Teresa Ribera recibe a la Fundación Renovables para valorar conjuntamente los avances y las actuaciones necesarias para acelerar la transición ecológica

La Ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera Rodríguez, ha recibido a una representación de la Fundación Renovables encabezada por su presidente, Fernando Ferrando, y vicepresidente, Sergio de Otto, para abordar conjuntamente los avances que se han llevado a cabo en los últimos meses en materia de transición energética, y para abordar propuestas sobre el camino a seguir para llegar a cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

 

Durante el encuentro, que se desarrolló en la sede el Ministerio para la Transición Ecológica, la Fundación Renovables expresó su satisfacción por el posicionamiento y la intención política del Ejecutivo a favor de un cambio en el modelo energético actual, teniendo al PNIEC como excelente y favorable punto de partida. Durante el trascurso de una charla cordial, la Fundación Renovables ha transmitido a la ministra el buen camino y los grandes pasos que han tomado a favor de la transición energética en comparación con la pasividad inoperante del anterior gobierno, expresando también la urgencia de hacer efectiva una declaración de emergencia climática a nivel nacional y las oportunidades derivadas de dicha declaración, englobando acciones para el cambio a un modelo más eficiente y autónomo.

Para la materialización y consecución de dichas oportunidades, la Fundación Renovables instó a aprobar un Pacto de Estado de Energía y Cambio Climático, situando a la transición energética en el centro del marco legislativo, y reclamó para ello una Vicepresidencia de Transición Ecológica, convirtiéndose así en política de estado. Además, se trasladaron a la ministra las propuestas elaboradas por la Fundación en su último informe “Escenarios, políticas y directrices para la Transición Energética” para enriquecer el PNIEC y progresar en sus objetivos, entre las que destacan un aumento en la reducción de emisiones de GEI para 2030.

En el transcurso de la reunión también se han comentado como punto clave, en opinión de la Fundación,  la actuación decidida sobre la demanda, la necesidad de un aumento de la electrificación a 2030 del 27% como elemento básico para una mejora en la calidad del aire de las ciudades, mediante una mejora sustancial del plan de rehabilitación energética de edificios en base a una Modificación de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local y, de manera complementaria, apostar por la movilidad desde un criterio compartido y de servicio público, que suponga una mejora cualitativa y real del aire de las ciudades.

Las dos partes se han mostrado coincidentes en la necesidad y las ventajas de acelerar el autoconsumo, puesto que actualmente existe una situación de desarrollo favorable para un aumento sustancial de dicha tecnología pese a los temas pendientes en el ámbito regulatorio; y en el establecimiento de una tarifa transparente de cara a los consumidores, con una señal precio de la energía que permita un aumento de la eficiencia energética y evidencia el reparto de costes entre los distintos tipos de consumidores.