Tags Posts tagged with "vehículo eléctrico"

vehículo eléctrico

La empresa Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y los representantes de la empresa Irizar e-mobility presentaron oficialmente el día 30 los 4 autobuses 100% eléctricos, 0 emisiones del modelo Irizar ie tram de 18 m de longitud en un evento que ha tenido lugar en el Edificio Fórum en Barcelona.

Estos autobuses entrarán en operación el próximo mes de diciembre en la línea H16 (Pg. Zona Franca – Fòrum / Campus Besòs) y se sumarán a los dos Irizar ie bus 100% eléctricos, cero emisiones de 12 metros que circulan desde el 2014 por la ciudad.

Estos vehículos, totalmente silenciosos y sin emisiones contaminantes incorporan la tecnología del Grupo Irizar en lo que a tracción eléctrica, electrónica, sistema de almacenamiento energético y comunicaciones se refiere.

Con atributos estéticos de tranvía, este vehículo dispone de 4 puertas con 36 butacas, 1 butaca conductor, 1 zona para silla de ruedas y 1 zona para cochecito, y tiene una capacidad total de 147 pasajeros. El autobús requiere de una carga de oportunidad que se realizará durante el recorrido en 4-5 minutos. Dispone de un pantógrafo que se despliega desde el techo del autobús y conecta con el poste de carga, interoperable. Además, necesitará también de una carga nocturna en cocheras.

Hector Olabegogeaskoetxea, Director de Irizar e-mobility señaló que “estamos muy orgullosos de poder presentar estos vehículos 4 años después de la puesta en circulación de los primeros autobuses eléctricos de Irizar en Barcelona. También son los primeros vehículos puestos en circulación del modelo Irizar ie tram”.

Se necesitan opciones de energía flexibles, como el almacenamiento de energía, los vehículos eléctricos de recarga inteligente, la respuesta a la demanda y las interconexiones, para garantizar que la transición energética se desarrolle de forma óptima. De lo contrario, nuestro costoso sistema de energía dependería de la reserva de combustible fósil y de la instalación de energía solar y eólica en exceso.

Los cuatro tipos de flexibilidad mencionados anteriormente pueden acelerar la transición hacia un sistema energético más limpio y, en última instancia, permitir la integración eficiente del 80% o más de energía renovable para 2040, según dos nuevos informes publicados por BloombergNEF (BNEF) en asociación con Eaton y Statkraft.

Los informes Flexibility Solutions for High-Renewable Energy Systems modelan una serie de escenarios alternativos para futuros sistemas energéticos en Reino Unido y Alemania, respectivamente, dependiendo de cómo se desarrolle cada tecnología de flexibilidad en los próximos años.

El almacenamiento de energía y la recarga inteligente de vehículos eléctricos proporcionan flexibilidad al mover grandes volúmenes de energía renovable a períodos de alta demanda, o mover la demanda a períodos de alta generación renovable. La respuesta despachable a la demanda reduce la necesidad de plantas de respaldo de combustibles fósiles en el sistema energético, lo que reduce las emisiones. La interconexión con la hidroeléctrica nórdica puede abordar períodos de exceso de oferta y exceso de demanda, lo que proporciona diferentes beneficios a lo largo de décadas a medida que evolucionan las necesidades del sistema.

Los dos estudios, enfocados en Reino Unido y Alemania, resaltan que las políticas y regulaciones que aceleran la adopción de estas tecnologías son clave para hacer posible un sistema energético más limpio, más barato y más eficiente.

Los hallazgos específicos para el Reino Unido incluyen:

•Ninguno de los escenarios detiene la transición a un sistema energético con bajas emisiones de carbono. En todos los escenarios, la parte renovable de la generación supera el 70% para 2030 a medida que las energías eólica y solar se vuelven dominantes, gracias a sus dramáticas y continuas mejoras de costes. Sin embargo, sin nuevas fuentes de flexibilidad limpia, el sistema será sobredimensionado y derrochador, por lo que será un 13% más caro para 2040 y con un 36% más de emisiones.
•Una mayor electrificación del transporte produce importantes ahorros de emisiones con poco riesgo para el sistema de generación de energía. Las emisiones de combustible evitadas superan con creces las emisiones del sector eléctrico. El sistema de generación de energía integrará cómodamente todos estos vehículos eléctricos, y los beneficios del sistema son aún mayores si la mayoría de los vehículos eléctricos se cargan de manera flexible. Sin embargo, es probable que las redes de distribución local enfrenten desafíos.
•El desarrollo acelerado del almacenamiento de energía puede acelerar la transición a un sistema de energía renovable, con importantes beneficios para 2030, incluida una reducción del 13% en las emisiones y un 12% menos de capacidad de respaldo fósil.

Los hallazgos específicos para Alemania incluyen:

•En Alemania, agregar flexibilidad apoya el carbón hasta 2030, incluso cuando las energías renovables crecen para dominar el mercado. Este hallazgo contrario a lo que cabría esperarse, no se debe a un problema con las baterías, los vehículos eléctricos, la respuesta a la demanda o las interconexiones: el carbón barato es el culpable. Las tecnologías flexibles son importantes porque pueden integrar la generación inflexible, y en el caso de Alemania, sus plantas de lignito de bajo coste también se benefician. Para descarbonizarse, Alemania necesita abordar la generación de carbón existente mientras invierte en energías renovables, flexibilidad e interconexión.
•Aun así, para 2040, la adición de más baterías, vehículos eléctricos flexibles e interconexiones con los países nórdicos permite una mayor penetración de las energías renovables y un ahorro de emisiones. La demanda más flexible, por otro lado, reduce la necesidad de inversión en baterías.
•Incluso con la potencia proporcionada por carbón, agregar vehículos eléctricos reduce las emisiones del transporte.

