Bloomberg New Energy Finance, 2018).

La necesidad del almacenamiento para cumplir con los objetivos de transición energética y que permitan una gestión óptima y controlada de los excedentes se refleja también en el informe de Red Eléctrica Española “Red Eléctrica y la Integración de Renovables – Hacer Posible la Transición Energética” publicado el 11 de abril, que indica: “esto requerirá fomentar el desarrollo de nueva capacidad de almacenamiento cuya operación obedezca a criterios de minimización de vertidos renovables”.

El almacenamiento energético traerá beneficios para todos

Mediante la tecnología inclusiva del almacenamiento eléctrico podrá involucrarse a millones de consumidores para no solo contribuir a lograr los objetivos que como país y sociedad nos marcamos en relación con la transición ecológica, sino también a garantizar la estabilidad y operabilidad del nuevo, emergente y descentralizado sistema energético renovable.

El almacenamiento de electricidad, junto con la digitalización, juega un papel central en la aceleración de la transición europea hacia un sistema energético basado en las fuentes de energía renovables.

Países como Alemania o Inglaterra, han integrado la tecnología del almacenamiento de energía en el marco del autoconsumo desde hace ya varios años, alzándose así como referentes a nivel europeo. Por ese motivo, resulta vital destacar la importancia del almacenamiento en el proceso de regulación del autoconsumo en España, para poder alcanzar la vanguardia europea en el sector.

Se trata de una tecnología de carácter inclusivo, que acerca los mercados de la energía a los consumidores, dando, a su vez, grandes pasos para garantizar la estabilidad del nuevo sistema emergente de energía descentralizada y renovable.

0 17

La Fundación Renovables lamenta que los partidos políticos no hayan concretado ni en sus programas ni en los debates electorales su postura ante temas tan relevantes para la sociedad y las futuras generaciones como la transición energética o el cambio climático. Estamos ante una situación crítica e ineludible en la que un mal uso de la energía, tanto en su generación como en su consumo, nos lleva inevitablemente a un agravamiento de los impactos del cambio climático y de la calidad del aire de nuestras ciudades, con todas las consecuencias que ello tiene sobre la salud, la economía y la sociedad.

Sin embargo, en los programas electorales y en los debates televisivos celebrados estos días, el diálogo en torno a la cuestión energética ha brillado por su ausencia. En el primer debate, emitido el día 22 de abril, no se mencionó prácticamente ninguna medida relacionada con la energía y, en el segundo, que tuvo lugar ayer, tampoco se profundizó sobre las actuaciones que cada uno propone.
Para alcanzar el objetivo, hoy mayoritariamente aceptado, de contar en 2050 con un sistema energético descarbonizado es necesario que España se fije objetivos mucho más ambiciosos para las próximas décadas tanto en reducción de emisiones como en electrificación de la demanda.

Objetivos mucho más ambiciosos

La Fundación Renovables ha realizado una comparativa de las propuestas energéticas de los programas electorales de Partido Popular-PP, Partido Socialista Obrero Español-PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, VOX, Esquerra Republicana y Partido Nacionalista Vasco, que se puede consultar en su página web. Tras el análisis, llama la atención la vaguedad con que la mayoría de ellos tratan temas vitales para la transición energética, cuando tanto Unidas Podemos como PSOE sí lo han contemplado en sus propuestas de Ley de Cambio Climático y ha sido precisamente el gobierno socialista el que ha sacado adelante el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) que ha enviado a Bruselas.

La Fundación insiste en la necesidad de alcanzar el 100% de reducción de emisiones en 2050 con respecto a 1990. Para lograrlo, las ciudades, verdaderos sumideros de energía, deben ser el centro de las actuaciones, ya que en ellas se produce el 75% del consumo energético. La mala calidad del aire de las ciudades es consecuencia de insistir en el uso de combustibles contaminantes. Sin embargo, ninguno de los partidos hace hincapié en este tema. Es fundamental poner en marcha la sustitución de los sistemas de climatización basados en combustibles fósiles por la electrificación y el uso de bombas de calor, acometer una verdadera reforma eléctrica, más propuestas de fiscalidad verde y un cambio radical del modelo de movilidad.

Apostar por las renovables sin apostar por la electrificación es una equivocación. Proponemos una electrificación generalizada de la demanda de energía (50% en 2030, 70% en 2040 y 80% en 2050). Tampoco en este punto los programas de las formaciones citadas fijan objetivos. El tratamiento que hacen sobre esta cuestión se reduce a medidas sobre eficiencia y rehabilitación energética que desde la Fundación Renovables consideramos insuficientes.

Electrificación y renovables

La electrificación tiene que ir necesariamente ligada a la generación con renovables de manera que suponga el 80% en 2030 y el 100% en 2040 y así poder cubrir el 100% de la demanda final de energía en 2050 con renovables. El PSOE establece un aumento de las energías renovables en el consumo de energía final como mínimo de hasta un 35% en 2030 (aunque en el borrador del PNIEC señalaba un 42%), con al menos un 74% de generación de electricidad de origen renovable y con el compromiso de alcanzar, en el horizonte de 2050, el 100% de la electricidad de origen renovable.

Unidas Podemos se compromete a alcanzar el 100% de la producción de fuentes renovables en 2040 mientras que Ciudadanos recoge el objetivo de alcanzar un modelo energético basado en energías renovables en 2050 y el PNV repite el objetivo europeo de lograr una cuota del 32% de renovables sobre el total. El resto de los programas analizados no fija porcentajes ni fechas concretas. Llama especialmente la atención lo escueto que es Vox a la hora de hablar de su política energética como aquella dirigida a lograr la autosuficiencia de fuentes sostenibles, limpias, eficientes, baratas y competitivas.

A pesar de la urgencia de erradicar el consumo de combustibles fósiles y uranio por ser ambos ineficientes, medioambientalmente no sostenibles y elementos principales de la inasumible dependencia energética española, en lo que se refiere al cierre de las centrales térmicas de carbón y el apagón nuclear, sólo Unidas Podemos se compromete a acometerlos en una fecha concreta: cierre de las centrales de carbón antes de 2025 y apagón nuclear antes del final de 2024.

La Fundación Renovables propone a 2030 el 80% de la flota para vehículo eléctrico de uso público (100% para VE nuevo) y el 60% de cuota de vehículo privado nuevo eléctrico e insiste en que no todo debe versar en torno al cambio de modelo de vehículos, sino también en una concepción de la movilidad bajo un criterio compartido y de servicio público. Es necesario, por tanto, minimizar las necesidades de transporte por servicios de cercanía, con prácticas de mínimo consumo y emisiones, abandonando progresivamente los vehículos de combustión interna.

Todo ello nos demuestra lo lejos que estamos del necesario Pacto de Estado que España necesita para evitar las erráticas actuaciones que en materia energética hemos sufrido en los últimos años con un elevado coste económico y medioambiental. Para recuperar el tiempo perdido ni siquiera podemos refugiarnos en las Directivas que salen de Bruselas: seis años de moratoria renovable han provocado que tengamos una dependencia de energía final del 82% y que hayamos perdido diez años en los que podíamos haber hecho mucho más para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones. Ya no llegamos seguro a cumplir con los compromisos europeos a 2020 (20% respecto a 1990) y habrá que redoblar esfuerzos si se quiere llegar al objetivo establecido por la UE a 2030 (40% respecto a 1990).

COMEVAL