Tags Posts tagged with "vehículos eléctricos"

vehículos eléctricos

Elixabete Ayerbe, de CIDETEC, en la reunión de presentación del proyecto/Elixabete Ayerbe, from CIDETEC, presenting at the kickoff meeting.

El proyecto europeo DEFACTO, coordinado por CIDETEC Energy Storage, dio comienzo el pasado 14 de enero en San Sebastián con una reunión de arranque a la que asistieron todos los socios involucrados y una visita a las instalaciones de CIDETEC. DEFACTO es un proyecto financiado por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea que busca revolucionar el modo en que la industria de fabricación de celdas para baterías de vehículos eléctricos ha trabajado hasta el momento. Hoy en día las empresas incurren en importantes costes de laboratorio y personal para mejorar el diseño de las celdas y su proceso de fabricación.

En este sentido, DEFACTO pondrá en práctica un método multidisciplinar que combina trabajo de laboratorio, prototipado y modelos multifísicos multiescala. Esto permitirá, por un lado, acelerar los procesos de investigación e innovación sobre el desarrollo de celdas, optimizando su diseño y funcionalidad y, por otro, incrementar notablemente la competitividad de la industria europea.

El futuro aumento masivo en el uso de vehículos eléctricos, motivado por una reducción drástica de costes y un incremento de sus funcionalidades, generará un significativo aumento de la demanda de baterías. Los componentes básicos de las baterías, las celdas electroquímicas, suponen un importante mercado para la industria europea, estimado en 250 b€ en 2025. Por el momento, Asia lleva la delantera: China, Corea y Japón poseen la mayor capacidad mundial de fabricación. Entre tanto Europa, que también desea convertirse en un actor líder en el sector, ha puesto la innovación en el corazón de su estrategia industrial para reforzar y expandir su capacidad de fabricación de celdas. Asimismo, el continente europeo representa atractivos como la cercanía a las plantas de montaje de vehículos y la existencia de una cadena logística madura en el sector de la automoción. Para fomentar la innovación en este ecosistema industrial, la Comisión Europea financia numerosos proyectos de investigación, entre los que se encuentra DEFACTO.

Además de mejorar el posicionamiento global de la industria de movilidad eléctrica europea, DEFACTO busca fomentar y acelerar la descarbonización del transporte, ya que esta industria todavía depende en un 96% de combustibles fósiles. Esto está en línea con el propósito de la Unión Europea de lograr un sistema de transportes más inteligente y ecológico que satisfaga las crecientes necesidades de movilidad de la sociedad, a la vez que reduce las emisiones de carbono e incrementa la eficiencia energética.

DEFACTO es una iniciativa financiada por el Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea que cuenta con un presupuesto total de 5.988.318,75€ y tendrá una duración de 42 meses.

El consorcio que conforma esta iniciativa está constituido por trece socios: cinco centros de investigación (CIDETEC Energy Storage, la Comisión Francesa de Energías Alternativas y Energía Atómica, el Centro de Investigación y Tecnología Hellas, el Centro Aeroespacial Alemán DLR y Fraunhofer-Gesellschaft), dos universidades (Universidad Técnica de Brunswick y Universidad Politécnica de Madrid), dos industrias líder (Grupo ESI e Irizar e-mobility), tres pequeñas y medianas empresas (Sustainable Innovations Europe, Lechlanche GmbH y Avesta Battery & Energy Engineering), y un organismo de normalización (UNE), todo ello coordinado por CIDETEC Energy Storage.

Las matriculaciones de vehículos eléctricos de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) cerraron 2019 con un total de 24.261 unidades, lo que supone un 56,3% más, superando las 24.000 unidades previstas por el Ministerio de Transición Ecológica. Según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), la movilidad eléctrica subió un 2,1% en diciembre, hasta alcanzar las 2.375 unidades matriculadas.

Si nos fijamos solo en los turismos, las matriculaciones cerraron el año con un aumento del 63,4%, con un total de 10.047 unidades. Solo durante el pasado mes, se registraron 974 unidades matriculadas, lo que supone un 29,7% menos, lo que evidencia que la entrada en vigor ahora en 2020 de la legislación europea que obliga a que el mix de matriculaciones medias por fabricante no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro ha retrasado la distribución de este tipo de modelos cero emisiones para ayudar a la consecución de objetivos.

