Un informe de Wärtsilä muestra el potencial del G20 para impulsar la transición renovable e impulsar la recuperación económica

Un nuevo informe de Wärtsilä ha revelado que los paquetes del G20 para estimular el sector energético, anunciados como parte de la respuesta de los países al impacto de la pandemia del COVID-19, están diseñados para respaldar un sistema energético heredado de los combustibles fósiles, perdiendo la oportunidad de crear nuevos empleos verdes y acelerar la transición hacia economías flexibles impulsadas por energías renovables.

Los gobiernos del G20 han comprometido hasta ahora al menos 145.000 M$ para apoyar la energía limpia, como parte de las medidas de estímulo económico para recuperarse del impacto de la pandemia. Sin embargo, esto es un tercio menos que el total 216.000 M$ comprometidos para apoyar la energía fósil. Esto implica una gran oportunidad perdida para acelerar el ritmo de la transición hacia la energía limpia en todo el mundo.

Para mostrar el impacto que podría generar centrar el estímulo económico en el apoyo a la energía limpia, el informe de Wärtsilä, Alineando el estímulo con la transformación energética, ha modelado escenarios en los que los países clave del G20, incluidos los Estados Unidos y el Reino Unido, centran todos sus paquetes de estímulo actuales para la energía en aumentar de manera óptima las energías renovables, alineando la recuperación económica con la descarbonización.

Creando medio millón de empleos verdes solo en EE.UU.

En EE.UU., si todo el estímulo actual prometido para apoyar al sector de los combustibles fósiles (72.000 M$) se asignara para avanzar en la transición energética hacia sistemas de energías renovables y flexibles, se podrían lograr más de 100 GW de nueva capacidad renovable. Esto podría resultar en más de 500.000 nuevos puestos de trabajo en energías renovables, un 175% más de nuevos puestos de trabajo que si el estímulo se centrara en sistemas energéticos heredados e inflexibles.

Modelando unos EE.UU. neutros en carbono 2035

Para evaluar todos los impactos y las necesidades tecnológicas de la transformación rentable a sistemas de energía renovable, Wärtsilä modeló un escenario para un sector eléctrico neutro en carbono para EE.UU. para 2035. El modelo demuestra que una energía rentable y neutra en carbono podría lograrse con 1.700 GW de nueva energía eólica y solar, respaldada por almacenamiento de energía en baterías y capacidad de energía flexible a gas que funciona con combustibles renovables biológicos o sintéticos.Un sistema energético totalmente renovable podría crear 8,7 millones de puestos de trabajo solo en energía renovable y tener un coste de inversión esperado de 1,7 b$

Para garantizar la fiabilidad de un sistema eléctrico renovable, el informe de Wärtsilä revela que se necesitarían más de 400 GW de capacidad de almacenamiento de energía en baterías y más de 100 GW de capacidad de energía de gas flexible, que funciona con combustibles sintéticos renovables. Se necesitarían más de 150 GW de capacidad en electrolizadores para procesos Power-to-X para la producción de combustibles sintéticos.

Actualmente existen tecnologías para reemplazar la capacidad de generación térmica cara e inflexible y el análisis de Wärtsilä ilustra cómo los procesos Power-to-X, que producen combustibles sintéticos renovables y neutros en carbono mediante la captura de emisiones de CO2 y la síntesis con hidrógeno renovable, serán un componente clave para proporcionar flexibilidad y estabilidad para sistemas de energía renovable.

Aprovechar el estímulo energético para alcanzar el 60% de energía renovable en Reino Unido

El análisis de Wärtsilä encontró que el estímulo energético del Reino Unido, si se utiliza para aprovechar los fondos del sector privado hacia la transición energética, podría permitir un sistema energético renovable al 60% y reducir las emisiones del sector eléctrico en un 58% en comparación con los niveles actuales. Esta inversión pondría a Reino Unido en camino de cumplir su objetivo de emisiones netas cero para 2050.

Un sistema óptimo del 60% de energía renovable consistiría en 60 GW de energía renovable nueva y existente, respaldado por 7 GW de almacenamiento de energía en baterías y 14 GW de generación flexible a gas para mayor flexibilidad. Esto podría generar más de 120.000 puestos de trabajo solo en el sector de las energías renovables, un 175% más de puestos de trabajo que centrar el estímulo en la reconstrucción de sistemas energéticos heredados.