Agencia Internacional de Energía, WisdomTree, con los datos disponibles a 28 de junio de 2018

Los vehículos eléctricos (VEs) pasan a formar parte de las mega-tendencias clave

El mundo está cambiando a un ritmo rápido. En la próxima década, esperamos que cinco mega-tendencias clave den forma al marco en que vivimos. El matrimonio de dos de estas mega-tendencias clave como: (1) la innovación tecnológica y (2) el cambio climático, plantea el caso para la adopción del VE. La razón de ello es que el incremento de los VEs ataca el problema del aumento de las emisiones globales de carbono potenciado por los beneficios que se obtienen del rápido avance tecnológico.

El impacto del cambio de política

La voluntad política ha sido la piedra angular del cambio hacia la electrificación. Más de nueve países y una docena de ciudades o estados, han anunciado la prohibición del motor de combustión interna para la próxima década. Los gobiernos de todo el mundo están apoyando el cambio hacia la electrificación en la industria automotriz al proporcionar la infraestructura y los incentivos fiscales necesarios. Al hacerlo, están señalando la urgencia de moverse hacia vehículos de cero emisiones para cumplir con sus objetivos de calidad del aire y el clima. A continuación, se destacan los anuncios de inversión recientes en los países seleccionados para el desarrollo de infraestructura de VEs (en miles de millones de USD):

China opta por el verde

China se está abriendo camino en el mercado de vehículos eléctricos y en 2017, representó casi tres cuartas partes de las ventas mundiales de estos automóviles. China aún no ha establecido un plazo para que los fabricantes de automóviles terminen las ventas de unidades con motores a gas y diésel. Sin embargo, el gobierno ha establecido objetivos muy específicos y rastreables para el desarrollo ambiental en su 13º plan quinquenal. Asimismo se está posicionando para ser un líder de Vehículos de Nueva Energía (VNEs) en términos de volumen de envío y tecnología.
Hoy en día y tras cuatro décadas de crecimiento, la calidad ambiental de China es significativamente pobre. El gobierno tiene la intención de elevar los estándares ambientales. En 2015 y por primera vez en el 13º plan quinquenal, el gobierno central aunó los primeros esfuerzos al plantear medidas para reducir la contaminación. Esto llevó a que fuesen multados miles de propietarios de plantas industriales y acusados de mal procedimiento. A pesar de la mejora marginal en la calidad del aire, el país todavía está lejos de alcanzar los estándares saludables establecidos por las organizaciones internacionales. La mayor parte de la contaminación de China se debe al uso intensivo de carbón, el cual representó el 60.4% de su consumo total de energía en 2017. Ahora es probable que veamos un aumento en el consumo de gas natural y fuentes de combustibles no fósiles debido a los objetivos de los gobiernos vinculados a la energía y la intensidad del carbón.

Desde 2009 China se ha convertido en el mercado automotriz más grande del mundo. El 76.8% del transporte de carga se realiza a través de las redes de carreteras, el cual es además la principal fuente de contaminación del aire. Esto como resultado apuntala a la importancia del cambio a los VNEs en China. Tanto el consumidor como los fabricantes se están beneficiando de los subsidios del gobierno para los VNEs. En agosto de 2017, el gobierno emitió su “Plan de control de la contaminación del aire en Beijing -Tianjin-Hebei otoño e invierno 2017-18”. El Consejo de Estado anunció además un plan de acción de tres años para Ganar la Guerra de Defensa del Cielo Azul, con objetivos y medidas detalladas en junio de 2018. El gobierno chino busca vender 2 millones de VNEs en 2020 y 7 millones para 2025.

Obstáculos en la industria de los VEs

El número acumulado de vehículos eléctricos vendidos en todo el mundo, durante los primeros nueve meses de este año, es de 1.279.000 (+68% interanual), lo que representa una participación de mercado del 1.8%. Los vehículos eléctricos puros (VEB) lideraron las ventas en un 61%, mientras que los vehículos eléctricos híbridos (VEH) aumentaron un 36% con respecto al año anterior. Las proyecciones en el mercado de VEs siguen siendo optimistas. La Agencia Internacional de Energía (AIE) espera que los vehículos eléctricos se conviertan en un mercado masivo en los próximos diez a quince años. Mientras tanto en el medio, los siguientes tres obstáculos parecen estar frenando la adopción masiva de los VEs.

Los mayores costes de la batería son uno de los principales obstáculos que impiden que los consumidores compren VEs. Hasta el momento, de todos modos, la innovación en tecnología de baterías ha permitido que estos costes hayan disminuido en 2010 de $1000 por kWh (Kilo vatios por hora), a menos de $250 por kWh, según S&P Global Platts. Se espera que los precios de las baterías hayan disminuido para 2030 otros $100, momento en el cual es probable que los VEs pasen a ser competitivos con los vehículos con motor a combustión interna.