Para el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, “las previsiones que hicimos a principios de 2019 sobre los resultados finales anuales de matriculaciones de vehículos eléctricos puros han coincidido con el dato real, y el análisis de cara a 2020 es triplicar esa cifra, teniendo en cuenta aspectos como el incremento de la oferta, con la llegada de una treintena de modelos de coches nuevos; el rápido despliegue de infraestructuras de recarga rápida y ultrarrápida en itinerancia, y la reducción en Europa de 130 a 95 gr de CO2/km de los límites de emisiones medias de los fabricantes, si bien queda pendiente a nivel estatal la puesta en marcha de una reforma fiscal coherente con los objetivos del PNIEC y de un plan de ayudas coherente, ambicioso y coordinado con el resto de administraciones”.

En la misma línea, la directora general de Ganvam, Ana Sánchez, apunta que “las previsiones para 2019 se han cumplido, pero es necesario que en 2020 se alcancen las 65.000 unidades, lo que exige que exista un plan nacional claro y unívoco para el vehículo cero emisiones, máxime cuando para lograr el objetivo de que el mix de matriculaciones no sobrepase los 95 gramos será necesario impulsar las ventas de estos modelos, que a día de hoy todavía tienen una representación del 0,8%”.

El canal de empresa, el que tira del mercado

Los datos ponen de manifiesto que es la empresa la que mayor esfuerzo está llevando a cabo para introducir estos modelos en el parque, de tal forma que si se apoya en mayor medida la movilidad cero emisiones dentro de la cultura corporativa es posible acelerar su implantación de cara a conseguir los objetivos de Transición Ecológica, que fijan un total de cinco millones de eléctricos para 2030. Así, el 57,5% de los turismos eléctricos matriculados en 2019 se destinaron a flotas, con 5.779 unidades, lo que supone un 56,4% más si lo comparamos con las unidades matriculadas hasta diciembre del pasado año.

Por eso, Ganvam y AEDIVE abogan por medidas de corte fiscal que ayuden a las empresas a seguir electrificando la flota, tales como que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos corporativos eléctricos puros sea de al menos el 50% o que aquellos modelos cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas puedan computar con el máximo coste establecido.

El canal particular, por su parte, registró un incremento acumulado del 104%, con 3.334 unidades de turismos eléctricos matriculados. En este sentido, el elevado precio de adquisición hace que, de momento, no sea una opción de movilidad apta para todos los bolsillos, lo que frena su popularización.

Para la directora general de Ganvam, Ana Sánchez, “solo si se impulsa el eléctrico en el canal de empresa, se acelerará su implantación en el parque y, por su alta tasa de renovación, se generará una oferta de usados que ayudará a acercarlo al particular a un precio más asequible. De la misma forma que el híbrido se ha popularizado, en la medida en la que se ha hecho un habitual de las flotas”. En este sentido, las matriculaciones de turismos híbridos registraron un total de 7.427 unidades matriculadas en 2019, lo que supone un 30,5% más.

El ejemplo de las Administraciones Públicas

Por otro lado, el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, ha señalado la importancia de que las Administraciones Públicas tomen definitivamente las riendas en la ejemplaridad de la descarbonización del transporte con la transformación de sus flotas “en un arranque de década que debe significar el compromiso de los gobiernos estatal, regionales y locales por adecuar sus propuestas climáticas a sus actuaciones”, al tiempo que ha pedido que se despolitice el mensaje del cambio climático y de la contaminación “porque es algo que nos afecta a todos, con independencia de ideologías”.

El sector eléctrico está experimentando cambios significativos. A medida que el 2019 llega a su fin, GlobalData analiza las tendencias clave que darán forma a la industria en 2020, que van desde los vehículos eléctricos hasta los acuerdos corporativos de compra de energía (PPAs).

