Tags Posts tagged with "transición energética"

transición energética

Los edificios representan aproximadamente un tercio del consumo final total de energía y de las emisiones relacionadas con la energía, a nivel mundial. También tienen una larga vida útil, lo que puede impactar en la energía y las emisiones durante décadas. Pero mientras que a menudo se pasan por alto, deben jugar un papel crítico en la transición energética. Un informe reciente de la AIE, “Perspectives for the Clean Energy Transitions: The critical role of buildings“, revela que existe un riesgo importante de proliferación de edificios ineficientes, ya que se espera que países sin códigos obligatorios vean una explosión en la construcción de edificios, la mitad de ellos a principios de la década de 2030.

El ritmo y la escala de la transición mundial hacia la energía limpia no están en línea con los objetivos climáticos. Las emisiones de CO2 relacionadas con la energía volvieron a aumentar en 2018 en un 1,7%. El sector de los edificios representó el 28% de esas emisiones, dos tercios provenientes del uso de electricidad en rápido crecimiento. De hecho, desde el año 2000, la tasa de la demanda de electricidad de los edificios aumentó cinco veces más rápido que las mejoras en la intensidad de carbono del sector energético.

Las emisiones de CO2 deben alcanzar su punto máximo alrededor de 2020 y, posteriormente, entrar en una fuerte caída. En el Escenario Faster Transition de la AIE, las emisiones relacionadas con la energía disminuyen un 75% para 2050. La intensidad de carbono del sector eléctrico se reduce en más del 90% y los sectores de uso final experimentan una caída del 65%, gracias a la eficiencia energética, las tecnologías de energía renovable y el cambio a la electricidad baja en carbono. El sector de los edificios ve la reducción más rápida de CO2, cayendo en promedio un 6% anual llegando en 2050 a un octavo de los niveles actuales.

La tecnología puede reducir las emisiones de CO2 de los edificios al tiempo que mejora la comodidad y los servicios. En el Escenario Faster Transition, la construcción de edificios de consumo energético casi nulo y las rehabilitaciones energéticas profundas reducen las necesidades energéticas del sector en casi un 30% hasta 2050, a pesar de duplicarse del área construida. El uso de energía se reduce aún más al duplicar la eficiencia de los sistemas de aire acondicionado, incluso cuando 1.500 millones de hogares acceden al confort de la refrigeración. Las bombas de calor reducen el uso típico de energía para calefacción en un factor de cuatro o más, mientras que la energía solar térmica proporciona calor libre carbono a casi 3.000 millones de personas.

Un aumento de la inversión en energía limpia en última instancia traerá ahorros para la economía global y reducirá a la mitad la proporción de los ingresos del hogar gastados en energía. Hacer realidad los edificios sostenibles requiere que los flujos anuales de capital aumenten en un promedio de 27.000 M$ durante la próxima década, una adición relativamente pequeña a los 4.900 M$ ya invertidos cada año en edificios en todo el mundo. Sin embargo, el gasto energético acumulado de los hogares hasta 2050 es alrededor de 5.000 M$ más bajo en el Escenario Faster Transition, lo que lleva a ahorros netos para los consumidores, con una participación promedio del ingreso familiar gastado en energía del 5% actual a alrededor del 2,5% para 2050.

El esfuerzo de los gobiernos es crítico para hacer de los edificios sostenibles una realidad. Se necesita una acción inmediata para expandir y fortalecer las políticas energéticas obligatorias en todas partes, y los gobiernos pueden trabajar juntos para transferir conocimientos y compartir las mejores prácticas. El claro apoyo a políticas de innovación permitirá que las economías de escala y las tasas de aprendizaje para la industria ofrezcan soluciones con poco aumento de costes. La intervención política también puede mejorar el acceso a la financiación, reducir el riesgo de la inversión en energía limpia y permitir instrumentos basados en el mercado que reduzcan el coste de la transición de energía limpia.

Retrasar la acción política tiene importantes implicaciones económicas. A nivel mundial, la escala de nuevos edificios que probablemente se construirán en 2050 bajo políticas energéticas inadecuadas es equivalente a 2,5 veces el inventario actual de edificios de China. La espera de otros diez años para actuar en la construcción y rehabilitación eficientes de edificios resultaría en más de 2 Gt de emisiones adicionales de CO2 consecuencia de una demanda energética innecesaria de 3.500 Mtoe hasta 2050, lo que aumentará el gasto mundial en calefacción y refrigeración en 2.500 b$.