Avances en la tecnología de batería

Las baterías de iones de litio (LiB, por sus siglas en inglés) son las baterías más utilizadas en los VEs debido a su alta densidad de energía. Según la firma consultora Roskill, los metales representan el 40% de los costes de las LiBs. Estas baterías requieren más que sólo litio, con otros metales utilizados en los electrodos (ánodo y cátodo), incluyendo el grafito, el cobalto, el níquel y el manganeso. Los LiBs adoptan una gama de compuestos químicos para baterías que emplean diversas combinaciones de materiales de ánodo y cátodo. Las cinco tecnologías más avanzadas utilizadas en las LiBs son: óxido de manganeso de litio (LMO), óxido de cobalto de litio (LCO), aluminio de cobalto de níquel (NCA), cobalto de manganeso de níquel (NMC) y fosfato de hierro de litio (LFP).

Cada una de las tecnologías de iones de litio anteriores se puede comparar en seis aspectos como: la seguridad, la vida útil (medida tanto en términos de número de ciclos de carga y descarga como de antigüedad de la batería); el desempeño; la energía específica (cuánta energía puede almacenar una batería por kilogramo de peso); la potencia específica (cuánta energía puede almacenar la batería por kilogramo de masa) y finalmente, el coste. La seguridad es, por mucho, el criterio más importante en la LiB. Mientras tanto, los productores de baterías se enfrentan a una lucha constante entre el coste y la seguridad, ya que ninguna tecnología cumple con los seis aspectos por sí sola.
Aunque la NCA se jacta de tener un alto rendimiento, plantea desafíos de seguridad, mientras que la LFP ocupa un lugar alto en seguridad y tiene una energía específica más baja. Si bien la tecnología de la batería ha dado grandes pasos, no existe una tecnología única que ocupe un lugar destacado en los seis aspectos. La tecnología de batería sigue en una lucha constante por encontrar la química adecuada para lograr el rendimiento óptimo en los seis aspectos.

En la actualidad, la batería NMC que contiene partes iguales de níquel, cobalto y manganeso (en una proporción de 1: 1: 1) ha ganado una amplia aceptación entre los fabricantes de baterías. Actualmente están experimentando las relaciones de composición de estos metales y favoreciendo una mayor proporción de níquel, cuya implementación genera una mayor energía en las baterías para tramos de larga distancia, así como también las hace más livianas. Sin embargo, la vida útil de estas baterías es corta. Más allá de esto, las proporciones de níquel más altas reducen la dependencia del cobalto de los fabricantes de baterías. La mayor parte del suministro mundial de cobalto proviene de la República Democrática del Congo. Debido a la inestabilidad política del país y las cuestiones de derechos humanos relacionadas al trabajo infantil, una gran parte de la oferta mundial de cobalto sigue en riesgo. Según Roskill y Benchmark Mineral Intelligence (BMI), las baterías NMC con mayores proporciones de níquel de 5: 2: 3 y 6: 2: 2, ya están en uso y los fabricantes están presionando para comercializar la NMC 8: 1: 1. Sin embargo, los requisitos altamente estrictos 8: 1: 1 de la NMC en términos de polvo, humedad y control de contaminación, obstaculizan su comercialización. Se espera que la NMC 8: 1: 1 gane una cuota de mercado significativa en el mercado de los VEs para 2020.

Se espera que el ritmo rápido de la innovación en la tecnología de baterías acelere la adopción masiva de los vehículos eléctricos. A medida que la misma vaya cobrando impulso, habrá implicancias de gran alcance en las materias primas. Se espera que metales como el níquel, el cobre, la plata y elementos más pequeños como el cobalto y el litio, se beneficien de la adopción de los VEs, la cual analizaremos en detalle en la segunda parte de nuestro blog.

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, tras una reunión de trabajo con responsables de AEESCAM (Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid), se ha mostrado partidario de incentivar y no de imponer u obligar, como tiene intención el Gobierno, a las estaciones de servicio con más de 5 millones de litros de venta la instalación de puntos de recarga para coches eléctricos bajo la amenaza de una multa de 30 millones de euros, según recoge el borrador de un proyecto de ley sobre Cambio Climático que está preparando el Ministerio de Transición Ecológica.

La reunión, celebrada a petición de Ciudadanos, se ha desarrollado en la sede de AEESCAM y han participado, además de Ignacio Aguado, el diputado en la Asamblea de Madrid, Juan Rubio, por parte de Ciudadanos; por parte de AEESCAM, su presidente, Ignacio Arellano, y su secretario general, Víctor García Nebreda.

Aguado ha agradecido que se haya celebrado la reunión en la que se ha realizado un repaso de los principales problemas del sector como son, entre otros, la proliferación de gasolineras desatendidas con perjuicio para la seguridad, el empleo, los derechos de los consumidores y el acceso de personas con discapacidad, y la necesidad de actualizar algunas leyes y normativas que afectan a las gasolineras que se han quedado obsoletas en la Comunidad de Madrid.

Incentivos, no imposiciones

El portavoz de Ciudadanos ha coincidido con los representantes de AEESCAM en rechazar que las gasolineras tengan la obligación de instalar puntos de recarga para coches eléctricos, con una inversión a cargo del empresario y una rentabilidad nula por el escaso volumen de vehículos eléctricos en el mercado actual y ha asegurado que “soy partidario de los incentivos, en lugar de imposiciones y obligaciones, con ayudas directas o deducciones fiscales”.