Vehículos eléctricos

La adopción del vehículo eléctrico continuará su empinada trayectoria observada en los últimos años. Se espera que la flota global de vehículos eléctricos, que se situó en más de 5,1 millones en 2018, alcance alrededor de 130 millones para 2030 según las previsiones de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Los gobiernos de todo el mundo están estableciendo objetivos para el despliegue de vehículos eléctricos y estas señales políticas están alentando a los actores de la industria a invertir en toda la cadena de suministro del vehículo eléctrico. Además, grandes empresas energéticas como EDF, E.ON y Enel en Europa han estado invirtiendo en infraestructura de estaciones de recarga, y este mercado está experimentando una consolidación, una tendencia que se espera que continúe. Cada vez más, las empresas energéticas están colaborando con los fabricantes de vehículos eléctricos para aumentar sus ofertas en áreas como la recarga de vehículos eléctricos, los servicios de vehículo a red (V2G), el almacenamiento de energía y las fuentes de energía renovables. Grandes petroleras como Shell, BP y Total también están haciendo grandes apuestas en este mercado a través de adquisiciones.

Digitalización

Las empresas energéticas, que tradicionalmente han sido reacias a la adopción de nuevas tecnologías, ahora se están dando cuenta de sus beneficios y ofrecen grandes inversiones. Una encuesta de tendencias tecnológicas emergentes realizada por GlobalData revela que la seguridad cibernética, el big data, la computación en la nube, la robótica e el Internet de las cosas (IoT) se consideran las cinco tecnologías principales que tendrán el máximo impacto en el sector durante los próximos tres años.

La seguridad cibernética está recibiendo la máxima atención de las compañías eléctricas para proteger las redes de ataques cibernéticos. Las empresas energéticas se dan cuenta del efecto devastador que tales ataques pueden tener en la red y, por tanto, están dispuestos a invertir mucho para protegerse contra ellos.

Con cada vez más datos procedentes de los contadores de los clientes, las empresas de servicios públicos se están centrando en el análisis de datos para el pronóstico de carga, la planificación de la generación, la gestión de los picos y el aumento de la conciencia de los clientes sobre la eficiencia energética. el big data y el cloud computing son herramientas útiles que ayudan a estas iniciativas. Los modelos en la nube están ayudando a las empresas de servicios públicos a reducir sus gastos de capital de TI (CAPEX) y ofrecen computación ilimitada y análisis avanzados, mientras que el IoT está ayudando a las compañías energéticas a monitorizar y administrar sus activos de forma remota. Las empresas de servicios públicos también pueden realizar el mantenimiento predictivo de sus activos con la asistencia del IoT.

Almacenamiento en baterías a escala de red

Se prevé que la instalación de almacenamiento de energía entre los usuarios finales (generadores de energía renovable, operadores de red y generación distribuida) será testigo de un mayor crecimiento debido al desarrollo de la red inteligente. Se pronostica que el mercado del almacenamiento de energía en baterías, que se estima en 4,9 GW en 2018, alcanzará los 22,2 GW en 2023.

La economía del almacenamiento de energía en una amplia gama de aplicaciones, junto con la caída de costes de los sistemas, probablemente darán lugar a un rápido crecimiento de las soluciones de almacenamiento de energía en baterías. Las baterías de Li-ion están surgiendo como cruciales para el almacenamiento de energía, y el crecimiento de los vehículos eléctricos ha dado como resultado avances en la tecnología de Li-ion y una disminución constante de los precios de las baterías a base de litio.

Varios proyectos de almacenamiento de energía en proyecto han sido acelerados por programas de incentivos. Se espera que el despliegue crezca, debido a que una gran cantidad de países optan por la utilización del almacenamiento para apoyar su transformación del sector eléctrico. EE.UU. presentó varios proyectos de ley y políticas relacionadas con el almacenamiento energético, y el país cuenta con programas integrales de incentivos que respaldan la utilización de bateríaS. Mientras tanto, India publicó una misión nacional de almacenamiento de energía, que describe la ambición del país de convertirse en un líder del mercado en la fabricación de baterías. Del mismo modo, China y Alemania están aprovechando las oportunidades para capitalizar el creciente mercado de baterías.