Considerada la fuente de electricidad más competitiva en varios países del mundo, la energía eólica ha
asumido un papel clave en la transición energética global, brindando a Vestas oportunidades de crecimiento en nuevos mercados y con diversos tipos de clientes. Para aprovechar estas oportunidades, la compañía está ejecutando una estrategia de inversión en tecnologías y capacidades comerciales que van más allá de la tecnología eólica, que le permitan desarrollar las soluciones de energía sostenible que mejor satisfacen las necesidades presentes y futuras de sus clientes.

Para respaldar esta estrategia y aumentar su capacidad de trabajar con nuestros clientes en proyectos de co-desarrollo en ciertos mercados, Vestas ha adquirido una participación del 25,1% en SOWITEC, con opción a la compra completa de la compañía en los próximos tres años. Con sede en Alemania, SOWITEC es una compañía líder especializada en el desarrollo de proyectos de energía sostenible con cerca de 60 proyectos eólicos y solares que suman más de 2.600 MW en todo el mundo. A través de su inversión en SOWITEC y en su contrastada oferta de servicios de desarrollo, Vestas mejora su capacidad para ofrecer soluciones integrales de energía sostenible.

El vicepresidente ejecutivo y responsable de Ventas de Vestas, Juan Araluce, afirma que “con la
adquisición de una participación minoritaria en SOWITEC, Vestas accede a una entidad desarrolladora
independiente que refuerza nuestro portfolio en materia de co-desarrollo y mejora nuestras soluciones
y capacidades en mercados estratégicos como el latinoamericano. Con ello también mejoramos nuestra
habilidad para dar respuesta a las necesidades cambiantes de nuestros clientes y contribuir mejor a la
transición energética
”.

Por su parte, el director ejecutivo de SOWITEC, Frank Hummel, añade: “estamos orgullosos de tener
a Vestas como un socio estratégico que refuerce nuestro patrimonio neto y nos ayude a ampliar la cadena de valor. Con nuestra sólida experiencia en mercados emergentes y en el desarrollo de proyectos renovables, esta alianza nos ofrece una gran oportunidad para rentabilizar la presencia global de Vestas y crecer más rápido
”.

La larga trayectoria de SOWITEC como desarrollador de proyectos solares fotovoltaicos va a permitir
a Vestas enriquecer su oferta de soluciones híbridas. Los proyectos híbridos están consolidándose
como una solución rentable y flexible que permite almacenar y suministrar energía a la red eléctrica
cuando se necesite y que, por lo tanto, contribuyen a aumentar la penetración de energía eólica terrestre en el mix energético.

Hoy, el porcentaje de fuentes renovables en el mix energético es de cerca del 10%, pero se espera que aumente hasta el 30% en 2035. En este contexto, los proyectos híbridos son una parte fundamental de la estrategia de Vestas de desarrollar soluciones integrales de energía sostenible, siempre con el viento como pilar fundamental.

De manera individual, se prevé que SOWITEC anuncie unos beneficios de, aproximadamente, 30 M€ en 2018. La adquisición, todavía sujeta a aprobación regulatoria, será completada durante el segundo trimestre de 2019 y no tendrá un impacto significativo en los ingresos de Vestas.

0 57

Ante la urgencia, cada vez más acusada, de emprender acciones climáticas de calado, un nuevo análisis realizado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) concluye que, con la ampliación del uso de las energías renovables, en combinación con la electrificación, se podrían lograr más de tres cuartas partes de las reducciones de emisiones relacionadas con la energía necesarias para cumplir los objetivos climáticos. Según la última edición de la publicación de IRENA, Transformación energética mundial: hoja de ruta hasta 2050, presentada en el Diálogo de Berlín sobre la Transición Energética, existen vías para satisfacer el 86% de la demanda mundial de electricidad con energías renovables. La electricidad supondría la mitad del mix mundial de fuentes de energía. El suministro eléctrico mundial se duplicaría con creces durante este período y, en buena medida, se generaría a partir de energías renovables, fundamentalmente solar fotovoltaica y eólica.

La carrera para garantizar un futuro climático seguro se encuentra en una fase decisiva“, afirmó el Director General de IRENA, Francesco La Camera. “Las energías renovables representan la solución más eficaz, y una ya existente, para revertir la tendencia al alza de las emisiones de CO2. Con la suma de las energías renovables y una electrificación más exhaustiva, es posible obtener más del 75% de la reducción requerida de emisiones relacionadas con la energía“.

Además, si se acelera la transición en consonancia con la hoja de ruta hasta 2050, la economía mundial podría generar un ahorro acumulado de hasta 160 b$ en los próximos 30 años en costes evitados en materia de salud, subsidios relacionados con la energía y daños climáticos. Cada dólar destinado a la transición energética se amortizaría hasta 7 veces. La economía mundial registraría un crecimiento del 2,5% en 2050. Sin embargo, los daños climáticos pueden generar importantes pérdidas socioeconómicas.

