Un nuevo estudio destaca la falta de progreso en infraestructura e incentivos para automóviles de combustibles alternativos

El 17 de abril de 2019, el Parlamento Europeo y el Consejo adoptaron el Reglamento (UE) 2019/631 que introduce las normas de emisión de CO2 para nuevos turismos y vehículos comerciales ligeros en la UE. Esta regulación estableció objetivos de reducción de -15% y -37,5% para las emisiones de CO2 del tubo de escape de los automóviles de pasajeros de nuevo registro para 2025 y 2030, respectivamente. En 2023, la Comisión Europea revisará el Reglamento e informará al Parlamento Europeo y al Consejo sobre los progresos realizados para alcanzar estos objetivos. Entre otras cosas, esta “revisión de mitad de período” hará un balance del despliegue de infraestructura de recarga y reabastecimiento de combustible para vehículos de combustibles alternativos, su absorción en el mercado, así como la reducción de emisiones de CO2 de la flota de automóviles.

Ahora, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha publicado el informe “Making the Transition to Zero-Emission Mobility“, que examina la disponibilidad de infraestructura e incentivos, antes de la revisión de los objetivos por parte del Comisión Europea en 2023. Según el informe, las ventas de automóviles de pasajeros con motor alternativo, incluidos los vehículos eléctricos, híbridos, de pila de combustible y de gas natural, deberán experimentar un fuerte repunte para alcanzar estos objetivos. Para estimular estas ventas, los gobiernos de toda la UE necesitan aumentar las inversiones en infraestructura de carga y reabastecimiento de combustible, y establecer incentivos de compra significativos para los consumidores (como bonificaciones y primas).

El informe de ACEA muestra que en 2018 había menos de 145.000 puntos de recarga para vehículos eléctricos disponibles en toda la UE. Aunque esto es tres veces más que hace cinco años, todavía está muy por debajo de los al menos 2,8 millones de puntos de recarga que se requerirán para 2030, lo que se traduce en un aumento de 20 veces en la próxima década.

Pero no solo es la falta general de infraestructura lo que plantea un problema, sino también el gran desequilibrio en su distribución en toda la UE. De hecho, cuatro países que cubren aproximadamente una cuarta parte de la superficie total de la UE (Holanda, Alemania, Francia y Reino Unido) representan más del 75% de todos los puntos de recarga.

Además, existe un vínculo claro entre la adopción en el mercado del vehículo eléctrico y el número de puntos de recarga por cada 100 km de carretera: casi todos los países de la UE con menos de 1 punto de recarga por cada 100 km de carretera también tienen una cuota de mercado de vehículos eléctricos inferior al 1%.

Otro problema importante es la asequibilidad. Los nuevos datos de ACEA muestran que la entrada en el mercado del vehículo eléctrico también está directamente relacionada con el nivel de vida de un país. Todos los estados miembros de la UE con una cuota de mercado de vehículos eléctricos inferior al 1% tienen un PIB per cápita inferior a 29.000 €. Eso incluye a muchos países de Europa Central y del Este, pero también a Grecia, Italia y España.

Resultados clave

Introducción en el mercado de automóviles de combustibles alternativos

  • El 2% de todos los autos vendidos en 2018 fueron eléctricos (+1,4 puntos porcentuales desde 2014).
  • El 3,8% de los turismos nuevos en la UE fueron híbridos eléctricos el año pasado (+2,4 puntos porcentuales en los últimos cinco años).
  • El 0,4% de todos los autos vendidos en 2018 fueron vehículos impulsados por gas natural (-0,4 puntos porcentuales desde 2014).
  • Los vehículos de pila de combustible representan actualmente una proporción insignificante de las ventas totales de automóviles de la UE.

Emisiones de CO2 de nuevos turismos

  • En 2017, los automóviles de gasolina se convirtieron en el tipo más vendido en la UE por primera vez desde 2009.
  • 2017 también marcó el primer aumento (+0,3%) en CO2 de los automóviles nuevos desde que comenzaron los registros.
  • En 2018 se produjo una caída aún mayor en las ventas de diesel y un fuerte aumento en la demanda de gasolina, lo que resultó en un aumento del 1,8% en las emisiones de CO2 de los automóviles nuevos.

Asequibilidad

  • La adopción en el mercado de vehículos eléctricos está directamente relacionada con el PIB per cápita de un país, lo que demuestra que la asequibilidad es una barrera importante para los consumidores.
  • Todos los países con una cuota de mercado de vehículos eléctricos de menos del 1% tienen un PIB por debajo de 29,000 €, incluidos los estados miembros de la UE de Europa Central y Oriental, pero también España, Italia y Grecia.
  • Una cuota de vehículos eléctricos superior al 3,5% solo se registra en países con un PIB de más de 42.000 €.
  • Solo 12 países de la UE ofrecen pagos de bonificaciones o primas a los compradores de vehículos eléctricos. Estos incentivos de compra, y especialmente su valor monetario, difieren mucho en toda la UE.
  • Al ampliar el alcance para incluir también exenciones y reducciones de impuestos (es decir, relacionadas con la adquisición y la propiedad), cuatro estados miembros no ofrecen ningún beneficio o incentivo fiscal para los vehículos eléctricos.

Disponibilidad de infraestructura

  • Aunque ha habido un fuerte crecimiento en el despliegue de la infraestructura del vehículo eléctrico, el número total de puntos de recarga disponibles en la UE (144.000) está muy por debajo de lo que se requiere.
  • Según estimaciones conservadoras de la Comisión Europea, se necesitarán al menos 2,8 millones de puntos de recarga para 2030. Es un aumento de 20 veces en los próximos 12 años.
  • Cuatro países que cubren el 27% de la superficie total de la UE (Holanda, Alemania, Francia y Reino Unido) representan el 76% de todos los puntos de recarga en la UE.
  • Casi todos los estados miembros de la UE con menos de 1 punto de recarga por cada 100 km de carretera tienen una cuota de mercado inferior al 1%.
  • Solo había 47 estaciones de servicio de hidrógeno disponibles en 11 países de la UE en 2018.
  • 17 estados miembros no tenían una sola estación de servicio de hidrógeno.
  • Hay unas 3.400 estaciones de servicio de gas natural en la UE, un 17,5% más que en 2014.
  • Dos tercios de estos puntos de llenado se concentran en dos países (Italia y Alemania).