Microrredes

Las microrredes continuarán avanzando en el sector eléctrico, impulsadas por la necesidad de resistencia, seguridad energética y la electrificación de áreas remotas. Este año ha habido una serie de proyectos de microrred anunciados por empresas de todo el mundo. Empresas de servicios públicos como Duke Energy, EDF, Engie y AusNet han participado en el desarrollo de proyectos de microrredes, cuya escala también ha aumentado con proyectos tan grandes como el Proyecto Armonia Microgrid de 100 MW en Palau.

La evolución de las políticas ha sido alentadora. Por ejemplo, Hawai se ha convertido en el primer estado en iniciar tarifas de microrred. California también lo sigue de cerca, tratando de promulgar legislación en esta dirección.

PPAs corporativos

Las grandes empresas están firmando cada vez más PPAs con generadores para satisfacer sus necesidades energéticas. La mayoría de éstos están firmados con generadores de energía renovable, lo que les permite aumentar la proporción de energía renovable en su consumo total. Empresas como Google, Amazon, Facebook y Microsoft han seguido firmando PPAs durante 2019 y se espera que esta tendencia continúe en el futuro, debido a la expansión del mercado de centros de datos que aumenta sus requisitos de energía.

Otras empresas como Tesco y Walmart también han participado en la firma de PPAs en 2019. El aumento de los PPAs corporativos se ve impulsado por la retirada de las tarifas de alimentación (FIT) y otros incentivos para la energía eólica y solar junto con el movimiento hacia mecanismos de subastas. En estas circunstancias, los PPAs corporativos ofrecen una oportunidad para que los desarrolladores vendan su energía de manera rentable.

Endesa X y supermercados Consum han firmado una alianza, gracias a la cual se instalarán, inicialmente, 110 puntos de recarga para vehículos eléctricos en los aparcamientos de 55 centros de la Cooperativa. Los primeros 23 ya están operativos y otros 20, a punto de entrar en funcionamiento. Las “islas de energía” se repartirán por Andalucía, la Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Cataluña y la Región de Murcia, aunque se irá ampliando a más ubicaciones, y contarán con una electricidad generada por fuentes 100% renovables.

La tecnología de las instalaciones que se colocarán será de hasta 50 kW, lo que permite la carga de un vehículo aproximadamente en media hora (dependiendo del porcentaje de carga previo del vehículo y de sus características), el tiempo que tardan los clientes, habitualmente, en hacer la compra. Para poder realizar las recargas, los usuarios tendrán que tener la aplicación de Endesa X, Juice Pass (disponible en IOs y Android) para activar el servicio y comenzar el proceso. No será necesario registrarse para usar la App, ya que también podrá realizarse la recarga y el pago de manera puntual con una tarjeta de crédito.

Sin embargo, crear un perfil en la aplicación y registrarse en Juice Pass reporta ventajas al cliente: se agiliza el proceso; se accede a toda la información detallada del punto de recarga, precios y horarios; se puede monitorizar el detalle de las recargas en tiempo real y acceder al historial de recargas y facturas; y hay descuentos en el precio de las recargas.

Consum se convierte así en la primera cadena de supermercados española en implementar una amplia red de recarga de acceso público -que además se podrá ir ampliando-, y ofrecer a sus clientes un nuevo servicio.

Endesa X: Desarrollando infraestructura de acceso público

Este acuerdo de colaboración con Consum permite a Endesa X avanzar en su plan de expansión de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos de acceso público. La compañía anunció el año pasado un plan para instalar 8.500 puntos de recarga en lugares de acceso público hasta 2023, con una inversión de 65 millones de euros, el plan más ambicioso existente en España.

En esta primera fase (2018-2019), Endesa X quiere establecer una red de 2.000 puntos de recarga para conectar ciudades de más de 35.000 habitantes, así como los 15.000 kilómetros de vías principales que existen en España, para garantizar que el 75% de la población disponga de infraestructuras públicas de recarga en su municipio. Esto permitirá que los conductores tengan siempre un punto de recarga a una distancia inferior a 100 kilómetros.