La transición hacia las energías renovables es lógica desde el punto de vista económico“, añadió La Camera. “A mitad de siglo, la economía mundial habría crecido y los empleos creados en el sector energético impulsarían el empleo mundial en un 0,2%. Unas políticas que fomentasen una transición justa, equitativa e inclusiva podrían potenciar al máximo los beneficios para los distintos países, regiones y comunidades. Además, también se aceleraría la consecución de un acceso asequible y universal a la energía. La transformación energética mundial va más allá de una transformación del sector energético. Es una transformación de nuestras economías y sociedades“.

No obstante, el informe alerta de que las acciones se retrasan. Mientras que las emisiones de CO2 relacionadas con la energía han seguido creciendo a una media del 1% anual en los últimos cinco años, para cumplir los objetivos climáticos mundiales, sería necesario reducir las emisiones un 70% por debajo de su nivel actual de aquí a 2050. Esto pasa por elevar sustancialmente el nivel nacional de ambición y por unos objetivos climáticos y de energías renovables más agresivos.

La hoja de ruta de IRENA recomienda que la política nacional se centre en estrategias a largo plazo de cero emisiones. Asimismo, destaca la necesidad de impulsar y aprovechar la innovación sistémica, lo que incluye el fomento de sistemas energéticos más inteligentes por medio de la digitalización y el acoplamiento de los sectores de uso final, en particular de la calefacción, la refrigeración y el transporte, a través de una mayor electrificación, promoviendo la descentralización y diseñando redes eléctricas flexibles.

La transformación energética está adquiriendo impulso, pero hay que acelerarla aún más“, concluyó La Camera. “La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la revisión de los compromisos climáticos nacionales adquiridos en el marco del Acuerdo de París constituyen hitos para elevar el nivel de ambición. Es vital que se emprendan acciones urgentes sobre el terreno a todos los niveles y, más concretamente, que se desbloqueen las inversiones necesarias para intensificar el impulso de esta transformación energética. La rapidez y el liderazgo con visión de futuro serán dos elementos críticos: el mundo de 2050 depende de las decisiones energéticas que tomemos hoy“.

FENIE, Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España, aplaude la publicación del RD 244/2019 que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo. Desde la Federación se lleva trabajando desde hace varios años con grupos políticos, el Ministerio y otros grupos de interés, en conseguir una regulación que fomentase el desarrollo del autoconsumo.

La publicación del Real Decreto crea un escenario normativo a partir del cual se permite desarrollar las instalaciones de autoconsumo con unos niveles de certidumbre adecuados para que, de una vez por todas, la generación renovable tan necesaria para la descarbonización de nuestro planeta, sea utilizada por la ciudadanía en general, ya sea a nivel empresarial como a nivel particular.

En este nuevo escenario, el colectivo de empresas instaladoras está preparado para contribuir a hacer participe a la ciudadanía en su modelo de gestión energética, informando a los usuarios de su aportación al medio ambiente mediante la generación de su propia energía a partir de fuentes de energía renovables y, por otro lado, de los beneficios económicos asociados a su factura eléctrica derivados de la modalidad de suministro a partir de autoconsumo.

FENIE, en colaboración con las Asociaciones miembro, va a desarrollar jornadas informativas dirigidas a las empresas instaladoras sobre las posibilidades que ofrece el autoconsumo como línea de negocio, de tal forma que se ayude al colectivo a formarse en asesorar al cliente para elegir el tipo de instalación más adecuada en mfunción de las necesidades del usuario.

En sintonía con este nuevo escenario, FENIE en colaboración con APPA, van a llevar cabo el I Congreso Nacional de Autoconsumo los días 25 y 26 de junio en Madrid.

La Fundación Renovables ha recibido con satisfacción la aprobación del RD 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. El reconocimiento del derecho al autoconsumo colectivo coloca al consumidor en el centro del sistema y brinda a las ciudades, motor de la transición energética, mayores posibilidades de autonomía, desarrollo y autosuficiencia.

La Fundación Renovables reconoce el trabajo realizado por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía para sacar adelante el RD 244/2019 y considera que es el principio de un nuevo modelo más justo, abierto y transparente.
Es esencial que los consumidores tengan la capacidad de comprar, generar, vender y almacenar energía eléctrica. Tras la eliminación del “Impuesto al Sol” este es uno de los grandes pasos que alinea a nuestro país con el resto de la Unión Europea y a nuestra legislación con la Directiva de Renovables y la nueva Directiva de Diseño de Mercado Eléctrico, que supone un avance en la participación de los ciudadanos con la incorporación de la necesidad de asignar proyectos a comunidades energéticas de generación y de la exigencia de implementar, de manera profusa, el autoconsumo.