Aguado ha recalcado la relevancia del sector de estaciones de servicio para la movilidad de los madrileños y ha recordado que en los presupuestos de la Comunidad de Madrid “se han previsto dos millones de euros como ayudas directas para la instalación de este tipo de puntos de recarga eléctrica para que eso contribuya a tener una movilidad más sostenible en la Comunidad de Madrid, no a golpe de imposición si no a golpe de incentivo y de sensibilización”.

Por su parte, Ignacio Arellano ha asegurado que el Gobierno no se ha puesto en contacto con representantes del sector a la hora de elaborar el borrador del proyecto de ley sobre Cambio Climático y desarrollar normas para obligar a las gasolineras a instalar puntos de recarga eléctrica y ha manifestado su disconformidad con la intención del Gobierno de “obligar a un sector privado a realizar unas inversiones que no se consideran necesarias en este momento, que no van a ser rentables por la escasa demanda del mercado y porque esos puntos pueden quedarse obsoletos en poco tiempo por el avance de las tecnología ” y ha advertido que “si esta intención del Gobierno sale adelante en el Congreso, la recurriremos, aunque esperamos que el texto se rectifique ante las protestas del sector, incluidos los sindicatos”.

Arellano ha asegurado que “los empresarios acometeremos esas inversiones cuando el mercado así lo demande porque nosotros estamos interesados en seguir sirviendo energía, cualquier tipo, para la movilidad de los vehículos, la que sea. Ya tenemos acuerdos con empresas para instalar puntos de recarga eléctricos, pero no tiene sentido que nos obliguen a hacerlo”.

Los representantes de AEESCAM se han mostrado agradecidos por el interés de Ciudadanos y sus responsables por conocer la situación de un sector tan estratégico, compartir los diversos problemas y establecer una relación profesional que sirva para ofrecer el mejor servicio posible para los intereses de los ciudadanos. Una iniciativa que los responsables de las gasolineras atendidas y seguras están dispuestos a extender a todos los partidos políticos.

Endesa anunció el día 16 un plan para instalar más de 108.000 puntos de recarga públicos y privados para vehículos eléctricos en España, que se llevará a cabo a través de Endesa X, la nueva línea de negocio que ofrece servicios de valor añadido y soluciones tecnológicas innovadoras en el mundo de la energía.

Con el despliegue de más de 8.500 puntos de recarga pública en 2019-2023, que supone una inversión de 65 millones de euros, así como de unos 100.000 puntos privados, Endesa lanza, con diferencia, el plan más ambicioso para impulsar la movilidad eléctrica que se haya puesto en marcha en el país.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, afirmó que “la movilidad eléctrica es un pilar estratégico para Endesa, ya que se trata de una pieza fundamental para avanzar hacia un sistema energético totalmente descarbonizado en 2050, objetivo que es compartido por todos los países que han firmado los acuerdos de la Cumbre de París COP21 y por un elevado número de agentes sociales y económicos de muy diversa naturaleza, tanto nacionales como internacionales”.

Una vez que los fabricantes de automóviles han conseguido incrementar de manera sustancial la autonomía de las baterías y que el precio de los vehículos eléctricos empieza a ser competitivo frente a los de combustión, es necesario superar un último obstáculo para facilitar la transición real hacia la movilidad eléctrica: ofrecer una gran red de puntos de recarga para que los conductores tengan la garantía de movilidad por todo el país.

El objetivo de este ambicioso Plan de Endesa X es, precisamente, eliminar esta inquietud del mercado, a través del despliegue masivo de puntos de recarga, facilitando así el deseo de un elevado número de conductores españoles, pues hasta un 40% de ellos declara estar dispuesto a comprar un vehículo eléctrico, según los estudios realizados.

El Plan de Infraestructuras de Recarga de la compañía, que fue anunciado el día 16 en un acto celebrado en el Teatro Goya de Madrid, que permitió la presentación de Endesa X. Endesa X nace para responder a la transición energética y a las necesidades cambiantes de un cliente más consciente y sofisticado, desarrollando y comercializando una gama de productos innovadores y soluciones digitales dirigidos a cuatro líneas de negocio: ciudades, hogares, industrias y movilidad.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, el director general de Endesa X, Josep Trabado, y la directora de Movilidad Eléctrica de Endesa X, Elena Bernárdez, fueron los encargados de presentar el Plan. El cierre de la jornada lo protagonizó el Head de Enel X, Francesco Venturini.

Un Plan con dos fases

El Plan de Infraestructuras de Recarga de Endesa X se desarrollará en dos fases:

2019-2020

Durante los dos primeros años del Plan, Endesa X establecerá una red de 2.000 puntos de recarga que conectarán las principales ciudades (de más de 35.000 habitantes) y carreteras, cubriendo los 15.000 kilómetros de vías principales y áreas urbanas, garantizando que el 75% de la población dispondrá de infraestructuras públicas de recarga en su municipio. Esto permitirá que los conductores tengan siempre un punto de recarga a una distancia inferior a 100 kilómetros, estén donde estén.

2021-2023

En la segunda fase del Plan, Endesa instalará más de 6.500 nuevos puntos de recarga de acceso público (en centros comerciales, parkings, cadenas hoteleras, áreas de servicio, vía pública, etc) para acompañar el crecimiento del mercado del vehículo eléctrico, dotando de mayor cobertura de infraestructura las zonas urbanas y los principales nodos estratégicos de comunicación, incluyendo las islas.