En una segunda etapa (entre 2021 y 2023), se instalarán otros 6.500 nuevos puntos de recarga de acceso público en centros comerciales, parkings, cadenas hoteleras, áreas de servicio o en la vía pública para acompañar el crecimiento del mercado del vehículo eléctrico, dotando de mayor cobertura de infraestructura de recarga a las zonas urbanas y los principales nodos estratégicos de comunicación, tanto en la península como las islas.

Red Eléctrica de España, trabaja para impulsar el desarrollo de la movilidad sostenible. Con este propósito, la compañía acaba de publicar un mapa de puntos de recarga inteligente del vehículo eléctrico. Se trata de una iniciativa enmarcada en el proyecto Cecovel, el proyecto que Red Eléctrica puso en marcha en 2017 para seguir la demanda asociada a la movilidad eléctrica en nuestro país.El mapa monitoriza 562 terminales inteligentes públicos distribuidos por todo el territorio nacional que están gestionados por los operadores de movilidad que colaboran con el proyecto Cecovel (Ibil-Repsol, Gic, Fenie y Melib).

Con una visualización intuitiva y sencilla, el mapa ofrece al usuario información completa sobre el punto de recarga: dirección en la que se ubica, el tipo de recarga que realiza, la potencia de cada punto y el modelo de conector. “Estamos trabajando para que el mapa siga creciendo con más puntos de recarga y que en un futuro próximo ofrezca datos de otros operadores e información en tiempo real de la disponibilidad de cada punto”, añade Miguel Ángel Muro, director de Servicios para la Operación de Red Eléctrica de España.

Su característica principal es que integra terminales de recarga dotados de inteligencia que permite realizar una gestión óptima de la demanda y conocer los patrones horarios del consumo de la recarga pública y su evolución.

Cecovel, clave para la implantación del vehículo eléctrico

Con el objetivo de que la integración del vehículo eléctrico en el sistema se realice de manera segura y eficiente, Red Eléctrica puso en marcha en 2017 Cecovel, un proyecto que realiza un seguimiento de la demanda de electricidad de los vehículos eléctricos
Para ello, actualmente monitoriza 1.835 puntos de recarga, tanto públicos como privados, gestionados por cuatro operadores de movilidad (Ibil-Repsol, Gic, Fenie y Melib). Se trata de puntos de recarga con potencias desde 2,3 kW hasta 350 kW y conectados en tiempo real a los operadores para que pueden gestionarlos de forma remota e inteligente.

La movilidad eléctrica, una realidad en España

España cuenta ya con más de 81.125 vehículos eléctricos, siendo Madrid y Cataluña las comunidades que registran la mayor implantación de todo el territorio nacional, con un parque de 32.405 vehículos en el caso de Madrid y de 21. 990 en Cataluña. Según lo estimado en el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, en 2030 España contará con 5 millones de vehículos eléctricos.

El impulso de la movilidad eléctrica es clave para luchar contra el cambio climático y alcanzar los objetivos enmarcados dentro de la Transición energética. Actualmente, el sector del transporte es uno de los que más contribuyen al cambio climático. Según datos del Ministerio de Transición Ecológica, en 2018, el transporte representó el 27% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en España.

Mix de generación de España en el escenario base. Fuente: BloombergNEF. Nota: El gráfico muestra una proyección para España peninsular (continental) y no incluye las islas españolas / Spain’s generation mix in the base scenario. Source: BloombergNEF. Note: The chart shows a projection for peninsular (mainland) Spain, and does not include Spanish islands

Maximizar el papel de las energías solar y eólica en los sistemas eléctricos de España y Chile desde ahora hasta 2050 dependerá de la medida en que se desplieguen y utilicen activos de flexibilidad como baterías y cargadores dinámicos de vehículos eléctricos. Esta es la principal conclusión de dos informes, publicados por BloombergNEF (BNEF) en asociación con Acciona.