La Fundación Renovables celebra el desarrollo prioritario del autoconsumo como un derecho que debe regularse de manera adecuada sin trabas jurídicas ni administrativas ya que es un elemento esencial para empoderar al consumidor y convertirlo en un sujeto activo y central del sistema energético.
Además, el autoconsumo es un instrumento básico para la gestión de la demanda, efectivo para evitar la reducción de pérdidas, diversificador de los agentes del sector energético y un pilar básico del triángulo eficiencia, autoconsumo y movilidad sostenible.

El desarrollo del RD 244 requiere la aprobación cuanto antes del Real Decreto de Acceso y Conexión a la red eléctrica, así como la reforma profunda de la regulación del funcionamiento del sistema eléctrico con el fin de dotar a los consumidores de una señal precio transparente y finalista en función del servicio realmente recibido.

Propuestas de la Fundación Renovables

La Fundación Renovables propone el establecimiento de los siguientes objetivos vinculantes de capacidad para cubrir la demanda final de energía mediante sistemas de generación distribuida:

▪ 10% en 2030
▪ 20% en 2040
▪ 30% en 2050

Es decir, que para las previsiones del 2030 la potencia a instalar sería de 18.000 MWp de energía solar fotovoltaica. En consecuencia, desde la Fundación Renovables apostamos por el fomento de plataformas de colaboración e intercambio de energía “Peer to peer” (P2P) que permitan la actuación entre consumidores y productores de forma directa.

Estos porcentajes son coherentes con las propuestas de electrificación de la demanda recogido en el informe “Hacia una Transición Energética Sostenible” y que consideramos un pilar fundamental del cambio de modelo. Es por ello que nos llama la atención que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, el PNIEC, no contenga ningún objetivo de electrificación de manera expresa.

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) celebra la aprobación del Real Decreto por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo. Esta norma cumplimenta, con un enfoque racional, el Real Decreto-Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, dotando de seguridad jurídica al sector fotovoltaico y creando un marco estable y de libre mercado para el desarrollo del autoconsumo.

El nuevo marco normativo sitúa al ciudadano en el centro del modelo energético, permitiéndole tener libre acceso a la producción y venta de la energía y haciéndole más responsable de su consumo, en línea con los principios establecidos por el paquete de medidas “Energía Limpia para todos los Europeos” y con la consecución de los objetivos del Acuerdo de París.

La nueva regulación prevé la eliminación de las barreras económicas, al suprimir las cargas y peajes a la energía autoconsumida y a los sistemas de almacenamiento de energía. Además, elimina las barreras administrativas, al simplificar los trámites para las instalaciones de autoconsumo de pequeña potencia, e introduce la compensación económica de los excedentes de energía limpia vertidos a la red a través de la facturación neta.

Por otro lado, la norma reconoce el derecho al autoconsumo compartido, permitiendo el empoderamiento del ciudadano y abriendo paso a las comunidades energéticas, en las que consumidores, PYMES y autoridades locales se organizan para generar, autoconsumir, gestionar y almacenar su propia energía. Al utilizar los beneficios obtenidos para la propia comunidad, con fines sociales o medioambientales, el autoconsumo colectivo representa una importante solución a los problemas de pobreza energética.
Desde UNEF, estimamos que en este nuevo escenario se instalarán en España alrededor de 400 MW de autoconsumo al año, lo que contribuirá a la lucha contra el cambio climático, evitando la emisión de 4.000.000 de toneladas anuales de CO2 a la atmósfera. Adicionalmente, la creación de riqueza y empleo asociada a este desarrollo puede aportar soluciones a las numerosas problemáticas relativas a la España vaciada.

La definición de esta nueva legislación es el resultado de la constante e intensa labor pedagógica que se ha estado llevando a cabo desde UNEF en los últimos años, tanto a nivel europeo como a nivel nacional, donde la asociación ha estado trabajando con los diferentes grupos parlamentarios.
Desde UNEF, consideramos prioritaria la tramitación y adopción de la circular de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por la que se establece la metodología y condiciones del acceso y conexión a las redes de transporte y distribución de las instalaciones de producción de energía eléctrica, para que se resuelvan las barreras administrativas todavía existentes, adoptando principios coherentes con esta nueva regulación.

0 22

Esta mañana, su Majestad el Rey Felipe VI ha inaugurado WindEurope 2019 Conference & Exhibition. En su discurso el monarca ha destacado la importancia y oportunidad de este evento “Vivimos en España, en Europa y muchas partes del mundo, un momento clave en lo que se refiere a la tendencia de la transición energética hacia las energías renovables: Clave por la urgencia objetiva desde el punto de vista tanto de la necesidad de seguir combatiendo la contaminación atmosférica y de reducir su impacto en el clima, en medio ambiente y, por tanto, en la salud y el bienestar de las personas, como también por la sensibilidad que aumenta y se extiende a todos los niveles. Ambos requieren cada vez mayor capacidad de respuesta y de acción conjunta.“, así comenzaba su Majestad el Rey el discurso de inauguración.