El Órgano de Gobierno de la CRE ha emitido el acuerdo que permite la venta de energía eléctrica entre particulares. Esta regulación incentiva el despliegue de estaciones para la recarga de vehículos eléctricos y beneficia a otros sectores.

El Órgano de Gobierno de la CRE ha emitido el Acuerdo por el cual se interpreta el artículo 46, fracción I de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) para permitir la venta de energía eléctrica entre particulares. El acuerdo tiene como objetivos incentivar la inversión, investigación, innovación y competencia en la industria eléctrica, potenciando diversas actividades económicas para la venta de energía eléctrica en beneficio de los consumidores. Esta nueva regulación incentiva, además de otras posibilidades de negocio, el despliegue de estaciones para la recarga de vehículos eléctricos, conocidas como electrolineras.

Al incentivar la construcción de infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos, se beneficiará a los usuarios de este tipo de vehículos pues tendrán la posibilidad de acceder a más puntos de recarga. A la par, se promoverá el aumento en la producción de vehículos eléctricos por parte de la industria automotriz mexicana, resultando en mayores empleos, crecimiento económico, innovación en ese sector y el mejoramiento del medio ambiente.

Previo a la aprobación de esta regulación, los inversores interesados en instalar electrolineras en el país no contaban con las reglas para proveer energía eléctrica a los usuarios de vehículos eléctricos e híbridos, limitando su desarrollo. En los últimos 3 años, se han instalado alrededor de 2.000 centros de recarga para vehículos eléctricos e híbridos. Con la aprobación de este Acuerdo, se espera que el aumento en el número de electrolineras instaladas en el país sea superior al visto en años anteriores.

Adicionalmente, empresarios del sector eléctrico, por ejemplo, los fotovoltaicos y eólicos, serán también beneficiados ya que podrán desarrollar estaciones de recarga a través del aprovechamiento de recursos solares y eólicos, reduciendo la huella de carbono en lo referente a la generación de energía.

Otro segmento que se beneficiará de esta regulación son las startups tecnológicas y/o investigadores que busquen desarrollar medios más eficientes e inteligentes para la recarga de vehículos eléctricos, como la recarga eléctrica inalámbrica o estaciones que cuenten con tecnología para la recarga rápido de vehículos eléctricos.

CITELUM filial del grupo EDF (Electricité de France), está presente en el Smart City Expo World Congress (recinto Gran Via, pabellón 2, stand C 397 compartido con EDF) que tendrá lugar en Fira de Barcelona del 13 al 15 de noviembre. Con ello, esta compañía renueva su apuesta por el salón líder de las ciudades inteligentes para presentar sus innovaciones en materia de servicios urbanos smart.

Como novedad, CITELUM presenta en esta feria el proyecto REMORA consistente en la recarga de vehículos eléctricos aprovechando la red de alumbrado público. Esta solución de smart city se está experimentando en la ciudad francesa de Calais, después de los resultados positivos en Londres y Berlin.

Esta tecnología, desarrollada por EDF, CITELUM y Ubitricity, consiste en conectar con un cable portátil la batería del vehículo y la toma de recarga eléctrica instalada en las farolas del alumbrado público. Su aplicación al conjunto de la red de alumbrado es relativamente sencilla, el coste de instalación es más barato que la dotación de nuevos bornes en las aceras y los gastos de mantenimiento y funcionamiento resultan también más económicos.

La experiencia piloto llevada a cabo en Calais permitirá comprobar la viabilidad del sistema en una ciudad dotada de farolas con sistema de recarga eléctrica frente a los edificios residenciales, los comercios y la playa.

CITELUM suministra energía a siete millones de puntos de alumbrado público en Francia, lo que abre la posibilidad de ofrecer recarga eléctrica a los vehículos de poblaciones que en este momento no disponen de este sistema. Con ello se da también un paso decidido en la transición energética hacia el objetivo de unas ciudades más limpias y saludables.

MUSE®, gestor del espacio urbano

CITELUM mostrará además la experiencia positiva alcanzada con la plataforma MUSE® destinada a la gestión del espacio urbano y que ya se está aplicando con notable éxito en ciudades como Sant Cugat del Vallès, Palma de Mallorca y Barcelona (España), Copenhague (Dinamarca), Dijon, Sète y Montélimar (Francia), Nápoles (Italia), Puebla y Corregidora (México), Teresina y Macaranaú (Brasil) y Maipú (Chile).

Esta plataforma permite gestionar, asistido por ordenador y con datos en tiempo real, el consumo energético y el mantenimiento de una serie de servicios urbanos como alumbrado público, semáforos, cámaras de videovigilancia, controles de acceso, bolardos telegestionados, estacionamiento inteligente, radares, wi-fi, sensores de contaminación y ruido o carga de vehículos eléctricos.

Este modelo de ciudad inteligente contribuye al ahorro energético, reducción de la contaminación acústica, movilidad sostenible, seguridad de los ciudadanos, mejor comunicación y puesta en valor de la ciudad con el concepto “bienestar de vida en la ciudad”.

Según el último pronóstico anual de la compañía de investigación BloombergNEF (BNEF), el derrumbe del coste de las baterías impulsará un auge en la instalación de sistemas de almacenamiento de energía en todo el mundo en los próximos años hasta 2040. El mercado global del almacenamiento de energía (excluyendo la hidroeléctrica con bombeo) crecerá a un acumulado de 942 GW/2.857 GWh para 2040, atrayendo 1.200 b$ en inversiones durante los próximos 22 años. Las baterías baratas significan que eólica y solar podrán funcionar cada vez más cuando el viento no sopla y el sol no brilla.