Tanto España como Chile tienen recursos de clase mundial de luz solar y eólica y, por lo tanto, son ubicaciones privilegiadas para la acumulación de energía renovable en las próximas tres décadas. Los informes de BNEF modelan las perspectivas para el mix de generación de energía de los dos países para 2050, en función de varios escenarios. Tanto España como Chile tienen objetivos ambiciosos para descarbonizar sus sistemas eléctricos, el primero para la generación renovable y el segundo para el retiro de toda su flota de centrales eléctricas de carbón. Pero lograr esto, o acercarse, requerirá un enfoque en la flexibilidad, así como simplemente invertir dinero en energías renovables cada vez más baratas.

La flexibilidad es proporcionada por tecnologías que pueden aumentar o reducir rápidamente la cantidad de electricidad que entregan a la red, dependiendo del equilibrio entre el suministro de los generadores y la demanda de las empresas y los consumidores. Algunos ejemplos son las baterías de almacenamiento estacionario, los cargadores de vehículos eléctricos que cargan cuando los precios de la electricidad son bajos en lugar de en períodos pico, las interconexiones con otros países y, por el lado de los combustibles fósiles, las centrales eléctricas de gas de respuesta rápida.

Entre las conclusiones de los dos informes se encuentran:

• El escenario base para España muestra que las energías eólica y solar generarán el 51% de la electricidad total para 2030, y hasta el 75% para 2050, gracias al hecho de que son las opciones de menor coste en ese país para generar energía.
• El escenario base para Chile muestra un aumento de las energías eólica y solar pasando del actual 13% del suministro de la electricidad del país, al 40% para 2030 y al 67% para 2050. Se espera que el mercado sea abastecido en un 93% por energías renovables en ese año. En un escenario de eliminación del carbón, la cifra aumenta al 98%.
• En España, en un escenario en el que los costes del almacenamiento en baterías caen más rápidamente de lo esperado, el sistema eléctrico podría necesitar un 13% menos de capacidad de reserva de gas para 2050, tener un 12% menos de emisiones y acomodar hasta un 94% de generación sin carbono.
• En España, en un escenario en el que los vehículos eléctricos pueden cargar de manera flexible (para aprovechar horas de electricidad más barata), los costes adicionales para el sistema de transporte de electricidad pueden reducirse a la mitad. También conduciría a un 9% menos de emisiones que en el escenario base.
• Un aumento en la capacidad del interconexión entre España y Francia permitiría aumentar la participación de la electricidad sin carbono en relación con el caso base, y a un coste total ligeramente más bajo. Sin embargo, los beneficios son menos obvios a largo plazo, ya que la utilización de las interconexiones disminuye debido a la sobregeneración eólica y solar con mayor frecuencia en ambos países simultáneamente.
• Sin embargo, otro escenario en el que los costes del almacenamiento no se reducen tan bruscamente como se esperaba, generaría un 11% más de emisiones para 2050 y un 3% más de costes para el sistema que en el caso base.
• En Chile, las energías eólica y solar representan una oportunidad de inversión de 35.000 M$ entre ahora y 2050, y las baterías una oportunidad de 8.000 M$.
• En Chile, el carbón representa el 39% de la generación de electricidad en la actualidad y se espera que disminuya hasta el 6% en el escenario base, ya que pierde terreno debido a proyectos eólicos y solares más baratos.
• Para reducir aún más la generación a carbón y minimizar las emisiones de Chile, se requeriría una política gubernamental deliberada y un 25% más de inversión en nueva generación que en el caso base.

Los precios de las baterías, que estaban por encima de 1.100 $/kWh en 2010, han caído un 87% en términos reales a 156 $/kWh en 2019. Para 2023, los precios promedio estarán cerca de 100 $/kWh, según el último pronóstico de BloombergNEF (BNEF). La reducción de costes en 2019 se deben al aumento del tamaño de los pedidos, el crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos con batería y la penetración continua de cátodos de alta densidad energética. La introducción de nuevos diseños de paquetes y la caída de los costes de fabricación reducirán los precios a corto plazo.

El informe 2019 Battery Price Survey de BNEF predice que a medida que la demanda acumulada supere los 2 TWh en 2024, los precios caerán por debajo de 100 $/kWh. Este precio es visto como el punto alrededor del cual los vehículos eléctricos comenzarán a alcanzar la paridad de precios con los vehículos con motor de combustión interna. Sin embargo, esto varía según la región de venta y el segmento de vehículos. El informe examina en detalle cómo los fabricantes y fabricantes de automóviles pueden seguir reduciendo los precios.