El monarca español ha matizado también el acierto de que la industria eólica europea se reúna en España, al señalar que durante mucho tiempo España ha estado a la vanguardia de la energía eólica. “Miguel de Cervantes, hizo de los molinos de viento un icono lleno de significados para muchas civilizaciones. Con la evocación de este símbolo, que asocia cultura, historia y valores universales, sean todos muy bienvenidos a nuestro país“, con estas palabras daba la bienvenida a todos los asistentes, no solo a la inauguración, sino a este importante evento.

Felipe VI ha continuado su discurso compartiendo algunas conclusiones del Global Environment Outlook (GEO), presentadas recientemente en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en marzo. El monarca ha señalado lo alarmante de estas conclusiones: “Asegurar la calidad y disponibilidad del agua, abordar el calentamiento global, reducir la contaminación marina y frenar la pérdida de especies enteras, la pérdida de biodiversidad, son solo algunos de los temas que requieren nuestra atención inmediata“, razones por las que Naciones Unidas pide la adopción de medidas urgentes, a una escala sin precedentes, para detener y revertir esta situación, con el fin de proteger el medio ambiente y, por ende, la salud humana.

En este sentido, se ha referido a la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible y sus objetivos como la referencia, una guía de acción indispensable para los gobiernos de todo el mundo. “Esto significa que todos ustedes aquí hoy representan parte de la mejor respuesta que podemos ofrecer frente a estos desafíos existenciales,” declaraba su Majestad a los asistentes.

También ha definido la transición energética como un vector crítico de cambio, que no solo permite el acceso a la energía a precios asequibles, sino que también trae consigo muchas oportunidades en los negocios, la tecnología y el empleo. “Esta transformación del sistema energético internacional, que ya está en marcha, es, en gran medida, una respuesta derivada de la tecnología y la economía al desafío del cambio climático.

En este marco, el monarca español, se ha referido a las ventajas que puede aportar la eólica, refiriéndose a ella como una de las fuentes clave de energía, que ya está transformando España y Europa. Asimismo ha destacado la importancia de España en este sector, como país exportador de tecnología eólica, con una cadena de valor significativa, en el que la investigación y el desarrollo nos han colocado en el tercer lugar entre las naciones europeas en cuanto al número de patentes eólicas.

Por todas las razones que acabo de mencionar, la transición energética representa verdaderamente una oportunidad extraordinaria. En nuestro caso, España puede tener el mayor potencial de energía renovable en la UE. Tiene una geografía de 50 millones de hectáreas (incluyendo vastas áreas que están escasamente pobladas). Tiene vientos mediterráneos y atlánticos, altos niveles de sol, grandes bosques y notables recursos hidráulicos. Por último, una densa red de empresas y centros de tecnología, innovación y conocimiento complementan estas características naturales.

El monarca también ha subrayado el hecho de que España es el hogar de algunas de las empresas que, durante la última década, han sido las más destacadas en la transformación y transición del sector eléctrico en todo el mundo, así como la cuna de una serie de instituciones que son verdaderos pioneros en esta área, junto con centros de conocimiento e investigación, redes tecnológicas y una importante infraestructura industrial en el ámbito de las energías renovables.

Todo lo cual me permite decir con franqueza que debemos sentirnos orgullosos de estos logros, sin embargo no conformarnos. Puede ser que muchos países del mundo vean a España como un modelo estándar de cómo integrar las energías renovables en las redes eléctricas, pero no debemos dejar de seguir avanzando en esta y otras áreas, y mantenernos a la vanguardia de esto. transformación global. También me enorgullece decir que, dentro de España, el País Vasco representa un ejemplo claro y avanzado de una transición energética exitosa, con un enfoque particular en la energía eólica.

Asimismo, se ha referido a los informes de varias instituciones internacionales, que señalan que la transición energética no solo es indispensable para abordar el cambio climático; sino también beneficiosa para la economía y la sociedad, dada la gran cantidad de empleos asociados con el desarrollo de tecnologías renovables. En esta línea ha destacado la necesidad de encontrar una colaboración adecuada entre las compañías energéticas y aquellas instituciones que pueden proporcionar una financiación adecuada.