El último informe Long-Term Energy Storage Outlook de BNEF considera que el coste de capital de un sistema de almacenamiento de baterías de iones de litio a escala comercial se reducirá otro 52% entre 2018 y 2030, además de las fuertes caídas observadas a principios de esta década. Esto transformará el caso económico de las baterías tanto en el segmento de los vehículos eléctricos como en el sector eléctrico.

BNEF se ha vuelto mucho más optimista con respecto a las implementaciones de almacenamiento desde su último pronóstico hace un año. Esto se debe en parte a las caídas más rápidas de lo esperado de los costes de los sistemas de almacenamiento, y en parte a un mayor enfoque en dos aplicaciones emergentes para la tecnología: recarga de vehículos eléctricos y acceso a la energía en regiones remotas.

BNEF considera que el almacenamiento de energía crecerá hasta un punto en el que equivaldrá al 7% de la potencia eléctrica total instalada a nivel mundial en 2040. La mayoría de la capacidad de almacenamiento será a escala comercial hasta mediados de la década de 2030, cuando las aplicaciones “detrás del contador” las superarán.

En las aplicaciones “detras del contador” (BTM por sus siglas en inglés), las instalaciones se ubicarán en locales comerciales e industriales, y en millones de propiedades residenciales. Realizarán una gran variedad de tareas para sus propietarios, que incluyen desplazar la demanda de la red para reducir costes de electricidad, almacenar el exceso de energía solar generada por instalaciones sobre tejado, mejorar la calidad y fiabilidad de la energía, y obtener tarifas por ayudar a equilibrar la tensión en la red.

China, EE.UU., India, Japón, Alemania, Francia, Australia, Corea del Sur y Reino Unidos serán los países líderes. Estos nueve mercados representarán dos tercios de la capacidad instalada para 2040. A corto plazo, Corea del Sur dominará el mercado, EE.UU. asumirá el control a principios de la década de 2020, pero será superado por China a lo largo de esa década. Luego China liderará a lo largo de la década de 2040.

Especialmente los países en desarrollo de África también experimentarán un rápido crecimiento en el almacenamiento en baterías. Es probable que las compañías energéticas “reconozcan cada vez más que los activos aislados que combinan energía solar, diesel y baterías son más baratos en sitios remotos que una extensión de la red principal o un generador de combustible fósil”, señala el informe.

El análisis de BNEF estima el almacenamiento de energía en múltiples aplicaciones para satisfacer la oferta y la demanda variables y para operar la red de manera más eficiente, al tiempo que toma en cuenta los aspectos económicos del cliente para usar el almacenamiento, así como las necesidades a nivel del sistema. Agregar almacenamiento de energía BTM podría ser una alternativa viable a la escala comercial para muchas aplicaciones, pero pasarán años antes de que los marcos regulatorios de algunos países lo permitan completamente.

Existe una oportunidad importante para que el almacenamiento de energía brinde flexibilidad, para ayudar a equilibrar la oferta y la demanda variables, y los sistemas, sin duda, se utilizarán de manera compleja. El almacenamiento de energía se convertirá en una alternativa práctica a la generación de nueva construcción o al refuerzo de la red.

A pesar del rápido crecimiento con respecto a los niveles actuales, la demanda de baterías para almacenamiento estacionario representará solo el 7% de la demanda total de baterías en 2040. Será superado por el mercado de vehículos eléctricos, que tendrá un impacto más importante en el equilibrio entre la oferta y la demanda y en los precios de metales como el litio y el cobalto.

El objetivo de este proyecto es poder evaluar distintas estrategias basadas en movilidad eléctrica, en tres diferentes escenarios: alquiler de vehículos, electrificación y demanda de puntos de recarga

La Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, AEDIVE, ha puesto en marcha el proyecto OPTIMATE 4.0, sobre optimización del despliegue de movilidad eléctrica usando tecnologías 4.0. Se trata de una iniciativa colaborativa de investigación que pretende obtener diferentes modelos de simulación orientados a evaluar distintas estrategias basadas en movilidad eléctrica, perteneciente a la convocatoria de proyectos de I+D colaborativos para Asociaciones Empresariales Innovadoras (AEIs), y cuenta con un presupuesto total de 198.420,25€, de los cuales 117.466,00€ proceden del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Las principales tecnologías derivadas de la Industria 4.0 con las que trabajará el consorcio del proyecto, liderado por AEDIVE, son Big Data, Cloud y simulación digital o gemelo digital

El consorcio está formado por AEDIVE, que actúa como coordinador del proyecto, junto con algunos de sus miembros asociados como el Centro Tecnológico CARTIF, MUVING, Electromaps y BeePlanet Factory.

El proyecto trabajará en tres escenarios diferentes:

-Modelos de simulación logística en sistemas de alquiler de movilidad (motos): con el objetivo de diseñar y desarrollar modelos de simulación que permitan analizar diferentes estrategias para la correcta explotación de sistemas de alquiler.

-Modelo de simulación de electrificación logística: con el objetivo de obtener herramientas de análisis de electrificación de flotas, determinar el número de vehículos óptimos a electrificar y cuantificar la reducción de costes en diferentes entornos de incertidumbre.