Según las previsiones de BNEF, para 2030 el mercado de baterías tendrá un valor de 116.000 M$ anuales, sin inlcuir la inversión en la cadena de suministro. Sin embargo, a medida que caigan los precios de las celdas y los paquetes, los compradores obtendrán más valor por su dinero del que obtienen hoy.

El análisis de BNEF revela que a medida que las baterías se vuelven más baratas, se electrifican más sectores. Por ejemplo, la electrificación de vehículos comerciales, como furgonetas de reparto, se está volviendo cada vez más atractiva. Esto conducirá a una mayor diferenciación en las especificaciones de las celdas, con los vehículos comerciales y de pasajeros de alta gama optando probablemente por métricas como el ciclo de vida útil en vez de por las continuas caídas de precios. Sin embargo, para el mercado masico de vehículos eléctricos de pasajeros, los precios bajos de la batería seguirán siendo el objetivo más crítico.

La disminución continua de los costes de las baterías en la década de 2020 se logrará mediante la reducción de los gastos de capital de fabricación, los nuevos diseños de paquetes y el cambio de las cadenas de suministro. Los costes de fabricación están cayendo gracias a las mejoras en los equipos de fabricación y al aumento de la densidad energética a nivel de cátodo y celda. La expansión de las instalaciones existentes también ofrece a las empresas una ruta de menor coste para ampliar la capacidad.

A medida que los principales fabricantes de automóviles comienzan a producir plataformas de vehículos eléctricos a medida, pueden simplificar el diseño del paquete y estandarizarlo para diferentes modelos de vehículo eléctrico. El diseño simplificado es más fácil de fabricar y se puede escalar para vehículos más grandes o más pequeños. El cambio en el diseño del paquete también permitirá sistemas de gestión térmica más simples y podría reducir la cantidad de alojamiento requerido para cada módulo. A medida que los fabricantes de automóviles comienzan a adquirir celdas de múltiples proveedores para una sola plataforma, también hay un nivel creciente de estandarización en el diseño de celdas.

La demanda de vehículos eléctricos en Europa está creciendo y las cadenas de suministro están cambiando. Cada vez más, los fabricantes de baterías están construyendo plantas en la región. Esto ayuda a reducir algunos de los costes asociados con la importación de celdas desde el extranjero, especialmente los costes de transporte y los aranceles de importación.

El camino para lograr 100 $/kWh para 2024 parece prometedor, incluso si, sin duda, hay dificultades en el camino. Hay mucha menos certeza sobre cómo la industria reducirá los precios aún más, de 100 $/kWh a 61 $/kWh para 2030. Esto no se debe a que sea imposible, sino que hay una variedad de opciones y caminos que se pueden tomar.

A medida que nos acerquemos a la segunda mitad de la década de 2020 la densidad energética a nivel de celda y paquete jugará un papel creciente, ya que permite un uso más eficiente de los materiales y la capacidad de fabricación. Las nuevas tecnologías como los ánodos de silicio o litio, las celdas de estado sólido y los nuevos materiales de cátodo serán clave para ayudar a reducir los costes.

Efacec ha sido elegido para suministrar 95 equipos de recarga rápida para vehículos eléctricos que se instalarán en la región de Baden-Württemberg, Alemania. El proyecto está financiado por el Gobierno alemán y representa una inversión de 1,5 M€.

Esta infraestructura de carga utilizará el modelo de cargador QC45 de Efacec. Sus características principales son: carga rápida compatible con todas las marcas de vehículos eléctricos, 0 a 80% de carga en menos de 30 minutos, instalación simple plug & play, potencia de CC de hasta 50 kW y potencia de CA: 22 kVA, múltiples estándares: CHAdeMO, CCS y AC, comunicaciones integradas (3G, LAN, Wi-Fi).

Los puntos de carga utilizados en la región de Baden-Württemberg tienen algunas personalizaciones específicas, que incluyen un terminal de pago con tarjeta de crédito, fácil acceso para usuarios con movilidad reducida, medidor de CA en el circuito de CC y EMC de clase B.