La transición energética internacional ya está en marcha, y la industria eólica tiene un papel clave que desempeñar en ella. Estoy seguro de que esta Conferencia y Exposición de WindEurope tendrán mucho que decir y contribuir, y es por eso que le deseo mucho éxito a este evento y a todas las futuras conferencias de WindEurope.“, ha concluido su Majestad el Rey Felipe VI

 

CMBlu Energy y Mann+Hummel han firmado un acuerdo para el desarrollo conjunto e industrialización de convertidores de energía para baterías orgánicas de flujo redox. El objetivo de ambos socios es apoyar a la movilidad eléctrica a través del desarrollo de infraestructura de recarga y ofrecer al sector energético una tecnología de almacenamiento sostenible y altamente rentable para una transición energética exitosa.

De la idea al laboratorio, y a la producción en serie

La idea de negocio de las baterías de flujo redox con electrolitos orgánicos derivados de la lignina (“Organic Flow“) ya se concibió en 2011 y, desde 2014, CMBlu ha llevado a cabo una investigación y desarrollo intensivos. Estas baterías constan esencialmente de dos tanques de electrolito líquido y un convertidor de energía, que consiste en un gran número de filas adyacentes de pilas y, por lo tanto, también se conoce como pila de baterías. Los líquidos se bombean a través de las pilas de la batería y se cargan o descargan según sea necesario.

La tecnología desarrollada por CMBlu ha alcanzado la etapa de prototipo. El mayor desarrollo e industrialización de la pila de baterías está regulado en el acuerdo de cooperación a largo plazo con Mann+Hummel. Para este propósito, Mann + Hummel ha creado una spin-off llamada i2M, que se dedica al desarrollo y comercialización de tecnologías innovadoras. En el siguiente paso, Mann+Hummel construirá una línea de producción completa en una planta europea. CMBlu realizará proyectos piloto especiales con clientes de referencia en los próximos dos años. A partir de 2021, CMBlu planea comercializar los primeros sistemas comerciales.

Beneficios de las baterías de flujo orgánico

Al igual que el principio de las baterías de flujo redox convencionales, las baterías de flujo orgánico de CMBlu almacenan energía eléctrica en soluciones acuosas de compuestos químicos orgánicos derivados de la lignina, que se bombean a través del convertidor de energía, es decir, la pila de baterías. La característica especial de las baterías de flujo es que la capacidad y la salida eléctrica se pueden escalar de forma independiente. El número de pilas define la salida de las baterías. Un mayor número de pilas multiplica la salida. La capacidad de la batería solo está limitada por el tamaño de los tanques. Esto permite una personalización flexible para tener en cuenta el área de aplicación correspondiente. Por ejemplo, se puede almacenar energía solar durante varias horas y luego inyectarse a la red durante la noche.

Para lograr una producción en masa rentable, los componentes más importantes de la pila se ajustan al electrolito orgánico. En este proceso, casi toda la cadena de valor de las pilas se puede suministrar localmente. No hay dependencia de importaciones de otros países. Además, las pilas de baterías no requieren metales raros o metales pesados. Los electrolitos acuosos en el sistema no son combustibles o explosivos y pueden usarse de manera segura.

Variedad de aplicaciones en la red

Las baterías de flujo orgánico son adecuadas para numerosas áreas de aplicación en la red eléctrica, como el almacenamiento intermedio de energía renovable o en relación con el equilibrio de los picos de demanda en industrias. Un área de aplicación adicional es la infraestructura de recarga requerida para la movilidad eléctrica. Las baterías permiten un almacenamiento intermedio para liberar las redes eléctricas, que no tienen que actualizarse para cargas adicionales. Permite la recarga rápida simultánea de vehículos eléctricos. En última instancia, una red de recarga descentralizada para vehículos eléctricos solo será posible en conexión con un sistema de almacenamiento de energía escalable y de alto rendimiento.

La naturaleza como modelo para el almacenamiento de energía

El concepto se basa en el modo de energía del cuerpo humano. En el ciclo del ácido cítrico, el cuerpo también utiliza una reacción redox de moléculas orgánicas. CMBlu ha logrado aplicar este principio al almacenamiento de energía eléctrica a gran escala. Para este propósito, la compañía utiliza como recurso lignina, en su mayoría no utilizado, que está disponible en cantidades ilimitadas y que la industria de la celulosa y el papel acumula en millones de toneladas anuales. La tecnología de CMBlu permite un sistema de almacenamiento de energía muy grande y rentable. La pila de baterías es el núcleo del sistema y requiere la más alta calidad y fiabilidad del proceso en el proceso de producción.

La fabricación de electrolitos incluye varios pasos de filtración, que Mann+Hummel realiza utilizando nuevas membranas especiales. Esta tecnología expande aún más su gama de productos y, al mismo tiempo, contribuye a construir la infraestructura necesaria para los vehículos eléctricos.

LCOE global de referencia: fotovoltaica, eólica y baterías. Fuente BNEF. / Global LCOE benchmarks – PV, wind and batteries. Source: BloombergNEF.

