La transformación y/o sustitución de quemadores en el sector hotelero puede aportar una importante reducción de costes energéticos así como una seguridad de funcionamiento adicional. Este artículo presenta diversas propuestas de técnicas de mejora de la eficiencia energética mediante las cuales el grupo quemador y generador cumpla tres requisitos básicos: elevado rendimiento, reducidas emisiones y seguridad de funcionamiento.

La combustión es una reacción química entre el oxígeno y un material oxidable, acompañada de desprendimiento de energía. Este desprendimiento de energía se aprovecha en la caldera a través de un medio de transporte en fase líquida o vapor. El objetivo final de una combustión es, por supuesto, obtener el mayor rendimiento pero maximizando la seguridad y minimizando las emisiones contaminantes.

Se trata de encontrar un equilibrio entre el rendimiento y las emisiones. Este ajuste entre el rendimiento y las emisiones, a través del correcto ajuste a lo largo del tiempo de la mezcla aire-combustible, puede hacerse en quemadores con control mecánico de la mezcla o en quemadores con control digital de la mezcla.

Artículo publicado en: FuturENERGY Septiembre 2014