-Modelo de simulación para la predicción de demanda y ubicación óptima de nuevos puntos de recarga: con el objetivo de diseñar modelos de simulación que conozcan el comportamiento de los usuarios, a partir de datos generados por ellos mismos, sobre uso y consulta de ubicación de puntos de recarga.

Para conseguir los objetivos propuestos en estos tres escenarios, los socios del proyecto trabajarán con herramientas derivadas de la Industria 4.0, o habilitadores digitales, como Big Data, Cloud y simulación digital o gemelo digital.

El papel y los beneficios de las redes eléctricas para la integración de la renovables y la descarbonización de la economía, los retos de la transición y el papel facilitador de estas redes para el desarrollo del vehículo eléctrico fueron algunos de los principales temas de debate de la jornada celebrada ayer en las instalaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSII-UPM).

Bajo el título “Redes Eléctricas: claves para la electrificación de la economía”, y organizado por la ETSII-UPM en colaboración con Energía y Sociedad, el encuentro ha reunido a más de 200 asistentes, entre expertos, profesionales, agentes e instituciones.

Alcanzar en el corto plazo la electrificación de la economía y de la sociedad es uno de los principales retos del sector energético actual. En este sentido, la red eléctrica es vista como la palanca necesaria para continuar la transición energética y posibilitar la descarbonización de la economía. Para ello, será necesario contar con unas redes eléctricas modernas, automatizadas, digitalizadas y adaptadas a nuevas necesidades y a los nuevos agentes que se tienen que conectar a ella.

Javier Serrano, asesor del Secretario de Estado de Energía; Óscar García, director de la ETSII-UPM, y Helena Lapeyra, socia de PwC, fueron los encargados de inaugurar el encuentro y dar la bienvenida a los ponentes y presentar los temas de debate.

Tras inaugurar la jornada, Javier Serrano, fue el encargado de exponer la contribución de las redes eléctricas a la descarbonización de la economía. Durante su intervención, aseguró que el Gobierno está apostando por una transición ligada a un cambio de modelo energético. Es decir, una transición ecológica y sostenible, pero también eficiente y competitiva, en la que se fomente la movilidad sostenible como el vehículo eléctrico.

Asimismo, Serrano insistió que las renovables están mostrando signos de recuperación, que “permitirán cumplir con los compromisos de la Unión Europea para el programa Horizonte 2020”.

Del mismo modo, el asesor del Secretario de Estado destacó que la integración de las renovables supone un doble reto: una necesidad de reforzar la red eléctrica y evitar la intermitencia de las redes para favorecer el consumo. Hacer frente a estos desafíos solo será posible con innovación y digitalización que “conducirá la transición hacia el nuevo modelo”.

Serrano subrayó que nos encontramos “ante un cambio tecnológico sin precedentes, cambio que se hace necesario ante los nuevos retos, pero posible por las nuevas herramientas y tecnologías que tenemos”.

Tras la intervención del asesor del Secretario de Estado de Energía, se celebró la primera mesa redonda de la jornada sobre redes eléctricas y transición energética.

Redes eléctricas y transición energética

Moderada por Ferrán Tarradellas, responsable de Políticas Energéticas en la Representación de la Comisión Europea en España, la mesa redonda contó con la participación de Marina Serrano, presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (AELEC). Comenzó afirmando que la descarbonización conlleva un notable incremento de la electricidad en el consumo final y mayor eficiencia energética.

Durante su intervención, destacó que la descarbonización solo se podrá alcanzar a partir de la electrificación de la economía. En este sentido, “las redes son elemento facilitador para la transición energética, ya que integrarán las renovables, mejorarán la eficiencia y flexibilizarán la demanda”. Asimismo, y para afrontar los desafíos, Marina Serrano aseguró que los operadores tienen el conocimiento y la experiencia para acometer los cambios necesarios, pero que es necesario fijar las condiciones adecuadas para realizar la inversiones necesarias, asegurando una rentabilidad razonable.

La presidenta de la AELEC concluyó su ponencia afirmando que la digitalización, automatización, planificación y mejora de los protocolos de la comunicación son necesidades básicas para afrontar esta transición energética.
Por su parte, Guillermo Amann, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Bienes de Equipo Eléctricos de Alta y Media Tensión (AFBEL), destacó que el camino hacia el cumplimiento de los objetivos marcados supondrá un estrés para la red eléctrica. Se prevén grandes desafíos como la integración de las renovables, la intermitencia de la energía, nuevas formas de consumo (como el vehículo eléctrico), o el almacenamiento tanto a nivel general como local. De acuerdo con el ponente, la red no está preparada “pero se irá preparando”.

Asimismo, aprovechó su discurso para hablar de la necesidad que tiene la red para hacer frente al nuevo panorama. En este sentido, argumentó que es importante tener elementos electrónicos que permitan conocer el estado de la red en cada momento y en todos los puntos, aprender a gestionar la información y los datos generados para operar y manejar la red en función de las necesidades.

Óscar Barrero, socio de PwC, fue otro de los ponentes de la primera mesa redonda. Durante su intervención analizó el cambio de paradigma que está viviendo en estos momentos el sector energético que está dando lugar al desarrollo de dinámicas disruptivas que están propiciando nuevos servicios y modelos de negocio. Estas tendencias están modificando el funcionamiento tradicional del sector a lo largo de toda su cadena de valor y están afectando a todos los agentes que participan en él, en especial a los negocios de las redes eléctricas.