Dos tecnologías que hace dos años eran inmaduras y caras, ahora se encuentran en el centro de la transición energética con bajas emisiones de carbono, pues han experimentado un aumento espectacular de la competitividad en costes en el último año. El último análisis realizado por la compañía de investigación BloombergNEF (BNEF) muestra que el LCOE de referencia para las baterías de ión de litio ha caído un 35% hasta 187 $/MWh desde la primera mitad de 2018, mientras que el de la eólica marina ha caído un 24%.

La energía eólica terrestre y la solar fotovoltaica también han abaratado, sus respectivos LCOE de referencia alcanzando los 50 y 57 $/MWh para los proyectos se han empezado a construir a principios de 2019, un 10% y un 18% menos que las cifras equivalentes de hace un año.

El análisis de BNEF muestra que el LCOE por MWh para eólica terrestre, fotovoltaica y eólica marina ha disminuido en un 49%, 84% y 56% respectivamente desde 2010. Eso para el almacenamiento de baterías de iones de litio ha disminuido en un 76% desde 2012, en base a costes de proyectos recientes y a precios históricos de los paquetes de baterías. Mirando hacia atrás a lo largo de esta década, ha habido mejoras asombrosas en el coste-competitividad de estas opciones bajas en carbono, gracias a la innovación tecnológica, las economías de escala, la competencia de precios y la experiencia de fabricación.

El hallazgo más sorprendente en esta actualización del LCOE, para la primera mitad de 2019, es la mejora del coste de las baterías de ión de litio. Éstos están abriendo nuevas oportunidades para un mix equilibrado entre generación pesada y energías renovables. Las baterías instaladas conjuntamente con proyectos solares o eólicos están comenzando a competir, en muchos mercados y sin subsidios, con la generación a carbón y gas para el suministro de “energía despachable” que se puede entregar siempre que la red lo necesite (a diferencia de solo cuando el viento sopla, o el sol brilla).

La demanda de electricidad está sujeta a picos y mínimos pronunciados durante el día. Según los informes, el cumplimiento de los picos ha estado protegido por tecnologías como las turbinas de gas de ciclo abierto y los motores alternativos de gas, pero ahora enfrentan la competencia de las baterías con una capacidad de almacenamiento de una a cuatro horas.

La eólica marina se ha considerado a menudo como una opción de generación relativamente cara en comparación con la eólica terrestre o la fotovoltaica. Sin embargo, los programas de subastas de nueva capacidad, combinados con aerogeneradores mucho más grandes, han producido reducciones drásticas en los costes de capital, llevando el LCOE de referencia global de BNEF para esta tecnología por debajo de 100 $/MWh, en comparación con los más de 220 $/kWh de hace solo cinco años.

Aunque el LCOE de la fotovoltaica ha caído un 18% en el último año, la gran mayoría de esta disminución se produjo en el tercer trimestre de 2018, cuando un cambio en la política china hizo que existiera una gran oferta de módulos de oferta global a nivel mundial, más que durante los meses más recientes.

El Grupo Red Eléctrica, a través de su filial Red Eléctrica de España, invertirá un total de 3.221 M€ para hacer posible la transición energética en todo el territorio español mediante el desarrollo de la red de transporte de alta tensión y la operación del sistema eléctrico. Esta cifra supone la mitad (53%) de la inversión total de 6.000 M€ que la compañía prevé llevar a cabo en los próximos años dentro de su nuevo Plan Estratégico 2018-2022 y centra en gran medida sus esfuerzos en la integración de renovables.

De los más de 3.000 M€ destinados a la transición energética, 1.538 M€ se centrarán en la incorporación de energías limpias (el 47%), 908 M€ reforzarán la fiabilidad de las redes de transporte y la seguridad del suministro, 434 M€ se destinarán a ampliar las herramientas tecnológicas y digitales, 215 M€ para impulsar los proyectos de almacenamiento y 54 M€ a sistemas de control de la energía.

Ambos, el transportista y el operador del sistema, trabajan para dar respuesta a las necesidades de la transición energética dotando al sistema de más inteligencia para garantizar la seguridad y calidad del suministro con una mayor proporción de generación variable, ser capaz de gestionar un sistema cada vez más complejo e integrar un mayor número de recursos distribuidos.

En lo que se refiere al desarrollo y fortalecimiento de la red de transporte, la hoja de ruta para 2019 en adelante está plagada de proyectos, muchos de los cuales ya se encuentran en fase de ejecución. Muchos de ellos son decisivos para alcanzar los objetivos de la Unión Europea en materia de política energética y medioambiental: por ejemplo, la interconexión con Francia por el Golfo de Bizkaia para avanzar en el cumplimiento del objetivo de conectividad con el país galo, hasta alcanzar un ratio de interconexión 10%, o innumerables proyectos diseminados por todo el territorio para integrar nueva generación renovable que contribuirá a alcanzar el objetivo de 32% de energía libre de carbono para 2030.