Iberdrola y la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) han firmado un convenio de colaboración para impulsar la movilidad sostenible por el que la compañía energética ofrecerá a las empresas asociadas a AMDA -60 grupos de concesionarios y más de 400 instalaciones en la Comunidad de Madrid- soluciones para la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos y módulos fotovoltaicos para el autoconsumo, así como la posibilidad de ofrecer a sus clientes la adquisición de un vehículo eléctrico junto a la solución integral de recarga de Iberdrola.

En base a este acuerdo, ambas partes se han comprometido también a promover acciones conjuntas para impulsar a la movilidad eléctrica, como parte de su compromiso por un modelo empresarial más sostenible. Asimismo, Iberdrola ofrecerá a esta compañía y a sus asociados condiciones preferentes para la contratación del suministro energético en sus instalaciones.

A la firma del convenio, que ha tenido lugar en la sede de la asociación, han asistido el delegado comercial de Iberdrola en la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha, Antonio Armengot, y el presidente de AMDA, Moisés González.

La solución para la movilidad sostenible e inteligente que Iberdrola pone a disposición de las empresas de AMDA y sus clientes finales -denominada Smart Mobility- incluye la infraestructura de recarga, su instalación y garantía, así como la posibilidad de gestionar el servicio en tiempo real y en remoto desde dispositivo móvil, a través de las aplicaciones desarrolladas por Iberdrola: la app de Recarga Pública Iberdrola, la app Smart Mobility Hogar o la Web de Smart Mobility Empresas.

De esta forma, los concesionarios de AMDA podrán ofrecer a sus clientes y otros usuarios de vehículo eléctrico el uso de los puntos de recarga de Iberdrola ubicados en sus instalaciones, así como la adquisición de un vehículo eléctrico junto a la solución integral de Iberdrola. El plan incluye también el contrato de suministro eléctrico personalizado, tanto para empresas como hogares.

Asimismo, Iberdrola ofrecerá a las empresas asociadas de AMDA su solución Smart Solar de autoconsumo, que permite la generación y consumo de su propia energía con paneles fotovoltaicos, logrando un importante ahorro en su factura anual y una mejora de la eficiencia energética. Como todas las soluciones smart de Iberdrola, se podrá conocer en tiempo real la energía que se produce y consume, de forma digital y operar la instalación de forma autónoma.

El Circuit Ricardo Tormo ha instalado en el parking principal del recinto, dos equipos para ofrecer puntos de recarga a los vehículos eléctricos durante el Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana, colocados por OVANS, ingeniería especializada en movilidad sostenible y con el apoyo del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial.

La directora general del Ivace, Julia Company, el director general del Circuit Ricardo Tormo, Gonzalo Gobert, y Daniel Sánchez, socio director de OVANS, han estrenado la instalación, que se activará con motivo del Gran Premio, y que quedará de manera permanente en las instalaciones de Cheste.

Sánchez ha explicado que se trata de “dos puntos de recarga, con dos conectores cada uno, que ofrecen una potencia de 22 kW por toma, telegestionados y de acceso libre y gratuito”. La activación del servicio se puede realizar mediante una tarjeta o a través de la app electromaps. Asimismo, OVANS ha realizado una demostración del funcionamiento de esta nueva zona de recarga con un vehículo eléctrico.
Para Company, el objetivo principal de la conselleria de Economía Sostenible en materia energética es la transición hacia un nuevo modelo energético basado en las fuentes de energía renovables y la eficiencia energética y, para lograrlo, “es fundamental el cambio en la movilidad”.

En este sentido, ha subrayado que el Ivace cuenta con un Plan de Impulso de la Movilidad Eléctrica, que contempla ayudas económicas “para impulsar la incorporación del vehículo eléctrico en la Comunitat Valenciana, así como para la instalación de puntos de recarga, ya que el despliegue de la infraestructura de recarga eléctrica es un aspecto fundamental para lograr extender el uso de los vehículos eléctricos en nuestro territorio”.

Growatt
SAJ Electric
AERZEN
COMEVAL