Un estudio identifica los scooters eléctricos como la solución de movilidad urbana más eficiente

Un estudio publicado el pasado 12 de septiembre concluye que los scooters eléctricos ofrecen los máximos beneficios para hacer frente a los problemas sociales, medioambientales y económicos de las ciudades. En la clasificación de las distintas soluciones de movilidad urbana disponibles, los scooters eléctricos obtuvieron la primera posición con 37 puntos, seguidos de los coches eléctricos con 28 y los scooters convencionales con 26.

Así, la investigación, encargada por la empresa global de tecnología Ujet y llevada a cabo por la consultora y grupo de expertos SustainAbility, concluye que los beneficios potenciales de los scooters eléctricos solo se materializarán si se activan más medidas para incentivar el cambio de los vehículos convencionales. De esta manera, se trata de producir una rápida y profunda transformación de las flotas de vehículos privados a través de un cambio en las normativas.

Mientras que las emisiones de otros sectores económicos importantes han disminuido en las últimas décadas, el impacto de la movilidad urbana ha aumentado. Las emisiones provocadas por la movilidad son actualmente responsables de aproximadamente el 23 % de las emisiones globales de CO2 y son un factor clave de la contaminación atmosférica de nuestras ciudades.

Cada vez más, los vehículos eléctricos se consideran la solución más viable para eliminar las emisiones de la movilidad y mejorar la calidad del aire. El informe destaca que la sustitución del 80 % del parque actual por vehículos eléctricos, incluidos los scooters eléctricos, para el año 2050 reduciría las emisiones de NOx, partículas finas y SO2 en más del 80 % respecto a los niveles de 2010.

También demuestra que la inacción no es una opción. En la actualidad, nueve de cada diez personas en todo el mundo respiran aire contaminado. Esto causa 556.000 muertes prematuras en Europa atribuibles a la contaminación del aire y a la contaminación doméstica.

Solo en Barcelona se estima que 3.500 muertes prematuras están relacionadas con la contaminación atmosférica. Además, la congestión en las ciudades cuesta cada año a la economía europea más del 1% de su PIB. París es la tercera ciudad más congestionada de Europa; el tráfico hace aumentar el tiempo de viaje aproximadamente unos 40 minutos cada día, lo que supone un coste total de 9.900 millones de euros al año.

El cambio hacia los coches eléctricos y los autobuses está en el centro de la promoción y los debates, pero la rentabilidad y la escalabilidad presentan obstáculos para la adopción con éxito de los vehículos eléctricos. El informe observa que los requisitos mínimos de infraestructura y almacenamiento de los scooters eléctricos los convierten en una opción de movilidad limpia fácilmente escalable. Se pueden aparcar 10 scooters eléctricos en cada plaza de aparcamiento para coche, y un cambio del 10 % de coches a scooters eléctricos reduciría la congestión en un 40 %, lo que ayudaría a combatir la mayor fuente de contaminación atmosférica.

Hugues Despres, director ejecutivo de Ujet International, declara: «Las soluciones de movilidad urbana que existen actualmente no pueden crecer al mismo ritmo que nuestras ciudades ni hacen frente al aumento de los atascos y la polución. La única respuesta es redefinir la movilidad urbana haciendo un producto que sea más adecuado para el problema, y luego escalar esa nueva solución al mismo ritmo.»

«Se trata de hacer que el transporte urbano sea realmente apto para el futuro. Nuestra misión es permitir que las personas cambien su relación con las ciudades en las que viven, y nos entusiasma trabajar con las ciudades para mejorar la movilidad, la comodidad y la sostenibilidad.»

Alexandra Brill, gerente de SustainAbility, añade: «El rápido ritmo de urbanización causado por el crecimiento de la población significa que las ciudades se convertirán cada vez más en el nexo en el que se encuentran las cargas sobre el medio ambiente, la salud y el bienestar. En el contexto de estas cuestiones, los vehículos eléctricos tienen una función importante que desempeñar en la resolución de los problemas de movilidad urbana. Sin embargo, con demasiada frecuencia la conversación se centra exclusivamente en los automóviles, y excluye otras tecnologías de bajo impacto.»

«Nuestra investigación sugiere que los scooters eléctricos presentan una solución efectiva y escalable no solo para los problemas de contaminación sino también para la congestión en nuestras ciudades. Creemos que es necesario investigar y discutir más sobre los beneficios potenciales de los scooters eléctricos para abordar los vacíos de conocimiento existentes; y que los incentivos en las políticas deberían ampliarse para incluir no solo los coches eléctricos, sino también los scooters eléctricos y otras opciones de bajo impacto.»

En este sentido, las autoridades municipales y los gobiernos ya están estudiando las opciones para una movilidad más sostenible. Las iniciativas identificadas en todo el mundo incluyen planes de uso compartido de vehículos, sistemas de gestión del tráfico y una mejora de la integración de los diferentes modos de movilidad.

En 2017, 12 ciudades, entre ellas Milán, París y Barcelona, firmaron la Declaración de C40 por unas Calles Libres de Combustibles Fósiles, comprometiéndose a adquirir solo autobuses con cero emisiones a partir de 2025 y a garantizar que una parte importante de su ciudad sea de emisiones cero para 2030.

Aunque muchas de las medidas de las políticas de la UE, nacionales y municipales se centran en los coches eléctricos y el transporte público, hacen falta más iniciativas que promuevan activamente el uso de los scooters eléctricos en las ciudades.

Los gobiernos y las ciudades disponen de potentes herramientas para hacer políticas que incentiven un cambio aún mayor. Entre los ejemplos que se mencionan en el estudio se encuentran:

-Concesión de subvenciones e incentivos fiscales que fomenten la compra de scooters eléctricos;
-Eliminación progresiva de los scooters convencionales para el año 2040;
-Asignación de plazas de aparcamiento gratuitas para los scooters eléctricos;
-Objetivos de implementación de scooters eléctricos para centrar los esfuerzos de la ciudad en la adopción
acelerada de scooters eléctricos;
-Desarrollo de una infraestructura de vía pública dedicada a los scooters eléctricos;

Integración de los vehículos eléctricos individuales en los sistemas de movilidad urbana para fomentar un
comportamiento respetuoso con el medio ambiente (por ejemplo, introducción de tarifas reducidas para los usuarios de scooters eléctricos en el transporte público).

Si queremos cumplir con nuestros objetivos climáticos de 2℃ del Acuerdo de París, las estrategias de emisiones deben tratar de implementar soluciones escalables de movilidad con bajas y nulas emisiones de carbono.