El año 2018 ha estado lleno de proyectos encaminados a facilitar la transición energética. En este sentido y con ese objetivo en mente, la inversión total de la compañía en el desarrollo de la red de transporte en los últimos doce meses ha ascendido a 378,2 millones de euros.

En este ejercicio se han llevado a cabo algunos proyectos especialmente relevantes:

El Plan Eólico de Canarias. Ha consistido en el desarrollo de la red de transporte para dotarla de los puntos de conexión y la capacidad suficiente para evacuar la nueva generación eólica.
El Eje Arenal – Cala Blava – Llucmajor (Mallorca) cuyo objetivo es mejorar el apoyo a la distribución eléctrica en el centro de la isla de Mallorca y facilitar la integración de renovables.
La línea San Miguel de Salinas – Torrevieja (Alicante). Este proyecto permite la alimentación a Torrevieja, el apoyo a la red de distribución y el aumento de seguridad de suministro.
El eje Cañuelo – Pinar (Cádiz). Supone un apoyo a la red de distribución para la elevada demanda del Puerto de Algeciras y del Campo de Gibraltar.
La subestación La Farga 400/220 kV y líneas de entrada y salida asociadas (Girona). Refuerza la red de 220 kV mediante la conexión a la red de 400 kV para garantizar la seguridad del suministro y apoya a la red de distribución en la provincia de Girona.
El eje Arbillera (Zamora). Esta actuación está diseñada para alimentar el Tren de Alta Velocidad en el tramo Zamora – Ourense.
La entrada y salida de la subestación de Moncayo (Soria) facilita la evacuación de la generación renovable instalada en la zona y refuerza la garantía de suministro en la provincia de Soria.

Este año arroja también otros datos significativos que reflejan los esfuerzos que se están llevando a cabo para hacer realidad la transición y, en particular, la integración de renovables por todo el territorio. Así, la generación eléctrica peninsular sin emisiones de CO2 alcanzó una cuota del 62,5%, frente al 57% registrado en 2017, lo que supone un incremento de 5,5 puntos porcentuales. Este avance de la generación limpia se tradujo en un 15% menos de emisiones: se ha pasado de 63,8 millones de toneladas en 2017 a 54,2 millones de toneladas en 2018. Por lo que se refiere a los ciclos combinados y el carbón, éstos han disminuido su cuota en el mix eléctrico con respecto al año anterior en un 22% y 18%, respectivamente.

La energía nuclear (20,6%) sigue ocupando la primera posición en el mix de generación, pero en 2018 ha estado seguida de cerca por la energía eólica (19%). En su conjunto, la generación renovable peninsular ha pasado del 33,7% al 40,1%, lo que representa un incremento de 6,4 puntos porcentuales. En el conjunto de las renovables, la eólica tuvo un peso del 49 %, la hidráulica, del 34%, la solar, del 11%, y el resto de tecnologías representaron un 5%.Todos estos datos se extraen del Avance del informe del sistema eléctrico español 2018 presentado por Red Eléctrica.

Los cinco pilares del Plan Estratégico 2018-2022

Facilitar la transición energética es sólo el primero de los pilares del nuevo Plan Estratégico del Grupo Red Eléctrica. Si bien la compañía está centrada especialmente en este ámbito, en línea con su papel fundamental como operador y transportista del sistema eléctrico, hay otras líneas que también está desarrollando: ampliar el negocio de las telecomunicaciones para convertirse en operador global de infraestructuras de carácter estratégico; expandir su actividad internacional en el ámbito eléctrico y en el de las telecomunicaciones; ser un referente en innovación tecnológica en el entorno de su actividad; y fortalecer su eficiencia operativa y su disciplina financiera.

Para todo ello la compañía invertirá un total de 6.000 M€ en cinco años, planteando un modelo de negocio equilibrado entre las actividades reguladas y las operaciones sujetas al riesgo del mercado y diversificando los negocios de manera controlada, favoreciendo la expansión de las operaciones tanto en España como en el ámbito internacional. Además, se dotará de estructura empresarial al Grupo y se reforzarán los recursos de sus distintas filiales.

Este nuevo Plan Estratégico es la respuesta de la empresa a los desafíos que plantea la transformación del modelo productivo, marcado por la disrupción tecnológica y la sostenibilidad. La electricidad, las telecomunicaciones y el talento se constituyen hoy en día como las nuevas materias primas del desarrollo económico y son también las señas de identidad de la nueva estrategia de Red Eléctrica.

COMEVAL