En este sentido, Barrero afirmó que las redes del futuro son el elemento clave dentro de la transición, porque “son las que van a dotar de conectividad y flexibilidad a todos los agentes, tanto consumidores, productores como agregadores de demanda”.

Por último, Jorge Sanz, director asociado de Nera Economic Consulting, cerró el debate explicando que “hay que garantizar la transición energética a un mínimo coste”. Sin embargo, y para el ponente, existen varios desafíos de cara a alcanzar este nuevo modelo energético: el alto precio de la luz, la necesidad de volatilidad de los precios, la preocupación por los consumidores vulnerables, la importancia de la retribución de las redes a una tasa razonable y la necesidad de buscar medidas para evitar la deslocalización de la industria.

Durante su ponencia, Sanz abogó por la reducción de costes y la necesidad de “convencer al ciudadano para que migre de energías fósiles a la electricidad, pero para ello sería necesario, reducir su precio”.

Redes eléctricas y descarbonización del sector eléctrico

Posteriormente, y moderado por Ruth Carrasco, adjunta al director para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de ETSII-UPM, tuvo lugar el segundo panel de expertos en el que se abordaron las claves para la descarbonización del sector eléctrico.

Blanca Losada, presidenta de FutuRed, fue la primera en iniciar el debate sobre cómo se cumplirán los objetivos de 2030. Señaló que la electricidad es un vector energético del futuro y las redes eléctricas van a tener un papel crucial en los países desarrollados. De acuerdo con la experta, la transición energética es una pieza de transformación mucho más amplia, y en sus palabras, “es la revolución tecnológico-industrial asociada a Internet, y que desde el punto de vista energético se traduce en una tendencia a la descarbonización y a la electrificación de la economía”.

En este sentido, solo las redes pueden ser el elemento que permita integrar los recursos energéticos distribuidos, dar respuesta a la flexibilidad que requieren las renovables, propiciar un papel activo del consumidor y permitir el despliegue de la carga eléctrica móvil que supone el vehículo eléctrico. En ese sentido, la ponente comentó que “las redes eléctricas deberán ser el elemento clave en la transición energética”.

Por último, Losada habló de los cuatro planos importantes en esta transición: la gran transformación de las redes en el plano de la infraestructura con la aparición de elementos de corriente continua y redes híbridas; el plano de control, automatización y comunicación con el despliegue de sensores y del Internet of Things; el plano de la información y del modelo de datos con el gemelo digital y la Inteligencia artificial y, por último, el plano del modelo de negocio en la adaptación a ese proceso de transformación y el papel vertebrador de las redes eléctricas.

El consumo de energía fue otro de los temas de debate de la jornada. José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables), ofreció un dato muy ambicioso y es que, de acuerdo con los objetivos de 2030, hay que consumir alrededor del 70% de electricidad renovable. Sin embargo, y según el ponente, “los datos no muestran que nos estemos acercando. Solo el 23,4% de nuestra energía final es electricidad y no es suficiente alcanzar los objetivos”.

Asimismo, destacó la operación de la red eléctrica y la sustitución de las energías fósiles por renovables como principales retos para tener en cuenta. En este sentido, afirmó estar en un entorno de impulso renovable que hay que mantener, pero con las herramientas y el diseño de mercado adecuado.

Además del reto de integración de renovables, existe otro desafío como el de la atracción de las inversiones, que solo se podrá hacer si se cuenta con “seguridad jurídica, planificación y visibilidad de los ingresos para que las empresas lleven a cabo los proyectos”.

Por su parte, Rafael del Río, director técnico de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE), destacó en su ponencia la integración del vehículo eléctrico en el sistema eléctrico. Para el ponente, el vehículo eléctrico tiene una característica principal, y es que se carga en el momento en el que no hay mayor consumo, lo que permite optimizar el sistema eléctrico y, por otra parte, ofrece una cantidad de batería suficiente como para mover la electricidad de un hogar durante muchas horas. “Incluso quitando una pequeña parte de esa energía que tiene la batería en momentos puntuales y concretos de picos de demanda, se evita que se utilicen los sistemas de generación más eficientes, y por la noche se puede conseguir utilizar las baterías como sistema de almacenamiento”. Por ello, “el vehículo eléctrico contribuye a la optimización del sistema eléctrico”.

El panel de expertos terminó con la intervención de Milan Prodanovich, jefe de la unidad de sistemas eléctricos del Instituto IMDEA Energía, quien dibujó el panorama de la descarbonización del sistema eléctrico. Para ello, de acuerdo con el experto, es necesario integrar muchas más renovables, más almacenamiento, tecnologías inteligentes para gestionar la demanda. “Todo esto nos llevará a un escenario distinto del futuro, donde las redes no van a operar como hoy en día”.

Según su ponencia, es necesario garantizar, en el futuro, la misma continuidad de suministro sin fallos y gestionar la flexibilidad de demanda. Asimismo, subraya la importancia, en el futuro, de intercambiar la información sobre disponibilidad de energía y la necesidad de elegir de una manera más eficiente para dirigirnos a un sistema que va a operar de manera distinta.

La jornada fue clausurada por Helena Lapeyra, quien recogió las principales conclusiones de la jornada. La socia de PwC destacó que las redes eléctricas van a ser más primordiales que en el pasado. Sin embargo, todavía no están preparadas y necesitan que se desplieguen con innovación para que “esa realidad de laboratorio pase a ser una realidad que está demandando el mercado”.